PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO HUMANO | G E O R G E B E R K E L E Y

| terça-feira, 3 de novembro de 2009
George Berkeley, sucesor, filosóficamente, en línea directa, de Locke, nació en
Irlanda en el año 1685. Cursó sus primeros estudios en la Kilkenny School,
donde veinte años antes estudiaron Congreve y Swift. Ingresó en el Trinity
College de Dublín hacia el 1700. El Essay concerning Human Understanding, de
Locke, publicado en 1690, se había comenzado a difundir entre los profesores
y estudiantes de Dublín ya antes del comienzo de los estudios de Berkeley en
el citado centro. La filosofía del pensador inglés halló en el joven estudiante
un eco entusiasta y batallador. No obstante, sus primeras aficiones se
inclinaron a las matemáticas. Al alcanzar su grado de «master» (1707) publicó
anónimamente Arithmetica y Miscellanea mathematica.











G E O R G E B E R K E L E Y
PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO
HUMANO
f o l i o
Libera los Libros
Título original:
A treatise concerning the principles of human knowledge, wherein the chief causes of
error and difficulty in the sciences, with the grounds of scepticism, atheism, and
irreligión are inquired into (1710).
Traducción: Pablo Masa
Indice
PRÓLOGO....................................................................................................................................................................... 4
PREFACIO..................................................................................................................................................................... 11
INTRODUCCIÓN......................................................................................................................................................... 12
PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO HUMANO.................................................................................................... 31
PRÓLOGO
George Berkeley, sucesor, filosóficamente, en línea directa, de Locke, nació en
Irlanda en el año 1685. Cursó sus primeros estudios en la Kilkenny School,
donde veinte años antes estudiaron Congreve y Swift. Ingresó en el Trinity
College de Dublín hacia el 1700. El Essay concerning Human Understanding, de
Locke, publicado en 1690, se había comenzado a difundir entre los profesores
y estudiantes de Dublín ya antes del comienzo de los estudios de Berkeley en
el citado centro. La filosofía del pensador inglés halló en el joven estudiante
un eco entusiasta y batallador. No obstante, sus primeras aficiones se
inclinaron a las matemáticas. Al alcanzar su grado de «master» (1707) publicó
anónimamente Arithmetica y Miscellanea mathematica.
El primero de sus trabajos filosóficos fue Essay towards a New Theory of Visión.
Desea demostrar en él que, al ver, interpretamos siempre signos visuales y
que el mundo material es real, en el sentido de que se percibe. Este mismo
año, 1709, se ordenó diácono en la capilla del Trinity College. A los
veinticinco años publicó su obra capital: Principies of Human Knowledge, a la
que el lector va a enfrentarse en este volumen.
Fue a Londres en 1713, y en este mismo año sacó a luz sus Three Dialogues
between Hilas and Philonnouss, incluido también en este volumen.
Posteriormente viajó por Francia e Italia. En 1721 estaba de nuevo en Dublín,
siendo nombrado deán de Dromore (1721) y, más tarde, deán de Derry
(1724).
Después de largos preparativos, pasó a América con el propósito de
establecer en las Bermudas un centro de evangelización; pero sus proyectos
no pudieron realizarse y tuvo que vivir dos años en Rhode Island Aquí
concibió Alciphron or the Minute Philosopher, el más extenso y acabado de sus
trabajos. No habiendo recibido la ayuda que esperaba, tuvo que regresar a
Inglaterra, donde publicaría el Alciphron en 1732. Designado obispo de
Cloyne en 1734, desempeñó su cargo hasta que renunció a él en 1752,
retirándose a Oxford, donde murió al año siguiente. Fue enterrado en esta
ciudad, en la catedral de Christ Church.
Berkeley reaccionó vivamente ante la filosofía de Locke. Los principios que
éste dejó solamente sugeridos los desarrolló Berkeley con amplia libertad de
espíritu y con un vigor desusado, sin retroceder ante ningunas consecuencias
extrañas que pudieran parecer en su tiempo a sus contemporáneos. Hombre
de profundo espíritu religroso, sus sentimientos y creencias se manifestaron
en la exposición de su doctrina filosófica.
Como es sabido, su intención era refutar definitivamente a los ateos
escépticos. A pesar de su vigorosa y consecuente doctrina, su espíritu no cesó
de evolucionar, según se puede observar tanto en su Commonplace Book
(Diario) como en Alciphron, y en Siris, otro de sus últimos escritos. El cambio
desde los Principios... hasta Siris es enorme. El tono dogmático y polémico de
aquella obra se transforma en mesurado y pensativo en ésta. Reconoce en sus
últimos años que, para interpretar correctamente la realidad, los datos que
aporta la experiencia son insuficientes.
Pensamiento
Pocos pensadores hay en la historia de la filosofía que hayan despertado el
mismo apasionamiento que Berkeley. Las ideas del obispo irlandés son
siempre actuales, porque constituyen un magnífico exponente de lo que se
viene llamando idealismo metafísico. La rigurosidad, la perfección lógica y el
vigor de su doctrina causan admiración incluso a sus contradictores. Cada
obra de Berkeley es una joya filosófica inestimable, se esté o no de acuerdo
con sus ideas.
¿Cómo es posible, entonces, que un filósofo tan riguroso y una doctrina tan
difundida hayan sufrido tantos malentendidos en la historia de la filosofía?
Pues el hecho es que la mayor parte de las exposiciones que se hacen de
Berkeley son erróneas. Incluso pensadores de cierta talla han desbarrado
sobre él. La opinión más vulgarizada que circula es que Berkeley negó la
existencia de los cuerpos. Basta leer, por ejemplo el § LXXXII de este libro
para darse cuenta de lo absurdo de tal interpretación.
Así, pues, en este breve estudio se intenta ofrecer al lector tanto una
exposición del pensamiento de Berkeley como una aclaración de los fundamentos
en que descansa su doctrina. Esperamos que pueda contribuir, al
menos, a que ésta no se desvirtúe, ya que el filósofo irlandés es perfectamente
claro para un lector atento. Como es natural, lo que hay que hacer para
conocerlo es leer sus obras y no querer comprenderlo mediante manuales de
historia de la filosofía, que en su mayoría son resultado del estudio y consulta
de otros manuales.
La obra capital de Berkeley es Principios del conocimiento humano. Una
exposición con propósitos vulgarizadores la constituyen los Tres diálogos entre
Hilas y Filonús. En la primera de éstas, Berkeley se propone, según él mismo
nos dice, descubrir los principios que han introducido en la filosofía
incertidumbre, dudas y opiniones contradictorias.
A su juicio, la primera causa es la creencia de que pueden formarse ideas
abstractas. No existen ideas abstractas, sino concretas y singulares. Berkeley
comienza los Principios... con una refutación de la abstracción, porque
considera que quizá creer en las ideas abstractas origina la creencia en la
existencia de los cuerpos con independencia del sujeto percipiente. La idea
abstracta es perfectamente inconcebible; y ¿cabe un género de abstracción
más sutil que distinguir la existencia de los objetos sensibles del hecho mismo
de ser percibidos? La estrecha relación que existe entre el pensamiento y el
lenguaje ha originado la admisión de las ideas generales como ciertas, ya que
nos valemos de palabras generales para comunicarnos. No obstante, es una
ilusión. Es necesario sustraer los principios del conocimiento a la confusión
creada por las palabras, porque, de no hacerlo así, caeremos en el más
lamentable error. Lo importante es no dejarse engañar por las palabras y
atenerse exclusivamente a las ideas mismas, «a las propias ideas al desnudo,
sin disfraz alguno», como nos dice al final de la Introducción de este libro.
La negación de la materia
¿Qué significa el término «idea»? La aclaración es precisa, porque, sin
comprenderlo, no es posible conocer la filosofía de Berkeley «Idea» es
representación sensible de algo; y por ser sensible, y porque no existen
representaciones abstractas, es siempre particular. Pero «idea» es, al mismo
tiempo, la cosa misma percibida. Aunque usada en ambos sentidos, la
significación de la palabra «idea» es desafortunada; sin embargo, desde el
punto de vista de Berkeley no existe confusión ni contradicción entre ambas
concepciones, puesto que todo es representación. Es decir, no existen cosas
con independencia del espíritu que las percibe. Por esto puede decir Berkeley
que sólo existen ideas en este doble sentido, y la vaguedad del término hace
posible que quede afirmada la realidad del mundo exterior en sentido
corriente y al mismo tiempo negada su existencia absoluta en sentido
metafísico.
Las consecuencias que se derivan de esta doctrina son decisivas para el
desarrollo posterior de la filosofía de Berkeley. Si todo lo que existe es, en
última instancia, idea, el ser de las cosas consiste en ser percibidas. La
realidad última de las cosas no es material sino espiritual. De esta concepción
procede, pues, el principio esse=percipi, culminación de todo el sistema
metafísico de Berkeley.
La afirmación sobre la no existencia de la sustancia material es, a primera
vista, muy extraña y radical. Pronto atrajo violentos ataques contra su
filosofía. Pero esta afirmación no era algo derivado de los principios
berkeleyanos. Por el contrario, Berkeley se asignó en la vida la misión de
refutar la pretendida existencia de la materia, ya que creía firmemente que
ésta era la causa más poderosa del ateísmo y del escepticismo. Pero la lucha
que sostuvo contra la pretensión de la existencia de la materia no implicaba,
como se ha sostenido erróneamente, la aniquilación del mundo exterior;
acerca de ello confronte el lector los § XXXVII, XL y LXXII de los Principios; lo
mismo se observará leyendo con detención los Tres diálogos entre Hilas y
Filonús. Berkeley no se cansa de repetir que el mundo exterior, tal como es
percibido, existe en toda su realidad. Entiéndase bien que alude a su
fundamento metafísico. Es la existencia de la materia en sentido filosófico la
que niega vigorosamente.1 Valiéndonos de un símil, diremos que su
concepción es parecida a la de la física actual, que reduce la materia a ondas,
aunque sostiene la realidad del mundo exterior. Y ambas cosas son
compatibles John Locke había negado anteriormente la existencia de las
cualidades secundarias, y aunque vislumbró los problemas que implicaba la
admisión de las primarias, sin embargo, no las atacó. La idea de sustancia,
aunque la llamó «un no sabemos qué», continuó siendo para Locke
irrefutable. Berkeley no se sintió satisfecho con la posición de su gran
antecesor. Según él, la idea de sustancia material surgió en filosofía por
determinados motivos o razones; pero, una vez que tales motivos se han
extinguido, no hay razón para que continuemos admitiéndola. En tanto se
creía en la existencia de las cualidades secundarias fuera del espíritu era
natural que se creyera también en cierto sustrato no pensante al que se
adherían aquellas. Una vez desaparecida tal creencia, es decir, admitido que
1 Asi pensaba desde edad temprana En su Commonplace BooJf escribía: «I take not awary substances. I ougt
not to be accused of discarding substance out of the reasonable word. I only reject the philosophic sense
(which m effect is no sense) of the word substance» Y más adelante: «I am more for reality than any other
philosophers They make a thousand-doubts and know not certanly but we may be deceived I assert the direct
contrary» Págs 20 y 21 de The Works of George Berkeley edición de A. C. Fraser Oxford, 1901. 4 vols Tomo
I.
los colores; sonidos, etc., no tienen existencia fuera de la mente, carece de
sentido mantener la existencia de este sustrato. De este modo creía Berkeley
refutar las causas del escepticismo, puesto que admitir la existencia de la
materia implicaba, en parte, desconocer en qué consistía.
La fundamentación de la realidad
La afirmación inmediatamente siguiente es la inmaterialidad de las cosas
exteriores. De otro modo sería inexplicable dogmáticamente que las
representaciones ocasionadas en la mente humana no pueden ser producidas
por la materia.2 La existencia de las cosas no es nunca una existencia en sí,
sino en el espíritu. Pero existencia en el espíritu no ha de entenderse de modo
subjetivista, en «mi» espíritu. Estar en el espíritu quiere decir percibido por
alguien; equivale a negar la realidad de las cosas con independencia de que
alguien las perciba. Cuando un hombre deja de percibir las cosas, éstas siguen
existiendo, naturalmente, porque en último término son percibidas por
Dios.
La apelación a Dios de Berkeley como base final en la que residen las cosas
tiene justificación dado su punto de partida. Según él, el único poder activo
es la mente, el espíritu. La realidad externa no es capaz de obrar activamente.
«Las cosas -dice A. C. Fraser, exponiendo a Berkeley- están en perpetuo flujo,
pero es un flujo dentro de un sistema cósmico que el inmutable principio de
causalidad nos obliga a referir a la Mente Eterna como su causa sustentadora
y suprema; pues la mente es el único poder activo del que tenemos idea, o
mejor, noción.3 Así, pues, el principio de causalidad se encuentra como
fundamento de la doctrina de Berkeley El último eslabón de la cadena causal
es Dios y por esto, finalmente, el ser de las cosas consiste en ser percibido por
la mente de Dios.
Como puede observarse, Berkeley depende en sus doctrinas tanto de
Descartes como, en mayor grado, de Locke. Sus puntos de vista son muy
personales y siempre es profundo y original. A grandes rasgos su sistema
queda expuesto en las líneas anteriores, especialmente tal como aparece en
las obras de su juventud y madurez. En sus tratados posteriores, como
2 «No active power but the Will; therefore Matter, if it exists, affects us not» Id.. pág. 67
3 A. C Fraser, Locke, tomo I, pág CXXIX
Alciphron, el mundo sensible se transforma en un mundo de efectos, carente
de causalidad eficiente. En la última época de su vida, cuando escribe Siris, se
aproxima a la doctrina de Platón. Nos dice que una fuerza o influencia divina
penetra todo el universo. La razón construye el mundo de los sentidos. En
ciertos aspectos, Berkeley parece adelantarse con esta obra a las grandes
construcciones metafísicas de Hegel.
Valoración de su doctrina
La filosofía de Berkeley surgió como un intento de salvaguardar la existencia
real del mundo del espíritu frente a la supremacía que quería conceder a la
existencia de las cosas exteriores. Quiere demostrar por todos los medios que
no es posible hablar de existencia sin, al mismo tiempo, implicar una mente
que la perciba. Existencia significa percepción, y pensar de otro modo es
contradictorio. No hay existencia absoluta, es decir, con independencia de
una mente que la perciba. Berkeley se valió del concepto de «idea» para
fundamentar su opinión. Creer que todas las cosas externas son ideas es
reducir el mundo exterior a la conciencia. Si Berkeley no hubiera partido, ya
desde el comienzo, de la existencia de Dios, inevitablemente habría llegado a
ella. Su filosofía tiene que fundarse en una teodicea. Sin la admisión de Dios
su doctrina se hunde, ya que si suponiendo que no existiera Dios, se le
preguntara qué ocurre con las cosas cuando el hombre deja de percibirlas no
habría respuesta para tal cuestión, a menos de caer en el absurdo. Dios es el
fundamento último de la existencia de las cosas. Las cosas existen porque
Dios las percibe.
Berkeley habría estado en lo cierto si se hubiera detenido en la afirmación
general de que el ser externo sólo puede ser aplicable a partir del sujeto que
lo percibe. Es una extralimitación, que ninguna razón justifica, suponer que
toda la existencia del ser exterior consiste en que se le perciba. La
desafortunada expresión del término «idea» le hizo incurrir en una confusión
entre el acto de sentir y lo sentido, unificando cosas que son realmente
distintas.
Luis Rodríguez Aranda
PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO HUMANO
DONDE SE INVESTIGAN LAS PRINCIPALES CAUSAS DE ERROR Y DIFICULTAD EN
LAS CIENCIAS, COMO TAMBIÉN EL FUNDAMENTO Y ORIGEN DEL ESCEPTICISMO,
ATEÍSMO E IRRELIGIÓN
DEDICATORIA
AL MUY HONORABLE THOMAS, CONDE DE PEMBROKE, ETC., CABALLERO DE LA
MUY NOBLE ORDEN DE LA JARRETERA Y LORD DEL MUY HONORABLE CONSEJO
PRIVADO DE SU MAJESTAD
SEÑOR: Os sorprenderá quizá que una persona oscura, como yo, que no
tiene el honor de ser conocida de Vuestra Señoría, presuma dirigirse a vos,
como yo lo hago.
Pero el que un hombre que ha escrito algo con el deseo de promover en el
mundo la difusión de conocimientos útiles y de la religión haya elegido como
protector a Vuestra Señoría, no extrañará a nadie que conozca el actual estado
de la Iglesia y de la instrucción y sepa de la prestancia y ayuda que vos a una
y otra proporcionáis.
No obstante, nada me hubiera inducido a dedicaros este menguado fruto de
mis pobres desvelos, si a ello no me animara la integridad y nativa bondad
que son partes destacadas del carácter de Vuestra Señoría.
Debo añadir, Señor, que el extraordinario favor y bondad que os habéis
dignado mostrar hacia nuestra sociedad, me da la esperanza de que
secundaréis benévolamente el esfuerzo de uno de sus miembros.
Estas consideraciones son las que me han movido a poner a los pies de
Vuestra Señoría este pequeño tratado. Tanto más, cuanto que por razón de la
elevada cultura y virtud que el mundo justamente en vos admira, tengo la
pretensión de saber que soy, Señor, con el más sincero y profundo respeto, de
Vuestra Señoría el más humilde y adicto servidor,
GEORGE BERKELEY
PREFACIO
El contenido de este pequeño libro que ahora publico me ha parecido,
después de un serio y prolongado estudio, ser de una evidencia clarísima y
de no menor utilidad, particularmente para aquellos que sienten el vértigo y
la seducción del escepticismo, o necesitan una demostración de la existencia e
inmaterialidad de Dios y de la inmortalidad del alma.
El lector juzgará imparcialmente: sólo me cabe la satisfacción de ofrecerle mi
obra para que pueda apreciarla, ya que estoy persuadido de que su éxito
dependerá únicamente de su exacta conformidad con la verdad real.
Y en nada obsta este criterio para que, sea quien sea el lector, le recomiende
yo suspenda su juicio hasta que haya leído por lo menos una vez toda la obra,
con la atención y reflexión que la materia requiere. Pues se encontrarán
pasajes que, tomados aisladamente, se prestarán con toda seguridad a falsas
interpretaciones y a deducir consecuencias erróneas, lo que no ocurrirá
ciertamente después de una lectura cabal de la obra.
Y aun leído todo el libro, si sólo se pasó de ligero y sin la atención debida, es
muy probable que se desvirtúe el sentido de lo que escribo, que, sin embargo,
para un lector acordado y reflexivo, resultará evidentísimo con claridad
meridiana.
Alguien podrá tachar de novedad o singularidad algunos de los conceptos
que aquí expongo: considero innecesario insistir sobre este punto, pues todos
juzgarán de escaso talento y muy poco familiarizado con las ciencias al que se
atreva a rechazar una verdad demostrable, por el simple hecho de ser nueva,
esto es, recientemente adquirida, o por ser contraria a prejuicios inveterados.
He creído necesario hacer estas advertencias a fin de evitar en lo posible la
precipitada censura por parte de cierta clase de personas, que siempre están
dispuestas a condenar una opinión que no es suya, aun antes de haberla
comprendido bien.
INTRODUCCIÓN
I. La Filosofía no es otra cosa que el cultivo de la sabiduría y la búsqueda o
investigación de la verdad. Parece, pues, razonable suponer que aquellos que
le han consagrado su tiempo y sus esfuerzos han de tener un espíritu más
apto y despierto en orden a la elucubración con un conocimiento más claro y
evidente, por hallarse más desembarazados que los profanos de las
dificultades y dudas que en alguna manera puedan oscurecer la verdad.
Y, a pesar de ello, vemos que la gran masa de iletrados que forman el vulgo,
el incontable número de los que desarrollan su vida mental dentro de los
senderos trillados del sentido común y se gobiernan por los dictados
instintivos de la naturaleza, gozan en su mayoría de una serenidad y fijeza
imperturbables en lo que a sus conocimientos se refiere. Para ellos, todo lo que
les es familiar resulta perfectamente explicable y nada difícil de comprender.
No les aqueja falta alguna de evidencia en sus sentidos y están por completo
a salvo de llegar a ser escépticos.
Mas en cuanto tratamos de elevarnos por encima de los sentidos y del
instinto para seguir la luz de principios superiores, para poder razonar y
reflexionar sobre la naturaleza de los seres, nos asaltan innúmeras dificultades,
precisamente sobre cosas que antes creíamos haber comprendido
perfectamente. A cada paso, por sí mismos, se delatan los prejuicios y errores
del sentido; y al pretender corregirlos mediante la razón, insensiblemente
caemos en burdas y extrañas paradojas, dificultades y falacias, que,
multiplicándose, nos abruman a medida que avanzamos en el camino de
nuestras especulaciones, hasta que por fin, después de haber vagado errantes
por entre mil intrincados laberintos, venimos a encontrarnos en el mismo
punto de partida; o, lo que es todavía peor, estacionados en un peligroso y
despechado escepticismo.
II. A mi entender, la causa de estos extravíos es 1) la oscuridad de las mismas
cosas o la natural debilidad e imperfección de nuestro entendimiento. Bien
sabido es que nuestras facultades son pocas en número y como planeadas por
naturaleza más para la conservador) y deleite de la vida que para penetrar y
escudriñar la esencia íntima y la constitución de los seres.
Además, 2) la mente humana es finita; y así no es de maravillar que caiga en
absurdos y contradicciones cuando se propone investigar cosas que
participan de infinitud. Y de tales dificultades no puede salir por sí misma,
pues lo infinito implica por naturaleza el no poder ser comprendido o
abarcado por lo que es finito.
III. Pero quizá no sea del todo justo atribuir a nuestras propias facultades la
causa fundamental de los errores: más bien podríamos decir que éstos
proceden de no usar de aquéllas como es debido.
Es demasiado aventurado el suponer que, partiendo de principios ciertos y mediante
deducciones perfectamente lógicas, hayamos de llegar a conclusiones falsas e
insostenibles.
Hemos de creer que Dios no trata a los hombres con tan poca bondad para
infundir en ellos vehementes deseos de una verdad que coloca fuera de su
alcance. Esto no sería conforme a los habituales procedimientos de la
Providencia, siempre indulgente y benévola; pues cualesquiera sean las
apetencias de que haya dotado a las criaturas, les proporciona los medios
necesarios y suficientes para satisfacerlas, con tal de que hagan recto uso de
facultades naturales.
Por lo cual me inclino a creer que todos o la mayor parte de los tropiezos que
hasta ahora han detenido a los filósofos y han obstruido el camino del
conocimiento, son debidos por entero a nosotros mismos. Primero hemos
levantado el polvo, y luego nos lamentamos de que no se ve.
IV. Mi propósito, por lo tanto, será tratar de descubrir las raíces y el origen
de tantas dudas o incertidumbres, absurdos y contradicciones como vemos
en el campo de la filosofía y en sus diversos sistemas, tan inconsistentes todos
que los hombres más sabios han llegado a decir que es irremediable nuestra
ignorancia, juzgando que ésta procede de la limitación y torpeza de nuestras
facultades.
Y, ciertamente, bien vale la pena que nos esforcemos en investigar con la más
esmerada atención los primeros principios del conocimiento humano, que los
examinemos y analicemos bajo todos sus aspectos, entre otras razones por
haber cierto fundamento para pensar que las dificultades y obstáculos que
halla la mente en su búsqueda de la verdad no provienen de oscuridad o
complejidad en las cosas mismas que investiga, ni de la natural debilidad y
limitación de las facultades cognoscitivas, sino más bien de haber tomado
como seguros puntos de partida ciertos principios falsos que debieran
haberse desterrado.
V. Tarea es ésta en verdad difícil y desalentadora, si se tiene en cuenta que,
antes que yo, muchísimos hombres de extraordinario talento han tenido el
mismo propósito y sin resultado alguno. Me da, sin embargo, cierta
esperanza el pensar que una visión de largo alcance no es siempre la más
clara; mientras que los ojos forzados a mirar siempre de cerca pueden quizá
mediante un examen minucioso descubrir detalles que hayan escapado a la
observación de una vista mejor.
VI. Una de las principales causas de error en todos los órdenes del conocimiento.
A fin de preparar la mente del lector para la más fácil comprensión de cuanto
voy a exponer, me parece oportuno sentar por vía de introducción una
premisa relativa a la naturaleza del lenguaje y al abuso que de él se hace.
Aclarar este punto me conduce en cierto modo a adelantar mi propósito,
señalando lo que en mi opinión ha tenido una parte principalísima en el
entorpecimiento de toda especulación y que ha producido innumerables
errores y perplejidades en todas las ramas del saber.
Pues bien, la causa de todo ha sido el suponer o dar como sentado el que la
mente pueda elaborar ideas abstractas o nociones de las cosas.
El que tenga un conocimiento somero nada más de la diversidad de doctrinas
y de las discusiones entre los filósofos reconocerá sin esfuerzo que una parte
no pequeña de semejantes cuestiones versa sobre ideas abstractas.
Estas ideas se consideran como el objeto específico de las ciencias llamadas
Lógica y Metafísica, y en general de todas aquellas disciplinas que se
consideran como las más abstractas y sublimes de entre las ciencias: en todas
ellas se trata todo género de cuestiones, dando por seguro que la mente posee
ideas abstractas y que las conoce y domina perfectamente.
VII Acepción propia de la abstracción.
Todos convienen en afirmar que las cualidades o modos de las cosas no
existen realmente aisladas por sí mismas, separadas de todas las demás, sino que
se interfieren recíprocamente y en cierto modo se reúnen en diferentes
combinaciones en cada objeto. Y se afirma que nuestra mente, gracias a la
aptitud que posee de considerar cada cualidad por separado, con abstracción
de todas las demás a las cuales va unida, elabora para un acervo interno las
ideas abstractas.
Por ejemplo: la vista percibe un objeto extenso coloreado y en movimiento;
esta idea mezclada o compuesta es descompuesta por la mente en sus
elementos constitutivos y simples; y al considerar cada uno de éstos separado
de los demás, forma las ideas abstractas de extensión, color y movimiento.
Mas no en el sentido de que sea posible la existencia del color y del
movimiento sin la extensión, sino en cuanto que la mente, por abstracción,
puede forjarse la idea del color prescindiendo del movimiento y de la
extensión, y la idea del movimiento sin atender ni a la extensión ni al color.
VIII. De la generalización.4
Prosiguiendo este análisis, veremos que al observar la mente determinados
objetos extensos percibidos por los sentidos, halla en ellos algo que es común
y semejante en todos y algo que es particular de cada uno, como tal o cual
figura, esta o aquella magnitud, y que los distingue a unos de otros; si toma
sólo en cuenta y considera aparte aquello que es común, viene a formarse una
idea más abstracta de la extensión, que no es precisamente la línea, la
superficie o el volumen, sino una idea que por entero prescinde de esas
particularidades. De igual manera, la mente, si prescinde en los colores
percibidos por el sentido de lo que es peculiar de cada color y lo distingue de
los demás, y retiene sólo lo que es común a todos ellos forma entonces una idea
de color en abstracto, que no es ni el rojo, ni el azul, ni el blanco, ni ningún
color determinado. De modo semejante, al considerar el movimiento no sólo
con abstracción del cuerpo que se mueve sino también de las demás
particularidades, como son velocidad, dirección, trayectoria, etc., resulta la
idea abstracta de movimiento, cualesquiera que sean las circunstancias con
que el sentido los haya percibido.
IX. De la composición.
Y así como la mente se elabora sus ideas abstractas de las cualidades o
modos, de análoga manera, con la misma precisión y separación mental,
4 Vide Reid On the Intellectual Powers of Man, Essay V, III, I
adquiere las ideas abstractas de seres más complicados, que implican la
coexistencia de diferentes cualidades..
Por ejemplo: observando que Pedro, Santiago y Juan se parecen entre sí por
ciertos caracteres que les son comunes, como la forma, aspecto y otros,
nuestra mente, en la idea compuesta o compleja que tiene de Pedro o de
Santiago o de cualquier otro hombre, deja a un lado lo que es peculiar de
cada uno y se queda tan sólo con lo que es común a todos, formándose así
una idea abstracta y general que conviene a todos los hombres y que
prescinde de todas las circunstancias y diferencias que pudieran ligarla a una
existencia individual.
Así es como se llega a la idea de hombre, o si se prefiere, a la de humanidad o
naturaleza humana; en la cual va ciertamente incluido el color, pues no hay
hombre que de él carezca, pero no es un color determinado, blanco o negro,
ya que no hay color alguno que convenga a todos los seres humanos.
También incluye dicha idea de humanidad la estatura, pues todos los
hombres no tienen una u otra; pero no es ni elevada, ni baja, ni mediana, sino
algo que prescinde de estas particularidades. Y así de todo lo demás.
Más aún: puesto que existe gran variedad de otras criaturas que participan en
ciertos aspectos, pero no en todos, de las cualidades que tiene el complejo
hombre, la mente, sin atender a lo que es peculiar de todos los hombres,
retiene sólo lo que es común a todos los seres vivientes, y así adquiere la idea
de animal, que abstrae no sólo de los individuos humanos, mas también de los
pájaros, de las fieras, de los peces, etc.
Los elementos que integran la idea abstracta de animal son el cuerpo, la vida,
la sensibilidad y el movimiento espontáneo. Al decir cuerpo, no significamos
ninguno en particular, de tal forma o configuración, ya que no hay ninguna
que sea común a todos los cuerpos; tampoco damos a entender si está
cubierto de pelo, o de plumas, o de escamas, o si es de piel desnuda; puesto
que el pelo, las plumas, las escamas, la piel desnuda son caracteres que
distinguen a determinados animales, y por lo tanto no pueden entrar en la
idea abstracta de animal.
Análogamente, cuando hablamos de movimiento espontáneo, no nos
referimos ni a la marcha, ni al vuelo, ni a la reptación: significamos sólo el
movimiento en abstracto, si bien no es fácil concebir qué sea este movimiento.
5
X. Dos objeciones contra la existencia de las ideas abstractas.
Si otros tienen esta maravillosa facultad de abstraer sus ideas, ellos podrán
decirlo; en cuanto a mí, reconozco que puedo imaginar o representarme las
ideas de las cosas particulares que he percibido y de combinarlas o separarlas
de muy diversas maneras. Puedo imaginar un hombre con dos cabezas, o la
parte superior de un cuerpo humano unida a un cuerpo de caballo; y puedo
considerar en abstracto, o separados del cuerpo, un ojo, una nariz, una mano.
Pero sea cualquiera el ojo o mano que yo imagine, siempre tendrán
determinada forma y color. De igual modo, la idea que yo me forme de
hombre ha de ser de un hombre blanco, o negro, o moreno; derecho o
encorvado; alto, bajo o de mediana estatura.
Por mucho que se esfuerce mi pensamiento, no puedo concebir la idea
abstracta de hombre tal como antes la he descrito.
También me es imposible formarme la idea abstracta del movimiento
prescindiendo del cuerpo que se mueve, esto es, de un movimiento que no
sea ni lento ni rápido, de trayectoria ni curvilínea ni rectilínea. Lo mismo digo
de cualesquiera otras ideas abstractas.
Si he de hablar sinceramente, reconozco en mí la aptitud de abstraer en cierto
sentido, como sucede al considerar determinadas partes o cualidades
separadas de otras con las cuales coexisten en algún objeto, y sin las cuales es
posible tengan existencia real.
Pero lo que no admito es que pueda abstraer una de otra, o concebir
separadamente aquellas cualidades que es imposible puedan existir aisladas;
ni tampoco que pueda forjarme ideas generales por abstracción de las
particulares, en la forma antes expresada. Tales son las acepciones propias de
la abstracción.
Y con fundamento puedo suponer que otros hombres se hallarán en el mismo
caso que yo.
La mayoría de los seres humanos, en general sencillos e iletrados, nunca
5 Vide Hobbes Tripos V, 6
aspira a las nociones abstractas. 1) Se dice que éstas son difíciles, que no
pueden adquirirse sin esfuerzo y estudio: de ser ello cierto, habríamos de
concluir que tales ideas abstractas son patrimonio exclusivo de los sabios.
XI. Examinaré ahora los argumentos que pueden alegarse en defensa de la
doctrina de la abstracción, y trataré de descubrir qué es lo que ha inclinado a los
hombres especulativos a adoptar una opinión que parece estar tan apartada
del sentido común.
Mucho prestigio ha dado a esta doctrina un filósofo6 moderno, de merecida
estima, quien, al parecer, sostiene que la más notable diferencia intelectual
entre el hombre y los animales irracionales es la facultad que aquél posee de
elaborar ideas abstractas generales.
«El poder tener ideas generales -dice- es lo que establece una perfecta y
marcada distinción entre el hombre y los brutos, y constituye una aptitud
excelente que las facultades de los brutos en manera alguna han alcanzado.
Pues es cosa evidente que en ellos no se aprecian siquiera huellas de que
hagan uso de signos generales para apreciar ideas universales. De lo cual
fundadamente podemos concluir que carecen de la facultad de abstraer o de
elaborar ideas generales, puesto que no hacen uso de palabras ni de otros
signos genéricos». Y más adelante añade: «Por lo cual, en mi concepto,
podemos suponer que en ello estriba la diferencia específica entre hombres y
brutos, la que de ellos hace grupos separados por entero, y en definitiva
señala la amplia divisoria entre unos y otros. Ya que si, hablando en términos
absolutos, se puede admitir que tienen algunas ideas (pues no son meras
máquinas, como algunos han pretendido), no podemos negar que hasta cierto
punto gocen de razón. Para mí es tan evidente que algunos de ellos en
determinadas circunstancias razonan, como que tienen percepciones
sensitivas; pero solo se extiende su característico razonamiento a ideas
particulares, tal como se las ofrecen los sentidos. Los más aventajados de ellos
están, a mi parecer, confinados dentro de los estrechos límites de sus
percepciones sensoriales, sin poder dar a éstas mayor amplitud por
abstracción de ningún género». (Ensayo sobre el entendimiento humano, libro II,
cap. XI, secciones 1 y 11).
Estoy muy de acuerdo con este ilustrado filósofo, de merecido renombre, en
que las facultades de los brutos no llegan en manera alguna a la abstracción.
6 Locke 28
Pero si ésta ha de ser la propiedad característica de esos animales, me temo
que muchos de los que pasan por hombres habrán de ser contados en el
número de aquéllos.
En efecto, la razón que aquí se aduce para suponer que los brutos carecen de
ideas abstractas es el no ver en ellos el uso de la palabra ni de otros signos
universales; lo cual se funda en el supuesto de que el uso de la palabra
implica la posesión de ideas generales. De ahí se sigue que el hombre, por
estar dotado de lenguaje, es capaz de abstraer o de generalizar sus ideas.
Que éste sea el sentido del argumento aducido por el autor se verá más
adelante al comentar la respuesta que él mismo da a la pregunta que en otra
parte hace: «Puesto que todas las cosas que existen son particulares, ¿cómo es
que nos gobernamos por términos generales?» A lo que responde: «Las
palabras adquieren sentido general porque se convierten en signos de ideas
generales» (Ensayo sobre el entendimiento humano, lib. III, cap. III, sec. 6).
Más bien parece, sin embargo, que 2) una palabra adquiere sentido general
por convertirse en signo no de una idea general abstracta, sino de varias ideas
particulares,7 cualquiera de las cuales puede indistintamente sugerir a la
mente mediante la palabra.
Por ejemplo: cuando se dice que el cambio en el movimiento es proporcional a la
fuerza comunicada, o que todo lo que tiene extensión es divisible, estas
proporciones se han de entender del movimiento y de la extensión en
general. Y, sin embargo, no se sigue de ello que tales afirmaciones sugieran a
la mente sólo la idea de movimiento sin un cuerpo que se mueva en cierta
dirección y con determinada velocidad, ni sólo la idea de extensión en
general, que no sea línea, blanca, o encarnada, o de otro color cualquiera.
Únicamente se significa que en todo movimiento, lento o rápido, de dirección
vertical, horizontal u oblicua, sea cualquiera el cuerpo que se mueve, se
cumple el axioma enunciado. Y en análogo sentido se ha de interpretar el
segundo axioma, refiriéndolo a cualesquiera de las clases de extensión, línea,
superficie o volumen, y de cualquier magnitud y figura que fuere.
XII. La existencia de ideas generales.
7 De la misma clase
Observando cómo las ideas se hacen generales, podemos comprender mejor
cómo se generalizan las palabras. De paso, quiero hacer notar que no niego
en absoluto la existencia de ideas generales: lo que no puedo admitir es que
existan ideas generales abstractas. Pues en los pasajes citados, dondequiera que
se hace mención de las ideas generales, se supone siempre que éstas se han
formado del modo descrito anteriormente en los párrafos VIII y IX de esta
Introducción.
Ahora, si tratamos de dar significado a nuestras palabras, hablando
únicamente de lo que podemos concebir, se reconocerá sin dificultad que una
idea, de suyo particular, pasa a ser general cuando se la hace representar o se
la toma en lugar de otras ideas particulares del mismo tipo.
Aclaremos lo dicho con un ejemplo: supóngase que un geómetra quiere
demostrar el método para dividir una línea en dos partes iguales: traza con
tinta negra una línea de una pulgada de longitud. Semejante trazo, que de
suyo no es más que una línea particular, es, sin embargo, general en cuanto a
lo que significa, pues se la toma para representar todas las líneas particulares,
cualesquiera que sean; y asi, lo que se demuestre de aquél, quedará
demostrado de todos, o sea, de la línea en general.
Y del mismo modo que esa línea particular se convierte en general al hacerse
de ella un signo, así también el nombre línea, que tomado en absoluto es
particular, al ser un signo se convierte en general Y así como la primera debe
su generalidad al hecho de ser signo, no de una línea general y abstracta sino
de todas las rectas particulares que puedan existir, de la misma manera hay
que pensar que el signo o palabra con que designamos el trazo hecho deriva
su universalidad de la misma causa, es decir, de las numerosas líneas
particulares que indistintamente puede designar.8
XIII. Necesidad de las ideas abstractas según Locke.
Para dar al lector una visión más clara de las ideas abstractas y de las diversas
condiciones en que, según se afirma, no son ellas necesarias, transcribiré otro
párrafo del Ensayo sobre el entendimiento humano; dice así: «Las ideas abstractas
no son para los niños o personas no ejercitadas, ni tan evidentes ni tan fáciles
8 «Considero esta doctrina como uno de los más grandes y valiosos descubrimientos que se han hecho en los
últimos años en la república de las letras» (Hume Treatise of Human Na-ture. I, IV, 7; y también, Stewart
Philosophy of the Mind, I, IV, III)
como las particulares. Si para los adultos resultan más obvias, ello es debido a
que por utilizarlas constantemente se les han hecho ya familiares. Si las
consideramos atentamente, veremos que no son sino ficciones o artificios
mentales, de suyo difíciles, y que no se producen tan espontáneamente como
podría suponerse. ¿No requiere, por ejemplo, cierto esfuerzo e ingenio el
formarse la idea general y abstracta de triángulo? (Y, a la verdad, ésta no es
de las más difíciles, extensas y abstractas.) Porque en la idea de triángulo no
se incluye el que sea oblicuángulo o rectánculo, ni equilátero, isósceles o
escaleno; sino que el triángulo en general, tal como lo ideamos, es cada uno
de éstos y ninguno de ellos a la vez. Ciertamente es algo imperfecto e
insubsistente una idea en la que parcialmente se reúnen otras ideas tan
insubsistentes como ella; pero hay que reconocer que nuestro entendimiento
en su estado actual de imperfección tiene necesidad de tales ideas y las busca,
porque le son 1) convenientes para la comunicación con los demás y 2) con el fin
de ensanchar el campo de sus conocimientos; cosas ambas a las que por naturaleza
se siente totalmente inclinado.
»Y aun así hay razón para pensar que semejantes ideas son una muestra de
nuestra imperfección. Al menos ello es suficiente para demostrar que las
ideas más generales y abstractas no son las primeras y más fáciles que
adquirimos ni las que informan nuestra mente en las primeras fases del
conocimiento». (Libro IV, cap. VII, sec. 9).
Si alguno posee la facultad de formar en su mente la idea de triángulo tal
como aquí se describe, será en vano discutir con él y yo no lo intentaré. Lo
que deseo únicamente es que el lector averigüe a fondo y con certidumbre si
tiene tal idea o no la tiene. Cosa, a mi ver, muy fácil para cualquiera. ¿Puede
haber nada más sencillo que examinar sus propios pensamientos, aunque sea
ligeramente, y tratar de ver si uno mismo tiene o puede llegar a tener la idea
de triángulo, según se explica en el párrafo apuntado, es decir, de un
triángulo que no sea ni oblicuángulo ni rectángulo, ni equilátero, isósceles o
escaleno, y que sea todo esto y nada de ello a la vez?
XIV. Las ideas abstractas no son necesarias para nuestra comunicación.
Mucho se habla aquí de la dificultad que consigo llevan las ideas abstractas y
del esfuerzo de ingenio que se necesita para su formación. Todos convienen
en afirmar que se requiere una profunda labor de la mente para emancipar
nuestros pensamientos de los objetos particulares y elevarlos a las sublimes
especulaciones que tienen por objeto las ideas abstractas. (La consecuencia
natural de todo esto parece que habrá de ser que una cosa difícil como la
formación de ideas abstractas no haya de ser necesaria para la comunicación
de unos con otros, ya que esto es tan fácil y familiar para todo género de
personas.)
Se añade, por lo demás, que si para un adulto resultan obvias y asequibles
estas ideas, ello es debido únicamente al uso constante y familiar que de ellas hace.
(Ahora me gustaría saber en qué momentos vence el hombre esta dificultad, y
cuánto tiempo emplea en aprovisionarse de estos elementos tan necesarios
para el discurso: no puede esto suceder cuando es adulto, porque entonces ni
siquiera tiene conciencia del esfuerzo requerido; por lo tanto, hay que
suponer que se adquieren las ideas abstractas durante la niñez; y por cierto
en edad tan tierna ha de ser una tarea muy ardua el trabajo de elaborarlas en
su multiplicidad tan diversa).
¿Quién no echa de ver la ingente dificultad de imaginar que un par de niños
no hayan de poder hablar de sus golosinas, juguetes y chucherías hasta
después de haber reunido las mil y una cosas sin valor que constituyen su
mundo, para que así su entendimiento forme las ideas generales abstractas que
forzosamente irán anejas a las palabras corrientes de su conversación?
XV. Dichas ideas tampoco son necesarias para ampliar el conocimiento.
De ningún modo considero necesarias las ideas generales abstractas para
ensanchar el horizonte del conocimiento, como no lo son tampoco para la
comunicación de unos con otros.
Bien sabido es, y lo reconozco de buen grado, que todo conocimiento y toda
demostración se apoyan en nociones universales: pero eso no quiere decir
que tales nociones se formen por abstracción según el modo ya explicado.
La universalidad no consiste, a mi entender, en una realidad absoluta y positiva
o concepto puro de una cosa, sino en la relación que ésta guarda con las
demás particulares, a las cuales representa o significa; en virtud de lo cual, lo
mismo las cosas que las palabras y nociones, de suyo particulares, se
convierten en universales.
Así, al demostrar una proporción relativa a los triángulos, hay que suponer
que tengo ante mí la idea universal de triángulo: pero ésta no se ha de
entender referida a un triángulo que no sea equilátero, ni isósceles ni
escaleno, sino en el sentido de que el triángulo particular que considero que
sea de una clase o de otra, eso no importa- representa por igual toda suerte de
triángulos rectilíneos, y en este sentido es universal. Creo que esto es bien
sencillo y no implica ninguna dificultad.
XVI. Una objeción y su respuesta.
Quizá alguno preguntará: ¿Cómo podemos saber que una proposición es cierta
para todos los triángulos particulares sin que antes la hayamos visto demostrada u
obtenida de la idea abstracta de triángulo, aplicable por igual a todos ellos? Pues
parece que por el mero hecho de que una propiedad determinada se verifique
en un triángulo particular no se puede seguir que se dé también en los demás
triángulos que en todo no sean iguales al primero. Por ejemplo: habiendo
demostrado que la suma de los tres ángulos de un triángulo es igual a dos
rectos, siendo el triángulo rectángulo isósceles, de eso no puedo concluir que
suceda lo mismo en todos los demás triángulos que no tienen un ángulo recto
y dos lados iguales. Parece, pues, que, para estar seguro de que esta
proposición es universalmente verdadera, tendríamos que hacer una
demostración particular para cada triángulo particular, lo cual es imposible,
o, de lo contrario, y de una vez para siempre, sacar y obtener tal
demostración de la idea abstracta de triángulo, que a todos conviene por igual y
a todos igualmente representa.
A lo que respondo que aunque la idea que tengo presente cuando hago la
demostración sea, por ejemplo, la idea de un triángulo rectángulo isósceles,
cuyos lados son de una longitud determinada, puedo, sin embargo, tener la
certeza de que tal demostración es válida para todos los triángulos rectilíneos,
de cualquier especie y magnitud que sean. Y eso es así porque ni el ángulo
recto, ni la igualdad, ni la longitud de los lados se tienen para nada en cuenta
al hacer la demostración. Es cierto que en el esquema que yo imagino se dan
esas circunstancias particulares, pero de ellas no se hace la más ligera
mención al desarrollar la demostración.
Decimos que los tres ángulos suman dos rectos, pero no porque haya en
aquel triángulo un ángulo recto ni porque sean iguales los lados que lo
forman: lo cual suficientemente prueba que dicho ángulo podría ser oblicuo y
de lados desiguales, y a pesar de ello subsistiría válidamente la demostración.
Y ésta es la razón de que podamos aplicar a un triángulo oblicuángulo o
escaleno lo demostrado para otro rectángulo isósceles; pero no por haber
hecho la demostración a partir de la idea abstracta de triángulo.
(De paso haré notar que cualquiera puede reconocer una figura como
triángulo sin tener en cuenta las cualidades particulares de sus ángulos o la
relación de sus lados: hasta eso llega la abstracción; pero esto nunca probará
que se pueda elaborar una idea general de triángulo, abstracta e
inconsistente. Del mismo modo podremos considerar en Pedro sólo su
condición de hombre [y no de tal hombre], o sólo la de animal, sin que por
ello tengamos que formar la idea abstracta de hombre o de animal, por
cuanto no se tiene en cuenta lo que se percibe.)9
XVII. Ventaja que puede traer la investigación sobre la doctrina de las ideas
generales abstractas.
Sería tarea tan inacabable como inútil seguir a los hombres de la escuela, a esos
grandes maestros de la abstracción, a través de los complicados e
inextricables laberintos de discusiones y errores a que los ha conducido su
teoría de las naturalezas y nociones abstractas. Cosa es de todos conocida, y
por lo mismo no insistiré en ello, el gran número de pendencias y
controversias, la erudita polvareda que han levantado estas cuestiones y el
provecho escasísimo que de ahí ha surgido para el género humano. Y aun
podría esto pasar, si los perniciosos efectos de esta doctrina se hubieran
quedado confinados entre los que declaradamente la profesan.
Pero cuando se consideran los esfuerzos, el trabajo y los talentos que por
tantos siglos se han desperdiciado en perjuicio del cultivo y avance de la
ciencia, y que a pesar de todo han quedado los mismos sabios en su mayoría
llenos de obscuridad e incertidumbre; cuando se consideran las disputas sin
fin que han surgido, que aun aquellas teorías que parecían apoyadas en las
más claras y convincentes demostraciones envuelven paradojas del todo
irreconciliables con la razón humana, y que tomadas en conjunto nos han
reportado (muy pocas de ellas) un menguado beneficio no pasando de mero
entretenimiento y diversión intrascendente, la consideración de todo esto,
digo, es suficiente para sumir a los partidarios de esta doctrina en el mayor
desaliento, en el más perfecto hastío de todo estudio.
Podrá esto subsanarse echando una ojeada a los falsos principios que en el
mundo han prevalecido, entre los cuales ninguno, a mi juicio, ha ejercido más
9 Lo abarcado por los paréntesis no aparece en la ed. de 1710
perniciosa influencia sobre la mente de los especuladores que el de las ideas
generales abstractas.
XVIII. Estudiaré ahora el origen de esta falsa noción predominante, que,
según yo creo, es el lenguaje. Y a la verdad, sólo una causa tan poderosa y de
no menor alcance que la razón misma ha podido dar pie a una opinión tan
universalmente recibida.
Que esto es así lo demuestra, entre otras cosas, la ingenua confesión de los
más destacados paladines de las ideas abstractas, los cuales reconocen que
dichas ideas son elaboradas precisamente para dar nombre a las cosas: de
donde claramente se sigue que, de no existir el signo universal del lenguaje,
jamás se hubiera pensado en las ideas abstractas. (Véase el Libro III, cap. IV,
sec. 39 y otros muchos lugares del Ensayo sobre el entendimiento humano).10
Examinemos, pues, la manera en que las palabras han contribuido a extender
el error. En primer lugar11 se prejuzga que toda palabra tiene o ha de tener
una sola significación, precisa y limitada; y esto inclina a pensar que existen
ciertas ideas abstractas y determinadas que constituyen el verdadero y único
sentido inmediato de cada nombre, y que por medio de estas ideas abstractas
un nombre genérico es aplicable a muchas cosas particulares.
Pero la verdad es que no hay tal significación precisa y determinada de cada
palabra, pues todas ellas representan indiferentemente un gran número de
ideas particulares.
Todo este falso raciocinio es consecuencia de lo ya dicho, y claramente lo
comprenderá cualquiera por una sencilla consideración. (Se podrá objetar que
todo nombre, por el mero hecho de ser definido, queda restringido a una
determinada significación.)
Por ejemplo: el triángulo se define como una superficie plana comprendida por
tres lineas rectas; con lo cual la palabra triángulo se ciñe a significar cierta idea
determinada y no otra. A lo que respondo que en la definición no se dice si tal
superficie (triangular) es grande o pequeña, blanca o negra; ni se atiende a la
mayor o menor longitud de los lados, ni a si éstos son iguales o desiguales,
10 De Locke
11 Vide XIX 34
como tampoco a los ángulos que forman, en todo lo cual puede haber gran
variedad y, por consiguiente, no hay idea determinada alguna que limite la
significación de la palabra triángulo. Una cosa es conservar una palabra para
la misma definición, y otra hacerla siempre valedera para la misma idea: lo
primero es necesario; lo segundo es inútil e imposible.
XIX. En segundo lugar, para comprender mejor cómo las palabras han traído al
campo de la filosofía la doctrina de las ideas abstractas, basta observar cómo es
opinión admitida que el objeto del lenguaje no es otro que la comunicación de
nuestras ideas, y que por lo tanto todo nombre significante representa una
idea. Siendo esto así y siendo igualmente cierto que los nombres, aunque no
se juzgan totalmente insignificantes, no señalan siempre ideas particulares
concebibles, se sigue forzosamente que esas palabras representan nociones
abstractas. Nadie negará, en efecto, que entre los hombres de ciencia está en
uso multitud de términos que no sugieren la menor idea particular a los
profanos. Y con un poco de atención echaremos de ver que no es necesario, ni
aún en el más riguroso razonamiento, que los nombres significativos que
representan ideas provoquen en el entendimiento cada vez que se les emplea,
aquellas ideas que han venido a representar.
Puesto que, en la lectura y en el discurso, los nombres, en su mayor parte, se
emplean como las letras en álgebra, donde aun representando cada letra una
cantidad determinada, sin embargo no es obligado que a la inteligencia se
hagan presentes tales cantidades en cada uno de los pasos de la
demostración.
XX. Algunos de los fines que tiene el lenguaje.12
Aparte de todo esto, la comunicación de las ideas indicadas por las palabras
no es el único ni el principal de los fines que tiene el lenguaje, como
corrientemente se supone. Existen otros fines, como el suscitar una pasión,
inducir a un acto determinado o disuadir de él, colocar la mente en una
determinada disposición; para los cuales, lo primero, o sea la comunicación,
en muchos casos es solamente auxiliar, y a veces se prescinde de ella por
completo si puede lograrse sin ella, como ocurre con frecuencia en el uso
familiar del lenguaje.
12 El lenguaje ha sido el origen de las ideas generales abstractas, debido a un doble error: 1) que cada palabra
tiene una sola significación; 2) que el único fin del lenguaje es la comunicación de las ideas. -Ed 1710.
Invito al lector a que reflexione sobre sí mismo y observará que, muchas
veces, al oír o leer algún discurso, se despiertan en su mente los sentimientos
de temor, amor, odio, admiración, desprecio, y otros semejantes, a la simple
percepción de ciertas palabras y sin que surjan entre ellas ideas.
Al principio, indudablemente, las palabras han podido ocasionar ideas aptas
para descubrir tales emociones, pero, si no me engaño, fácil es descubrir,
cuando el lenguaje se ha hecho familiar, que la audición de los sonidos o la
visión de los caracteres va inmediatamente seguida, por lo general, de
aquellas pasiones, prescindiendo de toda idea originaria, en tanto que al
principio tuvieron que ser producidas con la intervención de ideas.
¿No nos impresiona, por ejemplo, la promesa o esperanza de una cosa buena,
aun cuando no tengamos la menor idea de lo que ello pueda ser? Y la
amenaza de un peligro ¿no es suficiente para provocar en nosotros el miedo,
aun sin saber concretamente qué daño nos puede sobrevenir y aunque no
tengamos idea de lo que es peligro en abstracto?
Cualquiera que ligeramente reflexione sobre lo que acabo de decir se
convencerá de que los nombres generales se usan con toda propiedad en el
lenguaje corriente, sin que el que habla intente despertar en el que le escucha
el conjunto de sus propias ideas.
Hasta los nombres propios se emplean muchas veces sin el designio de que
nos traigan a la mente la idea particular de los individuos que se suponen son
designados por ellos. Por ejemplo, si un escolástico me replica: «Aristóteles lo
ha dicho», entiendo que con ello quiere disponer mi ánimo a aceptar su
opinión por deferencia a la autoridad que por costumbre se atribuye a aquel
hombre. Y este efecto se consigue tan de inmediato en aquellos que se han
acostumbrado a resignar su juicio ante la autoridad de dicho filósofo, que no
ha podido haber lugar a que se despertara idea alguna ni de su persona, ni de
sus escritos ni de su reputación. 13
Podría aducir innumerables ejemplos de esta clase; pero ¿a qué insistir en
cosas que cada uno puede comprobar por su propia experiencia?
13 Tan estrecha e inmediata conexión puede establecer la costumbre entre la palabra «Aristóteles» y los
movimientos de asentimiento y reverencia en las mentes de algunos hombres -Ed 1710
XXI. Precaución necesaria en el uso del lenguaje.
Creo suficientemente demostrada 1) la imposibilidad de las ideas abstractas;
hemos expuesto también 2) lo que en favor de ellas han dicho sus más
conspicuos defensores, haciendo ver que no son necesarias para los fines que
se les asignan; por último, 3) las hemos seguido hasta la fuente de donde
dimanan, que parece ser el lenguaje.
No se puede negar que las palabras son de una utilidad muy apreciable;
mediante ellas, en efecto, todos podemos tener a la mano y hacer nuestros los
conocimientos que se han adquirido a través de las edades y en todos los
países por las investigaciones más infatigables.
Pero al mismo tiempo hay que reconocer que muchísimos de esos conocimientos
han quedado embrollados y oscurecidos por el abuso de las
palabras y por la forma en que se ha querido darlos a entender.14
Así, pues, ya que las palabras pueden tan fácilmente inducir a error al
entendimiento,15 siempre que yo hable de las ideas trataré de considerarlas
pura y simplemente alejando de mi pensamiento cuanto me sea posible
aquellos nombres que un uso constante ha hecho ir unidos a ellas. De lo cual
espero se seguirán las siguientes ventajas:
XXII. Primero: estaré seguro de haberme desembarazado de controversias
puramente verbales, cuya cizaña en todas las ciencias ha sido la remora
principal para el desarrollo de todo conocimiento sólido y verdadero.
Segundo: éste será el medio más atinado de librarme de la red finísima y sutil
de las ideas abstractas que tan lastimosamente han confundido y embrollado
las mentes de los hombres, con la circunstancia singular de que cuanto más
agudo y curioso era el ingenio de un hombre, tanto más fácilmente quedaba
atrapado en el lazo.
Tercero: mientras mi pensamiento se limite a las ideas despojadas de toda
palabra, no creo pueda caer fácilmente en el error. Los objetos que considero
14 Que casi puede hacerse una cuestión de si el lenguaje ha contribuido más a la obstaculización que al
progreso de las ciencias -Ed. 1710.
15 Me he propuesto, en mis investigaciones, el menor uso posible de ellas -Ed. 1710
los conozco clara y adecuadamente: no me puedo engañar pensando que
tengo una idea que en realidad no poseo. Ni me será posible imaginar que
mis ideas son semejantes o diferentes si en realidad no lo son. Para conocer la
conformidad o discrepancia que pueda haber entre ellas, para ver qué ideas
van incluidas en otra idea compuesta y cuáles no, simplemente me basta una
percepción atenta de lo que sucede en mi propio entendimiento.
XXIII. Pero el conseguir todas estas ventajas presupone una total independencia
del espejismo de las palabras; lo que a duras penas espero de mí mismo: tan
difícil es romper el vínculo entre ideas y palabras, que muy temprano se
inició en la historia del pensamiento y que a través de los siglos ha quedado
confirmado por un hábito universal. Dificultad considerablemente acrecida
con la doctrina de la abstracción. Pues mientras el hombre creyó que las ideas
abstractas iban anejas a las palabras, no era de extrañar que sus
elucubraciones y disputas versaran sobre palabras más que sobre ideas, ya
que era prácticamente imposible dejar a un lado la palabra para retener en la
mente sólo la idea abstracta, de suyo inconcebible.
Esta me parece haber sido la causa principal del fracaso de aquellos maestros
que enfáticamente recomendaron se prescindiera de los términos en la
investigación filosófica, atendiendo sólo a la idea pura, pues tampoco ellos
pudieron conseguirlo.
Recientemente han sido muchos los que se han dado cuenta de las absurdas y
minúsculas discusiones que origina el abuso de las palabras; y para salir al
paso de tales inconvenientes han insistido repetidamente en recomendar la
misma precaución, a saber, considerar las ideas sin parar la atención en los
términos utilizados para significarlas.
Mas a pesar de estos excelentes consejos, ellos no han podido seguirlos, por
dejarse llevar de estos dos prejuicios: primero, suponer que el fin inmediato
de las palabras es significar las ideas; y segundo, creer que la significación
primordial de los nombres genéricos es una idea abstracta, determinada.
XXIV. Una vez reconocidos estos errores, ya es más fácil prevenirse contra el
engaño de las palabras. Pues el que sabe que no posee otra cosa sino ideas
particulares no se creará inútiles complicaciones para hallar y concebir la idea
abstracta vinculada a un hombre. Y el que está persuadido de que las
palabras no siempre representan ideas se ahorrará el trabajo de buscarlas allí
donde no es posible encontrarlas.
Sería, por tanto, de desear que todos se esforzaran en adquirir una visión
clara de las ideas que han de considerar, desembarazándolas de todo ropaje y
estorbo de las palabras, que en tan grande manera contribuyen a cegar el
juicio y dividir la atención.
En vano dirigimos nuestra vista a los cielos y escudriñamos las entrañas de la
tierra; en vano consultamos los escritos de los sabios y rastreamos las oscuras
huellas de la antigüedad: bástanos descorrer el velo de las palabras para
descubrir el árbol hermosísimo del conocimiento, cuyo fruto, el más
excelente, lo tenemos al alcance de la mano.
XXV. Si no tomamos la precaución de considerar tos primeros principios y
confusión de palabras, nos exponemos a que los razonamientos que desarrollemos,
por maravillosos y magníficos que nos parezcan, estén inficionados
de falsedad y no nos sean de resultado alguno: sacaremos indefinidamente
consecuencias de otras consecuencias, pero no habrá
adelantado un punto nuestra ciencia. Cuanto más avancemos, más irremediablemente
nos veremos perdidos en el intrincado laberinto de errores y
dificultades a que nos habrá conducido el abuso de las palabras.
Por lo tanto, a todo el que se proponga leer las siguientes páginas le
encarezco sobremanera que tome mis palabras como ocasión de su propio
pensar y se esfuerce por seguir en la lectura la ilación de los pensamientos
que yo expongo. De esta suerte le será fácil descubrir la verdad o falsedad de
lo que digo. No se verá en el peligro de que mis palabras le engañen; y ni
siquiera se comprende pueda caer en error, si se limita a considerar sus
propias ideas, desnudas, como son, sin ningún disfraz.
PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO HUMANO
I. Los objetos del conocimiento humano.
Es evidente para quienquiera que haga un examen de los objetqs del
conocimiento humano que éstos son: o ideas impresas realmente en los
sentidos, o bien percibidas mediante atención a las pasiones y las operaciones
de la mente; o, finalmente, ideas formadas con ayuda de la imaginación y de
la memoria, por composición y división o, simplemente, mediante la
representación de las ideas percibidas originariamente en las formas antes
mencionadas.
La vista me da idea de la luz, del color en sus diferentes grados, variaciones y
matices. Mediante el tacto percibo, por ejemplo, lo blanco y lo duro, el calor y
el frío, el movimiento y la resistencia, y de todo esto el más y el menos, bien
como cantidad o como grado. El olfato me depara olores; el paladar, sabores;
y el oído lleva a la mente los sonidos con sus variados tonos y combinaciones.
Y cuando se ha observado que varias de estas ideas se presentan simultáneamente,
se viene a significar su conjunto con un nombre y ese
conjunto se considera como una cosa. Así, por ejemplo, observamos que van
en compañía un color, gusto y olor determinados junto con cierta consistencia
y figura: todo ello lo consideramos como una cosa distinta: significada por el
nombre de manzana.
Otros conjuntos de ideas constituyen la piedra, el árbol, el libro y las demás
cosas sensibles; conjuntos que, siendo placenteros o desagradables, excitan en
nosotros las pasiones de amor, de odio, de alegría, de pesar y otras.
II. Mente-espiritu-alma.
Además de esta innumerable variedad de ideas u objetos del conocimiento,
existe igualmente algo que las conoce o percibe y ejecuta diversas operaciones
sobre ellas, como son el querer, el imaginar, el recordar, etcétera. Este ser
activo que percibe es lo que llamamos mente, alma, espíritu, yo. Con las cuales
palabras no denoto ninguna de mis ideas, sino algo que es enteramente
distinto de ellas, dentro de lo cual existen; o, lo que es lo mismo, algo por lo
cual son percibidas; pues la existencia de una idea consiste simplemente en
ser percibida.
III. El alcance del asentimiento del vulgo.
Que ni nuestros pensamientos, ni las pasiones, ni las ideas formadas por la
imaginación pueden existir sin la mente, es lo que todos admiten.
Y, a mi parecer, no es menos evidente que las varias sensaciones o ideas
impresas, por complejas y múltiples que sean las combinaciones en que se
presenten (es decir, cualesquiera que sean los objetos que así formen), no
pueden tener existencia si no es en una mente que las perciba. Estimo que
puede obtenerse un conocimiento intuitivo de esto por cualquiera que
observe lo que significa el término existir cuando se aplica a las cosas sensibles.
Así por ejemplo, esta mesa en que escribo, digo que existe, esto es, que la veo
y la siento; y si yo estuviera fuera de mi estudio, diría también que ella
existía, significando con ello que, si yo estuviera en mi estudio, podría
percibirla de nuevo, o que otra mente que estuviera allí presente la podría
percibir realmente.16
Cuando digo que había un olor, quiero decir que fue olido; si hablo de un
sonido, significo que fue oído; si de un color o de una figura determinada, no
quiero decir otra cosa sino que fueron percibidos por la vista o el tacto.
Es lo único que permiten entender ésas o parecidas expresiones. Porque es
incomprensible la afirmación de la existencia absoluta de los seres que no
piensan, prescindiendo totalmente de que puedan ser percibidos. Su existir
consiste en esto, en que se los perciba; y no se los concibe en modo alguno
fuera de la mente o ser pensante que pueda tener percepción de los mismos.
IV. La opinión vulgar implica una contradicción.
Es ciertamente extraño que haya prevalecido entre los hombres la opinión de
que casas, montes, ríos, en una palabra, cualesquiera objetos sensibles tengan
existencia real o natural, distinta de la de ser percibidos por el entendimiento.
Mas, por mucha que sea la seguridad con que esto se afirme y por muy
general que sea la aquiescencia con que se admita, cualquiera que en su
interior examine tal aserto, hallará, si no me engaño, que envuelve una
contradicción manifiesta. Pues ¿qué son los objetos mencionados sino las
16 Primer argumento en apoyo de la teoría del autor
cosas que nosotros percibimos por nuestros sentidos, y qué otra cosa
percibimos aparte de nuestras propias ideas o sensaciones?
Y ¿no es una clara contradicción que cualquiera de éstas o cualquier
combinación de ellos, puedan existir sin ser percibidas?
V. Causa de este prevaleciente error.
Examinando a fondo esta opinión que combatimos, tal vez hallaremos que su
origen es en definitiva la doctrina de las ideas abstractas. Pues ¿puede haber
más flagrante abuso de la abstracción que el distinguir entre la existencia de
los objetos sensibles y el que sean percibidos, concibiéndolos existentes sin
ser percibidos?
La luz y los colores, el calor y el frío, la extensión y la figura, en una palabra,
todo lo que vemos o sentimos, ¿qué son sino otras tantas sensaciones,
nociones, ideas o impresiones sobre nuestros sentidos? ¿Y será posible
separar, ni aun en el pensamiento, ninguna de estas cosas de su propia
percepción?
Ciertamente, puedo separar una cosa de ella misma. Puedo, en efecto, dividir
con el pensamiento, esto es, concebir por separado cosas que por el sentido
no he percibido así. Me puedo imaginar, por ejemplo, el tronco de un cuerpo
humano sin las extremidades; o concebir el olor de una rosa sin pensar
siquiera en esta flor: no negaré que puedo abstraer hasta este punto, si es que
eso se puede llamar abstracción con propiedad, limitándola a concebir
aisladamente cosas que puedan existir o ser percibidas por separado.
Sin embargo, mi poder de concepción o imaginación no se extiende más allá
de la posibilidad de la existencia real o de la percepción.
Por tanto, así como es imposible ver o sentir ninguna cosa sin la actual
sensación de ella, de igual modo es imposible concebir en el pensamiento un
ser u objeto distinto de la sensación o percepción del mismo.17
VI. Hay verdades tan obvias y tan al alcance de la mente humana que para
verlas el hombre sólo necesita abrir los ojos. Tal me parece que es ésta que
17 «En verdad, el objeto y la sensación son la misma cosa, y no puede, por tanto, ser abstraída la una de la
otra» -Ed. 1710
voy a anunciar y que considero de importancia suma, a saber: que todo el
conjunto de los cielos y la innumerable muchedumbre de seres que pueblan
la tierra, en una palabra, todos los cuerpos que componen la maravillosa
estructura del universo, sólo tienen sustancia en una mente; su ser (esse)
consiste en que sean percibidos o conocidos. Y por consiguiente, en tanto que
nos los percibamos actualmente, es decir, mientras no existan en mi mente o
en la de otro espíritu creado, una de dos: o no existen en absoluto, o bien
subsisten sólo en la mente de un espíritu eterno; siendo cosa del todo ininteligible
y que implica el absurdo de la abstracción al atribuir a uno cualquiera de los
seres o una parte de ellos una existencia independiente de todo espíritu.18
Para convencerse de ello basta que el lector reflexione y trate de distinguir en
su propio pensamiento el ser de una cosa sensible de la percepción de ella.
VII. Segundo argumento.19
De lo dicho se sigue que no hay otras sustancias sino las espirituales, esto es, las
que son capaces de percibir.
Para demostrar esto mejor, fijémonos en que las cualidades sensibles son el
color, la figura, el movimiento, el olor, el sabor y otras, es decir, las ideas
percibidas por los sentidos. Ahora bien, puesto que es evidente contradicción
el que exista una idea en un ser que no perciba, y ya que el tener ideas es lo
mismo que percibir, y por lo tanto donde existe el color, figura, olor, y demás
cualidades sensibles hay un ser que las percibe, de ello resulta claramente que
no puede existir una sustancia impensante o substratum de estas ideas.
VIII. Objeción y respuesta.
Pero dirá alguno: aunque las ideas mismas no existan sin una mente que
piense, con todo puede suceder que las cosas parecidas a tales ideas y de las
cuales éstas son copias o semejanzas, existan prescindiendo de la mente y en
una sustancia desprovista de pensamiento.
18 «El señalar esto con toda luminosidad y evidencia de un axioma sería suficiente si. con ello, me fuera
posible despertar la reflexión del lector, el cual adoptaría entonces una visión imparcial de su propio
significado, y dirigiría sus pensamientos sobre este asunto, libre y desembarazadamente, sin mezcolanza de
palabras y sin prejuicios a favor de errores recibidos» -Ed. 1710
19 Vide, secc. III y XXV 44
A lo que respondo: una idea no puede ser semejante sino a otra idea; un color
o figura no pueden parecerse sino a otro color o figura. Basta un ligero
examen de nuestros propios pensamientos para convencernos de que es
imposible concebir la semejanza sino entre nuestras propias ideas.
Y ahora yo pregunto: estas cosas externas, supuestos originales de los que
nuestras ideas serían copia o representación, ¿son perceptibles por sí mismas,
o no? Si lo son, entonces ellas son ideas, lo que confirma mi tesis; y si se me dice
que no lo son, desafío a que se me diga si tiene sentido afirmar que un color
es semejante a algo invisible, o que una cosa dura o blanda es semejante a
algo intangible; y así de lo demás.
IX. La noción filosófica de la materia implica contradicción.
Hay quienes distinguen las cualidades de los cuerpos en primarias y
secundarías. Llaman primarias a la extensión, figura, movimiento, reposo,
solidez, impenetrabilidad y número; y secundarias, a las que denotan las
restantes cualidades sensibles, como son los colores, sonidos, sabores y
demás.
Reconocen que las ideas que tenemos de estas cualidades secundarias no son
semejanzas de algo que pueda existir sin la mente o sin ser percibido; pero
sostienen que nuestras ideas de las cualidades primarias son modelos o
imágenes de cosas que existen con independencia de la mente en una
sustancia no pensante, a la que llaman materia.
De donde se sigue que por materia debemos entender una sustancia inerte,
carente de sentidos, en la cual subsisten realmente la extensión, la figura y el
movimiento.
Pero, según lo dicho, es evidente que la extensión, figura y movimiento no
son más que ideas que existen en la mente; y como una idea sólo puede
semejarse a otra idea, resulta que ni estas ideas ni sus arquetipos u originales
pueden existir en una sustancia que no perciba.
Lo que demuestra que la propia noción de eso que se llama materia o sustancia
corpórea implica contradicción en sí misma.20
20 «Hasta el punto de que no creo necesario gastar más tiempo en exponer su absurdidad Pero, ya que la
doctrina de la existencia de la materia parece arraigada tan profundamente en la mente de los filósofos,
produciendo tan malas consecuencias, prefiero pecar de prolijo y pesado a omitir cualquier cosa que pueda
X. «Argumentum ad hominem».
Los que afirman que la figura, movimiento y demás cualidades primarias
existen con independencia de la mente en sustancias no pensantes, admiten
que no sucede lo mismo con el color, sonido, calor, frío y otras cualidades
secundarias, las cuales, según ellos, son sensaciones que sólo existen en la
mente; dependiendo y ocasionándose por la diversidad de tamaño, estructura
y movimiento de diminutas partículas de materia.
Esto lo tienen como indubitable y aun pretenden haberlo demostrado con
toda evidencia.
A lo cual se puede replicar que si se admite que las cualidades primarias van
inseparablemente unidas con las demás cualidades sensibles y ni siquiera con el
pensamiento se pueden disgregar de ellas, forzoso sería concluir que sólo
existen en la mente. Que pruebe cualquiera a ver si puede, mediante la
abstracción mental, concebir la extensión y movimiento de un cuerpo con
entera independencia de las demás cualidades sensibles.
Por mi parte confieso que no está en mi poder el forjarme la idea de un
cuerpo extenso y en movimiento sin atribuirle algún color y alguna de las
otras cualidades que se admite existen sólo en la mente.
En una palabra, la extensión, figura y movimiento no pueden concebirse sin
las demás cualidades sensibles. O dicho en otros términos: donde se hallen
las cualidades secundarias, las sensibles, tienen que encontrarse también las
primarias, esto es, en la mente y no en otra parte.
XI. Segundo «argumentum ad hominem».
Se admite que las ideas de lo grande y de lo pequeño, de la rapidez y de la
lentitud, existen sólo en la mente y son del todo relativas, dependiendo de las
variaciones en la estructura o posición de los órganos sensoriales. Por lo
tanto, la extensión, que, según se afirma, existe con independencia de la
mente, no es ni grande ni pequeña; y de igual modo el movimiento no es ni
lento ni rápido: es decir, que no son nada en absoluto. Pero se dirá que
existen la extensión en general y el movimiento en general: esto demuestra
conducir al descubrimiento y extirpación total de semejante prejuicio» -Ed. 1710.
hasta qué punto la doctrina de las sustancias extensas y móviles, con
existencia extramental, reconoce por fundamento la extraña teoría de las ideas
abstractas.
Para responder a esto, sólo haré notar cómo la imprecisa y vaga descripción
que de las sustancias corpóreas hacen los filósofos modernos de acuerdo con
sus principios, es en todo semejante a la anticuada y ridícula noción de
materia prima que se encuentra en Aristóteles y sus seguidores.
Sin la extensión es inconcebible la solidez o la consistencia; y puesto que ya se
ha demostrado que la extensión no existe en las sustancias no pensantes, lo
mismo se ha de decir de la consistencia o solidez.
XII. Que el número es una creación de la mente aun cuando se admitiera la
existencia extramental de las demás cualidades, es cosa que con evidencia se
comprenderá si se tiene en cuenta que una misma cosa puede tener diferente
denominación numérica, según el punto de vista en que se coloque la mente.
Así, una misma longitud se puede representar por el número uno, por el tres
y por el treinta y seis, según que la mente la considere con relación a la yarda,
al pie o a la pulgada.
El número es cosa tan evidentemente relativa y dependiente del entendimiento
humano, que resulta extraño pensar que nadie haya podido
atribuirle existencia real fuera de la mente. Decimos, por ejemplo, un libro,
una página, una línea: todo unidades, por más que una de ellas contiene a
varias de las otras. Y en cualquier otro caso es evidentísimo qué unidad hace
referencia a una reunión determinada de ideas, elegidas con arbitrariedad
por la mente para considerarlas en su conjunto.
XIII. Sé que algunos sostienen que la unidad es una idea simple, o no compuesta,
que acompaña a las demás ideas dentro de la mente. A la verdad, yo no
encuentro en mí semejante idea correspondiente a la palabra unidad; y de
seguro que si la tuviera la encontraría y sería la más familiar para mi
entendimiento, ya que, según se dice, acompaña a las demás ideas, y por lo
mismo tendría que ser percibida por todas las vías de la sensación y de la
reflexión. Pero no es así, lo que significa que es una idea abstracta.
XIV. Tercer «argumentum ad hominem».
Añadiré a lo dicho que, de la misma manera que algunos filósofos modernos
prueban que ciertas cualidades sensibles no tienen existencia en la materia, es
decir, sin la mente, lo mismo se puede demostrar de todas las demás
cualidades sensibles.
Así, por ejemplo, se afirma que el calor y el frío son afecciones de la mente y
no copias o imágenes de cosas reales que existen en las sustancias corpóreas,
pues un mismo cuerpo que una mano encuentra frío la otra lo puede sentir
caliente. Pues bien, ¿por qué no hemos de concluir igualmente que la
extensión y la figura no son copias o semejanzas de cualidades existentes en
la materia, ya que un mismo ojo en diferente punto de vista y ojos
diferentemente estructurados o defectuosos las aprecian de diverso modo, no
siendo por tanto imágenes de cosa alguna fija y determinada que se halle fuera de
la mente?
De análoga manera: se admite como cierto que el dulzor no es una cualidad
real de las cosas sápidas, puesto que permaneciendo inalterada la cosa, el
sabor dulce se convierte en amargo según el estado subjetivo del individuo
que lo aprecia, como sucede en casos de fiebre o de otras circunstancias que
alteran el sentido del gusto en el paladar. ¿Y no es razonable, también,
concluir que el movimiento no existe sin la mente, ya que al hacerse más
rápida la sucesión de ideas, el movimiento parece más lento, sin haber habido
cambio alguno en los objetos externos?.
XV. Observación sobre la extensión.
En resumen, cualquiera que considere los argumentos aducidos para probar
que el color, el sabor, etc., son cosas meramente subjetivas, comprenderá sin
dificultad que también son válidas para demostrar lo mismo y con igual
fuerza respecto de la extensión, figura y movimiento. Si bien hemos de hacer
notar que este modo de argüir no es decisivo en cuanto al color y extensión
de los objetos, porque los sentidos no nos dan a conocer qué cosa sea el color
o la verdadera extensión de los objetos externos.
Sin embargo, las pruebas antedichas claramente confirman ser imposible la
existencia de la extensión, del color o de cualquiera otra cualidad sensible en
un sujeto no pensante, como realidades exteriores a la mente.
XVI. Ahora examinaremos brevemente la opinión universalmente recibida.
Suele decirse que la extensión es un modo o accidente de la materia y que ésta
es el substratum en que la extensión se apoya.
Yo querría que se me explicase lo que significa este apoyarse la extensión en
la materia: se me dirá que no teniendo idea positiva de lo que es la materia,
tal explicación es imposible. A lo que replico que si algún sentido tiene la
afirmación que analizamos, por lo menos se ha de tener una idea relativa de
la materia; y aun sin saber lo que ella es, se tiene que conocer la relación que
dice con los accidentes y en qué sentido los soporta o les sirve de base.
Es indudable que no los sostiene de la misma manera que los pilares sostienen
el edificio: pues entonces ¿en qué sentido los sustenta?21
XVII. Doble sentido filosófico de lo que se llama sustancia material.
Penetrando más a fondo en la significación que los más eximios filósofos dan
a los términos sustancia material, hallaremos que no vinculan a esos sonidos
otro significado que la idea de ser en general, junto con una noción relativa de los
accidentes que soporta.
En lo que se refiere a la idea de ser en general, diré que me parece la más
abstracta e incomprensible de todas, y que sea el soporte o sostén de los
accidentes es cosa, como acabamos de ver, que no puede ser entendida
dentro del alcance común de las palabras. Por consiguiente, esta expresión
«sustancia material» debe ser tomada en algún otro sentido; pero ninguno de
los autores explica cuál haya de ser éste. De suerte que analizando las dos
partes o ramas que constituyen la significación de las palabras sustancia
material, me convenzo de que no llevan anejo ningún sentido distinto.
XVIII. La existencia de los cuerpos externos exige demostración.
Aun cuando fuera posible que las sustancias sólidas, dotadas de figura
determinada y movibles existieran sin la mente y fuera de ella, correspondiendo
a las ideas que tenemos de los cuerpos, ¿cómo llegaríamos a
conocer todo esto? Habrá de ser o por medio de los sentidos o por la razón.
Ahora bien, en lo que hace a los sentidos, por ellos tenemos conocimiento
solamente de nuestras sensaciones, ideas, es decir, aquello que percibimos
21 Por mi parte, no soy capaz de descubrir ningún sentido que pueda ser aplicable a esto -Ed. 1710
inmediatamente, llámese como se llame, pero no nos informan de la
existencia extramental o no percibida de cosas semejantes a las que
percibimos.
Esto lo admiten de buen grado los mismos materialistas: por consiguiente, el
único medio de conocer las cosas externas ha de ser la razón, infiriendo su
existencia de lo percibido inmediatamente por los sentidos.
Mas no se comprende cuál pueda ser el fundamento para admitir la
existencia extramental de los cuerpos, a partir de nuestras percepciones
sensitivas, sin haber ninguna conexión necesaria entre ellas y nuestras ideas, lo
que ni aun los mismos defensores de la materia pretenden establecer. Lo que
sí es permitido afirmar, y todos lo concederán, es que podemos ser afectados por
las ideas que actualmente poseemos, aun sin la existencia de cuerpos que se les
asemejen: tal ocurre en los ensueños, vesanias y casos parecidos.
De aquí resulta evidente que la suposición de cuerpos externos no es
necesaria para producir las ideas; pues se ve que éstas en ocasiones, tal vez
siempre, surgen sin la presencia de aquéllos, de la misma manera que a veces
creemos verlos y tocarlos sin que estén presentes.
XIX. La existencia de los cuerpos externos no aporta explicación alguna sobre el
modo de producirse nuestras ideas.
Aun en el supuesto de que pudiéramos tener todas nuestras sensaciones sin
ellos, parece más cómodo pensar que existen siendo semejantes a nuestras
percepciones: de esta manera se podría afirmar con alguna probabilidad que
hay cosas o cuerpos que producen su propia imagen en nuestra mente.
Pero tampoco esto da ningún resultado: pues aun concediendo a los
materialistas que existan los cuerpos externos, no por eso explican mejor la
producción de las ideas, ya que ellos mismos se declaran impotentes para
comprender cómo pueda actuar un cuerpo sobre el espíritu, o cómo un cuerpo
pueda imprimir una idea en la mente.
De donde resulta que la producción de ideas o sensaciones en nuestras
mentes no puede ser razón para que tengamos que suponer unas sustancias
materiales o corpóreas, ya que con tal suposición y sin ella está reconocido que la
producción de las ideas queda sin explicación alguna.
Así pues, aun cuando se pudiera suponer que los cuerpos existiesen sin la
mente, no dejaría ello de ser una opinión harto precaria, pues obligaría a
pensar sin razón alguna que Dios había creado un gran número de cosas
inútiles, sin objeto ni finalidad visible.
XX. Un dilema.
En definitiva: de existir los cuerpos externos, nunca nos será posible llegar a
saber tal cosa; y de no existir, tendríamos las mismas razones que ahora para
admitir su existencia.
Supongamos, en efecto -cosa que cae dentro de lo posible-, que una
inteligencia, sin ayuda de cuerpos externos, fuese afectada por una serie de
sensaciones o ideas idénticas a las que tú tienes, impresas con el mismo orden
y con igual viveza: ¿no tendría esa inteligencia todas las razones para creer en
la existencia de las sustancias corpóreas, representadas por aquellas ideas, y
de admitir que estas ideas eran producidas por los cuerpos en su mente, con
el mismo fundamento que pueda tener para aceptar igual supuesto
cualquiera que, siguiendo el concepto tradicional, esté persuadido de que los
cuerpos existen fuera de la mente?
Esto no admite réplica; y ello sería razón suficientísima para que toda
persona razonable pusiera en tela de juicio los argumentos que se aducen en
pro de la existencia extramental de los objetos.
XXI. Si después de lo dicho hubiera necesidad de presentar nuevas pruebas
contra la existencia de la materia, recordaría algunos de los muchos errores y
dificultades (incluso impiedades) a que ha dado origen la antigua tesis. De
ella surgieron innumerables controversias y disputas en el campo de la
filosofía, y no menos numerosas e importantes en materia de religión. Mas
no descenderé a detallarlas en este lugar; primero, porque creo innecesarios
los argumentos a posteriori para confirmar lo que a priori se ha demostrado
suficientemente; y segundo, porque ya tendremos ocasión de volver a insistir
sobre lo mismo.
XXII. Temo haber sido demasiado prolijo al tratar esta materia. Pues
cualquiera de mis lectores se podrá preguntar a qué fin conduce tal
abundancia de pruebas para lo que en uno o dos renglones puede quedar
demostrado con una sencilla reflexión, o una introspección no muy profunda
del propio pensamiento. Bastará el intentar concebir como posible la
existencia extramental o sin percepción de un sonido, una figura, un
movimiento o un color, para convencerse de que tal intento lleva consigo
flagrante contradicción.
Para mí resulta ventajoso estribar mi argumentación en esta convicción
individual: si alguien es capaz de concebir tan sólo una sustancia extensa y
móvil, o en general, cualquier idea o cosa semejante a una idea, con existencia
independiente de la mente que la percibe, me declaro vencido y abandono el
campo; y respecto de las demás cualidades de que se supone dotados a los
cuerpos externos, concederé que existan, aun cuando nadie me podrá dar una
razón de por qué se admite su existencia,22 ni tampoco podrá decir para qué
sirven en el supuesto de que existan.23
Es decir, mi posición es tan firme que la mera posibilidad de que la opinión
contraria sea cierta la admito como argumento en contra de mi tesis.
XXIII. Objetará alguno: nada más fácil que imaginar en la mente ciertas
ideas, libros y árboles, por ejemplo, omitiendo formar la idea de que haya
alguien que los perciba. ¿Acaso no se percibirían o se pensaría en ellos, a pesar de
todo?
Pero esto no hace al caso; únicamente demuestra que tenemos la facultad de
imaginar o de formar ideas en nuestra mente; pero de ninguna manera
prueba que sea posible concebir existentes los objetos fuera de la mente o no
percibidos. Para esto sería necesario que se pudiera pensar en ellos como cosas no
pensadas por nadie, lo cual envuelve manifiesta contradicción.
Cuando nos esforzamos por concebir la existencia de los cuerpos externos, no
hacemos otra cosa sino contemplar nuestras propias ideas; acto en el que
nuestra mente, no mirándose a sí misma, viene a quedar ilusoriamente
engañada dando por sentado que puede concebir y que de hecho concibe los
cuerpos con existencia independiente del pensamiento, a pesar de que en ese
mismo hecho los aprehende existentes sólo en sí misma.
Cualquiera que haya seguido con atención cuanto acabamos de decir se habrá
convencido de la veracidad y evidencia de nuestras afirmaciones: por lo
22 Vide LVIII.
23 Vide LX.
tanto, ya no será necesario traer nuevas pruebas contra la existencia de la
sustancia material.
XXIV. La existencia absoluta de cosas no pensantes es una expresión vacía de
sentido.
Un ligero análisis de nuestros propios pensamientos nos basta para descubrir
lo que significa la existencia absoluta de los objetos sensibles en sí mismos, esto es,
fuera de la mente.
Para mí estas palabras o no dicen nada, o si algo significan, envuelven una
contradicción. Y de ello se convencerá cualquiera que con detenimiento
examine su propio pensamiento; y si tras este examen se descubre la
vacuidad o el absurdo de semejante expresión, no habrá necesidad de más
argumentos.
Y la tesis que repetiré hasta la saciedad es ésta: que la existencia absoluta de
las cosas desprovistas o independientes de todo pensamiento o implica un
absurdo o es imposible de entender por carecer de sentido. Esto es lo que
quiero inculcar a mis lectores, recomendándome únicamente a su atención.
XXV. Tercer argumento.24 Refutación de Locke.
Todas nuestras ideas, sensaciones o cosas que percibimos, sea cualquiera el
nombre que les demos, son evidentemente inactivas, esto es, no hay en ellas
actividad o potencia alguna. En forma tal, que una idea u objeto del
pensamiento no puede producir o hacer alteración alguna en otras ideas.
Nos convenceremos de ello con una somera observación de nuestras propias
ideas, puesto que, consideradas en su realidad total o en sus partes, nada
existe en ellas sino lo que es percibido; y mirándolas atentamente, ya
procedan de los sentidos o de la reflexión, no encontramos en ellas ninguna
potencialidad activa y, por consiguiente, deducimos que no la tienen.
Con un poco de atención descubriremos que el propio ser de la idea implica
inactividad, inercia, pasividad: de manera que es imposible que una idea
haga cosa alguna, o hablando con más propiedad, que sea causa de ningún
ser; ni tampoco puede constituir la semblanza o copia de ningún ser activo,
24 Vide III y VII.
como puede comprenderse por lo dicho en el párrafo VIII.
De aquí se sigue claramente que la extensión, figura y movimiento no pueden
ser causa de nuestras sensaciones; y, en consecuencia, éstas no podrán
atribuirse a determinada virtualidad que resulta de la configuración, número,
movimiento y tamaño de los corpúsculos.25
XXVI. La causa de las ideas.
Percibimos una continua sucesión de ideas: algunas son de nuevo provocadas
y otras cambian o desaparecen por completo. Luego tiene que haber una
causa de la que dependan las ideas, que las produzca y que sea capaz de
modificarlas. Que tal causa no es ni una idea ni una combinación de ellas, es
evidente por lo dicho en el párrafo anterior. Resta, pues, que sea una
sustancia; mas ya se ha demostrado que no existen sustancias corpóreas o
materiales; concluiremos en definitiva que la causa de las ideas es una
sustancia activa incorpórea, o sea, un espíritu.
XXVII. No hay idea de espíritu.
El espíritu es un ser simple, indiviso y activo: en cuanto percibe las ideas se
llama entendimiento; y en cuanto las produce y opera sobre ellas, se llama
voluntad.
De aquí que digamos que no podemos formamos idea de él; porque siendo
las ideas de suyo inertes y pasivas (párrafo XXV), no pueden por vía de
imagen o semejanza representar a un ser dotado de actividad.
Se comprenderá sin dificultad que es cosa imposible el formarnos una idea
que venga a ser la semejanza de ese principio activo que puede excitar y
modificar las ideas.
Es tal la naturaleza del espíritu o eso que actúa, que no puede ser percibido
por sí mismo, sino solamente por los efectos que produce. Si alguien lo duda, que
reflexione y vea si puede formarse la idea de un ser activo o si tiene idea de
las dos principales potencias, designadas por las palabras entendimiento y
voluntad, distintas entre sí y distintas igualmente de una tercera idea, es decir,
la de sustancia o ser en general, dotada de la propiedad característica de
25 Vide CII
servir de apoyo a las mencionadas facultades, y que llamamos alma o espíritu.
Esto es lo que muchos afirman, o sea, que tenemos idea de alma, de inteligencia
y de voluntad. Pero, a lo que alcanza mi comprensión, estas
palabras voluntad,26 alma, espíritu no representan ideas diferentes, o, hablando
con más exactitud, no representan ninguna idea, sino algo que es muy
diferente de las ideas, y que siendo activo y operante por esencia, no puede
venir representado por ninguna idea.
Hay que reconocer, sin embargo, que sí tenemos alguna noción de alma, de
espíritu y de las operaciones de la mente, como el querer, amar, odiar, puesto
que entendemos el significado de estas palabras.
XXVIII. Sabemos por experiencia que podemos despertar a voluntad las
ideas en nuestra mente y variar, siempre que nos acomode, la escena que nos
representan. Basta que lo queramos, e inmediatamente surge en nosotros esta
o aquella idea, la cual, también con sólo quererlo, se oscurece para dejar paso
a otra. Este hacer y deshacer las ideas, se llama con propiedad inteligencia
activa. Esto es indubitable y, como he dicho, se funda en la experiencia. Pero
hablar de agentes no pensantes o de excitar ideas exclusivas de volición, es
un mero juego de palabras
1 En la edic. de 1710. «entendimiento» 52
XXIX. Las ideas producidas por la sensación1 difieren de las producidas por la
reflexión o la memoria.
Por muy grande que sea el dominio que tenga sobre mis propios pensamientos,
observo que las ideas actualmente percibidas por los sentidos no
tienen igual dependencia con respecto a nuestra voluntad. Si en un día claro
abrimos los ojos, no está en nuestro poder el ver o no ver, ni tampoco el
determinar los objetos particulares que han de presentársenos delante. Y
análogamente en cuanto a los demás sentidos: las ideas en ellos impresas no
son criaturas de mi voluntad. Por consiguiente: tiene que haber otra voluntad o
espíritu que las produzca.
XXX. Leyes de la naturaleza.
26 En primer lugar, no dependen de la voluntad, en segundo, son distintas
Las ideas del sentido son más enérgicas, vívidas y distintas que las de la
imaginación; poseen igualmente mayor fijeza, orden y cohesión, y no son
provocadas a la ventura, como sucede frecuentemente con las que produce la
voluntad, sino en sucesión ordenada, en una serie regular, demostrando su
admirable conexión con la sabiduría y bondad de su autor.
Pues bien, esas reglas fijas o métodos establecidos de los que depende nuestra mente
y que despiertan las ideas de nuestros sentidos, se llaman leyes de la naturaleza: las
aprendemos por la experiencia, que nos da a conocer que tales o cuales van
seguidas por tales o cuales otras, en el curso ordinario de las cosas.
XXXI. El conocimiento de estas leyes es necesario para nuestro gobierno.
Nos da, en efecto, una como previsión que nos habilita para regular nuestras
acciones en provecho propio. Sin ese conocimiento quedaríamos
perpetuamente indecisos; jamás podríamos saber cómo procurarnos el más
ligero bienestar ni cómo apartar el más leve dolor de los sentidos.
Si sabemos que el alimento nutre, que el sueño repara, que el fuego calienta,
que el sembrar en tiempo oportuno es medio indispensable para recoger la
cosecha, y en general que para conseguir determinados fines hay ciertos
medios conducentes a ellos, si sabemos todo esto, lo debemos no al
descubrimiento de una relación necesaria entre nuestras ideas, sino únicamente a la
observación de las leyes que la naturaleza tiene establecidas.
Sin este conocimiento, un adulto no estaría en mejores condiciones que un
recién nacido para gobernar su vida.
XXXII. Y, sin embargo, este trabajo uniforme y constante que de modo tan
evidente despliega la bondad y sabiduría de aquel supremo Espíritu cuya
voluntad determina las leyes de la naturaleza, lejos de llevar nuestros
pensamientos hacia Él, más bien los extravía en pos de las causas segundas. Pues,
al ver que ciertas percepciones o ideas de los sentidos van invariablemente
seguidas de otras, y que esta constante sucesión en nada se debe a nuestra propia
acción, inmediatamente atribuimos potencialidad activa a las mismas ideas, y
tomamos a unas como causa de las otras, lo que es el mayor absurdo, del todo
incomprensible.
Así, por ejemplo, observamos que cuando la vista percibe cierta figura
luminosa y redonda, percibimos por el tacto la sensación o idea de calor, y de
ahí sacamos que la causa del calor es aquel cuerpo redondo que llamamos
Sol.
De manera semejante nos hemos acostumbrado a ver que el choque de dos
cuerpos en movimiento vaya seguido de un sonido; y eso nos induce a pensar
que el sonido es producido por el choque.
XXXIII. Las cosas reales y las ideas o quimeras.
Las ideas impresas en el sentido por el autor de la naturaleza se llaman cosas
reales; y las despertadas en la imaginación, por ser menos regulares, de menor
viveza y mayor variabilidad, se llaman propiamente ideas o imágenes de las
cosas que copian y representan.
No obstante, nuestras sensaciones, aunque no son tan vívidas y distintas, se
llaman ideas por cuanto existen en nuestra mente, es decir, son percibidas por
ella, lo mismo que las ideas por ella elaboradas.
Se dice que las ideas de los sentidos tienen mayor contenido de realidad por
ser más 1) enérgicas, 2) ordenadas y 3) coherentes que las que produce la mente;
pero esto no significa que puedan tener existencia extramental. Son también
4) menos dependientes del espíritu, o sustancia pensante que las percibe, y en la
cual son provocadas por la voluntad de otro espíritu más poderoso; pero no
por eso dejan de ser ideas; ya que ninguna idea enérgica o débil puede existir si
no es en una mente que la perciba.
XXXIV. Primera objeción general. Respuesta.
Antes de proseguir adelante, considero necesario refutar las objeciones que
podrían oponerse a los principios hasta aquí establecidos. Quizá, al hacerlo,
pueda parecer excesivamente prolijo a los lectores de rápida comprensión;
pero confío sabrán disculpar tal prolijidad porque no todas las inteligencias
son iguales, y lo que yo pretendo es que todos me comprendan.
Lo primero, pues, que se objetará es que los principios enunciados barren del
escenario del mundo todo lo que es real y sustancial en la naturaleza, y en vez de
ello se coloca un informe montón de ideas quiméricas. O sea, que todo lo que
existe es algo puramente nocional, porque, según hemos dicho, sólo está en la
mente. Así, pues: ¿qué vienen a ser el Sol, la Luna y las estrellas? ¿Qué hemos
de pensar de las casas, de las montañas y ríos, de los árboles, de las piedras, y
hasta de nuestros propios cuerpos? ¿Todo esto no es más que quimeras e
ilusiones de nuestra fantasía?
A estas objeciones y cualesquiera otras parecidas responderé: los principios
sentados en manera alguna nos privan de los seres de la naturaleza; todo lo
que vemos, sentimos, oímos o de un modo u otro concebimos o entendemos,
queda tan a salvo y es tan real como siempre. Existe ineludiblemente una
rerum natura, y por lo tanto mantiene toda su fuerza la distinción entre
realidades y quimeras.
Esto resulta evidente de lo dicho en los párrafos XXIX, XXX y XXXIII, donde
ya se explicó lo que significan los términos cosas reales, por oposición a las
quimeras o ideas de nuestra propia elaboración; pero unas y otras existen por
igual en la mente, y en este sentido son igualmente ideas.
XXXV. Es inadmisible la existencia de la materia tal como la entienden los
filósofos.27
No pretendo refutar la existencia de las cosas que podemos percibir ya por el
sentido ya por la reflexión; no se puede poner la menor objeción contra la
existencia de lo que vemos con nuestros ojos y tocamos con nuestras manos.
Lo único inadmisible y que niego absolutamente es la existencia de lo que los
filósofos llaman materia o sustancia corpórea. Y al hacer esto no creo causar
perjuicio alguno al género humano, que, bien seguro estoy, no echará de
menos tal suerte de materia.
En efecto, los ateos tienen que apelar al disfraz de un nombre vacío para
defender su impiedad; y, por el contrario, los filósofos llegarán a darse cuenta
de que han perdido una clave formidable sólo por haber gastado el tiempo en
inútiles divagaciones y disputas.
XXXVI. Cómo hay que entender la realidad.
El que imaginara que nuestra tesis rebate la existencia y realidad de las cosas,
demostraría estar muy lejos de entender lo que he expuesto en los términos
más claros y sencillos.
27 Vide LXXXIV
Resumamos lo ya dicho. Hay sustancias espirituales, mentes o almas
humanas que, si quieren, pueden despertar en sí mismas la idea que les
plazca; pero estas ideas son pálidas, débiles e inestables con relación a
aquellas que percibimos por los sentidos, las cuales, siendo impresas en éstos
según ciertas normas o leyes naturales, manifiestan ser efecto de una mente
superior, más poderosa y más sabia que el espíritu humano Por eso las ideas
que provienen de los sentidos llevan en sí mismas mayor contenido de
realidad que las demás; lo que significa que son más enérgicas, ordenadas y
distintas y que no son ficciones de la mente que las percibe.
En este sentido, el Sol que vemos de día es el Sol real, y el que de noche
imaginamos es la idea del primero. Entendida así la realidad, es evidente que
el vegetal o la estrella o el mineral, y en general, cualquiera de los seres del
mundo es tan real dentro de nuestro sistema como pueda serlo en otros.
Si otros dan a la palabra realidad significado diferente del que yo le doy, les
recomendaré que, entrando en sí mismos, examinen sus propios
pensamientos.
XXXVII. Rechazamos la noción filosófica de sustancia, pero no la vulgar.
Se dirá que la consecuencia de todo esto es la negación de toda sustancia
corpórea.
A lo que respondo que, si la palabra sustancia se toma en el sentido vulgar,
esto es, como una combinación o reunión de cualidades sensibles, extensión,
figura, volumen, peso, etc., en ninguna manera se puede decir que hayamos
negado su existencia.
Pero tomada la palabra sustancia en sentido filosófico, como sustentáculo de
accidentes, o cualidades que existan fuera de la mente, es indudable que la
negamos, si es que se puede negar aquello que jamás ha existido, ni aun en la
imaginación.
XXXVIII. Pero dirá alguno: es cosa dura decir que comemos y bebemos ideas
y que con ideas nos vestimos.
Así es, ciertamente; porque a la palabra idea en el lenguaje corriente no se le
hace significar el conjunto de cualidades sensibles que llamamos cosas, y a la
verdad, toda expresión que se aparte más o menos del uso común nos parece
extraña o ridícula.
Pero esto en nada debilita la exactitud de nuestras afirmaciones, que en otros
términos equivalen a decir que nos alimentamos y vestimos con cosas
percibidas directamente por los sentidos.
La aspereza o suavidad, el color, olor, sabor, temperatura, figura, aspecto y
otras cualidades que diversamente combinadas constituyen las varias clases
de alimentos y vestidos, ya se ha demostrado que existen sólo en la mente
que las percibe, y esto es lo que damos a entender cuando las llamamos ideas;
y si esta palabra fuera de uso tan común como la palabra cosa, no nos
parecería extraño ni ridículo decir que nos alimentamos de ideas y con ellas
nos vestimos.
No es mi ánimo discutir la propiedad de la expresión, sino demostrar su
exactitud.
Por lo tanto, una vez que se admita que lo que nos proporciona el alimento, la
bebida y el vestido es algo que perciben los sentidos y que no puede existir
sin una mente que lo perciba, no tendré inconveniente en conceder que es
más propio y conforme al uso corriente el nombre de «cosas» que el de
«ideas».
XXXIX. La palabra «idea» es preferible a la palabra «cosa».
Se me preguntará por qué empleo el término idea y no el de cosa, como se
hace corrientemente. Responderé que para ello tengo dos razones: la primera
es que cosa, por oposición a idea, se toma como sinónimo de algo que existe
fuera de la mente; la segunda es que la significación de cosa tiene mayor
extensión que la de idea, puesto que al decir cosas lo mismo se puede incluir a
los espíritus o seres pensantes que a las ideas.
Así, pues, por existir los objetos sensibles sólo en la mente y carecer de todo
pensamiento y actividad, elijo para designarlos la palabra idea, que implica
dichas propiedades.
XL. No se recusa el testimonio de tos sentidos.
A pesar de cuanto va dicho, alguien quizá replicará que por encima de todo
sólo creerá a sus sentidos, sin hacer caso de los argumentos, por poderosos
que sean, que traten de poner en duda la certidumbre del conocimiento
sensitivo.
Estamos de perfecto acuerdo: afírmese la evidencia de los sentidos como base
inconmovible de nuestros conocimientos: con mi teoría no intento ya hacer
otra cosa.
No puedo dudar de que lo que veo, oigo y toco es percibido por mí, o sea, existe,
como tampoco dudo de mi propia existencia.
Lo que no puedo admitir ni comprender es que el testimonio de los sentidos
se aduzca como prueba de la existencia extramental de una cosa no percibida
por ellos.
No pretendo hacer a nadie escéptico desacreditando los sentidos, antes bien,
les atribuyo toda la importancia y certeza que imaginarse pueda. Y aun me
atreveré a decir que no hay principios más opuestos al escepticismo que los
que sirven de fundamento a mi sistema, como más adelante explicaré con
detenimiento.
XLI. Segunda objeción y su respuesta.
Se podrá objetar en segundo lugar que hay una gran diferencia entre el fuego
real, por ejemplo, y la idea del fuego; entre soñar o imaginar que uno se
quema y quemarse de hecho: estas o parecidas objeciones se podrán oponer a
mi tesis.
La respuesta se desprende con toda claridad de lo ya dicho; sólo añadiré ahora
que si el fuego real es muy diferente de la idea del fuego, lo mismo ocurre por
el dolor real que aquél ocasiona y con la idea del mismo; y, sin embargo,
nadie pretenderá que el dolor, por muy real que sea, exista o pueda existir sin
un sujeto pensante que lo perciba, ni más ni menos que la idea que de él
podamos formarnos.
XLII. Tercera objeción. Respuesta.
En tercer lugar se dirá que las cosas que actualmente vemos las percibimos a
mayor o menor distancia de nosotros, y por lo tanto no existen en la mente,
ya que sería absurdo pensar que aquello que vemos a la distancia de varias
millas esté tan cerca de nosotros como nuestro propio pensamiento.
En respuesta a lo cual diré que en los ensueños muchas veces nos sucede
percibir cosas muy alejadas, al parecer, de nosotros y, sin embargo, nadie
podrá negar que existen sólo en nuestra mente.
XLIII. Para mejor aclarar esta materia valdrá la pena que consideremos en
qué consiste la percepción visual de las distancias y de los objetos distantes.
Porque el hecho de que veamos el espacio externo y los cuerpos en él
situados, unos cerca, y otros lejos, parece echar por tierra nuestra doctrina de
la existencia puramente mental de unos y otros.
Precisamente el querer resolver esta dificultad fue lo que dio origen a mi
Ensayo sobre una nueva teoría de la visión, publicado no hace mucho. En donde
demuestro: 1) que la distancia o exterioridad ni es inmediatamente percibida por
la vista ni aprehendida o deducida mediante líneas o ángulos; sino 2) que es
sugerida en nuestro pensamiento por ciertas ideas visibles o sensaciones
relacionadas con la visión, las cuales en su naturaleza no envuelven suerte
alguna de semejanza o relación ni con la distancia ni con las cosas distantes.
Lo que sucede es que, por cierta conexión que nos ha enseñado la experiencia,
esas ideas visibles o sensaciones particulares provocan en nosotros las ideas
de distancia, de la misma manera que las palabras de un idioma nos traen a la
mente las ideas que se las ha hecho representar. De manera que un ciego de
nacimiento que después llegara a ver no pensaría que las cosas que contemplaba
por vez primera estuvieran fuera de su mente ni a distancia alguna de
él. (Véase el párrafo XLI del mencionado Ensayo).
XLIV. Las ideas de la vista y del tacto constituyen dos grupos específicos,
completamente distintos y heterogéneos: el primero es signo y preludio del segundo.
Que el objeto propio de la vista no existe fuera de la mente ni puede ser
imagen de cosas externas, ya quedó demostrado en el antedicho Ensayo.
Y aunque sea enteramente idéntico el proceso del tacto, parece que allí se
supone lo contrario, o sea que los objetos existen fuera de la mente, pero no
porque se admita este vulgar error; sino porque el refutarlo no lo creía
necesario en un tratado sobre la visión.
Pues bien, en realidad de verdad, las ideas de la vista, cuando por ellas
aprehendemos la distancia o las cosas distantes, no nos sugieren o señalan
seres que existan fuera y lejos de nosotros, sino que nos advierten qué ideas
táctiles vamos a percibir, con tal o cual intervalo de tiempo, es decir, a causa
de tales o cuales acciones.
Se deduce, repito, de lo dicho en los párrafos precedentes y del artículo
CXLVII y otros del Ensayo, que las ideas visibles son el lenguaje con que el
Supremo Espíritu, que todo lo gobierna y del cual dependemos, nos informa
sobre las ideas tangibles que va a imprimir en nosotros en el supuesto de que
en nuestros propios cuerpos determinemos estos o aquellos movimientos.
Remito al lector a dicho tratado para la mejor comprensión de este punto.
XLV. Cuarta objeción, basada en el perpetuo aniquilamiento y continua creación.
Respuesta.
Se objetará que, según lo dicho, hay un continuo aniquilamiento de seres y
una continua y nueva creación. Así, los objetos sensibles existen sólo cuando
son percibidos: existen los árboles en el jardín y las sillas en el salón
solamente cuando haya quien pueda percibirlos. Al cerrar los ojos, quedan
reducidos a la nada los objetos y muebles del salón; y con sólo abrirlos de
nuevo, otra vez son creados.
Para responderá esto recomendaré únicamente que el lector recuerde lo
expuesto en los párrafos III, IV, etc., y considere si es que la existencia real de
una idea significa algo distinto del hecho de ser percibida.
En cuanto a mí y después de un detenido examen no hallo que pueda
significar otra cosa.
Y de nuevo encarezco a todos sondeen minuciosamente sus propios
pensamientos sin dejarse engañar por meras palabras. Si hay alguien que sea
capaz de concebir como posible la existencia extramental de las ideas o de sus
arquetipos, no prosigo adelante y acepto su partido; pero si no hay quien
pueda hacerlo, entonces que se me conceda ser contra toda razón el defender
no se sabe qué, y que yo considere el mayor absurdo el sentar afirmaciones
que en el fondo nada significan.
XLVI. Argumentum «ad hominem».
No estará de más observar cómo la doctrina comúnmente admitida conduce,
en realidad a los absurdos que quieren achacarse a mi teoría.
1) Se dice que es un craso despropósito pensar que, al cerrar mis párpados,
todos los objetos visibles que me rodean hayan de ser reducidos a la nada, y,
sin embargo, ¿no es esto lo que todos los filósofos admiten al afirmar que la
luz y los colores, objeto propio de la vista, son meras sensaciones que sólo
existen al percibir?
2) Igualmente se juzga increíble que las cosas estén siendo creadas de
continuo; y no obstante, ésta es la doctrina comúnmente enseñada en las
escuelas. Porque los escolásticos, aun cuando admiten la existencia de la
materia afirmando que a base de ella ha sido estructurado el mundo,
reconocen, sin embargo, que éste no podría subsistir sin una acción divina
conservadora, que en este concepto viene a ser una continua creación.
XLVII. 3) Todavía más: un ligero examen nos descubrirá que, aun
concediendo la existencia de la materia y de las sustancias corpóreas, de los
principios ahora generalmente admitidos invariablemente se seguirá que los
cuerpos particulares, de cualquier especie que sean, no existen mientras no son
percibidos. Porque, según lo dicho en el párrafo XI y siguientes, es evidente
1) que la materia que propugnan los filósofos es algo incomprensible que
carece de todas las propiedades particulares que distinguen entre sí a los cuerpos
perceptibles por los sentidos. 2) Se comprenderá esto mejor considerando la
indefinida divisibilidad de la materia, hoy universalmente admitida, al
menos por los filósofos de más renombre, que incontrovertiblemente la
demuestran apoyados en principios tradicionales. Y si la materia es divisible
hasta lo infinito, la consecuencia inmediata es que en cada partícula de
materia ha de haber infinito número de partes, aunque el sentido no las
perciba. Por lo tanto, si un cuerpo determinado se presenta ante nosotros
como de una magnitud finita y con un número finito de partes, esto depende
no de que en sí mismo no contenga más, sino de la poca agudeza del sentido que
no puede discernirlas.
A medida, pues, que el sentido adquiera mayor penetración, percibirá en el
objeto mayor número de partes, esto es, el objeto aparecerá mayor, su figura
cambiará de aspecto; y las pequeñísimas porciones que lo limitan se verá que
lo circunscriben bajo líneas y ángulos muy diferentes de lo que había
apreciado un sentido más obtuso. Y finalmente, tras muchos cambios en la
forma y tamaño, si el sentido llegara a adquirir una perspicacia infinita, el
objeto aparecería infinito. En todo este proceso no hay alteración alguna en el
cuerpo sino sólo en el sentido. Por consiguiente, todo cuerpo considerado en si
mismo es infinitamente extenso, careciendo de toda forma y figura.
Vemos, pues, que aun admitiendo como cierta la existencia de la materia, es
indudable, como los mismos materialistas reconocerán, ateniéndose a sus
principios, que ni los cuerpos, concreta e individualmente considerados, ni
cosa alguna semejante a ellos, pueden existir en la mente.
Y a la verdad, según ellos, la materia y cada una de sus partículas es infinita y
sin forma: solo la mente es la que forja esa variedad de cuerpos que componen el
mundo visible, ninguno de los cuales existe si no es percibido.
XLVIII. Bien consideradas las cosas, se verá que la objeción apuntada en el
párrafo XLV no destruye ni debilita nuestros principios. Porque, aunque
afirmamos ciertamente que los objetos del sentido no existen si no son
percibidos, no hay que deducir de ello que solamente existan cuando
nosotros los percibamos, ya que puede haber otros espíritus que los perciban, y
nosotros no. Cuando decimos que los cuerpos no tienen existencia en la mente,
o fuera de ella, no nos referimos a ésta o aquélla en particular, sino a cualquier
mente en general. Así se ve que dentro de nuestra teoría no es necesario
suponer que los cuerpos sean aniquilados y creados a cada instante, o que
dejen de existir en los intervalos de una percepción individual.
XLIX. Quinta objeción y respuesta.
Se podrá objetar también que si la extensión y la figura no existen mas que en
la mente, ésta habrá de ser en consecuencia, figurada y extensa, ya que en el
lenguaje escolástico, la extensión es una modalidad atributiva que se predica
del sujeto en que existe.
Respuesta: 1) Dichas cualidades existen sólo en la mente de la manera que ésta las
percibe, pero esto es, no como modalidades atributivas, sino como ideas; y de ahí
no se puede seguir que el alma sea extensa porque la extensión no exista más
que en ella, como tampoco se puede decir que sea roja o azul a causa de que
los colores, según todo el mundo admite, sean cualidades que exclusivamente
existen en el alma. 2) Los términos filosóficos «sujeto» y «modalidad» me
parecen nombres sin fundamento y del todo ininteligibles. Por ejemplo, en la
proposición «el dado es duro, extenso y cuadrado», la palabra dado, a tenor
de la doctrina filosófica, denota al sujeto o sustancia distinta de la extensión,
dureza y figura que de él se predican y en él existen. Esto para mí es incomprensible.
Yo entiendo que el dado no es cosa diferente de lo que se llaman
sus modos o accidentes; y decir que el dado es extenso, duro y cuadrado, no
significa que se atribuyan estas cualidades a un sujeto distinto que les sirva
de sustentáculo, sino que con ello solamente se trata de explicar el contenido
de la palabra dado.
L. Sexta objeción, sacada de las ciencias de la naturaleza. Respuesta.
Alguien objetará que la explicación de muchas cosas se funda en la materia y
en el movimiento; suprimidos éstos, queda destruida la teoría filosófica de los
corpúsculos y minados en su base los principios de la mecánica que tan
fecundas aplicaciones han tenido para los fenómenos. En otras palabras, todos
los progresos que han hecho los sabios antiguos o modernos en el estudio de
la naturaleza radican en el supuesto de que existe realmente la materia o
sustancia corpórea.
A lo que responderé que todo fenómeno explicado dentro de tal suposición,
puede también explicarse perfectamente sin ayuda de ella, como podríamos
probar por una sencilla inducción de casos particulares.
Explicar un fenómeno es mostrar cómo en tales o cuales ocasiones venimos
en posesión de tales o cuales ideas. Y como ningún filósofo puede explicar el
hecho de que ejerza acción sobre el espíritu, o produzca cualquier idea de él,
resulta evidente que en el estudio de la naturaleza hay que prescindir
totalmente de la materia.
Además, los que defienden la existencia externa de las cosas no se fundan en
su naturaleza de sustancias corpóreas, sino en la figura, movimiento y otras
cualidades que en realidad son meras ideas; por esta razón no pueden ser
causa de ningún ser, como ya hemos demostrado. (Véase el párrafo XXV).
A propósito de lo dicho se preguntará si acaso no es absurdo eliminar las causas
naturales, atribuyéndolo todo a la acción inmediata de los espíritus. De manera que
en adelante ya no habremos de decir que calienta el fuego, que refresca el
agua, sino que es un espíritu el que calienta y un espíritu también el que
refresca. ¿No sería la irrisión de todos, y ciertamente con razón, el que así
hablara?
Responderé que, efectivamente, causaría risa este modo de expresarse. En
casos como éstos debemos pensar como los sabios, aunque hablemos como el
vulgo. Los que están persuadidos de la verdad del sistema de Copérnico,
como si fuera cosa demostrada, dicen que el sol sale, o que se pone, o que
pasa por el meridiano, no obstante la inmovilidad del astro. Y si de otra
manera hablaran, de acuerdo con sus acontecimientos científicos y con un
tecnicismo impropio de la conversación corriente, quedarían en ridículo.
Una ligera reflexión sobre lo que aquí decimos será suficiente para
comprender que el lenguaje no sufrirá alteración ninguna porque se admita
nuestra teoría.
LII. En nuestra conversación, en el curso ordinario de la vida, podemos seguir
usando cualesquiera frases con tal de que despierten en nosotros adecuados
sentimientos o disposiciones, tales que nos permitan actuar con normalidad,
aun cuando dichas expresiones carezcan de rigor científico. Más aún, ello es
inevitable por cuanto es el uso el que regula la propiedad del lenguaje, y éste
reviste modos y formas que se adaptan a la opinión más común, que no suele
ser siempre la más exacta. Por eso es imposible, hasta en los más abstractos
razonamientos filosóficos, cambiar la naturaleza y el genio de la lengua que
hablamos, en forma de no dar pie a sutiles discutidores para que pongan
objeciones y encuentren inexactitudes en el discurso. Pero un lector
inteligente y capaz sabrá colegir el sentido verdadero, según el tenor y las
relaciones de un discurso, sin hacer caso de los modismos inadecuados que el
uso ha consagrado.
LIII. Sobre la afirmación de que no hay causas corpóreas, debo hacer notar que
son muchos los escolásticos que la han hecho suya, como también modernos
filósofos, todos los cuales, aun cuando concedan que existe la materia,
sostienen, sin embargo, que sólo Dios es la inmediata causa eficiente de todas
las cosas.
Pues dicen que entre los objetos sensibles no hay ninguno que encierre en sí
poder o actividad de ninguna clase; y, por consiguiente, lo mismo sucederá
con los demás cuerpos que se supongan existir sin el espíritu, como en los
que son inmediato objeto de los sentidos.
Pero, entonces, hay que suponer que existe una innumerable multitud de
cuerpos, de seres, incapaces de producir efecto alguno en la naturaleza y que
por lo tanto han sido creados sin objeto ni propósito alguno, ya que Dios
puede hacer todas las cosas enteramente sin ellos; cosa que, aun siendo
posible, la juzgo insostenible y por demás extravagante.
Se podría pensar que el asentimiento universal del género humano es un
argumento decisivo a favor de la materia o de la existencia externa de las
cosas. ¿Será posible admitir que todo el mundo se ha equivocado? Y si así
fuera, ¿cuál sería la causa de un error tan predominante y extendido?
Respondo, en primer lugar, que, tras una seria investigación, quizá se
encontrara no ser tantos como se imagina los que admiten la existencia
extramental de los seres externos. En rigor, es imposible aceptar una doctrina
que envuelve contradicción o que carece de sentido; y al juicio del lector dejo
el cuidado de averiguar si son o no contradictorias las afirmaciones que se
hacen sobre la existencia de la materia.
Se puede decir que, en general, la admiten los hombres en el sentido de que
actúan como si la causa inmediata de las sensaciones que a cada momento
reciben y tan de cerca les impresionan fuera un ser insensible y no pensante.
Pero lo que no acabo de comprender es que se pueda dar un significado claro
a tales palabras (en pro de la materia) y que sobre la base de ellas se pueda
formar una opinión especulativa determinada y concreta. No es éste el único
caso en que los hombres se han engañado a sí mismos, imaginando creer y
admitir proposiciones que han oído muchas veces, pero que en el fondo nada
significan.
LV. En segundo lugar, aun cuando concediésemos que esa opinión es tan
universal y firmemente sostenida como se dice, ello sería un criterio muy
pobre de su certeza, pues ya es sabido que hay un vasto número de prejuicios
y falsas opiniones que se defienden con la mayor tenacidad por el vulgo
irreflexivo, el cual ciertamente constituye la mayor parte de los seres
humanos. Durante muchos siglos la idea de los antípodas y la del
movimiento de la Tierra se tuvieron como monstruos absurdos, incluso por
los hombres de ciencia; y de atenernos a la escasa proporción de los que
entonces sostenían aquellas afirmaciones, resultaría que aun hoy día habrían
ganado poco terreno.
LVI. Novena objeción. Respuesta.
Ahora se nos pedirá digamos cuál ha sido la causa de este prejuicio y la razón
de su amplia difusión en el mundo. A lo cual respondo que, conociendo los
hombres que percibían ideas de Jas cuales no eran creadores (pues no procedían
de su interior ni dependían de las operaciones de su voluntad), supusieron
que dichas ideas, objeto de su percepción, existían con independencia de la mente
y fuera de ella, sin barruntar siquiera la contradicción que implicaba semejante
modo de pensar.
Pero los filósofos se dieron clara cuenta de que el objeto inmediato de
nuestras percepciones no existe sin la mente; y así en alguna manera, corrieron
el error vulgar, cayendo al mismo tiempo en otro absurdo no menor al
afirmar que hay objetos que realmente existen sin la mente y cuya
subsistencia no radica en el hecho de ser percibidos, de los cuales nuestras ideas
son imágenes o semblanzas impresas en la mente por esos mismos objetos.
Y esa errónea doctrina filosófica reconoce el mismo origen que el error
vulgar, esto es, el que también los filósofos reconocieran no ser ellos los
creadores de sus propias sensaciones, las cuales, por venir de fuera, habrían
de tener una causa distinta de la mente que impresionaban.
LVII. Y ¿por qué los filósofos hubieron de suponer que las ideas de los sentidos son
despertadas en nosotros por imágenes de las cosas y no más bien por un espíritu,
que es el único que puede actuar? De esto se pueden dar varias razones:
Primera, que aquellos investigadores no se percataron del absurdo que hay 1)
en suponer que existen fuera de la mente cosas semejantes a nuestras ideas; o
2) en atribuirles alguna potencialidad o actividad.
Segunda, que el Supremo Espíritu, que es el que despierta esas ideas en
nuestra mente, no se muestra extraordinariamente circunscrito o limitado por
ningún conjunto finito de ideas sensibles, a diferencia del agente humano que se
caracteriza por su tamaño, miembros, complexión y movimientos. Tercera,
porque la operación de ese Espíritu Superior es regular y uniforme.
Dondequiera se ve interrumpido el curso normal de la naturaleza por un
milagro, el hombre está dispuesto a reconocer la presencia de un espíritu
superior, mientras que la contemplación del curso ordinario de las cosas no
despierta en nosotros ninguna reflexión; el orden y encadenamiento de los
seres, aunque de suyo constituye el más elocuente argumento de la suma
sabiduría, bondad y poder del Creador, se nos ha hecho tan familiar, por ser
tan constante, que no pensamos pueda ser el efecto inmediato de un espíritu
libre; sobre todo, cuando se cree erróneamente que la señal de la libertad ha de
ser la volubilidad e inconstancia en la acción.
LVIII. Décima objeción. Respuesta.
Se dirá también que los principios que vamos estableciendo son incompatibles
con las verdades fundamentales de la filosofía y de las matemáticas.
Por ejemplo, el movimiento de la Tierra es ahora universalmente
admitido por los astrónomos, como fundado en razones claras y
convincentes; pero, según los principios anteriores, no puede darse el
movimiento de la Tierra; porque si el movimiento es sólo una idea, al no ser
percibido, no existe; y bien claro está que el de nuestro planeta no lo
percibimos por los sentidos.
Respondo: Nuestros principios en nada se oponen a la teoría del movimiento
de la Tierra, bien entendido; porque el saber si la Tierra se mueve o no, se
reduce a determinar si en virtud de las observaciones astronómicas tenemos
derecho a concluir que, puestos en circunstancias a propósito y a conveniente
distancia del Sol y de la Tierra, veríamos a ésta moverse junto con los demás
planetas, apareciendo como uno de ellos; cosa que razonablemente se puede
colegir de la observación de los fenómenos y de las leyes invariables de la
naturaleza.
LIX. Por las experiencias internas que tenemos sobre las series sucesivas de
ideas en nuestra mente, con frecuencia podemos hacer no sólo inciertas
conjeturas, sino seguras y bien fundadas predicciones concernientes a las
ideas que llegarán a impresionarnos en relación con una larga sucesión de
actos; y así podremos juzgar rectamente lo que hubiera acontecido en el caso
de encontrarnos en circunstancias muy distintas de las actuales.
En esto, precisamente, consiste el conocimiento de la naturaleza, cuyas leyes
y fenómenos, lo mismo que sus aplicaciones, subsisten plenamente en
nuestro sistema.
Fácil será hacer idénticas consideraciones cuando se hagan objeciones
análogas, tomadas de la magnitud de las estrellas y cualesquiera otros
descubrimientos en astronomía o en la naturaleza.
LX. Undécima objeción.
Otras preguntas que podrán hacerse son éstas: ¿qué fin tiene la curiosa
organización de las plantas y el admirable mecanismo de las partes que componen el
cuerpo de los animales? ¿No sería posible que los vegetales creciesen y se
vistiesen de hojas y flores, que los animales realizasen todos sus movimientos
y funciones con o sin esa maravillosa variedad de partes internas, con tanta
belleza traídas y dispuestas, las cuales, por ser sólo ideas, carecen de toda potencia
operativa y no tienen relación alguna con los efectos que se les atribuyen? Si es un
espíritu el que inmediatamente produce todos los efectos mediante un fiat o
acto de su voluntad, hemos de pensar que todo lo que hay de hermoso y
artístico en las obras del hombre o de la naturaleza se ha hecho en vano.
Según esta doctrina, aunque un artífice haya hecho el resorte y los engranajes
de un reloj y haya prefijado sus movimientos ajustándolos de manera
conveniente, con todo puede pensar que es una inteligencia la que dirige las
agujas para que marquen la hora exacta. Si esto es así, ¿por qué esa
inteligencia no había de hacer lo mismo sin que el artífice pusiera a
contribución su esfuerzo en armar el mecanismo indicador y regulador? ¿Por
qué no había de servir lo mismo una caja vacía, sin resortes ni engranajes?
Y ¿cómo es que cuando hay un entorpecimiento en la marcha del aparato
siempre se encuentra algo defectuoso o interpuesto en su mecanismo, y
arreglado por una mano hábil, de nuevo marcha bien?
Lo mismo cabe preguntar acerca de la gigantesca máquina de la naturaleza,
gran parte de la cual es tan extremadamente sutil que apenas puede
descubrirla el más potente microscopio.
En una palabra, lo que se pregunta es cómo sobre la base de nuestros
principios se puede dar una explicación o asignar una causa final para la
existencia de la innumerable multitud de cuerpos y máquinas elaborados con
el arte más exquisito, mientras que dentro de los sistemas filosóficos
tradicionales todo tiene su aplicación y se pueden explicar muchos
fenómenos.
LXI. Respuesta.
A todo esto digo lo siguiente: Primero, aun cuando haya alguna dificultad
relativa al gobierno de la providencia y a las aplicaciones que ella ha
establecido como propias de las cosas naturales y que con los principios
antedichos no se pueda resolver, con todo, esta objeción en nada debilita la
certidumbre de mi tesis, probada a priorí del modo más evidente. Segundo:
Los axiomas de la filosofía tradicional tampoco dan satisfactoria respuesta a
dificultades análogas, pues siempre cabe preguntar con qué fin se ha valido el
Creador de métodos indirectos para hacer las cosas por medio de máquinas o
artefactos cuando podía haberlas hecho por un mero acto de su voluntad, sin
todo ese aparato. Tercero: si con atención miramos las cosas, veremos que esta
objeción puede volverse con mayor fuerza contra los que sostienen la
existencia de los objetos con independencia de la mente; porque ya se ha
demostrado que el volumen, la consistencia, la figura, el movimiento y demás
cualidades no poseen en sí mismas actividad o eficacia ninguna para producir
efectos naturales. (Véase el párrafo XXV.) Por consiguiente, el que suponga
que existen (dado que ello sea posible) cuando no se las percibe, tiene que
reconocer que no tienen finalidad alguna; porque la única aplicación que
pueden tener, existiendo sin ser percibidas, será a lo sumo, el producir
aquellos efectos que en realidad sólo pueden atribuirse al espíritu.
LXII. Cuarto: descendiendo a analizar más en particular la dificultad
propuesta, observaremos que, si bien la creación de todos esos órganos y
partes no era absolutamente imprescindible para obtener ninguno de los efectos,
sin embargo se la puede considerar necesaria para producir las cosas de un
modo regular y constante, de acuerdo con las leyes naturales. Hay ciertas leyes
generales que se cumplen y observan en el conjunto de todos los efectos
naturales; leyes que se aprenden por la observación y el estudio de la
naturaleza y que los hombres aplican 1) para hacer cosas útiles en la
conservación y embellecimiento de la vida; o 2) para explicar determinados
fenómenos. Esta explicación consiste únicamente en mostrar la conformidad
que guarda con las leyes generales de la naturaleza un fenómeno en
particular, lo que equivale a comprobar la uniformidad que existe en la
producción de los efectos naturales. Fácil será convencerse de ello en los
diversos casos que aducen los filósofos en defensa de la existencia
extramental de los seres. Ya hemos demostrado en el párrafo XXI que este
modo regular y constante en la acción del Sumo Hacedor es de múltiples y
fecundas consecuencias. Y no es menos claro que, aunque no absolutamente
necesario para producir los efectos, es muy conveniente que las cosas tengan
determinada figura, tamaño, movimiento y disposición de partes para
producirlos según leyes mecánicas de la naturaleza. Así, por ejemplo, nadie
podrá negar que Dios, esto es, la Inteligencia Suprema que sostiene y regula
el curso ordinario del universo, podría, haciendo un milagro, determinar los
movimientos de las agujas de un reloj aunque nadie hubiera colocado en su
interior el mecanismo a que estamos acostumbrados; pero si esa misma
Inteligencia quiere actuar solamente de acuerdo con leyes mecánicas, que ella
misma estableció y conserva en el universo, será necesario que el movimiento
de las agujas vaya precedido de la acción del artífice que hizo y ajustó cada
una de las partes del reloj y su mecanismo. Como también tendrá que suceder
que un desarreglo en la máquina vaya seguido de un movimiento
desordenado y que, reparado aquél, éste vuelva otra vez a su marcha regular.
LXIII. En efecto, puede en ocasiones ser necesario que el Autor de la naturaleza
muestre su omnipotencia en la producción de fenómenos que se salen del
curso normal y ordinario.
Esas excepciones son a propósito para despertar la admiración de los hombres y
elevarlos al conocimiento del Ser divino; pero no ocurren con frecuencia,
precisamente para lograr el efecto apetecido, 1) pues es cosa clara que si los
milagros sucedieran a diario no llamarían la atención. 2) Además, parece que
Dios prefiere convencer a nuestra razón de sus atributos por la obra continua
de la naturaleza que revela una grande armonía y un plan sapientísimo,
claros indicios del poder y bondad de su Autor, más bien que provocar
nuestra admiración con acaecimientos sorprendentes que se salgan de lo
normal.
LXIV. Para mejor dilucidar esta materia, observaré que la objeción apuntada en
el párrafo LX en realidad se reduce a esto: las ideas no son producidas al azar
y de un modo arbitrario, ya que entre ellas existe cierto orden y conexión,
como la que hay entre la causa y el efecto; se combinan de diversas maneras,
perfectamente regulares y ordenadas, que vienen a constituir, por así decirlo,
otros tantos instrumentos que en manos de la naturaleza, al parecer oculta,
secundan su callada operación, en virtud de la cual produce la variedad de
cosas que aparecen en el teatro del mundo, sólo discernibles por la penetrante
vista del filósofo. Ahora bien, si una idea no puede ser causa de otra, ¿qué fin
puede tener esta relación entre ellas? Si estos que hemos llamado
instrumentos naturales son meras ineficaces percepciones de la mente, de
suyo inoperantes, que tampoco sirven para la producción de efectos
naturales, cabe preguntar por qué han sido hechos, o en otras palabras, cuál
es la razón de que Dios, tras una atenta consideración de su obra, nos haya
dado a contemplar tan gran variedad de ideas, con tan primoroso arte yuxtapuestas,
con tanta regularidad ordenadas, pero por otra parte sin finalidad
alguna; y no puede creerse que Él haya derrochado tal arte y tanto orden sin
objeto.
LXV. A todo lo cual respondo en primer lugar que la conexión entre las ideas no
implica la relación de causa a efecto sino la que hay entre el signo y la cosa
significada.
El fuego que veo no es causa del dolor que experimento al tocarlo con los
dedos; es sólo una señal que me lo advierte. De igual manera, el ruido que
oigo no es el efecto de tal o cual movimiento, o del choque de cuerpos que me
rodean, sino que es un signo.
En segundo lugar, la razón de por qué las ideas se agrupan en combinaciones
ordenadas, regulares y dispuestas con verdadero arte, pudiendo construir
elementos de máquinas y organismos de aparatos, es la misma que hay para
que, combinando de diversas maneras letras, se puedan formar palabras.
Para que un pequeño número de ideas primarias pueda significar un número
muy grande de efectos y acciones, es necesario que aquéllas se combinen de
diversas maneras; y con el fin de que puedan ser de uso constante y
universal, esas agrupaciones o combinaciones deben hacerse conforme a
ciertas reglas y con un plan sabiamente preconcebido.
De este modo adquirimos la suficiente información sobre los efectos que
podemos esperar de estas o aquellas acciones, y sobre los procedimientos
adecuados para despertar estas o aquellas ideas.
Y esto es lo que yo entiendo que se quiere significar cuando se dice que
conociendo la figura, estructura y funcionamiento de las partes internas de
un organismo, natural o artificial, podemos conocer sus aplicaciones y
propiedades, como también la naturaleza de las cosas.
LXVI. Cuál deba ser el adecuado empeño del investigador de la naturaleza.
De aquí resulta evidente que las cosas, que, miradas bajo el aspecto de causas
cooperantes o concurrentes a la producción de efectos, son del todo inexplicables y
nos despeñan en los mayores absurdos, pueden tener una explicación clara y
sencilla si se las considera como signos que nos informan e instruyen.
Y el investigar estos signos y esforzarse por comprender este lenguaje instituido por
el Autor de la naturaleza, debería ser el único trabajo del que quiere estudiar la
creación, en vez de intentar explicar las cosas por causas corpóreas, que es lo
que ha alejado al entendimiento humano de aquel principio activo, de aquel
Supremo y Sapientísimo Espíritu, «dentro del cual vivimos, nos movemos y
somos».
LXVII. Duodécima objeción. Respuesta.
Se objetará quizá que, aunque según lo anteriormente dicho, es cosa clara que
no puede haber una sustancia inerte, sin sentido, extensa, consistente,
figurada y móvil, que exista fuera de la mente y con independencia de ella,
tal como quieren los filósofos que sea la materia, con todo, si se abandonaran
las clásicas ideas de materia, extensión y movimiento y se dijera que por
materia se entendía solamente una sustancia inerte, insensible, que existe
fuera de la mente sin ser percibida y que es la ocasión de nuestras ideas, es
decir, que a su presencia Dios se complace en despertar ideas en nosotros,
bien se podría admitir que existe la materia, tomada en este sentido.
Para responder a esto, diré, en primer lugar, que tan absurdo es suponer una
sustancia sin accidentes como admitir los accidentes sin una sustancia.
En segundo lugar, aun suponiendo que pudiera existir tal sustancia
desconocida, ¿dónde se la podría encontrar? Porque en la mente no existe, como
claramente se reconoce; en el espacio no puede existir, porque ya se ha
demostrado que todo espacio o extensión está sólo en la mente: por lo tanto, no
puede existir en parte alguna.
LXVIII. La materia no sirve de sostén a cosa alguna: argumento contra su existencia.
Examinemos brevemente la descripción que se ha hecho de la materia.
No actúa, no percibe, no es percibida; que esto significan las palabras inerte,
insensible, desconocida, aplicadas a sustancia. Como se ve, es una definición
basada exclusivamente en negaciones; sólo se afirma de la materia un
concepto relativo, en virtud del cual se dice que está debajo, que sirve de
apoyo (substans). Pero, ¿debajo de qué cosa está? ¿A qué sirve de apoyo? A
nada: estamos a dos pasos del no ser.
Se dirá que la materia es la ocasión desconocida, en presencia de la cual la
voluntad de Dios despierta las ideas en nosotros.
Mas yo quisiera saber cómo puede hacerse presente a nosotros una cosa que
no se percibe ni por los sentidos ni por la reflexión, ni es capaz de producir
una idea en nuestra mente, ni es extensa, ni tiene forma, ni se encuentra en
ninguna parte.
Estas palabras «en presencia de la cual», «estar o hacerse presente», habrán
de tomarse en un extraño sentido abstracto, que yo no soy capaz de
comprender.
LXIX. Ahora examinemos de nuevo28 lo que significa la palabra «ocasión».
Recordando todo lo que sabemos acerca del uso común del lenguaje, vengo a
concluir que esta palabra significa o bien el agente que produce un efecto, o
bien alguna otra cosa que se observa lo acompaña antes o a la vez que dicho
efecto, en el curso ordinario de la naturaleza.
Mas cuando la palabra «ocasión» se aplica a la materia tal como antes se ha
descrito, no puede tomarse en ninguno de dichos sentidos. Puesto que se dice
que la materia es pasiva e inerte, no puede ser un agente o una causa eficiente.
Además es imperceptible, pues carece de cualidades sensibles y por lo tanto no
puede ser ocasión de nuestras percepciones en el segundo sentido: como
cuando decimos que el quemarnos los dedos por el fuego es ocasión del dolor
subsiguiente.
Así pues, ¿qué puede significar el llamar ocasión a la materia? Una de dos: o la
palabra «ocasión» se toma en un sentido muy diferente del que comúnmente
tiene, o no significa nada.
LXX. Alguien replicará tal vez que la materia, aun sin ser percibida por
nosotros, lo es sin embargo por Dios y para Él es ocasión de provocar las
ideas en nuestra mente.
Dirán que es muy natural esta suposición, ya que nuestras sensaciones se
suceden de una manera ordenada y constante; y por lo mismo, las ocasiones en
que se produzcan han de presentarse en una forma constante y regular. O sea
que hay ciertas partículas de materia, permanentes y distintas, en
correspondencia con nuestras ideas, y que sin despertar a éstas en nosotros ni
impresionarnos en ningún sentido por ser del todo pasivas e imperceptibles
para nosotros, son percibidas por Dios como tantas ocasiones que a Él le
hacen presentes las ideas que ha de excitar en nosotros: así se explica que las
cosas se vayan sucediendo de un modo constante y regular.
LXXI. Respondiendo a esto diré que, sentada ya la noción de la materia, no se
trata aquí de discutir la existencia de una cosa distinta del espíritu y de la
idea, de percibir y de ser percibido, sino de saber si hay ciertas ideas (¡no sé
de qué especie!) en la mente de Dios, que le sirvan como señales o notas para
determinar en nosotros sensaciones e ideas de modo uniforme. Esto es, algo
28 Véase el párrafo LXVII
semejante a las notas del pentagrama que dirigen al virtuoso para producir
las series melódicas que forman una composición a pesar de que los que le
oyen no han visto las notas y sean completamente ignorantes de ellas.
Esta noción de la materia29 me parece tan extraña que no merece siquiera los
honores de la refutación. Por otra parte, tampoco constituye una seria
objeción contra lo que hemos dicho, a saber, que no existen sustancias
insensibles no percibidas.
LXXII. El orden de nuestras percepciones muestra la bondad de Dios, pero nada
prueba a favor de la existencia de la materia.
Guiados por la luz de la razón y contemplando uniformidad y constancia en
el modo de producirse nuestras sensaciones, podemos colegir la sabiduría y
bondad de aquel Supremo Espíritu que las provoca en nuestras mentes. Y de
aquí no saco otra conclusión sino que la existencia de un espíritu infinitamente
bueno, sabio y poderoso es más que suficiente para explicar todos los fenómenos
naturales.
Pero en cuanto a la materia inerte e insensible, nada de lo que percibo tiene la
menor conexión con ella ni lleva siquiera a pensar en su existencia.
Querría yo saber quién es capaz de explicar el más sencillo fenómeno de la
naturaleza basado en la materia inerte, o de aducir una razón de su existencia
aun con la más remota probabilidad, o, al menos, de dar una explicación de lo
que significa tal supuesto.
Porque si se dice que es una causa ocasional, ya hemos visto que en cuanto a
nosotros no es ocasión de cosa alguna; a lo sumo, pues, y hechas todas las
concesiones, lo sería con respecto a Dios; y ya hemos visto que tampoco es
admisible esta tesis.
LXXIII. Valdrá la pena que hagamos algunas consideraciones sobre los
motivos que han podido inducir a los hombres a suponer o admitir la
existencia de las sustancias materiales, y así, viendo que tales razones o motivos
carecen de valor, podremos en consecuencia formarnos un juicio cabal del
asentimiento que se les pueda dar.
29 En eso consiste, al fin y al cabo, la única inteligible que he logrado asir, de cuanto se dice sobre esas
desconocidas ocasiones. -Ed 1710
Primero, pues, se pensó que el color, figura, movimiento y demás cualidades
sensibles o accidentales tenían existencia real con independencia de la mente;
por esto se creyó necesario suponer un substratum o sustancia no pensante que
les sirviera de apoyo, pues no se podía concebir que subsistieran por sí mismos.
Después, con el transcurso del tiempo, convencidos los filósofos de que los
sonidos, colores y demás cualidades primarias sensibles no podían tener
existencia extramental, despojaron de estas cualidades a este substratum o
sustancia material, conservando en él sólo las primarias, figura, movimiento y
otras semejantes, que todavía concebían existiendo fuera de la mente y que
por lo mismo necesitaban un apoyo material.
Mas habiendo demostrado que ni siquiera estas cualidades primarias pueden
existir fuera de una mente o espíritu que las perciba, síguese que no hay
razón alguna que permita suponer la existencia de la materia. No sólo eso; es
totalmente imposible que exista un ser semejante, mientras la palabra materia
designe un substratum no pensante que sirve de apoyo, en el cual los
accidentes puedan radicar sin la mente.
LXXIV. Los materialistas conceden que si se ha admitido la noción de la
materia, ha sido únicamente para dar a los accidentes un sustentáculo que les
sirva de fundamento; ahora bien, no siendo válida esta razón, se puede
esperar naturalmente que se abandone sin repugnancia una creencia basada
en argumento tan débil.
Sin embargo, el prejuicio que rebatimos está tan profundamente arraigado en
nuestros entendimientos que no sabemos ni cómo empezar para deshacernos
de él; por eso nos inclinamos a mantener al menos el nombre, pues la cosa es
del todo insostenible. Y lo mismo nos sucede respecto de no sé qué nociones
abstractas e indefinidas de ser y ocasión, aunque sin sombra siquiera de
razón, al menos según mi entender. Porque ¿qué hay por nuestra parte, o qué
es lo que percibimos de entre todas las ideas, sensaciones o nociones que se
nos imprimen ya por el sentido, ya por la reflexión, de lo que podamos
deducir la existencia de una ocasión inerte, insensible y no percibida?
Además, por parte del Espíritu Omnipotente, ¿qué puede haber que nos
permita caer y ni aun sospechar que para despertar ideas en nuestra mente
haya de ser dirigido por una ocasión inerte?
LXXV. Absurdo que envuelve el suponer la existencia de la materia como ocasión de
las ideas.
Ejemplo singular, y por cierto bien lamentable, de la fuerza que tienen los
prejuicios es el gran apego que, contra toda evidencia, muestra la mente
humana para admitir un estúpido algo que carece de pensamiento y
sensibilidad, y cuya interposición viene a aislarnos de la providencia de Dios,
al que parece se quiere alejar de la marcha de los acontecimientos del mundo.
Pero, por mucho que nos esforcemos para asegurar en nosotros mismos la
creencia en la materia, aun cuando huyendo de la razón tratemos de apoyar
nuestra opinión en una mera posibilidad de las cosas, aunque divaguemos
por el campo sin limites de una imaginación desenfrenada sin el control de
razonamiento, para admitir tal posibilidad; sin embargo, en fin de cuentas, no
podemos saber otra cosa sino que en la mente divina existen ciertas ideas
desconocidas. Porque eso, y nada más, puede significar la palabra ocasión, si es
que algo significa, cuando la referimos a Dios. Lo cual, en realidad, es discutir
no sobre la cosa, sino sobre el nombre.
LXXVI. Así, pues, no es mi propósito dilucidar si hay tales ideas en la mente
de Dios o si esas ideas se pueden designar con el nombre de materia.
Lo que sí niego, porque me es imposible comprenderlo, es que haya una
sustancia no pensante que sirva de sustentáculo a la extensión, al movimiento
y a las demás cualidades sensibles; es cosa contradictoria y que de suyo
repugna el que estas cualidades existan o se apoyen en una sustancia incapaz
de pensar.
LXXVII. No es cosa de interés el saber si existe o no un substratum no percibido.
Se dirá tal vez que, dado que no exista ese sustentáculo inanimado de la
extensión y demás cualidades o accidentes que percibimos, sin embargo
puede ser que exista una sustancia inerte y sin percepción que sea el soporte
cíe otras cualidades para nosotros tan incomprensibles como lo son los colores
para el ciego de nacimiento, por no tener un sentido adaptado a ellas; que, si lo
tuviéramos, no dudaríamos de su existencia, como tampoco dudara de la luz
y los colores el ciego que recobrara la vista.
Debo responder, en primer lugar, que si por la palabra materia se designa tan
sólo un sustentáculo desconocido de cualidades desconocidas, no importa mucho
saber si existe o no; pues siendo todo desconocido no nos atañe en modo
alguno; ni tampoco veo la ventaja que puede haber en discutir la existencia
de lo que no se sabe qué es ni por qué ha de ser.
LXXVIII. Pero, en segundo lugar, si tuviéramos un nuevo sentido,30 sólo nos
serviría para proporcionarnos nuevas ideas o sensaciones; y en ese caso, para
cerciorarnos de la existencia de éstas en una sustancia inerte, tropezaríamos
con las mismas dificultades que las ya consideradas con respecto a la figura,
color, movimiento, etc.
Ya se ha demostrado que las cualidades no son más que sensaciones o ideas
existentes en la mente que las percibe; y esto es cierto no solamente de las
ideas a que ahora estamos acostumbrados, sino también de cualesquiera otras
ideas posibles.
LXXIX. Alguno querrá insistir diciendo que 1) aun sin haber razón fundamental
para afirmar la existencia de la materia, y 2) sin conocer de ella una
aplicación tan sólo, 3) sin que ella pueda servir para explicar los fenómenos
más sencillos, 4) sin comprender lo que esta palabra significa, con todo, no
hay contradicción en afirmar que la materia existe, que en términos generales
es una sustancia, y que es ocasión de las ideas; y todo ello, a pesar de las serias
dificultades que implica el comprender su significado, o el adoptar una
explicación cualquiera.
A esto responderé que, efectivamente, cuando las palabras se emplean sin
ningún significado, se pueden enlazar a capricho sin temor a incurrir en
contradicciones. Por ejemplo, cualquiera puede decir que dos por dos son
siete, con tal que se advierta que estas palabras no se toman en el sentido
usual, sino para denotar... no se sabe qué. De la misma forma y por idénticas
razones se puede afirmar que existe una sustancia no pensante, inerte, sin
accidentes, que es ocasión de nuestras ideas: y lo mismo entenderemos por
una proposición que por la otra, esto es, nada.
LXXX. Por último quizá preguntará alguno: ¿qué sucedería si, dejando a un
lado la noción de sustancia material, afirmáramos que la materia es algo
desconocido, ni sustancia ni accidente, ni espíritu ni idea, inerte, sin
pensamiento, inmóvil, inextensa, sin existir en el espacio? Porque así,
admitida esta definición negativa de la materia, se desvanecen todas las
30 Vide CXXXVI
objeciones que puedan hacer contra sustancia y ocasión, o contra cualquier
otra noción positiva o relativa que pueda darse de la materia. Como antes,
responderé que, si se toman en igual sentido las palabras materia y nada,
pueden perfectamente, siguiendo ese modo de hablar, hacerse convertibles:
porque después de todo, ése será el único resultado de semejante definición,
cuyos elementos, mirados en conjunto o por separado, no hacen en mi mente
otra impresión que la que pueda hacer este vocablo nada.
LXXXI. Replicará alguno que en la anterior definición de materia va incluido
algo que la distingue suficientemente de la nada, a saber, la idea positiva
abstracta de quiddidad, entidad, existencia.
Indudablemente, los que pretenden tener la facultad de elaborar ideas
abstractas, podrán hablar como si de hecho tuvieran tal idea, que, según ellos,
es la más abstracta y general y que para mi es la más incomprensible.
A la verdad, no puedo negar que existe una inmensa variedad de espíritus,
de diferente categoría y distinta capacidad, y cuyas facultades, en número y
extensión, sobrepasan con mucho a las que a mí me concedió el autor de mi
ser. Sería la más loca presunción por mi parte pretender determinar las ideas
que en ellos haya podido imprimir el inagotable poder del Supremo Espíritu,
juzgando sólo por mis limitados, estrechos y escasos medios de percepción.
Pues deben existir, según lo que a mí se me alcanza, innumerables clases de
ideas o sensaciones, tan diferentes entre sí y tan distintas de todo lo que he
percibido, como lo son los colores y los sonidos.
Pero así como estoy dispuesto a reconocer lo limitado de mi comprensión con
respecto a la variedad de espíritus e ideas que puedan existir, no obstante
entiendo que es una evidente contradicción, o si no, un mero juego de
palabras, el decir que se posee la noción de entidad o existencia con
abstracción de espíritu e idea e independientemente del percibir y ser
percibido.
Nos falta sólo considerar las objeciones que puedan, ponerse fundándose en
la religión.
LXXXII. Respuesta a las objeciones tomadas de la Sagrada Escritura.
Hay quienes31 juzgan que, si bien los argumentos de razón para demostrar la
existencia de los cuerpos no son concluyentes ni pueden servir de base a una
demostración, sin embargo, las Sagradas Escrituras son tan claras en este
punto que todo buen creyente debe por ellas estar persuadido de que los
cuerpos tienen existencia real y de que son algo más que meras ideas; puesto
que en los Sagrados Libros se relatan innumerables hechos que
evidentemente suponen la realidad de cosas, como la madera, las piedras, las
montañas, ríos, ciudades, como también el cuerpo humano.
A lo que respondo que nuestra doctrina no pone en peligro la verdad de
ningún libro, ni sagrado ni profano, cuando emplea esos términos en su
acepción vulgar, o de tal manera que puedan tener una interpretación dentro
del lenguaje usual.
Ya hemos hecho ver anteriormente que está muy de acuerdo con nuestros
principios el sostener que las cosas existen, que hay cuerpos o sustancias
corpóreas, tomando estos términos en su sentido corriente y no en el filosófico.
También expusimos ampliamente la diferencia entre cosas e ideas, realidades y
quimeras.32
Pero lo que en ninguna parte de la Sagrada Escritura se menciona es la
materia tal como la entienden los filósofos, ni la existencia de objetos sin la
mente o fuera de ella.
LXXXIII. Nada puede objetarse a base del lenguaje
Existan o no las cosas externas, todo el mundo concede que las palabras
propiamente no tienen otro fin sino representar nuestras concepciones, esto
es, las cosas según las percibimos y conocemos.
De donde resulta claro que en las tesis anteriormente establecidas nada hay
incompatible con el recto uso del lenguaje; ni tampoco habrá que modificar
nada en los escritos o discursos, de cualquier clase que sean, con tal que
puedan entenderse.
Todo esto es tan evidente, según lo ya dicho, que considero innecesario
31 Malebranche. Vide LXXXIV
32 Vide XXIX, XXX, XXXIII, XXXVI, etc
insistir más en ello.
LXXXIV. También se objetará33 que con nuestros principios pierden mucho de su
fuerza e importancia los milagros. ¿Qué habremos de pensar de la vara de
Moisés, si realmente no se convirtió en serpiente, o fue todo un simple cambio
de ideas en las mentes de los espectadores? ¿Cabe suponer que el Salvador en
las bodas de Caná no hizo sino engañar la vista, el olfato y el gusto de los
comensales, creando en ellos una mera apariencia o idea del vino? Y lo
mismo se puede objetar sobre los demás milagros, que, siguiendo los
principios establecidos, se reducirían a meros fraudes o ilusiones de la
fantasía.
Respondo a esto que la vara de Moisés fue transformada en serpiente real, y
el agua de las bodas de Caná fue convertida en vino real. Y que esto no
contradice en lo mínimo los principios sentados, como puede verse en los
párrafos XXXIV y XXXV.
Añadiré, por fin, que esta distinción entre lo real y lo imaginario se ha
explicado ya tan extensa y claramente, tantas veces hemos hecho alusión a
ella, y tan fácilmente se resuelven las objeciones que en este sentido puedan
oponerse, que sería hacer muy poco honor a mis lectores repetir ahora las
mismas explicaciones como si no las hubiesen comprendido.
Sólo haré observar (a propósito de las bodas de Caná) que si todos los
convidados vieron, olieron, gustaron y bebieron el vino y sintieron sus
efectos, en ninguna manera puedo yo dudar de que aquello fue vino en
realidad.
Así pues, el escrúpulo relativo a los milagros no tiene cabida dentro de
nuestro sistema, sino antes al contrario, surge espontáneamente en el sistema
tradicional, de suerte que más que una objeción resulta ser ello una
confirmación de nuestra doctrina.
LXXXV. Consecuencias de las anteriores afirmaciones.
Habiendo resuelto las objeciones que hemos procurado exponer con toda
claridad destacando todo el valor que pudieran tener, pasemos ahora a
examinar las consecuencias de nuestra tesis.
33 Vide LXXXII
Algunas de éstas parecerán a primera vista como aquellas difíciles y oscuras
cuestiones sobre las que tanto y tan inútilmente se especuló, ahora barridas
para siempre del campo de la filosofía. Por ejemplo: 1) si la sustancia
corpórea puede pensar, 2) si la materia es infinitamente divisible, 3) cómo
obra la materia sobre el espíritu, etc.
Estas y otras cuestiones semejantes han entretenido durante siglos a los
filósofos. Y como todas ellas presuponen la existencia de la materia, no tienen
cabida en nuestro sistema. El cual ofrece otra serie de ventajas lo mismo para
la religión que para las ciencias, como puede comprobar cualquiera, aplicando a
cada caso lo ya expuesto. Y más sencillamente se verá analizando los
corolarios de nuestros principios.34
LXXXVI. Suprimida la materia,
nuestro conocimiento adquiere mayor certeza.
De nuestra doctrina se sigue que el conocimiento humano abarca dos grandes
grupos: el de las ideas y el de los espíritus. Vamos por partes.
En cuanto a las ideas, o cosas que no piensan, diré que su conocimiento se ha
oscurecido confusamente, lo que ha llevado al género humano a peligrosos
errores por la suposición de la doble existencia de las cosas sensibles: una,
inteligible o in mente, y otra, real, o pretermental; con esta última se da por
supuesto que las cosas no pensantes tienen en sí mismas subsistencia propia,
independientemente de que sean percibidas por los espíritus.
Ésta, que como se ha demostrado, es una noción absurda y sin fundamento,
es la verdadera raíz de todo escepticismo: pues mientras el hombre piense que
las cosas subsisten realmente fuera de la inteligencia, y que el conocimiento
en tanto es real en cuanto se conforma con las cosas reales, síguese que nunca
puede tener certeza de que su conocimiento sea absolutamente real. Porque,
¿cómo podrá saber que las cosas percibidas se adaptan a las no percibidas,
que existen sin la mente o fuera de ella?
LXXXVII. El color, la figura, el movimiento, la extensión y demás cualidades
34 1) Muchas especulaciones filosóficas, destruidas. 2) el escepticismo, extirpado; 3) los ateístas y fatalistas,
despojados de su principal soporte, 4) la idolatría, descubierta, el soci-manismo, refutado.
sensibles, consideradas sólo como otras tantas sensaciones de la mente, son
perfectamente cognoscibles, pues nada hay en ellas que escape a la
percepción humana.
Pero si se las considera como notas o imágenes de cosas o arquetipos
extramentales, caemos de nuevo en el escepticismo; porque en tal supuesto,
únicamente conoceríamos apariencias y no cualidades reales de las cosas; es
decir, nos sería imposible conocer realmente o en sí mismas la extensión, la
figura y el movimiento, y no podríamos hablar sino de la relación o proporción
que estas cualidades guardan con nuestros sentidos.
Dicho de otra forma: permaneciendo idénticas las cosas, nuestras ideas
varían; y en ese caso no podemos determinar si alguna de éstas, o al menos
cuáles de entre ellas representan las verdaderas cualidades realmente
existentes en las cosas.
O sea, que cuanto conocemos, vemos, oímos o sentimos, puede muy bien no
ser más que un fantasma, una vana quimera, muy lejos de la realidad de los
seres de la naturaleza.
Este escepticismo es la conclusión inmediata de la diferencia que se establece
entre cosas e ideas, y de atribuir a aquéllas una existencia real pretermental.
Fácil sería continuar este razonamiento, aplicándolo a todos los ramos del
saber, y así demostrar que los argumentos esgrimidos por los escépticos de
todos los tiempos se fundan en la suposición de que existen objetos externos
con independencia de la mente.35
LXXXVIII. De existir la materia externa, no sería posible conocer la naturaleza ni
aun la existencia de las cosas.
Por el mero hecho de atribuir a los seres no pensantes existencia real distinta
de su perceptibilidad pasiva, nos resultaría imposible conocer con evidencia
1) no sólo la naturaleza de esos seres no pensantes, sino 2) hasta su misma
existencia.
De aquí es que veamos cómo los filósofos, desconfiando de sus sentidos,
dudan del cielo y de la tierra, de todo lo que sienten y tocan, y hasta de su
35 «Pero esto resulta lo bastante claro como para no necesitar que se insista sobre ello» -Ed. 1710
mismo cuerpo. Y tras de tanto luchar con sus propios sentimientos, se ven
obligados a reconocer que no podemos alcanzar un conocimiento evidente
por sí o por demostración de que existen las cosas sensibles.
Pero todas estas incertidumbres que tanto embrollan y confunden las
inteligencias y ponen en ridículo a la filosofía ante los ojos de todos, se
desvanecen tan pronto como, atribuyendo un sentido real a las palabras, no
nos detenemos en un puro entretenimiento con los términos absoluto, externo,
existencia, y otros parecidos con los que ni aun nosotros sabemos lo que
queremos significar.
Lo mismo puedo dudar de mi existencia como de la de los seres que
actualmente percibo por los sentidos, ya que es una contradicción patente el
que un objeto sensible sea directamente percibido por los sentidos, la vista o
el tacto, y que al mismo tiempo no tenga existencia en la naturaleza, puesto
que el existir de los seres no pensantes consiste sólo en su perceptibilidad
pasiva, esto es, en el hecho de que sean percibidos.
LXXXIX. De las cosas o seres.
Al objeto de construir un sistema firme, de sólido y real conocimiento, capaz
de resistir los ataques del escepticismo, nada, al parecer, será de tanta
importancia como fundamentarlo en una explicación clara de lo que
significan las palabras cosa, realidad, existencia; pues sería en vano toda
discusión relativa a la existencia real de las cosas, si de antemano no fijáramos
el sentido de tales términos.
Cosa o ser36 es el nombre más universal de todos; comprende dos géneros
enteramente diferentes entre sí que sólo tienen de común el nombre de ser, a
saber: los espíritus y las ideas. Los primeros son sustancias activas e
indivisibles (o incorruptibles); las segundas son inertes, perecederas (pasivas y
transitorias), o bien seres dependientes, que subsisten no por sí mismos sino
como sostenidos y existentes en sustancias espirituales.37
Aprehendemos nuestra existencia por la reflexión o sentido interno; y la de
los otros espíritus, por la razón.
36 Vide XXXIX
37 Lo restante de este párrafo no apareció en la edición de 1710
Puede afirmarse que tenemos conocimiento o noción de nuestras propias
mentes y de los espíritus y seres activos; de los cuales, sin embargo, no
podemos decir que tengamos idea en el propio sentido de la palabra.
De manera semejante conocemos las relaciones que existen entre las cosas o
ideas, relaciones que de suyo son diferentes de las mismas cosas entre sí
relacionadas, por cuanto que éstas pueden ser percibidas sin necesidad de
percibir aquéllas.
Para mí, ideas, espíritus y relaciones constituyen todo lo que, en su respectivo
género, puede ser objeto del conocimiento y discurso humanos; por ello
considero una impropiedad aplicar la palabra idea para significar las cosas
que conocemos o de las que tenemos noción.
XC. Las cosas externas son o impresas o percibidas por otro espíritu.
Las ideas impresas en los sentidos son reales, o sea, existen realmente; esto no
lo negamos. Pero no podemos admitir 1) que subsistan con independencia de
la mente que las percibe, 2) ni que sean semblanzas de arquetipos que existan
fuera de todo espíritu: 1) puesto que el ser de una sensación o idea está en
que sea percibida, 2) y una idea no puede asemejarse sino a otra idea.
Por otra parte, las cosas percibidas por el sentido se pueden decir externas con
relación a su origen, en cuanto no son engendradas desde dentro de la misma
mente, sino 1) impresas por un espíritu distinto de aquel que las percibe.
Igualmente los objetos sensibles pueden decirse independientes de la mente
en otro sentido, a saber 2) cuando existen en algún otro espíritu. Y así, al
cerrar yo los ojos, pueden continuar existiendo las cosas que yo vea, pero
existirán en otra mente o espíritu.
XCI. Las cualidades sensibles son reales.
Sería un error pensar que lo dicho hasta ahora pueda servir en lo mínimo de
argumento para negar la realidad de las cosas.
Siguiendo los principios tradicionales, se admite que la extensión, el
movimiento y en general todas las cualidades sensibles necesitan un apoyo o
sustentáculo, pues son incapaces de subsistir por sí mismas. Y como por otra
parte se concede que los objetos percibidos por los sentidos son sólo
combinaciones de aquellas cualidades, resultará que tampoco los objetos
sensibles pueden subsistir por sí mismos. Es opinión muy general.
Así que al negar nosotros que las cosas percibidas por los sentidos tengan
existencia independiente de una sustancia o sustentáculo en el que se apoyen,
no vamos en nada contra el sentir general acerca de su realidad ni se nos
puede tachar de innovadores en este aspecto.
Toda la diferencia está en que, según nuestra doctrina, los seres no pensantes
percibidos por los sentidos no tienen más existencia que el hecho de ser
percibidos, por lo que no pueden existir más que en las sustancias inextensas
e indivisibles llamadas espíritus, que son las que actúan, piensan y perciben;
mientras los filósofos comúnmente afirman que las cualidades sensibles
existen en una sustancia inerte, extensa, desprovista de percepción, llamada
materia, a la que atribuyen subsistencia natural, exterior a todo ser pensante, y
que no consiste en ser percibida por mente alguna, ni siquiera por la del
Creador, en la cual suponen que existen solamente las ideas de las sustancias
corpóreas, creadas por Él, si es que realmente conceden que hayan sido
creadas.
XCII. Se refutan algunas objeciones de los ateos.
Ya hemos visto cómo la doctrina de la materia o sustancia corpórea ha sido el
origen y principal fundamento del escepticismo; pero no sólo eso: semejante
teoría de la existencia pretermental de la materia también ha dado pie a que
él ateísmo o irreligión construyera sus impíos sistemas.
Es más; tan difícil se halló concebir que la materia fuese producida de la nada, que
los más celebrados entre los antiguos filósofos, aun aquellos que creían en la
existencia de Dios, enseñaron que la materia es increada y coeterna con el
mismo Creador.
No habrá necesidad de insistir en hacer ver la simpatía e inclinación que en
todas las edades han mostrado los ateos por la materia. Todos sus
monstruosos sistemas están en tan visible dependencia de ella, que apenas se
remueve ésta su piedra angular, todo el edificio se viene necesariamente a
tierra; de manera que no vale la pena gastar más tiempo en refutar los
absurdos de cada una de estas desdichadas sectas ateas.
XCIII. Lo mismo se dice con respecto a los fatalistas.
Estos impíos y profanos filósofos muy fácilmente admitirían los sistemas
materialistas y ateos que fomentan y coadyuvan su teoría, poniendo en
ridículo toda sustancia inmaterial para suponer que el alma es divisible y
corruptible como el cuerpo, con lo cual desaparece toda libertad e inteligencia
y todo plan en la creación de las cosas, y se hace, por el contrario, depender
todo como de su origen, de una sustancia estulta, autoexistente y no
pensante.
Estos tales sin duda escucharían muy a gusto a todos los que niegan la
Providencia o gobierno de un Espíritu Superior en las cosas del mundo,
atribuyendo la serie de los acontecimientos ya a una ciega casualidad, ya a una
fatal necesidad que procede de los encuentros o choques de unos cuerpos con otros.
Tal proceder tendría perfecta explicación.
Por otra parte se observa que los enemigos de la religión dan mucha
preponderancia a la materia no pensante, y ponen el mayor interés en reducir
todas las cosas a esa materia; por ello estimo que a los hombres de mejores
principios les servirá de satisfacción el ver a sus adversarios desprovistos de
su arma más poderosa, arrojados de su única fortaleza, sin la cual ni
epicúreos ni hobbesianos y afines pueden tener ni sombra de fundamento
para propugnar sus sistemas. Y así resultan enemigos muy fáciles de vencer.
XCIV. Los idólatras.
La existencia de la materia o de los cuerpos independientemente de su
percepción, no sólo ha dado el mejor argumento a los ateos y fatalistas, sino
que también ha constituido la base de la idolatría en sus diversas formas.
Bastara, en efecto, que el hombre tuviese en cuenta que el Sol, la Luna, las
estrellas y los demás objetos de los sentidos son tan sólo otras tantas
sensaciones de su mente que no existen sino en cuanto que son percibidas,
para que no se prosternara y adorara sus propias ideas, sino más bien
rindiese el tributo de sus homenajes a aquel Espíritu eterno e invisible que
produce y sustenta todos los seres.
XCV. Los socinianos.
Los mismos absurdos materialistas, mezclándose con los artículos de nuestra
fe, han dado no poco en qué entender a los cristianos. Por ejemplo, con
respecto a la resurrección ¿cuántos escrúpulos se han suscitado de parte de
los socinianos y otros?
Ahora bien, los más razonables de entre ellos se fundan en el supuesto de que
un cuerpo se dice el mismo con relación a la sustancia material, que siempre
se conserva idéntica, a pesar de revestir diversas formas, sin que dicha
identidad dependa en nada de aquel modo o aspecto bajo el cual la aprecian
los sentidos.
Pues bien, suprimida esa noción de sustancia material cuya identidad se
discute, todas las objeciones caen por su base, bastando que a la palabra
cuerpo se le dé el significado que comúnmente tiene, a saber, aquello que
vemos o sentimos inmediatamente y que se reducen a una combinación de
cualidades sensibles o ideas.38
XCVI. Consecuencias de la negación de la materia.
Una vez descartada la noción de materia en la naturaleza, se desvanecen
muchas otras nociones escépticas o impías, como también el increíble número
de disputas y cuestiones enredosas, que han sido otros tantos tropiezos en el
campo de la teología y de la filosofía, y que han dado lugar a un trabajo
inmenso y nada fructífero para el progreso del género humano. Y si bien los
argumentos aducidos para negar la existencia de la materia no parecerán a
todos una demostración apodíctica (aunque para mí lo son), con todo estoy
cierto de que de ellos reportarán no poco provecho la paz y la religión, como
fácilmente reconocerá cualquiera que atentamente los considere.
XCVII. Junto con la existencia externa de los objetos percibidos por los
sentidos, otra causa no menos importante de errores y dificultades con
relación al conocimiento ha sido la teoría de las ideas abstractas, según se ha
expuesto en la introducción.
Las cosas más sencillas del mundo, aquellas que mejor conocemos y con las
que estamos más familiarizados, aparecen enormemente difíciles e
incomprensibles cuando se las considera en abstracto. El tiempo, el lugar, el
movimiento, tomados en concreto, son lo que todo el mundo sabe; pero si
pasan por el tamiz de los metafísicos, se vuelven tan abstrusos y sutiles que
38 Las respuestas, desde el punto de vista religioso señaladas en este párrafo comienzan en el LXXXII.
no hay quien sea capaz de comprender lo que puedan ser.
Ordenad a vuestro criado que os espere en tal sitio y a tal hora, veréis que no
se pone a deliberar lo que significan estas palabras, ni encontrará la menor
dificultad en concebir el tiempo, el lugar y la serie de movimientos que tiene
que hacer para estar donde y cuando le hayáis dicho.
Pero si se toma el tiempo en abstracto, separándolo de todas las circunstancias
particulares e ideas que permiten distinguir un día de otro, una hora de otra;
si se considera nada más que como continuación de la existencia, o como la
duración en general, entonces hasta un filósofo quedaría perplejo para
entender lo que hubierais querido significar al dar aquella orden.
XCVIII. Un dilema.
En cuanto a mí, debo decir que me veo perdido y envuelto en dificultades
insolubles siempre que intento formarme concepto del tiempo, abstrayéndolo
de la sucesión de ideas que en mi mente fluyen de modo uniforme
(uniformidad y sucesión que también se ve en los demás seres). No tengo de
él la más remota noción en absoluto: sólo oigo que otros dicen que es
divisible hasta lo infinito y hablan de él en términos tales que me sugieren los
más peregrinos pensamientos acerca de mi existencia. Porque esa doctrina de
los abstraccionistas le pone a uno en la alternativa de creer 1) que pasa
muchísimas horas sin tener un solo pensamiento, o bien de suponer 2) que es
aniquilado a cada instante de su vida: cosas ambas, absurdas por igual.
Por tanto, no siendo nada el tiempo cuando se abstrae de la sucesión de ideas en
la mente, se sigue de ahí que la duración en un espíritu finito debe ser
estimada por el número de ideas o acciones que en tal espíritu se suceden; y
como consecuencia inmediata debemos inferir que el alma siempre está
pensando.39 Y a la verdad, el que quisiera dividir sus pensamientos, o por
abstracción separar en su espíritu el existir del pensar, difícilmente podría
conseguirlo.
XCIX. De la misma manera, cuando queremos concebir la extensión y el
movimiento prescindiendo de las otras cualidades y sólo contemplarlos en sí
mismos, vemos que se esfuman de nuestro pensamiento y de nuestra
39 Vide el Ensayo sobre el entendimiento humano. Libio II, cap 1, sec 10, de Locke
memoria, y nos precipitamos en las más raras extravagancias.40 Todo lo cual
depende de una doble abstracción: primero se supone que la extensión puede
concebirse abstrayendo de las demás cualidades sensibles; y segundo, se
supone igualmente que el ser de la extensión es cosa distinta del hecho de ser
percibida.
Pero todo el que reflexione atentamente y quiera expresarse en términos que
se puedan entender, echará de ver que las cualidades sensibles son
verdaderas sensaciones sin dejar de ser reales; que allí donde está la extensión
está también el color, esto es, en la propia mente; que todos sus arquetipos
pueden existir tan sólo en alguna otra mente y que todos los objetos del
sentido no son sino sensaciones combinadas, mezcladas y, por así decirlo,
concretadas en conjuntos, sin que dichos objetos puedan existir no siendo
percibidos.
C. Son pocos los que pretenden afirmar que uno puede tener la idea de la
felicidad prescindiendo de todo lo que sea placentero; o de la bondad,
independientemente de toda cosa buena.
Puede uno ser virtuoso y justo sin tener idea de lo que pueda ser virtud o
justicia.
La opinión de que estos y otros términos semejantes representan nociones
generales con abstracción de toda persona o cosa en particular, parece haber
sido la causa de las dificultades que se encuentran en la moral y las que han
hecho su estudio poco menos que inútil para el género humano. Y, en
realidad41 la doctrina de la abstracción ha contribuido en gran parte a viciar lo
más útil de nuestros conocimientos.
CI. La Filosofía natural y las Matemáticas.
Las dos grandes ramas de la ciencia especulativa que versan sobre las ideas
recibidas por los sentidos y las mutuas relaciones que existen entre ellas, son
la Filosofía natural y las Matemáticas. Haré algunas observaciones sobre estas
ciencias, y primeramente sobre la Filosofía natural.
40 «De aqui nacieron esas necias paradojas de que el fuego no es caliente, etc . , o de que el calor y el color
no son en los objetos más que figura y movimiento». -Ed. 1710.
41 «Puede alcanzarse un gran progreso en la ética de la escuela, sin que se sea mejor o más prudente, y sin
saber cómo conducirse en los negocios de la vida, para mayor beneficio propio o del prójimo que antes. Esto
está claro para cualquiera» -Edic 1710
En este terreno quieren jactarse de su triunfo los escépticos. El cúmulo de
argumentos que aducen para subestimar nuestras facultades y hacer aparecer
al hombre en condiciones de inferioridad y suma ignorancia, lo fundan en el
principio que establecen diciendo que estamos invenciblemente ciegos con
respecto a la naturaleza real y verdadera de las cosas.
Y, al desarrollarlo, exageran a placer semejante aserto. Somos, según ellos,
miserablemente engañados por nuestros sentidos; nuestras especulaciones no
pasan de meros entretenimientos con la apariencia externa de las cosas; la
esencia real, las cualidades íntimas, la constitución del más pequeño cuerpo,
escapan a nuestra comprensión; hay algo en cada gota de agua, en cada grano
de arena, que se encuentra más allá de todo poder humano y que no es
posible sondear ni comprender.
Mas si se atiende a lo que antes hemos explicado, se verá que este clamoreo
carece de fundamento; y que de tal manera estamos influidos por principios
falsos que desconfiamos hasta de nuestros sentidos y tememos no
comprender nada de aquello que conocemos perfectamente.
CII. Una de las causas que más han contribuido a que nos declaráramos
ignorantes de la naturaleza de los seres ha sido indudablemente la opinión
muy corriente de que cada cosa encierra dentro de si misma la razón de sus
propiedades; o bien, que en cada objeto hay una esencia íntima, que es la fuente
de la que dimanan sus cualidades externas y de la cual dependen.
Ha habido quien42 ha pretendido dar una explicación del aspecto exterior de
las cosas fundándose en cualidades ocultas; pero la mayoría de los filósofos43
las hacen derivar de causas mecánicas, como son la figura, el movimiento, el peso
y otras propiedades semejantes, consideradas en partículas diminutas.
En realidad, no hay otro agente o causa eficiente más que el espíritu; pues es
cosa manifiesta que el movimiento, al igual que las demás ideas, es del todo
inerte. (Véase el párrafo XXV.)
Así, al tratar de explicar la producción del color o del sonido por el mo-
42 Los peripatéticos.
43 Los cartesianos. Vide: Reid, Sobre las facultades intelectuales, ensayo II, cap XVIII. secc. 6, 7 (1843)
vimiento o la figura, cada cual puede pensar que está en lo cierto; pero sería
fatigarse en vano44 el pretender forjarse de ello una idea abstracta por la
magnitud y otras cualidades semejantes.
Por eso vemos que los esfuerzos hechos en este sentido no son, ni mucho
menos, satisfactorios; y en general esto sucederá siempre que una idea o
cualidad quiera considerarse como causa de otra.
No creo necesario recordar el gran número de hipótesis abandonadas (para
explicar cualquiera de los fenómenos), pero sí haré observar que con nuestra
doctrina se simplifica mucho el estudio de la naturaleza.
CIII. La atracción es un efecto y no una causa.
El gran principio mecánico que ahora está en boga es la atracción.
Con ella se pretende explicar suficientemente el que una piedra caiga hacia la
Tierra, o que las aguas del mar se vean agitadas por la Luna. Pero ¿en qué
forma nos ilustra semejante explicación? ¿Acaso esa palabra significa el modo
de una tendencia de las cosas, o que los cuerpos se aproximan por un
movimiento recíproco, sin que sean lanzados unos contra otros? Pero con
todo ello nada se aclara sobre la realidad del hecho de la acción; y puesto que
prácticamente nada sabemos de esto, lo mismo podemos llamar a esta acción
impulso o empuje que atracción.
Vemos también que en determinadas circunstancias dos barras de acero se
adhieren fuertemente, y también esto se quiere explicar por la atracción; pero
en este caso, como en los demás, no veo que signifique otra cosa sino el efecto
mismo; nada se insinúa siquiera ni en cuanto al modo de producirse ni en
cuanto a la causa que provoque el efecto.
CIV. De hecho, si consideramos en conjunto varios fenómenos, comparándolos
entre sí, podremos observar algunas semejanzas y hasta cierta
uniformidad en su producción.
Por ejemplo: en la caída de una piedra hacia la Tierra, en la elevación que la
Luna determina en las aguas del mar, en la cohesión y en la cristalización,
hay algo semejante, que es la unión o recíproca aproximación de los cuerpos.
44 Porque son inertes.
De suerte que ninguno de estos o análogos fenómenos puede parecer extraño
o sorprendente a quienquiera haya observado y comparado detenidamente
los efectos de la naturaleza. Sólo se juzga anormal o extraordinario el caso no
común, que se presenta aislado, fuera del curso acostumbrado de nuestra
experiencia.
Que los cuerpos se dirijan hacia el centro de la Tierra no nos sorprende,
porque eso lo vemos a diario; en cambio la mayoría de los hombres
considerará muy extraño el que los cuerpos graviten igualmente hacia el
centro de la Luna, porque esto sólo se aprecia en las mareas.
Sin embargo, un filósofo de mayor amplitud de pensamiento que el vulgo, y
que ha observado mayor número de fenómenos en la naturaleza y multitud
de semejanzas o analogías entre la Tierra y los demás astros, de las que
deduce que los cuerpos tienen una tendencia recíproca, designada con el
nombre de atracción, podrá juzgar con más exactitud de los hechos que a la
atracción se reduzcan. Y así se explicará las mareas por la atracción entre la
Luna y el globo terráqueo, cosa que no le parecerá extraña o anómala, sino
caso particular de una ley general de la naturaleza.
CV. Por lo tanto, lo que establece la diferencia entre un filósofo natural y los
demás hombres, con relación al conocimiento de los fenómenos, no es la mayor
exactitud en determinar la causa eficiente que los produce, pues no puede ser
más que la voluntad de un espíritu, sino una comprensión más extensa, en virtud
de la cual puede descubrir en la obra de la naturaleza y en los fenómenos particulares
ciertas analogías, armonías o congruencias, que permiten reducirlo todo a reglas
generales (véase el párrafo LXII); y éstas por estar fundadas en la
uniformidad con que se producen los efectos naturales, son más conformes
con la índole de nuestra mente, que no se siente satisfecha hasta haberlas
encontrado a través de su investigación.
Una vez descubiertas las leyes generales de los fenómenos, se extiende
nuestra vista más allá de lo que está presente y próximo a nosotros; mediante
ellas podemos hacer conjeturas muy verosímiles sobre cosas que han sucedido a
mucha distancia de nosotros en el tiempo y en el espacio, e igualmente
predecir lo porvenir: el esfuerzo por lograr esta suerte de omnisciencia es lo
que caracteriza y estimula nuestra mente.
CVI. Precaución necesaria en el uso de las analogías.
A pesar de todo, en estos procesos de inducción analógica debemos proceder
con suma circunspección45, pues de lo contrario corremos el riesgo de
extender indebidamente el alcance de las semejanzas y de establecer
postulados muy generales en perjuicio de la verdad, sólo por satisfacer el
natural anhelo de nuestro entendimiento.
Por ejemplo, hay muchos que no dudan en afirmar que la gravitación es
universal, simplemente por haber observado que se da un gran número de
casos, y afirman que el atraer y ser atraído un cuerpo por todos los demás es
cualidad esencial e inherente en todos ellos. En contra de esa universalidad vemos
que las estrellas fijas no tienen la tendencia recíproca o atracción que supone la
teoría de la gravitación. Más aún, la gravitación está tan lejos de ser esencia; a
los cuerpos, que en muchos fenómenos se observa precisamente lo contrario,
como en el crecimiento de las plantas, vertical y hacia arriba (huyendo del
centro de la Tierra) y en la elasticidad del aire.
No hay, pues, en este caso nada necesario ni esencial, sino que todas las cosas
dependen de la voluntad del Espíritu, el cual dispone que unos cuerpos
penetren en otros o tengan una tendencia recíproca siguiendo leyes
determinadas, mientras que hace que otros se mantengan a distancia
invariable, y aun a algunos les comunica una propiedad contraria, haciendo
que se separen mutuamente: todo según el juicio sapientísimo de aquel Ser
infinito.
CVII. Después de lo dicho, creo que podremos sentar las conclusiones
siguientes:
Primera. Es cosa evidente que los filósofos divagan inútilmente cuando
pretenden hallar una causa natural o eficiente, distinta de la mente o espíritu.
Segunda. Considerada la creación entera como la obra de un Agente sabio y
bueno, parece lo más natural que los investigadores se ocupen en averiguar
las causas finales de las cosas,46 al contrario de lo que muchos hacen. Por mi
parte, considero el camino más a propósito para explicar los seres y
45 Vide Reid On the Intellectual Powers, Essay 1, cap IV, 4 y ss (Ed. de 1843) «Además de que esto puede
constituir un agradable pasatiempo para la mente, puede suponer una gran ventaja en cuanto que no solo nos
descubre 1) los atributos del Creador sino que puede dirigirnos, de varias maneras, hacia 2) usos y
aplicaciones adecuadas de las cosas»
46 Triple ventaja 1) ayuda a descubrir los atributos del Creador: 2) a guiarnos para un uso adecuado de las
cosas; 3} a señalar los fines a que se adaptan las cosas naturales.
fenómenos naturales el señalar los diversos fines a los que están adaptados y
para los cuales fueron hechos desde un principio con admirable sabiduría,
ocupación muy digna, por cierto, de todo verdadero filósofo.
Tercera: De lo anteriormente dicho no se puede deducir que se haya de
abandonar el estudio de la naturaleza o que no se hayan de hacer observaciones
y experimentos que nos permitan establecer leyes generales: las cuales no
derivan de aspectos o relaciones inmutables entre las cosas, sino de la
sabiduría y bondad para con los hombres en el gobierno del mundo. (Véanse
los párrafos XXX y XXXI.)
Cuarta: Mediante una diligente observación de los fenómenos que están a
nuestro alcance, podemos descubrir las leyes generales de la naturaleza y por ellas
deducir, no demostrar, los demás fenómenos: pues todas las deducciones de este
género se fundarán en el supuesto de que el Autor de la naturaleza obra
siempre de un modo uniforme, observando invariablemente las reglas que
nosotros tomamos como principios, reglas que nos es imposible conocer con
toda evidencia.
CVIII. Tres analogías.47
Los que partiendo de los fenómenos quieren establecer leyes generales y
después derivar de éstas los fenómenos, parece que se detienen en considerar
los signos más bien que las causas. Se pueden comprender muy bien los
signos naturales sin conocer sus analogías y sin poder 1) explicar el porqué de
una ley. Y así como es muy posible incurrir en impropiedades del lenguaje 2)
al escribir, siguiendo con demasiado rigor las reglas gramaticales, del mismo modo,
al investigar las leyes naturales no es improbable que extendamos las
analogías más allá de lo justo, incurriendo por tanto en error.
CIX. Así como 3) al leer un libro, todo lector avisado fijará su atención en el
sentido de lo que lee para aplicarlo a la práctica sin detenerse en inoportunas
observaciones gramaticales, del mismo modo al recorrer el gran libro de la
naturaleza sería rebajar la dignidad de la mente humana el pretender reducir
con exactitud minuciosa todos los fenómenos a leyes generales o derivarlos como
consecuencias de ellas.
Hemos de buscar objetivos más elevados, como son: 1) recrear y ennoblecer la
47 1) Hablar. 2) Escribir 3) Leer
mente con la contemplación de la belleza, orden, número y variedad de las
cosas; de aquí, 2) elevarnos a considerar la grandeza, sabiduría y bondad del
Creador; y por último, en cuanto de nosotros dependa, 3) hacer que los seres
todos nos lleven al fin para que fueron creados, a saber, la gloria de Dios, el
sustento y solaz de nosotros mismos y de las demás criaturas.
CX. La mejor guía para el estudio de la naturaleza es sin duda cierto tratado
de Mecánica,48 de universal y merecido renombre, en cuya introducción, al
hablar del espacio, tiempo y movimiento, se los divide en absoluto y relativo,
verdadero y aparente, matemático y vulgar. Distinción que, según explica
profusamente el autor, supone que estas cantidades tienen existencia
independiente del entendimiento, y que de ordinario se las concibe sólo con
relación a las cosas sensibles, con las cuales sin embargo, atendida su propia
naturaleza, no tienen nada que ver.
CXI. En cuanto al tiempo, tal como en dicho libro se considera, en un sentido
absoluto y abstracto, como duración o persistencia en el existir de las cosas,
nada tengo que añadir a lo ya dicho sobre esta materia en los párrafos XCVII
y XCVIII.
En cuanto a lo demás, dice este celebrado autor que existe un espacio absoluto,
no perceptible por los sentidos, inmóvil, siempre semejante a sí mismo, y un
espacio relativo, que sirve para medir el primero, y que por ser movible y
viniendo definido por su situación con respecto a los cuerpos sensibles,
vulgarmente se toma por el espacio absoluto e inmóvil.
El lugar lo define como la parte de espacio ocupado por un cuerpo; y puesto
que el espacio puede ser absoluto y relativo, también para el lugar admite la
misma división.
El movimiento absoluto dice que es la traslación que experimenta un cuerpo
desde un lugar absoluto a otro lugar absoluto; mientras que el movimiento
relativo se verifica entre lugares relativos.
Como quiera que las partes del lugar absoluto no caen bajo el dominio de los
sentidos, en vez de ellas tenemos que valemos de sus medidas sensibles; y
por ello, tanto el lugar como el movimiento se definen con relación a cuerpos
que consideramos inmóviles.
48 El de Newton
Pero en el terreno filosófico debemos abstraer de los sentidos, ya que puede
suceder muy bien que ninguno de esos cuerpos que nos parecen en reposo lo
esté en realidad; y que una misma cosa que tenga movimiento relativo, en la
realidad esté en reposo. También uno y el mismo cuerpo puede estar a la vez
en reposo y en movimiento relativos, o estar dotado de movimientos relativos
contrarios simultáneos, según como se defina el lugar. Esta ambigüedad se da
sólo en los movimientos aparentes, pero de ningún modo en el absoluto o
verdadero, que por lo tanto será el único que considere la filosofía.
Se dice que el movimiento absoluto se distingue del relativo o aparente por
las siguientes propiedades:
Primera: en el movimiento absoluto o verdadero todo punto que conserva
idéntica posición con relación a la masa, participa de los movimientos de ésta.
Segunda: si el lugar se mueve, también se mueve todo lo que está situado en él;
así, un cuerpo que se mueve dentro de un lugar en movimiento es afectado
por éste además del suyo.
Tercera, el movimiento verdadero no puede ser producido ni modificado sino
por una fuerza impresa en el mismo cuerpo.
Cuarta: el movimiento verdadero es siempre modificado por una fuerza
impresa en el cuerpo movido.
Quinta: en el movimiento circular, meramente relativo, no existe fuerza
centrifuga, la cual, en el movimiento absoluto, es proporcional a la cantidad
de movimiento.
CXII. El movimiento, sea real o aparente, es siempre relativo.
A pesar de todo lo dicho, mi opinión es que no puede existir el movimiento si
no es relativo. Para concebir el movimiento se precisa que haya por lo menos
dos cuerpos cuyas distancias o posiciones relativas experimenten variación.
Por lo tanto, si sólo existiera un cuerpo, no sería posible que se moviera.
Esto es de suyo evidente, pues la idea que yo tengo del movimiento implica
necesariamente relación.49
49 «Paréceme esto muy evidente, en cuanto que la idea que tengo del movimiento implica necesariamente
una relación Quienes piensen de otra manera, con un poco de atención verán claro» -Ed. 1710
CXIII. Es inadmisible el movimiento aparente.
Pero aunque en todo movimiento deba existir más de un cuerpo, con todo,
puede darse el caso de que sea uno sólo el que se mueva; y ése será aquel en
que se imprima la fuerza que determine la variación de las distancias, o en
otros términos, aquel sobre el que se ejerza una acción.
Hay quienes pretenden definir el movimiento relativo diciendo que se mueve
el cuerpo cuya distancia con relación a otro es variable y de hecho cambia, ya
se le aplique o no la fuerza o acción causante de la variación; pero como el
movimiento relativo es el único que perciben los sentidos y el único que se
tiene en cuenta en el curso ordinario de la vida, parece natural que toda
persona de sentido común haya de tener de él un conocimiento tan claro
como el del mejor filósofo. Y ahora pregunto yo: ¿quién podrá decir que, al
percibir su movimiento cuando va andando por la calle, se mueven también
las piedras sobre las que pasa, por ir cambiando la distancia de su pie a ellas?
Creo que aun cuando el movimiento implique relación de una cosa a otra, no
es necesario que cada término de la relación tome de la misma su denominación. Un
hombre puede pensar acerca de cosas que no piensen, y un cuerpo puede
moverse hacia otro cuerpo o en sentido contrario, aunque el segundo no se
mueva.50
CXIV. Como el lugar puede definirse de varios modos, el movimiento que se
refiere a él es también diverso, según se considere el lugar.
El que va en un buque puede decirse que está en reposo con relación a los
costados del navío; y sin embargo, está en movimiento con respecto a la
Tierra. O bien, puede moverse hacia el este con respecto a un punto y hacia el
oeste con respecto a otro.
En la vida corriente, el hombre nunca va más allá de la Tierra para definir el
lugar de un cuerpo; y lo que con relación a ella está en reposo se considera
absolutamente así. Pero los filósofos, que tienen más vastos conocimientos y
poseen una noción más exacta del sistema del mundo, echan de ver que
también la Tierra se mueve; y para fijar mejor las ideas conciben como finito
50 «Digo movimiento relativo porque no me siento capaz de concebir otro» -Edic 1710
el mundo corpóreo, y su exterior o capa envolvente, inmóvil, siendo en ésta
en donde sitúan sus movimientos verdaderos.
Ahondando un poco en nuestros propios conceptos, veremos que todo
movimiento absoluto del que podamos formarnos idea, en el fondo no es más
que el movimiento relativo antes definido. Pues como ya hemos hecho
observar, un movimiento absoluto que excluya toda relación a lo exterior es
incomprensible; y a esta clase de movimiento se le pueden atribuir las
antedichas propiedades, causas y efectos que se ha dicho caracterizaban al
movimiento absoluto.
Respecto a lo que se afirma de la fuerza centrífuga, esto es, que no se da en el
movimiento circular relativo, no veo cómo pueda ello deducirse del
experimento que se aduce para demostrarlo. (Véase Philosophiae Naturalis
Principia Mathematica,51 in Schol. Def. VIII.) Pues el agua de la vasija, en el
momento en que se dice poseer la mayor cantidad de movimiento circular
relativo, no tiene, a mi ver, ninguna clase de movimiento, como se
comprenderá por el párrafo siguiente.
CXV. Para que pueda decirse que un cuerpo se mueve se requieren dos cosas;
primera, que cambie su situación o distancia con respecto a cualquier otro
cuerpo; y segunda, que sobre él se aplique la fuerza o acción que determine
semejante cambio.
Si falta alguna de estas condiciones, no creo se pueda decir que un cuerpo se
mueve, según el sentido que se da comúnmente a esta palabra y según lo
reclama la propiedad del lenguaje.
Concedo de buen grado que se diga que un cuerpo se mueve cuando vemos
cambiar su distancia a otro, aun cuando a aquél no se aplique fuerza ninguna
(en este sentido parece se ha de entender el movimiento aparente); pero es
que en tal caso imaginamos, impresa o aplicada al cuerpo que decimos se
mueve, la fuerza que determina el cambio de las distancias; y esto demuestra
tan sólo que podemos equivocarnos al juzgar que un cuerpo se mueve
cuando en realidad no es así,52 pero con eso no se puede probar que estén en
movimiento, en la propia acepción de la palabra, por el mero hecho de que
51 De Newton
52 El texto, desde aquí hasta el comienzo del CXVI. pertenece a la edic de 1710
cambie su distancia a otro; pues tan pronto salimos de nuestro error,
comprobando que no se aplicaba a aquel cuerpo la fuerza determinante del
cambio, ya no afirmamos que se mueva.
Al contrario: imaginemos que exista un solo cuerpo, cuyas partes conserven
invariable su posición relativa. Afirman algunos que en él caben toda suerte
de movimientos, aun sin variar su situación o distancia a otros cuerpos; esto
no lo negaré, si con ello se quiere significar que en aquél puede haber impresa
una fuerza capaz de producir ciertos movimientos de intensidad determinada ante la
mera creación de otros cuerpos. Pero lo que no puedo comprender, lo reconozco,
es que en un solo cuerpo pueda darse un movimiento actual, distinto de la
fuerza impresa o potencia capaz de producir el cambio de lugar, en el caso de
que existieran otros cuerpos mediante los cuales pudiera definirse la
situación.
CXVI. Idea del espacio puro relativo.
De lo expuesto se sigue que la doctrina filosófica acerca del movimiento no
implica la existencia de un espacio absoluto, distinto del que perciben los sentidos
y que está en relación con los cuerpos; el cual no puede existir fuera de la
mente, por las razones que adujimos para probar lo mismo sobre los demás
objetos del sentido.
Y apurando nuestro análisis, quizá lleguemos a comprobar que no podemos
formarnos idea del espacio puro prescindiendo de todo cuerpo: esto, hay que
reconocerlo, parece imposible, ya que se trata de una idea en extremo
abstracta.
Cuando determino un movimiento en una parte de mi cuerpo, si puedo
hacerlo libremente por no encontrar resistencia, digo que hay espacio; si la
encuentro, diré que allí hay un cuerpo. Y en la proporción de la menor o
mayor resistencia al movimiento diré que el espacio es más o menos puro.
Cuando hablo de un espacio vacío o puro, no se puede suponer que la
palabra espacio represente una idea distinta de cuerpo y movimiento o que sin
éstos pueda concebirse. Sin embargo, podemos pensar que cada nombre
representa una idea diferente, separable de las demás; y esto es lo que ha
ocasionado infinidad de errores.
Por tanto, aun suponiendo que todo el mundo fuera reducido a la nada,
excepto mi cuerpo, todavía podría decir que existía el espacio puro, pero esto
no significa otra cosa sino que yo imagino que mi cuerpo podría moverse en
todas direcciones sin la menor resistencia; pero si éste también fuera
aniquilado, entonces no podría haber movimiento y, por lo tanto, tampoco
habría espacio.
Alguno podrá pensar que el sentido de la vista nos proporciona la idea del
espacio puro; pero, según he demostrado en otra obra, las ideas de espacio y
distancia no se adquieren por ese sentido. (Véase mi Ensayo sobre la Visión.)
CXVII. Con la doctrina expuesta se pone fin a las innumerables disputas y
dificultades que han surgido entre los eruditos sobre la naturaleza del espacio
puro. Pero su principal ventaja es que con ella quedamos fuera del peligroso
dilema a que se han visto reducidos muchos que se han dedicado a escribir
sobre esa materia, a saber: o que el espacio puro es el mismo Dios, o que de lo
contrario, fuera de Dios hay algo eterno, increado, infinito, indivisible,
inmutable. Nociones ambas que se han de tener por perniciosas y absurdas.
No pocos teólogos, como también algunos filósofos, de mucho renombre,
ante la dificultad de concebir el espacio limitado o aniquilable, han llegado a
la conclusión de que tiene que ser divino. Y hasta algunos más modernos han
intentado probar que al espacio convienen los incomunicables atributos de
Dios.
Y si bien esta doctrina parece indigna de la divina naturaleza, no sé yo cómo
podría refutarse admitiendo las opiniones tradicionalmente recibidas.
CXVIII. Los errores que proceden de la teoría de la abstracción y de la existencia
externa de la materia vician también los razonamientos matemáticos.
Hasta aquí hemos tratado de la filosofía natural. Haremos ahora algunas
observaciones sobre otra importante rama de las ciencias especulativas, a
saber, las matemáticas.
En éstas se pondera con razón la exactitud y la claridad en las demostraciones,
cosas que difícilmente se hallarán en ninguna otra rama del saber;
y, sin embargo, no se las puede suponer exentas de errores si en sus
principios se oculta alguna secreta falsedad que ciegue a los cultivadores de
estas ciencias, lo mismo que a los demás filósofos.
Los matemáticos deducen sus teoremas con la mayor evidencia: y, no
obstante, sus principios se limitan a la consideración de la cantidad: no pasan
a hacer investigación alguna sobre las máximas trascendentales que regulan
todas las ciencias; y de ahí que todos, incluso los matemáticos, se vean
influidos por errores de origen.
No puedo negar en modo alguno que los principios sentados por los
matemáticos sean ciertos e incontestables; como también reconozco la
exactitud y rigor de sus procedimientos demostrativos. Pero sí sostengo que
puede haber enunciados erróneos de mayor alcance que el objeto de las
matemáticas; y aunque no se mencionen expresamente, tácitamente se
suponen en el desarrollo de esta ciencia: los perniciosos efectos de estos
errores ocultos se dejan sentir en toda la matemática.
Para hablar con claridad diré que los matemáticos, al igual que los demás
sabios y filósofos, prejuzgan a base de dos errores fundamentales, que
arrancan 1) de las ideas generales abstractas; y 2) de la existencia de los
objetos con independencia de la mente.
CXIX. La Aritmética considera como su objeto propio las ideas abstractas de
números. Conocer sus propiedades y mutuas relaciones es una parte no
pequeña del estudio especulativo.
La opinión de que los números son algo puramente abstracto e intelectual los
ha hecho tener en grande estima por aquellos filósofos que se creen dotados
de superior elevación y sutileza de pensamiento.
Se han hecho cuestión de amor propio las especulaciones numéricas más
triviales, inútiles en la práctica, y que sirven de mero pasatiempo: de tal
manera se han aficionado las mentes de algunos, que han soñado encontrar
profundos misterios envueltos en los números, queriendo hasta explicar por
ellos todas las cosas naturales.
Bastará que examinemos nuestros propios pensamientos y tengamos presente
lo ya explicado, para que nos merezcan una opinión muy pobre tan altos
vuelos y abstracciones y miremos todas las investigaciones sobre los números
como otros tantos acertijos difíciles, ya que para nada sirven en la práctica y
en nada favorecen el bien común.
CXX. La unidad en abstracto.
Ya se ha estudiado este punto en el párrafo XIII, del cual y de lo dicho en la
Introducción se desprende que no existe semejante idea. Ahora bien, el número
se define como una colección de unidades; y no existiendo la unidad o el uno en
abstracto, habremos de concluir que no existe el número en abstracto, que
pueda ser representado por cifras o por nombres numéricos.
Por consiguiente, las teorías aritméticas, si se concretan a los números y cifras
y prescinden de todo uso práctico y de las cosas numeradas o contadas,
puede decirse que carecen de objeto.
Donde vemos que la ciencia de los números viene enteramente subordinada a
lo práctico, y cuán vacía y trivial si se la toma como materia de mera
especulación.
CXXI. No obstante, como puede haber quien, engañado por la espaciosa
apariencia de descubrir verdades abstractas, quizá gaste su tiempo en
estudiar teoremas y problemas aritméticos de ningún valor en la práctica, no
estará de más que hagamos algunas otras consideraciones para poner de
manifiesto lo vana que es semejante pretensión.
Lo cual aparecerá con toda claridad examinando lo que fue la aritmética en
su infancia, lo que hizo que los hombres estudiaran esta ciencia y el objetivo a
que dirigían sus esfuerzos.
Es muy natural pensar que los hombres primitivos, para ayudar su memoria
y facilitar el cálculo, se valieran de objetos para contar; en la escritura
marcarían trazos, puntos o signos semejantes, cada uno de los cuales
representaría una unidad, esto es, una de las cosas que hubieran de contar, de
cualquier especie que fueran.
Con el tiempo echarían de ver que era más expeditivo consignar un solo
carácter en vez de los varios signos o trazos. Por último se hicieron de uso
corriente las cifras arábigas o hindúes, con las cuales pueden expresarse
convenientemente los números, repitiendo los signos y dando a cada cifra
valores diferentes según el lugar que ocupe. Lo cual parece haber sido hecho
a imitación del lenguaje, pues se observa una perfecta analogía entre cifras y
nombres, correspondiéndose las nueve primeras de aquéllas con los nueve
primeros de éstos, y los valores relativos, con las denominaciones respectivas.
Y siguiendo el mismo principio de asignar valores absolutos y relativos, se
idearon métodos o sistemas de numeración, mediante los cuales se podía
representar una cantidad conocida por cifras debidamente ordenadas, y
recíprocamente, de la lectura de un número se podía venir en conocimiento
de la cantidad representada y de sus partes.
Una vez halladas y escritas las cifras convenientes y siempre bajo idéntico
principio, es fácil leer los números mediante palabras que se forman
análogamente; y de este modo un número cualquiera queda perfectamente
conocido y determinado.
Puede decirse que se conoce el número que representa una cantidad dada,
cuando se sabe el valor de las cifras que debidamente ordenadas la
identifican; porque así podemos con auxilio de las operaciones aritméticas
fijar los números que corresponden a las partes de la cantidad; y calculando
de esta forma, siempre mediante los signos convenidos (por la relación que
hay entre ellos y los grupos de objetos en que uno se toma por unidad), ya
nos será fácil sumar, dividir, establecer proporciones y operar de todas
maneras con las cantidades mismas que las cifras representan.
CXXII. En aritmética, pues, se consideran no las cosas sino sus signos, que, por
lo demás, no se toman en cuenta por lo que son en sí mismos, sino porque
sirven para dirigirnos con respecto a las cosas y disponerlas debidamente.
Y conforme a lo que dijimos (Introducción, párrafo XIX) sobre la palabra en
general, también en el campo de los números ocurre que los nombres o
caracteres escritos se toman como representativos de las ideas abstractas;
pero en realidad tales signos no traen a nuestra mente ninguna idea de cosa
determinada.
No es mi propósito, por ahora, descender a más detalles sobre este punto; sin
embargo, haré notar que, según lo expuesto, los que se toman por verdades
abstractas o teoremas relativos a los números, versan sobre las mismas cosas
que se pueden contar o medir, aunque para su expresión se utilicen los
nombres y cifras; y éstos no se consideran sino en cuanto que son signos,
elegidos para simbolizar las cantidades que el hombre necesita calcular.
En consecuencia, estudiar los números por sí solos sería tan ocioso y
desatinado como gastar el tiempo en críticas sobre el uso de las palabras y en
razonamientos y controversias puramente verbales, olvidando el primitivo
destino y el uso natural del lenguaje.
CXXIII. De los números de esta ciencia no se menciona ni como axioma ni
como teorema la infinita divisibilidad de la materia finita; pero se la supone y
admite, considerándola tan inseparable de los principios y procesos
demostrativos geométricos que los matemáticos jamás la han puesto en duda
ni han hecho la menor cuestión sobre ella.
Y como esta noción es el origen de esas curiosas paradojas geométricas que
tan claramente repugnan al sentido común y que con tanta dificultad admite
el entendimiento no viciado por la disciplina de la instrucción, no es de
extrañar que a ella haya de atribuirse la extrema y delicada sutileza que tan
tedioso y difícil han hecho el estudio de las matemáticas.
De aquí que si logramos hacer comprender que una extensión finita no puede
contener infinito número de partes, o sea, que no es infinitamente divisible,
habremos desembarazado la geometría de grandes dificultades y
contradicciones, que se han tenido como un reproche a la razón humana y
cuyo conocimiento supone mucho más tiempo y trabajo que ningún otro
estudio.
CXXIV. Toda extensión particular y finita que pueda ser objeto de nuestro
pensamiento es una idea que existe sólo en nuestra mente, y por consiguiente,
cada una de sus partes (de dicha extensión) puede ser percibida.
Por lo tanto, si no puedo percibir las innumerables partes de que consta,
según se dice, la extensión finita que considero, es indudable que no las
contiene.
De otro modo: es evidente que no podemos distinguir partes innumerables
en una línea, superficie o sólido determinados, ya se perciban por los
sentidos, ya sean sólo imaginados en la mente; por consiguiente, hemos de
concluir que ni la línea, ni la superficie ni el sólido contienen ese infinito
número de partes.
Para mí es evidente que las extensiones que contemplo no son otra cosa que
mis propias ideas; y no menos claro resulta que me es imposible fraccionar
cualquiera de mis ideas en un número infinito de otras ideas; en
consecuencia, no son divisibles hasta lo infinito.
Si por extensión finita se quiere significar algo diferente de una idea finita,
declaro francamente que no sé lo que es; y por lo mismo, nada puedo afirmar
o negar de ello. Pero si las palabras extensión, partes, divisible, y demás, se
toman en un sentido inteligible, es decir, como ideas, entonces resulta
manifiesta contradicción el decir que una cantidad o extensión finita se
compone de un número infinito de partes, como cualquiera podrá reconocer
a primera vista. Semejante afirmación jamás podrá tener el asentimiento de
ningún ser dotado de razón, si no es que se ha visto obligado a admitirla
lentamente y como por etapas, así como a un gentil converso no se le puede
hacer creer de momento y sin previa instrucción el milagro de la
transubstanciación.
Los prejuicios arraigados desde antiguo fácilmente se convierten en
principios; y las proposiciones que revisten este carácter, al igual que sus
corolarios, por un inexplicable privilegio se consideran de absoluta certeza
sin más examen.
Ya se ve que por tal procedimiento no habrá absurdo, por grande que sea,
que no se pueda hacer tragar a los hombres.
CXXV. 1) Aquellos cuya inteligencia esté de antemano prevenida con la
doctrina de las ideas generales abstractas (cualquiera sea su opinión sobre las
ideas de los sentidos), se persuadirán fácilmente de que la extensión en
abstracto es infinitamente divisible. 2) Y los que piensan que los objetos de los
sentidos existen con independencia de la mente, se dejarán por ello convencer de
que una línea de sólo una pulgada de longitud puede contener innumerables
partes, realmente existentes, pero demasiado pequeñas para poder verlas.
Estos errores se adhieren fuertemente a la inteligencia de los geómetras lo
mismo que a la de los demás del vulgo y ejercen poderoso influjo en sus
razonamientos; no sería difícil hacer ver cómo las demostraciones
geométricas de la infinita divisibilidad de la materia no reconocen otro
fundamento. Por ahora sólo haré notar que todos los matemáticos son tenazmente
partidarios de esta teoría; y esto únicamente se explica por lo que
acabo de decir.
CXXVI. Ya hemos dicho en otro lugar (Introducción, párrafo XV) que los
teoremas y demostraciones de geometría versan sobre ideas universales. Se
explicó allí el sentido en que se ha de entender esto, a saber: en cuanto se
supone que las líneas y figuras que sirven de ejemplo representan otras
innumerables líneas y figuras en diferentes dimensiones. En otras palabras: el
geómetra las estudia prescindiendo de su magnitud; lo que no implica que él
se forme una idea abstracta sino únicamente que no toma en consideración
las condiciones particulares de las figuras, grandes o pequeñas, porque esto
no afecta a su demostración. De donde se sigue que de una línea esquemática,
aunque sólo tenga una pulgada de longitud, se puede decir que contiene diez
mil partes, pues se la considera no en sí misma sino en cuanto es universal, y
lo es únicamente en su significación, porque representa innumerables líneas
mayores que ella, en las cuales efectivamente se pueden distinguir las diez
mil partes y más, si bien las que se tienen a la vista no pasen de una pulgada.
Y de este modo las propiedades de las líneas representadas se atribuyen (por una
figura retórica muy común) al signo mismo; y erróneamente se juzga que éste las
tiene, no por lo que significa o representa, sino por su propia naturaleza.
CXXVII. De la pulgada no hay tan gran número de partes; pero puede haber
líneas que contengan muchas más. Por eso se dice que aquella línea que no
pasa de la pulgada tiene un número de partes mayor de lo que se pueda
imaginar, esto es, infinito; lo cual es cierto, pero no de aquella línea de una
pulgada en absoluto, sino de las líneas que ella representa.
Lo que sucede es que los matemáticos olvidan esto; y fácilmente vienen a caer
en el error de creer que aquella pequeña línea trazada en el papel contiene
infinito número de partes.
No se puede hablar de una diezmilésima de pulgada; pero sí de la
diezmilésima de una milla o de la del diámetro terrestre; y tanto la milla como
el diámetro de la Tierra se pueden representar por un segmento de una
pulgada.
Si, por ejemplo, dibujo en el papel un triángulo con uno de los lados que
represente el radio de la Tierra y no mayor de una pulgada, podré considerar
dicho lado dividido en diez mil o en cien mil partes o más; pues aunque la
diezmilésima parte de una pulgada, tomada en sí misma, no sea
prácticamente nada y pueda despreciarse sin error sensible, con todo, ya que
la línea trazada es signo de cantidades mayores cuya diezmilésima parte es
muy considerable, para evitar errores notables en la práctica tendremos que
suponer que el radio terrestre tiene diez mil o más partes; y lo mismo el
segmento que en el papel he trazado para representar dicho radio.
CXXVIII Líneas que son divisibles hasta lo infinito.
De lo dicho se desprende claramente que para que un teorema se pueda
considerar universal, aunque demostrado sobre las líneas trazadas en el
papel, es necesario que supongamos que éstas contienen un número de partes
que en realidad no tienen.
Y al hacerlo así, nos daremos cuenta, con un poco de atención, que
imaginamos divisible en un número infinito de partes no el segmento de una
pulgada, sino otras líneas mucho mayores, de las cuales aquél es solamente
signo.
Por ello, cuando se diga que una línea es divisible hasta lo infinito, se ha de
entender de una línea que sea infinitamente grande.
Lo que acabamos de exponer es suficiente para comprender por qué en
geometría se ha creído necesaria la divisibilidad infinita de la extensión finita.
CXXIX. Se podría pensar que los muchos absurdos y contradicciones que
surgen de este falso principio hubieran servido como pruebas contra el mismo.
Y sin embargo (no sé en virtud de qué lógica), no se admiten las pruebas a
posteriori contra las proposiciones relativas al infinito: como si no fuera
imposible, aun para una mente infinita, el conciliar cosas contradictorias;
como si todo absurdo, que rechaza la mente humana, tuviera conexión con la
verdad o de ella pudiera derivarse.
Mas el que atentamente considere lo débil de esta argumentación, echará de
ver que ella sirve sólo de caricia a la pereza mental, que induce a dormirse en
un indolente agnosticismo escéptico más que a examinar a fondo los
principios tradicionalmente aceptados como verdaderos.
CXXX. De poco tiempo a esta parte han ido tan lejos las especulaciones sobre lo
infinito y han sido tan extrañas las conclusiones a que se ha llegado, que han
originado numerosas discusiones y dudas entre los geómetras
contemporáneos.
Algunos de los más renombrados autores sostienen no sólo que una línea es
divisible en un número infinito de partes, sino que cada una de éstas es a su
vez divisible (también hasta lo infinito) en infinitésimos de segundo orden, y
así sucesiva e indefinidamente.
Según ellos, existen infinitésimos de infinitésimos de infinitésimos, sin jamás
llegar al fin; de suerte que un segmento que mida una pulgada no sólo
contiene infinito número de partes, sino una infinidad de infinidades, más
allá de lo que se pueda pensar o imaginar.
Otros matemáticos afirman que los infinitésimos de orden inferior al primero
no son nada en absoluto, juzgando con mucha razón que es cosa absurda
suponer exista una capacidad positiva o parte de la extensión que, aun
multiplicada por infinito, pueda ser menor que cualquier cantidad dada, por
pequeña que sea.
Por otra parte, no es menos absurdo pensar que el cuadrado o el cubo o
cualquier otra potencia de un número positivo y real pueda despreciarse por
ser cantidad infinitamente pequeña o equivalente a cero; lo que se ven
obligados a aceptar los que admiten infinitésimos de primer orden, aunque
nieguen los de órdenes inferiores.
CXXXI. Objeción de los matemáticos. Respuesta.
¿No tenemos razón para concluir que unos y otros se equivocan, y que en
efecto no existen partes infinitamente pequeñas de ninguna cosa, o bien que
es imposible haya un número infinito de partes de una cantidad finita?
Se dirá que la consecuencia natural de todo esto es echar por tierra el edificio de
las matemáticas, particularmente de la geometría; y que por lo mismo esos
grandes hombres que la han llevado a tan alto grado de perfección no han
hecho sino levantar castillos en el aire.
A esto se puede responder que todo lo que en geometría es provecho y
utilidad para el hombre subsiste invariable dentro de nuestro sistema. La
doctrina expuesta, lejos de perjudicar, favorece considerablemente a la
geometría, considerada desde el punto de vista práctico; en otra ocasión nos
ocuparemos de esto.
Por lo demás, aun cuando algunas de las más sutiles e intrincadas especulaciones
materna ticas vinieran a desvanecerse, no veo tampoco qué
perjuicio podría ello acarrear al género humano. Al contrario, sería muy de
desear que los hombres de talento privilegiado y de asidua laboriosidad
dejaran de ocupar su pensamiento en futesas de esa índole, para emplearse
totalmente en el estudio de cosas más reales y de aplicación más inmediata
para mejorar la vida o las costumbres.
CXXXII. Segunda objeción de los matemáticos. Respuesta.
Alguien objetará que por el método infinitesimal se ha llegado a teoremas
indiscutiblemente ciertos, lo cual no podría haber sucedido si dicho método
implica, como se dice, alguna contradicción.
Respondo que, examinada la cuestión a fondo, jamás se verá que sea
necesario apelar a lo infinitesimal o concebir un número infinito de partes en
una línea finita, y ni siquiera cantidades menores que el minimun sensible; más
aún, se comprenderá que tal cosa nunca se ha hecho, porque es imposible.
CXXXIII. Aun si nuestra doctrina fuera una simple hipótesis, debería respetarse en
atención a sus consecuencias.
Por lo dicho, se ve con claridad que muchos errores de no escasa importancia
deben su origen a los falsos principios rebatidos anteriormente. Y a la vez, la tesis
opuesta aparece increíblemente fecunda en corolarios de suma utilidad para
la verdadera filosofía y para la religión.
En particular, la teoría de la materia o de la existencia de seres corpóreos parece
haber sido el principal punto de apoyo para los más declarados y peligrosos
enemigos de todo conocimiento humano o divino.
A la verdad, 1) si nada se explica en la naturaleza distinguiendo entre la
existencia real de un ser no pensante y el hecho de que sea percibido, y, por el
contrario, de esa distinción surgen innumerables dificultades; 2) si tan precaria
es la suposición de que existe la materia que para fundamentarla no se encuentra
la más leve razón; 3) si las consecuencias de tal supuesto no resisten el más ligero
examen de una investigación libre, sino que tienen que disimularse tras la
pantalla oscura de lo incomprensible, si, a pesar de todo, 4} de suprimir la
materia no se sigue ninguna funesta consecuencia, porque no se echaría de
menos su presencia, ya que las cosas se explican igualmente y aun mucho
mejor sin ella; sí, por último, 5) tanto los escépticos como los ateos quedan
reducidos al silencio con suponer la existencia de los espíritus y de las ideas y
el sistema del mundo así concebido está en perfecto acuerdo con la razón y
con la religión, creo, sinceramente, que debe ser admitida esta doctrina y firmemente
abrazada, aun cuando sólo se hubiera propuesto como mera
hipótesis, concediendo fuera posible la existencia de la materia, a pesar de que
ya se ha demostrado con toda evidencia que no lo es.
CXXXIV. Reconozco que, una vez admitidos nuestros principios, quedan
relegadas al olvido como cosa inútil muchas disputas y elucubraciones que
hasta ahora se habían tenido como indispensables en el bagaje de erudición
de los estudiosos. Pero por muchos que sean los prejuicios que quieran
sustentarse contra nuestra tesis, esos reparos podrían hacerlos quienes
habiendo profundizado en el estudio de la filosofía hubieran avanzado en
ella considerablemente. En cuanto a los demás, confío que no encontrarán
fundamentales motivos para discrepar de los principios aquí establecidos,
que abrevian el estudio y hacen las ciencias más claras, compendiosas y
asequibles de lo que eran hasta hoy.
CXXXV. Explicado ya cuanto teníamos que decir sobre el conocimiento de las
ideas, el método propuesto nos lleva a tratar inmediatamente de los
espíritus,53 de los cuales se sabe algo más de lo que el vulgo podría imaginar.
Y la razón principal de que se crea que lo ignoramos todo acerca de ellos es
que no nos formamos idea del espíritu. Pero, en realidad, no se ha de tener
como deficiencia de nuestro entendimiento el que no percibamos tal idea,
porque es cosa clara que no existe.
Esto ya se demostró en el párrafo XXVII; y, a lo que allí se dijo, añadiré ahora
que el espíritu se nos presenta como la única sustancia que puede servir de
base para la existencia de los seres no pensantes o ideas, pero que esta
sustancia que sustenta o percibe las ideas haya de ser una idea o cosa
semejante a ellas es absurdo manifiesto.
CXXXVI. Objeción y respuesta.
Se dirá, como han pensado algunos, que nos hace falta otro sentido54 capaz de
percibir además las sustancias: si lo tuviéramos, podríamos conocer nuestra
propia alma lo mismo que conocemos un triángulo.
A lo que respondo que, si tuviéramos un sentido más, éste nos proporcionaría
únicamente nuevas sensaciones o ideas sensibles; y no creo que nadie, cuando
habla de alma o sustancia, quiera significar por esas palabras algún género
particular de idea o sensación.
53 Vide XXVII
54 Vide LXXVIII
Debemos inferir, por consiguiente, que, bien consideradas las cosas, no es
razonable juzgar defectuosas nuestras facultades porque no nos proporcionen
la idea de espíritu o sustancia activa y pensante; tampoco lo sería el
lamentarnos de no poder comprender lo que es un círculo cuadrado.
CXXXVII. El prejuicio de 1) que los espíritus han de ser conocidos de manera
semejante a como conocemos las ideas55 o sensaciones, ha dado origen a multitud
de afirmaciones absurdas y heterodoxas, creando a la vez un profundo
agnosticismo escéptico sobre la naturaleza del alma.
Y aun es posible que esta opinión haya llevado a algunos a pensar que el
alma no es enteramente distinta del cuerpo, ya que tras mucho investigar han
comprobado que no tenían idea de su espíritu.
Que una idea de suyo inactiva y cuya existencia consiste en ser percibida
pueda ser imagen o semejanza de un agente subsistente por sí mismo es cosa
que no necesita otra refutación sino considerar atentamente lo que estas
palabras significan.
Quizá se dirá que, si bien una idea no puede asemejarse al espíritu en el
pensar, actuar o subsistir por sí misma, con todo, puede asemejársele en otros
aspectos, sin que sea necesario que la idea sea por todos conceptos igual que
su original.
CXXXVIII. A lo que se puede responder que si en las actividades mencionadas
la idea no representa a un espíritu, tampoco puede hacerlo en ningún otro
aspecto: suprimido el querer, el pensar y el percibir ideas, no queda nada en
que pueda estribar la semejanza entre idea y espíritu. Porque con la palabra
espíritu significamos aquello que piensa, quiere y percibe: éste es el único
sentido que puede tener tal término. Y por consiguiente, siendo imposible
que la idea envuelva representación alguna del pensar, querer o percibir, es
cosa evidente que no puede haber idea del espíritu.
CXXXIX Y ahora se objetará56 2) que, si en las palabras alma, espíritu, sustancia,
no va incluida ninguna idea, dichas palabras carecen de contenido y nada
significan en absoluto.
55 Vide CXXXIX.
56 Vide CXXXVII.
A esto responderé que esas palabras dan a entender una cosa real, que no es
idea ni semejante a ninguna idea, sino algo que las percibe, que las quiere y
que razona acerca de ellas.
Lo que es el yo, lo que esta palabra denota es precisamente lo mismo que
significa la palabra alma o sustancia espiritual.
Si se me dijera que ésta es una mera disputa de palabras, que todo el mundo
conviene en llamar ideas aquello que significan los nombres y que lo mismo
debería ocurrir con las palabras alma y espíritu, respondería que todos los
seres no pensantes que puedan presentarse a la mente tienen de común el ser
totalmente pasivos y que su existencia no consiste en ser percibido sino en
percibir ideas y pensar.
Por lo tanto es necesario, a fin de evitar equívocos y para no confundir
naturalezas diferentes, que distingamos entre espíritu e idea. (Véase el párrafo
XXVII.)
CXL. Nuestra idea de espíritu.
En sentido lato, podemos decir que tenemos idea, o más bien noción, de
espíritu, 1) en cuanto entendemos lo que esta palabra significa, pues, si no,
nada podríamos afirmar ni negar de ella; y además 2) en cuanto concebimos
las ideas que existen en otras mentes o espíritus mediante las nuestras
propias, que suponemos semejantes a las de ellos.
Así pues, conocemos los otros espíritus por el nuestro, el cual, en este sentido,
viene a ser imagen o idea de aquéllos; con los cuales tiene la misma relación
que puedan tener mis sensaciones visuales o táctiles con las sensaciones
análogas de los demás.57
CXLI. La inmortalidad natural del alma, corolario inmediato de la doctrina anterior.
No se ha de suponer que cuando se habla de la inmortalidad natural del alma
se haya de entender que ésta sea absolutamente incapaz de aniquilamiento, aun
por parte del poder infinito del Creador que le dio el ser, sino que en el
estado actual de cosas, no será destruida en virtud de las leyes ordinarias de la
57 Véase Reid: On the Intelectual Powers, II, X, 13.
naturaleza o del movimiento.
Pues los que sostienen que el espíritu humano es tan sólo una tenue llama
vital, un sistema de humores animales, hacen del alma algo corruptible y
perecedero como el cuerpo, teniendo que ser ella lo primero que se disipe,
pues naturalmente no ha de sobrevivir a la ruina del palacio que le sirvió de
morada. Esta es la doctrina a la que se han aferrado y han defendido más
tenazmente los peores de entre los hombres, por ser ella el medio más eficaz
para desentenderse de la virtud y de la religión.
Pero ya se ha demostrado que los cuerpos, de cualquier estructura o
complexión que sean, son meras ideas pasivas en la mente, que de ellas se
diferencian y está más lejos que la luz de las tinieblas.
Hemos visto cómo el alma es indivisible, incorpórea, inextensa y, por lo tanto,
incorruptible. Y será muy fácil comprender que esta sustancia, activa, simple e
incompleja no puede verse afectada por el movimiento, el cambio, la
destrucción o disolución, que a cada momento vemos alterar los cuerpos, y
que es lo que se llama curso ordinario de la naturaleza. el alma del hombre es
indestructible por las fuerzas naturales, o, en otros términos, es naturalmente
inmortal.
CXLII. Por lo dicho se verá que nuestras almas no son conocidas de la misma
manera que las cosas inertes, carentes de sentido, o a modo de ideas. Espíritu e
idea son cosas tan completamente distintas que cuando decimos que existen,
que las conocemos, etc., se han de tomar estas palabras en diferente sentido
para uno y otras.
No hay nada de común o semejante entre ellos; y pretender que mediante el
desarrollo de nuestras facultades o por una nueva facultad podríamos
conocer el espíritu al igual que conocemos un triángulo, parece tan absurdo
como pensar que un día podamos ver el sonido.
Insisto en este punto, porque lo considero de la mayor importancia para
esclarecer algunas cuestiones de verdadero interés y evitar errores peligrosos
sobre la naturaleza del alma.
En rigor, no podemos decir que tengamos idea de un ser activo o de una
acción, aunque sí puede afirmarse que tenemos noción de ellos. Así, tengo
cierto conocimiento o noción de mi mente y de sus operaciones sobre las
ideas, puesto que comprendo lo que estas palabras significan; de lo que
conozco digo que tengo noción.
No niego que las palabras idea y noción sean convertibles, o se puedan
emplear indistintamente si así lo quiere el uso; pero en obsequio de la
claridad y de la propiedad debemos dar nombres distintos a cosas que de
suyo son diferentes.
Es de notar también que propiamente no podemos decir que tengamos idea
de las relaciones que envuelven un acto de la mente, sino más bien una
noción de las relaciones que hay entre las cosas. Y si algunos hoy día toman la
palabra idea para designar el espíritu, las relaciones y las acciones, ello se
reduce a una mera cuestión de palabras.
CXLIII. No estará de más observar que la teoría de las ideas abstractas ha
contribuido en gran parte a oscurecer y embrollarlas ciencias que tratan de las
cosas espirituales.
Se han imaginado algunos filósofos que podían formarse idea abstracta de los
actos y potencias de la mente, prescindiendo de su objeto y aun del espíritu
mismo. De aquí que se hayan introducido en ética y metafísica infinidad de
términos oscuros y ambiguos tratando de expresar mediante ellos nociones
abstractas; lo cual ha originado innumerables divagaciones y disputas entre
los llamados sabios.
CXLIV 58 Pero lo que ha traído más discusiones y errores en relación con la
naturaleza y operaciones de la mente ha sido el hablar de estas materias en
términos que implican ideas sensibles.
Por ejemplo: se dice que la voluntad es la moción o impulso del alma;
expresarse de esta forma induce a creer que, a semejanza de una pelota
lanzada por la raqueta, el alma se mueve por la presión de los objetos
sensibles, por una necesidad casi física, y determinada por ellos.
De aquí brotan interminables escrúpulos y errores de funestas consecuencias
para la moral. Y todo podría quedar perfectamente esclarecido descubriendo
58 Se dice que tenemos una idea del espíritu porque 1) una opinión del espíritu puede ser tenida en forma de
una idea (Párrafo CXL) 2) Se suele enseñar que es posible tener una idea abstracta de las potencias con
términos procedentes de los objetos sensibles (Párrafo CXLIV).
la verdad real, y simplemente si los filósofos, entrando en sí mismos,
examinaran con atención su propio pensamiento y las palabras que emplean
para expresarlo.
CXLV. No es inmediato el conocimiento de los espíritus. De lo anteriormente
dicho resulta que la existencia de otros espíritus solamente se puede conocer por
sus operaciones, o sea, por las ideas que despiertan en nosotros.
Yo me doy cuenta de que percibo diversos movimientos, cambios y
combinaciones de ideas, que me informan de que existen ciertos agentes
particulares, semejantes a mí mismo, y que acompañan a dichas ideas,
concurriendo a su producción. Por lo tanto, el conocimiento que yo tengo de
los otros espíritus no es inmediato como lo es el de mis propias ideas, sino
subsiguiente a la operación de algunas de éstas, que yo atribuyo a otros
agentes o espíritus distintos de mí mismo como efectos o signos concomitantes.
CXLVI. Pero, aunque haya ciertas cosas en cuya producción intervienen los
agentes humanos, con todo es evidente que las que llamamos obra de la
naturaleza, o sea, la inmensa mayoría de las ideas y sensaciones percibidas,
no son producidas por la voluntad humana ni dependen de ella. Y, en
consecuencia, debe existir otro espíritu que las produzca, ya que por sí
mismas no pueden subsistir. (Véase el párrafo XXIX.)
Mas si consideramos con atención la constante regularidad, el orden y
concatenación de los seres naturales; la sorprendente magnificencia, belleza y
perfección de las cosas grandes y el exquisito primor de las más pequeñas de
la creación con la armonía y exacta correspondencia en el conjunto; pero,
sobre todo, las nunca bien ponderadas leyes del dolor y del placer, de los
instintos e inclinaciones naturales, de los apetitos y pasiones en los animales,
y a la vez reflexionamos sobre el significado y contenido de los atributos de
unidad, eternidad, infinita bondad, sabiduría y perfección, claramente
echaremos de ver que éstos corresponden sólo al espíritu que todo lo hace en
todas las cosas y en el cual todo subsiste.
CXLVII. La existencia de Dios es más evidente que la del hombre.
Por lo dicho se comprenderá que Dios es conocido tan cierta e inmediatamente
como cualquier otro espíritu distinto de nosotros mismos.
Aún más: podemos asegurar que la existencia de Dios es percibida con
mucha más evidencia que la de los hombres, porque los efectos de la
naturaleza, a Él sólo atribuibles, son más numerosos e impresionan más
vivamente que los que puedan producir los agentes humanos.
No hay una sola obra humana que no demuestre con mayor fuerza la
existencia y presencia de aquel Supremo Espíritu, al que llamamos Autor de la
naturaleza.
Porque es evidente que, al influir sobre otras personas, la voluntad humana
no consigue otro efecto que el movimiento de los miembros del cuerpo: pero
sólo de la voluntad del Creador depende el que un movimiento determinado
vaya seguido de ideas que se despiertan en una mente distinta.
Sólo Él es el que, «sosteniendo todas las cosas con la palabra de su poder»,
permite la comunicación entre los espíritus, en virtud de la cual éstos se
perciben mutuamente.
Y a pesar de todo, esta purísima y clara luz que todo lo ilumina es en sí
misma invisible para la mayor parte del género humano.
CXLVIII. Parece ser convicción muy arraigada entre el vulgo irreflexivo el
pensar que no es posible ver a Dios. Si pudiéramos verlo, dicen, como vemos
a los seres humanos, creeríamos en su existencia y cumpliríamos sus
mandatos.
¡Oh ceguera! Basta que abramos los ojos para ver al soberano Señor de todas
las cosas con mayor claridad, con más plena luz, incomparablemente mejor
de lo que podamos ver a nuestros semejantes.
Pero no hay que entenderlo en el sentido de que podamos contemplar a Dios
en visión directa e inmediata (como pretenden algunos), ni en cuanto que
vemos los seres corpóreos no en sí mismos sino en aquello que los representa
en la esencia divina, doctrina para mí incomprensible; es muy diferente la
interpretación que debe darse a nuestra afirmación: un espíritu humano o
persona no se percibe por el sentido, puesto que no es una idea; luego al ver
el color, estatura, aspectos y movimientos de un hombre, percibimos
únicamente ciertas sensaciones o ideas provocadas en nuestro entendimiento,
las cuales, por presentarse ante nosotros en agrupaciones diferentes, nos
sirven como de señales que atestiguan la existencia de espíritus creados y
finitos, semejantes a nosotros mismos.
De aquí que no podamos decir que vemos a un hombre, si por tal se entiende
aquello que vive, se mueve, percibe y piensa como nosotros: vemos tan sólo
un conjunto tal de ideas que necesariamente nos lleva a pensar que existe un
principio de acción y pensamiento, distinto y a la vez análogo a nosotros, el
cual está representado y acompañado por aquella agrupación de ideas.
Pues de manera semejante vemos a Dios. Toda la diferencia está en que una
mente humana en particular se nos señala por conjuntos finitos muy
circunscritos, a dondequiera dirijamos nuestra vista, mientras que de la
divinidad vemos signos manifiestos en todos los tiempos y en todos los
lugares.
Todo lo que vemos, oímos, sentimos o de cualquier modo percibimos por los
sentidos es un signo o efecto del poder de Dios, como lo son también nuestras
percepciones de los movimientos o acciones de los hombres.
CXLIX. En consecuencia, para todo el que sea capaz de hacer una ligera
reflexión, es cosa muy evidente la existencia de Dios, esto es, de un espíritu que
se halla íntimamente presente en nuestras almas, produciendo en ellas toda
esa variedad de ideas que de un modo continuo nos impresionan, Ser
Supremo del cual dependemos enteramente y en el que vivimos, nos movemos y
somos.
Decir que sólo muy pocas inteligencias son capaces de descubrir esta verdad
tan obvia y al alcance de la mente humana, es una prueba lamentable de la
estupidez e irreflexión de los hombres, los cuales, a pesar de verse rodeados
de tantas y tan claras manifestaciones de Dios, permanecen insensibles ante
ellas como si se hubiesen cegado con el exceso de luz.
CL. Objeción basada en la naturaleza. Respuesta.
Pero se dirá: ¿acaso la naturaleza no tiene parte alguna en la producción de lo
que llamamos seres naturales y forzosamente hay que atribuirlos a la sola e
inmediata operación de Dios?
Respondo que, si por naturaleza se entiende únicamente la serie visible de
efectos o sensaciones que nuestra mente recibe de acuerdo con leyes fijas y
determinadas, es indudable que la naturaleza tomada en este sentido no
puede producir nada.
Y si llamamos naturaleza a un ser diferente de Dios, distinto también de las
leyes naturales y de las cosas que el sentido percibe, debo confesar que esa
palabra resulta para mí un sonido vacío de sentido. La «naturaleza» en esa
acepción es una vana quimera introducida por los paganos, que no tuvieron
nociones exactas de la omnipresencia y de la perfección de Dios. Pero es del
todo inexplicable que la admitan los cristianos, que profesan creer las
Sagradas Escrituras, las cuales constantemente atribuyen a Dios los efectos
que los filósofos paganos acostumbran considerar como producidos por la
naturaleza. El Señor «con una voz reúne en el cielo una gran copia de aguas y
levanta de la extremidad de la tierra las nubes; resuelve en lluvia los
relámpagos y saca el viento de los repuestos suyos» (Jeremías, capítulo X,
vers. 13). «Él cambia las tinieblas en la luz de la mañana y muda el día en
noche» (Amós, capitulo V, vers. 88). «Tú visitaste la tierra y la has como
embriagado con lluvias saludables; multiplica sus producciones; con los
suaves rocíos se regocijarán las plantas todas; coronarás el año de tu bondad
y serán fértilísimos los campos. Se pondrán lozanas las praderas del desierto
y vestirán de gala los collados. Se multiplicarán los rebaños de corderos y
ovejas y abundarán en pasto los valles» (Salmo LXV, versículos 10 a 14). Y a
pesar de ser éste el lenguaje usual de los Sagrados Libros, sentirnos no sé qué
suerte de aversión a creer que Dios interviene de un modo tan directo en el
gobierno de las cosas que nos atañen. Aun cuando quisiéramos suponer que
Él está muy alejado de nosotros, y colocáramos en su lugar un ser ciego, sin
entendimiento, San Pablo nos sale al paso cuando dice que «no está muy lejos
de cada uno de nosotros».
CLI. Triple objeción contra la intervención inmediata de Dios. Respuesta.
Se objetará, indudablemente, 1) que los procedimientos lentos y como por
grados que se observan en la producción natural de las cosas no revelan que
sea su causa la mano de un agente todopoderoso. En segundo lugar, 2) los
monstruos, los nacimientos prematuros, los frutos agostados en flor, las
lluvias que sin provecho caen en los desiertos; y, por último, 3) las
calamidades a que se ve expuesto el género humano, parecen ser otras tantas
pruebas de que en la marcha y estructuración de la naturaleza no actúa de
modo inmediato ni como rector supremo un espíritu de infinita sabiduría y
bondad.
La respuesta a esta objeción se halla contenida en el párrafo LXII, donde se
puede ver que los métodos de la naturaleza son absolutamente necesarios, a
fin de que las cosas se hagan según leyes muy sencillas y universales y de un
modo continuo para asegurar el efecto apetecido: lo cual en realidad demuestra
la sabiduría y bondad de Dios.59
Es tal la disposición de esta gigantesca máquina del universo que mientras
sus movimientos y diversas manifestaciones llaman la atención de nuestros
sentidos, la mano que todo lo dirige queda oculta para el hombre de carne y
hueso. «Verdaderamente -dice el profeta-, Tú eres Dios escondido» (Isaías,
cap. XLV, versículo 15).
Pero aunque Dios se esconda a los ojos del hombre perezoso y sensual, que
en nada quiere emplear su pensamiento, para una mente atenta e imparcial
nada es tan claramente visible como la presencia de un Espíritu omnisciente
que modela, regula y sustenta el conjunto de todos los seres.
Además, es cosa clara, según hemos observado repetidas veces, que el operar
conforme a leyes fijas preestablecidas es tan necesario para guiarnos a nosotros
mismos en el gobierno de nuestra vida y llevarnos a conocer el secreto de la
naturaleza, que sin ello resultaría inútil el alcance y extensión de nuestro
pensamiento y quedaría sin objeto la penetración constructiva del
entendimiento humano; no sólo eso, habríamos de suponer que nuestra alma
carecía de tales facultades (Véase el párrafo XXXI).
Esta simple consideración sería suficiente para refutar cualesquiera
objeciones que en este sentido pudieran presentarse.
CLII. Se ha de tener en cuenta además: 1) que los mismos defectos e imperfecciones
de la naturaleza tienen también su finalidad, puesto que
contribuyen a darle agradable variedad y aumentan la belleza del resto de la
creación, bien así como las sombras en un cuadro hacen resaltar el esplendor
del colorido. 2) Del mismo modo hemos de pensar que lo que juzgamos
imprevisión en el Autor de la naturaleza, como en la pérdida de semillas y
embriones, o en la destrucción accidental de plantas y animales, es más bien
un prejuicio nuestro, acostumbrados como estamos a ver que el hombre
mediante la sobriedad tiende a suplir lo escaso de su poder.
Entre los seres humanos, en efecto, se tiene como medida de prudencia el
59 «Primero. De ahí se sigue que el dedo de Dios no es tan manifiesto para el pecador empedernido, pues le
da oportunidad para endurecerse en la impiedad y madurar para la ven-ganza. Vide LVII». -Edic. 1710.
administrar con parsimonia aquello que no pueden procurarse sino a expensas de
mucho trabajo; pero, en cuanto al Creador, no podemos imaginar que el
producir el mecanismo extremadamente maravilloso de una planta o de un
animal haya de costarle más que el crear o formar un guijarrillo, porque es
certísimo que un Espíritu Omnipotente puede hacerlo todo con un simple fíat
o acto de su voluntad.
De suerte que la espléndida profusión de seres naturales no se ha de
interpretar como signo de debilidad o prodigalidad en el agente que los
produjo, sino más bien como argumento de la riqueza de su poder.
CLIII. En cuanto a la presencia del dolor o displacer en el mundo como
consecuencia inmediata de las leyes de la naturaleza y de la acción de
espíritus finitos, hemos de juzgarla necesaria con el estado actual, precisamente
como condición de nuestro bienestar. Ciertamente, nuestra visión es
muy limitada; porque apenas entra en nuestra mente la idea de un sinsabor
cualquiera, la consideramos como un mal. Pero si ensanchando nuestro
horizonte llegamos a percibir las diversas finalidades, relaciones y
dependencias de las cosas; si analizamos las diversas ocasiones en que nos
afecta el dolor o el placer y la proporción que entre sí guardan semejantes
impresiones dolorosas o placenteras, y consideramos la naturaleza de la
libertad humana y el designio con que hemos sido puestos en el mundo, nos
veremos obligados a reconocer que aquellas circunstancias que miradas en sí
mismas aparecen como un mal para nosotros, tienen aspecto de bien cuando
se las contempla formando parte del sistema o conjunto de las cosas creadas.
CLIV. El ateísmo y el maniqueísmo no tendrían partidarios si los hombres fueran
más reflexivos y atentos.
Por lo expuesto queda manifiesto a todo el que piense un poco que, si todavía
hay quienes profesen el ateísmo y el maniqueísmo herético, ello se debe
únicamente, a la falta de comprensión y de atención.
Pocos serán, en efecto, los espíritus irreflexivos que se atrevan a menospreciar
o criticar las obras de la Providencia, cuyo orden y belleza no son capaces de
comprender o no quieren tomarse el trabajo de estudiar Antes bien, el que
con amplitud de miras profundice en su pensamiento sin desviarse de la
verdad que le atestigua su propia conciencia, no se cansará jamás de admirar
las pruebas de sabiduría y bondad que refulgen dondequiera en la economía
de la naturaleza.
Mas, ¿qué verdad habrá de tan poderoso resplandor ante la mente humana,
que ésta no pueda esquivar, ya cerrando los ojos voluntariamente, ya
apartando de ella el pensamiento? Esto explica que la generalidad de los
mortales, entregados tan sólo al negocio o al placer y poco acostumbrados a
ejercitar sus facultades mentales, no tengan la plena convicción y evidencia
de la existencia de Dios, como cabría suponer en criaturas racionales.
CLV. Y, en realidad, más debe sorprendernos que haya hombres tan necios como
para desoír las voces de su pensamiento, que no el ver cómo los desviados e
irreflexivos niegan su asentimiento a verdad tan evidente y de tan inmensa
importancia como la existencia del Supremo Hacedor.
Con todo, es de temer que a causa de una espantosa y supina negligencia,
muchísimas personas dormidas en el ocio de sus facultades y que viven en
países cristianos hayan caído en una especie de ateísmo práctico. Porque es
totalmente imposible que un alma penetrada e iluminada por la luz de la
omnipresencia, santidad y justicia de aquel Espíritu Todopoderoso, pueda
persistir sin remordimiento en la transgresión de sus leyes.
Debemos, por lo tanto, insistir sobre estos puntos importantes para no
olvidarlos: que los ojos del Señor están en todas partes contemplando el bien
y el mal; que Él está en nosotros y nos conserva el ser dondequiera que
vayamos; nos proporciona el pan que nos sustenta y el vestido que nos cubre;
que está presente a nuestros más íntimos pensamientos; que estamos en la
más inmediata y absoluta dependencia de sus divinas manos.
La clara comprensión de estas grandes verdades no puede por menos que
llenar nuestros corazones de grave respeto y santo temor, que son el mejor
estímulo para la virtud y la más segura salvaguardia contra el vicio.
CLVI. Porque, en definitiva, lo que merece el primer lugar en nuestra investigación
es el conocer a Dios y reconocer nuestros deberes: conseguir esto
fue lo que me impulsó a escribir este libro, y ciertamente juzgaría inútil y sin
objeto mi trabajo si con él no he logrado inspirar a mis lectores un piadoso
sentimiento de la presencia de Dios.
Y habiendo mostrado la falsedad o vacuidad de aquellas frías especulaciones
que constituyen la principal ocupación de muchos filósofos, los que me
hayan leído estarán mejor dispuestos a mirar reverentes y abrazar las
verdades del Evangelio, cuyo conocimiento y cuya práctica son las más alta y
estimable perfección de la naturaleza humana.








Pesquisar este blog

Carregando...
arte (407) pintura (248) filosofia (102) fotografia (89) literatura (84) psicanálise (57) morte (37) HQ (28) freud (28) peanuts (27) skull (27) antropologia (26) comic (24) poesia (23) lacan (22) PSYCHOANALYSIS (20) Desenho (17) Picasso (15) o seminário (15) Bresson (13) cat (12) oriente (12) borges (11) kant (11) psicologia (11) foucault (10) levi-strauss (10) platão (10) SONHOS (9) religião (9) Kirchner (8) biografia (8) kafka (8) love (8) Ernest Max (7) Guimaraes Rosa (7) Ken Rosenthal (7) Mark Eshbaugh (7) NIETZSCHE (6) Salvador Dali (6) aristóteles (6) manet (6) snoopy (6) sociologia (6) Animais (5) Aristotle (5) Escher (5) Geertz (5) Hundertwasser (5) Lauren Simonutti (5) Sommer (5) medicina (5) munch (5) Arthur DOVE (4) CINEMA (4) Carl LARSSON (4) Cézanne (4) DICIONARIO (4) Descartes (4) Doré (4) Ernest Jones (4) Ernst HAAS (4) Guido Crepax (4) H. Bergson (4) Julio Cortázar (4) Kacere (4) Locke (4) Mucha (4) Richter (4) Van Gogh (4) Will Barnet (4) alexandre koyrè (4) caveira (4) drummond (4) gravura (4) hegel (4) história (4) linguística (4) monet (4) música (4) sartre (4) teatro (4) televisão (4) universo (4) verdade (4) Abbas (3) Arthur Rackham (3) Avigdor (3) Blake (3) CORINTH (3) Cambon (3) Connie Imboden (3) David Hockney (3) F. Hodler (3) Frida KAHLO (3) GEORGES BATAILLE (3) James Joyce (3) Kojeve (3) Konrad LORENZ (3) Lori Nix (3) M. J. A. Eguiño (3) Marcel MAUSS (3) Marqués de Sade (3) Marx (3) Memling (3) Pierre Bourdieu (3) Psychiatry (3) SENECA (3) Schopenhauer (3) Tom Chambers (3) Winnicott (3) arroyo (3) autobiografia (3) baby (3) caravaggio (3) cristianismo (3) dickens (3) einstein (3) erwitt (3) etologia (3) fisica (3) magia (3) planetas (3) B. F. Skinner (2) BACHELARD (2) Birman J. (2) CERVANTES (2) Castillo (2) Dix (2) Dulac (2) E. HOPPER (2) E. Nodel (2) ETNOLOGÍA (2) Ernest HAAS (2) Ferenczi (2) G. JOHN (2) GEORGE CANGUILHEM (2) Gustav Caillebotte (2) Hipocrates (2) J. Ensor (2) J. J. Tissot (2) JUNG (2) John Donne (2) KARL JASPERS (2) KIERKEGAARD (2) Kandinsky (2) Klimt (2) L. da VINCI (2) LOUIS ALTHUSSER (2) Lewis Carroll (2) M. Dzama (2) MAUGHAM (2) MERLEAU - PONTY (2) Mann (2) Melanie Klein (2) Neil Welliver (2) Norman Rockwell (2) Pascal (2) Piaget (2) Pollock (2) Quino (2) Roland Barthes (2) Sahlins (2) Serge Leclaire (2) St. Agostinho (2) Stratton (2) Vinicus de Moraes (2) Vuillard (2) WITTGENSTEIN (2) amor (2) beauvoir (2) biology (2) cogito (2) critica (2) cultura (2) diabo (2) erotic (2) estruturalismo (2) gide (2) guerra (2) loucura (2) lua (2) mind (2) mitologia (2) mitos (2) rilke (2) salomão (2) saturno (2) sono (2) sócrates (2) vida (2) ética (2) A. Comte (1) A. Warhol (1) Alix Malka (1) Andreas Gursky (1) Anticristo (1) Arcimboldo (1) Aristófanes (1) Augusto dos Anjos (1) B. Barbey (1) B. Jacklin (1) Bagheria (1) Barbara Morgan (1) Basquiat (1) Berkeley (1) Bhagavad-Gita (1) Bhopal (1) Bocklin (1) Bouguereau (1) Brauner (1) Bruegel (1) Brueghel (1) Brueguel (1) Burt GLINN (1) CALOUSTE GULBENKIAN (1) CAZOTTE (1) CRVANTES (1) Charles S. Peirce (1) Chavannes (1) China (1) Claesz (1) Confucius (1) Confúncio (1) D. (1) DAVIS Stuart (1) DEGAS (1) DELACROIX (1) Dalton Trevisan (1) Deleuze (1) Denis (1) Design (1) Diebenkorn (1) Diógenes (1) E. (1) ERNST CASSIRER (1) Emile Durkheim (1) Empédocles (1) Epimenides (1) F. Vallotton (1) FERDINAND DE SAUSSURE (1) Feuerbach (1) Feyerabend (1) Florbela Espanca (1) Franceco Clemente (1) Franz Marc (1) GROOT (1) GUSTON (1) Galileu (1) Gestalt (1) Graham (1) Grécia (1) Guercino (1) H. Arendt (1) H. MARCUSE (1) Hals (1) Helmut Newton (1) Holbien (1) Hume (1) J. Derrida (1) J.-F. Millet (1) Jan Van KESSEL (1) Jean Laplanche (1) KROYER (1) Kandel E. (1) Keane (1) Kim (1) Kitaoka (1) Klee (1) Knight (1) Korand Von SOEST (1) Kôhler (1) Liev Tolstói (1) M. Mead (1) Malinowski (1) Mantegna (1) Mark Petrick (1) Max Weber (1) Mário Quintana (1) Münter (1) N. Chomsky (1) NEIL GAIMAN (1) Nasio (1) Otto Rank (1) Ovídio (1) Palencia (1) Parmênides (1) Paul DELVAUX (1) Peter HILLE (1) Raduan Nassar (1) Ron Van Dongen (1) S. Franklin (1) Sandman (1) Satrapi (1) Schiele (1) Shakespeare (1) Silvers (1) Siqueiros (1) Spinoza (1) St. T. de Aquino (1) TELEPATIA (1) TODOROV (1) Tarsila do Amaral (1) Taschen (1) Thomas HOPKER (1) Truffaut (1) Tycho (1) Uccello (1) Velvet underground Nico (1) Verne (1) Victor Brochard (1) W. Metcalf (1) Web (1) Weinberg (1) William Bailey (1) Woody Allen (1) Xenofonte (1) Y. Utagawa (1) Yoshitoshi (1) alessandro gottardo (1) arcoiris (1) armour (1) arquitetura (1) asselyn (1) ate (1) bassano (1) biblia (1) breton (1) cartoon (1) ceticismo (1) cocaina (1) conto (1) criança (1) dança (1) direito (1) dor (1) eclesiastes (1) economia (1) edgar allan poe (1) edgar morin (1) ego (1) ensaio (1) epicurus (1) espelho (1) estações (1) eu (1) fala (1) feed (1) foto (1) frr (1) física (1) game (1) gato (1) giger (1) girafa (1) goya (1) hamlet (1) hoffmann (1) humor (1) identificação (1) impressionismo (1) intuição (1) jakobson (1) japan (1) krsna (1) kundera (1) lacn (1) leminski (1) lévi-strauss (1) mafalda (1) magritte (1) miró (1) moda (1) moral (1) mundo (1) mãe (1) narrativa (1) nausea (1) neruda (1) nokides (1) ocultismo (1) perguntas (1) poeso (1) poker (1) política (1) praia (1) sabedoria (1) sapatos (1) saramago (1) semina (1) semiótica (1) shopenhauer (1) soutine (1) suicidio (1) swan (1) sêneca (1) tatoo (1) tatuagem (1) tese (1) titã (1) touro (1) umberto eco (1) valentina (1) venus (1) virtude (1) war (1) weeks (1)
 

sobrefulanos by nokides