DIOGENES LAERCIO

| quinta-feira, 5 de novembro de 2009
I Dicen algunos que la Filosofía, excepto el
nombre, tuvo su origen entre los bárbaros; pues
como dicen Aristóteles en su Mágico, y Soción, en
el libro XXIII De las sucesiones, fueron los magos
sus inventores entre los persas; los caldeos entre los
asirios y babilonios; los gimnosofistas entre los indios;
y entre los celtas y galos, los druidas, con los
llamados semnoteos. Que Oco1 fue fenicio; Zamolxis,
tracio; y Atlante, líbico. Los egipcios dicen que
Vuleano, hijo del Nilo, fue quien dio principio a la
Filosofía, y que sus profesores eran. sacerdotes y











D I O G E N E S L A E R C I O
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
3
LIBRO PRIMERO
PROEMIO.
I Dicen algunos que la Filosofía, excepto el
nombre, tuvo su origen entre los bárbaros; pues
como dicen Aristóteles en su Mágico, y Soción, en
el libro XXIII De las sucesiones, fueron los magos
sus inventores entre los persas; los caldeos entre los
asirios y babilonios; los gimnosofistas entre los indios;
y entre los celtas y galos, los druidas, con los
llamados semnoteos. Que Oco1 fue fenicio; Zamolxis,
tracio; y Atlante, líbico. Los egipcios dicen que
Vuleano, hijo del Nilo, fue quien dio principio a la
Filosofía, y que sus profesores eran. sacerdotes y
profetas. Que desde Vuleano hasta Alejandro Macedón
pasaron cuarenta y ocho mil ochocientos seDIÓGENES
LAERCIO
4
senta y tres años2 ; en cuyo espacio hubo trescientos
setenta y tres eclipses de sol, y ochocientos treinta y
dos de luna. Desde los magos (el primero de los
cuales fue Zoroastro, persa) hasta la destrucción de
Troya pasaron cinco mil años, según Hermodoro
Platónico en sus escritos de Matemáticas. Janto de
Lidia pone seiscientos años desde Zoroastro hasta
el pasaje de Jerjes3, y dice que a Zoroastro sucedieron
continuadamente otros muchos magos, a saber:
Ostanas, Astrapsicos, Gobrias y Pazatas, hasta la
destrucción de Persia por Alejandro.
II. Los que esto dicen atribuyen ignorantemente
a los bárbaros las ilustres acciones de los griegos, de
quienes tomó principio no sólo la. Filosofía, sino
1 Otros lo llaman mochos
2 Esta portentosa antigüedad que se atribuía los egipcios es
una mera fanfarronada suya, si es que hablaron de años solares.
Es probable que de cada mes lunar hiciesen un año, con
lo cual se hace menos absurdo el número de eclipses que
ponen (incluidos únicamente los que fueron observados en
Egipto), y menos arriesgados los cómputos
3 Entiendese el tránsito o pasaje de Jerjes, quinto rey de Persia,
a Europa por el celebrado puente de barcos que constrúyo
sobre el Helesponto (uniendo así el Asia con el
Quersoneso) en la Olimpíada LXXV, unos cuatrocientos
ochenta años antes de la era cristiana.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
5
también el género humano4. Ateniense fue Museo;
tebano Lino. Museo fue hijo de Eumolpo, y según
dicen, el primero que escribió en verso la Generación
de los dioses, y De la esfera, como también que
«todas las cosas proceden, de una y se resuelven en
la misma». Dícese que murió en Falera, y se le puso
por epitafio esta elegía:
En este monumento sepultado
guarda el suelo falérico a Museo,
hijo de Eumolpo, muerto cuanto al cuerpo.
Aun los eumólpidas de Atenas traen este apellido
de Eumolpo, padre de Museo.
III. Lino dicen fue hijo de Mercurio y de la musa:
Urania. Que escribió en verso l a creación del
mundo. el curso del sol y de la luna y la generación
de los animales y frutos. Su obra empieza así:
Hubo tiempo en que todo
fue criado unidamente
4 Sin embargo, algunos padres de la Iglesia no dudan afirmar
que, mucho antes que los griegos vinieran al mundo, era ya
DIÓGENES LAERCIO
6
De donde, tornándolo Anaxágoras, dijo que
«todas acosas fueron criadas a un tiempo y sobreviniendo
la mente divina las puso en orden». Y que
Lino murió en Eubea de una flecha que le tiró
Apolo, y se le puso éste epitafio:
Yace aquí el cuerpo del tebano Lino,
cual hijo de la musa
Urania, hermosamente coronado.
De los griegos, pues, tomó principio la Filosofía,
puesto que hasta en el nombre5 excluye todo
origen bárbaro.
IV. Los que atribuyen su invención a los bárbaros
citan a Orfeo Tracio, diciendo que fue filósofo,
y muy antiguo. Yo no sé si conviene llamar filósofo
a quien tales cosas dijo de los dioses; porque ¿qué
nombra se puede dar a quien atribuye a los dioses
todas las .pasiones humanas, y hasta aquellas sucias
muy antigua la Filosofía: así lo sienten San Justino Mártir:
San Clemente Alejandrino, Teófilo, Taciano, etc.
5 Filosofía o Philosofía es palabra griega, compuesta de
(philos), que significa «amigo», y (sophia), «sabiduría»: de
manera que filósofo viene a significar «amigo de la sabiduría
», y filosofía, «amor de la misma». Véase asimismo el párrafo
VIII.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
7
operaciones les por la boca que aun los hombres
cometen raras veces?6. Dice que murió despedazado
por las mujeres: pero del epitafio que hay en Dión,
ciudad de Macedonia, se ve que le mató un rayo.
Dice así:
Aquí dieron las Musas sepultura
al tracio Orfeo con su lira de oro.
Jove, que reina en tronos celestiales,
con flecha ardiente le quitó la vida.
Estos que hacen derivar de los bárbaros la Filosofía
exponen también el modo con que la trató con
una de ellos. Dicen que los gimnosofistas y los
druidas filosofaron, por enigmas y sentencias, que
«se ha de adorar a Dios; que a nadie se ha de hacer
daño, y que se ha de ejercitar la fortaleza». Clitarco,
en el libro XII, añade que los gimnosofistas no temían
la muerte; que los caldeos se ocupan en la Astronomía
y predicciones, y los magos en el culto,
sacrificios y deprecaciones a los dioses, como si sólo
6 Consta bastantemente que lo que aquí se atribuye a Orfeo
es una literal y errada inteligencia de sus opiniones, pues los
antiguos poetas ocultaban debajo de estas figuras varias operaciones
de la Naturaleza y elementos, siendo todo cosas
tocantes a la Fisiología.
DIÓGENES LAERCIO
8
a ellos oyeran, y manifiestan su sentir en orden a la
esencia y generación de los dioses mismos, creyendo
que son el fuego, la tierra y el agua. Que no admiten
sus simulacros) esculturas, y reprueban la
opinión de los que dicen hay también diosas.
V. Soción, en el libro XXIII, dice que los magos
tratan mucho de la Justicia; que tienen por impiedad
quemar los cadáveres, y por cosa justa casar uno
con, su madre o con su hija7. Que ejercitan las adivinaciones
y predicciones, y dicen que se les aparecen
los dioses; que el aire está lleno de simulacros
que, fluyendo de los cuerpos, suben con los vapores
a los ojos de más aguda vista, y que prohiben los
afeites dei rostro y vestir oro. Visten de blanco,
duermen en tierra, comen hierbas, queso y pan ordinario;
llevan una caña por báculo, y en su extremo
ponen un queso y se lo van comiendo. Aristóteles
dice en su Mágico que ignoran el arte de adivinar
por encantos. Dícelo también Dinón en el libro IV
de su Historia, y añade que Zoroastro fue muy aplicado
a la observación de los astros, sacándolo por la
significación de su nombre. Lo mismo escribe
Hermodoro. Aristóteles, en el libro primero De la
7 Esto también lo permitieron Epicuro y otros filósofos, y
aun se practicó por alguna partes.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
9
Filosofía, hace a los magos más antiguos que los
egipcios, y que ponían dos principios en el mundo,
que eran un genio bueno y otro malo, llamados el
uno Júpiter y Orosmades, y el otro, Plutón y Arimanio.
Dícenlo también Hermipo, en el libro primero
De los magos; Eudoxo, en su Período8, y
Teopoinpo, en el libro VIII De la historia filípica.
VI. Dice éste, por sentencia de los magos, que
«los hombres han de resucitar, y entonces serán inmortales.
Y que las cosas existentes existen a beneficio
de sus oraciones». Esto mismo refiere
Eudemón de Rodas. Ecato dice, como doctrina de
ellos, que «los dioses fueron engendrados». Clearco
Solense escribe, en el libro De la enseñanza, que los
gimnosofistas son descendencia de los magos. Algunos
pretenden que de ellos descendían los judíos.
Los que trataron de los magos reprenden a Herodoto;
pues es falso que Jerjes dispara dardos contra
el sol y que echase grillos en el mar como Herodoto
dice, siendo así que los magos los tenían por dioses.
Derribó, sí, sus estatuas y efigies.
VII. La filosofía de los egipcios acerca de los
dioses y de la justicia dijeron ser ésta: que la materia
8 Es la circunferencia de la Tierra que describió este gran
geómetra en varios libros, obra muy citada de los antiguos.
DIÓGENES LAERCIO
10
fue el principio de las cosas, y que de ella procedieron
después separadamente los cuatro elementos y
los animales perfectos. Que el sol y la luna son dioses;
aquel llamado Osiris; ésta, Isis; y que los expresan
simbólicamente por la figura del escarabajo, del
dragón, del gavilán y de otros animales». Dícenlo
Manetón, en su Epítome de las cosas naturales, y
Hecateo, en el libro primero de la Filosofía de los
egipcios; añadiendo que «les edifican templos y esculpen
tales efigies porque ignoran la de Dios; que
el mundo fue criado, es corruptible y de figura esférica:
que las estrellas son fuego, y por la templada
mezcla de sus influjos9 dá la tierra sus producciones;
que la luna padece eclipse cuando entra en la sombra
de la Tierra; que el a1ma permanece en el cuerpo
cierto tiempo, y luego transmigra a otro; que la
lluvia proviene de las mutaciones del aire»10. Otras
muchas cosas disputan sobre: Fisiología, según es
de ver en Hecateo y Aristágoras. Tienen también
sus leyes sobre la Justicia, y las atribuyen a Mercu-
9 De sus influjos. Añado esto porque no comprendo cómo
puedan los astros mezclarse entre sí excepto por sus rayos e
influencias, de las cuales se burlan muchos de nuestros sabios
modernos.
10 s, significa lluvias y no ríos, como traduce el intérprete
latino.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
11
rio. De los animales elevaron a dioses los que son
útiles a los usos humanos. Y finalmente, haber sido
ellos los inventores de la Geometría, Astrología y
Aritmética. Esto baste de la invención de la Filosofía.
VIII. En cuanto al nombre, Pitágoras fue el
primero que se lo impuso llamándose filósofo, estando
en conversación familiar en Sición con
Leontes, tirano de los sicioneses o fliaseos, como
refiere Heráclides Póntico en el libro que escribió
De la intercepción de la respiración11. «Ninguno de
los hombres -dijo Pitágoras- es sabio; lo es sólo
Dios». Antes la Filosofía se llamaba sabiduría y sabio
el que la profesaba habiendo llegado a lo sumo
de su perfección; pero el que se dedicaba a ella se
llamaba filósofo, aunque los sabio. Se llamaban
también sofistas, y aun los poetas; pues Cratino, en
su Arquíloco, citando a Homero y a Hesíodo, así los
llama. Sabios fueron juzgados Tales, Solón, Periandro,
Cleóbulo, Quilón, Biante y Pitaco. A éstos se
agregan Anacarsis Escita, Misón Queneo, Ferecides
Siro y Epiménides Cretense. Algunos añaden a Pisistrato
Tirano. Éstos fueron los sabios.
11 De esta obra se habla en la Vida de Empédocles, núm.6
Plinio la menciona lib. VII, cap. II.
DIÓGENES LAERCIO
12
IX. Las sectas o sucesiones de la Filosofía fueron
dos: una desciende de Anaximandro, y otra de
Pitágoras. Del primero fue maestro Tales; de Pitágoras,
Ferecides. Esta secta se llamó jónica porque
Tales, maestro de Anaximandro, fue de Jonia, nacido
en Mileto; la otra se llamó italiana porque Pitágoras,
su autor, vivió casi siempre en Italia. La secta
jónica finaliza en Clitomaco, Crisipo y Teofrasto; la
italiana, en Epicuro, pues a Tales sucedió Anaximandro;
a éste, Anaximenes; a Anaximenes, Anaxágoras;
a éste, Arquelao; a Arquelao, Sócrates, que
fue inventor de la Moral. A Sócrates sucedieron sus
discípulos, principalmente Platón, instituidor de la
Academia primitiva. A Platón sucedieron Espeusipo
y Jenócrates; a éste se siguió Polemón; a Polemón,
Crantor y Crates; a éste, Arcesilao, que introdujo la
Academia media; a Arcesilao sucedió Lacides, inventor
de la Academia nueva; a Lacides sucedió Carnéades;
y a Carnéades, Clitómaco. De este modo
acaba en Clitómaco la secta jónica.
X. En Crispo terminó de la manera siguiente: a
Sócrates sucedió Antístenes; a éste, Diógenes Cínico;
a Diógenes, Crates Tebano; a Crates, Zenón
Citio; a Zenón, Cleantes, y a Cleantes, Crisipo. Por
último, en Teofrasto acabó así: a Platón sucedió
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
13
Aristóteles, y a Aristóteles, Teofrasto. De este modo
dio fin la secta jónica. La italiana, del modo siguiente:
a Ferecides sucedió Pitágoras; a Pitágoras,
Telauges, su hijo; a éste, Jenófanes; a Jenófanes,
Parménides; a Parménides, Zenón de Elea; a éste,
Leucipo, y a Leucipo, Demócrito. A Demócrito sucedieron
muchos; pero los más célebres son Nausifanes
y Naucides, a los cuales sucedió Epicuro.
XI. De los filósofos, unos se llamaron dogmáticos;
otros efécticos12. Los dogmáticos enseñan las cosas
como comprensibles. Los efécticos se abstienen
de ello, suponiéndolo todo incomprensible. Algunos
de ellos nos han dejado escritos; otros, nada
escribieron. Entre estos últimos suelen contarse Sócrates,
Estilpón, Filipo, Menedemo, Pirro, Teodoro,
Carnéades, Brisón, y, según :algunos, también Pitágoras
y Aristón Quío, que sólo escribieron algunas
cartas. Otros dejaron un escrito so lo cada uno, como
Meliso, Parménides, y Anaxágora: Zenón escribió
mucho; .Jenófanes, más que él; más que éste,
Demócrito; Aristóteles, más que Demócrito; excedióle
Epicuro; y a éste superó Crisipo.
12 De estos filósofo se trata en el lib. IX, núm. 7 de la Vida
de Pirrón.
DIÓGENES LAERCIO
14
XII. Tomaron los filósofos sus apellidos, unos
di pueblos, como los eleenses, megarenses, erétricos y cirenaicos.
Otros los tomaron de algunos parajes, como
lo, académicos y los estoicos; otros, de algunas circunstancias,
como los peripatéticos; otros, de sus cavilaciones
como los cínicos; otros, de ciertas
afecciones, como lo: eudemónicos; otros, finalmente,
de su opinión, como los llamados filaletes, los eclécticos
y los analogéticos Algunos toman nombres de
sus maestros, como lo: socráticos, epicúreos y semejantes;
otros, se llamaron físicos, por haber escrito de
Física; otros, morales, por la doctrina moral que enseñaron;
otros, finalmente se llaman dialécticos por
ejercitarse en sutilezas y argumentos.
XIII. Tres son, pues, las partes de la Filosofía:
Física, Moral y Dialéctica. La Física trata del universo
y de las cosas que contiene; la Moral, de la vida humana
y cosas a nosotros pertenecientes; y la Dialéctica
examina las razones de ambas. Hasta Arquíloco
reiné la Física. De Sócrates, como ya dije, comenzó
la Moral. y de Zenón de Elea, la Dialéctica. De la
Moral hube diez sectas, que son: la académica, la cireV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
15
naica, la elíaca13, la megárica, la cínica, la erétrica, la dialéctica,
la peripatética, la estoica y la epicúrea.
XIV. Platón fue el fundador de la Academia
primitiva; de la media, Aroesilao; y de la nueva, Lacides.
De la secta cirenaica lo fue Aristipo de Cirene;
de la elíaca, Fedón de Elea; de la megárica, Euclides
Megarense; de la cínica, Antístenes Ateniense; de la
erétrica, Menedemo de Eritrea; de la dialéctica, Clitómaco
Cartaginés; de la peripatética, Aristóteles
Estagirita; de la estoica, Zenón Citio; y, finalmente,
la epicúrea se llama así de su autor Epicuro.
XV. Hipoboto, en su tratado De las sectas filosóficas.
dice que éstas fueron nueve: primera, la megárica;
segunda, la erétrica; tercer, la cirenaica; cuarta, la
epicúrea; quinta, la anniceria; sexta, la teodórica; séptima,
la zenónica o estoica; octava, la académica antigua;
y novena, la peripatética. De la cínica, eleática y dialéctica
no hace memoria. La pirrónica se estima poco por
su oscuridad, diciendo unos que es secta, y otros
que no lo es. Parece lo es, dicen: pues llamamos
secta a aquella que sigue, o tiene todas las apariencias
de seguir, alguna norma de vida; por cuya razón
13 Mejor eleíaca, como tiene el texto griego, por ser denominada
de la ciudad de Elea, patria de Fedón, su autor. El intérprete
latino pone Elíaca, teniendo por diptongo la e y la i
DIÓGENES LAERCIO
16
podemos muy bien llamar secta a la de los escépticos.
Pero si por secta entendemos la propensión a
los dogmas que tienen séquito, no se podrá llamar
secta, puesto que carece de dogmas. Hasta aquí de
los principios, sucesiones, varias partes y número de
sectas que tuvo la Filosofía. Aunque no mucho
tiempo ha que Potamón Alejandrino introdujo la
secta electiva, eligiendo de cada una de las otras lo
que le gustó más. Fue de opinión, según escribe en
sus Instituciones, que son dos los modos de indagar
la verdad. El primero es aquel con que formamos
juicio, y éste es el principal. El otro es aquel por
medio de quien lo formamos, como con una exactísima
imagen. Que la causa material y eficiente, la
acción y el lugar son el principio de las cosas; pues
siempre inquirimos de qué, por quién, cuáles son y
en dónde se hacen. «Y el fin a que deben dirigirse
todas las cosas es -dice- la vida perfecta por medio
de todas las virtudes, incluso los bienes naturales y
adventicios del cuerpo». Pero tratemos ya de los
filósofos, y sea el primero
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
17
TALES
1. Tales, según escriben Herodoto, Duris y Demócrito,
tuvo por padre a Examio, y por madre a
Cleobulina, de la familia de los Telidas, que son fenicios
muy nobles descendientes de Cadmo y de
Agenor, como dice también Platón. Fue el primero
que tuvo el nombre de sabio, cuando se nombraron
así los siete, siendo arconte14 en Atenas Damasipo,
según escribe Demetrio Falero en el Catálogo de los
arcontes. Fue hecho ciudadano de Mileto, habiendo
ido allá en compañía de Neleo, que fue echado de
Fenicia; o bien, como dicen muchos, fue natural de
la misma Mileto y de sangre noble.
2. Después de los negocios públicos se dio a la
especulación de la Naturaleza. Según algunos, nada
dejó escrito; pues la Astrología náutica qué se le atribuye
dicen es de Foco Samio. (Calímaco le hace
inventor de la Ursa menor, diciendo en sus Yambos:
Del Carro fue inventor, cuyas estrellas
14 Arconte Apxwv fue entre los atenienses la dignidad suprema
y cuasi real, como entre los romanos el dictador. Eran
nueve los arcones; pero sólo el primer arconte tomaba el
nombre de rey o príncipe; y de éste se entiende cuando se
cita el arcontado de alguno.
DIÓGENES LAERCIO
18
dan rumbo a los fenicios navegantes.)
Pero, según otros, escribió dos cosas que son:
Del regreso del sol de un trópico a otro, y Del equinoccio;«lo
demás -dijo- era fácil de entender.» Algunos, son de
parecer fue el primero que cultivó la Astrología, y
predicó los eclipses del sol y mudanzas del aire, como
escribe Eudemón en su Historia astrológica; y que
por esta causa lo celebraron tanto Jenófanes y Herodoto.
Lo mismo atestiguan Heráclito y Demócrito.
3. Tiénenlo muchos por el primero que defendió
la inmortalidad del alma; de este número es el
poeta Querilo. Fue el primero que averiguó la carrera
del sol de un trópico a otro; y el primero que,
comparando la magnitud del sol con la de la luna,
manifestó ser ésta setecientas veinte veces menor
que aquél, como escriben algunos. El primero que
llamó tpiakása (triacada) la tercera década del mes15;
y también el primero, según algunos, que disputó de
15 Los griegos dividían los días del mes en tres décadas o
decenas, a saber: Comenzante o Incipiente, Media y Declinante
o Terminante. Así la voz triacada de Tales fue tanto
como decir tercera década; y siendo cumplida, es el día 30
del mes. Decíase de otro modo polvovtos unvós o bien rravouévov.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
19
la Naturaleza. Aristóteles les e Hipias dicen que Tales
atribuyó alma a cosas inanimadas, demostrándolo
por la piedra imán y por el electro. Pánfilo
escribe que habiendo aprendido de los. egipcios la
Geometría, inventó el triángulo rectángulo`' en un
semicírculo, y que sacrificó un buey por el hallazgo.
Otros, lo atribuyen a Pitágoras16, uno de los cuales
es Apolodoro logístico17. También promovió mucho
lo que dice Calímaco en su Yambos haber hallado
Euforbo Frigio, a saber, el triángulo escaleno, y
otra: cosas concernientes a la especulación de las
líneas.
4. Parece que en asuntos de gobierno fueron su;
consejos muy útiles; pues habiendo Creso enviado
embajadores a los de Mileto solicitando su confederación
en la guerra contra Ciro, lo estorbó Tales, lo
cual, salido Ciro victorioso, fue la salvación de Mileto.
Refiere Clitón que fue amante de la vida privada
y solitaria como leemos en Heráclides. Dicen
16 Cicerón, Vitrubio y otros antiguos atribuyen este hallazgo
a Pitágoras. Acaso pueden conciliarse ambas opiniones diciendo
que Pitágoras inventó la escuadra, según la describe
Vitrubio, lib. IX, cap. II, y Tales demostró que en triángulo
inscrito en un semicírculo, cuyo diámetro sea la hipotenusa
de aquél, el ángulo a la circunferencia es siempre recto, lo
cual es cosa diversa.
DIÓGENES LAERCIO
20
algunos que fue casado, y que tuvo un hijo llamado
Cibiso; otros, afirman que vivió célibe, y adoptó un
hijo de su hermana y que preguntado por qué no
procreaba hijos, respondió que «por lo mucho que
deseaba tenerlos»18. Cuéntase también que apretándole
su madre a que se;. casase, respondió que «todavía
era temprano»; y que pasados algunos años,
urgiendo su madre con mayores instancias, dijo que
«ya era tarde». Escribe Jerónimo de Rodas, en el
libro II De las cosas memorables, que queriendo
Tales manifestar la facilidad con que podía enriquecerse,
como hubiese conocido que había de haber
presto gran, cosecha de aceite, tomó en arriendo muchos
olivares, y ganó muchísimo dinero.
5. Dijo que «el agua es el primer principio de las
cosas; que el mundo está animado y lleno de espíritus
»- Fue inventor de las estaciones del año, y
asignó a éste trescientos sesenta y cinco días. No
tuvo maestro alguno, excepto que viajando por
Egipto se familiarizó con los sacerdotes de aquella
17 Logístico, esto es, computador o contador.
18 Otra lección dice todo lo contrario, a saber: Porque no
deseaba tenerlos. Me parece muy probable el sentir de Issac
Casaubono; el cual dice que <>.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
21
nación. Jerónimo dice que midió las pirámides por
medio de la sombra, proporcionándola con la
nuestra cuando es igual al cuerpo. Y Minies afirma
que vivió en compañía de Trasíbulo, tirano de Mileto.
6. Sabido es lo del trípode que hallaron en el
mar unos pescadores, y el pueblo de Mileto lo envío
a los sabios. 'Fue el caso que ciertos jóvenes jonios
compraron a unos pescadores de Mileto un lance19
de red, y como en ella sacasen un trípode20, se movió
controversia sobre ello, hasta que los milesios
consultaron el oráculo de Delfos, cuya deidad respondió:
¿A Febo preguntáis, prole milesia,
cúyo ha de ser el trípode? Pues dadle
a quien fuere el primero de los sabios.
Diéronlo, pues, a Tales; Tales lo dio a otro sabio;
éste a otro, hasta que paró en Solón; el cual,
19 A saber, todo lo que sacasen en una vez que echasen la red
al agua, fuese poco o mucho; jactus rectis. (Véase Valerio Máximo,
lib. IV, capítulo I.)
20 Era un banquillo de oro, con tres pies. Valerio Máximo lo
llama aurea mensa.- Plutarco, Vida de Solón.
DIÓGENES LAERCIO
22
diciendo que «Dios era el primer sabio», envió el
trípode a Delfos21.
7. De otra manera cuenta esto Calímaco en sus
Yambos, como tomado de Leandrio Milesio.
«Cierto arcade -dice- llamado Baticles, dejó una taza
para que se diera al primero de los sabios. Habiéndola
dado a. Tales, y vuelta al mismo hecho el giro
de los demás sabios, la dio a Apolo Didimeo, diciendo,
según Calímaco:
Gobernando Nileo a los milesios
hizo a Dios Tales este don precioso
que dos veces había recibido.»
Lo cual, narrado en prosa, dice: «Tales Milesio,
hijo de Examio, dedicó a Apolo Délfico este ilustre
don que había recibido dos veces de los griegos». El
que llevó la taza de unos sabios a otros era hijo de
Batilo, y se llamaba Tirión, corno dice Eleusis en el
libro De Aquiles, y Alejo Mindio en el nono De las
cosas fabulosas.
8. Eudoxo Cnidio y Evantes Milesio dicen que
Creso dio una copa de oro a cierto amigo para que
la regalase al más sabio de Grecia, y que habiéndola
21 A Apolo Délfico.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
23
da a Tales, de uno en otro sabio vino a parar a
Quilón. Preguntado Apolo «quién fuese mas sabio
que Quilón, respondió que Misón. De éste hablaremos
más adelante. Eudoxo pone a Misón por
Cleóbulo, y Platón lo pone por Periandro. La respuesta
de Apolo fue:
Cierto Misón Eteo, hijo de Queno,
en la ciencia sublimo es mas perito.
Quien hizo la presunta fue Anacarsis. Démaco
Plateense y Clearco dicen que Creso envío la taza a
Pitaco, y de él giró por los otros sabios; pero Andrón;
tratando del trípode afirma que los argivos
pusieron el trípode por premio de la virtud al más
sabio de los griegos y habiendo sido juzgado tal
Aristodemo Esparciata, éste lo cedió a Quilón.
Hace Alceo memoria de Aristodemo en esta
forma:
Pronunció el Esparciata Aristodemo
aquella nobilísima sentencia:
«El rico es sabio; el pobre, nunca bueno.»
DIÓGENES LAERCIO
24
9. Algunos dicen que Periandro envió a Trasíbulo
tirano de Mileto, una nave cargada, y habiendo
zozobrado en los mares de Cos, hallaron después el
trípode, unos pescadores. Pero Fanódico escribe
que fue hallado en el mar de Atenas, remitido a la
ciudad, y por decreto público enviado a Biante. El
porqué se dirá cuando tratemos de Biante. Otros
dicen que lo fabricó Vulcano, y lo regaló a Pélope el
día de sus nupcias; que vino a quedar en poder de
Menelao; que lo robo Alejandro con Helena, y, finalmente,
Lácenas lo arrojó al mar de Cos, diciendo
que sería causa de discordia. Después, habiendo
unos de los pescadores un lance de red y cogido el
trípode, se movió contienda sobre ello. Llegaron a
Coa las querellas; pero como nada se decidiese, dieron
parte a Mileto, que era la capital. Enviaron los
milesios comisionados para que ajustasen aquel negocio,
pero no habiendo podido conseguirlo, tomaron
las armas contra Cos. Viendo que morían
muchos de una y otra parte dijo el oráculo «se diese
el trípode al varón más sabio»,y ambas partes convinieron
en darlo a Tales. Éste, después que circuyó
por los demás y volvió a su mano lo dedicó a Apolo
Didimeo. A los de Cos les dio oráculo esta respuesta:
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
25
No cesará de Cos y de Mileto
la famosa contienda, mientas tanto
que ese trípode de oro (que Vulcano
tiro al mar) no sacáis de vuestra patria
y llega a casa del varón que sepa
lo pasado, presente y venidero.
Y a los milesios, dijo:
¿A Febo preguntáis, prole milesia...?
como ya dijimos. Pero de esto ya basta.
10. Hermipo en las Vidas atribuye a Tales lo que
otros refieren de Sócrates. «Decía -escribe Hermipo-
que por tres cosas daba gracias a la fortuna: la
primera, por haber nacido hombre y no bestia; segunda,
varón y no mujer; tercera, ,riego y no bárbaro.
» Refiérese que habiéndole una vieja sacado de
casa para que observase las estrellas, cayó en un hoyo,
y como se quejase de la caída, le dijo la vieja:
«¡Oh, Tales, tú presumes ver lo que está en el cielo,
cuando no ves lo que tienes a los pies!» Ya notó
DIÓGENES LAERCIO
26
Timón que fue muy aplicado a la Astronomía, y le
nombra en sus Sátiras22, diciendo:
Así como el gran Tales
astrónomo fue y sabio entre los siete.
No escribió más, según dice Lobón Argivo, que
hasta unos doscientos versos23; y que a su retrato se
pusieron éstos:
Tales es el presente a quien Mileto
en su seno nutrió; y hoy le dedica,
copio el mayor astrónomo, su imagen.
Entre los versos adomenos24, éstos son de Tales:
Indicio y seña de ánimo prudente
nos da, quien habla poco.
Alguna cosa sabía,
alguna cosa ilustre elige siempre:
22 ‘Evtoís ,in Sillis. Eran versos satíricos, por cuya razón traduzco
Sátiras.
23 Se entiende versículos o renglones de la obra.
24 ‘Aboqévwv. Eran versos muy largos, semejantes a la prosa,
como muchos de Plauto, con los cuales escribían los antiguos
filósofos algunas sentencias útiles y deleitables.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
27
Quebrantarás así locuacidades.
11. Por suyas se cuentan estas sentencias: «De
los seres, el más, antiguo es Dios, por ser ingénito;
el más hermoso es el mundo, por ser obra de Dios;
el más grande es el espacio, porque lo encierra todo;
el más veloz es el entendimiento, porque corre por
todo; el más fuerte es la necesidad, porque todo lo
vence; el más sabio es el tiempo, porque todo lo
descubre». Dijo que «entre la muerte y la vida no
hay diferencia alguna»; y arguyéndole uno diciendo:
«Pues ¿por qué no te mueres tú?», respondió: «Porque
no hay diferencia». A uno que deseaba saber
quén fue primero, la noche o el día, respondió: «La
noche fue un día antes que el día». Preguntándole
otro si los dioses veían las injusticias de los hombres,
respondió: «Y aun hasta los pensamientos». A
un adúltero que le preguntó si juraría no haber
adulterado, respondió: «Pues ¿no es peor el perjurio
que el adulterio?»
12. Preguntado qué cosa es difícil, respondió:
«El conocerse a sí mismo». Y también, qué cosa es
fácil, dijo: «Dar consejo a otros». ¿Qué cosa es suavísima?
«Conseguir lo que se desea». ¿Qué cosa es
Dios? «Lo que no tiene principio ni fin». ¿Qué cosa
DIÓGENES LAERCIO
28
vemos raras veces? «Un tirano viejo». ¿Cómo sufrirá
uno más fácilmente los infortunios? «Viendo a sus
enemigos peor tratados de la fortuna». ¿Cómo viviremos
mejor y más santamente? «No cometiendo lo
que reprendemos en otros». ¿Quién es feliz? «El
sano de cuerpo, abundante en riquezas y dotado de
entendimiento». Decía que «nos debemos acordar
de los amigos ausentes tanto como de los presentes.
Que no el hermosear el exterior es cosa loable, sino
el adornar el espíritu con las ciencias». «No te enriquezcas
- decía también- con injusticias; ni publiques
secreto que se te ha fiado. El bien que hicieres
a tus padres, espéralo de tus hijos. Fue de opinión
que las inundaciones del Nilo son causadas por los
vientos etesios que soplan contra la corriente.
13. Dice Apolodoro, en sus Crónicas, que Tales
nació el año primero de la Olimpíada XXXV, y murió
el setenta y ocho de su edad, o bien el noventa,
habiendo fallecido en la Olimpíada LVIII, como
escribe Sosícrates. Vivió en los tiempos de Creso, a
quien prometió le haría pasar el río Halis sin puente,
esto es, dirigiendo las aguas por otro álveo.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
29
14. Demetro de Magnesia, en la obra que escribió
de los Colombroños25, dice hubo otros cinco Tales.
El primero fue un retórico calanciano, imitador
despreciable; el segundo, un pintor sicionio muy
ingenioso; el tercero, fue muy antiguo y del tiempo
de Hesíodo, Homero y Licurgo; el cuarto, lo nombra
Duris en su Libro de la Pintura; y el quinto, es
moderno y de poco nombre, del cual hace memoria
Dionisio en su Crítica.
15. Tales el sabio murió estando en unos espectáculos
gimnásticos, afligido del calor, sed y debilidad
propia, por ser ya viejo. En su sepulcro se
puso este epigrarna:
Túmulo esclarecido, aunque pequeño,
es éste; pues encierra la grandeza
de los orbes celestes, que abreviados
tuvo en su entendimiento el sabio Tales.
Otro hay mío en el libro I de los Epigramas, o
Colección de metros26, y es:
25 ‘Ev tol óqwvúqols: in homonymis. Esta obra de Demetrio se
intitula: De los poetas que tuvieron un mismo nombre.
26 ‘Ev rraqqétpw. Otras veces traduzco Miscelánea métrica.
DIÓGENES LAERCIO
30
Las gimnásticas luchas observando
atento en el estadio el sabio Tales,
arrebatóle Júpiter Eleo.
Bien hizo en acercarle a las estrellas,
cuando por la vejez ya no podía
las estrellas mirar desde la tierra.
De Tales es aquella sentencia: «Conócete a ti
mismo», aunque Antístenes, en las Sucesiones, dice
es de Femonoe, y se la arrogó Quilón.
16. De los siete sabios, cuya memoria en general
es y, digna de este lugar, se dice lo siguiente: Damón
Cirineo, que escribió De los filósofos, los censura a
todos; pero en especial a los siete. Anaximenes dice
que más fueron afectos a la poesía que otra cosa.
Dicearco, que no fueron sabios ni filósofos, sí sólo
unos hombres expertos y legisladores. Dice también
haber leído el Congreso de los siete sabios en presencia
de Cipseto, que escribió Arquétimo Siracusano.
Euforo refiere que se congregaron todos siete
en presencia de Creso, excepto Tales. Otros dicen
que también se hallaron juntos en Panionio27, en
Corinto y en Delfos. Hay igualmente: variedad de
27 Panionio fue una ciudad y templo de la Jonia: Herodoto,
Estrabón, Vitrubio, Mela, Estéfano, Diodoro, etc.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
31
opiniones sobre sus dichos o sentencias atribuyéndose
unas mismas a diferentes, v gr., la siguiente:
Dijo el sabio Quilón Lacedemonio:
«Todo exceso es dañoso: obrar a tiempo
es el mejor obrar y más laudable.»
17. Dispútase también de su número; pues
Leandrio pone a Leofante Gorsiada, natural de Lebedo
o de Éfeso, y a Epiménides Cretense, en vez
de Cleóbulo y Misón; Platón, en su Protágoras, pone
a Misón por Periandro. Eforo, por Misón a Anacarsis;
otro añaden a Pitágoras. Dicearco, por cónsentimiento
general, pone cuatro, que son: Tales,
Biante, Pitaco Solón. Luego nombra otros seis:
Aristodemo, Pánfile Quilón Lacedemonio, Cleóbulo,
Anacarsis y Periandro- de los cuales elige tres.
Algunos añaden a Acusilao y a Caba o Escabra Argivo.
Hermijo, en su tratado De los sabios, pone diecisiete,
y deja que el lector elija de ellos los siete que
quiera. Son éstos: Solón, Tales, Pitaco, Biante;
Quilón, Cleóbulo, Periandro, Anacarsis, Acusilao,
Epiménides, Leofanto, Ferecides, Aristodemo, Pitágoras,
Laso (hijo de Carmantides o de Simbrino, o
bien, según dice Aristoxeno, hijo de Cabrino HerDIÓGENES
LAERCIO
32
mioneo) y Anaxágoras. Finalmente, Hipoboto, en
su libro De los filósofos, los pone en el orden siguiente:
Orfeo, Lino, Solón, Periandro, Anacarsis,
Cleóbulo, Misón, Tale, Biante, Pitaco, Epicarmo y
Pitágoras.
18. Atribúyense a Tales las epístolas siguientes:
TALES A FERECIDES
«He sabido eres el primer jonio que estás para
publicar en Grecia un escrito acerca de las cosas
divina. Acaso será mejor consejo publicar estas cosas
por escrito que no fiarlas a algunos poros que
no hagan mucho caso del bien común. Quisiera, si
tienes gusto, me comunicaras lo que escribes; y aun
si lo permites, pasaré a Sirón a verte, porque cierto
no somos tan estólidos yo y Solón Ateniense, que
habiendo navegado a Creta a fin de hacer nuestras
observaciones, y a Egipto para comunicar con los
sacerdotes y astrónomos, lo dejemos de hacer ahora
para ir a verte. Irá, pues, Solón conmigo, si gustas,
ya que tú, enamorado de ese país, pocas veces pasas
a Jonia, ni solicitas la comunicación con los forasteros;
antes bien, según pienso, el escribir es tu única
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
33
ocupación. Nosotros, que nada escribimos, viajamos
por Grecia y Asia.»
TALES A SOLÓN
19. «Si te vas de Atenas, creo puedes habitar con
mucha comodidad en Mileto, como que es colonia
vuestra, pues en ella no sufrirás molestia alguna. Si
abominas los tiranos de Mileto, cono ejecutas con
todos los demás tiranos, podrás vivir alegre en
compañía de nosotros tus amigos. Biante te envió a
decir pasases a Priena; si determinas vivir en Priena,
iremos también nosotros a habitar contigo.»
SOLÓN
1. Solón, hijo de Execestides, natural de Salamina,
quitó a los atenienses el gravamen que llamaban
sisactia, que era una especie de redención de personas
y bienes. Hacíase comercio de personas, y muchos
servían por pobreza. Debíanse siete talentos al
patrimonio de Solón; perdonó a los deudores, y
movió a los demás con su ejemplo a ejecutar lo
mismo. Esta ley se llamó sisactia, la razón de cuyo
DIÓGENES LAERCIO
34
nombre es evidente28. Pasó de allí a establecer otras
leyes (cuyo catálogo sería largo de formar), y las publicó
escritas en tablas de madera29.
2. Célebre fue también otro hecho suyo. Disputábanse
con las armas los atenienses y megarenses
la isla de Salamina, su patria; hasta que
habiéndose ya derramado mucha sangre, comenzó a
ser delito capital en Atenas proponer la adquisición
de Salamina por medio de las armas. Entonces Solón,
fingiéndose loco repentinamente, salió coronado
a la plaza, donde leyendo por medio de un
pregonero a los atenienses ciertas elegías que había
compuesto sobre Salamina los conmovió de modo
que renovaron la guerra a los megarenses y los vencieron,
por esta sutileza de Solón. Los versos con
que principalmente indujo a los atenienses son éstos:
Primero que ateniense, ser quisiera
isleño folegandrio, o sicinita.
Aun por ellas la patria permutara,
puesto que ha de decirse entre los hombres:
28 Significa remisión o condonación de las deudas.
29 De estas tablas de Solón se dice tuvieron origen las Leyes
de las doce tablas entre los romanos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
35
«Este es un ateniense de los muchos
que a Salamina abandonada dejan.»
Y después:
Vamos a pelear por Salamina,
isla rica y preciosa, vindicando
el gran borrón que nuestro honor padece.
3. Indujo también a los atenienses a que tomasen;
el Quersoneso Táurico. Para que no pareciese
que los atenienses habían tomado a Salamina sólo
por la fuerza, y no por derecho, abrió diferentes
sepulcros, e hizo ver que los cadáveres estaban sepultados
de cara al Oriente, lo cual era rito de los
atenienses en enterrar sus muertos. Lo mismo demostró
por los edificios sepulcrales, construídos de
cara al Oriente, y con lo: nombres de las familias
esculpidos; lo cual era propio de los atenienses. Algunos
dicen que al Catálogo30 de Homero, después
del verso
Ayax de Salamina traía doce naves,
30 Al catálogo que forma Homero de las naves que los pueblos
de Grecia enviaron a la expedición de Troya.
DIÓGENES LAERCIO
36
añadió el siguiente:
Y las puso donde estaban las falanges de
los atenienses.
4. Desde entonces tuvo en su favor la plebe, y
gustosa quisiera fuese su rey31; pero él no sólo no
adhirió, sino que aun, como dice Sosícrates, se opuso
vigorosamente a su pariente Pisístrato, cuando
supo que procuraba tiranizar la República. Estando
congregado el pueblo, salió en público armado con
peto y escudo y manifestó los intentos de Pisístrato.
No sólo esto, sino que aun se mostró dispuesto al
socorro, diciendo: «Oh atenienses, yo soy entre vosotros
más sabio que unos y más valeroso que
otros; soy más sabio que los que no advierten lo que
fragua Pisístrato, y más valeroso que los que lo conocen
y callan por miedo». El Senado, que estaba
31 Tupavveíóoai. Laercio usa algunas veces promiscuamente el
nombre tirano y el de rey, sin embargo de que son cosas
muy distintas. Tirano, Túpavvos, era entre los griegos cualquiera
que se alzaba rey en algún pueblo libre o república, v.
Gr., Pisístrato en Atenas. Rey Baoineús. Era el que tenía el
reino por voluntad de los vasallos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
37
por Pisístrato, decía que Solón estaba loco; pero él
respondió:
Dentro de un breve tiempo, oh atenienses,
la verdad probará si estoy demente.
Los élegos que pronunció sobre la dominación
tiránica que premeditaba Pisístrato, son éstos:
Como las nubes, nieves y granizos
arrojan truenos, rayos y centellas,
así en ciudad de muchos poderosos
caerá el ciego pueblo en servidumbre.
No queriendo, pues, Solón sujetarse a Pisístrato,
que finalmente tiranizó la República, dejó las armas
delante del Pretorio, diciendo: «¡Oh patria!, te he
auxiliado con palabras y con obras». Navegó a
Egipto y Chipre. Estuvo con Creso, y preguntándole
éste a quién tenía por feliz, respondió que «a
Tello Ateniense, a Cleobis y a Bito», con lo demás
que de esto se cuenta. Dicen algunos que habiéndose
adornado Creso una vez con toda clase de ornatos,
y sentándose en su trono, le preguntó si había
visto nunca espectáculo más bello, a que respondió:
DIÓGENES LAERCIO
38
«Lo había visto en los gallos, faisanes y pavos, pues
éstos resplandecían con adornos naturales y maravillosa
hermosura».
5. De aquí pasó a Cilicia; fundó una ciudad que
de su nombre llamó Solos, y la pobló ele habitantes
atenienses, los cuales, como andando el tiempo perdiesen
en parte el idioma patrio, se dijo que solecizaban.
De aquí se llamaron éstos solenses, y los de
Chipre solios. Sabido que Pisístrato perseveraba en
el reinado, escribió a los atenienses en esta forma:
Si oprimidos os veis, echad la culpa
sobre vosotros mismos, no a los dioses.
Dando a algunos poder, dando riquezas,
compráis la servidumbre más odiosa.
De ese varón os embelesa el habla,
y nada reparáis en sus acciones.
Hasta aquí Solón. Luego que Pisístrato supo su
fuga, le escribió así:
PISISTRATO A SOLÓN
6. «Ni yo soy el primer ateniense que se alzó
con el reino, ni me arrogo cosa que no me perteV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
39
nezca, siendo descendiente de Cécrop. Tómome lo
mismo que los atenienses juraron dar a Codro y sus
descendientes, y no se lo dieron. Respecto a lo demás,
en nada peco contra los dioses ni contra los
hombres, pues gobierno según las leyes que tú
mismo diste a los atenienses, observándose mejor
así que por democracia. No permito se perjudique a
nadie; y aunque rey, no me diferencio de la plebe,
excepto la dignidad y honor, contentándome con
los mismos estipendios dados a los que reinaron
antes. Separa cada ateniense el diezmo de sus bienes,
no para mí, sino a fin de que haya fondos para
los gastos de los sacrificios público, utilidades comunes
y guerras que puedan ofrecerse. No me
quejo de ti porque anunciaste al pueblo mis designios,
puesto que los ,anunciaste antes por bien de la
República que por odio que me tengas, como también
porque ignorabas la calidad de mi gobierno,
pues a poder saberlo, acaso hubieras adherido a mi
hecho, y no te hubieras ido. Vuelve, pues, a tu casa,
y créeme aun sin juramento, que en Pisóstrato nada
habrá ingrato para Solón. Sabes que ningún detrimento
han padecido por mí ni aun mis enemigos. Si
gustas ser uno de mis amigos, serás de les más ínfimos,
pues no veo en ti ninguna infidelidad ni dolo.
DIÓGENES LAERCIO
40
Pero si no quieres vivir en Atenas, haz como gustes,
con tal que no estés ausente de la patria por causa
mía.» Hasta aquí Pisístrato.
7. Dice Solón que «el término de la vida son
setenta años». También parecen suyas estas ilustres
leyes: «Quien no alimente a sus padres, sea infame, y
lo mismo quien consuma su patrimonio en glotonerías.
El que viviere ocioso, pueda ser acusado de
quien acusarlo quiera.» Lisias dice, en la Oración que
escribió contra Nicia, que Dracón fue quien dejó escrita
dicha ley, y que Solón la promulgó. También,
que, «quien hubiese padecido el nefas fuese removido
del Tribunal».
8. Reformó los honores que se daban a los
atletas, y estableció que a quien venciese en los
olímpicos se le diesen quinientas dracmas; al que en
los ístmicos, ciento; y así en los demás certámenes.
Decía que ningún bien se seguía de engrandecer
semejantes honores; antes bien, debían darse a los
que hubiesen muerto en la guerra, criando e instruyendo
sus hijos a expensas del público, pues con
este estímulo se portan fuertes y valerosos en los
combates; verbigracia, Policelo, Cinegiro, Calmaco y
cuantos pelearon en Maratón. Lo propio digo de
Harmodio, Aristogitón, Milcíades y otros infinitos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
41
Pero los atletas y gladiadores, además de ser de mucho
gasto, aun cuando vencen son perniciosos, y
antes son coronados contra la patria que contra sus
antagonistas. Y en la senectud
son ropa vieja, a quien dejó la trama,
como dice Eurípides. Por esta causa moderó Solón
sus premios.
9. Fue también autor de aquella ilustre ley de
que «el curador no cohabite con la madre de los pupilos
», y que «no pueda ser curador aquel a quien
pertenezcan los bienes de los pupilos, muertos éstos
». También que «los grabadores de sellos en anillos,
vendido uno, no retuviesen otro de igual
grabado». Que «a quien sacase a un tuerto el ojo que
le quedaba, se le sacasen los dos». Igualmente: «No
tomes lo que no pusiste; quien hiciere lo contrario,
sea reo de muerte». «El príncipe .que fuese hallado
embriagado, sea condenado a pena capital.»
10. Escribió para que se coordinasen los poemas
de Homero, a fin de que sus versos y contexto
tuviesen entre sí mayor correlación. Solón, pues,
ilustró más a Homero que Pisístrato, como dice
DIÓGENES LAERCIO
42
Dieuquidas en el libro V de la historia Megárica.
Los principales versos eran:
A Atenas poseían, etc.
Fue Solón el primero que llamó viejo y nuevo al
último día del mes32, y el primero que estableció los
nueve arcontes para sentenciar las causas, como escribe
Apolonio en el libro II De los legisladores. Movida
una sedición entre los de la ciudad, campestres y
marinos por ninguna de las partes estuvo.
11. Decía que «las palabras son imagen de las
obras. Rey, el de mayores fuerzas. Las leyes, como
las telarañas; pues éstas enredan lo leve y de poca
fuerza, pero lo mayor las rompe y se escapa. Que la
palabra debe sellarse con el silencio, y el silencio
con el tiempo. Que los que pueden mucho con los
tiranos son como las notas numerales que usamos
en los cómputos; pues así como cada una de. ellas
ya vale más, ya menos, igualmente los tiranos exaltan
a unos y abaten a otros.» Preguntado por qué no
había puesto ley contra los parricidas, respondió:
«Porque no espero los haya». ¿De qué forma no ha-
32 Véase la nota 15. Aristóteles en sus nubes; Plutarco en la
Vida de Solón.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
43
rán los hombres injusticias? «Aborreciéndolas los
que no las padecen igualmente que los que las padecen.
» Que «de las riquezas nace el fastidio, y del fastidio
la insolencia»33, Dispuso que los atenienses
contasen los días según el curso de la luna. Prohibió
a Tespis la representación y enseñanza de tragedias,
como una inútil falsilocuencia34 (34). y cuando Pisístrato
se hirió a sí mismo, dijo Solón: «De allí provino
esto».
12. Según dice Apolodoro en el libro De las
sectas filosóficas, daba a los hombres esos consejos:
«Ten por más fiel la probidad que el juramento.
Piensa en acciones ilustres. No hagas amigos de
33 Tbpis puede significar muchas cosas, como son: injusticia,
fausto, soberbia, petulancia, orgullo, protervia, maldad, etc.
Todos o algunos de estos vicios pueden y suelen originarse
de las riquezas en el hombre. Parecíome que la voz insolencia
es la que mejor cuadra aquí, singularmente siguiéndose
Kopóv.
34 Así traduzco la voz (pcudología) por evitar perífrases, persuadido
de que la entenderá cualquiera. En cuanto a la
prohibición de las tragedias, digo que parece una humorada
el Solón, y aun puerilidad pensar que el haberse Pisístrato
herido así mismo ( a fin de que el Senado ateniense le diese
la gente de guardia, suponiendo le habían querido matar)
pudiera originarse de las tragedias. Este fue un golpe de política
refinada con que comenzó Pesístrato a fraguar su tiranía,
como lo consiguió. Véase la carta de Solón a
Epiménides.
DIÓGENES LAERCIO
44
presto, ni dejes los que ya hubieres hecho. Manda
cuando hubieres ya aprendido a obedecer. No aconsejes
lo más agradable, sino lo mejor. Toma por
guía la razón. No te familiarices con los malos. Venera
a los dios es. Honra a los padres.»
13. Dícese que habiendo Mimnermo escrito:
Ojalá que sin males ni dolencias,
que lo consumen todo, circunscriban
el curso de mi vida sesenta años,
le reprendió diciendo:
Si creerme quisieres, esto borra,
Mimnermo, y no te ofenda te corrija.
Refúndelo al momento, y :así canta:
«Mi vida se termine a los ochenta.»
Los adomenos35 que de Solón se celebran son:
Examina los hombres uno a uno,
y observa si con rostro placentero
ocultan falsedad sus corazones,
y si hablan con doblez palabras claras
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
45
de oscuro entendimiento precedidas.
Consta que escribió leyes, oraciones al pueblo,
algunas exhortaciones para sí mismo, elegías, sobre
las Repúblicas de Salamina y Atenas, hasta cinco mil
versos: diversos yambos y épodos. A su retrato se
puso este epigrama:
La ilustre Salamina, que del Medo
el orgullo abatió, fue dulce madre
del gran Solón, legislador divino.
14. Floreció principalmente cerca de la Olimpíada
XLVI, en cuyo tercer año fue príncipe de los
atenienses36, como dice Sosícrates, puesto que entonces
instituyó las leyes. Murió en Chipre el año
ochenta de su edad, dejando a los suyos orden de
llevar sus huesos a Salamina, y reducidos a cenizas,
esparcirlas por toda la ciudad. Por esta causa Cratino
le hace hablar en su Quirón de esta manera:
Habitó, según dicen, esta isla,
por todo el pueblo de Ayax esparcido.
35 Qué cosa fuesen adomenos, se dijo en la nota 24.
36 Esto es, fue primer arconte.
DIÓGENES LAERCIO
46
En mi mappérpo (Panmetro), ya
citado37, en que procuré componer epigramas en
toda especie de verso y ritmos acerca de todos los
varones célebres en doctrina, hay sobre Solón uno
que dice así:
De Solón Salaminio al frío cuerpo,
de Chipre el fuego convirtió en cenizas,
que de su patria en los fecundos campos
producirán ubérrimas espigas;
pero el alma ya fue derechamente
a la celeste patria conducida
por los ligeros ejes38, en que un tiempo
sus soberanas leyes dejó escrita.
Por suya tiene la sentencia: Nihil nimis39. Dioscórides
refiere en sus Comentarios que llorando
37 Véase la nota 26.
38 Parece una aquí Learcio del equívoco para significar tanto
el eje de una carroza como las tablas en que Solón escribió
sus leyes, usando esta figura de traslación con decir: “que
dichos ejes lo condujeron a la inmortalidad, como en carros
de triunfo.”
39 He dejado en Latín la sentencia, por no haber podido hallar
en español palabras tan breves que la expresen con enerV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
47
Solón por habérsele muerto un hijo (de cuyo nombre
no consta), como le dijese uno que de nada le
aprovechaba el llanto, respondió: «Por eso mismo
lloro, porque de nada me aprovecha»40. Sus epístolas
son ésta:
SOLÓN A PERIANDRO
15. «Dícesme que muchos ponen asechanzas
contra ti. Aunque quieras exterminarlos, no te precaverás;
te las pondrán el que menos sospeches;
uno, porque te tema; otro, conociéndote digno de
muerte, por ver no hay cosa que no temas. Aun hará
obsequio al pueblo el menos sospechoso que te
quite la vida. Para quitar la causa, sería lo mejor dejar
el imperio; pero si quieres absolutamente perseverar
en él, te será preciso tener fuerzas mayores
que las de la ciudad. De este modo ni habrá quien te
sea temible, ni te desharás de ninguno.
gía. Quién no quede satisfecho, podrá leer: “No haya exceso
en nadas, o cosa semejante.
40 Parece quiso significar que la causa de su llanto era no
haber ningún remedio para la muerte; pues si lo hubiera, no
llorará.
DIÓGENES LAERCIO
48
SOLÓ A EPIMÉNIDES
16. «Ni mis leyes, en la realidad, habían de ser
de grande emolumento para los ateniense, ni menos
lo fuiste tú con partirte de la ciudad; pues no sólo
pueden auxiliar a las ciudades los dioses y los legisladores,
sino también los que siempre forman la
multitud, a cualquiera parte que se inclinen. A éstos
les son provechosos los dioses, y las leyes, si proceden
debida y rectamente; pero si administran mal,
de nada les sirven. No cedieron ciertamente en mayor
bien mis leyes y establecimientos; porque los
que manejaban el común han perjudicado con no
estorbar que Pisístrato se alzase rey, ni dieron crédito
a mis predicciones. Él, que halagaba a los atenienses,
fue más creído que yo, que los
desengañaba. Armado delante del Senado, dije que
yo era más sabio que los que no advertían que Pisístrato
quería tiranizarlos, y más valeroso que los
que por miedo no le repelían». Pero ellos creyeron
que Solón", estaba loco. Por último, di público testimonio
en esta forma: «¡Oh patria! Solón está aquí
dispuesto a darte socorro de palabra y de obra aunque,
por el contrario, creen éstos que estoy loco.
Así, único enemigo de Periandro, me ausento de ti.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
49
Esos otros sean, si gustan, sus alabarderos». Sabes,
oh amigo, con cuánta sagacidad invadió el solio.
Empezó adulando al pueblo; después, hiriéndose a
sí mismo, salió ante, el Senado, diciendo a gritos
que le habían herido sus contrarios, y suplicó le
concediesen cuatrocientos alabarderos de guardia. Y
ellos, no oyendo mis amonestaciones, selos otorgaron,
armados con clavas; y seguidamente subyugó la
República. En vano, pues, me desvelaba en libertar
a los pobres de la servidumbre, puesto que en el día
todos son esclavos de Pisístrato.»
SOLÓN A PISÍSTRATO
17. «Creo que de ti no me vendrá daño alguno,
puesto que antes de tu reinado era tu amigo, y hoy
no te soy más enemigo que los demás atenienses
que aborrecen el estado monárquico. Piense cada
cual si le está mejor ser gobernado por uno o por
muchos. Confieso eres el más benigno de los tiranos;
sin embargo, veo no me conviene volver a
Atenas, no sea se me queje alguno de que habiendo
yo puesto el gobierno de ella en manos de todos
igualmente, y abominando el monárquico, ahora
con mi regreso parezca lisonjar tu hecho.»
DIÓGENES LAERCIO
50
SOLÓN A CRESO
18. «Me causa gran maravilla tu amistad para
conmigo; y te juro por Minerva que, a no haber ya
resuelto habitar en gobierno democrático, querría
antes vivir en tu reino que en Atenas, violentamente
tiranizada por Pisistrato. Pero yo vivo más gustoso
en donde los derechos son iguales entre todos. Bajaré,
no obstante, ahí, siquiera por ser tu huésped un
breve tiempo.»
QUILÓN.
1. Quilón, hijo de Damageto41, fue lacedemonio.
Compuso alunas elegías hasta en doscientos versos.
Decía que «las previsiones que se pueden comprender
por raciocinios son obra del varón fuerte». A su
hermano, que se indignaba de que no le hacían éforo42
siéndole él respondió: «Yo sé sufrir injurias,
41 Estobeo lo llama Pageto, Suidas nombra cierto Damageto
de Heraclea.
42 Era esta dignidad entre los lacedemonios un magistrado
anualmente elegido, compuesto de cierto número de individuos,
para moderar la exorbitante libertad y capricho de sus
reyes. A semejanza de los éforos se hicieron después un maV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
51
pero tú no». Fue hecho éforo hacia la Olimpíada
LV, aunque Pánfilo dice que en la LVI; y que fue
primer éforo43 siendo arconte Eutidemo, como dice
Sosícrates. Que estableció el primero que los éforos
estuviesen ungidos al rey; bien que Sátiro dice que
esto lo haba establecido y a Licurgo. Herodoto dice,
en el libro primero, que estando Hipócrates44 sacrificando
en Olimpia, como las calderas hirviesen por
sí solas45, le aconsejó Quilón que no se casase, o
dejase la mujer si era ya casado, y abdicase los hijos.
2. Dícese que, preguntándole Esopo «qué era lo
que hacía Júpiter» respondió: «Humilla los excelsos,
y ele- va los humildes». Preguntado «en qué se diferencia
el sabio del ignorante», respondió: «En las
buenas esperanzas». «Qué cosa era dificultosa», respondió:
«Guardar el secreto, emplear bien el ocio y
sufrir injurias». Daba los preceptos siguientes: «Detener
la lengua, singularmente en convites; no hagistrado
tan poderoso y absoluto, que declinó en insolente, y
no se levantaba a presencia del rey. Aun llegó a arrogarse la
potestad de ponerlo preso en caso necesario. Por estos excesos
de poder usurpado, dice Plutarco que Cleómenes, hijo de
Leónidas, quitó los éforos.
43 Entiendo el principal de los de aquel año; pues la primera
institución de este magistrado fue sin duda más antigua.
44 Hipócrates, padre de Pisístrato.
45 Antes de encender el fuego.
DIÓGENES LAERCIO
52
blar mal del prójimo, si no queremos oír de él cosa
que nos pese; no amenazar a nadie, por ser cosa de
mujeres; acudir primero a los infortunios que a las
prosperidades de los amigos; casarse sin pompa; no
hablar mal del muerto; honrar los ancianos; guardarse
de sí mismo; escoger antes el daño que el lucro
torpe, porque lo primero se siente por una vez,
lo segundo para siempre; no burlarse del desgraciado;
el poderoso sea humano, para que los prójimos
antes lo celebren que lo teman aprender a mandar
bien su casa; no corra la lengua más que el entendimiento;
reprimir la ira; no perseguir con baldones la
adivinación; no querer imposibles; no apresurarse
en el camino; no agitar la mano cuando se habla,
por ser cosa de necios; obedecer las leyes; amar la
soledad».
3. Entre sus adomenos46, éste fue el más plausible:
«Por la piedra de toque se examina el oro, dando
prueba de sus quilates, y por el oro se prueba el
ánimo del hombre bueno o del malo». Refiérese
que, siendo ya viejo, crecía que no se acordaba de
haber obrado en su vida injustamente; sólo dudaba
de una cosa, y era que habiendo una vez de condenar
en justicia aun amigo, y queriendo proceder seV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
53
gún las leyes, le instó a que le recusase, y así cumplió
con la ley y con el amigo. Fue celebradísimo,
especialmente entre los griegos, por haber predicho
lo de Citere, isla de Laconia, pues teniendo observada
su situación, dijo: «¡Ojalá nunca hubiese existido,
o bien se hubiese sumergido acabada de nacer!»
Tenía bien previsto lo que después sucedió, pues
Demarato, huyendo de Lacedemonia, aconsejó a
Jeries pusiese sus naves en esta isla. Y si; Jeries lo
hubiera ejecutado, ciertamente hubiera Grecia venido
a su poder. Pero después Nicias, en la guerra del
Peloponeso, ganó la isla, la hizo presidio de los atenienses,
y causó infinitos daños a los lacedemonios.
4. Era Quilón breve en el hablar, por cuya causa
Aristágoras Milesio llama quilonio a este estilo, y
dice que también lo usó Branco, el que construyó el
templo de los branquidas.
5. Hacia la Olimpíada LII era ya viejo; en cuyo
tiempo florecía Esopo, el compositor de fábulas.
Murió, según dice Hermipo, en Pisa, dando la enhorabuena
a su hijo, que había salido vencedor en los
juegos olímpicos, en la lucha de puñadas. Murió del
excesivo placer, y debilidad de la vejez. Todos los
46 Véase la nota 24.
DIÓGENES LAERCIO
54
del concurso lo honraron en la muerte. Mi epigrama
a Quilón es el siguiente:
A ti mil gracias, Pólux rutilante,
con cuyo auxilio de Quilón el hijo
consiguió el acebuche siempre verde,
en lucha de puñadas. Si su padre,
al contemplar al hijo coronado,
murió de mozo, nadie le condene
¡Dichoso yo, si tal mi muerte fuera!
A su imagen se puso esta inscripción:
La fuerte en lanzas y valiente Esparta
sembró a Quilón47,primero de los siete.
Apotegma suyo es: «¿Prometes? Cerca tienes el
daño. Suya. es también esta breve carta:
QUILÓN A PERLANDRO
6. «Escríbesme sobre la expedición que quieres
emprender contra los que de ahí están ausentes, en
la cual irás tú mismo. Yo juzgo que un monarca tieV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
55
ne en peligro hasta las cosas de su casa, y tengo por
feliz al tirano que muere en su cama sin violencia.»
PITACO
1. Pitaco, hijo de Hirradio, fue natural de Mitilene;
pero dicho su padre fue de Tracia, según escribe
Duris. Pitaco, en compañía de los hermanos
de Alceo, destronó a Melancro, tirano de Lesbos.
Disputándose con las armas los atenienses y mitilenos
los campos aquilitides, y siendo Pitaco el conductor
del ejército, salió a batalla singular con
Frinón, capitán de los atenienses, que era pancraciaste
y olimpiónico48. Ocultó la red debajo del escudo,
enredó de improviso a Frinón, y quitándole la
vida, conservó a Mitilene el campo que se disputaban
aunque después se lo disputaron nuevamente
ante Periandro, oidor de esta causa, el cual lo adjudicó
a los atenienses, según dice Apolo doro en las
Crónicas. Desde entonces tuvieron los mitilenos a
Pitaco en grande estima, y le dieron el mando, del
cual hizo voluntaria dejación después de haber gobernado
diez años la República y puéstola en orden.
47 Plantó, sembró, y por traslación, procreó, produjo.
48 Atleta y luchador en los juegos olímpicos y otros.
DIÓGENES LAERCIO
56
Sobrevivió a esto otros diez años. Un campo que
los mitilenos le dieron, lo consagró, y aun hoy se
llama Pitaqueo. Sosíciates escribe que habiendo
quitado a este campo una pequeña parte, dijo que
«aquella parte era mayor que el todo»49.
2. No recibió una porción de dinero que Creso
le daba, diciendo que «tenía doblado de lo que quería
»: había heredado los bienes de su hermano
muerto sin hijos. Pánfila dice, en el libro II de sus
Comentarios, que estando Tirreo, hijo de Pitaco, en
la ciudad de Cumas sentado en casa de un barbero,
lo mató un broncista tirándole una hacha; y que habiendo
los cumanos enviado el agresor a Pitaco,
éste, sabido el caso, le absolvió, diciendo que «el
perdón era mejor que el arrepentimiento»50. Pero
Heráclito dice que habiendo ido preso a manos de
Alceo, le dio la libertad, diciendo que «mejor era el
perdón que el castigo». Puso leyes contra la embriaguez,
por las cuales caía en doblada pena el que se
embriagaba, a fin de que no lo hiciesen, habiendo
mucho vino en la isla. Decía que «era cosa difícil ser
49 Porque bastándole aquella, todo el campo le era de sobra,
y aun gravoso.
50 Mejor que el arrepentimiento de haberlo castigado cuando
ya no tendría más remedio.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
57
bueno» de lo cual hace también y memoria Simónides,
diciendo:
Que es cosa muy difícil
ser el varón perfectamente bueno,
de Pitaco es sentencia verdadera.
Platón en su Protágoras hace memoria de aquellas
sentencias de Pitaco: «A la necesidad ni aun los
dioses repugnan. El mando manifiesta quién es el
hombre».
3. Preguntado una vez qué es lo mejor, respondió:
«Ejecutar bien lo que se emprende». Preguntóle
Creso cuál era el imperio mayor, y respondió que «el
de maderas diferentes», significando por ello las leyes51.
Decía también que «las victorias habían de
conseguirse sin sangre. A Focaico, que decía que
convenía buscar un hombre diligente, respondió:
«No lo hallarás, por más que lo busques» A unos
que preguntaban qué cosa fuese muy grata, respondió:
«El tiempo». ¿Qué cosa incógnita? «Lo venidero
». ¿Qué cosa fiel? «La tierra». ¿Qué cosa infiel? «El
mar». Decía que «es propio de los varones pruden-
51 Como escritas en tablas, según arriba dijimos en la vida de
Solón, nota 29.
DIÓGENES LAERCIO
58
tes precaverse de las adversidades antes que vengan,
y de los fuertes tolerarlas cuando han venido. No
publiques antes lo que piensas hacer, pues si se te
frustra se reirán de ti. A nadie objetes su infelicidad,
no sea que te expongas a quejas bien fundadas.
Vuelve a su dueño lo que recibieres en depósito. No
hables mal del amigo, ni aun del enemigo. Ejercita la
piedad. Ama la templanza. Guarda verdad, fe, prudencia,
destreza, amistad y diligencia».
4. Sus más celebrados adomenos son:
Contra el hombre malvado
debe salir el bueno bien armado
No habla verdad la lengua cuantas veces
el corazón procede con dobleces.
Compuso también seiscientos versos elegíacos.
Y en prosa escribió sobre las leyes, dedicándolo a
los ciudadanos. Floreció hacia la Olimpíada XLII, y
murió- gobernando Aristomenes, el tercer año de la
Olimpíada LII, siendo ya viejo y mayor de setenta
años. En el sepulcro se le puso este epitafio
Aquí sepulta la sagrada Lesbos
a Pitaco, su hijo,
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
59
con el llanto más sincero y prolijo.
Es apotegma suyo: Kairon gnwqh (Tempus
nosce). «Conoce la ocasión o la oportunidad.» Hubo
otro Pitaco legislador, de quien habla Favorino en el
libro I de sus Comentarios, y Demetrio en los Colombroños,
el cual Pitaco fue llamado por sobrenombre
el Pequeño.
5. Dícese que Pitaco el Sabio, habiendo sido
consultado por un joven sobre casamiento, respondio
lo que dice Calímaco en estos epigramas.
Un joven atarnense, consultando
a Pitaco, nacido en Mitilene,
hijo de Hirradio: «Padre le decía -,
dos novias me depara la fortuna;
la una me es igual en sangre y bienes;
mas la otra me excede en ambas cosas.
¿Cuál deberé elegir? ¿Cuál me conviene?
¿Cuál de las dos recibo por esposa?
Alzó Pitaco el báculo diciendo:
«Resolverán tu duda esos muchachos
que ahí ves con el látigo en la mano,
en medio de la calle dando giros;
sígueles, y contempla lo que dicen.»
DIÓGENES LAERCIO
60
«Toma tu igual», decían; y el mancebo,
que comprendió el enigma brevemente,
se casó con la pobre, como él era.
Así, Dion amigo,
que cases con tu igual también te digo
Parece tenía razón para hablar así, porque su
mujer fue más noble que él, como hermana que era
de Dracón; hijo de Pentilo, mujer sumamente soberbia
con él.
6 Alceo llama a Pitaco sarapoda, sarápoda y
serapon, sérapon, por tener los pies anchos y llevarlos
arrastrando; Xeiropodhn, queiropoden,
porque tenía grietas en los pies, a los cuales llaman
Xeiradas . queiradas; ganrika, gáurica, porque
se ensoberbecía sin motivo; fnskwna; fúscona,
fuscón, y gastrwna, gastrón, porque era tripudo;
zofodorpidan zofodorpídan, porque cenaba tarde
y sin luz; agasirto, finalmente, porque daba motivo a
que hablasen de él, y porque era muy sucio52. Ejecirtábase
moliendo trigo, como dice Cleurco filósofo.
Hay una breve epístola suya, que es la siguiente:
52 Estas palabras griegas significan lo que expone Laercio.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
61
PITACO A CRESO
7. «Exhórtasme a que vaya a Lidia a ver tus riquezas.
Aunque no las he visto, me persuado que el
hijo de Aliato es el más opulento di: los reyes. Yo
no tendré más yendo a Sardes, puesto que no necesito
de oro, bastándome lo que poseo a mí y a mis
familiares. Iré, sin- embargo, sólo por familiarizarme
con un varón de tanta hospitalidad.»
BIANTE
1 Biante, natural de Priena, hijo de Teutamo,
fue preferido Sátiro entre los siete sabios de Grecia.
Se dice que fue rico. Duris afirma que fue advenedizo
Priena; y Fanódico, que habiendo rescatado
ciertas doncellas misenias que se hallaban cautivas,
las sus- tentó como hijas, las dotó y las remitió a sus
padres a Misena. Poco después, habiendo hallado
en Atenas unos pescadores, como ya dijimos el trípode
de oro con la inscripción: Para el más sabio,
dice Sátiro que las mismas doncellas salieron en público,
refirieron lo que por ellas había hecho Biante,
y lo aclamaron, sabio. Fuéle enviado el trípode; pero
luego que lo vio, dijo: «Apolo es el sabio»; y no lo
DIÓGENES LAERCIO
62
admitió. Fanódico y otros dicen que no fueron las
doncellas quienes aclamaron sabio a Biante, sino los
padres de éstas53. Otros dicen que consagró el trípode
a Hércules en Tebas, por ser oriundo de ella, y
Priena su colonia; lo que afirma también Fanódico.
2. Refiérese que teniendo Aliate cercada a Priena,
engordó Biante dos mulos y los introdujo en el
real del enemigo; vistos los cuales, se maravilló mucho
Aliate de que hasta los animales estuviesen tan
lucidos en la plaza; y meditando en levantar el cerco,
envío un hombre a ella para que observase su estado.
Súpolo Biante, y luego hizo muchos montones
de arena, cubriólos de trigo y los dejó ver al enviado;
lo cual referido a Aliate, hizo paz con los prieneses.
Envío a llamar a Biante; mas éste respondió:
«Yo mando a Aliate que coma ahora cebollas», esto
es, que llore.
3. Dícese también que fue un vehementísimo
orador de causas; pero siempre usó bien de su facundia.
A esto aludio Demódico54 Lerio, cuando
dijo que el orador de causas debía imitar al prienés».
53 Diodoro Sículo cuenta este caso.
54 Samuel Rochart, lee Demodoco, como nombre más conocido.
El texto tiene Alcrio: sigo la corrección de Menagio,
que es Lerio, haciéndolo natural de Leros, isla del mar Jonio,
patria de Feredices.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
63
Y Hiponacte solía decir en proverbio: «Mejor se ha
portado que Biante prienés».
4. Su muerte fue de esta manera: habiendo orado
en defensa de un pleito de un amigo suyo (siendo
ya anciano) y descansando un poco de esta
fatiga, reclinó la cabeza en el seno de un nieto suyo,
hijo de su hija. Había también orado el contrario en
la causa; y como los jueces sentenciasen en favor del
cliente de Biante, vencido el pleito, fue hallado
muerto en el seno mismo del nieto. Enterrólo magníficamente
la ciudad, y escribió en su sepulcro este
epitafio:
Cubre esta hermosa piedra y pavimento
al prienés Biante, honor de Jonia.
El mío dice así:
Aquí yace Biante, a quien Mercurio
llevó tranquilamente,
blanco nevado viejo, al sitio oscuro.
Oró y venció la causa de un amigo;
y en el pecho de un joven reclinado.
vino a extender su sueño largamente.
DIÓGENES LAERCIO
64
5. Escribió de la Jonia hasta dos mil versos, el
modo en que principalmente podía ser feliz. De sus
adomenos, éstos fueron los más aplaudidos:
Si vives en ciudad, placer procura
a los conciudadanos;
pues esto gusta a todos.
Pero, por el contrario, la arrogancia
ha sido siempre a todos perniciosa.
Sus sentencias son éstas: «Ser fuerte en el cuerpo
es obra de la Naturaleza; mas decir lo útil a la
patria es cosa del ánimo y de la prudencia. Las riquezas
vinieron a muchos aun casualmente». Llamaba
«infeliz a quien no podía sufrir la infelicidad»,
y «enfermedad del ánimo apetecer imposibles y olvidarse
del mal ajeno». Preguntado qué cosa es difícil,
respondió: «Sufrir constantemente la decadencia
del propio estado». Navegando una vez con unos
impíos, como la nave fuese combatida de una tormenta
y ellos invocasen los dioses, les dijo: «Callad,
no sea que los dioses os vean navegar aquí». A un
hombre impío que le preguntó qué cosa es piedad,
no le respondió palabra; y como éste le dijese cuál
era la causa de no responderle, dijo: «Callo porque
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
65
preguntas cosas que no te pertenecen». Preguntando
qué cosa es dulce a los hombres, respondió: «La
esperanza». Decía que «antes quería juzgará entre
enemigos que entre amigos, porque uno de los amigos
había de quedar enemigo del todo, pero de los
enemigos debía uno hacérsele amigo». Preguntado
otra vez qué cosa deleita más al hombre, respondió:
«La ganancia». Decía que «conviene midamos nuestra?
vida tanto como si hubiésemos de vivir mucho,
cuanto habiendo de vivir poco55 Que amemos como
que habemos de aborrecer; pues son muchos
los malos». Daba los consejos siguientes: «Emprende
con lentitud. lo que pienses ejecutar; pero una
vez emprendido, sé constante en ello. No hables
atropelladamente, pues indica falta de juicio. Ama la
prudencia. Habla de los dioses según son. No alabes
por causa de sus riquezas al hombre indigno. Si
pretendes alcanzar alguna cosa, sea persuadiendo,
no coartando. Atribuye a los dioses lo bien que
55 Siendo incierta la vida del hombre, me parece ésta una
sentencia de difícil inteligencia. ¿Querría Biante decir que
“debemos medir nuestras operaciones como que podemos
morir presto, por más que nuestra juventud, sanidad y robustez
nos prometan una vida larga? .Pero he aquí las latinas
de fray Ambrosio Camandulense (primer traductor de Laercio)
que todos adoptaron:
DIÓGENES LAERCIO
66
obrares. Toma la sabiduría por compañera desde la
juventud hasta la vejez, pues ella es la más estable
de todas las posesiones».
6. Hiponacte hace también memoria de Biante,
como ya dijimos. Y el desapacible Heráclito lo recomienda
mucho, especialmente cuando dice: «En
Priena nació Biante, hijo de Teutamo, cuyo nombre
es más respetable que el de los otros:». Y los prienesés
le dedicaron una capilla que llamen Teutamio.
También es sentencia suya: «Los malos son muchos
».
CLEÓBULO
1. Cleóbulo, hijo de Evágoras, fue natural de
Lindo, o según quiere Duris, de Caria. Algunos lo
hacen descender de Hércules, y dicen que fue robusto
y hermoso de cuerpo, y que estudio la Filosofía
en Egipto. Que tuvo una hija llamada
Cleobulina, la cual compuso enigmas en versos hexámetros,
y de quien hace memoria Cratino en su
drama que lleva este mismo nombre en número
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
67
plural56, y que renovó en Atenas el templo de Minerva,
que había construido Danao.
2. Compuso cánticos y sentencias oscuras hasta
en tres mil versos. Y hay quien dice fue suyo el epitafio
puesto a Midas, que es:
Una virgen de bronce soy que yago
recostada de Midas al sepulcro.
Mientras fluyan las aguas, y se eleven
de la tierra los árboles frondosos;
mientras renazca el sol, y resplandezca
en las esferas la argentada luna;
mientras corran los ríos, y los mares
por las riberas extenderán sus olas,
aquí estaré, vertiendo triste llanto
sobre esta sepultura, y advirtiendo
a todo pasajero y caminante
que en ella sepultado yace Midas.
En prueba de lo cual trae un cántico de Simónides,
en que dice:
¿Qué mente habrá que pueda
56 A saber, Las Cleobulinas, Ateneo y Pólox citan este drama
Cratino
DIÓGENES LAERCIO
68
alabar dignamente
a Cleóbulo, indígena de Lindo,
que a los ríos perennes,
floridas primaveras,
a los rayos del sol, dorada luna,
y a las marinas olas
permanentes colunas antepone?
Inferior a los dioses
es todo lo criado.
Hasta la dura piedra
quebranta mortal mano;
pero es consejo de varón insano.
De donde consta que este epitafio no es de
Homero, como dicen, habiendo éste precedido a
Midas por muchos años. En los Comentarios de
Pánfila anda este enigma suyo, que significa el año:
Tiene un padre doce hijos,
y cada uno de ellos hijas treinta,
todas bien diferentes en aspecto;
pues por un lado blancas como nieve,
oscuras por el otro se presentan.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
69
También, siendo inmortales, mueren todas57.
De sus adomenos se celebran los siguientes:
Reina en la mayor parte de los hombres
con gran verbosidad mucha ignorancia.
Si tienes ocasión hacer procura
alguna cosa ilustre y admirable.
Nunca seas ingrato, nunca vano.
3. Decía que «es conveniente casar las hijas jóvenes
en edad, pero proyectas en la prudencia»; enseñando
por ello que deben las jóvenes ser
instruidas. Que «conviene favorecer al amigo para
que lo sea más, y al enemigo para hacerlo amigo.
Guardarse de la calumnia de los amigos y de las asechanzas
de los enemigos». También que «cuando
uno salga de casa, piense primero qué es lo que ha
de hacer; y cuando vuelva, qué es lo que ha hecho».
Encargaba mucho el ejercicio corporal. Que «antes
57 Interpreto el texto según el P. Dionisio Petavio, dando
treinta hijos a cada uno de los doce hijos: pero tengo por
muy verosímil la opinión de los que dan sesenta hijas, treinta
blancas y treinta negras, que son los treinta días y treinta
noches de que el mes se compone. En griego el día nuepa, es
femenino.
DIÓGENES LAERCIO
70
procuremos el escuchar que el ser escuchados58.
Que amemos más el estudio que la ignorancia. Que
la lengua no sea maldiciente. Que seamos familiares
de la virtud, y extraños del vicio. Huir la injusticia,
aconsejar a la patria lo mejor, refrenar los apetitos,
no hacer cosa alguna por fuerza, instruir los hijos,
deshacer las enemistades. A la mujer ni halagarla ni
reñirla delante de otros, porque lo primero indica
demencia; y lo segundo, furor. Que no se ha de reñir
al doméstico cuando está embriagado.» Decía:
«Cásate con mujer tu igual, porque si la eliges más
noble que tú, los suyos te mandarán. No rías del,
que es perseguido con burlas y contumelias, porque
se te hará enemigo. En tus prosperidades no te ensoberbezcas,
ni en las adversidades te abatas de
ánimo. Aprende a sufrir con fortaleza los reveses de
la fortuna.»
4. Murió viejo de setenta años; y en su sepulcro
se le puso el epitafio siguiente:
A Cleóbulo sabio muerto llora
su patria Lindo, a quien el mar circuye.
58 Esto es antes que enseñar aprender.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
71
Su apotegma es: «La medida es lo mejor de todas
las cosas». Escribió a Solón esta carta:
CLEÓBULO A SOLÓN
«Muchos son los amigos que tienes, y todos con
casa propia. Yo pienso que Lindo sería muy buena
tierra para vivir Solón, por ser ciudad libre. Es isla
de mar; y si quieres habitar en ella, ningún daño te
vendrá de Pisístrato, y concurrirán a verte amigos de
todas partes.»
PERIANDRO
1. Periando, hijo de Cipselo, fue natural de Corinto,
y de la familia de los heráclidas. Casó con Lísida,
a quien él llamaba Melisa, hija de Procleo, rey
de Epichuro y de Eristenea, hija de Aristocrates y
hermana de Aristodemo, los cuales dominaban toda
la Arcadia, como dice Heráclides Póntico en el libro
Del principado. Dos hijos tuvo de ella: Cipselo y
Licofrón; el menor de los cuales fue advertido; el
mayor fue estólido. Pasado algún tiempo, tomado
Periandro de la ira, quitó la vida a su mujer, que a la
sazón estaba encinta, dándola de patadas debajo de
DIÓGENES LAERCIO
72
una escalera59, incitado de las malas persuasiones de
sus concubinas, a las quemó después. Desterró a su
hijo Licofrón a Corcíra, porque se condolía de su
madre; pero después, viéndose cercano a la vejez, le
mandó venir para darle el reino. Supiéronlo antes
los corcireses, y mataron a Licofrón; por lo cual,
encendido en ira Periandro, envío a Aliate los hijos
de los corcireses para que los castrase; pero cuando
la nave llegó a Samos, hicieron súplicas a la diosa
Juno, y los samios los libraron. Cuando Periandro lo
supo tomó tanto pesar, que murió luego, a los
ochenta años de edad. Sosícrates dice que murió
cuarenta años antes que Creso, uno antes de la
Olimpíada XLIX.
2. Herodoto dice en el libro primero que Periandro
fue huésped de Trasíbulo, tirano de Mileto.
Aristipo dice en el libro primero De las delicias antiguas
que, enamorada de Periandro su madre Cratea,
solían en oculto unirse lascivamente,
deleitándose con ella; pero habiéndose divulgado
59 Puede significar escabelo o tarima de pies (cosa muy usada
en la antigüedad, como nos enseñan las pinturas y bajo relieves),
y es muy probable que Periandro matase a su mujer
tirándole a la cabeza el escabelo de sus pies, como sería ahora,
de un sillazo. En mi versión no me aparto de la Latina de
Ambrosio y común.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
73
este comercio, fue tanto su disgusto, que se hizo
insoportable a todos. Eforo dice que ofreció a Júpiter
una estatua de oro si vencía con su cuadriga en
los juegos olímpicos; que habiendo vencido y careciendo
del oro, como viese en cierta festividad
adornadas las mujeres, les quitó las joyas, y con ello
cumplió su promesa. Algunos dicen que queriendo
se ignorase su sepulcro, maquinó lo siguiente: mandó
a dos jóvenes, mostrándoles un camino, que viniesen
de noche y le quitaran la vida y enterrasen
donde lo encontrasen; detrás de éstos envío cuatro
que matasen a los dos y los enterrasen, y, finalmente,
contra éstos envío muchos. De esta forma murió
a manos de los primeros. No obstante, los corintios
sobre un cenotafio60 le pusieren el epitafio siguiente:
Conserva al rico y sabio Periandro
Corinto patria suya,
en este sitio y seno, al mar vecino.
Otro le hice yo, que dice:
No debes condolerte si no logras
aquello que deseas. Cada uno
60 Un sepulcro honorario, o sea vacío.
DIÓGENES LAERCIO
74
con lo que dan los dioses se contente;
pues aquí yace el sabio Periandro,
que no pudo lograr lo que quería.
Sentencias suyas son: «Nada se ha de hacer por
interés. Se han de lucrar las cosas lucrables.»
3. Escribió documentos hasta en dos mil versos.
De- cía que «los que quieran reinar seguros, se protejan
con la benevolencia, no con las armas». Y preguntado
por qué él reinaba, respondió: «Porque es
igualmente peligroso ceder de grado, o ceder por
fuerza». Decía también: «Buena es la quietud; peligrosa
la precipitación; torpe la usura; mejor es el
gobierno democrático que el tiránico; los gustos son
perecederos, pero los honores son inmortales. En
las prosperidades sé moderado; en las adversidades,
prudente. Serás siempre el mismo para tus amigos,
sean dichosos o desdichados. Cumple lo que hayas
prometido. No publiques las cosas secretas. Castiga
no sólo a los que hayan delinquido, sino también a
los que quieren delinquir.
4. Periandro fue el primero que se hizo acompañar
de hombres armados, y redujo a tiránico el
gobierno republicano. Y, según dicen Eforo y
Aristóteles, prohibió a algunos viviesen en la ciudad.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
75
Floreció hacia la Olimpíada XXXVIII, y reinó cuarenta
años. Soción, Heráclides, y también Pánfila en
el libro V de sus Comentarios, dicen que hubo dos
Periandros: uno, el Tirano; otro, el Sabio el cual fue
natural de Ambracia. Y Neantes Ciziceno aun añade
que fueron primos hermanos. Aristóteles dice que
Periandro el Sabio fue corintio; Platón lo omite.
Suya es la sentencia: «Todo lo consigue el trabajo».
Quiso abrir o cortar el istmo61.
Corren de él estas epístolas:
PERIANDRO A LOS SABIOS
5. «Doy muchas gracias a Apolo Pitio de que
mis cartas os hayan hallado a todos juntos, y espero
os traigan ellas a Corinto. Yo, por lo menos, os estoy
esperando; veréis con cuánta civilidad os recibo.
Entiendo que como el año pasado fuisteis a Sardes
de Lidia, no dilataréis ahora venir a mí, rey de Corinto,
pues los corintios tendrán gusto de veros ir a
casa de Periandro.»
PERIANDRO A PROCLEO
61 El itsmo de Corinto
DIÓGENES LAERCIO
76
6. «El fracaso de mi mujer aconteció contra mi
voluntad; pero tú serás injusto con exacerbar voluntariamente
el ánimo de mi hijo contra mí. Así, o
calma la fiereza de mi hijo para conmigo, o me vengaré
de ti; pues yo vengué la muerte de tu hija abrasando
vivas mis concubinas, y quemando junto al
sepulcro de aquélla los adornos, de todas las matronas
corintias. Trasíbulo escribió a Periandro en esta
forma:
TRASÍBULO A PERIANDRO.
7. «Nada respondí a tu enviado, sino que llevándolo
a un campo de mies, vio cómo cortaba yo las
espigas más altas dándoles con una vara; si se lo
preguntas, él te contará lo que oyó y vio. Obra tú
así, ya que quieres retener el mando: deshazte de los
ciudadanos poderosos, parézcante enemigos o no,
pues al tirano aun los amigos le son sospechosos.»
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
77
ANACARSIS ESCITA
1. Anacarsis Escita, hijo de Gnuro y hermano
de Caduida, rey de Escitia, nació de madre griega,
por cuya razón supo ambos idiomas. Escribió sobre
las leyes de los escitas, y sobre lo conducente a la
fruga- lidad de la vida de los griegos. Escribió también
de la guerra hasta unos ochocientos versos. Su
libertad en el decir dio motivo al proverbio de hablar
escítico. Sosícrates dice que Anacarsis vino a
Atenas en la Olimpíada XLVII, siendo arconte Eucrates;
y Hermipo, que fue a casa de Solón, y mandó
a une de los familiares de éste dijese a su amo estaba
allí Anacarásis, y si quería gozar de su vista y hospedaje.
Que el criado dio el recado a Solón, el cual
respondio que «los huéspedes son los que están en
su patria»62. Con esto entró Anacarsis, diciendo que
62 Huéspedes en propiedad se llaman los que hospeden en
sus casas a los forasteros; pero la costumbre ha hecho llamar
también huéspedes a los hospedados. Las palabras siguientes
de Anacarsis suelen interpretarse variamente, queriendo
unos significase por ellas que, hallándose en casa de Solón,
su amigo y sabio, se consideraba en su casa propia, y que con
esta satisfacción echo aquella que él tuvo por gracia. Otros
pretenden que la respuesta fue decir a Solón que, pues estaba
en su casa, a él tocaba hospedar a Anarcasis forastero; y ésDIÓGENES
LAERCIO
78
él estaba entonces en su patria, y por tanto, le pertenecía
hacer huéspedes a otros. Admirado Solón de
la prontitud, lo recibió y lo hizo su grande amigo.
2. Pasado algún tiempo, volvió a Escitia, y pareciendo
quería reformar las leyes patrias y establecer
las griegas, lo mató dicho su hermano andando de
caza, con una flecha. Murió diciendo que «por su
elegancia en el decir había vuelto salvo de Grecia, y
que moría en su patria por envidia». Algunos dicen
que murió estando sacrificando al uso griego. Mi
epigrama es el siguiente:
Vuelto a Escitia Anacarsis,
quiso enmendar errores de su patria,
procurando viviese al uso griego:
Mas no bien pronunciada su sentencia,
cuando un volante dardo en un momento
lo trasladó a los dioses inmortales.
3. Decía que «la cepa lleva tres racimos: el primero,
de gusto; el segundo, de embriaguez; y el tercero,
de disgusto». Admirábase mucho de que entre
los griegos se desafiasen los artistas y juzgasen de las
tos ponen dirov en vez de ayrós que leemos comúnmente en
el texto griego.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
79
obras los que no eran artífices. Preguntado de quéforma
se haría uno abstemio o aguado, respondió:
«Mirando los torpes gestos de los borrachos». Decía
también que «se maravillaba de cómo los griegos,
que, ponían leyes contra los que injuriaban a otros,
honraban a los atletas que se hieren mutuamente».
Habiendo sabido que el grueso de las naves no es
más de cuatro dedos, dijo: «Tanto distan de la
muerte los que navegan». Llamaba al aceite «medicamento
de frenesí, pues ungidos con él los atletas
se enfurecían más unos contra otros». Decía: «¿Cómo
es que los que prohiben el mentir mienten
abiertamente en las tabernas?» Admirábase también
de que «los griegos al principio de la comida bebiesen
en vasos pequeños, y después de saciados en
vasos grandes»63. En sus retratos anda esta inscripción:
«Se debe refrenar la lengua, el vientre y la carne
».
4. Preguntado de si en Escitia había flautas, respondio:
«Ni tampoco cepas». A uno que le preguntó
qué naves eran más seguras, le respondio: «Las que
63 Filón, Ateneo y otros hacen memoria de esta costumbre
griega.
DIÓGENES LAERCIO
80
están en el puerto»64. Decía había visto en Grecia
una cosa que lo admiraba, a saber: que se dejaban el
humo en el monte y traían la leña a casa65. Preguntándole
uno si eran más los vivos que los muertos,
respondió: «¿En qué clase de esas dos pones los
navegantes?» A un ateniense que le objetaba el que
era escita, respondió: «A mí me deshonra mi patria;
pero tú eres el deshonor de la tuya». Preguntado qué
cosa era buena y mala en los hombres, respondió:
«La lengua». Decía que «mejor era tener un amigo
ilustre que muchos ordinarios». Llamaba al foro «lugar
destinado para mutuos engaños y fraudes». Habiéndole
injuriado de palabra un joven en un
convite, dijo: «Mancebo, si ahora que eres joven no
puedes sufrir el vino, cuando envejezcas sufrirás el
agua». Según algunos, inventó para el uso de la vida
humana las áncoras y la rueda de alfar. Escribió esta
carta:
64 Ateneo. Lib. VIII, atribuye este dicho al músico Estratónico.
65 Algunos lo entienden del carbón; otros, de la leña tostada
que usaron los antiguos y aun usan algunas ciudades de Italia.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
81
ANACARSIS A CRESO
5. «Me fui a Grecia, oh rey de Lidia, a fin de
aprender sus costumbres y disciplina. No necesito
oro alguno, y me basta si vuelvo a Escitia más instruido;
no obstante, pasaré a Sardes, pues tengo en
mucho ser tu conocido.»
MISÓN
1. Misón, hijo de Estrimón, como dice Sosícrate;
llamado Queneo por ser de Quena, pueblo oeteo
o lacónico en sentir de Hermipo, es contado entre
los siete sabios. Dicen que su padre fue tirano.
También hay quien diga que preguntado Anacarsis:
si había otro más sabio que él, respondió la pitonisa,
como ya dijimos de Quilón en la Vida de Tales:
Cierto Misón Oateo, en Quene hallado,
corazón más dispuesto a la prudencia
tiene que tú, Anacarsis, y a la ciencia.
Movido de esto Anacarsis, pasó al lugar de Misón
en tiempo de verano, y habiéndolo hallado que
ponía la esteva al arado, le dijo: «Ahora, oh Misón,
DIÓGENES LAERCIO
82
todavía no es tiempo de arado». A que respondió:
«Pero lo es mucho para componerlo y prevenirlo».
2. Otros dicen que el oráculo dijo así: «Cierto
Misón Eteo, etc.», y van indagando qué significa
Eteo. Paménides dice que es una aldea. de Laconia,
de la cual fue natural Misón. Sosícrates dice en las
Sucesiones que Misón por su padre fue oteo; por su
madre, queneo. Eutifrón, hijo de Heráclides póntico,
dice fue cretense, habiendo en Creta un pueblo
llamado Etea. Anaxilao lo hace arcade. Hiponacte
hace también memoria de él, diciendo:
Misón, a quien Apolo
llamó el más sabio de los hombres todos.
3. Aristóxenes dice en su Historia varia que Misón
no se diferenció mucho de Timón y de Apimanto,
pues también aborrecía los hombres. Fue
visto reír estando solo en el campo de Lacedemoma;
y como el que lo halló de improviso le preguntase
con instancias porqué reía no habiendo nadie
presente, dijo: «Por eso mismo». Dice también
Aristóxenes que Misón no fue célebre a causa de no
haber nacido en ciudad, sino en un cortijo, y aun
éste desconocido; por cuya razón muchas de sus
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
83
cosas se atribuyen a Pisistrato. Lo mismo ejecuta
Platón el Filósofo, pues hace memoria del en su
Protágoras, y lo pone en lunar de Periandro Decía
Misón que «no se han de buscar las cosas por las
palabras, sino las palabras por las cosas; pues no se
hacen las cosas por las palabras, sino las palabras
por las cosas». Murió a los noventa y siete años de
su edad66.
EPIMÉNIDES
1. Epiménides, según Teopompo y otros muchos,
fue hijo de Festio; según otros, de Dosiado; y
según otros, de Agesarco. Fue cretense, natural de
Gnosa: pero no lo parecía por ir con el pelo largo.
Enviolo una vez su padre a un campo suyo con una
oveja, y desviándose del camino, a la hora del mediodía
se encontró en una cueva, y durmió allí por
espacio de cincuenta y siete años67. Despertado des-
66 Algunos códices leen érrá kai, setenta y siete, y así corrige
el texto Estéfano, aunque en su edición de Learcio deja el 97.
67 Plinio, lib. VII, cap. LII, dice lo mismo por estas palabras:
“La cual (Fábula) se cuenta de Epimédes gnosio, en una cosa
semejante. Dicen que siendo muchacho, cansado del camino
y calor, se entró en una cueva, donde durmió cincuenta y
siete años; y que después le causó grande admiración la muDIÓGENES
LAERCIO
84
pués de este tiempo, buscaba la oveja, creyendo haber
dormido sólo un rato; pero no hallándola se
volvió al campo, y como lo viese todo de otro aspecto,
y aun el campo en poder de otro, maravillado
en extremo, se fue a la ciudad. Quiso entrar en su
casa; y preguntándole quién era halló a su hermano
menor, entonces ya viejo, el cual supo de su boca
toda la verdad. Conocido por esto de toda Grecia,
lo tuvieron todos por muy amado de los dioses.
2. Padecían peste los atenienses, y habiendo
respondido la pitonisa que se lustrase la ciudad, enviaron
a Creta con una nave a Nicias, hijo de Nicerato,
para que trajesen a Epiménides. Vino, en
efecto, en la Olimpiada XLVI, expió la ciudad, y
ahuyentó la peste de la forma siguiente: tomó algunas
ovejas negras y blancas, las condujo al Areópago,
y las dejó para que de allí se fuesen a donde
quisiesen, mandando a los que las seguían que donde
se echase cada una de ellas las sacrificasen al dios
más vecino al paraje. De esta manera cesó el daño.
Desde entonces se hallan por los pueblos de los
danza que halló en las cosas, creyendo que se había despertado
al día siguiente. Después en solos cincuenta y siete días
se hizo viejo: pero prolongó su vida hasta los ciento cincuenta
y siete años Plutarco y Varrón dicen que sólo durmió
cincuenta años; Pausanías, cuarenta.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
85
atenienses diferentes aras sin nombre68, en memoria
de la expiación entonces hecha.
3. Otros dicen que la causa de la peste fue la
maldad de Cilonio; y refieren el modo con que se
libertó, que fue muriendo los dos jóvenes, Cratino y
Clesibio, con lo cual cesó la calamidad. Los atenienses
le dieron un talento y una nave con que regresase
a Creta; pero él no admitió el dinero, antes hizo
confederación entre los gnosios y atenienses; y volviéndose
a su casa murió de allí a poco de edad de
ciento cincuenta y siete años, según dice Flegón en
el libro De los que vivieron mucho69. Los cretenses
dicen que murió de doscientos noventa y nueve
años, pero Jenófanes Colofonio afirma haber oído
decir que de ciento cincuenta y cuatro.
4. Compuso cinco mil versos sobre la generación
de los curetes y coribantos, y sobre la de los
dioses, y seis mil quinientos sobre la construcción
de la nave Argos, y expedición de Jasón a Coleos.
68 Una de estas pudo a ver sido la que vió San Pablo, como
se dice en los actos de los Apóstoles, cap. XVII, y, 23. Hace
también memoria de ellas Pausanías, lib. I, cap. I y lib. V,
cap.XIV; y Luciano en el diálogo.
69 Existe todavía de esta obra de Flegón (que fue liberto del
emperador Adriano) Un fragmento de la historia de las
DIÓGENES LAERCIO
86
Escribió también en prosa acerca de los sacrificios y
de la República de Creta; como también de Minos y
Radamanto hasta unos cuatro mil versos. Erigió en
Atenas un templo alas Euménides70, como dice Lobón
Argivo en el libro De los poetas. Dicen fue el
primero que lustró las habitaciones y los campos, y
el primero que fundó templos71 Hay quien afirma
que no durmió, sino que se entretuvo algún tiempo
en cortar raíces. Corre una carta suya a Solón legislador,
que trata de la República cretense, ordenada
por Minos; bien que Demetrio de Magnesia, en su
libro De los poetas y escritores colombroños o de
un mismo nombre, se esfuerza en sostener que esta
carta es moderna; ni va escrita en dialecto cretense,
sino ático moderno. Yo he hallado otra carta suya,
que es como sigue:
Olimpíadas, en la cual habla de las tinieblas acaecidas en la
muerte de nuestro redentor: y alguna otra cosilla.
70 Es muy probable que Vitrubio libro V. Cap. IX, por porticus
Euminice quiso entender los pórticos de este templo,
como muy anchos y espaciosos. En mis comentarios a Vitrubio
no tuve presente este lugar de Learcio, ni halló quien
lo haya advertido hasta ahora.
71 Sería fácil demostrar por la historia que los atenienses tuvieron
templos antes de Epiménides: y, por consiguiente es
falso lo que dice Laercio. San Clemente Alejandrino, en su
Exhortación a los gentiles, dice que Epímenides fundó en
Atenas templos a la Contumelia y a la Impudicia.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
87
EPIMÉNIDES A SOLÓN
5. «Buen ánimo, amigo, porque si la invasión tiránica
de Pisístrato hubiese hallado a los atenienses
hechos a la servidumbre, o sin buenas leyes, sería
largo su dominio, pero como esclaviza a hombres
nada cobardes, y que, acordándose de las amonestaciones
de Solón, gimen avergonzados, no tolerarán
verse tiranizados. Y aunque Pisístrato tenga ocupada
la ciudad, espero que su imperio no pasará a sus
hijos, pues es muy difícil perseveren esclavos hombres
que se vieron libres y se gobernaron por leyes
excelentes. Tú no te aflijas, sino vente cuanto antes
a estar conmigo en Creta, donde no tendrás monarca
que te moleste, pues si andando vago cayeres en
manos de sus amigos, temo te venga algún daño.»
Hasta aquí la carta de Epimévides.
6. Dice Demetrio, según escriben algunos, que
Epiménides recibía la comida de mano de las ninfas,
y que la guardaba en una uña de buey; que la iba
tomando de allí poco a poco, de manera que no necesitaba
excrementar, ni jamás hubo quien lo viese
DIÓGENES LAERCIO
88
comer. Hace, memoria de él Timeo en su segunda72.
Dicen algunos que los cretenses le ofrecen sacrificios
como a Dios. Dicen, asimismo, que tuvo sumo
conocimiento de las cosas venideras, pues habiendo
visto en Atenas el puerto de Munic!uia, dijo a los
atenienses que «no sabían cuántos daños les había
de acarrear el lugar aquel, pues a saberlo, lo devorarían
con sus dientes». Esto predijo tanto tiempo
antes que sucediese.
7. Refieren que él mismo se llamaba Eaco; quepredijo
a los lacedemonios habían de ser prisioneros
de los arcades, y que aparentó muchas veces que
resucitaba. Escribe Teopompo, en su libro De las
cosas admirables, que cuando construía el templo
de las ninfas, se oyó una voz del cielo que decía:
«Epiménides, no lo dediques a las ninfas, sino a Júpiter
». También predijo a los cretenses el estrago
que los arcades habían de hacer en los lacedemonios,
según arriba dijimos; y, efectivamente, fueron
derrotados junto a Orcomeno. Añade Teopompo
que envejeció en tantos días como años había dor-
72 É rñ óeurépá. El texto no dice más, y no es fácil averiguar
qué segunda obra era ésta Timeo, ni aun qué Timeo sea éste,
habiendo habido muchos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
89
mido73. Mironiano dice en sus Símiles que los cretenses
lo llamaban Curete. Guardan su cuerpo los
lacedemonios, avisados por un oráculo, corno asegura
Sosibio Lacedemonio. Hubo otros dos Epiménides:
el uno, escritor de genealogías; y el otro, de la
Historia de Rodas, en dialecto dórico.
FERECIDES
1. Ferecides, hijo de Badio, natural de Siros, según
dice Alejandro en las Sucesiones, fue discípulo
de Pitaco. Fue el primer griego que escribió del alma
y de los dioses. Refiérense de .él muchos prodigios,
pues como pasease una vez por la playa del
mar de Samos y viese una nave que corría con buen
viento, dijo que dentro de breve tiempo se anegaría,
y, efectivamente, zozobró a vista del mismo. Igualmente,
habiendo bebido agua sacada de un pozo,
pronosticó que dentro de tres días habría terremoto,
y así sucedió. Subiendo de Olimpia a Micenas,
aconsejó a Perilao, que lo hospedó en su casa, partiese
de allí con su familia. No se persuadio Perilao,
y Micenas fue luego tomada por los enemigos.
73 En cincuenta y siete días, como arriba dijimos.
DIÓGENES LAERCIO
90
2. Decía a los lacedemonios, según refiere Teopompo
en su libro De las cosas admirables, que «no
se deben honrar el oro y la plata»; que esto se lo La
había mandado decir Hércules, el cual mandó también
la misma noche a los reyes obediesen a Ferecides
en ello. Algunos atribuyen esto a Pitágoras.
Escribe Hermipo que, como hubiese guerra entre
los efesinos y magnesios, y desease venciesen los
efesinos, preguntó a uno que pasaba «de dónde era»,
y respondiendo quo de Éfeso, lo dijo: «Pues llévame
de las piernas, y ponme en territorio de Magnesia;
luego dirás a tus paisanos me entierren en el paraje
mismo donde conseguirán la victoria». Manifestó
aquél este mandato de Ferecides a los ciudadanos,
los cuales, dar, a la batalla el día siguiente, vencieron
a los magnesios, y buscando a Ferecides, lo enterraron
allí mismo, y le hicieron muy graneles honras.
Algunos dicen que se precipitó él mismo del monte
Coricio, caminando a Delfos; pero Aristóxenes, en
el libro De Pitágoras y seas familias, dice que murió
de enfermedad y lo enterró Pitágoras en Delfos.
Otros quieren muriese comido de piojos.
3. Habiendo venido Pitágoras a visitarlo, y preguntándole
cómo se hallaba, sacó por entre la
puerta un dedo y dijo: «Conjetura de aquí el estado
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
91
del; cuerpo». Los filólogos tomaron después en mal
sentido estas palabras, y aun pecan todavía los que
en mejor sentido las interpretan. Decía que los dioses
llaman (zioron) a la mesa. Andrón Efesino dice
que hubo dos Ferecides, ambos de Siros: el uno,
astrólogo; y el otro, teólogo, hijo de Badio, de quien
Pitágoras fue discípulo. Pero Eratóstenes afirma
quede Siros no hubo más que un Ferecides, pues el
otro, Escritor de genealogías, fue ateniense. De Ferecides
Sirio nos ha quedado un libro, cuyo principio
es: Júpiter y el tiempo y la tierra fueron siempre
una .misma cosa. La tierra se llamaba terrena después
que Júpiter la hizo honores». En la isla de Siros
se conserva un heliotropio74 de Ferecides. Duris, en
el libro segando De las coas sacras, dice que se le
puso este epitafio:
Da fin en mí sabiduría toda;
y si más a Pitágoras se debe,
es por ser el primero de los griegos.
Ion Quío escribe de él así:
74 Parece sería algún instrumento matemático, o máquina
para observar la declinación y regreso del sol en los trópicos.
DIÓGENES LAERCIO
92
Yace sin alma, y dulce vida goza;
y aunque cede a Pitágoras la palma,
vio y aprendió los usos de los hombres.
Mi epigrama, en verso ferecrático, dice así:
Se dice por seguro.
que el grande Ferecides,.
en Siros engendrado,
mudó su primer forma,
comido de piojos.
A tierra de Magnesia
ser quiso conducido,
para dar la victoria
a los nobles efesios.
Esto mismo mandaba
oráculo infalible,
que Ferecides solo
tenía conocido.
Entre ellos murió alegre.
Es, pues, cosa muy cierta
que el verdadero sabio
es útil vivo y muerto.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
93
Floreció hacia la Olimpíada LIX. Escribió esta
carta:
FERECIDES A TALES.
4. «Tengas buena muerte cuando te tocare el día
fatal. Hallábame enfermo cuando me vino tu carta.
Estaba todo cubierto de piojos y con calentura. Ordené,
pues, a algunos de mis domésticos que, en
habiéndome enterrado, te llevasen mis escritos. Si te
parecieren bien a ti y a los demás sabios, podrás publicarlos;
pero si no, no los publiques. A mí no me
gustaban mucho, por no haber certeza en las cosas,
pero ni yo prometo en ellos esto, ni sé hallar lo verdadero.
Acaso habré explicado algo acerca de los
dioses; importa entender lo restante, pues yo no
hago' más que insinuar las cosas. Agravándose más
y más mi enfermedad, ni admito médico ni amigo
alguno; pero estando ellos fuera de la puerta y preguntándome
cómo me hallo, saco un dedo por la
cerradura y les manifiesto el gran mal en que estoy.
Los he ya amonestado concurran pasado mañana a
celebrar el entierro de Ferecides.»
5. Hemos tratado hasta aquí de los que fueron
llamados Sabios, a los cuales agregan muchos al tiDIÓGENES
LAERCIO
94
rano Pisístrato. Trataremos ahora de los filósofos,
empezando por la secta jónica, de la cual, según dijimos,
el primero fue Tales, maestro de Anaximandro.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
95
LIBRO SEGUNDO
ANAXIMANDRO
1. Anaximandro, hijo de Praxiades, fue milenio.
Dijo que «el infinito es el principio y elemento», sin
definir el aire, el agua ni otra cosa. «Que sus partes
son mudables, pero del todo inmutables. Que la
tierra está en medio del universo como centro, y es
esférica. Que la luna luce con luz ajena, pues la recibe
del sol. Que éste no es menor que la tierra, y es
fuego purísimo.» Fue el primero que halló el gnomon,
y lo colocó en Lacedemonia para indagar la 1ª
sombra, como dice Favorino en su Historia varia.
Halló también los regresos del sol75, notó los equinoccios
y construyó horoscopios. Fue el primero
75 A saber, los trópicos o solticios.
DIÓGENES LAERCIO
96
que describió la circunferencia de la tierra y mar, y
construyó una esfera.
2. Expuso sus opiniones sumariamente y en
compendio, cuyos escritos vio Apolodoro Ateniense,
y dice en sus Crónicas que Anaximandro tenía
sesenta y cuatro años de edad el año segundo de la
Olimpíada LVIII, y murió poco después, habiendo
florecido principalmente siendo Policrates tirano de
Saoros. Dícese que cantando en cierta ocasión, se le
burlaron los muchachos, y habiéndolo advertido,
dijo: «Es menester cantar mejor por causa de los
muchachos». Hubo otro Anaximandro historiador,
también milesio, que escribió en dialecto jónico.
ANAXIMENES
1. Anaximenes Milesio, hijo de Euristrato, fue
discípulo de Anaximandro. Algunos dicen que lo
fue también de Parménides. Dijo que «el principio
de las cosas es el aire y el infinito». Y que «los astros
no se mueven sobre la tierra, sino a su rededor»76.
76 Dirían algunos que los astros no dan vuelta a la tierra, sino
que de día volvían al Oriente por el mismo camino, que habían
hecho de noche; lo cual no pudo ser mayor desatino,
viendo que no todos se ponen a una misma hora; antes se
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
97
Escribió en dialecto jónico, y en un estilo sencillo y
sin superfluidades. Apolodoro dice que nació en la
Olimpíada LXIII77, y murió cercano al tiempo en
que Sardes fue tomada. Hubo otros dos Anaximenes
naturales de Lampsaco: el uno orador, y el otro,
historiador, hijo de una hermana del orador, que
escribió los hechos de Alejandro. El filósofo escribió
esta carta:
ANAXIMENES A PITÁGORAS
2. «Tales en su vejez partió con poca felicidad.
Saliendo como solía al zaguán de su casa por la madrugada,
acompañado de una criada, a fin de observar
los astros, no acordándose del estado del
terreno, mientras miraba los cielos atentamente, se
ponen unos y nacen otros continuamente, hasta que el sol
impide su vista.
77 Si los números de Apolodoro son legítimos (lo que no me
persuado), en ningún modo debe ser creído Apolodoro; que
pues si murió Anaximenes cuando Sardes fue tomada (la
tomó Ciro el año primero de la Olimpíada LIX), ¿cómo había
de nacer dieciséis o más años después, a saber, en la
Olimpíada LXIII? ¿Ni cómo había de ser discípulo de Anaximadro
quien nació después de su muerte? Además que
Laercio hubiera notado algo de esto, viendo las repugnancia.
Así, es muy probable deba leerse, tettapakoótñ, cuarenta, en
vez de éenkoótñ, sesenta, dándole sesenta y tres años de vida.
DIÓGENES LAERCIO
98
precipitó;; en un hoyo. Este fin tuvo este astrólogo,
según dicen los milesios. Nosotros, nuestros hijos y
los concurrentes a la exedra para cultivar la literatura,
tendremos siempre en memoria varón tan grande,
y seguiremos su doctrina, no dudando halló el
principio de las cosas.»
Escribió también otra carta:
ANAXIMENES A PITÁGORAS
3.«Me pareció muy bien que partieses de Samos
a Crotona para vivir tranquilo, pues los hijos de Eaco
y otros obran mal, y a los milenios nunca les faltan
tiranos. No menos nos es temible el rey de
Persia, si no queremos ser sus tributarios; bien que
parece que los jonios saldrán a campaña con los
persas, por la libertad común. Si se efectúa la guerra,
no me queda esperanza de salvarme. Porque ¿cómo
podrá Anaximenes estar en observación de los cielos,
si está temiendo de un momento a otro la
muerte o el cautiverio? Tú eres estimado de los
crotoniatas y demás italianos, sin que te falten también
aficionados en Sicilia.»
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
99
ANAXÁGORA
1. Anaxágoras, hijo de Hehesibulo, o bien de
Lubulo, fue natural de Clazomene y discípulo de
Anaximenes. Fue el primero que a la materia hile78
añadió la mente al principio de sus obras, donde,
suave y magníficamente, dice: «Todas las cosas estaban
juntas; luego sobrevino la mente y las ordenó,
y por esta razón se llama mente. Timón dice de él lo
mismo en sus Sátiras, en esta forma:
Donde dicen que el héroe valeroso
Anaxágoras se halla.
Apellidado Mente
(y la tuvo dichosa),
porque nos dijo que la mente eterna
puso en orden las cosas,
antes confusamente amontonadas.
Fue Anaxágoras ilustre, no sólo por su nacimiento
y riquezas, sino también por su magnanimidad
pues cedió a los suyos todo su patrimonio. Y
78 La materia elemental que llaman primera, e informe de la
cual procedieron los cuatro elementos, llamada úyn (hule, o
hile).
DIÓGENES LAERCIO
100
como lo notasen de negligente, respondió: «Y vosotros,
¿por qué , no sois más diligentes?» Ausentóse,
finalmente, a fin de entregarse a la
contemplación de la Naturaleza, despreciando todo
cuidado público, de manera que diciéndole uno:
«¿Ningún cuidado os queda de la patria?», respondió,
señalando al cielo: «Yo venero en extremo la
patria».
2. Se dice que cuando Jerjes pasó a Grecia79, tenía
Anaxágoras veinte años de edad, y que vivió
hasta setenta y dos. Escribe Apolodoro en sus Crónicas,
que nació en la Olimpíada LXX y murió en el
año primero de la LXXVIII80. Empezó a filosofaren
79 Véase la nota 3.
80 También aquí va Apolodoro desacorde con la común, no
dado a Anaxágoras más que treinta años de vida, con poca
diferencia; esto es, ocho olimpíadas acaso no completas.
Petavio, Meurisio, Palmerio, y otros, son de parecer que
donde se lee LXXVIII debe leerse LXXXVIII. Quien sienta
que Anaxágoras vivió setenta y dos años, precisamente se ha
de conformar con estos sabios, pues si tenía veinte de edad
en la Olimpíada LXXV, y hasta la LXXVIII no van más que
doce años, que unidos suman treinta y dos, forzosamente le
han de dar diez olimpíadas más o sea cuarenta años, para
llegar a los setenta y dos. Así, que el primer número de
Apolodoro va conforme a la común, pues lo mismo es decir
que nació en la Olimpíada LXX, que decir que en la LXXV
tenía veinte años, esto es, cinco olimpíadas. Luego la dificultad
sólo puede estar en el segundo número, que es
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
101
Atenas, de edad de veinte años, siendo arconte Calias,
como dice Demetrio Falereo en su Historia de
los arcontes, adonde añaden se detuvo treinta años.
3. Decía «que el sol es un globo de fuego y mayor
que el Peloponeso». Otros atribuyen esto a
Tántalo. «Que la luna está habitada y tiene collados
y valles. Que el principio de las cosas son las partículas
semejantes, pues así como el oro se compone
de partes tenuísimas, así también el mundo fue
compuesto de corpúsculos semejantes entre sí. Que
la mente es el principio del movimiento. Que los
cuerpos graves se situaron en lugar bajo, verbigracia,
la tierra; los le ves, arriba, como el fuego; el agua
y el aire tomaron el medio. Así, pues, sobre la superficie
de la tierra está el mar, y el sol saca de sus
aguas los vapores. Que en el principio los astros
giraban en el cielo (construido en forma de cúpula),
de manera que el polo, que siempre está a nuestra
vista, giraba sobre el vértice de la tierra, pero que
LXXVIII; pero se puede creer que ambos números están
íntegros, y que Apolodoro fue opinión que Anaxágoras murió
de treinta y dos años; pues si su opinión se apartara de la
que Laericio o Apolodoro quisieron escribir ñkuáéeóoli. Floruisse,
en vez de yeñyevóllas, natum fuisse. En efecto, floruisse
traduce Ambrosio, aunque sólo le da sesenta y dos años de
vida.
DIÓGENES LAERCIO
102
después tomó inclinación81. Que la vía láctea es un
reflejo del resplandor de los astros no iluminados
por el sol. Que los cometas son un concurso de estrellas
errantes que despiden llamas, y que el aire los
vibra como centellas. Que los vientos provienen del
aire enrarecido por el sol. Que los truenos son el
choque de las nubes; los relámpagos el ludimiento
de las mismas. Que el terremoto es causado por aire
que corre por dentro de la tierra82. Que los animales
fueron engendrados del humor, del calor y de la
tierra; después fueron naciendo de ellos mismos,
engendrándose los machos a la parte derecha y las
hembras a la izquierda.».
4. Se dice que anunció, antes de caer, la piedra
que cayó en Egos-pótamos, la cual dijo caería del
sol83 y que por esto Eurípides, su discípulo, en la
tragedia intitulada Faetón, llamó al sol musa de fue-
81 Parece quiso significar que al principio del mundo estaba
la tierra debajo del polo, y, por consiguiente, corría para ella
la esfera recta, como lo persuade la comparación que pone
de una cúpula, cuyo polo está en el vértice. «Después -dicetomó
inclinación»; esto es, se apartó el polo de nuestro cenit,
o dejó de serlo en la tierra entonces conocida.
82 Epicuro, en su carta a Pitocles, dice casi todo lo mismo.
83 Plinio, lib. II, cap. LVIII, dice que esto sucedió en la
Olimpíada LXXVIII. Podrán verse Plutarco, en la Vida de
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
103
go. También que, habiendo partido para Olimpia, se
sentó84 vestido de pieles, como que había de llover
presto, y así sucedió. A uno que le preguntó si los
montes de Lampsaco serían mar en lo venidero,
dicen respondió: «Sí, por cierto, como el tiempo no
se acabe». Preguntado una vez para qué fin había
nacido; dijo que «para contemplar el sol, la luna y el
cielo». A uno que le objetaba que estaba privado de
los atenienses, respondió: «No estoy privado de
ellos, sino ellos de mí». Al ver el sepulcro de Mausolo,
dijo: «Un monumento suntuoso es imagen de
riquezas convertidas en piedras»85. A uno que llevaba
mal el que muriese en tierra ajena, respondió:
«No os molestéis por eso, pues de todas partes hay
el mismo camino que hacer para bajar a la región de
los muertos».
5. Según dice Favorino en su Historia varia, parece
fue el primero que dijo que «Romero compuso
su poema para recomendar la virtud y la justicia»;
Lisandro; Filostrato, en la de Apolonio, lib. I, cap. II: Eusebio.
Aristóteles y otros.
84 Se sentó en las gradas para ver los espectáculos.
85 Anaxágoras no pudo alcanzar a ver el sepulcro de Mausolo
en Halicarnaso, erigido por su mujer y hermana Artemisa
más de setenta años después, como ya anoté en mi Vitrubio,
lib. II, cap. VII, nota 14.
DIÓGENES LAERCIO
104
parecer que amplificó mucho Metrodoro Lampsaceno,
amigo suyo, el cual disfrutó bastante a Homero
en el estudio de la Naturaleza. Anaxágoras fue el
primero que nos dejó un escrito sobre la Naturaleza.
Sileno, en el libro primero de sus Historias, dice
habiendo caído una piedra del cielo siendo arconte
Dimilo, dijo entonces Anaxágoras que todo el cielo
se componía de piedras, y se sostenía por la velocidad
de su giro; de manera, que si este giro cesase,
caería el cielo.86
6. En orden a su condenación hay varias opiniones,
pues Soción, en las Sucesiones de los filósofos,
dice que Cleón le acusó de impiedad, por haber
dicho que el sol es urca masa de hierro encendido,
pero que lo defendió Pericles, su discípulo, y sólo
fue condenado a pagar cinco talentos y salir desterrado.
Sátiro escribe en sus Vidas que lo acusó Tucídides,
por ser éste contrario a las resoluciones de
Pericles en la administración de la República. Que
no sólo lo acusó de impiedad, sino también de traición,
y que ausente, fue condenado a muerte. Habiéndole
dado la noticia de su condenación y de la
muerte de sus hijos, respondió a lo primero que
«había mucho tiempo que la Naturaleza había con-
86 Quiso decir por la fuerza que llaman centrífuga.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
105
denado a muerte tanto a sus acusadores como a él».
Y a lo segundo, que «sabía que los había engendrado
mortales». Algunos atribuyen esto a Solón; otros,
a Jenofonte.
7. Demetrio Falereo dice, en el libro De la Vejez,
que Anaxágoras enterró él mismo por sus ruanos
a sus hijos. Hermipo, en las Vidas, asegura que
fue encarcelado y condenado a muerte; y preguntado
Pericles si había algún crimen capital en él, corno
no la hallase alguno, dijo: «Ahora bien: yo soy discípulo
de este hombre; no queráis perderlo con calumnias,
sino seguid mi voluntad y dejadlo
absuelto». Y que así se hizo: pero no pudiendo sobrellevar
la Injusticia87, murió de muerte voluntaria.
Finalmente, Jerónimo dice, en el libro II de sus Varios
comentarios, que Pericles lo condujo al tribunal
de justicia a tiempo en que se hallaba desfallecido y
débil por enfermedad, y que fue absuelto antes por
verlo así que por hallarlo inocente. Todos estos pareceres
hay sobre la condenación de Anaxágoras.
Hay quien piensa todavía que fue enemigo de Demócrito
por no haberlo querido admitir a su conversación
y trato.
87 De haberlo condenado.
DIÓGENES LAERCIO
106
8. Finalmente, habiendo pasado a Lampsaco,
murió allí, y preguntado por los magistrados si quería
se ejecutase alguna cosa, dicen que respondió
que «cada año en el mes de su muerte fuese permitido
a los muchachos el jugar», y que hoy día se observa.
Los lampsacenos lo honraron difunto, y en su
sepulcro pusieron este epitafio:
Aquí yace Anaxágoras ilustre,
que junto al fin de su vital carrera,
entendió plenamente los arcanos
que en sí contiene la celeste esfera.
El mío al mismo es el siguiente:
Que el sol es masa ardiente
Anaxágoras dijo; y por lo mismo
fue a muerte condenado.
Librólo su discípulo Pericles:
Pero él entre eruditas languideces,
sabe dejar la vida voluntario.
Hubo otros tres Anaxágoras, pero en ninguno
de ellos concurrieron todas las ciencias. El primero
fue orador, uno de los discípulos de Isócrates. El
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
107
otro, estatuario, de quien Antígono hace memoria.
Y el otro, gramático, discípulo de Zenodoto.
ARQUELAO
1. Arquelao, ateniense, o bien milesio, tuvo por
padre a Apolodoro, o, según algunos, a Midón. Fue
discípulo de Anaxágoras y maestro de Sócrates, y el
primero que de la Jonia trajo a Atenas la Filosofía
natural. Por esta razón lo llamaron el Físico, o bien
porque en él terminó la Filosofía natural, introduciendo
entonces Sócrates la moral. Bien que parece
que Arquelao la cultivó también, pues filósofo de
las leyes, de lo bueno y de lo justo, lo cual, oído por
Sócrates, lo amplió y propagó, y fue tenido como
autor de ello.
Decía «eran dos las causas de la generación: el
calor y el frío. Que los animales fueron engendrados
del limo. Y que lo justo y lo injusto no lo son por
naturaleza, sino por la ley». Fundábase en este raciocinio:
«El agua, cuya liquidez dimana del calor,
mientras dura condensada produce la tierra, y cuando
se liquida produce el aire. Por consiguiente,
aquélla es conservada por el aire, y éste por el movimiento
del fuego. Que los animales se engendran
DIÓGENES LAERCIO
108
del calor de la tierra, la cual destila un limo semejante
a la leche, que les sirve de nutrimento. Así fueron
procreados los hombres».
Fue el primero que dijo que «la voz es la percusión
del aire. Que el mar se contiene en las entrañas
de la tierra, por cuyas venas va como colado. Que el
sol es el mayor de los astros. Y que el Universo no
tiene límites». Hubo otros tres Arquelaos: uno, corógrafo,
el cual describió los países que anduvo
Alejandro. Otro, que escribió en verso De la admirable
naturaleza de los animales. Y el otro, fue orador yescribió
De la Oratoria.
SÓCRATES
1. Sócrates fue hijo de Sofronisco, cantero de
profesión, y de Fenareta, obstetriz, como lo dice
Platón en el diálogo intitulado Teeteto. Nació en
Alopeca, pueblo de Ática. Hubo quien creyera que
Sócrates ayudaba a Eurípides en la composición de
sus tragedias, por lo cual dice Mnesíloco:
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
109
Los Frigios drama es nuevo
de Eurípides y consta
que a Sócrates se debe88.
Y después:
De Sócrates los clavos
corroboran de Eurípides los dramas.
Igualmente Calias, en la comedia Los cautivos,
dice:
Tú te engríes y estás desvanecido:
pero puedo decirte
que a Sócrates se debe todo eso.
Y Aristófanes, en la comedia Las nubes, escribe:
Y Eurípides famoso,
que tragedias compone
lo hace con el auxilio
de ese que habla de todo:
así le salen útiles y sabias.
88 La frase griega es: «Los Frigios es nuevo drama de Eurípides,
a quien Sócrates puso la leña debajo.»
DIÓGENES LAERCIO
110
2. Habiendo sido discípulo de Anaxágoras, como
aseguran algunos, y de Damón, según dice Alejandro
en las Sucesiones, después de la condenación
de aquél, se pasó a Arquelao Físico, el cual usó de él
deshonestamente, como afirma Aristoxenes89, Duris
dice que se puso a servir, y que fue escultor en
mármoles; y aseguran muchos que las Gracias vestidas
que están en la Roca90 son de su mano. De
donde dice Timón en sus Sátiras:
De estas Gracias provino
el cortador de piedras,
el parlador de leyes,
oráculo de Grecia.
Aquel sabio aparente y simulado,
burlador, y orador semiateniense
En la oratoria era vehementísimo, como dice
Idomeneo; pero los treinta tiranos91 le prohibieron
89 Oú kaí rraióiká yevéóoai.
90 Es la fortaleza o alcázar de Atenas, tan celebrada de toda la
antigüedad y de cuya magnificencia todavía conserva vestigios.
91 Estos treinta pretores fueron creados en la Olimpíada
XCIV, cuyo poder al principio no se extendía a más que a
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
111
enseñarla, según refiere Jenofonte. También lo moteja
Aristófanes, porque hacía buenas las causas
malas92. Según Favorino en su Historia varia, fue el
primero que con Esquines, su discípulo, enseñó la
Retórica; lo que confirma Idomeneo en su Tratado
de los discípulos de Sócrates. Fue también el primero
que trató la Moral, y el primero de los filósofos
que murió condenado por la justicia.
3. Aristoxenes, hijo de Espíntaro, dice que era
muy cuidadoso en juntar dinero; que dándolo a usura,
lo recobraba con el aumento, y reservado éste,
daba nuevamente el capital a ganancias. Según Demetrio;
Bizantino dice, Critón lo sacó del taller, y se
aplicó a instruirlo, prendado de su talento y espíritu.
Conociendo que la especulación de la Naturaleza no
es lo que más nos importa, comenzó a tratar de la
Filosofía moral, ya en las oficinas, ya en el foro;
exhortando a iodos a que inquiriesen
qué mal o bien tenían en sus casas.
elegir el Senado; pero después pasaron a tiranizar a Atenas.
Muchos autores griegos, cuando los nombran, no dicen más
que los treinta.
92 Aristófanes en sus Nubes, v. 115.
DIÓGENES LAERCIO
112
Muchas veces, a excesos de vehemencia en el
decir, solía darse de coscorrones, y aun arrancarse
los cabello, de manera que muchos reían de él y lo
menospreciaban; pero él lo sufría todo con paciencia.
Habiéndole uno dado un puntillón, dijo a los
que se admiraban de su sufrimiento: «Pues si un
asno me hubiese dado una coz, ¿había yo de citarlo
ante la justicia?» Hasta aquí Demetrio.
4. No tuvo necesidad de peregrinar como otros,
sino cuando así lo pidieron las guerras. Fuera de
esto, siempre estuvo en un lugar mismo, disputando
con sus amigos, no tanto para rebatir sus opiniones,
cuanto para indagar la verdad. Dicen que, habiéndole
dado a leer Eurípides un escrito de Heráclito,
como le preguntase qué le parecía, respondió: «Lo
que he entendido es muy bueno, y juzgo lo será
también lo que no he entendido; pero necesita un
nadador delio». Tenía mucho cuidado de ejercitar su
cuerpo, el cual era de muy buena constitución.
5. Militó en la expedición de Anfípolis; y dada la
batalla junto a Delio, libró a Jenofonte, que había
caído del caballo. Huían todos los atenienses, mas él
se retiraba a paso lento, mirando frecuentemente
con disimulo hacia atrás, para defenderse de cualquiera
que intentase acometerlo. También se halló
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
113
en la expedición naval de Potidea, no pudiendo ejecutarse
por tierra en aquellas circunstancias. En esta
ocasión, dice estuvo toda una noche en una situación
misma. Peleó valerosamente, y consiguió la
victoria; pero la cedió voluntariamente a Aleibíades,
a quien amaba mucho, corno dice Arístipo en el
libro IV De las delicias antiguas.
6 Ion Quío dice que Sócrates en su juventud
estuvo en Samos con Arquelao. Aristóteles escribe
que también peregrinó a Delfos93. Y Favorino afirma,
en el libro primero de sus Comentarios, que
también estuvo en el Istmo. Era de un ánimo constante
y republicano; consta principalmente, de que
habiendo mandado Cricias y demás jueces traer a
Leonte de Salamina, hombre opulento, para quitarle
la vida, nunca Sócrates convino en ello; y de los diez
capitanes de la armada fue él solo quien absolvió a
Leonte. Hallándose ya encarcelado, y pudiendo huir
e irse donde quisiese, no quiso ejecutarlo, ni atender
al llanto de sus amigos que se lo rogaban, antes les
reprendió, y les hizo varios razonamientos llenos de
sabiduría.
93 Iivowóe, ó Iivowoe, es adverbio que significa Delfis, en Delfos.
DIÓGENES LAERCIO
114
7. Era parco y honesto. Pánfila escribe en el libro
VII de sus Comentarios, que habiéndole Alcíbiades
dado una área muy espaciosa para construir
una casa, le dijo: «Si yo tuviese necesidad de zapatos,
¿me darías todo un cuero para que me los hiciese?
Luego ridículo sería si yo la admitiese». Viendo
frecuentemente las muchas cosas que se venden en
público, decía consigo mismo: «¡Cuánto hay que no
necesito!». Repetía a menudo aquellos yambos:
Las alhajas de plata,
de púrpura las ropas,
útiles podrán ser en las tragedias;
pero de nada sirven a la vida.
Menospreció generosamente a Arquelao Macedón,
a Escopas Cranonio y a Eurilo Lariseo, pues ni
admitió el dinero que le regalaban, ni quiso ir a vivir
con ellos. Tanta era su templanza en la comida, que
habiendo habido muchas veces peste en Atenas,
nunca se le pegó el contagio.
8. Aristóteles escribe que tuvo dos mujeres propias:
la primera, Jantipa, de la cual hubo a LamproV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
115
cle; la segunda, Mirto, hija de Arístides el Justo94, la
que recibió indotada, y de la cual tuvo a Sofronisco
y a Menexeno. Algunos quieren casase primero con
Mirto; otros, que casó a un mismo tiempo con ambas
y de este sentir son Sátiro y Jerónimo de Rodas,
pues dicen que, queriendo los atenienses poblar la
ciudad, exhausta de ciudadanos por las guerras y
contagios, decretaron que los ciudadanos casasen
con una ciudadana, y además pudiesen procrear hijos
con otra mujer; y que Sócrates lo ejecutó así.
9. Tenía ánimo para sufrir a cuantos lo molestaban
y perseguían. Amaba la frugalidad en la mesa, y
nunca pidió recompensa de sus servicios. Decía que
«quien come con apetito, no necesita de viandas
exquisitas; y el que bebe con gusto, no busca bebidas
que no tiene a mano». Esto se puede ver aún en
los poetas cómicos, los cuales lo alaban en lo mismo
que presumen vituperarlo. Así habla de él Aristófanes:
¡Oh tú, justo amador de la sapiencia,
cuán felice serás con los de Atenas,
y entre los otros griegos cuán felice!
94 Véase sobre esto Ateneo, lib. XIII, poco después del principio.
DIÓGENES LAERCIO
116
Y luego:
Si memoria y prudencia no te faltan,
y en las calamidades sufrimiento,
no te fatigarás si en pie estuvieres,
sentado, o caminando.
Tú no temes el frío ni el hambre
abstiéneste del vino y de la gula,
con otras mil inútiles inepcias.
Amipcias lo pinta con palio, y dice:
¡Oh Sócrates, muy bueno entre los pocos,
y todo vanidad entre los muchos!
¡Finalmente, aquí vienes y nos sufres!
Ese grosero manto
¿de dónde lo tomaste?
Esa incomodidad seguramente
nació de la malicia del ropero.
Por más hambre que tuviese, nunca pudo hace:
de parásito. Cuánto aborreciese esta vergonzosa
adulación, lo testifica Aristófanes, diciendo:
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
117
Lleno de vanidad las calles andas,
rodeando la vista a todas partes.
Caminando descalzo, y padeciendo
trabajas sin cesar, muestras no obstante
siempre de gravedad cubierto el rostro.
Sin embargo, algunas veces se acomodaba al
tiempo y vestía con más curiosidad, como hizo
cuando fue a cenar con Agatón; así lo dice Platón
en su Convite.
10. La misma eficacia tenía para persuadir que
para disuadir; de manera que, según dice Platón en
un Discurso que pronunció sobre la ciencia, trocó a
Teeteto de tal suerte, que lo hizo un hombre extraordinario95.
Queriendo Eutrifón acusar a su padre
por haber muerto a un forastero que hospedaba, lo
apartó Sócrates del intento por un discurso que hizo
concerniente a la piedad. También hizo morigerado
a Lisis con sus exhortaciones. Tenía un ingenio muy
propio para formar sus discursos según las ocurrencias.
Redujo con sus amonestaciones a su hijo Lamprocles
a que respetase a su madre, con la cual se
portaba duro e. insolente, como refiere Jenofonte.
95 La frase griega es: évoeov, lo volvió divino, o deificado. Évóeos
significa aquel en que está Dios.
DIÓGENES LAERCIO
118
Igualmente que removió a Glaucon, hermano de
Platón, de meterse en el gobierno de la República,
según pretendía para lo cual era inepto; y, por el
contrario, indujo a Carmides a que se aplicase. a él,
conociendo era capaz de ejecutarlo.
11. Avivó el ánimo do Ificrates, capitán de la
República, mostrándole unos gallos del barbero Midas
que reñían con los de Calias. Glauconides lo
tenía por tan digno de la ciudad, como un faisán o
pavo96. Decía que «es cosa maravillosa que siendo
fácil a cualquiera decir los bienes que posee, no
puede decir ninguno los amigos que tiene»: tanta es
la negligencia que hay en conocerlos. Viendo a Euclides
muy solícito en litigios forenses, le dijo: «¡Oh
Euclides!, podrás muy bien vivir con los sofistas,
pero no con los hombres». Tenía por inútil y poco
decente este género de estudio, cono dice Platón en
su Eutidemo. Habiéndole dado Carmides algunos
criados que trabajasen en su provecho, no los admitió;
y hay quien dice que menospreció la belleza
de cuerpo de Alcibíades. Loaba el ocio como una de
las mejores posesiones, según escribe Jenofonte en
96 Como suele estimarse un ave rara y peregrina por la vista y
aun por el sabor. –Kuhnio.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
119
su Convite97. También decía que «sólo hay un bien,
que es la sabiduría, y sólo un mal, que es la ignorancia.
Que las riquezas y la nobleza no contienen circunstancia
recomendable, antes bien, todos los
males.»
12. Habiéndole dicho uno que la madre de Antístenes
fue de Tracia, respondió: «¿Pues creías tú
que dos atenientes habían de procrear varón tan
grande?» Propuso a Critón rescatase a Fedón, que
hallándose cautivo se veía obligado a ganar el sustento
por medios indecentes. Salió, en efecto, de la
esclavitud, y lo hizo un ilustre filósofo. Aprendió a
tocar la lira cuando tenía oportunidad, diciendo no
hay absurdo alguno en aprender cada cual aquello
que ignora. Danzaba también con frecuencia, teniendo
este ejercicio por muy conducente para la
salud del cuerpo, como lo dice Jenofonte en su Convite.
Decía asimismo que un genio le revelaba las
cosas venideras. «Que el empezar bien no era poco,
sino cercano de lo poco. Que nada sabía excepto
esto mismo: que nada sabía. Que los que compran a
gran precio las frutas tempranas desconfían llegar al
tiempo de la sazón de ellas.»
97 Véase Eliano, lib. X, cap. XVI, de su Varia historia, y Valerio
Máximo, lib. VIII, cap. VIII, De otio laudato.
DIÓGENES LAERCIO
120
13. Preguntado una vez qué cosa es virtud en un
joven, respondió: «El que no se exceda en nada».
Decía que «se debe estudiar la Geometría hasta que
uno sepa recibir y dar tierra medida»98. Habiendo
Eurípides en la tragedia Auge dicho de la virtud
que es acción valerosa
dejarla de repente y sin consejo,
se levantó y se fue diciendo «era cosa ridícula tener
por digno de ser buscado un esclavo cuando no se
halla, y dejar perecer la virtud». Preguntado si era
mejor casarse o no casarse, respondió: «Cualquiera
de las dos cosas que hagas te arrepentirás». Decía
que «le admiraba ver que los escultores procuraban
saliese la piedra muy semejante al hombre, y descuidaban
de procurar no parecerse a las piedras».
Exhortaba a los jóvenes «a que se mirasen frecuentemente
al espejo, a fin de hacerse dignos de la belleza,
si la tenían; y si eran feos, para que
disimulasen la fealdad con la sabiduría».
98 Es decir, que esta disciplina y las demás deben encaminarse
a la recta moral y justicia en los tratos; mas no quedarse en
meras especulaciones, que las más veces son inútiles.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
121
14. Habiendo convidado a cenar a ciertas personas
ricas, como Jantipa tuviese rubor de la cortedad
de la cena, le dijo: «No te aflijas, mujer, pues si
ellos son parcos, lo sufrirán; y si comilones99, nada
nos importa». Decía que «otros hombres vivían para
comer; pero él comía para vivir. Que quien alaba al
pueblo bajo, se parece a uno que reprobase un tetradracmo100,
y recibiese por legítimos muchos de
ellos». Habiéndole dicho Esquines soy pobre; nada
más tengo que mi persona; me doy todo a vos, respondió:
«¿Has advertido cuán grande es la dádiva
que me haces?» A uno que estaba indignado por
hallarse sin autoridad, habiéndose usurpado el mando
los treinta tiranos, le dijo: «¿Y qué es lo que en
esto te aflige?» «Que los atenienses - respondió - te
han condenado a muerte.» «Y la Naturaleza a ellos»,
repuso Sócrates. Algunos atribuyen esto a Anaxágoras.
A su mujer, que le decía que moriría injustamente,
le respondió: «¿Quisieras acaso tú que mi
muerte fuese justa?»Habiendo soñado que uno le
decía:
99 Pauyoi, malos, perversos, ímprobos, destemplados, malignos,
imprudentes, ignorantes, etc.
100 Tetradracma o tetradracmo era la cuarta parte de una
dracma, y vendría a valer unos cuatros nuestros o medios
real.
DIÓGENES LAERCIO
122
Tú dentro de tres días
a la glebosa Ftía harás pasaje,
dijo a Esquines que «pasados tres días moriría». Estando
para beber la cicuta, le trajo Apolodoro un
palio muy precioso para que muriese con este adorno,
y le dijo Sócrates: «Pues si el mío ha sido bueno
para mí en vida, ¿por qué no lo será en muerte?»
Habiéndole uno dicho que otro hablaba mal de él,
respondió: «Ése no aprendió a hablar bien». Como
Antístenes llevase siempre a la vista la parte más
rasgada de su palio, le dijo: «Veo por esas aberturas
tu vanagloria». A uno que le dijo: «¿No está aquél
hablando mal de ti?», respondió: «No, por cierto:
nada me toca de cuanto dice». Decía que «conviene
exponerse voluntariamente a la censura de los poetas
cómicos, pues si dicen la verdad, nos corregiremos;
y si no, nada nos toca su dicho».
15. Habiéndole injuriado de palabras una vez su
mujer Jantipa, y después arrojádole agua encima,
respondió: «¿No dije yo que cuando Jantipa tronaba
ella llovería?» A Aleibíades, que le decía no era tolerable
la maledicencia de Jantipa, respondió: «Yo
estoy tan acostumbrado a ello como a oír cada moV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
123
mento- el estridor de la polea; y tú también toleras
los graznidos de los ánsares». Replicando Aleibíades
que los ánsares le ponían huevos y educaban otros
ánsares, le dijo: «También a mí me pare hijos Jantipa
». Quitóle ésta en una ocasión el palio en el foro,
y como los familiares instasen a Sócrates a que castigase
la injuria, respondió: «Pardiez, que sería una
bella cosa que nosotros riñésemos y vosotros clamaseis:
No más Sócrates: no más Jantipa». Decía que
con la mujer áspera se debe tratar como hacen con
los caballos falsos y mal seguros los que los manejan,
pues así como éstos, habiéndolos domado, usan
con más facilidad de los leales, así también yo después
de sufrir a Jantipa me es más fácil el comercio
con todas las demás gentes».
16. Estas y otras muchas cosas que decía y ejecutaba
fueron causa de que la pitonisa testificase de
él tan ventajosamente, dando a Querefón aquel oráculo
tan sabido de todos:
Sócrates es el sabio entre los hombres.
Esto excitó contra él la envidia de muchos que
se tenían también por sabios, infiriendo que el oráculo
los declaraba ignorantes. Melito y Anito eran
DIÓGENES LAERCIO
124
de éstos, como dice Platón en el diálogo Memnón.
No podía Anito sufrir que Sócrates se le burlase, e
incitó primeramente a Aristófanes contra él; después
indujo a Melito para que lo acusase de impío y
corrompedor de la juventud. En efecto, Melito lo
acusó, y dio la sentencia Polieucto, según dice Favorino
en su Historia varia. Escribió la oración101 el
sofista Polícrates, como refiere Hermipo, o bien
Anito, según otros afirman; pero el orador Licón lo
ordenó todo. Antístenes en las Sucesiones de los filósofos,
y Platón en la Apología, dicen que los acusadores
de Sócrates fueron tres, a saber: Anito, Licón y
Melito. Que Anito instaba en nombre de los artesanos
y magistrados del pueblo Licón, por parte de
los oradores; y Melito, por la de los poetas, a todos
los cuales reprendía Sócrates. Favorino, en el libro
II de sus Comentarios, dice que no es de Polícrates la
oración contra Sócrates, puesto que en ella se hace
mención de los muros de Atenas que restauró Conón,
lo cual fue seis años después de la muerte de
Sócrates, y así es la verdad.
101 La oración acusatoria.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
125
17. La acusación jurada, y que, según Favorino,
todavía se conserva en el Metroo102, fue como sé
sigue: «Melito Piteense, hijo de Melito, acusó a Sócrates
Alopecense, hijo de Sofronisco, de los delitos
siguientes: Sócrates quebranta las leyes, negando la
existencia de los dioses que la ciudad tiene recibidos,
e introduciendo otros nuevos; y obra contra las
mismas leyes corrompiendo la juventud. La pena
debida es la muerte».
18. Habiéndole leído Lisias una apología que
había escrito en su defensa, respondió: «La pieza es
buena, Lisias; pero no me conviene a mí»103. Efectivamente,
ella era más una defensa jurídica que filosófica104.
Preguntándole, pues, Lisias por qué no le
convenía la oración, supuesto que era buena, respondió:
«¿Pues no puede haber vestidos y calzares
ricos, y a mí no venirme bien?» Justo Tiberiense
cuenta en su Crónica que cuando se ventilaba la
causa de Sócrates subió Platón al púlpito del tribu-
102 Era un templo de Atenas, dedicado a la Gran Madre de
los dioses. Podrá verse acerca de él Juan Meursio.
103 Véase Cicerón, lib. I, De oratore; Valerio Máximo, 6, 4,
número 2, in extern.
104 Esto es, se reducía toda a súplicas y ruegos, confesando
haber errado en la doctrina, proponiendo enmendarse o
retractase de ello, dando la razón a los acusadores, etc.
DIÓGENES LAERCIO
126
nal, y que habiendo empezado a decir así: «Siendo
yo, oh atenienses, el más joven de los que a este lugar
subieron...», fue interrumpido por los jueces,
diciendo: «Bajaron, bajaron»; significándole por esto
que bajase de allí. Fue, pues, condenado por doscientos
ochenta y un votos más de los que lo absolvían;
y estando deliberando los jueces sobre si
convendría más quitarle la vida a imponerle multa,
dijo daría veinticinco dracmas. Eubulides, dice que
prometió ciento. Pero viendo desacordes y alborotadores
a los jueces, dijo: «Yo juzgo que la pena a
que debo ser condenado por mis operaciones es que
se 'me mantenga del público en el Pritaneo»105. Oído
lo cual, se agregaron ochenta votos a los primeros, y
lo condenaron a muerte. Prendieronlo luego, y no
muchos días después bebió la cicuta, una vez acabado
un sabio y elocuente discurso que trae Platón
en su Fedón.
19. Hay quien le atribuye un himno a Apolo,
que empieza:
Yo os saludo, Apolo Delio
105 El Pritaneo era un edificio ilustre y suntuoso en el alcázar
de Atenas, en el cual no sólo se juntaba el Senado cuando
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
127
y Diana, ilustre niños.
Pero Dionisiodoro dice que este himno no es
suyo. Compuso una fábula como las de Esopo, no
muy elegante, que empieza:
Dijo una vez Isopo a los corintios
la virtud no juzgasen
por la persuasión y voz del pueblo.
Éste fue el fin de Sócrates, pero los atenienses
se arrepintieron en tanto grado, que cerraron las;
palestras y gimnasios. Desterraron a algunos, y sentenciaron
a muerte a Melito. Honraron a Sócrates
con una estatua de bronce que hizo Lísipo, y la colocaron
en el Pompeyo106. Los de Heraclea echaron
de la ciudad a Anito en el día mismo en que llegó.
20. No es sólo Sócrates con quien los atenienses
se portaron así sino también con otros muchos,
pues multaron a Hornero en cincuenta dracmas,
quería, sino que también eran allí mantenidos por la patria
los que le habían hecho algún servicio señalado.
106 El Pompeyo era en Atenas un edificio público donde se
guardaban las cosa para las pompas, funciones y festividades
de la República. Había también allí estatuas de varones ilustres.
DIÓGENES LAERCIO
128
teniéndolo por loco. A Tirteo lo llamaron demente,
y lo mismo a Astidamante, imitador de Esquilo, habiéndolo
antes Honrado con una estatua de bronce.
Eurípides en su Palamedes también objeta a los atenienses
la muerte de Sócrates, diciendo:
Matasteis, sí, matasteis al más sabio,
a la más dulce musa,
que a nadie fue molesta ni dañosa.
Esto es así, aunque Filicoro dice que Euripides
murió antes que Sócrates. Nació Sócrates, según
Apolodoro en sus Crónicas, siendo arconte Apsefión,
el año IV de la Olimpíada LXXVII, a 6 de
Tragelión107, en cuyo día los atenienses lustran la
ciudad, y dicen los delios que nació Diana. Murió el
año I de la Olimpíada XCV, a los setenta años de su
edad. Lo mismo dice Demetrio; pero aseguran otros
que murió de sesenta años. Ambos fueron discípulos
de Anaxágoras, Sócrates y Eurípides. Nació éste
siendo arconte Calias, el año I de la Olimpíada
LXXV.
21. Pienso que Sócrates trató también de las cosas
naturales, puesto que dice algo de la ProvidenV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
129
cia, según escribe Jenofonte; aunque él mismo asegura
que sólo disputó de lo perteneciente a la moral.
Cuando Platón en su Apología hace memoria de
Anaxágoras y otros físicos, dice de éstos muchas
cosas que Sócrates niega, siendo así que todas las
suyas las atribuye a Sócrates. Refiere Aristóteles que
cierto mago venido de Siria a Atenas reprobó muchas
cosas de Sócrates, y le predijo moriría de
muerte violenta. El epitafio mío a Sócrates es el siguiente:
Tú bebes con los dioses,
eh Sócrates, ahora.
Sabio te llamó Dios, que es sólo el sabio,
y si los atenienses
la cicuta te dieron, brevemente
se la bebieron ellos por tu boca.
22. Aristóteles dice, en el libro II de su Poética,
que Sócrates tuvo disputas con cierto Antióloco de
Lemnos, y con Anfitrión, intérprete de portentos, al
modo que Pitágoras las tuvo con Cidón y con
Onata. Sagaris fue émulo de Homero cuando todavía
vivía, y después de muerto lo fue Jenofonte
107 Era el mes de abril.
DIÓGENES LAERCIO
130
Colofonio. Píndaro tuvo sus contenciones con Anfímenes
Cos; Tales con Ferecides; Biante con Salaro
Prieneo; Pitaco con Antiménides y con Alceo; Anaxágoras
con Sosibio; y Simónides con Timocreón.
23. De los sucesores de Sócrates, llamados socráticos,
los principales fueron Platón, Jenofonte y
Antístenes. De los que llaman los diez, fueron cuatro
los más ilustres, a saber: Esquines, Fenón, Euclides
y Aristipo. Trataremos primero de Jenofonte.
De Antístenes hablaremos entre los cínicos. Luego,
de los socráticos; y en último lugar, de Platón, que
es el jefe de las diez sectas, e instituidor de la primera
Academia. Éste será el orden que guardaremos.
24. Hubo otro Sócrates historiador, que describió
con exactitud la región argólica. Otro peripatético,
natural de Bitinia. Otro poeta epigramático. Y
otro; natural de Cos, escritor de los sobrenombres
de los dioses.
JENOFONTE
1. Jenofonte, hijo de Grilo, nació en Erquia,
pueblo del territorio de Atenas. Fue muy vergonzoso,
y hermoso de cuerpo en sumo grado. Dicen que
habiéndolo encontrado Sócrates en una callejuela,
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
131
atravesó el báculo y lo detuvo. Preguntóle dónde se
vendían las cosas comestibles, y habiéndoselo dicho,
le preguntó de nuevo: «¿Dónde se forman los
hombres buenos y virtuosos?» A lo cual, como Jenofonte
no satisficiese de pronto, añadió Sócrates:
«Sígueme y lo sabrás». Desde entonces fue discípulo
de Sócrates. Fue el primero que publicó en forma
de Comentarios las cosas que antes sólo se referían de
palabra, siendo también el primer filósofo que escribió
Historia.
2. Refiere Aristipo, en el libro IV de las Delicias
antiguas, que Jenofonte amó a Clinias, y le hablaba
así: «Con más gusto miro a Clinias que a todas las
demás cosas bellas que tienen los hombres; nada me
molestaría ser ciego para todas las cosas, con tal que
gozase la vista de Clinias; aflíjome de noche y cuando
duermo, porque no lo veo; doy mil gracias al día
y al sol porque me manifiestan a Clinias»108. Hízose
muy amigo de Ciro en la forma siguiente: Tenía un
amigo beocio llamado Proxeno, discípulo de Gorgias
Leontino y familiar de Ciro, en cuya compañía
estaba en Sardes. Escribió éste a Jenofonte, que es-
108 Este pasaje lo trae el mismo Jenofonte en su Convite, con
poquísima diferencia, y es notable que Laercio vaya a buscarlo
en Aristipo.
DIÓGENES LAERCIO
132
taba en Atenas, una carta en que le decía le sería
muy útil hacerse amigo de Ciro. Jenofonte mostró la
carta a Sócrates, y le pidió consejo; pero éste le envío
a Delfos, a fin de que siguiese en el asunto lo
que el oráculo le dijese. Pasó a Delfos, mas no preguntó
a Apolo si le convenía ir a Ciro, sino el cómo
lo había de ejecutar. Sócrates le reprendió la astucia,
pero fue de parecer hiciese el viaje. Llegado a verse
con Ciro, le supo captar la voluntad de tal manera,
que se le hizo tan amigo como el mismo Proxeno.
Por lo cual nos dejó escrito cuanto pasó en la subida
y regreso de Ciro.
3. Fue mortal enemigo de Memnón de Farsalia,
el cual en la subida de Ciro era conductor de las
tropas extranjeras. Objetóle, entre otras cosas, que
seguía amores superiores a su calidad. También afeó
a cierto Apolonio llevase agujeros en las orejas.
Después de la subida de los persas, rota del Ponto y
quebrantamiento de la alianza por Seto, rey de los
odrisos, se retiró Jenofonte al Asia a estar con Agesilao,
rey de los lacedemonios; llevóle muchas tropas
de Ciro para que militasen en su ejército; se
puso todo en su obediencia, y fue su mayor amigo.
Con esta ocasión, pareciendo a los atenienses que
estaba de parte de los lacedemonios, lo condenaron
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
133
a destierro. Pasó después a Éfeso, y entregó en depósito
a Megabizo, sacerdote de Diana, la mitad del
oro que traía, hasta que volviese; pero si no volvía,
mandó se hiciese de él una estatua de la diosa, y se
la dedicase. De la otra mitad envió dones a Delfos.
Habiendo Agesilao sido llamado a Grecia para hacer
la guerra a los tebanos, pasó Jenofonte con él a
Grecia, dándole víveres los lacedemonios. Finalmente,
separado de Agesilao, se fue al territorio de
Elea, cerca de la ciudad de Escilunte.
4. Iba con él, como dice Demetrio de Magnesia,
cierta mujercilla llamada Filesia, y dos hijos: Grito y
Diodoro, según escribe Dinarco en el libro Del repudio,
contra Jenofonte; los cuales dos hijos fueron
llamados Geminos109. Habiendo venido a Escilunte
Megabizo por causa de ciertas festividades públicas,
recobrando su dinero, compró y dedicó a la diosa
unos campos, por medio de los cuales corre el río
Selinus, del mimo nombre que el que pasa por Éfeso.
Entreteníase en la caza, convidando a comer a
los amigos y escribiendo Historia. Dinarco refiere
que los lacedemonios le dieron habitación y tierras.
Dícese también que Filópidas de Esparta le envió
en don diferentes esclavos traídos de Dardania, para
DIÓGENES LAERCIO
134
que se sirviese de ellos en?. lo que gustase. Que
después, habiendo venido los elienses con ejército a
Escilunte, destruyeron la posesión de Jenofonte,
por haber los lacedemonios tardado en venir a la
defensa. Entonces los hijos de Jenofonté huyeron
ocultamente con algunos esclavos, y se fueron a Lepreo.
Igualmente Jenofonte, primero, se retiró a
Elis; después, pasó a Lepreo, donde estaban sus hijos,
y con ellos a Corinto, donde se estableció.
5. Habiendo por este tiempo resuelto los atenienses
dar auxilio a los lacedemonios, envió sus
hijos a Atenas para que militasen bajo de los lacedesnonios,
como que habían estudiado la disciplina
militar en Esparta, según escribe Diocles en las Vidas
de los filósofos. Diodoro volvió de aquella jornada
sin haber hecho cosa memorable, y tuvo
después un hijo del mismo nombre que su hermano.
Pero Grilo murió en ella peleando valerosamente
entre la caballera, siendo general de ésta
Cefisodoro, y Agesilao de la infantería, como dice
Éforo en el libro XXV de sus Historias. La batalla
fue junto a Mantiena. Murió también en ella Epaminondas,
capitán de los tebanos. Dicen que Jenofonte
estaba a la sazón sacrificando, con corona en
109 A saber, Cástor y Pólux.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
135
la cabeza, y tenida la noticia de la muerte del hijo, se
quitó la corona; pero sabido que había muerto peleando
valerosamente, se la volvió a poner. Ayunos
dicen que ni aun lloró; sí que solamente dijo: «Yo ya
sabía lo había engendrado mortal».
6. Aristóteles dice hubo muchísimos que escribieron
elogios y el epitafio de Grilo, en parte por
congraciarse con el padre. Y Hermipo dice, en la
Vida de Teofrasto, que aun Sócrates escribió encomios
de Grilo, lo cual indujo a Timón a censurarlo
por los versos siguientes:
Dos o tres, o más libros110
enfermos y sin fuerza ha publicarlo,
en todo parecidos a las obras
de Jenofonte y Esquines, ineptas
para persuadir cosa ninguna.
Ésta fue la vida de Jenofonte. Floreció hacia el
año IV de la Olimpíada XCIV. Subió con Ciro,
siendo arconte Jeneneto, un año antes de la muerte
de Sócrates. Murió el año primero de la Olimpíada
110 ‘Aóoevikn te nóywi óvás ñ tpias, etc. Logos puede significar
argumento, razón, discurso, razonamiento, palabra, disertación,
oración, libro, etc.
DIÓGENES LAERCIO
136
CV (según escribe Estesiclides Ateniense en la Descripción
de los arcortes y vencedores en los juegos
olímpicas), siendo arconte Calidemide, en cuyo
tiempo reinaba en Macedonia Filipo, hijo de Amintas.
Su muerte fue en Corinto, como dice Demetrio
de Magnesia, siendo ya de edad avanzada. Fue Jenofonte
un varón en todo bueno: aficionado a caballos
y a la caza, e inteligente en la táctica, según consta
de sus escritos. Fue pío, dado a los sacrificios, muy
práctico en conocer las víctimas y celoso imitador
de Sócrates.
7. Escribió más de cuarenta libros, que algunos
dividen con variedad. La subida de Ciro está escrita
no con prefación a toda la obra, sino con proemios
particulares a cada libro. Los demás escritos son: La
institución, de Ciro, Los hechos memorables de los
griegos, Los comentarios, El banquete, La económica,
Acerca de los caballos, De la caza, Del cargo
del general de caballería, La apología de Sócrates,
De la semilla, Hierón, o sea Sobre el gobierno tiránico,
El Agesilao, y, finalmente, Sobre las repúblicas
de los atenienses y lacedemonios; bien que Demetrio
de Magnesia dice que esta obra no es de Jenofonte.
Dícese que poseyendo él solo los libros de
Tucídides y habiendo podido suprimirlos, no lo ejeV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
137
cutó antes bien, los publicó para gloria de aquél.
Llamábanlo la Musa ática, por la dulzura de su locución,
y por esto había algunos celos entre él y Patón,
como diremos cuando tratemos de éste.
8. Mis epigramas a Jenofonte son éstos:
No sólo pasó a Persia Jenofonte
por la amistad de Ciro,
sino por caminar por la ardua vía
que a los dioses conduce.
Escribiendo las glorias de les griegos
su socrático ingenio nos demuestra.
Y este otro a su muerte:
Si por los ciudadanos
de Cécrope y de Cranao, Jenofonte,
desterrado te miras,
sin más causa que ser de Ciro amigo,
ya la hospital Corinto te recibe,
y estableces en ella tu morada.
DIÓGENES LAERCIO
138
Me acuerdo haber leído que floreció hacia la
Olimpíada LXXXIX111, con los otros discípulos de
Sócrates. Istro dice fue desterrado por decreto de
Eubelo, y que por sentencia del mismo se le alzó el
destierro.
9. Hubo siete Jenofontes. El primero, este de
que hemos tratado. El segundo, fue ateniense, hermano
del Nicostrato que compuso el poema La Teseide,
el cual, entre otras cosas, escribió La Vida de
Epaminondas y de Pelópidas. El tercero, médico, de
Cos. El cuarto, uno que escribió la Historia de Aníbal.
El quinto, trató De los portentos fabulosos. El
sexto fue de Paros y escultor célebre. Y el séptimo,
poeta de la comedia antigua112.
111 Arriba, donde dijo Laercio que floreció hacia la Olimpíada
XCIV, debió seguir la opinión común recibida. Aquí da a
entender que había quien discrepaba en algo. Bien puede
decirse que un hombre florece en sabiduría dentro de unos
quince años.
112 La comedia griega tuvo tres estados: Antigua o Primitiva,
la cual representa hechos verdaderos, y los actores tomaban
los hombres y circunstancias de los mismos sujetos entre
quienes pasó el caso, que nunca era fingido. Así en ellas
motejaban personalmente y se satirizaban unos a otros, dándose
en rostro con sus errores, defectos y descuidos públicos
y ocultos, aun entre personas respetables. Esta demasiada
libertad de los poetas, tan agradable al populacho, tenía acobardados
a todos, sin atreverse a tomar parte en los negocios
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
139
ESQUINES
1. Esquines, hijo de uno que hacía longanizas113,
llamado Charino, o según quieren algunos, Lisanias,
fue ateniense y muy laborioso desde su niñez. Por
esta causa nunca se apartó de Sócrates, y éste por la
misma solía decir de él: «Sólo sabe honrarme el hijo
del longanicero». Idomeneo dice que Esquines fue,
y; no Critón, quien exhortó a Sócrates huyese de Ja
cárcel, y que Platón atribuyó a Critón aquellas palabras,
porque Esquines era más amigo de Aristipo
que suyo. Fue Esquines calumniado de muchos,
singularmente de Menedemo Eretraite, el cual lo
acusó de haberse apropiado muchos Diálogos de
Sócrates que le dio Jantipa. De éstos, los llamados
públicos, por cuya razón Alcibíades prohibió el nombrar a
nadie en la escena. Esta prohibición produjo otra especie de
comedia que llamaron Media, en la cual eran verdaderos los
hechos, y las personas fingidas. De ambas especies compuso
comedias Aristófanes, porque en su tiempo se prohibió la
Primitiva. Finalmente porque todavía los asuntos verdaderos
se solían aplicar con facilidad aunque no se nombrasen, y la
libertad de poetas y actores era excesiva, inventó Menandro
la tercera especie de comedia, llamada Nueva en la cual fue
todo fingido, hechos y personas.
113 Xapívou toú áyykvtottoioñ, hijo de Charino, longanicero o
choricero.
DIÓGENES LAERCIO
140
acéfalos son muy flojos, y no vemos en ellos la elocuencia
socrática. Pisístrato Efesio decía que no son
de Esquines, y Perseo asegura que mucha parte de
siete de ellos es de Pasifonte Erétrico, el cual los
ingirió en las obras de Esquines. Igualmente, que
éste supuso El pequeño Ciro, El pequeño Hércules,
el Aleibíades, y otros libros. Los Diálogos que tienen
índole socrática son, éstos: el primero, Milcíades;
el cual, en cierto modo, tiene menos nervio que
los otros114, Calias, Axioco, Aspasia, Aleibíades, Telauges
y Rinón.
2. Dicen que por verse pobre pasó a Sicilia a
estar con Dionisio, y si bien lo despreció Platón,
Aristipo lo recomendó a Dionisio, quien, oídos algunos
Diálogos suyos, le hizo varios dones. Volviose
a Atenas, pero no se atrevió a enseñar su filosofía
por la gran reputación en que estaban Platón y
Aristipo; no obstante, abrió escuela privada, y los
concurrentes pagaban su tanto. Después se aplicó a
defender en el foro las causas de los desvalidos, y
114 Fray Ambrosio, después de Milcíades pone punto, y luego
Ion quodamo imbecilior est, deinde Callias, etc. A esta versión
siguen todas las latinas y vulgares que yo he visto, menos
la de Enrique Estéfano, a pesar de que el texto griego no
trae tal Ion. Entre los Diálogos de Platón se halla uno con
este título.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
141
por esto dijo Timón, según refieren, que «tenía
fuerza de persuadir en lo que escribía». Cuéntase
que viéndolo Sócrates en tanta pobreza, le dijo que
sacara usura de sí mismo, quitándose algo del ordinario
sustento. Aristipo tuvo por sospechosos los
Diálogos de Esquines, pues leyéndolos una vez en
Megara, refieren que se burló, diciendo: « ¿De dónde
robaste esto, plagiario?» Policrito Mendesio, en el
libro I De los hechos de Dionisio, dice que Esquines
estuvo con el tirano hasta la caída115 de éste, y
regresó de Dión a Siracusa, añadiendo que estaba
también con él Carcino, escritor de comedias. Corre
una carta de Esquines a Dionisio.
3. Era muy versado en la oratoria, como consta
por la defensa que hizo del capitán padre de Feaco,
y por la de Dión. Imitó principalmente a Gorgias
Leontino. Lisias escribió una oración contra Esquines
intitulada De la calumnia. De todo lo cual se ve
que Esquines era hábil orador. Tenía un amigo llamado
Aristóteles, Mito por sobrenombre. Panecio
es de sentir que de todos los Diálogos de Sócrates,
115 Aquí se entiende Dionisio el segundo (hijo del otro Dionisio,
primer tirano de Sicilla), en ausencia del cual, Dión
siracusano, tío y cuñado suyo, se apoderó de Siracusa y demás
ciudades sujetas a Dionisio, hacia la Olimpíada CIV.
Eliano, Plutarco, Nepote, etc.
DIÓGENES LAERCIO
142
sólo son legítimos los de Platón, Jenofonte, Antístenes
y Esquines; de los de Fedón y Euclides, está
dudoso; todos los demás los reprueba116.
4. Ocho Esquines se refieren: el primero, éste; el
segundo, uno que escribió de Retórica; el tercero,
fue orador, émulo de Demóstenes117; el cuarto, fue
arcade, discípulo de Isócrates; el quinto, de Mitilene,
llamado azote de los oradores; el sexto, napolitano,
filósofo académico, discípulo de Melanto Rodio y
súcubo suyo en el nefas; el séptimo, milesio, escritor
de política; y el octavo, escultor.
ARISTIPO
1. Aristipo fue natural de Cirene, de donde pasó
a Atenas, llevado de la fama de Sócrates, como dice
Esquines. Fue el primer discípulo de Sócrates, que
enseñó la Filosofía por estipendio, y con él socorría
a su maestro, según escribe Fanias Eresio, filósofo
116 Este pasaje de Panecio debiera estar colocado en la par. 1,
después de las palabras y otros libros, Menagio.
117 Traduzco émulo, por conformarse con el intérprete latino;
pero no dejo de tener por muy difícil que kata Anqoóoévnv
pueda significar émulo de Demóstenes; antes pienso quiso
Laercio significar imitador de Demóstenes, o parecido a él
en el estilo, o bien su amante.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
143
peripatético. Habiéndole enviado una vez veinte
minas118, se las devolvió Sócrates, diciendo que «su
genio119 no le permitía recibirlas». Desagradaba esto
mucho a Sócrates; Jenofonte fue su contrario, por
cuya razón publicó un escrito contra él condenando
el deleite que Aristipo patrocinaba, poniendo a Sócrates
por árbitro de la disputa. También lo maltrata
Teodoro en el libro De las sectas, y Platón hace lo
mismo en el libro Del alma, como dijimos en otros
escritos. Su genio se acomodaba al lugar, al tiempo y
a las personas, y sabía simular toda razón de conveniencia.
Por esta causa daba a Dionisio más gusto
que los otros, y porque en todas ocurrencias disponía
bien las cosas, pues así como sabía disfrutar de
las comodidades que se ofrecían, así también se privaba
sin pena de las que no se ofrecían. Por esto
Diógenes lo llama perro real, y Timón lo moteja120
de afeminado por el lujo, diciendo:
118 La mina o mina era una moneda imaginaria de los áticos,
que valía cien dracma, esto es, unos doscientos reales de
vellón. Aunque había otra mina menor, que sólo valía setenta
y cinco dracmas.
119 Es sabio lo del espíritu familiar, genio o demonio, Aaiqóviov,
que Sócrates decía tener, como cuenta Platón en diversos
lugares, Jenofonte, Eliano, Apuleyo, Plutarco y otros
muchos.
120 IIapépayev.
DIÓGENES LAERCIO
144
Cual la naturaleza de Aristipo,
blanda y afeminada,
que sólo con el tacto
conoce lo que es falso o verdadero.
2. Dicen que en una ocasión pagó cincuenta
dracmas por una perdiz; y a uno que lo murmuraba,
respondió: «¿Tú no la comprarías por un óbolo?» Y
como dijese que sí, repuso: «Pues eso valen para mí
cincuenta dracmas». Mandó Dionisio llevar a su
cuarto tres hermosas meretrices para que eligiese la
que gustase, pero las despidió todas tres, diciendo:
«Ni aun a París fue seguro haber preferido a una».
Dícese que las sacó hasta el vestíbulo y las despidió:
tanta era su facilidad en recibir o no recibir las cosas.
Por esta causa Estratón, o según otros, Platón,
le dijo: «A ti solo te es dado llevar clámide o palio
roto». Habiéndole Dionisio escupido encima, lo sufrió
sin dificultad; y a uno que se admiraba de ello,
le dijo: «Los pescadores se mojan en el mar por coger
un gobio, ¿y yo no me dejaré salpicar saliva por
coger una ballena?»121.
121 Con alguna diversidad lo cuenta Ateneo, 12, 169.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
145
3. Pasaba en cierta ocasión por donde Diógenes
estaba lavando unas hierbas, y le dijo éste: «Si hubieses
aprendido a prepararte esta comida, no solicitarías
los palacios de los tiranos». A lo que
respondió Aristipo: «Y si tú supieras tratar con los
hombres, no estarías lavando hierbas»122. Preguntado
qué era lo que había sacado de la Filosofía, respondió:
«El poder conversar con todos sin miedo».
Como le vituperasen una vez su vida suntuosa, respondió:
«Si esto fuese vicioso, ciertamente no se
practicaría en las festividades de los dioses». Siendo
preguntado en otra ocasión qué tienen los filósofos
más que los otros hombres, respondió: «Que aunque
todas las leyes perezcan, no obstante viviremos
de la misma suerte». Habiéndole preguntado Dionisio
por qué los filósofos van a visitar a los ricos, y
éstos no visitan a los filósofos, le respondió: «Porque
los filósofos saben lo que les falta, pero los ricos
no lo saben». Afeándole Platón el que viviese
con tanto lujo, le dijo: «¿Tienes tú por bueno a Dionisio?
» Y como Platón respondiese que sí, prosiguió:
«Él vive con mucho mayor lujo que yo; luego
nada impide que uno viva regaladamente, y juntamente
bien». Preguntado una vez en qué se diferen-
122 Horacio, I, Epíst. 17. Val. Máx. 4, 3, in ext.
DIÓGENES LAERCIO
146
cian los doctos de los indoctos, respondió: «En lo
mismo que los caballos domados de los indómitos».
4. Habiendo una vez entrado en casa de una
meretriz, como se avergonzase uno de los jóvenes
que iban con él, dijo: «No es pernicioso el entrar,
sino el no poder salir». Habiéndole uno propuesto
un enigma, como le hiciese instancia por la solución
de él, le dijo: «¿Cómo quieres, oh necio, que desate
una cosa que aun atada nos da en qué entender?»
Decía que «era mejor ser mendigo que ignorante;
pues aquél está falto de dinero, pero éste de humanidad
»123. Persiguiéndolo uno cierta vez con dicterios
y malas palabras, se iba de allí; y como el
maldiciente le fuese detrás, y le dijese que por qué
huía, respondió: «Porque tú tienes poder para hablar
mal, y yo no lo tengo para oírlo». Diciendo uno que
siempre veía los filósofos a la puerta de los ricos,
respondió: «También los médicos frecuentan las
casas de los enfermos, pero no por eso habrá quien
antes quiera estarse enfermo que ser curador».
5. Navegaba una vez para Corinto, y como lo
conturbase una borrasca, y uno le dijese: «¿Nosotros
idiotas no tenemos miedo, y vosotros, filósofos,
123 Quiere decir que no es hombre, sino bestia, hablando
hiperbólicamente.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
147
tembláis?», respondió: «No se trata de la pérdida de
una misma vida entre nosotros y vosotros». A uno
que se gloriaba de haber aprendido muchas cosas, le
dijo: «Así como no tienen más salud los que comen
mucho y mucho se ejercitan que los que comen lo
preciso, así también no deben tenerse por eruditos
los que estudiaron muchas cosas, sino los que estudiaron
las útiles». Defendiólo cierto orador en un
pleito, y se lo ganó; y como le dijese: «¿De qué te ha
servido Sócrates, oh Aristipo?», respondió: «De que
todo cuanto tú has dicho en abono mío sea verdadero
». Instruía a su hija Areta con excelentes máximas,
acostumbrándola a despreciar todo lo
superfluo. Preguntándole uno en qué cosa sería
mejor su hijo si estudiaba, respondió: «Aunque no
saque más que no ser en el teatro una piedra sentada
sobre otra, es bastante»124. Habiéndole uno encargado
la instrucción de su hijo, el filósofo le pidió
por ello quinientas dracmas, y diciendo aquél que
124 El ignorante que va al teatro no puede divertir el espíritu,
así sólo el cuerpo, con las bufonadas de los que llaman graciosos.
Así que, no penetrando las sutilezas y primores de los
buenos dramas (como fueron los de los griegos), viene a ser
una estatura sentada en una grada; esto es, piedra sentada
sobre piedra. Los teatros antiguos eran todos de piedras y
mármoles.
DIÓGENES LAERCIO
148
con tal cantidad podía comprar un esclavo, le respondió
Aristipo: «Cómpralo y tendrás dos».
6. Decía que «recibía el dinero que sus amigos le
daban, no para su provecho, sino para que viesen
éstos cómo conviene emplearlo». Notándole uno en
cierta ocasión el que en su pleito hubiese buscado
defensor a sus costas, respondió: «También busco a
mis costas un cocinero cuando tengo que hacer algún
banquete». Instándole una vez Dionisio a que
dijese algo acerca de la Filosofía, respondió: «Es
cosa ridícula que pidiéndome que hable, me prescribáis
ahora el tiempo en que he de hablar». Indignado
Dionisio de la respuesta, le mandó ocupar el
último lugar en el triclinio, pero él ocurrió, diciendo:
«Ya veo quisiste sea éste el puesto de más honor».
Jactábase uno de que sabía nadar, a que respondió:
«¿No te avergüenzas de jactarte de una cosa que
hacen también los delfines?» Preguntado sobre qué
diferencia hay entre el sabio y el ignorante, respondió:
«Envíalos ambos desnudos a tierras extrañas y
lo sabrás». A uno que se gloriaba de no embriagarse
aunque bebiese mucho, le dijo: «Otro tanto hace un
mulo».
7. Afeándole uno que cohabitase con una meretriz,
le respondió: «Dime, ¿es cosa de importancia
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
149
tomar una casa en que vivieron muchos en otro
tiempo, o bien una en que no habitó nadie?» Y respondiendo
que no, prosiguió: «¿Y qué diferencia
hay entre navegar en una embarcación en que han
navegado muchos, y una en que nadie?» Diciéndole
que ninguna, concluyó Aristipo: «Luego nada importa
usar de una mujer, haya servido a muchos o a
nadie». Culpándole algunos el que siendo discípulo
de Sócrates recibiese dinero, respondió: «Y con razón
lo hago; pues Sócrates siempre se retenía alguna
porción del grano y vino que algunos le enviaban,
remitiéndoles lo restante. Además, que sus despenseros
eran los más poderosos de Atenas; pero yo no
tengo otro despensero que Eutiques, esclavo comprado
». Tenía comercio con la meretriz Laida, como
dice Soción en el libro segundo de las Sucesiones; y
a los que lo acusaban de ello, respondió: «Yo poseo
a Laida, pero no ella a mí; pues el contenerse y no
dejarse arrastrar de los deleites es laudable, mas no
el privarse de ellos absolutamente»125. A uno que le
notaba lo suntuoso de sus comidas, le respondió:
«¿Tú no comprarías todo esto por tres óbolos?» Y
125 Es un error gravísimo este de Aristipo, al no hacer diferencia
entre los deleites honestos y torpes. Lactancio, lib. III.
De falsa sapient., capítulo XV.
DIÓGENES LAERCIO
150
diciendo que sí, repuso: «Luego ya no soy yo tan
amante del regalo como tú del dinero».
8. Simo, tesorero de Dionisio, le enseñaba una
vez su palacio, construido suntuosamente, con el
pavimento enlosado. (Era frigio de nación, y perversísimo.)
Escupióle Aristipo en el rostro; y encolerizándose
de ello Simo, le respondió: «No hallé
lugar más a propósito». A Carondas (o a Fedón,
como quieren algunos), que le preguntaba quién
usaba ungüentos olorosos, respondió: «Yo, que soy
un vicioso en esto, y el rey de Persia, que lo es más
que yo. Pero advierte que así como los demás animales
nada pierden aunque sean ungidos con ungüentos,
tampoco el hombre. Así, ¡que sean
malditos los bardajes que nos murmuran por esta
causa!» Preguntado cómo había muerto Sócrates,
respondió: «Como yo deseo morir». Habiendo una
ocasión entrado en su casa Polixeno, sofista, como
viese muchas mujeres y un magnífico banquete, lo
censuró por ello. Contúvose por un poco Aristipo;
pero luego le dijo: «¿Puedes quedarte hoy con nosotros?
», y respondiendo que sí, replicó: «¿Pues por
qué me censurabas?», En un viaje iba un esclavo
suyo muy cargado de dinero; y como le agobiase el
peso le dijo: «Arroja lo que no puedas llevar, y lleva
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
151
lo que puedas». Así lo refiere Bión en sus Ejercitaciones.
9. Navegando en cierta ocasión, como supiese
que la nave era de piratas, sacó el dinero que llevaba
y empezó a contarlo. Luego lo dejó caer en el mar,
aparentando con lamentos que se le había caído por
desgracia. Añaden algunos que dijo consigo: «Mejor
es que Aristipo pierda el dinero, que no que el dinero
pierda a Aristipo». Preguntándole Dionisio a qué
había venido, respondió: «A dar lo que tengo y a
recibir lo que no tengo». Otros cuentan que respondió:
«Cuando necesitaba de sabiduría, me fui a buscar
a Sócrates; ahora que necesito de dinero, vengo
a ti». Condenaba el que «los hombres miren y remiren
tanto las alhajas que compran, y examinen tan
poco sus vidas». Algunos atribuyen esto a Diógenes.
10. Habiendo Dionisio, en un refresco que dio,
mandado saliesen a danzar de uno en uno con vestidos
de púrpura, Platón no lo quiso ejecutar, diciendo:
No visto yo ropajes femeniles.
Pero Aristipo, tomando aquella ropa, se la puso, y
antes de empezar la danza, dijo prontamente:
DIÓGENES LAERCIO
152
Ni de Libero-Padre en los festejos,
se deja corromper el que es templado126
Intercedía una vez con Dionisio por un amigo,
y no obteniendo lo que pedía, se arrojó a sus pies.
Como alguno afease esta acción, respondió: «No
soy yo el culpado en esto, sino Dionisio, que tiene
los oídos en los pies». Hallándose en Asia, lo aprisionó
Artafernes, sátrapa; y como uno le preguntase
si creía estar allí seguro, respondió: «¿Y cuándo, oh
necio, debo estar más seguro que ahora que he de
hablar con Artafernes?» Decía que «los instruídos en
la disciplina, encíclica127, si carecen de la filosofía,
son como los que solicitaban a Penélope, los cuáles
antes poseían a Melanto, a Polidora y demás criadas,
que no la esperanza de poder casarse con el ama».
Semejante a esto es lo que dijo a Aristón, esto es,
que ,«cuando Ulises bajó al infierno, vio y habló con
casi todos los muertos; pero a la reina ni aun llegó a
verla».
126 Versos de Eurípides in Bacc.
127 Toús twv eykuníwv ttaióeuqátw tteíaokóoas. Por disciplina encíclica
se entiende doctrina circular, o sea un conocimiento
general de las ciencias, aunque no sea profundo ni perfecto
en cada una, como explica Vitrubio, lib. I, cap. I.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
153
11. Preguntado Aristipo qué es lo que conviene
aprendan los muchachos ingenuos, respondió: «Lo
que les haya do ser útil cuando sean hombres». A
uno que le preguntaba por qué de Sócrates :e había
ido a Dionisio, dijo: «A Sócrates me fui necesitando
ciencia; a Dionisio necesitando recreo»128. Habiendo
recogido mucho dinero en sus discursos, como Sócrates
le preguntase de dónde había sacado tanto,
respondió: «De donde tú sacaste tan poco». Diciéndole
una meretriz que de él estaba encinta, le respondió:
«Tanto sabes tú eso como cuál es la espina
que te ha punzado, caminando por un campo lleno
de ellas». Culpándolo uno de que exponía un hijo
como si no lo hubiese él engendrado, le respondió:
«También se crían de nosotros la pituita y los piojos,
y los arrojamos lo más lejos. que podemos». Habiendo
recibido de Dionisio una porción de dinero,
y Platón contentádose con un libro, a uno que se lo
notaba, respondió: «Yo necesito dineros; Platón
necesita libros». A otro que le preguntaba por qué
razón lo reprendía tanto Dionisio, le respondió:
«Por la misma que los demás».
128 Aeóqevos ttaióevs..., haí ttaóias. Usa de un juego de palabras
poco distintas en la pronunciación y muy diversas en el significado.
DIÓGENES LAERCIO
154
12. Pedía una vez dinero a Dionisio, y objetándole
éste haber dicho que el sabio no necesita, respondió:
«Dame el dinero, y luego entraremos en esa
cuestión». Dióselo Dionisio, y al momento dijo el
filósofo: «¿Ves cómo no necesito?» Diciéndole
Dionisio:
Aquel que va a vivir con un tirano,
se hace su esclavo aunque libre sea,
repuso:
No le es esclavo, si es que libre vino.
Refiere esto Diocles en su libro De las vidas de
los filósofos; otros lo atribuyen a Platón. Estando
airado contra Esquines, dijo después de una breve
pausa: «¿No nos reconciliaremos? ¿No cesaremos
de delirar? ¿Esperas que algún truhán nos reconcilie
en la taberna?» A lo cual respondió Esquines: «De
buena gana». «Acuérdate, pues -dijo Aristipo-, que
siendo de más edad que tú, te busqué primero». A
esto dijo Esquines: «Por Juno, que tienes razón, y
que realmente eres mucho mejor que yo. Yo fui el
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
155
principio de la enemistad: tú de la amistad». Esto es
cuanto se refiere de Aristipo.
13. Hubo cuatro Aristipos: el primero este de
que tratamos; el segundo, el que escribió la Historia
de Arcadia; el tercero, el llamado Metrodidacto129,
que fue hijo de una hija del primero130, y el cuarto
fue académico de la Academia nueva.
14. Los escritos que corren de Aristipo son tres
libros de la Historia Líbica que envió a Dionisio, un
libro que contiene veinticinco Diálogos, escritos
unos en dialecto ático y otros en el dórico; son éstos:
Artabazo, A los náufragos, A los fugitivos, Al
mendigo, A Laida, A Poro, A Laida acerca del espejo,
Hermias, El sueño, El copero, Filomelo, A los domésticos,
A los que lo motejaban de que usaba vino viejo y meretrices,
A los que te notaban lo suntuoso de su mesa, Carta a su
hija Areta, A uno que sólo se ejercitaba en Olimpia, La
interrogación, Otra interrogación, así como tres libros
de Críos131, uno A Dionisio, otro De la ima-
129 Significa instruído por su madre.
130 Llamada Areta, discípula de su padre.
131 El texto griego es: Xpeía ttpóo Aiovúóiov, ‘AAAn éttí tñs
éikóvos, ‘AAAn éttí rñs Aiovuóiou Ouyarpós. Crías o críos eran
sentencias y dichos graves, provechosos a la vida humana.
Aaristipo compuesto tres libros de estas sentencias, como
consta del párrafo siguiente, uno De críos en general, dediDIÓGENES
LAERCIO
156
gen, otro De la hija de Dionisio, A uno que se creía
menospreciado y A uno que quería dar consejos.
15. Algunos aseguran que escribió seis libros de
Ejercitaciones; otros niegan que los escribiese, de
los cuales es uno Sosícrates Rodio. Según Soción
(en el libro II) y Panecio refieren, los libros de Aristipo
son éstos: De la enseñanza, De la virtud,
Exhortación, Artabazo, Los náufragos, Los fugitivos,
seis libros de Ejercitaciones, tres libros de
Críos. A Laida. A Poro. A Sócrates y De la fortuna.
Aristipo establecía por último fin del hombre el deleite,
y lo definía: «Un blando movimiento comunicado
a los sentidos».
16. Habiendo, pues, ya nosotros descrito su Vida,
trataremos ahora de los que fueron de su secta,
llamada cirenaica. De éstos, unos se apellidaron ellos
mismos hegesianos; otros, annicerianos; y otros, teodorios.
A éstos añadiremos los que salieron de la escuela
de Fedón, de los cuales fueron celebérrimos
los eretrienses. Su orden es éste: Aristipo tuvo por
discípulos a su hija Areta, a Etíope, natural de Ptolomaida,
y a Antípatro Cireneo. Areta tuvo por discado
a Dionisio; otro De críos en particular, acerca de alguna
imagen o retrato, y otro acerca de los mismos críos, a la hija
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
157
cípulo a Aristipo el llamado Metrodidacto; éste a
Teodoro, llamado Ateo y después Dios. Epitimedes
Cireneo fue discípulo de Antípatro, y de Epiménides
lo fue Parebates. De Parebates lo fueron Hegesias,
cognominado Pisitanato, y Anníceres el que
rescató a Platón132.
17. Los que siguen los dogmas de Aristipo, apellidados
cireneos, tienen las opiniones siguientes: Establecen
dos pasiones133: el dolor y el deleite,
llamando al deleite «movimiento suave», y al dolor
«movimiento áspero». «Que no hay diferencia entre
un deleite y otro, ni es una cosa más deleitable que
otra. Que todos los animales apetecen el deleite y
huyen del dolor». Panecio, en el libro De las sectas,
dice que por deleite entienden el corporal, al cual
de Dionisio. Siguiendo esta explicación he traducido el texto
literalmente, añadiendo la voz tres.
132 El Anníceris que rescató a Platón, como diremos en su
Vida, parece no pudo ser éste discípulo de Parebates; pues
siendo Parebates discípulo de Epiménides, Epiménides discípulo
de Antípatro, y éste discípulo de Aristipo, condiscípulo
de Platón, debió sin duda de pasar mucho tiempo los
discípulos de Parebates. Reinesio pone por lo menos
ochenta años. Así, o Laercio confundió el Anníceres, fundador
de la secta anniceriana, con otro Anníceris más antiguo,
redentor de Platón, o los libros metieron en el texto alguna
nota marginal puesta por algún semidocto.
133 Aúo ttáon.
DIÓGENES LAERCIO
158
hacen último fin, del hombre, mas no el que consiste
en la constitución134 del cuerpo mismo y carencia
de dolor, y como que nos remueve de todas las
turbaciones, al cual abrazó Epicuro, y lo llamó último
fin. Son de parecer estos filósofos que este fin
se diferencia de la vida feliz, pues dicen que «el fin
es un deleite particular, pero la vida feliz es un agregado
de deleites particulares pasados y futuros. Que
los deleites particulares se deben apetecer por sí
mismos, pero la vida feliz no por sí misma, sino por
los deleites particulares. De que debemos tener -
dicen- el deleite por último fin, puede servir de testimonio
el que desde muchachos, y sin uso de razón
se nos adapta, y cuando lo disfrutamos, no buscamos
otra cosa, ni la hay que naturalmente más huyamos
que el dolor. Que el deleite es bueno, aunque
proceda de las cosas más indecorosas - según refiere
Hipoboto en el libro De las sectas -, pues aunque la
acción sea indecente, se disfruta su deleite, que es
bueno».
18. «No tienen por deleite la privación de dolor
como Epicuro, ni tienen por dolor la privación del
134 Oú tnv kataótnuatikñv ñjovñv: otros traducen, no el deleite
permanente. Creo que el adjetivo kataotnuatikñv quiere algo
más.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
159
deleite». Dicen que «ambas pasiones estriban en el
movimiento, sin embargo, de que no es movimiento
la privación del dolor ni la del deleite, sino un estado
como el de quien duerme. Que algunos pueden
no apetecer el deleite, por tener trastornado el juicio.
Que no todos los deleites o dolores del ánimo
provienen de los dolores o deleites del cuerpo, pues
nace también la alegría de cualquiera, corta prosperidad
de la patria o propia». Pero dicen que «ni la
memoria ni la esperanza de los bienes pueden ser
deleite»; lo cual es también de Epicuro, pues el movimiento
del ánimo se extingue con el tiempo. Dicen
asimismo que «de la simple vista u oído, no
hacen deleites, pues oímos sin pena a los que imitan
ayes y lamentos, pero con disgusto a los que realmente
se lamentan». Al estado medio entre el deleite
y el dolor llamaban «privación de deleite» e «indolencia
». «Que los deleites del cuerpo son muy superiores
a los del ánimo, y muy inferiores las
aflicciones del cuerpo a las del ánimo, por cuya causa
son castigados en él los delincuentes». Dicen que
«se acomoda más a nuestra naturaleza el deleite que
el dolor, y por esto tenemos más cuidado del uno
que del otro135. Y así, aunque el deleite se ha de ele-
135 Merico Casaubono, conociendo lo frívolo y vulgar de esta
DIÓGENES LAERCIO
160
gir por sí mismo, no obstante huímos de algunas
cosas que lo producen, por ser molestas; de manera
que tienen por muy difícil aquel complejo de deleites
que constituyen la vida feliz».
19. Son de opinión que «ni el sabio vive siempre
en el deleite, ni el ignorante en el dolor; pero sí la
mayor parte del tiempo; bien que les basta uno u
otro deleite para restablecerse a la felicidad». Dicen
que «la prudencia es un bien que no se elige por sí
mismo, sino per lo que de él nos proviene. Que el
hacerse amigos ha de ser por utilidad propia, así
como halagarnos los miembros del cuerpo mientras
los tenemos. Que en los ignorantes se hallan también
algunas virtudes. Que la ejercitación del cuerpo
conduce para recobrar la virtud. Que el sabio no
está sujeto a la envidia136, a deseos desordenados ni
a supersticiones, pues estas cosas nacen de vanagloria,
pero siente el dolor y el temor, como que son
pasiones naturales. Que las riquezas no se han de
apetecer por sí mismas, sino porque son productisentencia,
desea corregir el texto, mudando la voz ñóeooai,
deleitarse, en áxoeóoai, entristecerse, sacando esta sentencia::
<>
136 Esto es, no tendrá envidia de nadie.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
161
vas de los deleites». Decían que «.las pasiones pueden
comprenderse, si; pero no sus causas. No se
ocupaban en indagar las cosas naturales, porque
demostraban ser incomprensibles. Estudiaban la
lógica, por ser su uso frecuentísimo».
20. Meleagro en el libro II De las opiniones, y
Clitómaco en el primero De las sectas, dicen que
«tenían por inútiles la Física y la Dialéctica, porque
quien haya aprendido a. conocer lo bueno y lo malo,
puede muy bien hablar con elegancia, estar libre de
supersticiones y evitar el miedo de la muerte. Que
nada hay justo, bueno o malo por naturaleza, sino
por ley o costumbre; sin embargo, el hombre de
bien nada ejecuta contra razón porque le amenacen
daños improvisos o por gloria suya137, y esto constituye
el varón sabio. Concédenle, asimismo, el progreso
en la Filosofía y otras ciencias». Dicen que «el
dolor aflige más a unos que a otros, y que muchas
veces engañan los sentidos»138.
21. Los llamados hegesíacos son de la misma opinión
en orden al deleite y al dolor. Dicen que «ni el
favor, ni la amistad, ni la beneficencia son en sí co-
137 Kaí oóeas. El intérprete latino traduce opiniones siniestras.
DIÓGENES LAERCIO
162
sas de importancia, pues no las apetecemos por sí
mismas, sino por el provecho y uso de ellas; lo cual
si falta, tampoco ellas subsisten. Que una vida del
todo feliz es imposible, pues el cuerpo es combatido
de muchas pasiones139, y el alma padece con él, y
con él se perturba; como también porque la fortuna
impide muchas cosas que esperamos. Esta es la razón
de no ser dable la vida feliz, y tanto, que la
muerte es preferible a tal vida140. Nada tenían por
suave o no suave por naturaleza, sino que unos se
alegran y otros se afligen por la rareza, la novedad o
la saciedad de las cosas. Que la pobreza o la riqueza
nada importan a la esencia del deleite, pues éste no
es más intenso en los ricos que en los pobres. Que
para el grado del deleite nada se diferencian el esclavo
y el ingenuo el noble y el innoble, el honrado y el
deshonrado. Que al ignorante le es útil la vida; al
sabio le es indiferente. Que cuanto hace el sabio es
por sí mismo, no creyendo a nadie tan digno de él,
138 Que los sentidos no siempre nos anuncian la verdad lo
dijeron y dicen infinitos; pero más que todos lo disputaron
los pirrónicos, como veremos en la Vida de Pirrón.
139 Ttaonuátwv.
140 En la traducción de este pasaje sigo parte de la corrección
de Merico Casaubono, no dudando de que el texto ha padecido
alteración
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
163
pues aunque parezca haber recibido de alguno
grandes favores, sin embargo, no son iguales a su
merecimiento».
22. «Tampoco admitían los sentidos, porque no
nos dan seguro conocimiento de las cosas, sino que
debemos obrar aquello que nos parezca conforme a
razón.» Decían que «los errores de los hombres son
dignos de venia, pues no los cometen voluntariamente,
sino coartados de alguna pasión. Que no se
han de aborrecer las personas, sino instruirlas. Que
el sabio no tanto solicita la adquisición de los bienes
cuanto la fuga de los males, poniendo su fin en vivir
sin trabajo y sin dolor, lo cual consiguen aquellos
que toman con indiferencia las cosas productivas
del deleite».
23. Los annicerios convienen con éstos en todo,
pero «cultivan las amistades, el favor, el honor a los
padres, y dejan algún servicio hecho a la patria. Por
lo cual, aunque el sabio padezca molestias, vivirá,
sin embargo, felizmente, aunque consiga poco deleite.
Que la felicidad del amigo no se ha de desear
por sí mismo, puesto que ni está sujeta a los sentidos
del prójimo, ni hay bastante razón para confiar
en ella y salir vencedores por opinión de muchos.
Que debemos ejercitarnos en cosas buenas, por los
DIÓGENES LAERCIO
164
grande: afectos viciosos que nos son connaturales.
Que no se ha de recibir al amigo sólo por la utilidad
(pues aunque ésta falte, no se ha de abandonar
aquél), sin por la benevolencia ya tomada, y por ella
aún se han de sufrir trabajos, aunque uno tenga por
fin el deleite y sienta dolor privándose de él». Quieren,
pues que ase deben tomar trabajos voluntarios
por los amigos, a causa del amor y benevolencia».
24. Los nombrados teodorios se apellidaron así
de arriba citado Teodoro, cuyos dogmas siguieron.
Est Teodoro quitó todas las opiniones acerca de los
dioses; y yo he visto un libro suyo nada despreciable;
intitulado De los dioses, del cual dicen tomó
Epicuro muchas cosas. Fue Teodoro discípulo de
Anníceri y de Dionisio el Dialéctico, según Antístenes
en las Sucesiones de los filósofos. Dijo que «el
fin es el gozo y el dolor; que aquél dimana de la sabiduría;
éste de la ignorancia. Que son verdaderos
bienes la prudencia; y la justicia; seguros males, las
habituales contraria; y que el deleite y dolor tienen el
estado medio». Quitó la amistad, por razón que «ni
se halla en los ignorantes ni en los sabios: en los
primeros, quitado útil se acaba también la amistad; y
los sabios, bastándose a sí propios, no necesitan
amigos». Decía ser muy conforme a razón que el
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
165
sabio no se sacrifique por la patria; pues no ha de
ser imprudente por comodidad de los ignorantes.
Que la patria es el mundo, Que dada ocasión se
puede cometer un robo, un adulterio, un sacrilegio;
pues ninguna de estas cosas es intrínsecamente mala,
si de ella se quita aquel vulgar opinión introducida
para contener los ignorantes141. Que el sabio
puede sin pudor alguno usar en público de las prostitutas;
y para cohonestarlo hacía estas preguntillas:
«La mujer instruida en letras, ¿no es útil por lo
mismo de estar instruida?» Cierto. «Y el muchacho y
mancebo, ¿no serán útiles estando también instruidos?
» Así es. Mas «la mujer es ciertamente útil sólo
por ser hermosa, y lo mismo el muchacho y mancebo
hermosos. Luego el muchacho y mancebo hermosos,
¿serán útiles al fin para que son hermosos?»
Sin duda «Luego será útil su uso?» Concedido todo
lo cual, infería: «Luego no pecará quien use de ellos
si les son útiles, ni menos quien así use de la belleza
». Con estas y semejantes preguntas persuadía a
las gentes.
141 Sin embargo de este desatino, San Clemente Alejandrino,
en su Amonestación a los gentiles, pone a este Teodoro entre
los filósofos que vivieron honesta y moderadamente.
DIÓGENES LAERCIO
166
25. Parece se llamaba Dios, porque habiéndole
preguntado Estilpón así: «¿Crees, oh Teodoro, ser
lo que tu nombre significa?» Y diciendo que sí, respondió:
«Pues tu nombre dice que eres dios». Concediéndolo
él, dijo Estilpón: «¿Luego lo eres?»
Como oyese esto con gusto, respondió Estilpón,
riendo: «¡Oh miserable!, ¿no ves que por esa razón
podrías confesarte también corneja y otras mil cosas?
» Estando una vez sentado junto a Euriclides
Hierofanta142, le dijo: «Decidme, Euriclides: ¿quiénes
son impíos acerca de los misterios de la religión?
» Respondiendo aquél que eran los que los
manifestaban a los iniciados, dijo: «Impío, pues, eres
tú que así lo ejecutas».
26. Hubiera sido llevado al Areópago a no haberlo
librado Demetrio Falereo143. Y aun Anficrates
dice, en el libro De los hombres ilustres, que fue
condenado a beber la cicuta. Mientras estuvo con
Tolomeo, hijo de Lago, éste lo envió embajador a
Lisímaco, y como le hablase con mucha libertad, le
dijo Lisímaco: «Dime, Teodoro, ¿tú no estás desterrado
de Atenas?» A que respondió: «Es cierto; pues
142 Era el maestro y presidente de los ritos y ceremonias en
los templos gentílicos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
167
no pudiendo los atenienses sufrirme, como Semele
a Baco, me echaron de la ciudad». Diciéndole además
Lisímaco: «Guardate de volver a mí otra vez»,
respondió: «No volveré más, a no ser que Tolomeo
me envíe». Hallábase presente Mitro, tesorero144 de
Lisímaco; y diciéndole: «¿Parece que tú ni conoces a
los dioses ni a los reyes?», respondió: «¿Cómo puedo
no conocer los dioses, cuanto te tengo a ti por su
enemigo?»
27. Dicen que hallándose una vez en Corinto y
siendo acompañado de una multitud de discípulos,
como Metiocles Cínico estuviese levantando unas
hierbas silvestres145 y le dijese: «Oh tú, sofista, no
necesitarías de tantos discípulos si lavases hierbas»,
respondió: «Y si tú supieras tratar con los hombres,
cierto no necesitarías esas hierbas». Semejante a esto
es lo que se cuenta de Diógenes y Aristipo, según
dijimos arriba. Tal fue este Teodoro y su doctrina.
Finalmente, partió a Cirene, donde vivió con Mario,
y fue muy honrado de todos; pero desterrándole
143 El Areópago fue un tribunal de justicia de los atenienses,
cuyos jueces se llamán areopagitas.
144 Óiokntou.
145 Ókávóikas ttnúovía, scandices lavantem. Ignoro a qué hierba o
raíz corresponda la scandix. Véase Plin. 21, 15; y 22, cap.
XXII y XXIV.
DIÓGENES LAERCIO
168
después, se refiere que dijo con gracejo: «Mal hacéis,
oh cireneos, desterrándome de Libia a Grecia».
28. Hubo veinte Teodoros. El primero fue samio,
hijo de Reco146, el cual aconsejó se echase carbón
en las zanjas del templo de Éfeso, por razón
que siendo aquel paraje pantanoso, decía que el carbón,
dejada ya la naturaleza lígnea, resistía invenciblemente
a la humedad. El segundo fue cireneo y
geómetra, cuyo discípulo fue Platón. El tercero este
filósofo de que tratamos. El cuarto es el autor de un
buen librito acerca del ejercicio de la voz.147 El
quinto, uno que escribió de las reglas musicales,
empezando de Terpandro. El sexto fue estoico. El
séptimo escribió de Historia romana. El octavo fue
siracusano, y escribió de Táctica. El noveno fue bizantino,
versado en .negocios políticos; y lo mismo
el décimo, de quien hace mención Aristóteles en el
Epítome de los oradores. El undécimo fue un escultor
tebano. El duodécimo, un pintor de quien
Polemón hace memoria. El décimotercero fue ateniense,
también pintor, de quien escribe Menodoto.
146 Reco fue un célebre arquitecto de Samos, que floreció
unos setecientos años antes de Jesucristo. También Teodoro
fue arquitecto, y ayudó a su padre en la reedificación del
templo de Juno Samia.- Herodoto, Vitrubio.
147 Devalkoy BiBaloy
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
169
El décimocuarto fue, asimismo, pintor, natural de
Éfeso, del, cual hace memoria Teófanes en e libro
De la Pintura. El décimoquinto fue poeta epigramático.
El décimosexto, uno que escribió De los
poetas El décimoséptimo fue médico, discípulo de
Ateneo. El décimoctavo fue filósofo estoico, natural
de Quío. El décimonono fue milesio, también estoico.
Y el vigésimo, poeta trágico.
FEDÓN
1. Fedón, noble eleense, hecho prisionero cuando
Elea fue tomada, se vio reducido a vivir con infamia
retirado en un estrecho cuarto, en cuyo
estado se mantuvo hasta que a ruegos de Sócrates lo
rescató Aleibiades o bien Critón, desde cuyo tiempo
se dio todo a la Filosofía. Jerónimo, en el libro De
retener las épocas, asegura que Fedón fue esclavo.
Escribió los Diálogos intitulados Zopiro y Simón,
que son ciertamente suyos. El intitulado Nicias se le
disputa, como también el Medo, que unos atribuyen
a Esquines y otros a Polieno. Igualmente se duda
del Antímaco, o sea Los ancianos. Finalmente, el
diálogo intitulado Razonamientos de Escitia se atribuye
también a Esquines. Su sucesor fue Plistano
DIÓGENES LAERCIO
170
Eleense, y de éste lo fueron Menedemo Eretriense y
Asclepiades Fliasiense. Todos los cuales precedieron
de Estilpón, y hasta ellos fueron llamados elíacos;
pero desde Menedemo tomaron el nombre de eretríacos.
Trataremos de éste más adelante, por haber
sido también autor de secta.
EUCLIDES
1. Euclides fue natural de Megara, ciudad cercana
al istmo148, o según algunos, de Gela, como dice
Alejandro en las Sucesiones. Estudio las obras de
Parménides, y los que siguieron sus dogmas se llamaron
megáricos; luego disputadores, y últimamente
dialécticos. Dióles este nombre Dionisio de
Cartago, porque sus discursos eran todos por preguntas
y respuestas. Después de la muerte de Sócrates
se retiraron Platón y los demás filósofos a
casa de Euclides, en Megara, como dice Hermodoro,
temiendo la crueldad de los tiranos. Definía que
sólo hay un bien, llamado con nombres diversos:
unas veces sabiduría, otras dios, otras mente, y se-
148 Al istmo, o estrecho de tierra entre dos mares, por el cual
deja de ser isla el Peloponeso. Este Euclides es más antiguo
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
171
mejantes. No admitía las cosas contrarias a este
bien, negándoles la existencia. Sus demostraciones
no eran por asunciones, sino por ilaciones o sacando
consecuencias. Tampoco admitía las comparaciones
en los argumentos149, diciendo que el
argumento o consta de cosas semejantes o
desemejantes150; si consta de cosa semejantes, antes
conviene examinar estas mismas cosas, que no las
que se le semejan. Pero si consta de cosas
desemejantes, es ocioso la instancia o comparación.
Esto dio motivo a Timón para hablar de él lo siguiente,
mordiendo también a los demás socráticos:
Pero, yo no me cuido
de estos y semejantes chocarreros.
No me importa Felón, sea quien fuere;
ni el litigioso Euclides,
que dio a los megarenses
el rabioso furor de las disputas.
que el geómetra de quién nos quedan los preciosos Elementos
de Geometría.
149 Acaso entiende los argumentos llamados á pari, o por
puridad
150 A las de la paridad.
DIÓGENES LAERCIO
172
Escribió seis diálogos, que son: Lampria, Fenicio,
Critón, Aleibíades y Amatorio.
2. De la secta de Euclides fue Eubulides Milesio,
el cual inventó en la dialéctica diversas formas
de argumentos engañosos, como son: el Mentiroso151,
el Escondido152, el Electra153, el Encubierto154,
el Sorites155, el Cornuto156, y el Calvo157. De Eubulides
dice un poeta cómico:
151 El mentiroso. Es un argumento capcioso, por el cual se
demuestra falsa cualquiera respuesta que se dé: v. Gr; preguntase
si miente a no uno que dice que miente. Si se dice
que miente, responden que es falso, pues entonces no
miente. De esa falacia usa Cervantes en su Quijote, hallándose
Sancho gobernador de la ínsula Barataria, donde había
una puente y junto a ella una horca, en que era ahorcado
todo pasajero que preguntando adónde iba se le hallaba.
152 El escondido , latens, viene a ser la misma cosa que el
encubierto, que explicaremos luego.
153 El Electra es un argumento así nombrado de Electra,
hermana de Orestes, la cual, en la tragedia de Eurípedes intitulada
Electra.
154 El encubierto, así se llamó por el ejemplo que de él suele
darse de un hombre encubierto, y preguntando a uno así.
155 Sorites es el argumento llamado montón, derivado de
montón,
156 El argumento llamado cornuto también toma el nombre
del ejemplo puesto: Lo que no has perdido lo tienes; no has
perdido los cuernos, luego lo tienes
157 El calvo, parece a si mismo proviene del ejemplo que
suele ponerse, que éste: Si a quien no es calvo se le arranca
un pelo, no queda calvo; quien no tiene un solo pelo es calco
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
173
El fastuoso Eubulides,
embaucando los sabios oradores
con sus córneas preguntas, y mentiras
huecas y jactanciosas, ha partido158
locuaz, cómo Demóstenes voluble.
Parece fue discípulo suyo Demóstenes, el cual
apenas podía pronunciar la letra R; pero lo consiguió
poco a poco con el ejercicio159 Eubulides fue
enemigo de Aristóteles, y le contradijo en muchas
cosas. Alexino Eleense fue uno de sus discípulos,
hombre sumamente disputador; por cuya razón lo
apellidaron Elexino160. Disintió mucho de las opiniones
de Zenón. Hermipo dice de él que, habiendo
pasado de Élite a Olimpia, abrió allí escuela de Filosofía,
y que diciéndole los discípulos por qué se establecía
allí, respondió quería fundar una secta que
se llamase Olimpíaca. Mas ellos, obligados por la
penuria de comestibles y de la insalubridad del sitio,
lo abandonaron, de manera que se quedó a vivir allí
158 Se fue. Marchó.
159 Es la lección y la versión Ambrosio, Estéfano, Aldobrandini,
Meibomo, como lo más probable entre la diversidad de
variantes acerca de la voz.
160 Que quiere decir disputador y contencioso de palabra.
DIÓGENES LAERCIO
174
solo con un criado. Bañándose después en el río
Alfeo, se hirió con tina caña, y así murió. El epigrama
que le he compuesto es el siguiente:
No era falsa la voz que un infelice
hallándose nadando, un clavo agudo
un pie le traspasó; pues Alexino,
varón honesto y sabio,
primero que el Alfeo atravesase,
perdió la vida herido de una caña.
Escribió no sólo contra Zenón, sino también
otros libros y al historiador Éforo.
3. De la escuela de Eubulides salió también Eufanto
Olintio, que escribió la historia de su tiempo.
Compuso muchas tragedias, las cuales fueron bien
recibidas en los certámenes. Fue preceptor del rey
Antígono, y le dedicó un excelente tratado acerca
del reinar. Hubo otros discípulos de Eubulides, uno
de los cuales fue Apolonio Cronos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
175
DIODORO
1. Diodoro, hijo de Aminio, fue natural de laso,
y también cognominado Cronos, del cual dice Calímaco
en sus epigramas:
Aun Momo escribía
en paredes y muros: «Crono es sabio».
Era también dialéctico, y según algunos, inventó
el modo de argumentar Encubierto y Cornuto. Hallándose
en la corte de Tolomeo Sótero, como Estilpón
le pusiese algunos argumentos de dialéctica,
no pudiendo soltarlos de repente, le reprendió el rey
sobre algunas causas, y por burla lo llamó Cronos.
Salióse Diodoro del convite, y habiendo emprendido
responder por escrito a las dificultades que Estilpón
le había puesto, se abatió de ánimo, y acabó
su vida. Mi epigrama a él es como se sigue:
Oh, tú, Diodoro Cronos
¿Cuál demonio te indujo
a tanto abatimiento,
que al tártaro tú mismo te arrojaste?
¿Fue por verte vencido, no pudiendo
DIÓGENES LAERCIO
176
responder de Estilpón a los enigmas?
Siendo así, con razón te llaman Cronos,
pues quitando C y R quedas Onos161
2. De la escuela de Euclides salieron también
Ictías, hijo de Metalo, varón noble, de quien Diogenes
Cínico compuso un diálogo; Clinomaco Turio,
que escribió de las Enunciaciones, Categorías, y cosas
semejantes; y Estilpón, megarense, filósofo celebérrimo,
de quien vamos a tratar.
ESTILPÓN
1. Estilpón, natural de Megara en Grecia162, fue
discípulo de los discípulos de Euclides; bien que
muchos dicen lo fue de Euclides mismo, y aun de
Trasímaco Corintio, amigo de Ictías, según afirma
Heráclides. Se aventajó tanto a los demás en invención
y elocuencia, que faltó poco para que toda
Grecia megarizase163, siguiendo sus dogmas. Filipo
161 Si de la palabra cronos se quitan las dos primeras letras c y
r, queda onos, que en griego, significa asno.
162 También aquí debía de contenerse algún sentido satírico y
cáustico.
163 La secta megárica no admitía sino un bien, como se dijo
en Euclides, párrafo I.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
177
Megarense, hablando de su elocuencia, dice:
«Arrancó de la escuela de Teofrasto a Metrodoro,
teoremático164, y a Timágoras de Gela; de la de
Aristóteles Cirenaico a Clitarco y a Simias; de los
dialécticos sacó a Peonio, de la escuela de Arístides,
a Disfino Bosforiano y a Mirmeco Enetense, discípulos
de Eufanto. Estos dos fueron a argüir con
Estilpón, y quedaron sus más aficionados defensores.
»
2. Fuera de éstos, atrajo a su secta a Frasidemo
Peripatético, docto físico, y a Aleimo, el orador más
hábil que entonces tenía Grecia. Llevóse también a
Crates165 con otros muchos, y a Zenón de Fenicia.
Era muy político, y no obstante ser casado, tenía
una concubina llamada Nicareta; así lo dice también
Onetor. Tuvo una hija muy poco honesta, con la
cual casó su familiar Simía Siracusano. Como no
viviese recatada, dijo uno a Estilpón que su hija le
servía de oprobio, a lo cual respondió: «No me será
ella de tanto oprobio a mí, como yo de honor a
ella». Dicen que Tolomeo Sótero lo recibió bien; y
que, hecho ya dueño de Megara, le dio dinero, le
instó a que navegase con él a Egipto; pero él, admi-
164 Quizo significar gobernador o conductor del pueblo
165 A la letra: Erat autem Mendemus difficilis captu.
DIÓGENES LAERCIO
178
tiendo sólo una parte de aquel dinero, y excusando
el viaje a Egipto, se retiró a Egina, hasta que Tolomeo
partiese de Megara.
Cuando Demetrio, hijo de Antígono, tomó a
Megara, dejó libre la casa de Estilpón, y le restituyó
lo que se le había quitado en el saco de la ciudad.
En esta ocasión, queriendo el rey le diese por escrito
cuánto le habían quitado en el pillaje, le dijo:
«Yo nada he perdido, pues nadie me ha quitado mi
ciencia; y poseo aun toda mi elocuencia y erudición
». Amonestó asimismo al rey con tanta elegancia
acerca de la beneficencia de los hombres, que el
rey lo obedeció. Refiérese que viendo la estatua de
Minerva ejecutada por Fidias, hizo a uno esta pregunta:
«Minerva hija de Júpiter, ¿es dios?» Y diciéndole
que sí, respondió: «Pero ésta no es hija de
Júpiter, sino de Fidias», «Así es», respondió el preguntado.
«Luego ésta - repuso Estilpón - no es
dios». Habiendo por esto sido conducido al Areópago,
dicen que no se excusó, antes se afirmó en
que había hablado la verdad, pues «Minerva no es
dios, sino diosa, y los dioses no son hembras». No
obstante esta respuesta, los areopagitas le mandaron
salir luego de Atenas, y Teodoro el cognominado
Dios, le dijo por burla: «¿Y de dónde sabe Estilpón
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
179
que Minerva es hembra? ¿Acaso le ha levantado la
ropa y lo ha visto?» Era realmente este Teodoro
muy atrevido, y Estilpón muy elegante y agudo. Habiéndole
preguntado Crates si los dioses se alegraban
de ser venerados y rogados, dicen que
respondió: «No me preguntes de esto en la calle,
necio, sino cuando nos hallemos solos». Esto mismo,
se dice, respondió Bión a uno que le preguntó
si había dioses, diciendo:
¿Y tú por qué no apartas esas gentes
(oh viejo miserable) que nos cercan?
4. Era Estilpón de un carácter sencillo y sin ficción
alguna, acomodado a la propiedad. Habiendo
en cierta ocasión hecho una pregunta a Crates Cínico,
y éste en lugar de respuesta despidiese una ventosidad
de su cuerpo, le dijo: «Ya sabía yo que todo
lo habías de hablar, menos lo que conviene». También
hizo Crates una pregunta a Estilpón, y dejó al
mismo tiempo a su vista un higo seco; comióselo
Estilpón al instante, y como Crates dijese: «¡Por
Dios, que he perdido mi higo!», respondió: «No
sólo el higo, sino también la pregunta, cuya prenda
era el higo». Viendo una vez a Crates aterido de frío,
DIÓGENES LAERCIO
180
le dijo: «¡Oh Crates!, paréceme que tienes falta de
ropa nueva». Como si dijese: «De vestido y de juicio
». Por esto, aunque avergonzado Crates, se le
burló dos veces en estos versos:
Yo vi a Estilpón sufriendo graves penas
en Megara su patria, donde anida,
según refieren, el veraz Tifeo.
Allí lo vi altercando,
cercado de una turba de mancebos.
Ni enseñaba otra cosa
que una virtud falaz y de palabra.
5. Dicen que en Atenas atrajo a sí de tal modo
los hombres, que dejando sus oficinas, corrían a
verlo; y a uno que le dijo: «¡Oh Estilpón, se admiran
de verte como de un animal!», respondió: «No es
así, sino de ver un verdadero hombre». Como era
acérrimo en las controversias, negó las especies de
las cosas, afirmando que lo que se decía del hombre,
de ninguno en, particular se decía; pues «¿por qué
había de ser éste y no aquél?, luego ni éste». Asimismo:
«Si me muestras una hierba, diré que no lo
es en especial; pues: la hierba existía ha más de mil
años; luego esta que me muestras no es hierba». DíV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
181
cese que estando comunicando con Crates, en mitad
de la conversación corrió a comprar unos peces;
y como Crates lo quisiese detener, diciéndole: «¿El
hilo del discurso rompes?» No respondió Estilpón:
«conmigo llevo el discurso; tú ere: a quien dejo.
Nuestra conversación no se va; mas la: provisiones
se venden».
6. Corren de él nueve diálogos bastante fríos.
Su. títulos son: Mosco, Aristipo o sea Calias, Tolomeo
Querécrates, Metrocles, Anaximenes, Epigenes,
A su hija, Aristóteles. Heráclides dice que
Zenón, autor d: la secta estoica, fue discípulo de
Estilpón. Murió y: viejo, según dice Hermipo, habiendo
antes bebido vino para morir más presto. Mi
epigrama a él es el siguiente:
Vejez y enfermedad juntas cogieron
a Estilpón megarense: lo conoces.
Yunta infeliz por cierto entrambas hacen.
Mas él supo formar del vino puro
un cochero más ágil
que aquellas duras bigas
Salió, pues, de este mundo con beberlo.
DIÓGENES LAERCIO
182
Motejó a Estilpón el cómico Sofilo en el drama
intitulado Las nupcias, diciendo:
De Estilpón los ocultos pensamientos
son patentes discursos de Carino.
CRITÓN
1 Critón Ateniense fue sumamente afecto a Sócrates,
y cuidó tanto de él que nunca sufrió le faltase
nada de lo preciso. Sus hijos Critóbulo, Hermógenes,
Epigenes y Ctesipo fueron discípulos de Sócrates.
Escribió Critón un libro que contiene
diecisiete diálogos con estos epígrafes: El ser docto
no es ser bueno, Qué cosa es ser rico, Qué cosa es
ser apto, o El político, De lo honesto, Del maleficio,
De la buena disposición166, De la ley, De lo divino,
De las artes, Del uso venéreo167, De la
sabiduría, Protágoras, o sea El político, De las letras,
166 Del buen orden y disposición de las cosas. Aquí se interpreta
esta expresión en Hesíodo.
167 Esta voz también puede admitir otros significados.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
183
De la poesía, De lo bueno, De la enseñanza, Del
conocer o saber, De la ciencia o Del ser sabio168.
SIMÓN
1. Simón, natural de Atenas, fue de oficio correero.
Siempre que Sócrates venía a su oficina y
discurría de alguna cosa, apuntaba Simón cuanto se
le había quedado en la memoria. Por esto sus diálogos
se llaman Correaje. Son treinta y tres, unidos en
un libro, cuyos títulos son: De los dioses, De lo
bueno, De lo honesto, y Qué cosa sea, De lo justo,
dos diálogos, Que la virtud no. es enseñable, De la
fortaleza, o sea De lo varonil, tres diálogos, De la
ley, Del gobierno del pueblo; Del honor, De la poesía,
De tal buena constitución del cuerpo, Del amor,
De la Filosofía, De la ciencia, De la Música, De la
Poesía169, Qué cosa sea lo bello, De la enseñanza,
168 Que cosa sea saber: pues, aunque no haya segunda conjunción
divisiva, pueda esta suplirse, y Learcio la omite no
pocas veces.
169 Este diálogo debía de ser diferente del arriba dicho con el
propio titulo; pues de lo contario, no serían treinta y tres los
aquí nombrados.
DIÓGENES LAERCIO
184
De la conversación, Del juicio, Del ente, Del número,
De la solicitud, Del obrar, Del avaro, De la jactancia,
De lo honesto. A éstos se añaden: Del dar
consejo, De la racionalidad o aptitud, y Del maleficio.
Refiérese que Simón fue el primero que esparció
la doctrina de Sócrates por medio de sus discursos.
Exhortándole Pericles a que se viniese a vivir
con él, prometiéndole mantenerlo, respondió que
«no pensaba cautivar su libertad».
Hubo otro Simón, que escribió Del Arte Oratoria;
otro que fue médico de Seleuco Nicanor, y otro
escultor.
GLAUCO
Glauco Ateniense escribió nueve diálogos, que
van juntos en un libro. Intitulándose: Fidilo, Eurípides,
Amíntico, Eutia, Lisítides, Aristófanes, Céfalo,
Anaxifemo y Menexeno. Corren bajo de su nombre
otros treinta y dos, pero son supuestos.
SIMÍAS
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
185
1. Simías fue tebano. Corre también un libro suyo
que contiene veintitrés diálogos. Son: De la sabiduría,
Del raciocinio, De la música, De los versos,
De la fortaleza, o sea De lo varonil, De la Filosofía,
De la verdad, De las letras, De la enseñanza, Del
arte, Del régimen, Del decoro, De lo que se ha de
elegir o evitar, Del amigo, De la ciencia, Del alma,
Del bien vivir. De la posibilidad, Del dinero, De. la
vida, Que cosa sea honesta, De la solicitud, y Del
amor.
CEBETE
1. Cebete fue tebano, y quedan suyos tres diálogos,
que son: La tabla170, La séptima y Frinico.
MENEDEMO
1. Menedemo, filósofo de la secta de Fedón, fue
hijo de Clitenes, varón noble y de la familia de los
teopropidas, bien que arquitecto y pobre. Algunos
170 Se entiende tablas pintada, o digamos un cuadro de pinturas.
Este pequeño libro permanece y es bien conocido de
todos por su buena moral.
DIÓGENES LAERCIO
186
dicen que también fue pintor de escenas171, y que
ambas artes aprendió su hijo Menedemo, por cuya
razón, habiendo escrito cierto proyecto al público,
lo censuró un tal Alexinio diciendo que trío era decente
a un sabio pintar escenas ni dar proyectos.
Habiendo los eretrienses enviádolo de guarnición a
Megara, entró de paso en la Academia de Plantón,
donde quedó captado y dejó la milicia; pero llevándoselo
de allí Asclepiades Fliasio, estuvo con Estilpón
en Megara y ambos fueron sus discípulos. De
allí navegaron a Élide. y se unieron con Anquinilo y
Mosco, discípulos de Fedón. Hasta entonces, según
dijimos tratando de Fedón, se llamaban elíacos, pero
después se apellidaron eretríacos, por la patria de
Menedemo.
2 Fue hombre muy serio y grave, por cuya razón
Crates172, por burla, lo llamaba
el esculapio Filasio, y toro Eretrio.
Y Timón dice que era
171 Decreto, plebiscito, voto, parecer, proyecto.
172 Traduzco émulo, por conformarse con el interprete latino.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
187
fútil en cuanto hablaba, y vocinglero.
Era tanta su severidad, que habiendo Antígono
convidado a cenar173 a Euriloco Casandreo y a Cleipides,
joven cicizeno, rehusó174 el ir, temiendo no lo
supiese Menedemo. En las reprensiones era vehemente
y libre; y habiendo visto a un mozo que
mostraba ser muy audaz, nada le dijo; pero tomando
un palito, dibujó en el suelo la figura de uno que
padece el nefando por lo cual, como todos mi rasen
al mozo, conoció éste su oprobio y se retiró. Estando
una vez con Hierocles, superintendente del
puerto Pireo, junto al templo de Anfiarao, como
Hieirocles discurriese mucho de la destrucción de
Eretria, no respondió otra cosa sino preguntar:
«¿Cómo es que Antígono te sujeta a sus influencias?
» A un adúltero que audazmente se gloriaba del
delito, le dijo:« ¿Sabes que no sólo es útil el jugo de
la berza, sino también el del rábano?»175. A cierto
173 Es principalmente llamar a comer o convidar, y según
usaban los antiguos a cenar.
174 Este diálogo debía de ser diferente del arriba dicho, con el
propio titulo, pues de lo contrario, no serían treinta y tres los
aquí nombrados.
175 Es muy regular que esta frase tuviese algún significado
metafórico y mordaz, además del natural y obvio.
DIÓGENES LAERCIO
188
mozo que daba gritos, le dijo: «Mira no tengas detrás
algo, que ignores»176.
3. Consultándolo Antígono acerca de si concurriría
o no a cierto convite desmoderado, solamente
le envío a decir: «Acuérdate que eres hijo de rey». A
un insensato que le estaba diciendo cosas importunas,
le preguntó si tenía tierras propias, y respondiendo
que tenía muchas, le dijo: «Anda, pues, y ten
cuidado de ellas, no te suceda el que se deterioren y
pierdas una sencillez laudable». Preguntándole uno
si era conveniente el que un sabio se casase, le respondió:
«¿Tú me tienes a mí por sabio o no?» Y diciendo
que sí, concluyó: «Pues yo soy casado». A
uno que decía eran muchas las especies de bienes,
respondió preguntándole cuántas eran, y si creía
fuesen más de ciento. No habiendo podido reformar,
el lujo de la mesa de uno que solía convidarlo a
comer, otra vez que lo llamó nada le dijo sobre ello,
pero reprendió tácitamente el exceso, comiendo
sólo hierbas.
4. Esta libertad lo puso en gran riesgo hallándose
en Chipre con Nicocreón, en compañía de su
amigo Asclepiades; pues habiéndolos llamado el rey
176 También aquí debía de contenerse algún sentido satírico y
cáustico.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
189
con otros filósofos a una festividad que celebraba
mensualmente, dijo Menedemo: «Si esta asamblea
de varones es honrosa, cada día debiera celebrarse la
fiesta; pero si no, superflua es aun la celebración
presente». Ocurrió a esto el tirano diciendo que
«este día le quedaba libre después del sacrificio para
oír a los filósofos»; pero él permaneció más firme
en su sentencia, demostrando, por lo que del sacrificio
había dicho, que «conviene oír a los filósofos en
todos tiempos»; urgiendo de manera que a no hacerlos
salir de allí un músico flautista, hubieran perecido.
Después, como en la navegación padeciesen
borrasca, se refiere que dijo Asclepiades que «la
destreza música de un flautista los había libertado, y
la libertad de Menedemo los había perdido».
5. Dicen que era sencillo y descuidado en el enseñar,
ni guardaba orden alguno entre los que oían,
pues no había asientos a su derredor, sino que cada
cual estaba donde quería, ya fuese paseando, ya
sentado: ésta era su costumbre. Pero, por otra parte,
afirman fue ambicioso de gloria y temeroso de ignominia;
de manera que, a los principios de su
amistad con Asclepiades, ayudaban ambos a un alarife
en sus obras, y como Asclepiades condujese
desnudo el barro a lo alto del techo, Menedemo se
DIÓGENES LAERCIO
190
escondía si veía venir alguno. Mas después que entró
en los negocios públicos se enajenaba tanto,
que, habiendo una vez de ofrecer incienso, no
acertó a ponerlo en el turíbulo. Censurándole una
ocasión Crates el que se hubiese dado a los negocios
públicos, lo mandó castigar con cárcel. Esto no
obstante, Crates, andando de puntillas y mirando a
los que pasaban, lo llamaba Agamenonio y Egesípolis177.
6. Era un poco inclinado a la superstición, pues
habiendo comido con Asclepiades en un figón carnes
mortecinas sin saberlo, luego que lo supo se
llenó de ascos y se puso pálido, hasta que lo reprendió
fuertemente Asclepiades, diciéndole que «no
eran las carnes quien lo conturbaban, sino la aprensión
de ellas». Fuera de esto, fue hombre magnánimo
y liberal. Duraba en él, aunque anciano, la
habitud corporal de cuando era joven, no menos
firme que un atleta, y con el rostro tostado; corpulento,
de tez limpia y de mediana estatura, como
manifiesta su estatua, que se ve en el estadio antiguo
de Eretria; la cual está ejecutada de modo que se
manifiesta desnuda la mayor parte de su cuerpo. Era
muy franco en hospedar a sus amigos en su casa, y
177 La estrecha amistad de Pilades con Orestes.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
191
siguiendo el vicio común de Eretria, muy dado a
convites, a que solían concurrir poetas y músicos.
7. Apreciaba mucho a Arato, a Licofrón, poeta
trágico, y a Antágoras Rodio; pero más que a todos
veneraba a Homero, después a los líricos, y luego a
Sófocles. En la sátira daba el primer lugar a Esquilón,
y a Aqueo el segundo; por lo cual, contra los
opuestos a su sentir en el gobierno del pueblo, recitaba
estos versos:
Fue el veloz alcanzado de un enfermo;
y la tarda tortuga, brevemente
del águila venció la ligereza.
Estos versos son tomados de la sátira de Aqueo
intitulada Onfale. Yerran, por tanto, los que aseguran
que nada leyó sino la Medea de Eurípides, que
dicen anda entre las obras de Neofrono Sicionio.
De los maestros desechaba a Platón, a Jenócrates y
a Pare-bates Cirenaico. Admiraba mucho a Estilpón;
y preguntado acerca de él en cierta ocasión,
nada más dijo sino «que era liberal».
8. Sus discursos eran difíciles de comprender, y
ponía tanto cuidado en su composición, que apenas
podía nadie contradecirlos. Era de ingenio versátil, e
DIÓGENES LAERCIO
192
inventor de nuevas frases y dicciones. Antístenes
dice en las Sucesiones que era acérrimo en las disputas,
y urgía con estas preguntas: «¿Una cosa no se
diferencia de otra? Ciertamente. Pues lo provechoso,
verbigracia, es diferente de lo bueno. Así es: luego
lo bueno no es lo mismo que lo provechoso».
Dicen que no admitía los axiomas negativos, y los
que ponía siempre eran afirmativos; y aun de estos
aprobaba los sencillos y reprobaba los complicados,
llamándolos intrincados y enredosos. Heráclides
dice que en los dogmas fue platónico; pero no admitía
la dialéctica, tanto, que preguntándole Alexinio
si había dejado ya de herir al padre, respondió:
«Ni lo he herido, ni lo he dejado de herir». Replicóle
Alexinio diciendo que convenía explicase aquella
ambigüedad con decir sí o no; pero él respondió:
«Cosa ridícula sería seguir; vuestras leyes, cuando es
lícito repugnar en las puertas» Como Bión persiguiese
con ardor a los: adivinos, le dijo que «eso era
degollar los muertos». Oyendo decir a uno que es
un gran bien conseguir: cada uno lo que desea, respondió:
«Mucho mayor bien es no desear más de lo
conveniente».
9. Antígono Caristio dice que Menedemo nada
escribió ni compuso, ni menos estableció dogma
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
193
alguno Que en las cuestiones era tan contencioso,
que con la vehemencia se le ponían cárdenos los
párpados inferiores. Pero aunque era tal en las disputas,
no obstante era humanismo en las obras;
pues aunque Alexinio lo mofase y burlase en gran
manera, no obstante le hizo algunos beneficios, v.
gr., el de conducir a su mujer desde Delfos a Caleide,
en tiempo en que se temían latrocinios y rapiñas
en el camino. Era fiel amigo, como consta de la estrechez
que tuvo con Asclepiades, nada menor que
la de Pílades; pero como Asclepiades era de más
edad, lo llamaban el Poeta, y a Menedemo el Actor.
Dícese que habiéndoles dado Arquipolis tres mil
(dracmas), contendieron sobre quién de los dos había
de ser el postrero en tomar su porción, y ninguno
la tomó. Refiérese también que ambos fueron
casados con madre e hija, Asclepiades con la hija y
Menedemo con la madre, pero después que murió
la mujer de Asclepiades, recibió la de Menedemo, y
éste, como que gobernaba en la República, casó con
una rica; bien que, como vivían juntos, permitió a la
primera mujer el gobierno de la casa. Asclepiades
murió de edad avanzada en Eretria, antes que Menedemo,
habiendo vivido en compañía de éste con
mucha frugalidad en medio de la opulencia.
DIÓGENES LAERCIO
194
10. También se dice que pasado algún tiempo
concurrió a un convite en casa de Menedemo el
amado de Asclepiades, y como los criados lo excluyesen,
Menedemo lo hizo entrar diciendo: «Asclepiades
le abre las puertas, aun estando enterrado.
Tenían ambos quien les suministrase todo lo necesario,
y eran Hipónico Macedón y Agetor Lamieo.
El primero dio a cada uno de ellos treinta minas, e
Hipónico a Menedemo dos mil dracmas para dote
de sus hijas. Éstas eran tres, habidas con su mujer
Oropia, como dice Heráclides. El método que usaba
en sus convites178 era éste: comía él primero con
dos o tres compañeros, permaneciendo en la mesa
hasta el fin de la tarde, y entonces mandaba entrar
los convidados que hubiesen venido (los cuales debían
haber ya cenado), y él se paseaba fuera. Si alguno
venía temprano, preguntaba a los que salían
qué era lo que habían sacado a la mesa y en qué estado
estaba. Si los convidados oían que no había
más que algunas hierbas o salsitas, se iban; pero si
había algo de carne, entraban. Sobre los lechos de
los triclinios ponía esteras en verano, y en invierno
178 Antes significa refrescos y bebidas. No obstante, algunas
veces por dicha voz también querían significar los banquetes,
no tanto había algo que comer que llamase la bebida.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
195
pieles. Debían los convidados traer consigo su almohada.
El vaso con que bebían todos no excedía
la cótila. Los postres eran altramuces y habas; aunque
también daba frutas en las sazones, verbigracia,
peras, granadas, legumbres e higos secos: todo esto
lo refiere Licofrón en una de sus sátiras, intitulada
Menedemo, formando un poema en encomio de
este filósofo, de cuyos versos son parte los siguientes:
En su convite simple y moderado,
es reducido el vaso que circuye,
y los mejores postres de los sabios
son las conversaciones eruditas.
11. Al principio fue Menedemo muy despreciado,
y los eretrienses lo llamaban perro; pero después
lo admiraron de manera que le dieron el gobierno
de la República. Fue embajador en las Cortes de
Tolomeo y de Lisímaco, donde fue muy honrado,
como también en la de Demetrio, de quien alcanzó
perdonase a su patria cincuenta talentos cada año,
de doscientos que le pagaba. Fue acusado ante Demetrio
de que quería entregar la ciudad a Tolomeo:
DIÓGENES LAERCIO
196
pero él se purgo de la calumnia por medio de una
carta que empieza:
«MENEDEMO AL REY DEMETRIO: SALUD
»Oigo que te han referido de mí varias imposturas
etcétera, por la cual lo avisa se guarde de un
contrario suyo en el gobierno, llamado Esquiles.
Ello es cierto que admitió muy contra su voluntad la
embajada a Demetrio acerca de la ciudad de Oropo,
de lo cual hace también mención Eufanto en sus
Historias.
12. Amábalo mucho Antígono, y se publicaba
discípulo suyo, y habiendo vencido ciertos pueblos
bárbaros cerca de Lisimaquia, escribió Menedemo
un decreto sencillo y libre de adulaciones, cuyo
principio es: «Los capitanes y senadores dicen: Que
habiendo el rey Antígono derrotado los bárbaros,
vuelto a su reino, gobierna todas las cosas acertadamente,
es de sentir el Senado y plebe», etc. Por
esto, y por la amistad que con él tenía, creyendo
quería entregarle la ciudad, fue tenido por sospechoso;
y habiéndolo acusado Aristodemo, partió
ocultamente a Oropo, y habitó allí en el templo de
Anfiarao. Habiendo en este tiempo faltado del temV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
197
plo los vasos de oro, como dice Hermipo, los beocios,
de común consejo, le mandaron salir de allí.
Salióse, pues, de Oropo muy caído de ánimo, y entró
ocultamente en su patria, de donde, sacando a
su mujer e hijas, se fue al rey Antígono,` donde murió
de tristeza.
13. Heráclides dice todo lo contrario, asegurando
que siendo Menedemo el principal del Senado de
Eretria, la libró muchas veces de tiranos que la querían
entregar a Demetrio; por consiguiente, que fue
calumnia el decir la quería poner en poder de Antígono.
Que yendo a este rey, como no lo hubiese
podido inducir a que sacase su patria de esclavitud,
se privó de alimento por siete días, y murió. Semejante
a esto es lo que refiere Antígono Caristio. Sólo
a Perseo hizo viva guerra, pues era sabido que queriendo
Antígono hacer libre a Eretria por amor de
Menedemo, lo prohibió Perseo. Por lo cual Menedemo
habló contra él en un convite, y entre otras
cosas dijo: «Éste, a la verdad, es filósofo; pero el
hombre más malo de cuantos hay y ha de haber».
Finalmente, dice Heráclides que murió a los setenta
y cuatro años de edad. Mis versos a él son los siguientes:
DIÓGENES LAERCIO
198
Tu muerte hemos sabido, ¡oh Menedemo!,
tomada por tu mano, no gustando
por siete enteros. días cosa alguna.
La facción que emprendiste por Eretria
fue con gran cobardía, pues a ella
te condujo a misma atropellado.
Éstos fueron los filósofos socráticos y los que
salieron de ellos: pasaremos ahora a tratar de Platón,
fundador de la Academia, con los que fueron instituidos
por él.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
199
LIBRO TERCERO
PLATÓN
1. Platón, hijo de Aristón y de Pericciona o Potona,
fue ateniense. Dicha su madre descendía de
Solón, pues Dropidas, hermano de éste, tuvo un
hijo, Cricias, y de Cricias nació Calescros. De Calescros
nació Cricias, uno de los treinta tiranos179, y
padre de Glauco. Hijos de éste fueron Carmides y
Pericciona, y de ésta y Aristón nació Platón, al sexto
grado de descendencia con Solón. Descendía éste
de Neleo y de Neptuno. Dicen también que su padre
Aristón descendía de Codro, hijo de Melanto,
los cuales eran asimismo descendientes de Neptuno,
según Trasilo. Espeusipo, en el libro intitulado De
la cena de Platón; Clearco, en el Encomio de PlaDIÓGENES
LAERCIO
200
tón, y Anaxalides, en el libro II De los Filósofos,
dicen que en Atenas había tradición de que, siendo
Pericciona muy hermosa, quiso Aristón violentarla,
pero que no lo ejecutó, absteniéndose de esta fuerza
por haber tenido en sueños una visión de Apolo, y
desde entonces hasta el parto la conservó pura de
unión carnal.
2. Nació, pues, Platón, como dice Apolodoro en
sus Crónicas, en la Olimpíada LXXXVIII, día 7 de
Targelión, en cuyo día dicen los delios que nació
también Apolo. Murió, según Hermipo, el año primero
de la Olimpíada CVIII, comiendo en un convite
nupcial el año ochenta y uno de su edad.
Neantes afirma que murió de ochenta y cuatro años.
Así es que seis años posterior a Isócrates, pues éste
nació siendo arconte Lisímaco, y Platón siéndolo
Aminias, en cuyo tiempo- murió Pericles. Antileo,
en el libro II De los tiempos, dice que Platón nació
en el lugar de Coluto; otros quieren naciese en Egina,
en casa de Fidiades, hijo de Tales, según escribe
Favorino en su Varia historia, habiendo sido enviado
allí su padre a formar una colonia, de donde regresó
a Atenas cuando los lacedemonios, auxiliando
a los eginenses, los echaron de Egina.
179 Abril
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
201
3. Dio Platón a los atenienses unas fiestas teatrales,
cuyo gastos pagó Dion, como refiere Atenodoro
en el libro VIII De los Peripatos180 Tuvo dos
hermanos, Adimanto y Glaucón; y una hermana
llamada Potona, que fue madre de Espeusipo. En
las letras fue discípulo de Dionisio, de quien hace
memoria en su Anterastes181. Se ejercitó en la palestra
bajo la dirección de Aristón Argivo, maestro de
lucha, desleal, por la buena proporción del cuerpo,
le mudó en el de Platón el nombre de Aristocles
que antes tenía, tomado de su abuelo, según dice
Alejandro en las Sucesiones. Otros son de sentir fue
llamado así por lo amplio de su locución, o bien
porque tenía la frente ancha, como escribe Neantes.
Dicen algunos que luchó en los juegos ístmicos; lo
que afirma también Dicearco en el libro I de las Vidas.
Ejerció asimismo la pintura, y compuso primero
ditirambos, después cantos y tragedias. Timoteo
ateniense dice en las Vidas que Platón tuvo la voz
delgada.
4. Refiérese que Sócrates vio en sueños un polluelo
de cisne que plumaba sobre sus rodillas, el
180 Acaso mejor, de los paseos, como el interprete latino traduce
en la Vida de Teosfrasto.
DIÓGENES LAERCIO
202
cual, metiendo luego alas, se elevó por los aires y
dio dulcísimos cantos, y que habiéndole sido llevado
Platón el día siguiente, dijo: «He aquí el cisne». Empezó
a filosofar en la Academia182, y después en
unos jardines junto a Colono. Así lo dice Alejandro
en las á; Sucesiones, citando a Heráclito. Habiendo
después de entrar en un certamen trágico, oída primero
la composición de Sócrates, quemó las suyas,
diciendo:
Oh, ven afluí, Vulcano;
Platón te necesita en el momento.
Desde entonces se hizo discípulo de Sócrates,
estando a los veinte años de edad. Muerto Sócrates,
se pasó a la escuela de Cratilo, discípulo de Heráclito,
y a la de Hermógenes, que seguía los dogmas
de Parménides.
5. A los veintiocho años de edad pasó con otros
socráticos a Megara a oír a Euclides, según lo escribe
Hermodoro. De allí se fue a Cirene y, se hizo
181 Es uno de los diálogos existentes de Platón y significa Los
Rivales. Platón lo intitula amatores.
182 Más adelante explica Learcio cúal fuese este lugar y edificio
llamado Academia, del cual tomaron su nombre las sectas
académicas.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
203
discípulo de Teodoro, matemático, de donde pasó a
Italia a oír los pitagóricos Filolao y Eurito. De allí,
finalmente, partió a Egipto a oír los adivinos, adonde
dicen lo acompañó Eurípides. Que allí enfermó,
y lo curaron los sacerdotes bañándolo en el mar;
por lo cual dijo:
Lava el mar las dolencias de los hombres.
Como también con Hornero: «Que los egipcios
eran todos médicos». Había todavía determinado
pasar a conversar con los magos; pero se lo estorbaron
las guerras de Asia. Volvió por fin a Atenas, y
habitó en la Academia, la cual es un gimnasio suburbano
con arboledas, llamada así de cierto héroe
nombrado Academo, según escribe Eupolis en su
drama Los exentos de la milicia, por estas palabras:
En los paseos dulcemente umbrosos
del dios que apellidamos Academo.
Timón, igualmente, hablando contra Platón, dice:
Entre ellos paseaba muy erguido
DIÓGENES LAERCIO
204
Platón, de cuyo labio
dulzuras procedían, semejantes
a las del canto igual de las chicharras,
sentadas en los árboles frondosos
del floreciente bosque de Ecademo
Antes se llamaba Ecademia, no Academia.
6. Platón era amigo de Isócrates, y Praxifanes
describió cierta disputa que ambos tuvieron acerca
de los poetas, hallándose Isócrates hospedado con
Platón en una casa de campo. Aristójenes dice que
militó en tres ocasiones: la primera en Tanagra, la
segunda en Corinto, y la tercera en Delio, adonde
peleó valerosamente. Hizo una especie de miscelánea
filosófica de las opiniones de los heraclíticos, de
los pitagóricos y de los socráticos. En las cosas sensibles
o sujetas a los. sentidos filosofaba con Heráclito,
en las intelectuales. con Pitágoras, y en las
políticas o civiles con Sócrates. Sátiro y otros dicen
que escribió a Dion, que estaba en Sicilia, para que
le comprase de Filolao tres libros, agóricos, por precio
de 100 minas. Podía ejecutarlo, habiendo recibido
de Dionisio más de 80 talentos según escribe
Onetor en el libro intitulado Si conviene o no que el
sabio procure hacerse rico.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
205
7. Sirviose mucho del poeta cómico Epicarmo,
del cual copió muchas cosas, como dice Alcimo en
filos cuatro libros que dedicó a Amintas. En el primer
libro dice así: «Consta que Platón toma muchas
cosas de los escritos de Epicarmo». Dice Platón: «Se
ha de considerar qué cosas sensibles son aquellas
que nunca permanecen en un estado mismo en cualidad
ni en cantidad, sino que se mudan y corren
continuamente. Al modo que si de una suma se
quita un número, no quedará la misma en cantidad
ni en cualidad. Y éstas son las cosas cuya generación
no se intermite, pero y nunca vemos nacer la sustancia.
Las inteligibles son á aquellas a quienes nada
se añade o quita. Así es la naturaleza de las cosas
eternas, que siempre es una misma. Y Epicarmo,
acerca de las cosas sensibles e intelectuales, dice expresamente:
- Los dioses existieron
siempre, sin que de ser jamás dejasen:
Y lo que siempre fue, siempre es lo mismo,
puesto que existe por esencia propia.
Pero dicen que el caos
fue engendrado el primero de los dioses.
-¿Cómo, si no es posible
DIÓGENES LAERCIO
206
sea el primero quien proviene de otro?
Así que no hay primero ni segundo.
Pero en aquellas cosas que a nosotros
competen, establezco lo siguiente:
Quien al número par o impar añada
una parte o la quite, ¿por ventura
quedará el mismo número primero?
- No quedará, por cierto.
- Y si uno añadiese a la medida
de un codo, otra medida fija y cierta,
o bien la sustrajese,
tampoco quedaría el codo mismo:
¿No es así? Ahora bien, pues considera
con atención los hombres,
verás que uno creciendo, otro menguando,
todos están en mutación continua;
y aquello que se muda,
según naturaleza,
y en un estado mismo no persiste,
va siendo diferente de lo que era.
Aun tú y yo fuimos otros
ayer, mas hoy ya somos diferentes,
y aun otros mañana. Así, que nunca,
por la dicha razón, somos los mismos.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
207
8. Además de esto, dice Alcimo lo siguiente:
«Los sabios afirman que el alma percibe unas cosas
por medio del cuerpo, verbigracia: oyendo y viendo;
y otras las advierte por sí misma, sin ministerio del
cuerpo. Y así, de todo lo que tiene ser, unas cosas
son sensibles, y otras intelectuales; por lo cual decía
Platón que los que quieren comprender los principios
de todas las cosas, primeramente dividen entre
sí mismas las especies que llaman ideas, a saber, la
Semejanza, la Unidad, la Multitud, la Magnitud, la
Quietud, el Movimiento. En segundo lugar, consideran
en sí misma la idea de lo honesto y lo bueno;
de lo justo y lo injusto. En tercer lugar, advierten las
ideas que tienen conexión entre sí, verbigracia, la
Ciencia, la Magnitud, la Dominación; y consideran
también que las cosas que existen en nosotros suelen
hacerse equívocas por su mutua coherencia. Por
ejemplo, digo que son justas las cosas que participan
de lo justo: honestas, las que participan de lo honesto.
Que cada una de estas especies es eterna, la
percibe el entendimiento y está libre de toda confusión;
por lo cual, dice, las ideas existen en la Naturaleza
como ejemplares; y otras cosas semejantes a
éstas.
DIÓGENES LAERCIO
208
9. Ahora, pues, Epicarmo, acerca de lo bueno y
de las ideas, dice:
-¿Es el son de una flauta
acaso alguna cosa? - Ciertamente.
-¿Luego son de una flauta será el hombre?
De ninguna manera.
Vamos a demostrarlo:
¿Un flautista quién es?, ¿por quién lo tienes?
Por un hombre, ¿no es cierto? - Sin disputa.
¿Y no sientes lo mismo de lo bueno?
¿No es lo bueno existente por sí mismo?
Y hace bueno a cualquiera que lo aprende.
Como flautista se hace
quien a tocar la flauta se dedica,
bailarín quien al baile,
tejedor el que teje,
otras cosas como éstas:
Pero el hombre no es arte, sino artista.
10. Platón en su sentir sobre las ideas dice: «Que
habiendo memoria, las ideas permanecen en los que
las tienen, puesto que la memoria lo es de cosa
quieta y permanente; y que nada permanece sino las
ideas. Porque, ¿cómo -dice Platón- habían los aniV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
209
males de atender a su conservación, si no hubiesen
recibido la idea y el instinto natural? Hace mención
de la Semejanza y del alimento acostumbrado, demostrando
que todos los animales tienen una idea
innata de la Semejanza, por la cual sienten las cosas
que son de una misma especie». ¿Y qué dice acerca
de esto Epicarmo?
Oh Eumeo, no imagines
que la sapiencia exista en uno solo:
Antes todo viviente.
tiene conocimiento n advertencia.
La gallina no pare, si lo notas,
sus polluelos con vida;
sino que fomentando con su cuerpo
los huevos, los anima.
Este saber es sólo conocido
de la Naturaleza que la instruye.
Y después:
No hay que admirarse que esto yo así diga;
ni de que los polluelos ya nacidos
a sus madres agraden,
y hermosos les parezcan;
DIÓGENES LAERCIO
210
pues también hermosísimo parece
a un perro un otro perro; un buey a otro;
el asno al otro asno; el cerdo al cerdo.
Estas cosas y otras semejantes escribe Alcimo
en sus cuatro libros, indicando lo que Platón se
aprovechó de Epicarmo. Y que el mismo Epicarmo
no ignoraba su saber, puede notarse de que dice,
como vaticinando que tendría quien le imitaría:
Pues como yo imagino,
o, por mejor decir, lo estoy viendo,
tiempos vendrán en que estas mis palabras
anden en la memoria de los hombres:
Habrá quien de estos versos haga prosa
y engalanando el todo variamente
con púrpura y ornato,
se hará invencible superando a todos.
11. También parece fue Platón quien llevó a
Atenas los libros de Sofrón, poeta cómico, hasta
entonces poco estimados; que sacó de ellos su MoV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
211
ral, y los hallaron bajo de su cabeza183. Navegó tres
veces a Sicilia: la primera a fin de ver la isla y observar
el Etna, en cuya ocasión, siendo tirano de la
misma Dionisio, hijo de Hermócrates, lo coartó a
que comunicase consigo. Habiendo, pues, entonces
Platón hablado sobre la tiranía, y díchole que ano
era lo mejor aquello que era conveniente a él solo, si
no se conformaba con la virtud»; enojado Dionisio,
le dijo: «Tus razones saben a chochez». y las tuyas a
tiranía, respondió Platón. Indignado de esto el tirano,
quiso quitarle la vida. No lo ejecutó, habiendo
intercedido, por él Dion y Aristómenes; pero lo entregó
a Polido Lacedemonio (que entonces era allí
embajador) para que lo vendiese; el cual se lo llevó y
lo vendió en Egina. Acusólo a la sazón como reo de
muerte Carmandro, hijo de Carmandrides, al tenor
de la ley que habían puesto de que muriese sin esperar
sentencia de juez el primer ateniense que entrase
en la isla; la cual ley les había puesto él mismo184,
como dice Favorino en su Varia historia. Pero como
uno dijese por chanza que el que había aportado era
filósofo, le dieron libertad.
183 Entiéndese cuando murió, como dicen Valerio Máximo,
Quintiliano, Hesiquio y otros, bien que Suidas afirma que
solía tenerlos debajo de la cabeza cuando dormía.
DIÓGENES LAERCIO
212
12. Otros dicen que fue llevado al tribunal; y
como lo viesen que nada decía en su defensa y que
estaba pronto a recibir cualquiera suerte que le tocase,
no lo juzgaron digno de muerte, y determinaron
venderlo por esclavo. Redimiólo Anníceris185 Cireneo,
que se halló allí casualmente, por el precio de
veinte minas, o según algunos, de treinta; y lo envío
a Atenas a sus amigos. Remitiéronle éstos luego el
coste del rescate; pero Anníceris no lo recibió, diciéndoles
que no eran ellos solos los que tenían cuidado
de Plantón. Otros afirman que Dion fue quien
envío el dinero, y que no lo quiso recibir, sino que
compró para él un huertecillo en la Academia. Dícese,
además, que Polido fue vencido por Chabrias, y
después sumergido y. perseguido del Genio en venganza
del filósofo, como lo dice Favorino en. el libro
I de sus Comentarios. Ni aun Dionisio pudo
quietarse habiéndolo sabido; y escribió a Platón diciéndole
no hablase mal de él; a lo que respondió
que «no tenía tanto ocio que se acordase de Dionisio
».
13. La segunda vez que pasó a Sicilia fue para
pedir a Dionisio el Joven tierra y hombres qué vi-
184 Como si dijéramos: lo paragramátiza.
185 Véase la nota 132.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
213
viesen según la república que él había ordenado; si
bien éste, aunque se lo prometió, no llegó a cumplirlo.
Al algunos dicen que corrió gran riesgo por la
sospecha de haber inducido a Dion y a Teotas a que
libertasen la isla; pero Arquitas Pitagórico lo defendió
por una carta que escribió a Dionisio, y lo salvó
enviándolo a Atenas. La carta es ésta:
«ARQUITAS A DIONISIO: SALUD
»Todos los amigos de Platón enviamos a Lamisco
y a Fotidas, a fin de que les entregues, como se
ha estipulado, aquel varón. Bien lo ejecutarás si te
acordares de la diligencia con que nos pediste a todos
la ida de Platón a ti; que lo exhortásemos al
viaje, prometiéndole que tú lo recibirías dignamente,
y le permitirías quedarse o volverse libremente.
Acuérdate también de lo mucho que apreciaste este
su viaje, y de que lo amaste desde entonces cual a
ninguno de los otros que están contigo. Y si se ha
movido entre vosotros alguna rencilla, conviene
obres con humanidad, y nos lo envíes sin daño alguno.
Haciendo esto, obrarás con justicia y nos harás
cosa grata».
DIÓGENES LAERCIO
214
14. Pasó tercera vez a Sicilia a fin de reconciliar
a Dion con Demetrio; mas no consiguiéndolo, se
los dejó, y se volvió a la patria. Nunca quiso entrar
en el gobierno de la república, por más inteligente
que era en gobernar, como consta de sus escritos.
La causa que tuvo fue que el pueblo estaba imbuido
de costumbres muy diversas. Dice Pánfila en el libro
XXV de sus Comentarios, que habiendo los arcades
y tebanos edificado a Megalópolis, lo llamaron para
que les viniese a poner leyes; pero como supiese que
no querían igualdad, no quiso pasar a ella. Dicen
que siguió a Chabrias cuando este general huyó de
Atenas, habiendo sido condenado a muerte; lo cual
no se atrevió a hacer ningún otro ciudadano. Cuando
con Chabrias subía al alcanzar, ocurriéndole el
sicofanta Cleóbulo, le dijo: «Tú vienes aquí en auxilio
de otro. ¿Sabes que todavía queda para ti de la
cicuta de Sócrates? A que respondió: «Cuando por
la patria seguí la milicia me expuse a los peligros:
ahora sufriré cuanto convenga por un amigo».
15. Fue Platón el primero que introdujo el escribir
en diálogos, como dice Favorino en el libro
VIII de su Varia historia, y el primero que enseñó a
Leodamante Tasio a responder a las cuestiones por
análisis, o sea disolución. También es el primero que
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
215
en la filosofía hace mención de antípodas, primer
principio, dialéctica, poemas; de la longitud del número,
de la superficie plana entre las extremidades,
y de La Providencia de Dios. Fue asimismo el primer
filósofo que contradijo la oración de Lisias, hijo
de Céfalo, exponiéndola palabra por palabra en su
Fedro. Y finalmente, el primero que examinó la
fuerza de las voces gramaticales. Suele preguntarse
por qué no hizo mención de Demócrito, habiendo
contradicho a casi todos los que le precedieron.
Cuenta Neantes Ciziceno que habiendo Platón concurrido
a los juegos olímpicos, todos los griegos se
volvieron hacia él; y que luego tuvo plática con
Dion, que trataba hacer guerra a Dionisio.
16. En el libro I de los Comentarios de Favorino
se dice que Mitrídates Persa puso en la Academia
la estatua de Platón con la inscripción siguiente:
«Mitrídates Persa, hijo de Redobato, dedicó a las
musas esta imagen de Platón que hizo Silanión».
Dice Heráclides que Platón, aun siendo joven, fue
tan vergonzoso y modesto, que nunca rió sino moderadamente.
Esto no obstante, fue motejado de los
poetas cómicos, pues Teopompo en su Heduchare
dice así:
DIÓGENES LAERCIO
216
Uno no llega a uno, .
según Platón afirma;
y aun dos a formar uno apenas llegan,
También Anaxandrides dice en su Teseo:
Cuando aceitunas, cual Platón, tragaba.
No menos Timón lo zahiere en paronomasias o
trovas:
Portentos fabulosos,
como Platón urdía diestramente.
Alexis, en su Meropida:
Tú vienes oportuna;
mas yo arriba y abajo voy violenta,
sin hallar, cual Platón, cosa ninguna
que pueda llamar sabia,
ansándose mis piernas vanamente.
Asimismo en su Ancilión dice:
Tú nos hablas de cosas ignoradas,
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
217
como Platón, corriendo.
Conocerás el nitro y las cebollas.
Anfis, en su Anfirates:
-El bien, señor, que conseguir esporas
por ésta, me es tan poco conocido
como el bien de Platón.- Pues de él te guarda.
Y en su Dexidemida:
Oh Platón, nada sabes
más que andar con el rostro
cubierto de tristeza, y levantando
esa ceñuda frente,
tan arada de arrugas como concha.
Cratino, en su Falso supuesto:
Eres hombre por cierto, y tienes alma.
Y aunque apenas lo entiendo
según Platón lo dice, así lo juzgo.
Alexis, en su Olimpiodoro:
DIÓGENES LAERCIO
218
Feneció, y quedó seco
lo que en mi cuerpo fue mortal, caduco;
mas lo que fue inmortal voló a los aires.
¿No es esto la platónica doctrina?
Y en su Parásito:
O, cual Platón, parlar conmigo mismo
17. Búrlase no menos de él. Anaxilias en las piezas
intituladas El Botrilión, La Circo y Las Ricas.
Aristipo, en el libro IV de las Delicias antiguas, dice
que amó mucho a un joven llamado Estrella que
estudiaba con él la astronomía, y a Dion, del cual
hicimos ya memoria. Algunos dicen que amó también
a Fedro. Indicio de ello son los epigramas que
escribió en alabanza de los mismos.
Cielo quisiera ser, Estrella mío,
cuando los astros mirás,
y por poderte mirar con muchos ojos.
Y el otro:
Antes entre los vivos alumbrabas,
oh Estrella, cómo estrella matutina.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
219
pero ahora, ya muerto, resplandeces
lucero de la tarde entre los muertos.
A Dion hizo éste:
Los hados enemigos
verter hicieron lágrimas perennes
a Hécuba y a las vírgenes troyanas;
mas a ti, celebradas mil victorias,
ilustre Dion, los dioses inmortales
eternas alabanzas te prometen.
Te celebra tu patria;
y tus conciudadanos
atatestiguan tus glorias con honores.
¿Qué amor es éste, pues, Dion amigo,
con que mi mente perturbada tienes?
Dícese que este epigrama se escribió sobre su
sepulcro en Siracusa. Todavía dicen que amó a Alexis
y a Fedro, como ya dijimos, a los cuales hizo
estos versos:
Porque no hay cosa alguna que merezca,
fuera del bello Alexis, ser mirada:
¿Por qué, ;oh alma mía!,
DIÓGENES LAERCIO
220
a los perros el hueso manifiestas,
y lo escondes al punto?
¿No es cierto ya que a Fedro hemos perdido?
Usó también de la meretriz Arqueanasa, a la cual
compuso los versos siguientes:
Poseo a Arqueanasa Colofonia,
sobre cuya rugosa y senil frente
acerbo amor se esconde.
¡Míseros de vosotros que gozasteis
su juventud primera!
¡Oh cuán activo ardor sufrir debisteis!
Estos hizo también a Agatón:
Cuando a Agatón besaba
entre mis labios mi alma se miraba;
y allí desfallecida,
del cuerpo se mostraba despedida.
Y aquellos otros:
Te arrojo una manzana: si me quieres,
recíbela, Agatón, y comunica
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
221
conmigo tu gallarda gentileza
Si esto no puede ser, tú, sin embargo,
recibe la manzana, y considera
cuán brevemente pierde su hermosura.
Yo con esta manzana
te hiero, mi Jantipa; a mí me hiere
cualquiera que te quiera. Corresponde
a mi querer, Jantipa; pues entrambos
nos vamos consumiendo poco a poco
Dicen que también es suyo el epitafio siguiente
a los eretrienses, cogidos por asechanzas:
Nosotros eretrienses,
de Eubea originarios, junto a Susa
hemos sido enterrados; ¡ah, cuán lejos,
cuán distantes yacemos de la patria!
Suyo es también el epigrama siguiente:
Venus dice a las musas:
Honrad,. niñas, a Venus, o Cupido
armado volará contra vosotras.
Mas ellas le responden:
DIÓGENES LAERCIO
222
A Marte puede ir con esas chanzas,
Venus, pues a nosotras
ese rapaz alado nunca llega.
Y aun éste:
Habiendo un hombre hallado
una gran suma de oro,
el dogal arrojó con que intentaba
acortarse la vida.
Otro que perdió el oro, no lo hallando,
halló el dogal, y se lo puso al cuello.
Molón, amigo de Platón, dice que «no era de
maravillar que Dionisio estuviese en Corinto, sino.
Platón en Sicilia». Parece que Jenofonte no le fue
muy benévolo, pues ambos escribieron de asuntos
semejantes, como émulo uno de otro, verbigracia,
El Convite, La Defensa de Sócrates, Los Comentarios morales.
Además Platón escribió de la República, y Jenofonte
la Institución de Ciro, que Platón en sus
libros De las leyes acusa de fingida, no habiendo
sido Ciro como en ella se pinta. Asimismo, aunque
los dos hacen memoria de Sócrates, pero no se citan
mutuamente, a excepción de una vez que Jenofonte
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
223
nombra a Platón en el libro III de sus Comentarios.
Dícese que deseando Antístenes leer a Platón uno
de sus escritos, le instó a que lo permitiese; y como
Platón le preguntase qué asunto quería leer, y respondiese:
«De que no se debe contradecir», dijo
Platón: «¿Y de ese argumento de á qué modo sientes?
» Entonces Antístenes no sólo respondió que
sentía contra él, sino que escribió después contra
Platón un diálogo intitulado Satón. Desde entonces
fueron entre sí contrarios. Dicen que habiendo Sócrates
oído leer el Lisis de Platón, dijo: «¡Oh, qué, de
falsedades escribe de mí este joven!» Ello es cierto
que Platón escribió a Sócrates muchas cosas que
éste nunca dijo.
19 También fue Platón enemigo de Aristipo,
pues en el libro Del alma lo acrimina diciéndole que
no, asistió a la muerte de Sócrates, hallándose en
Egina, ciudad cerca de Atenas. Tuvo igualmente
cierta emulación con Esquines, pues dicen que teniéndolo
Dionisio en buen concepto, y habiéndose
ido a él por hallarse necesitado, Platón lo menospreció
y Aristipolo alabó. Idomeneo dice que el discurso
que pronunció Gritón a Sócrates en la cárcel,
acerca de persuadirle la fuga, fue de Esquines, pero
que Platón, por el; odio que le tenía, lo atribuyó a
DIÓGENES LAERCIO
224
Gritón. Ni Platón hace memoria de Esquines en
ninguno de sus escritos, excepto en el libro Del alma
y en la Apología. Aristóteles dice que el estilo de
Platón es un medio entre el poético y el prosaico. Y
Favorino afirma en sus escritos que sólo Aristóteles
estuvo escuchando a Plantón cuando leía su libro
Del alma; los demás se fueron. todos. Dicen algunos
que Felipe Opuncio copió las leyes de Platón,
que estaban grabadas en cera. Atribúyenle también
el Epinomis. Euforión y Panecio dijeron que el
principio de sus libros De la República se halló mudado
de muchas maneras. Y aun dice Aristójenes
que esta República se halla casi toda escrita en las
Contradicciones de Protágoras. Dicen que el primer
libro que escribió es el Fedro. Y Dicearco nota de
enfadoso todo su modo de escribir.
20. Se dice que habiendo Platón reprendido a
uno que vio jugando a los dados, y respondídole
éste que lo reprendía de poco, replicó: No es cosa
poca una costumbre. Preguntado de si quedaría de
él algún dicho memorable como los de otros antiguos,
respondió: «Primero conviene ganar nombre;
después muchos habrá». Habiendo entrado una vez
en su casa Jenócrates, le dijo: «Azota tú este esclavo,
pues yo no puedo porque estoy coléricos». Y a otro
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
225
esclavo les dijo: «Ya hubieras llevado azotes a no
estar yo airado». Habiendo una vez subido a caballo,
se apeó al punto, diciendo que «temía lo notasen de
aquel fasto y vanagloria caballar». Aconsejaba a los
embriagados ase mirasen al espejo, y así se abstendrían
de vicio tan feo». Decía que «nunca era decente
beber hasta la embriaguez, excepto en las
festividades del dios del vino». Desagradábale el
dormir demasiado, pues en sus Leyes dice: «El
hombre dormido es de ningún útil». Decía que ala
verdad es la cosa más suave de cuantas oírnos». Algunos
son de opinión que lo dijo así: «El decir verdad,
etc.». Y en sus Leyes, dice de la verdad: «La
verdad, oh amigo, es cosa bella y durable, pero no
es fácil persuadirlo». Creíase digno de que de él
quedase memoria en los amigos o en los libros. Algunos
dicen solía mudar mucho de lugar.
21. Murió en el modo que dijimos, el año XIII
del reinado de Filipo, como lo afirma también Favorino
en el libro III de sus Comentarios. Y Teopompo
dice; que Filipo lo reprendió algunas
veces186. Mironia no escribe en sus Símiles que Filón
nombra el proverbio Los piojos de Platón como si
hubiese muerto, de esta enfermedad. Fue enterrado
DIÓGENES LAERCIO
226
en la Academia, donde había filosofado por mucho
tiempo, de lo cual provino el que su secta se llame
académica. Celebraron su pompa fúnebre todos los
que habitaban allí, habiendo testado en esta forma:
ÉSTAS SON LAS COSAS QUE DEJÓ Y LEGÓ
PLATÓN
«La hacienda Hefestiadea, lindante por el Aquilón
con el camino que viene del templo de Cefisia,
por el Austro con el Heracleo de los hefestiades,
por el Oriente con tierras de Arquestrato Freario, y
por el Ocaso con las de Filipo Colideo. Y a nadie
sea lícito venderla ni enajenarla, sino que será de
Adimantomi hijo en cuanto sea posible Igualmente
le dejo la heredad de los Eroiades, que compré de
Calímaco, lindante por el Aquilón con tierras de
Eurimedón Mirrinusio, por el Austro con las de
Demostrato Jipeterón, por el Oriente con las del
mismo Eurimedón Mirrinusio, y por el Ocaso con
el Cefiso. Tres minas de plata. Una copa de plata
que pesa 165 dracmas. Una taza que pesa 65. Un
anillo de oro y una tarracada también de oro, que
ambos pesan cuatro dracmas y tres óbolos. El can-
186 El texto está dudoso sobre quién reprendió a quién.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
227
tero Euclides me debe tres minas. Manumito a Diano;
y quedan en servidumbre Ticón, Bicta, Apolionades
y Dionisio. Déjole asimismo los muebles
puestos en inventario, cuya copia tiene Demetrio. A
nadie debo nada. Mis ejecutores testamentarios serán
Sostenes, Espeusipo, Demetrio, Egías, Eurimedón,
Calímaco y Trasipo».
22. Pusiéronle en epitafio los siguiente epigramas:
PRIMERO
El divino Aristodes aquí yace,
que en prudencia y justicia
supo exceder a los mortales todos.
Si la sabiduría eleva a alguno
a loores excelsos, consiguiólo
éste, sin que la envidia lo siguiese.
OTRO
La tierra aquí en su seno
el cuerpo de Platón oculto guarda
y el alma los alcázares celestes.
Aun desde las regiones más distantes
DIÓGENES LAERCIO
228
todo varón honesto
venera la memoria
del hijo de Aristón, deificado.
Y OTRO MÁS MODERNO
Águila que volaste
ligera por encima del sepulcro
¿qué estrellada mansión estás mirando?
Soy de Platón el alma, que al Olimpo,
hoy dirijo mi vuelo.
y el térreo cuerpo en Ática se queda.
El mío es el siguiente:
Si no hubieras criado, ah padre Febo
a Platón en la Grecia
¿quién hubiera ganado con lis letras
los males y dolencias de los hombres?
Pues como fue Esculapio
médico de los cuerpos,
curó Platón las almas inmortales.
Y otro sobre su muerte:
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
229
A Esculapio y Platón produjo Febo
para que de los hombres
aquél el cuerpo cure, y éste, el alma.
Queriendo celebrar nupcial convite,
a la ciudad parió que fundó él mismo
y que Júpiter puso en firme suelo.
23. Sus discípulos fueron Espeusioo Ateniense,
Jenócrates Calcedonio, Aristóteles Estagirita, Felipe
Opuncio, Hestieo Perintio, Dion Siracusano Amicio,
Heracleota, Erasto y Corisco Escepéios, Timolao
Ciziceno, Eveón Lampsaceno, Pitón y
Heráclides Enienses, Hipotales y Calipo Atenienses,
Demetrio Anfipolites, Heráclides Póntico, y otros
muchos; además, dos mujeres: Lastenia Mantineense
y Axiota Fliasia, la cual iba vestida de hombre,
como escribe Dicearco. Algunos dicen que Teofrasto
fue también discípulo suyos Camaleón añade
al orador Hipérides y a Licurgo. Asimismo Polemón
hace discípulo suyo a Demóstenes, lo cual también
lo dice Sabino en el libro IV. De la materia de las
declamaciones, por testimonio de Mnesistrato Tasio,
y es cosa probable.
DIÓGENES LAERCIO
230
24. Y siendo tú con tanta razón amante de Platón,
y que inquieres con suma diligencia los dogmas
de este filósofo, he tenido por inexcusable escribir
sobre la naturaleza de su estilo, del orden de sus
diálogos y la serie de su doctrina, en cuanto mis
fuerzas alcancen, tocándolo todo sólo elemental y
sumariamente, de forma que no se carezca de una
suficiente noticia de sus dogmas y de su vida que
escribo: pues querer explicarte todas las cosas por
menor, sería llevar lechuzas a Atenas, como dicen.
25. Dícese, pues, que el primero que escribió
diálogos fue Zenón Eleate. Y Aristóteles, en el libro
de los poetas, dice lo fue Alexameno Estiren o Teyo,
lo que también afirma Favorino en sus Comentarios.
Pero, en mi sentir, pulió Platón su forma y
estilo de manera que no se le pueda negar con justicia
la gloria de la invención. El diálogo es un «discurso
compuesto de preguntas y respuestas sobre
cosas filosóficas y políticas, con decencia de costumbres
en las apersonas introducidas en él y ornato
en las palabras». La dialéctica es «arte de
disputar, por la cual refutamos o defendemos alguna
cosa por medio de preguntas y respuestas entre
los que disputan». El carácter del estilo de Platón en
sus diálogos es de dos maneras, y en ambas exceV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
231
lente: uno, interpretativo expositivo; y el otro, inquisitivo.
El interpretativo se divide en otros dos caracteres:
uno especulativo y práctico. Y aun el
especulativo se divide también en dos, que son: físico
y lógico, y el práctico en moral y político. El inquisitivo
también se divide en dos principales
caracteres: uno gimnástico, otro agonístico El gimnástico
es institutivo y de proyectos y el agonístico
es acusativo destructivo.
26. Sé que algunos distinguen de otra manera
los diálogos de Platón: llámanlos a unos dramáticos,
a otros narrativos y a otros mixtos; pero éstos dan
una distinción de ellos más propia de la escena trágica
que de la escuela filosófica. De estos diálogos,
pues, unos si, versan sobre la física, como el Timeo;
otros sobre la lógica, v. gr., el Político, el Cratilo, el
Parménides y el Sofista; otros sobre la moral, como
la Apología, el Critón, el Fedón, el Fedro, el Convite,
el Menexeno, el Clitofón, las Epístolas, el Filebo,
el Hiparco y el Anterastes; otros sobre la
política, como son la República, las Leyes, el Minos,
el Epinomis y el Atlántico. Otros versan sobre la
institución, v. gr., los Alcibíades, el Teages, el Lisis y
el Laques. A los de proyectos pertenecen el Eutifrón,
Menón el Ion, el Carmides Y el Teeteto. AcuDIÓGENES
LAERCIO
232
sativo es el Protágoras, y el Eutidemo, los dos Hipias
y el Gorgias son destructivos. Baste esto acerca
de la naturaleza y diferencias del diálogo. Pero por
cuanto anda muy controvertido si hay o no dogmas
en los de Platón, diré también de ello alguna cosa.
27. Al dogmatista, pues, toca establecer dogmas,
como al legislador poner leyes. El dogma es en dos
maneras: aquello de que opinamos, y la opinión
misma. La primera de ellas es la proposición, la segunda
el parecer o existimación. Platón, pues, expone
lo que más, aprende o percibe, refuta lo falso,
y en lo dudoso suspende el juicio.
28 Lo que Platón percibe lo expone por medio
de cuatro interlocutores, que son: Sócrates, Timeo,
un huésped ateniense y otro eleate. Por estos dos
huéspedes no se entienden Platón y Parménides,
como creen algunos, sino que son personas supuestas
y anónimas. Cuando Platón hace hablar a
Sócrates y Timeo, entonces establece dogmas; y
cuando refuta opiniones falsas, trae a Trasímaco, a
Calicles, a Polo a Gorgias, Protágoras, Hipías, a Eutidemo
y a otro semejantes. En la conclusión de sus
argumentos usa mucho de la inducción, no la simple,
sino la doble. Inducción es «un discurso que de
unas cosas cierta va coligiendo e infiriendo otras a sí
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
233
semejantes». Dos son las especies de inducción: una
la que llaman a contrario, y otra la de consiguiente o
consecuencia. La primera es, cuando de la respuesta
que da el preguntando se infiere lo contrario a ella,
v. gr.: «Mi padre ,o es otro que el tuyo, o es el mismo:
si es otro tu padre que el mío, siendo otra cosa
que padre, no será padre: si es el mismo que mi padre
siendo la misma cosa que mi padre, mi padre
será sin duda». También: «Sí el hombre no es animal,
será piedra o leño; no es piedra o leño, puesto
que está animado y se mueve por sí mismo: luego es
animal. Si es animal, y lo son también el perro y el
buey, el hombre será animal, perro y buey». De esta
indución a contrario usa en sus controversias, no
para establecer dogmas, sino para refutar o redargüir.
29. La inducción de consecuencia es en dos
maneras: una expone parcialmente lo que parcialmente
se pregunta; la otra establece lo universal por
medio de lo parcial o particular. La primera es de
los retóricos, la segunda de los dialécticos. En la
primera se inquiere: Si éste, v. gr., ha hecho el homicidio,
la razón es haberlo hallado ensangrentado
al tiempo en que se perpetró. Esta especie de inducción
es la propia de los retóricos, pues la Retórica
DIÓGENES LAERCIO
234
versa sobre particulares, no sobre universales. Inquiere,
v. gr., no de lo justo en general, sino de esta
o la otra cosa la justa en particular. La otra especie
es de los dialécticos, y prueba lo universal por cosas
particulares, v. gr., cuando se pregunta Si el alma es
inmortal, o si de los muertos, hay algunos que vivan;
lo cual se prueba en el libro Del alma, por un
universal, supuesto que las cosas contrarias nacen
de las cosas contrarias. Este mismo universal se
compone de diferentes particulares, v. gr. el sueño
de la vigilia, y al contrario, lo mayor de lo menor, y
al contrario. De esta especie de inducción usaba
para probar lo que le parecía verdadero.
30. Como antiguamente en la tragedia había solamente
el coro, después Tespis introdujo un actor,
a fin de que el coro descansase: luego Esquilo la
diodos actores, Sófocles tres, y de esta forma se fue
perfeccionando la tragedia; así también la Filosofía
versaba solamente sobre una parte, que es la física; y
después Sócrates añadió la moral, y últimamente,
Platón inventó la dialéctica y acabó por perfeccionar
la Filosofía.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
235
31. Trasilo dice que Platón compuso sus diálogos
a imitación del cuadriloquio187 trágico. Los
poetas trágicos tenían sus certámenes dionisíacos
leneos panateos y quitiros. El cuarto de estos dramas
debí ser satírico, y los cuatro se llamaban cuadriloquio.
Los diálogos, pues, dice Trasilo, que son
ciertamente de Platón ascienden a cincuenta y seis.
La República se divide en diez libros (la cual, dice
Favorino en el libro II de su Historia varia, se halla
toda extractada en las Contradicciones de Protágoras);
sus Leyes, en doce libros. Tiene nueve cuadriloquios.
La República forma un volumen, y otro las
Leyes. Pone por prime: cuadriloquio los diálogos de
argumento general o común a todos los otros, queriendo
enseñar en él cuál debe ser la vida del filósofo.
A cada libro pone do epígrafes: uno contiene el
nombre del diálogo, el otro indica su materia. Este
primer cuadriloquio lleva por título Eutifrón o De la
santidad. Este diálogo es de los que arriba dijimos,
de proyectos o de tentativa. El segundo es la Apología
de Sócrates, diálogo moral. El tercero se intitula
Critón, y trata de lo que debemos. obrar;
también es moral. Y el cuarto, Fedón o Del alma,
moral.
187 RerpaAoyla.
DIÓGENES LAERCIO
236
32. El segundo cuadriloquio empieza por el
Cratilo, o de la recto razón de los nombres: es diálogo
lógico. Luego el Teeteto, o De la ciencia: diálogo
de tentativa. El sofista, o Del ente: diálogo
lógico. Y El político, o Del reinar: lógico. En el tercer
cuadriloquio se contienen el Parménides, o De
las ideas: es diálogo lógico. Filebo, o Del deleite:
moral. El convite, o De lo bueno: moral. El Fedro,
o Del amor: también moral El cuarto cuadriloquio
incluye el Alcibíades, o De la naturaleza del hombre:
diálogo institutivo. El segundo; Alcibíades, o Del
ruego: también institutivo. El Hiparco, o Del amor
del lucro: moral. Y el Ameraste, o De la Filosofía:
diálogo moral. El quinto comprende al Teages, o
De la Filosofía: diálogo institutivo. Al Carmides, o
De la templanza: tentativo. Al Laques, o De valor:
institutivo. Y al Lisis, o De la amistad: también institutivo.
En el sexto se contienen el Eutidemo, c EL
contencioso: diálogo destructivo. El Protágoras, o
Los sofistas: diálogo acusativo. El Gorgias, o De la
Retórica: destructivo. Y el Menón, o De la virtud:
diálogo de tentativa. El séptimo comprende los dos
Hipias, el primero de los cuales trata De lo honesto,
y el segundo De la mentira: son diálogos destructivos.
El Ion, o De Ilíada: tentativo, y el Menexeno, o
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
237
el Epitafio: diálogo moral. El octavo comienza por
Clitofón, o Exhortatorio: diálogo moral. Sigue la
República, o De la justicia: diálogo civil. El Timeo,
o De la naturaleza: diálogo físico. Y el Cricias, o El
Atlántico: moral. Finalmente, el nono cuadriloquio
contiene el Minos, o De la ley: diálogo político. Las
leyes, o Del modo de hacerlas: también político. El
Epinomis, o La asamblea nocturna, o sea El Filósofo:
diálogo también político. Y trece Cartas, todas
morales (sobre ellas pone por salutación,
En pragein, bene agere: obrar bien. Epicuro ponía,
En diagein, bene degere: vivir bien. Y Cleón
Xairein, gaudare, estar alegre.) Una a Aristodemo;
dos a Arquitas: cuatro a Dionisio: una a Hermias,
Erasto y Corisco: una a Leodamante: una a Dion:
una a Perdicas, y dos a los amigos y familiares de
Platón.
33. Así distribuye Trasilo, con algunos otros, los
libros de Platón. Pero otros, de cuyo número es el
gramático Aristófanes, dividen los diálogos en triloquios.
El primero contiene la República, el Timeo y
el Cricias. El segundo contiene el Sofista, el Político
y el Cratilo. El tercero. las Leyes, el Minos y el Epinomis.
El cuarto, el Teeteto, el Eutifrón y la Apología.
El quinto, el Critón, el Fedón y las Cartas. Los
DIÓGENES LAERCIO
238
demás van separados y sin orden especial. Algunos
empiezan, como ya se dijo, por la República; otros,
por Al.cibíades mayor; otros, por Teages; otros, por
Eutifrón; otros, por Clitofón; otros, por Timeo;
otros, por Fedro; otros, por Teeteto, y otros, finalmente,
empiezan por la Apología.
34. Se tienen por espurios los diálogos siguientes:
el Midón o Hipostrofo, el Eurixias o Erasistrato,
el Alción, el Acéfalo o Sisifo, el Axioco, el
Feaces, el Demodoco, el Quelidón, el Séptima188, y
el Epiménides, de los cuales el Alción parece es de
un tal León, según afirma Favorino en el libro V de
sus Comentatarios. Usa mucha variedad de voces en
sus obras, a fin de que no sean entendidas de los
ignorantes: no obstante, es de sentir que la sabiduría
consiste propiamente en el conocimiento de cosas
intelectuales, como el de Dios, y el del alma separada
del cuerpo. Da en particular a la Filosofía el
nombre de Sabiduría, como que es un deseo o amor
de la Sabiduría divina; pero en común da también
nombre de sabiduría a toda pericia o inteligencia, v.
gr., cuando llama sabio a un artista célebre.
35. Usa también de unas mismas voces para
significar cosas diferentes, como, por ejemplo, usa
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
239
de la voz fanloz (phaulos) para significar lo que
aplonz (haplous), igualmente que Eurípides la usa
en la misma significación, hablando así de Hércules
en su Liciymnio:
Sencillo sin adorno, en todo bueno,
y que toda la ciencia circunscribe
en la obra, no versado en elegancias189
También usa Platón algunas veces de la misma
palabra, en vez de Tsn kalon190 (tou calou), y aun
por tou mikrou (tou microu), pequeño. Y, por el
contrario, usa muchas veces diversas voces para un
mismo significado, pues para significar la Idea usa
de las palabras especie, género, paradigma, principio
y causa. No menos usa de voces opuestas en un
mismo significado, llamando sensible a lo existente
y a lo no existente: a lo existente, por su generación;
a lo no existente, por innata mutación. Llama idea a
lo que ni se mueve ni está quieto, y una misma cosa
188 EBdópum
189 Lo mismo puede significar ignorante, malo, perverso, etc.
Véase la nota 98.
190 Honesto, bello.
DIÓGENES LAERCIO
240
a la unidad y a la pluralidad. Todo lo cual lo acostumbra
hacer con mucha frecuencia.
36. De tres maneras se deben exponer sus escritos.
Primeramente, conviene explicar qué cosa
sea cada una de las que aquí se dicen. Luego por
qué se dice cada una de ellas: si como principal
asunto, o como parte de algún símil; para establecer
dogmas, o para convencer a su adversario. Y en tercer
lugar, si las tales cosas están rectamente dichas.
37. Y por cuanto en sus libros se ponen ciertas
señales o signos, diremos también de ello alguna
cosa. La X se aplica a las palabras y a las figuras,
según costumbre de Platón191. El Diple (doble)  a
los dogmas y opiniones propias de Platón. La X con
un punto a cada parte, se pone a las sentencias más
selectas y hermosas. El diple con dos puntos se pone
donde se enmiendan algunas cosas. El obelo con
dos puntos, en las cosas vanas e ineptas. La antisigma
con las dos puntos, cuando pueden dos cláusulas
servir igualmente en un pasaje mismo, o para
alguna traslación. El ceraunio se pone en las cosas
pertenecientes a la instrucción filosófica. El asteris-
191 Su forma era esta -, San Isidoro lo figura así: y al obelo
con dos puntos lo llama liminiscus.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
241
co192 cuando hay uniformidad de dogmas. Y el.
Simple obelo, se pone cuando se reprueba algo.
Éstos son los libros de Platón y las notas que les
ponen. De ellos dice Antígono Caristio, en su libro
De Zenón, que recién publicados, si alguno quería
leerlos, pagaba al que los poseía.
38. Sus opiniones son éstas: Decía que «el alma
es inmortal; que pasa de unos cuerpos a otros, y que
tuvo principio numérico, pero que el cuerpo lo tuvo
geométrico». Definía el alma diciendo que es ala
idea de un espíritu esparcido por todas partes; que
se mueve por sí misma, y que está dividida en tres
partes; que la parte racional reside en la cabeza; la
irascible en el corazón, y la concupiscible en el ombligo
e hígado; que el alma, estando en el medio del
cuerpo, retiene todas las partes de éste en rededor;
que se compone de los elementos, y que, estando
dividida al tenor de los intervalos armónicos, forma
dos círculos unidos. Dividido en otros seis el círculo
interior de estos dos, componen todos los siete círculos193.
Que dicho círculo yace retirado hacia la
izquierda del diámetro, y el otro al lado, hacia la de-
192 Que era una estrella.
193 Parece que quiere significar los siete orbes celestes de los
siete planetas.
DIÓGENES LAERCIO
242
recha, por cuya razón es único. El primero está dividido
en lo interno. Que éste es propio de la naturaleza
de Sí mismo o del Mismo, y los demás del
Otro. Que el primero es el movimiento del alma, y
el segundo el del universo y planetas.
39. «Estando, pues, hecha desde el medio la división
de manera que se extiende y une a los extremos,
conoce y comprende el alma las cosas
existentes, puesto que tiene en sí misma los principios
armónicamente. Que la opinión se hace por el
círculo llamado Otro, y la ciencia por el llamado
Mismo. Que los principios de todas las cosas son
dos, a saber: Dios y la Materia, llamando a Dios
Mente y Causa. Que la Materia es informe e infinita;
pero de ella se forman y componen las cosas». Dice
que «habiéndose movido sin ordenen algún tiempo
esta Materia, la fijó Dios y la unió en un lugar, teniendo
por mejor el orden que el desorden. Que
esta sustancia o materia se convirtió en los cuatro
elementos o principios, fuego, agua, aire y tierra, de
los cuales fue engendrado el mundo y cuanto hay en
él. Solamente la tierra -dice- es inmutable: dando
por causa la variedad de figuras en las partes de que
constan los elementos que la componen. Las figuras
de los principios de las demás cosas -dice- son hoV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
243
mogéneas, a saber: compuestas todas de un triángulo
prolongado: pero que la tierra tiene su figura
propia. Las partes de que se compone el fuego son
piramidales: las del aire son octaedrales194; las del
agua, de figura icosaedra195, y las de la tierra, cúbicas196:
por lo cual ni la tierra se convierte en los demás
elementos, ni ellos en tierra. Que cada cosa no
tiene su propio lugar separadamente, sino que la
circunferencia, constriñendo y apretando hacia el
centro, une las partes pequeñas y separa las grandes:
así, que mudando de especie, mudan también de
sitios».
40. «Que el mundo es uno solo, habiéndolo
Dios criado sensible. Que está animado, puesto que
lo animado es más noble que lo inanimado. Que
este edificio del mundo está sujeto a la Suprema
causa. Que fue creado único (y no ilimitado), por
ser también único el original según el cual fue creado.
Que es esférico, por serlo también su Criador. Y
que aquél contiene los demás animales: éste las figuras
de todos. Que es liso y sin órgano alguno en su
194 De ocho lados o fases.
195 De veinte fases.
196 De seis fases
DIÓGENES LAERCIO
244
circunferencia, por no serle de ningún uso197. Que
permanece sin acabarse, porque no se resuelve en
Dios. Y que es Dios la Causa de toda generación,
por ser cosa natural al bueno el hacer bien. Que la
Causa de la generación del cielo es excelentísima:
pues lo más bello de las cosas criadas debe ser producción
de la más excelente de las cosas intelectuales;
y por cuanto Dios es tal, el cielo, a ese Ser
excelentísimo semejante y en sí hermosísimo, no es
semejante a ninguna criatura, sino sólo a Dios. Que
el mundo consta de fuego, agua, aire y tierra. De
fuego, para que sea visible; de tierra, para que sea
sólido; de agua y aire para que esté proporcionado,
puesto que la rigidez de los sólidos se proporciona
con los dos elementos medios para formar el universo.
Y consta de todos, para que sea perfecto e
inmortal. Que el tiempo fue creado a imagen de la
eternidad, dura siempre, y es el movimiento del
cielo: la noche, el día, el mes y semejantes son partes
del tiempo. Así, que el tiempo no puede existir sin
la naturaleza del universo, pues luego que hubo
mundo hubo también tiempo, habiendo sido criados
el sol, la luna y los planetas para formar el tiempo.
Que Dios encendió la lumbre solar para que
197 sujeto a nuestros sentidos
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
245
fuese patente el número de las horas y lo percibiesen
aun los animales. Que la luna tiene su esfera
sobre el ,círculo de la tierra: próximo al círculo de la
luna está el del sol, y en los siguientes los demás
planetas».
41. «Que el universo está animado, por ir conexo
con el movimiento, que lo está. Que para que el
mundo fuese perfecto y semejante a la Inteligencia
animada, fue criada la naturaleza de los otros animales.
Y como aquélla tuvo mente, fue conveniente
la tuviese también el cielo. Que los dioses son de
naturaleza ígnea. Que los demás animales son de
tres géneros: volátil, acuátil y pedestre. Que la tierra
es más antigua que los dioses que hay en el cielo198.
Que fue criada para que formase la noche y el día: y
como ocupa el medio del universo, gira sobre el
medio mismo». Dice que «siendo dos las causas de
las cosas, se ha de decir que unas proceden por deliberación
de lamente; otras por necesidad de la
misma causa. Éstas son el aire, el fuego, la tierra y el
agua; los cuales no eran perfectamente elementos,
pero eran capaces de serlo. Que se componen de
triángulos combinados, y en ellos se resuelven. Que
198 los gentiles hicieron a la tierra no solo dioses, sino madre
de todos los dioses.
DIÓGENES LAERCIO
246
sus principios son el triángulo prolongado y el isósceles.
Que el principio y causa de las cosas son las
dos referidas, y cuyo ejemplar son Dios y la materia;
el cual es fuerza sea informe, como las demás cosas
capaces deforma. Que la causa de estas cosas es necesaria;
pues produce las esencias según las ideas
concebidas, se mueve por potencia disímil, y se
mueven contrariamente las cosas por ella movidas.
Que estas cosas al principio se movieron sin orden
ni concierto alguno; pero después que comenzaron
a componer el mundo, por su propia aptitud recibieron
de Dios la conmensuración y orden».
42. «Que las causas antes de la creación del cielo
eran dos: luego se agregó la generación, que es la
tercera; pero no eran manifiestas, sino sólo como
huellas y sin orden; bien que después de criado el
mundo, recibieron también ellas el orden debido.
Que el cielo fue criado de todos los cuerpos antes
existentes». Es de sentir que «Dios es como incorpóreo,
como también el alma; por cuya causa son
incapaces de corrupción y pasiones. Pone las ideas,
según dijimos, como ciertas causas y principios, «las
cuales hacen que las cosas existentes por su naturaleza
sean tales cuales son realmente».
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
247
43. De los bienes y los males decía que «el fin
del hombre es la semejanza con Dios. Que la virtud
es bastante por sí sola para la felicidad, pero necesita
de los bienes del cuerpo, como a instrumentos,
verbigracia, la fortaleza, la salud, la agudeza de sentidos
y, demás cosas semejantes. También necesita
de los bienes externos, como son: las riquezas, la
nobleza, la celebridad199, pero aunque falten estas
cosas, será no obstante feliz el sabio. Antes por el
contrario, gobernará la república, contraerá matrimonio
y no quebrantará las leyes puestas. Las dará
también a su patria útiles en cuanto quepa; a no ser
que las crea infructuosas por la indocilidad y corrupción
del pueblo». Es de sentir que «los dioses
atienden a las cosas humanas, y que hay espíritus»; y
es el primero que dijo que «la noción de lo honesto
va unida a la de lo laudable, de lo racional, de lo útil,
de lo ilustre y de lo conveniente. Todas las cuales
cosas encierran lo que por su naturaleza es racional
y confesado por todos».
44. Disputó de la rectitud de los nombres; y estableció
el primero la ciencia de responder y preguntar
rectamente, usándola él mismo en sumo
grado. En sus Diálogos establece por ley la justicia
199 Habla aquí Learcio como gentil.
DIÓGENES LAERCIO
248
divina, a fin de incitar con más vehemencia los
hombres a la virtud y al bien obrar, para no padecer
los malhechores las debidas penas en la otra vida.
Por esto algunos lo tuvieron por mitólogo, ya que
entretejía en sus escritos estos apólogos para contener
los hombres, siendo incierto que después de la
muerte suceden estas cosas200. Hasta aquí sus opiniones.
45. Dividía, dice Aristóteles, las cosas en esta
forma: de los bienes, unos existen en el alma, otros
en el cuerpo y otros fuera de nosotros. Colocaba en
el alma la justicia, la prudencia, la fortaleza, la fragilidad
y otras semejantes. En el cuerpo, la belleza, la
buena constitución de partes, la salud y las fuerzas.
Y entre los bienes externos, ponía los amigos, la
felicidad de la patria y las riquezas. De lo cual consta
que son tres las especies de bienes: unos están en el
alma; otros, en el cuerpo; y otros son exteriores.
Que también son tres las especies de amistad: una
es natural, otra social y otra hospital. Llamamos
natural a la que tienen los padres a sus descendientes,
y a la que se tienen mutuamente los consanguneos.
Esta se extiende aun hasta los demás
animales. Social llamamos a la que se engendra del
200 La que procura el conocimiento de las enfermedades.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
249
vivir juntos y sin conjunción de parentesco, como la
de Pílales y Orestes. La amistad hospital es la que
tenemos con los huéspedes, proveniente de recomendación
o cartas. Es la amistad, pues, natural,
social, hospital. Algunos añaden una cuarta especie,
que es la amorosa.
46. El gobierno civil es de cinco especies: democrático,
aristocrático, oligárquico, monárquico y
tiránico. El democrático es el de aquellas ciudades
en las cuales impera el pueblo, eligiendo los magistrados
y poniendo las leyes. La aristocracia es cuando
ni gobiernan los ricos, ni los pobres, ni los
ilustres, sino los que, en la república son más buenos.
La oligarquía es cuando los magistrados son
elegidos por las clases:, o estados, pues los ricos son
menos que los pobres. El gobierno monárquico es
por las leyes o por sucesiones. El de Cartago es según
leyes y civil. El de Lacedemonia y Macedonia es
de sucesión, pues suceden en el reino ciertas familias.
Y la tiranía es cuando, alguno se hace dueño del
gobierno de un pueblo violentamente y por sorpresa.
Así que los gobiernos civiles son: la democracia,
la aristocracia, la oligarquía, la monarquía y la tiranía.
DIÓGENES LAERCIO
250
47. Tres son las especies de justicia: una acercade
los dioses; otra acerca de los hombres, y otra
acerca de los difuntos. Los que ofrecen sacrificios
según las leyes y cuidan de las cosas sagradas, son, a
la verdad, píos para con los dioses. Los que restituyen
el mutuo y depósito, son justos para con los
hombres. Y los que cuidan de los monumentos, lo
son con los difuntos. Luego la justicia es acerca de
los dioses, de los hombres y de los difuntos.
48. Tres son también las especies de ciencia: una
práctica, otra poética y otra teórica. La edificación
de casas y construcción de naves pertenece a la
práctica, pues se ve la obra ejecutada, que es su resultado.
La política, la pericia en tocar flautas, cítaras,
etcétera, corresponde a la poética, pues cesado
el acto, nada queda que ver, consistiendo todo en él,
sea tocar la flauta, sea pulsar la cítara, sea gobernar
la república. Y la geometría, la armónica y la astrología
pertenecen a la teórica; ni hacen ni construyen
cosas alguna, sino que el geómetra considera las líneas.
El armónico los sones y el astrólogo los astros
y el cielo. Las ciencias, pues, unas son teóricas, otras
prácticas y otras poéticas.
49. Las especies de medicina son cinco: farmacéutica,
quirúrgica, dietética, nosognomónica y
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
251
boetética201. La farmacéutica cura las dolencias con
medicamentos. La quirúrgica sana cortando y quemando.
La dietética ahuyenta los males por medio
de la dieta. La nosognomónica, por el conocimiento
de la enfermedad. Y la boetética destierra las dolencias
con el auxilio pronto y oportuno. Luego las especies
de medicina son: la farmacéutica. la
quirúrgica, la dietética, la boetética y la nosognomónica.
50. La ley se divide en dos: una escrita y otra no
escrita. Aquella con que se gobiernan las ciudades es
la escrita. La no escrita es la de costumbre, verbigracia,
no salir desnudo a la plaza; no vestir los hombres
de mujer. Estas cosas ninguna ley202 las
prohibe; pero la no escrita manda no se haga esto.
Así que la ley es o escrita o no escrita.
51. Las especies de oración203 son cinco. A la
primera especie pertenecen las oraciones que dicen
en los congresos los que gobiernan. Esta especie se
llama política. A la segunda especie de oraciones
pertenecen las que escriben los oradores en las depara
alabar, vituperar, acusar. Esta especie se llama
201 Esto es artistica o facultativas.
202 Auxiliatriz.
203 Escrita.
DIÓGENES LAERCIO
252
retórica. La tercera especie de oraciones es la que
usan las personas privadas comunicando entre sí.
Esta especie se llama privada. La cuarta es la que
usan los que preguntan y responden, disputando
brevemente en el asunto. Esta especie se llama dialéctica.
Y la quinta especie es la que usan los artistas
cuando tratan de cosas de su profesión, y se llama
técnica. Así que dichas especies son cinco: política,
retórica, privada, dialéctica y técnica.
52: La música se divide en tres especies: una de
la boca sola, verbigracia, el canto; y otra, de la boca
y manos, como el cantar y pulsar una cítara. Y la
tercera, de las manos solas, como la que da la cítara.
Luego la música es: sólo de boca, o de boca y manos,
o sólo de manos.
53: La nobleza es de cuatro especies: primeramente
se llaman nobles los que nacieron de padres
virtuosos, buenos y justos. Asimismo los nací; padres
poderosos y príncipes. Igualmente, aquellos
cuyos padres se adquirieron nombre en la milicia, o
consiguieron la corona en los certámenes204. Y la
204 Esta tercera especie de nobleza dada a los que eran coronados
en certámenes literarios (de que sin duda trata Platón
aquí, como demuestra la preposición ánró), parece análoga a
la que en nuestros tiempos adquiere por los grados que dan
las universidades.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
253
otra especie de nobleza es cuando uno tiene un alma
noble, generosa y grande. Éste se llama noble, y
su nobleza la mejor. Por tanto, una especie de nobleza
viene de los ascendientes buenos, otra de los
poderosos, otra de los ilustres, y otra de la bondad y
mérito propio.
54. La belleza se divide en tres especies: una es
laudable, corno la de un rostro hermoso. Otra útil,
como la de un instrumento o causa, las cuales cosas,
además de bellas, son útiles. La otra consiste en las
leyes y estudios, pues estas cosas son bellas por la
comodidad. Así, una belleza es laudable, otra útil y
otra cómoda.
55. El alma encierra tres partes: una es racional,
otra concupiscible y otra irascible. De ellas la racionales
la causa y origen del consejo, del pensar, del
consultar y demás semejantes. La parte concupiscible
es la causa de apetecer la comida, el coito y semejantes.
Y la parte irascible es la causa del ánimo,
del deleite, del dolor y de la ira. Luego el alma es o
tradicional, o concupiscible, o irascible.
56. Las especies de virtud perfecta son cuatro:
prudencia, justicia, fortaleza y templanza. De éstas,
la prudencia es la causa de hacer rectamente las cosas;
la justicia, de operar justamente en la sociedad y
DIÓGENES LAERCIO
254
tratos; la fortaleza, de perseverar y no acobardarnos
en los peligros y temores; y la templanza, de refrenar
los apetitos desordenados, y de no dejarnos
cautivar de pasión alguna, sino que vivamos honestamente.
Luego las especies de virtud son: una, prudencia;
otra, justicia; la tercera, fortaleza; y la cuarta,
templanza.
57. El gobierno se divide en cinco especies: legal,
natural, de costumbre, hereditario y violento o
tiránico. Los magistrados que en las ciudades son
elegidos por los ciudadanos, gobiernan legalmente.
Por naturaleza domina la especie masculina, no sólo
entre los hombres, sino también entre los otros
animales, pues por lo común en todas partes imperan
los hombres a las mujeres. El mando de costumbre
es el que tienen los pedagogos con los
muchachos, y los maestros con sus discípulos. El
gobierno hereditario o de sangre es como el de los
reyes de Lacedemonia, que obtienen el reino por
descendencia, igualmente que el de los macedones,
que también es por descendientes. Y cuando algunos
imperan por violencia y engaño ciudades que lo
rehusan, se dice imperan tiránicamente. Así que el
gobierno es, según las leyes, o según la naturaleza, o
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
255
según la costumbre, o por descendencia, o, finalmente,
por tiranía.
58. Las especies de oratoria son seis: cuando se
exhorta a hacer guerra o dar socorro a alguno: esta
especie se llama exhortación. Cuando no se exhorta
a hacer guerra, ni dar auxilio, sino a estarse quieto,
la oración se llama disuasoria. La tercera especie de
oratoria es cuando uno manifiesta la injusticia que
alguno le ha hecho y la causa de los males padecidos:
esta especie se llama acusación. La cuarta especie
de oratoria se llama defensa, y es cuando uno
manifiesta no haber procedido injustamente, ni haber
cometido insolencia alguna: esta especie, digo,
se llama defensa e apología. La quinta especie de
oratoria es cuando el orador sólo dice bien de uno,
y lo demuestra bueno y honesto: esta especie se llama
encomio. Y la sexta especie es cuando se demuestra
que uno es malo: ésta se llama vituperación.
Así que las partes de la oratoria son: el encomio, la
vituperación, la exhortación, la disuasión, la acusación
y la defensa.
59. El bien decir u orar se divide en cuatro: uno,
es decir lo que conviene; otro, decir cuanto conviene;
tercero, a quienes decir conviene; y cuarto,
cuando decir conviene. Decir lo que conviene es
DIÓGENES LAERCIO
256
decir las cosas que han de ser útiles al que dice y al
que oye. Decir cuanto conviene es decir lo que
baste, ni más ni menos. Decir a quienes conviene es
acomodar las palabras a la edad de aquellos a quienes
sé dicen, ya sean ancianos, ya mozos. Y decir
cuando conviene es que no sea demasiado presto, ni
demasiado tarde, pues, de lo contrario, se peca
contra las reglas del bien decir.
60. La beneficencia es de cuatro modos: o con
dinero, o con el cuerpo, o con las ciencias, o con las
palabras. Con dinero, cuando uno socorre con él al
necesitado que pide, en cuanto racionalmente puede.
Con el cuerpo se ayudan mutuamente los hombres
cuando se socorren contra quien los hiere. Los
maestros, los médicos y los que enseñan alguna cosa
útil, benefician con las ciencias. Y cuando uno sube
al tribunal de justicia para favorecer a otro, y efectivamente
dice bien de él, beneficia con las palabras.
Luego la beneficencia es, o con dinero, o con el
cuerpo, o con las ciencias, o con las palabras.
61. El fin de las cosas se divide en cuatro especies.
Primeramente toman fin las cosas según la ley,
cuando se hace un decreto, y la ley misma lo perfecciona
conduce al fin. Lo toman según la naturaleza,
verbigracia; el día, el año y las, estaciones de éste.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
257
Témanlo según el arte, como la arquitectura civil
cuando uno concluye una casa, y la naval cuándo
una nave. Y lo toman según la casualidad o suerte,
cuando las cosas acontecen diversamente, y no según
uno esperaba. Luego el fin de las cosas es, o
según la ley, o según la naturaleza, o según el arte, o
según el acaso.
62. El poder o potencia se divide en cuatro especies:
una es mental, pues podemos pensar y opinar
con la mente. Otra corporal, pues podemos
caminar, dar, recibir, y otras cosas como éstas. La
tercera es cuando somos poderosos a fuerza de soldados
o de dinero; y de esta forma se dice puede
mucho un rey. La cuarta especie de poder es que
podemos padecer o hacer bien o mal, como estar
enfermos, ser instruidos, sanar de las dolencias, y
todas las demás cosas de esta clase. Así que una especie
de poder reside en el ánimo, otra en el cuerpo,
otra en las tropas y dinero, y otra en la acción y pasión.
63. La humanidad205 es de tres especies: una es a
manera de obligación, como cuando unos se encuentran
a otros y se saludan, y dándose las manos
se alegran mutuamente. Otra especie es cuando uno
DIÓGENES LAERCIO
258
da socorro a los infelices. Y la otra es cuando son
convidados a la mesa los amigos. Luego la humanidad
se encierra en saludar á los amigos, en socorrerlos
y en convidarlos a comer y estar con ellos.
64. La felicidad se divide en cinco partes: una es
el buen consejo; otra, la integridad de sentidos y
sanidad del cuerpo; la tercera, la fortuna en el obrar;
la cuarta, la estimación y gloria entre los hombres; y
la quinta, la abundancia de dinero y demás cosas
útiles a la vida. El buen consejo dimana de la educación
y de la experiencia en muchas cosas. La buena
constitución de cuerpo y sentidos procede de la aptitud
de sus partes y órganos, como de los ojos si ve
bien, de los oídos si oye, y de la nariz y boca si ejercen
debidamente sus propios oficios. Ésta es la integridad
de sentidos. La fortuna en el obrar depende
de considerar y ejecutar rectamente las cosas y según
corresponde a un varón diligente. La estimación
y gloria humana nacen del buen concepto y
opinión en que estamos. Y la abundancia es cuando
está uno tan provisto de las cosas necesarias a la
vida, que puede hacer bien a los amigos y darles
abundantemente lo necesario. Quien tiene todas
estas cosas es perfectamente feliz. Así que la felici-
205 El amor a los hombres.
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
259
dad consiste en el buen consejo, en la integridad de
sentidos, en ala sanidad del cuerpo, en la fortuna, en
la estimación y gloria, y en la abundancia.
65. Las artes se dividen en tres clases: primera,
segunda, y tercera. De la primera es la metalúrgica206
y la corta de madera: éstas son preparativas. De la
segunda, la metálica y la tectónica (255) las cuales
son transformativas, pues del hierro la metálica hace
armas, y la tectónica, de madera flautas y liras. Y la
tercera clase es la que hace uso de las mismas cosas
construidas, verbigracia, el arte de montar a caballo,
que usa los frenos; la bélica, las armas; la música, las
flautas y liras. Divídese, pues, el arte en tres clases:
primera, segunda y tercera.
66. Lo bueno es de cuatro especies, la primera
de las cuales es cuando llamamos virtuoso a uno
por poseer este bien. La segunda es la virtud misma
y la justicia, a las cuales llamamos bien. La tercera,
los alimentos, el ejercicio conveniente y las medicinas.
Y la cuarta es el arte de tocar la flauta, le histriónica
y otras semejantes. Así que son cuatro las
especies de bien: poseer la virtud; la virtud misma;
206 A saber la perteneciente a la primera preparación de los
metales, cuando salen de la mina.
DIÓGENES LAERCIO
260
el alimento y ejercicio moderado, y la pericia en tocar
la flauta, la histriónica y la poética.
67. De las cosas existentes, unas son malas,
otras buenas, y otras indiferentes. De éstas llamamos
malas a las que pueden dañar siempre, como la
intemperancia, la imprudencia, la injusticia y otras
así: las contrarias a éstas son buenas. Las cosas que
a veces aprovechan y a veces dañan, como el pasear,
el estar sentado, el comer; o bien las que nunca
aprovechan ni perjudican, son indiferentes o neutras,
puesto que ni son buenas ni malas. Luego de
las cosas existentes unas son buenas, otras malas, y
otras de ellas indiferentes o neutras.
68. El buen gobierno es de tres maneras: en
primer lugar, cuando las leyes son buenas, decimos
que el gobierno lo es. Secundariamente, si los ciudadanos
se sujetan a las leyes establecidas. Y en tercer
lugar, cuando no habiendo leyes se gobiernan
bien los ciudadanos según algunas costumbres y
máximas, pues también a éste llamamos buen gobierno.
Conque el recto gobierno es haber buenas
leyes, sujetarse a ellas los ciudadanos, y regirse por
buenas máximas y costumbres.
69. El mal gobierno se divide en tres especies: la
primera de ellas es cuando las leyes puestas son
V I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
261
malas, no sólo para los forasteros, sino también para
los ciudadanos. La segunda, cuando no se observan
las establecidas. Y la tercera, cuando no hay ley
alguna.
70. Las cosas contrarias son en tres maneras,
como cuando decimos que los bienes son contrarios
a los males: verbigracia, la justicia a la injusticia, la
ciencia a la ignorancia, y semejantes; que unos males
son contrarios a otros, verbigracia, la prodigalidad a
la avaricia, el castigo injusto al justo, pues éstos son
males contrarios a otros males. Lo grave y lo leve, lo
breve y lo tardo, y lo negro y lo blanco son contrarios
entre sí del modo que lo son las cosas neutras a
las neutras. Así que las cosas contrarias lo son, una
como las buenas a las malas, otras como las malas a
las malas, y otras como las neutras a las neutras.
71. Tres son las especies de bienes: unos los poseídos,
otros los participados, y otros los por sí subsistentes.
Los poseídos son los que podemos tener:
verbigracia, la justicia, la salud. Los participados son
los que no pueden en sí tenerse, pero podemos participar
de ellos, verbigracia, no podemos tener el
bien mismo, pero podemos ser de él participantes.
Los bienes subsistentes por sí mismos son aquellos
de quienes ni podemos participar, ni los podemos
DIÓGENES LAERCIO
262
en sí tener, pero conviene que estén en nosotros,
verbigracia, el ser diligentes y el ser justos, lo cual es
un bien. Los bienes, pues, son poseídos, participados
y por sí existentes.
72. El consejo se divide en tres partes: uno se
toma de los tiempos pasados, otro de los venideros,
y otro dei presente. El de los tiempos pasados, por
medio de ejemplares, verbigracia, qué es lo que
.padecieron los lacedemonios por guardar fidelidad.
El del tiempo presente, manifestando, verbigracia, la
flaqueza de los muros, la cobardía de los hombres,
la cortedad de víveres. Y el de los tiempos futuros,
como que no lleven las embajadas apariencia de injustas,
para que la Grecia no pierda su opinión y
gloria. Luego el consejo es de los tiempos pasados,
de los presentes y de los futuros.
73. La voz es de dos especies: una animada y
otra inanimada. La voz animada es la de los animales;
la inanimada son los sones y los ruidos. La voz
animada, o es docta o indocta: docta, la de los
hombres; indocta, la de los animales. La voz, pues,
es animada e inanimada.
74. De las cosas existentes, unas son divisibles,
otras indivisibles. De las divisibles, unas son de
partes semejantes, otras de partes desemejantes. InV
I D A S D E L O S F I L Ó S O F O S M Á S I L U S T R E S
263
divisibles son las que no admiten división, ni se
componen de nadie, verbigracia, la unidad, el punto,
el sonido. Divisibles, las que se componen de algo,
verbigracia, las sílabas, la sinfonía, los animales, el
agua, el oro. De partes semejantes ion las cosas que
se componen de semejantes y su todo no se diferencia
de sus partes, sino en el número, verbigracia,
el agua, el oro y otras de esta especie. De semejantes
en partes son las cosas que se forman de partes
desemejantes, verbigracia, una casa y otras cosas así.
Luego de las cosas existentes, unas son partibles,
otras impartibles. De las partibles, unas son de partes
semejantes, otras son de partes desemejantes.
75. De las cosas existentes, unas se llaman por sí
mismas, otras para otro. Las por sí mismas son las
que no necesitan de exposición: de esta clase es el
hombre, el caballo, y demás animales, los cuales no
admiten interpretación alguna. Las llamadas para
otro, todas necesitan de explicación, verbigracia, lo
que es mayor que otro, lo más veloz que otro, lo
mejor que otro, etcétera; pues lo que es mayor lo ha
de ser de lo que es menor; lo más veloz lo será de
alguno. Y así, de las entes, unos se llaman por sí
mismos, otros para otro. Así dividía Platón las cosas
primeras y principales, como dice Aristóteles.
DIÓGENES LAERCIO
264
76. Hubo otro Platón, filósofo rodio, discípulo
de Panecio, según escribe Seleuco Gramático en el
libro I De la Filosofía. Otro, peripatético, discípulo
de Aristóteles. Otro hubo discípulo de Praxifanes; y
otro poeta de la comedia antigua.









Pesquisar este blog

Carregando...
arte (407) pintura (248) filosofia (102) fotografia (89) literatura (84) psicanálise (57) morte (37) HQ (28) freud (28) peanuts (27) skull (27) antropologia (26) comic (24) poesia (23) lacan (22) PSYCHOANALYSIS (20) Desenho (17) Picasso (15) o seminário (15) Bresson (13) cat (12) oriente (12) borges (11) kant (11) psicologia (11) foucault (10) levi-strauss (10) platão (10) SONHOS (9) religião (9) Kirchner (8) biografia (8) kafka (8) love (8) Ernest Max (7) Guimaraes Rosa (7) Ken Rosenthal (7) Mark Eshbaugh (7) NIETZSCHE (6) Salvador Dali (6) aristóteles (6) manet (6) snoopy (6) sociologia (6) Animais (5) Aristotle (5) Escher (5) Geertz (5) Hundertwasser (5) Lauren Simonutti (5) Sommer (5) medicina (5) munch (5) Arthur DOVE (4) CINEMA (4) Carl LARSSON (4) Cézanne (4) DICIONARIO (4) Descartes (4) Doré (4) Ernest Jones (4) Ernst HAAS (4) Guido Crepax (4) H. Bergson (4) Julio Cortázar (4) Kacere (4) Locke (4) Mucha (4) Richter (4) Van Gogh (4) Will Barnet (4) alexandre koyrè (4) caveira (4) drummond (4) gravura (4) hegel (4) história (4) linguística (4) monet (4) música (4) sartre (4) teatro (4) televisão (4) universo (4) verdade (4) Abbas (3) Arthur Rackham (3) Avigdor (3) Blake (3) CORINTH (3) Cambon (3) Connie Imboden (3) David Hockney (3) F. Hodler (3) Frida KAHLO (3) GEORGES BATAILLE (3) James Joyce (3) Kojeve (3) Konrad LORENZ (3) Lori Nix (3) M. J. A. Eguiño (3) Marcel MAUSS (3) Marqués de Sade (3) Marx (3) Memling (3) Pierre Bourdieu (3) Psychiatry (3) SENECA (3) Schopenhauer (3) Tom Chambers (3) Winnicott (3) arroyo (3) autobiografia (3) baby (3) caravaggio (3) cristianismo (3) dickens (3) einstein (3) erwitt (3) etologia (3) fisica (3) magia (3) planetas (3) B. F. Skinner (2) BACHELARD (2) Birman J. (2) CERVANTES (2) Castillo (2) Dix (2) Dulac (2) E. HOPPER (2) E. Nodel (2) ETNOLOGÍA (2) Ernest HAAS (2) Ferenczi (2) G. JOHN (2) GEORGE CANGUILHEM (2) Gustav Caillebotte (2) Hipocrates (2) J. Ensor (2) J. J. Tissot (2) JUNG (2) John Donne (2) KARL JASPERS (2) KIERKEGAARD (2) Kandinsky (2) Klimt (2) L. da VINCI (2) LOUIS ALTHUSSER (2) Lewis Carroll (2) M. Dzama (2) MAUGHAM (2) MERLEAU - PONTY (2) Mann (2) Melanie Klein (2) Neil Welliver (2) Norman Rockwell (2) Pascal (2) Piaget (2) Pollock (2) Quino (2) Roland Barthes (2) Sahlins (2) Serge Leclaire (2) St. Agostinho (2) Stratton (2) Vinicus de Moraes (2) Vuillard (2) WITTGENSTEIN (2) amor (2) beauvoir (2) biology (2) cogito (2) critica (2) cultura (2) diabo (2) erotic (2) estruturalismo (2) gide (2) guerra (2) loucura (2) lua (2) mind (2) mitologia (2) mitos (2) rilke (2) salomão (2) saturno (2) sono (2) sócrates (2) vida (2) ética (2) A. Comte (1) A. Warhol (1) Alix Malka (1) Andreas Gursky (1) Anticristo (1) Arcimboldo (1) Aristófanes (1) Augusto dos Anjos (1) B. Barbey (1) B. Jacklin (1) Bagheria (1) Barbara Morgan (1) Basquiat (1) Berkeley (1) Bhagavad-Gita (1) Bhopal (1) Bocklin (1) Bouguereau (1) Brauner (1) Bruegel (1) Brueghel (1) Brueguel (1) Burt GLINN (1) CALOUSTE GULBENKIAN (1) CAZOTTE (1) CRVANTES (1) Charles S. Peirce (1) Chavannes (1) China (1) Claesz (1) Confucius (1) Confúncio (1) D. (1) DAVIS Stuart (1) DEGAS (1) DELACROIX (1) Dalton Trevisan (1) Deleuze (1) Denis (1) Design (1) Diebenkorn (1) Diógenes (1) E. (1) ERNST CASSIRER (1) Emile Durkheim (1) Empédocles (1) Epimenides (1) F. Vallotton (1) FERDINAND DE SAUSSURE (1) Feuerbach (1) Feyerabend (1) Florbela Espanca (1) Franceco Clemente (1) Franz Marc (1) GROOT (1) GUSTON (1) Galileu (1) Gestalt (1) Graham (1) Grécia (1) Guercino (1) H. Arendt (1) H. MARCUSE (1) Hals (1) Helmut Newton (1) Holbien (1) Hume (1) J. Derrida (1) J.-F. Millet (1) Jan Van KESSEL (1) Jean Laplanche (1) KROYER (1) Kandel E. (1) Keane (1) Kim (1) Kitaoka (1) Klee (1) Knight (1) Korand Von SOEST (1) Kôhler (1) Liev Tolstói (1) M. Mead (1) Malinowski (1) Mantegna (1) Mark Petrick (1) Max Weber (1) Mário Quintana (1) Münter (1) N. Chomsky (1) NEIL GAIMAN (1) Nasio (1) Otto Rank (1) Ovídio (1) Palencia (1) Parmênides (1) Paul DELVAUX (1) Peter HILLE (1) Raduan Nassar (1) Ron Van Dongen (1) S. Franklin (1) Sandman (1) Satrapi (1) Schiele (1) Shakespeare (1) Silvers (1) Siqueiros (1) Spinoza (1) St. T. de Aquino (1) TELEPATIA (1) TODOROV (1) Tarsila do Amaral (1) Taschen (1) Thomas HOPKER (1) Truffaut (1) Tycho (1) Uccello (1) Velvet underground Nico (1) Verne (1) Victor Brochard (1) W. Metcalf (1) Web (1) Weinberg (1) William Bailey (1) Woody Allen (1) Xenofonte (1) Y. Utagawa (1) Yoshitoshi (1) alessandro gottardo (1) arcoiris (1) armour (1) arquitetura (1) asselyn (1) ate (1) bassano (1) biblia (1) breton (1) cartoon (1) ceticismo (1) cocaina (1) conto (1) criança (1) dança (1) direito (1) dor (1) eclesiastes (1) economia (1) edgar allan poe (1) edgar morin (1) ego (1) ensaio (1) epicurus (1) espelho (1) estações (1) eu (1) fala (1) feed (1) foto (1) frr (1) física (1) game (1) gato (1) giger (1) girafa (1) goya (1) hamlet (1) hoffmann (1) humor (1) identificação (1) impressionismo (1) intuição (1) jakobson (1) japan (1) krsna (1) kundera (1) lacn (1) leminski (1) lévi-strauss (1) mafalda (1) magritte (1) miró (1) moda (1) moral (1) mundo (1) mãe (1) narrativa (1) nausea (1) neruda (1) nokides (1) ocultismo (1) perguntas (1) poeso (1) poker (1) política (1) praia (1) sabedoria (1) sapatos (1) saramago (1) semina (1) semiótica (1) shopenhauer (1) soutine (1) suicidio (1) swan (1) sêneca (1) tatoo (1) tatuagem (1) tese (1) titã (1) touro (1) umberto eco (1) valentina (1) venus (1) virtude (1) war (1) weeks (1)
 

sobrefulanos by nokides