DAVID COPPERFIELD (parte 3) | Charles Dickens

| sábado, 21 de novembro de 2009
TERCERA PARTE
CAPÍTULO PRIMERO
LAS TÍAS DE DORA
Por fin recibí contestación de las dos ancianas. Saludaban a míster Copperfield y le
informaban de haber leído con la mayor atención su carta, «teniendo en cuenta el interés
de ambas partes». Aquella frase me alarmó bastante, no sólo porque sabía que la habían
empleado en la ocasión del dis gusto de familia antes mencionado, sino porque siempre he












TERCERA PARTE
CAPÍTULO PRIMERO
LAS TÍAS DE DORA
Por fin recibí contestación de las dos ancianas. Saludaban a míster Copperfield y le
informaban de haber leído con la mayor atención su carta, «teniendo en cuenta el interés
de ambas partes». Aquella frase me alarmó bastante, no sólo porque sabía que la habían
empleado en la ocasión del dis gusto de familia antes mencionado, sino porque siempre he
observado que las frases convencionales son una especie de fuegos de artificio, de los que
al empezar no se puede prever la variedad de formas ni de colores que los hacen cambiar
en absoluto de su forma primitiva. Mistres Spenlow añadían que era difícil dar por escrito
una opinión sobre el asunto de que trataba míster Copperfield; pero que si míster Copperfield
les hacía el honor de visitarlas en un día que señalaban de antemano, acompañado,
si le parecía bien, de un amigo de confianza, tendrían mucho gusto en discutir con él el
asunto.
Ante semejante favor, míster Copperfield contestó inmediatamente a misses Spenlow
que las saludaba respetuosamente y que tendría el honor de visitarlas el día designado, en
compañía, como le indicaban, de su amigo míster Thomas Traddles, del Templo Inner.
Una vez enviada aquella carta, míster Copperfield cayó en un estado de agitación
nerviosa que duró hasta el día indicado.
Lo que aumentaba mucho mi inquietud era no poder, en una crisis tan importante,
recurrir a los inestimables servicios de miss Mills. Pero míster Mills, que se dedicaba a
llevarme la contraria (al menos a mí me lo parecía, lo que es lo mismo), míster Mills,
repito, había decidido marcharse a la India. Y díganme ustedes: ¿para qué se iba a la
India si no era para fastidiarme? Claro que podrán contestarme: ¿Y por qué no a la India
mejor que a otra parte cualquiera, sobre todo si se tiene en cuenta que la India le podia
interesar más porque comerciaba con ella? Yo no estaba muy enterado de sobre qué
comerciaba; pero tengo idea de que se trataba de chales de tisú de oro y colmillos de
elefante. Había estado en Calcuta en su juventud, y quería volver allí a establecerse como
asociado residente. Pero todo aquello me era indife rente; lo importante era que al partir se
llevaba a Julia y que Julia se había tenido que it al campo a despedirse de su familia; su
casa estaba en venta o en alquiler, y el mobiliario (con lixiviadora y todo) se subastaba.
Era, por lo tanto, un nuevo terremoto bajo mis pies antes de que estuviera re puesto del
anterior.
Me preocupaba mucho el pensar cómo me vestiría el día solemne; pues por un lado
quería ir lo mejor posible y por otro temía que cualquier detalle de mi ropa pudiera
perjudicar mi reputación de seriedad a los ojos de misses Spenlow. Intenté un feliz
término medio, que mi tía aprobó, y mister Dick, para asegurar el éxito de nuestra
empresa, arrojó un zapato tras de nosotros mientras bajábamos la escalera.
A pesar del cariño y el afecto que sentía por Traddles no pude por menos desear en
aquella ocasión tan delicada que nunca hubiera tenido la costumbre de peinarse con
cepillo, pues sus cabellos tiesos le daban una expresión como asustada; hasta podría decir
que parecía una escoba de crin, y mis aprensiones me hacían temer que aquello nos fuera
fatal.
En el camino me tomé la libertad de decírselo y de insinuarle que tratara de
aplastárselos un poco...
-Me querido Copperfield --dijo Traddles quitándose el sombrero y alisándose los
cabellos en todas las direccio nes-, nada podría serme más agradable; pero no quieren.
-¿No quieren quedarse aplastados?
-No -dijo Traddles-, nada puede convencerlos. Aunque me pusiera encima de la cabeza
un peso de cincuenta libras y fuera con él hasta Putney no lo conseguiría: volverían a
ponerse de puma en cuanto quitase- el peso. No puedes ha certe idea de su terquedad,
Copperfield. Parezco un puercoespín constantemente encolerizado.
Debo confesar que me quedé un poco desconcertado, aunque al mismo tiempo me
encantaba su sencillez. Le dije todo lo que estimaba su buen carácter y que pensaba que
toda la terquedad se le había ido a los cabellos y que por eso a él no te quedaba ni rastro.
-¡Oh! -repuso Traddles riéndose-. Es ya antigua la historia de mis desgraciados
cabellos. La mujer de mi tío no los podia resistir; decía que la exasperaban. Y también me
han perjudicado mucho al principio, cuando me enamoré de Sofia. ¡Oh, sí, mucho!
-¿No le gustaban tus cabellos?
-A ella sí -repuso Traddles-; pero su hermana mayor (la que es una belleza) no los
podia tomar en serio. ¡Y todas las hermanas se han reído con ganas de ellos!
-¡Qué agradable!
-¡Oh, sí! -repuso Traddles con perfecta inocencia-. Es una diversión para nosotros.
Dicen que Sofia tiene un mechón de mis cabellos en su cajón, y que para tenerlos
aplastados se ve obligada a meterlos en un libro con broches. ¡Nos reímos mucho, ya lo
creo!
-A propósito, mi querido Traddles, tu experiencia podrá serme muy útil. Cuando te
comprometiste con la muchacha de que me hablas, ¿tuviste que hacer a la familia una
proposición formal? Por ejemplo: ¿has tenido que cumplir la ceremonia por que vamos a
pasar hoy nosotros? -añadí nerviosamente.
-¿Sabes? --dijo Traddles poniéndose serio-. Mi caso ha sido muy complicado,
Copperfield, y que me ha hecho sufrir mucho. Sofía es tan útil en su casa, que no podían
hacerse a la idea de que se casara. Hasta habían decidido entre ellos que no se casaría
nunca, y la llamaban siempre la «solterona». Así es que cuando empecé a hablar a
mistress Crewler, con todas las precauciones imaginables...
-¿La mamá?
-Sí. El padre es el reverendo Horace Crewler, de quien ya te he hablado. Cuando
empecé a hablar a mistress Crewler, a pesar de todas mis precauciones para prepararla,
lanzó un grito y se desvaneció. Tuve que esperar meses antes de poder abordar el mismo
asunto.
-¿Pero por fin lo hiciste?
-Fue el reverendo Horace quien lo hizo --dijo Traddles-, que es el hombre más
excelente y ejemplar en todos sentidos. Le hizo ver que, como cristiana, debía aceptar
aquel sacrificio, tanto más porque no lo era, y desechar todo sentimiento contrario a la
caridad conmigo. Yo, te doy mi palabra de honor, Copperfield, me daba horror a mí
mismo; me parecía un pájaro de presa que había caído sobre aquella familia.
-¿Espero que las hermanas estuvieran a tu favor, Tradd les?
-No del todo, pues cuando mistress Crewler ya se había hecho un poco a la idea
tuvimos que anunciárselo a Sarah. ¿Recuerdas lo que te he dicho de Sarah? Es la que
tiene algo en la espina dorsal.
-¡Ah, sí, perfectamente!
-Pues Sarah cruzó las manos, mirándome con angustia; después cerró los ojos y se puso
verde; su cuerpo estaba tieso como un palo, y durante dos días no pudo comer más que
agua con pan, a cucharaditas.
-¿Debe de ser una chica insoportable, Traddles?
-Perdona, Copperfield; pero es una chica encantadora. ¡únicamente tiene tanta
sensibilidad! Todas son lo mismo. Sofía me dijo después que no podía figurarme los
remordimientos que tenía, mientras cuidaba a Sarah. Y estoy seguro de que debió de
sufrir mucho, Copperfield; lo juzgo por mí, pues yo me consideraba como un verdadero
criminal. Cuando Sarah se restableció hubo que anunciárselo a las otras ocho, y en todas
se produjo el efecto más conmovedor. Las dos pequeñas, a quienes Sofía educa,
empiezan ahora a no odiarme tanto.
-¿Pero habrán terminado por hacerse a la idea?
-Sí..., sí; al menos creo que están resignadas -dijo Traddles en tono de duda---. A decir
verdad, evitamos hablar de ello, y lo que las consuela mucho es la incertidumbre de mi
porvenir y mis escasos medios. Pero si nos casamos será una escena deplorable y más
parecerá un funeral que una boda; además me odiarán a muerte por habérsela arrebatado.
Su rostro tenía una expresión ingenua, seria y cómica a la vez, cuyo recuerdo quizá me
impresiona ahora más que entonces, pues estaba en un estado tal de ansiedad a inquietud,
que era incapaz de fijarme en nada. A medida que nos acercábamos a la casa de misses
Spenlow me sentía más intranquilo respecto a mi aspecto externo y a mi presencia de
ánimo; tanto es así, que Traddles me propuso, para animarme, beber algo que me
repusiera un poco: un vaso de cerveza, por ejemplo. Me condujo a un café cercano, y al
salir de allí me dirigí con paso tembloroso hacia la puerta de aquellas mujeres.
Tuve como una vaga sensación de que habíamos llegado cuando vi a una doncella que
nos abría la puerta. Me pareció que entraba tambaleándome en un vestíbulo donde había
un barómetro y que daba a un saloncito en el primer piso. El salón se abría sobre un
bonito y pequeño jardín. Después creo que me senté en un diván, que Traddles se quitó el
sombrero, y que sus cabellos se enderezaron, haciéndole parecer una de esas figuritas con
sorpresa que salen de una caja cuando se levanta la tapa. Creo haber oído el tic tac de un
viejo reloj rococó que adornaba la chimenea, y traté de poner mi corazón al unísono; pero
¡latía demasiado! Creo que buscaba con los ojos algo que me recordase a Dora; pero no
vi nada. Creo también que oí ladrar a Jip a lo lejos, y que al momento ahogaron sus
ladridos, y, en fin, estuve a punto de lanzar a Traddles a la chimenea al hacer una
reverencia, muy confuso, a dos diminutas señoras vestidas de negro que parecían dos
miniaturas del difunto míster Spenlow.
-Siéntese, se lo ruego -dijo una de las dos señoras.
Cuando dejé de empujar a Traddles y conseguí sentarme, por fin, en una silla (primero
me había sentado encima de un gato), recobré el suficiente aplomo para darme cuenta de
que mister Spenlow debía de ser seguramente el más joven de la familia: debía de haber
seis a ocho años de diferencia entre las dos hermanas. La más joven parecía ser la que llevaba
la voz cantante, pues tenía mi carta en la mano (con qué temor la reconocí) y la
consultaba de vez en cuando con sus lentes. Las dos hermanas iban vestidas igual; pero la
más joven llevaba algo que le daba un aire más coquetón; no sé si alguna puntilla más en
el cuello, o un broche, o un braza lete, pero algo así, que le daba un aspecto más juvenil.
Las dos eran tiesas, tranquilas y acompasadas. La que no tenía mi carta llevaba los brazos
cruzados sobre el pecho, como un ídolo.
-¿Mister Copperfield, supongo? -dijo la que tenía mi carta en la mano dirigiéndose a
Traddles.
Era un modo de empezar terrible. ¡Traddles teniendo que explicar que mister
Copperfield era yo, y yo teniendo que reclamar mi personalidad, mientras ellas a su vez
se veían obligadas a deshacerse de la opinión preconcebida de que Traddles era míster
Copperfield! ¡Una situación deliciosa! Además oírnos claramente los ladridos de Jip y
que de nuevo le hacían callar.
-¡Mister Copperfield! -dijo la hermana que tenía la carta.
No sé lo que hice; probablemente saludé; después presté la atención más sostenida a lo
que me dijo la otra hermana.
-Como mi hermana Lavinia es más competente que yo en semejantes materias, ella le
dirá lo que nos parece más oportuno, teniendo en cuenta el interés de ambas partes.
Más adelante supe que miss Lavinia era una autoridad en los asuntos del corazón
porque hacía mucho tiempo había existido un tal míster Pidger que jugaba al whist y que,
según creían, había estado enamorado de ella. Mi opinión es que aquello era una
suposición completamente gratuita y que mister Pidger había sido inocente de semejante
sentimiento; el caso es que nunca lo había demostrado. Pero miss Lavinia y miss Clarissa
creían como artículo de fe que le hubiera declarado su pasió n si la muerte no se le hubiera
llevado en la flor de la edad (a los sesenta años), a consecuencia del abuso del alcohol,
corregido con poca oportunidad con el abuso de las aguas de Bath. Y hasta sospechaban
las dos hermanas que su secreto amor era la causa de su muerte. Debo decir que en el
retrato que conservaban de él tenía una nariz roja que no hubiera hecho sospechar
semejante cosa.
-No haremos historia del pasado -dijo miss Lavinia-; la muerte de nuestro pobre
hermano Francis lo ha borrado todo.
-No nos tratábamos mucho con nuestro hermano -dijo miss Clarissa-; pero no había
ninguna querella entre nosotros; Francis seguía su camino y nosotras el nuestro, porque
nos pareció que era lo mejor que se podía hacer en interés de ambas partes, y era verdad.
Las dos hermanas se inclinaban del mismo modo hacia adelante para hablar; después
sacudían la cabeza y se erguían cuando habían terminado. Miss Clarissa no movía nunca
los brazos. Tocaba encima de ellos con sus dedos marchas y minuetos, pero sus brazos
permanecían inmóviles.
-La posición de nuestra sobrina, al menos la posición que se le suponía, ha cambiado
mucho desde la muerte de nuestro hermano Francis. Por lo tanto, debemos creer -dijo
miss Lavinia- que la opinión de nuestro hermano sobre la posición de su hija ya no tiene
la misma importancia. No tenemos motivos para dudar, míster Copperfield, de que usted
tenga una reputación honorable y un carácter excelente, ni de que quiera usted a nuestra
sobrina, o al menos de que lo cree usted firmemente.
Respondí, como hacía siempre, sin dejar escapar la ocasión, que nunca se había amado
a nadie como yo amaba a Dora. Traddles vino en mi ayuda con un murmullo de afirmación.
Miss Lavinia iba a hacer alguna observación, cuando miss Clarissa, que parecía
perseguida por la necesidad de aludir a su hermano Francis, tomó la palabra.
Si la madre de Dora nos hubiera dicho, el día que se casó con nuestro hermano Francis,
que no había sitio para nosotras en su mesa, hubiera sido mejor para ambas partes.
-Hermana Clarissa -dijo miss Lavinia-, quizá sería mejor no ocuparse de eso.
-Hermana Lavinia --dijo miss Clarissa-, esto se refiere al asunto. Yo no me atrevería a
mezclarme en la parte del asunto que te corresponde, pues sólo tú eres competente para
tratarla. Pero en esta otra parte del asunto me reservo mi voz y mi opinión, y hubiera
valido más, en interés de ambas partes, que la mamá de Dora nos hubiera expresado claramente
sus intenciones el día en que se casó con nuestro hermano Francis. Hubiéramos
sabido a qué atenernos y le hubiéramos dicho: «Que no se molestase en invitarnos nunca
a nada». Así no hubiera habido equívocos.
Cuando miss Clarissa terminó de sacudir la cabeza, miss Lavinia tomó la palabra,
consultando mi carta a través de sus lentes. Las dos herma nas tenían los ojitos pequeños,
redondos y brillantes; parecían ojos de pájaro. En general tenían mucho de pajaritos. En
su tono breve, pronto y brusco y en la limpieza y cuidado de su ropa había algo que hacía
recordar a los canarios.
Miss Lavinia tomó la palabra:
-¿Usted nos pide a mi hermana y a mí, míster Copperfield, autorización para venir a
visitarnos como novio de nuestra sobrina?
-Si le ha convenido a nuestro hermano Francis -dijo miss Clarissa estallando de nuevo
(si es que se puede llamar estallar a una interrupción hecha con la mayor tranquilidad)-; si
ha querido rodearse de la atmósfera del Tribunal de Doctores, ¿teníamos acaso nosotras
el derecho ni el deseo de oponernos? No, de verdad. Nunca hemos tratado de imponemos
a nadie. Pero, ¿por qué no decirlo?, mi hermano Francis y su mujer eran muy dueños de
elegir sus amistades, como mi hermana Clarissa y yo de elegir las nuestras. ¡Tenemos
edad para poder hacerlo, me parece!
Como aquello parecía dirigirse a Traddles y a mí, nos creímos obligados a contestar
algo. Traddles habló demasiado bajo y no se le entendió; yo creo que dije que aquello
hacía mucho honor a todos; pero no sé lo que quería decir con aquello.
-Hermana Lavinia -dijo miss Clarissa después de desahogarse-, continúa.
Miss Lavinia continuó:
-Míster Copperfield, mi hermana Clarissa y yo hemos reflexionado mucho sobre su
carta, y antes de reflexionar hemos empezado por enseñársela a nuestra sobrina y por
discutirla con ella. No dudamos de que usted está convencido de quererla mucho.
-¡Sí creo quererla! ¡Señoras! ¡!Oh!...
Iba a extasiarme; pero miss Clarissa me lanzó tal mirada (exactamente la de un canario)
como para rogarme que no interrumpiera al oráculo, que me callé pidiendo que me dispensaran.
-El afecto -dijo miss Lavinia mirando a su hermana como pidiéndole una aprobación,
que miss Clarissa no dejaba de darle al fin de cada frase con un ligero mo vimiento-, el
afecto, verdad, el respeto, la abnegación, ¡cuesta tanto trabajo expresarlo! Su voz es débil.
Modesto y reservado, el amor se oculta y espera, espera siempre. Es como un fruto que
espera estar maduro. A veces pasa la vida mientras él continúa madurando en la sombra.
Naturalmente, yo entonces no comprendí que era una alusión a los presuntos
sufrimientos del desgraciado Pidger; únicamente me daba cuenta, al ver la gravedad con
que miss Clarissa movía la cabeza, de que había un gran sentido encerrado en aquellas
palabras.
-Las inclinaciones ligeras (pues no podría compararlas con los sentimientos profundos
de que hablo) -continuó miss Lavinia-, las inclinaciones ligeras de los jovencitos no son,
al lado de eso, más de lo que el polvo es al lado de la roca. Y es tan difícil saber si tienen
un fundamento sólido, que mi hermana Clarissa y yo verdaderamente no sabíamos qué
hacer, míster Copperfield y usted, caballero...
-Traddles --dijo mi amigo viendo que le miraban.
-Usted me dispense, ¿Traddles del Templo Inner, según creo? -dijo miss Clarissa
volviendo a mirar la carta.
-Sí -dijo Traddles poniéndose rojo.
No era que me hubieran animado positivamente; pero me parecía observar que las dos
hermanitas, y sobre todo miss Lavinia, se complacían con aquella cuestión de interés
doméstico y que trataban de sacar el mayor partido posible de ella y de hacerlo durar
cuanto pudieran, lo que me daba buenas esperanzas. Me parecía que a miss Lavinia le
entusiasmaba la idea de manejar a dos jóvenes enamorados como Dora y yo, y que a su
hermana casi le complacía tanto el verla manejarnos, permitiéndose de vez en cuando
disertar sobre la parte de la cuestión que se había reservado. Esto me animó a declarar
con el mayor calor que amaba a Dora más de lo que podía expresarse ni creerse; que
todos mis amigos sabían cómo la amaba; que mi tía, Agnes, Traddles, todos los que me
conocían sabían cómo me había vuelto de formal aquel amor. Acudí al testimonio de
Traddles. Y Traddles se lanzó en un verdadero debate parlamentario, viniendo
noblemente en mi ayuda; es evidente que sus palabras sencillas y sensatas produjeron una
impresión favorable.
-Si me permiten decirlo, tengo alguna experiencia en esta materia --dijo Traddles-, pues
estoy prometido a una joven (la mayor de diez hermanas, en Devonshire); y es más, no
hay ninguna probabilidad de que podamos realizar nuestras esperanzas en mucho tiempo.
-Entonces estará usted de acuerdo con lo que yo he dicho -replicó miss Lavinia (a quien
evidentemente inspiró desde aquel momento un interés nuevo)- sobre el afecto, modesto
y silencioso, que sabe esperar, esperar siempre.
-Por completo, señora -dijo Traddles.
Miss Clarissa miró a miss Lavinia con un movimiento de cabeza lleno de gravedad.
Miss Lavinia miró a miss Clarissa con una expresión sentimental y lanzando un ligero
suspiro.
-Hermana Lavinia -dijo miss Clarissa-, toma mi frasco de sales.
Miss Lavinia se reconfortó con las sales de su hermana y después continuó, con voz
más débil, mientras Traddles y yo la mirábamos solícitos.
-Hemos tenido muchas dudas mi hermana y yo, míster Traddles, sobre lo que
convendría hacer respecto al afecto, o al menos al afecto supuesto, de dos niños como su
amigo Copperfield y nuestra sobrina.
-La hija de nuestro hermano Francis - hizo observar miss Clarissa-. Si la mujer de
nuestro hermano Francis hubiera juzgado conveniente (aunque tenía derecho para obrar
como quisiera) el invitar a la familia a comer a su casa, hoy conoceríamos mejor a la hija
de nuestro hermano Francis. Hermana Lavinia, continúa.
Miss Lavinia dio la vuelta a mi carta para mirar la dirección, y después recorrió con sus
lentes algunas notas bien alineadas que había escrito allí.
-Nos parece prudente, míster Traddles --dijo-, el juzgar por nosotras mismas la
profundidad de estos sentimientos. De momento no sabemos ni podemos saber cómo son
realmente, y todo lo que creemos poder hacer es autorizar a míster Copperfield para que
venga a vernos.
-¡Nunca podré olvidar su bondad! -exclamé entusiasmado, con el corazón libre de un
gran peso.
-Pero por ahora -repuso miss Lavinia- deseamos que estas visitas sean para nosotras,
míster Traddles. No queremos sancionar ningún compromiso serio entre míster Copperfield
y nuestra sobrina antes de haber tenido la ocasión...
-Antes de que tú hayas tenido la ocasión, hermana Lavinia -dijo miss Clarissa.
-Está bien --dijo miss Lavinia con un suspiro--; antes de haber tenido yo ocasión de
juzgar.
-Copperfield -dijo Traddles volviéndose hacia mí-, te darás cuenta de que no podría
decirse nada más razonable y más sensato.
-No, de verdad --exclamé-, y lo agradezco muchísimo.
-En el estado actual de las cosas -dijo miss Lavinia, que recurrió de nuevo a sus notas-,
y una vez decidido en el plan que autorizamos las visitas de míster Copperfield, le
pedimos que nos dé su palabra de honor de que no tendrá con nuestra sobrina ninguna
comunicación de ninguna especie sin prevenirnos antes, y que no formará ningún
proyecto respecto a nuestra sobrina sin comentárnoslo de antemano...
-Sin comentártelo, hermana Lavinia- interrumpió miss Clarissa.
-Está bien, Clarissa -respondió miss Lavinia en tono resignado-, a mí personalmente... y
sin haber obtenido nuestra aprobación. Hacemos de ello una condición expresa y absoluta,
que no debe ser atropellada bajo ningún pretexto. Hemos rogado a míster
Copperfield que viniera hoy acompañado de una persona de confianza -se volvió hacia
Traddles, al que saludó- con objeto de que no pueda haber dudas ni equívocos sobre este
punto. Míster Copperfield, si usted o míster Traddles tiene el menor escrúpulo para hacer
esa promesa, le ruego que se tome el tiempo que quiera para reflexionar.
En mi entusiasmo, exclamé que no tenía necesidad de reflexionar ni un solo instante.
Juré solemnemente y, en el tono más apasionado, apelé al testimonio de Traddles y declaré
de antemano que sería el más perverso de los hombres si faltaba en la menor cosa a
aquella promesa.
-Espere -dijo miss Lavinia levantando la mano-; antes de tener el gusto de recibirlos
habíamos resuelto dejarlos solos un cuarto de hora para que reflexionaran sobre este
punto. Permítannos que nos retiremos.
En vano repetí que no necesitaba reflexionar; ellas insistieron en retirarse durante un
cuarto de hora. Los dos pajaritos se fueron saltando con dignidad y nos quedamos solos:
yo, transportado a las regiones más deliciosas, y Traddles sin dejar de felicitarme. Al
cabo de un cuarto de hora, ni más ni menos, reaparecieron, siempre con la misma
dignidad. A su salida, el roce de sus trajes había hecho un ligero ruido, como si
estuvieran hechos de hojas secas, y cuando volvieron se oyó el mismo rumor.
Prometí de nuevo observar fielmente la prescripción.
-Hermana Clarissa -dijo miss Lavinia-, el resto es cosa tuya.
Miss Clarissa dejó por primera vez de tener los brazos cruzados, para coger sus notas y
mirarlas.
-Tendremos mucho gusto --dijo miss Clarissa- en que míster Copperfield venga a
comer con nosotros todos los domingos, si le parece bien. Nuestra hora es las tres.
Yo saludé.
-Y en el transcurso de la semana -continuó miss Cla rissa- estaremos encantadas si
míster Copperfield viene a tomar el té con nosotras. Nuestra hora es las seis y media.
Saludé de nuevo.
-Dos veces por semana es la regla; más a menudo, no.
Saludé de nuevo.
-Miss Trotwood, a quien míster Copperfield menciona en su carta --dijo miss Clarissa-,
quizá venga a vernos. Cuando las visitas son útiles en interés de ambas partes estamos
encantadas de recibirlas y de devolverlas. Pero cuando en interés de las diferentes partes
vale más que no se hagan (como nos ha ocurrido con mi hermano Francis y su familia),
entonces es completamente distinto.
Aseguré que mi tía estaría encantada de conocerlas, aunque debo confesar que no
estaba muy seguro de que estuvieran siempre en buena armonía. Como ya estaban todas
las condiciones bien claras, expresé con calor mi agradecimiento, y cogiendo la mano
primero a miss Clarissa y después a miss Lavinia las llevé a mis labios.
Miss Lavinia se levantó entonces, y rogando a míster Traddles que nos esperase un
momento, me rogó que la siguiera. Obedecí temblando y me condujo a otra habitación.
Allí encontré a mi adorada Dora al lado de la puerta, con la cara contra la pared, y a Jip
encerrado en el aparador, con la cabeza envuelta en una servilleta.
¡Oh qué bonita estaba con su traje de luto! ¡Cómo lloraba y qué trabajo me costó
sacarla de su rincón! ¡Y qué dichosos nos sentimos cuando se decidió! ¡Qué ale gría sacar
a Jip de su encierro y encontramos los tres reunidos!
-Mi querida Dora, ¡ahora eres mía para siempre!
-Déjame --dijo Dora en tono suplicante-, te lo ruego.
-¿No eres ya mía para siempre?
-Sí, ya lo creo -exclamó Dora- ¡Pero tengo tanto miedo!
-¿Miedo, querida mía?
-Sí, no me gusta -dijo Dora- ¿Por qué no se va?
-¿Pero quién, tesoro mío?
-Tu amigo -dijo Dora- ¿A él qué le importa? ¡Qué estúpido es!
-Amor mío (nunca la he visto más seductora en sus movimientos infantiles), ¡si es el
mejor muchacho del mundo!
-¡Pero no necesitamos para nada a un buen muchacho! -dijo con un mohín.
-Querida mía -repliqué-, pronto le conocerás y le querrás mucho. Mi tía también va a
venir a verte, y estoy seguro de que la querrás con todo tu corazón.
-¡Oh, no; no la traigas! -dijo Dora dándome un besito muy asustada y juntando las
manos-. ¡Sé que es una viejecilla mala! No me la traigas, mi querido Doady. (Era un diminutivo
cariñoso de David.)
El predicarle no hubiera servido de nada, y me eché a reír, contemplándola con amor.
¡Qué felicidad! Me enseñó lo bien que sabía Jip estarse en un rincón en dos patas; es verdad
que permanecía lo que dura un relámpago y volvía a caer. En fin, no sé el tiempo que
hubiera podido pasar así, sin acordarme lo más mínimo de Traddles, si miss Lavinia no
hubiera venido a buscarme. Miss Lavinia adoraba a Dora (me dijo que Dora era su vivo
retrato de cuando era joven. ¡Cómo debía haber cambiado!) y la trataba como un juguete.
Quise convencer a Dora de que saliera a ver a Traddles; pero en cuanto se lo propuse
corrió a encerrarse en su habitación; por lo tanto, fui sin ella a reunirme con Traddles, y
nos marchamos juntos.
-No podía haberte salido mejor -dijo Traddles-, y estas dos señoras son muy amables.
No me extrañaría nada que te casaras muchos años antes que yo, Copperfield.
-¿Tu Sofía toca algún instrumento, Traddles? -pregunté con orgullo en mi corazón.
-El piano lo sabe tocar lo bastante para enseñar a sus hermanitas --dijo Traddles.
-¿Y canta?
-Algunas veces canta baladas para divertir a las otras cuando no están de buen humor
-dijo Traddles-; pero nada extraordinario.
-¿Y no canta acompañándose de la guitarra?
-¡No, Dios mío!
-¿Y pinta? .
-No -dijo Traddles.
Le prometí que oiría cantar a Dora y que le enseñaría las flores que pintaba. Me dijo
que le encantaría, y volvimos del brazo muy felices. Yo le animaba a que me hablara de
Sofía, y lo hacía con tanta ternura y confianza en ella, que me conmovía. La comparaba
con Dora en el fondo de mi corazón, con gran satisfacción para mi amor propio; pero
reconociendo que sería una excelente mujer para Traddles.
Como es natural, le conté inmediatamente a mi tía el dichoso resultado de nuestra
charla y la puse al corriente de todos los detalles. Se sentía feliz al verme tan dichoso, y
me prometió ir cuanto antes a ver a las tías de Dora. Pero aque lla noche, mientras yo
escribía a Agnes, se estuvo paseando tanto rato de arriba abajo por la habitación, que
estuve a punto de creer que pensaba seguir así hasta la mañana siguiente.
Mi carta a Agnes, llena de afecto y reconocimiento, le detallaba todos los buenos
resultados de los consejos que me había dado. Me contestó a vuelta de correo con una
carta llena de confianza, razonable y contenta; desde aquel día siempre me demostró la
misma alegría.
Tenía más trabajo que nunca; pero aunque Putney estaba lejos de Highgate, donde tenía
que ir todos los días, iba todo lo que podía. Como no me era posible ir a casa de Dora a la
hora del té, obtuve por medio de miss Lavinia el permiso para ir todos los sábados
después de comer, sin que eso impidiera mi visita del domingo. Por lo tanto, cada semana
terminaba con dos días dichosos, y los demás se pasaban dulcemente en espera de
aquellos.
Me tranquilizó mucho que mi tía y las tías de Dora se entendieron mutuamente mucho
mejor de lo que yo había esperado. Mi tía hizo su visita pocos días después de la charla, y
unos días más tarde las tías de Dora se la devolvieron en toda regla y con gran ceremonia.
Aquellas visitas se renovaron, pero de un modo más amistoso, cada tres semanas. Mi tía
revolucionaba todas las ideas de las tías de Dora con su desdén por los coches de alquiler,
que no utilizaba nunca, prefiriendo ir a pie hasta Putney, y por su modo despreocupado
de juzgar los prejuicios de la civilización, llegando a horas intempestivas, un momento
después del desayuno, o un momento antes del té, o porque se ponía el sombrero del
modo más extraño, con el pretexto de que le resultaba más cómodo. Pero pronto se
acostumbraron las tías de Dora a considerar a mi tía como una persona extravagante, algo
hombruna, pero dotada de gran inteligencia; y aunque mi tía expresaba a veces sobre
ciertos convencional ismos sociales opiniones heréticas, que aturdían a las tías de Dora,
sin embargo, me quería demasiado para no sacrificar por la tranquilidad general algunas
de sus singularidades.
El único miembro de nuestra pequeña sociedad que se negó positivamente a adaptarse a
las circunstancias fue Jip. No podía ver a mi tía sin meterse debajo de una silla, rechinando
los dientes y gruñendo sin descanso. De vez en cuando dejaba oír un aullido
lamentable, como si le pusiera verdaderamente nervioso. Se intentó por todos los medios,
acariciándole, regañándole, pegándole, llevándole a Buckingham Street, donde se lanzó
inmediatamente contra los dos gatos; pero no se logró que soportara la presencia de mi
tía. A veces creíamos que había terminado por vencer su antipatía y llegaba a estar
amable un momento; pero pronto encogía su naricilla y aullaba tan fuerte, que había que
meterle en el aparador para que no pudiera verla. Por fin Dora decidió tener preparado un
paño donde envolverle para meterle en el aparador en el momento en que llegaba mi tía.
Una cosa me inquietaba mucho, aun en medio de aquella vida tan dulce, y era que Dora
parecía pasar a los ojos de todo el mundo por un juguete encantador. Mi tía, con la que se
había familiarizado poco a poco, la llamaba su «Capullito», y miss Lavinia no sabía qué
hacer más que cuidarla, hacerle los bucles, adornarla y la tratarla como a una niña
mimada. Todo lo que miss Lavinia hacía lo hacía también por su parte su hermana. Y
aquello me parecía singular, pues todo el mundo, hasta cierto punto, parecía tratar a Dora
casi como Dora trataba a Jip.
Un día que estábamos solos (pues miss Lavinia, al poco tiempo, nos dejaba pasear
solos) me decidí a hablarle de ello, y le dije que me gustaría que convenciese a todos de
que la trataran de otro modo.
-Porque, querida mía, ya no eres una niña.
-Vamos -dijo Dora-, ¿es que vas a volverte gruñón?
-¿Gruñón, amor mío?
-A mí me parece que todos son muy buenos para mí -dijo Dora-, y soy muy dichosa.
-Está muy bien; pero, querida mía, no serías menos dichosa si te trataran como persona
razonable.
Dora me lanzó una mirada de reproche. ¡Qué mirada tan encantadora! Y se puso a
sollozar, diciendo que «puesto que no la quería, no sabía por qué había deseado tanto ser
su novio, y que puesto que no podía soportarla, lo mejor que podía hacer era
marcharme».
¡Qué otra cosa podía hacer sino besar sus hermosos ojos, llenos de lágrimas, y repetirle
que la quería!
-¡Ser así conmigo, que te quiero tanto! -dijo Dora-. ¡No debías de ser así de cruel
conmigo, Doady!
-¿Cruel, amor mío? ¡Como si yo pudiera ser cruel contigo! -Entonces no me regañes
-dijo Dora con aquel mohín que hacía de su boca un capullo- y seré buena.
Un instante después estaba encantado al ver que ella misma me pedía el libro de cocina
de que le había hablado una vez, y que deseaba te enseñara a llevar las cuentas, como
también le había prometido. A la próxima visita le llevé el libro, muy bien encuadernado,
para que lo encontrara más simpático, y mientras nos paseábamos por el campo le enseñé
también un antiguo cuaderno de cuentas de mi tía, y le di un carné y un lápiz muy bonito,
con su caja de minas de plomo, para que fuera ensayándose en las cuentas.
Pero el libro de cocina le daba dolor de cabeza y las cifras te hicieron llorar. No querían
sumarse, según decía, por lo que las borró todas, y dibujó en su lugar en el cuadernito ramos
de fores y el retrato de Jip y el mío.
Después traté de darle algunos consejos, en nuestros paseos del sábado, sobre las cosas
de la casa. Por ejemplo: si pasábamos por delante de la carnicería le decía:
-Veamos, pequeña: si estuviéramos casados y tuvieras que comprar una pierna de
cordero para nuestro almuerzo, ¿sabrías comprarla?
El lindo rostro de Dora se alargaba, y adelantaba los labios como si prefiriera cerrar los
míos con uno de sus besos.
-¿Sabrías comprarla, pequeña? -repetía yo, inflexible.
Dora reflexionaba un momento y después me contestaba triunfante:
-Pero el carnicero ya sabría vendérmela, ¿qué más da? ¡Oh Doady, qué tonto eres!
En otra ocasión le preguntaba a Dora, mirando el libro de cocina, lo que haría si
estuviéramos casados y yo le pidiera para comer uno de aquellos ricos asados a la
irlandesa. Y ella me respondió que le diría a la cocinera: « Haga usted un asado».
Después palmoteó y se agarró de mi brazo riendo, más encantadora que nunca.
En consecuencia, el libro de cocina sólo sirvió para ponerlo en un rincón y que Jip se
subiera en dos patas encima. Pero Dora estuvo tan contenta el día que consiguió que Jip
permaneciera allí un momento con el lápiz entre los dientes, que no me arrepentí de
haberlo comprado.
Volvimos a la guitarra, a los ramos de flores, a las canciones sobre el placer de bailar
siempre, tralalá, y toda la semana se pasaba en regocijos. De vez en cuando, me hubiera
gustado poder insinuar a miss Lavinia que trataba, dema siado, como un juguete a mi
querida Dora; pero terminé por confesarme que también a veces yo caía en falta y la
trataba como los demás, aunque no era muy a menudo.
CAPÍTULO II
UNA DESGRACIA
Comprendo que no debía ser yo quien contara, aunque este manuscrito sólo sea para
mí, el ardor con que traté de progresar en mi trabajo para corresponder a las esperanzas
de Dora y a la confianza de sus tías. Únicamente añadiré a lo que ya he dicho que mi
perseverancia en aquella época y la paciente energía que empezaba a formar el fondo de
mi carácter son las cualidades a que sobre todo he debido más adelante la felicidad del
éxito. He tenido mucha suerte en los asuntos de esta vida; muchas personas han trabajado
más que yo sin tanto resultado; pero creo que nunca hubiera podido hacer lo que he hecho
sin las costumbres de puntualidad y orden que empezaba a contraer y sobre todo sin la
facultad que adquirí de concentrar toda la atención en un solo objeto, sin preocuparme
por lo que tendría que hacer quizá al momento siguiente. ¡Dios sabe que no lo escribo
para vanagloriarme! Verdaderamente habría que ser un santo para no sentir, al repasar la
vida como lo hago aquí página a página, muchas facultades descuidadas y muchas
ocasiones favorables desperdiciadas, muchos errores y muchas faltas. Es probable que,
como cualquier otro, haya aprovechado mal los dones recibidos. Lo que quiero decir
sencillamente es que desde entonces todo lo que he tenido que hacer en este mundo he
tratado de hacerlo bien; que me he dedicado por completo a lo que he emprendido, y que
tanto en las cosas pequeñas como en las grandes he perseguido siempre seriamente mi
objetivo. No creo que sea posible, ni aun a aquellos que tienen familias numerosas, conseguir
el éxito si no unen a su talento natural cualidades sencillas, sólidas, laboriosas, y
sobre todo una legítima confianza en sí mismos. No hay nada en el mundo como «querer
». Facultades excepcionales y ocasiones propicias forman, por decirlo así, los dos
escalones de la escala que hay que subir; pero, ante todo, es necesario que los barrotes
sean de una madera dura resistente; nada podrá reemplazar, para conseguir el éxito, a una
voluntad seria y sincera. En lugar de tocar las cosas con la punta del dedo, yo me
entregaba en cuerpo y alma, y fuera cual fuera mi obra, nunca intentaba despreciarla.
Estas son reglas con las que me ha ido bien.
No quiero repetir aquí todo el reconocimiento que debo a Agnes en la práctica de estos
preceptos. Mi relato me arrastra hacia ella lo mismo que mi reconocimiento y mi amor.
Vino Agnes a hacer al doctor una visita de quince días. Míster Wickfield era un antiguo
amigo de aquel hombre excelente, que deseaba verle para tratar de hacerle algún bien.
Agnes le había hablado de su padre en su última visita a Londres, y aquel viaje era el
resultado de su conversación. Agnes acompañaba a míster Wickfield. No me sorprendió
saber que había prometido a mistress Heep encontrarle alojamiento en las cercanías, pues
su reúma exigía, según ella, un cambio de aire, y estaría encantada de encontrarse en tan
buena compañía. Tampoco me sorprendió ver al día siguiente a Uriah, que llegaba, como
un buen hijo, para instalar a su respetable madre.
-¿Ve usted, míster Copperfield? --dijo, imponiéndome su compañía, mientras me
paseaba por el jardín del doctor-. Cuando se ama se está siemp re un poco celoso, o por lo
menos se desea poder vigilar al objeto amado.
-¿Y de quién está usted celoso ahora? - le dije.
-Gracias a usted, míster Copperfield -repuso-, de nadie en particular, por lo menos, de
ningún hombre.
-¿Entonces será por casualidad de una mujer?
Me lanzó una mirada de soslayo con sus siniestros ojos encarnados y se echó a reír.
-Verdaderamente, señorito Copperfield --dijo-, usted... (debía decir míster Copperfield;
pero me perdonará esta costumbre inveterada), es usted tan hábil, que me saca todo lo
que quiere. Pues bien, no titubeo en decírselo (y puso sobre mí su mano pegajosa): nunca
he sido el niño mimado de las mujeres y nunca he gustado a mistress Strong.
Sus ojos se ponían verdes mientras me miraba con su infernal astucia.
-¿Qué quiere usted decir? -le pregunté.
-Aunque soy procurador, míster Copperfield -repuso con una risita seca-, por el
momento quiero decir exacta mente lo que digo.
-¿Y qué quiere decir su mirada? --continué con calma.
-Mi mirada; pero, querido Copperfield, ¡qué exigencias! ¿Mi mirada?
-Sí, sí, su mirada.
Pareció encantado, y reía con todas las ganas que podia. Después de rascarse la barbilla
repuso lentamente, con los ojos bajos:
-Cuando yo no era más que un empleadillo me despreciaba. Siempre quería que Agnes
fuera a su casa, y también le quería a usted, míster Copperfield. Pero yo estaba muy por
debajo de ella para que se fijara en mí.
-Y bien ---dije-, aunque así fuera.
-Y por debajo de él también -prosiguió Uriah muy claramente y en tono reflexivo,
mientras continuaba rascándose la barbilla.
-Debía conocer usted lo bastante al doctor para saber que, con su espíritu distraído, no
pensaba en usted más que cuando le tenía delante de los ojos.
Me miró de nuevo de soslayo, alargando su delgado rostro para rascarse con más
comodidad, y me respondió:
-¡Oh, querido, no me refiero al doctor; pobre hombre! Hablo de mister Maldon.
Se me apretó el corazón. Todas mis dudas, todas mis aprensiones sobre aquel asunto,
toda la paz y la felicidad de la vida del doctor, aquella mezcla de inocencia y de compromiso
que no había podido desvelar; vi en un momento que estaba a merced de aquel
miserable.
-Nunca entraba en el despacho sin mandarme salir y empujarme fuera -continuó Uriahun
lindo caballero. Yo era dulce y humilde como lo soy siempre. Pero eso no impide que
en aquel tiempo no me gustara aquello, como tampoco me gusta ahora.
Cesó de rascarse la barbilla y se puso a chuparse las mejillas de tal modo, que debían
tocarse en el interior, mientras continuaba mirándome con la misma mirada oblicua y
falsa.
-Es lo que se llama una mujer bonita --continuó cuando su rostro recobró la forma
natural-, y comprendo que no mire con buenos ojos a un hombre como yo. Por eso estoy
seguro de que enseguida hubiera dado a mi Agnes el deseo de aspirar a más; pero si no
soy del gusto de las señoras, mister Copperfield, eso no impide que tenga ojos y que vea.
En general, nosotros, con nuestra humildad, tenemos ojos y sabemos servirnos de ellos.
Traté de goner una expresión despreocupada; pero adivinaba en su rostro que no le
engañaba.
-No quiero dejarme pegar, Copperfield --continuó, frunciendo con expresión diabólica
el sitio en que deberían encontrarse sus cejas rojas si las hubiera tenido-, y haré lo posible
para poner término a esta amistad. No la apruebo, y no temo confesarle que mi naturaleza
no es la de un marido cómodo, y quiero alejar a los intrusos. No tengo ganas de
exponerme a que conspiren contra mí.
-Como usted está siempre conspirando, se figura que todo el mundo hace lo mismo -le
dije.
-Es posible, míster Copperfield -respondió--; pero yo tengo un objetivo, como solía
decir mi asociado, y haré todo lo posible por conseguirlo. Por mucha que sea mi
humildad, no me dejo pisar. No quiero que nadie se interponga en mi camino. Y
realmente les haré volver la espalda, míster Copperfield.
-No le comprendo --dije.
-¿De verdad? -respondió con uno de sus estremecimientos habituales-. Me sorprende
mucho, míster Copperfield. ¿Usted, de tan rápida comprensión? Otra vez trataré de ser
más explícito. Pero ¿no es precisamente míster Maldon el que llega por allí a caballo? Me
parece que llama en la verja.
-Sí; parece que es él -respondí con toda la indiferencia que pude.
Uriah se detuvo bruscamente, metió las manos entre sus rodillas y se dobló en dos a
fuerza de reír. Era una risa silenciosa; no se le oía. Yo estaba tan indignado por su
conducta odiosa, y sobre todo por sus últimas palabras, que le volví la espalda sin más
ceremonia, dejándole que riera a su gusto en el jardín, donde parecía un espantapájaros
para los gorriones.
No fue aquella tarde, sino dos días después, un sábado, lo recuerdo muy bien, cuando
llevé a Agnes a que viese a Dora. Había arreglado de antemano la visita con miss Lavima
y habían invitado a Agnes a que tomara el té.
Estaba al mismo tiempo orgulloso a inquieto; orgulloso de mi querida y pequeña Dora;
inquieto por ver si le gustaría a Agnes. Durante todo el camino de Putney (Agnes iba en
el ómnibus y yo en la imperial) traté de imaginarme a Dora bajo uno de sus aspectos
encantadores que yo conocía tan bien, y tan pronto pensaba que me gustaría encontrarla
exactamente como en tal momento, como pensaba que quizá se ría mejor como en tal otro.
Tenía fiebre.
De todos modos tenía la seguridad de que estaría muy bonita; pero sucedió que nunca
me había parecido tan encantadora. No estaba en el salón cuando presenté a Agnes a sus
dos tías; había huido por timidez. Pero ahora ya sabía dónde había que it a buscarla, y la
encontré tapándose los oídos con las manos y la cabeza apoyada contra la misma pared
del primer día.
En el primer momento me dijo que no quería ir; después me pidió que le concediera
cinco minutos de mi reloj y, por fin, se agarró de mi brazo; su lindo rostro estaba cubierto
de un modesto rubor: nunca había estado tan bonita; pero cuando entramos en el salón se
puso completamente pálida, lo que la ponía cien veces más bonita todavía.
Dora temía mucho a Agnes, pues decía que era «tan inteligente». Pero cuando la vio
mirándola con sus ojos a la vez serios y alegres, tan pensativos y tan buenos, lanzó un
ligero grito de sorpresa, se lanzó en los brazos de Agnes y apoyó dulcemente su mejilla
inocente contra la de aquella.
Nunca había sido tan feliz; nunca había estado tan contento como cuando las vi sentarse
una al lado de otra. ¡Qué bueno ver a mi querida Dora mirando con afecto los ojos cariñosos
de Agnes! ¡Qué alegría ver la ternura incomparable con que Agnes la miraba!
Miss Lavinia y miss Clarissa participaban de mi alegría a su manera. Nunca había visto
un té tan alegre. Miss Clarissa lo presidía; yo cortaba y hacía circular el pudding, helado,
con pasas de Corinto. A las dos hermanas les gustaba, como a los pájaros, picotear los
granos y el azúcar. Miss Lavinia nos miraba con benévola protección, como si nuestro
amor y nuestra felicidad fueran obra suya, y todos estábamos contentos unos de otros.
La dulce serenidad de Agnes había conquistado a todos. Parecía haber venido a
completar nuestro feliz círculo. ¡Con qué tranquilo interés se ocupaba de todo lo que
interesaba a Dora! ¡Cómo había sabido hacerse enseguida amiga de.lip! ¡Con qué amable
alegría bromeaba con Dora, que no se atrevía a venir a sentarse a mi lado! ¡Con qué
gracia modesta y sencilla arrancaba a Dora, encantada, una multitud de pequeñas
confidencias que la hacían enrojecer hasta el blanco de los ojos!
-¡Estoy tan contenta de que me quieras! -dijo Dora cuando terminamos de tomar el té-.
No estaba muy segura, y ahora que Julia Mills se ha marchado, todavía necesito más que
me quieran.
Recuerdo que había olvidado mencionar el hecho impor tante de que miss Mills se había
embarcado para la India y que Dora y yo habíamos ido a visitarla a bordo del barco en el
puerto de Gravesend. Nos habían dado para merendar jengibre, guayaba y otras golosinas
del mismo género, y habíamos dejado a miss Mills deshecha en lágrimas, sentada a bordo
con un grueso cuaderno debajo del brazo, donde se proponía escribir todos los días, y
guardar cuidadosamente bajo llave, las reflexiones que le inspirase el espectáculo del
océano.
Agnes dijo que temía no haber hecho de ella un retrato demasiado agradable; pero Dora
le aseguró enseguida lo contrario.
-¡Oh, no! --dijo sacudiendo sus bucles- Al contrario, sus alabanzas no terminaban y
tiene tanto en cuenta tu opinión, que yo casi la temía.
-Mi opinión no puede añadir ni quitar nada de su afecto por ciertas personas -dijo
Agnes sonriendo.
-¡Oh!, repítemelo enseguida -repuso Dora con su voz más acariciadora.
Nos divertimos mucho viendo que Dora quería a toda costa que la quisieran.
Después, para vengarse, me dijo tonterías, declarando que no me quería nada, y con
aquellas chiquilladas la tarde nos pareció muy corta. El ómnibus iba a pasar y había que
marcharse. Estaba solo ante el fuego, cuando Dora entró despacito para besarme antes de
mi partida, según su costumbre.
-Doady, ¿no crees que si hubiera tenido una amiga así desde hace mucho tiempo -me
dijo con los ojos brillantes y su manita jugando con uno de mis botones- qu iza seria más
inteligente de lo que soy?
-Querida mía - le dije-, ¡qué locura!
-¿Crees que es una tontería? -repuso Dora sin mirarme-. ¿Estás seguro?
-Completamente seguro.
-He olvidado -continuó Dora dando vueltas a mi botón- cuál es tu grado de parentesco
con Agnes, ¡malo!
-No es parienta mía; pero nos hemos educado juntos, como hermano y hermana.
-No comprendo cómo has podido enamorarte de mí -dijo Dora dedicándose a otro
botón de mi chaqueta.
-¡Quizá porque no es posible verte sin quererte, Dora!
-¿Pero, y si no me hubieras visto nunca? --dijo Dora pasando a otro botón.
-¿Y suponiendo que no hubiéramos nacido? -dije alegremente.
Me preguntaba en qué pensaría mientras admiraba en silencio la mano dulce que pasaba
revista sucesivamente a todos los botones de mi chaqueta, los bucles ondulantes que
caían sobre mi hombro y las largas pestañas que cubrían sus ojos bajos. Por fin los
levantó hacia mí, irguiéndose en la punta de los pies para darme, con expresión más
pensativa que de costumbre, su precioso besito, una vez, dos, tres; des pués salió de la
habitación.
Todo el mundo volvió cinco minutos después. Dora ha bía recobrado su alegría habitual.
Estaba decidida a hacer ejecutar a Jip todos sus ejercicios antes de la llegada del
ómnibus. Aquello fue muy largo, no por la variedad de ejercicios, sino por la mala
voluntad de Jip, y cuando el coche llegó ante la puerta todavía no habíamos visto más
que la mitad. Agnes y Dora se despidieron apresuradamente, pero con mucha ternura, y
quedaron en que Dora escribiría a Agnes (a condición de que no le parecieran sus cartas
dema siado tontas) y que Agnes le contestaría. A la puerta del coche se despidieron de
nuevo, y todavía otra vez después, cuando Dora, a pesar de miss Lavinia, que la detenía,
corrió a la portezuela del coche para recordar a Agnes su promesa y hacer revolotear ante
mí una vez más sus encantadores bucles.
El coche nos dejaba cerca de Covent Garden, y desde allí teníamos que tomar otro para
llegar a Highgate. Yo esperaba con impaciencia el momento de estar solo con Agnes para
saber lo que le había parecido Dora. ¡Oh, qué de elogios me hizo! ¡Con qué ternura y
bondad me felicitó por haber conquistado el corazón dé aquella encantadora criatura, que
había desplegado ante ella toda su gracia inocente! ¡Con qué seriedad me recordó, sin
darle importancia, la responsabilidad que pesaba sobre mí!
Nunca, nunca había querido a Dora tan profunda ni tan sinceramente como aquel día.
Cuando nos bajamos del coche y entramos en el tranquilo sendero que conducía a casa
del doctor le dije a Agnes que a ella le debía mi felicidad.
-Cuando estabas sentada a su lado -le dije- me parecías también su ángel guardián,
igual que el mío, Agnes.
-Un pobre ángel -repuso ella-, pero fiel.
La dulzura de su voz me llegó al corazón y le contesté con naturalidad:
-Me parece que has recobrado toda esa serenidad que sólo es tuya, Agnes, y eso me
hace esperar que seáis más dichosos en tu casa.
-Soy muy dichosa en mi interior, pues tengo el corazón tranquilo y alegre.
Yo miraba su dulce rostro a la luz de las estrellas, ¡y me parecía tan noble!
-En casa todo sigue igual -continuó Agnes después de un momento de silencio.
-Yo no querría aludir de nuevo .... no querría atormentarte, Agnes; pero no puedo por
menos de preguntarte..., ya sabes de lo que hablamos la última vez que nos vimos.
-No, no hay nada nuevo - me contestó.
-¡He pensado tanto en ello!
-Piensa menos. Recuerda que yo tengo plena confianza en el afecto sencillo y fiel; no
temas nada por mí, Trotwood -añadió al cabo de un momento-; no haré nunca lo que
temes que haga.
En los momentos de tranquila reflexión nunca lo había temido, y, sin embargo, fue para
mí un descanso inexplicable recibir la seguridad de aquella boca cándida y sincera. Se lo
dije vivamente.
-Ahora ya - le dije- no podemos estar seguros de poder hablar a solas otra vez.
¿Tardarás mucho en volver a Londres cuando te marches, mi querida Agnes?
-Probablemente sí -respondió-. Creo que para mi padre vale más que permanezcamos
en nuestra casa. Así es que no nos veremos a menudo durante mucho tiempo; pero escribiré
a Dora, y por ella sabré noticias tuyas.
Llegamos al patio de la casa del doctor. Empezaba a ser tarde. En la habitación de
mistress Strong brillaba una luz. Agnes me la señaló y me deseó las buenas noches.
-No te preocupes - me dijo al estrecharme la manopensando en nuestras inquietudes.
Nada me hace tan dichosa como tu felicidad. Si alguna vez puedes ayudarme, ten la
seguridad de que te lo pediré. ¡Que Dios siga bendiciéndote!
Su sonrisa era tan tierna y su voz tan alegre, que todavía me parecía ver y oír a su lado a
mi pequeña Dora. Permanecí un momento en la puerta con los ojos fijos en las estrellas y
el corazón lleno de amor y agradecimiento; después eché a andar lentamente. Había
alquilado una habitación cerca de allí a iba a atravesar la verja, cuando, volviendo
casualmente la cabeza, vi luz en el despacho del doctor, y me entró el remordimiento de
que quizá había trabajado en el diccionario sin mi ayuda. Quise saberlo y darle las buenas
noches, si estaba todavía entre sus libros, y atravesando suavemente el vestíbulo entré en
su despacho.
La primera persona a quien vi a la débil luz de la lámpara fue a Uriah. Me sorprendió
mucho. Estaba de pie al lado de la mesa del doctor, con una de sus manos de esqueleto
cubriéndose la boca. El doctor, sentado en su sillón, tenía la cabeza oculta entre las
manos. Míster Wickfield, con expresión cruelmente preocupada y afligida, se inclinaba
hacia adelante, sin atreverse apenas a tocar el brazo de su amigo.
Por un momento pensé que el doctor se había puesto enfermo. Me acerqué a él
apresuradamente; pero encontrándome con la mirada de Uriah, comprendí al momento de
lo que se trataba. Quise retirarme; mas el doctor hizo un gesto para detenerme, y me
quedé.
-De todos modos -dijo Uriah retorciéndose de un modo horrible- haríamos bien
cerrando la puerta: no hay necesidad de que se entere todo el mundo.
Al mismo tiempo se acercó a la puerta de puntillas y la cerró con cuidado. Después
volvió al sitio que ocupaba. Había en su voz y en todos sus movimientos un celo, una
compasión hipócrita que me resultaban más intolerables que el mayor cinismo.
-Me ha parecido mi deber, míster Copperfield -dijo Uriah-, poner en conocimiento del
doctor Strong aquello de que ya hemos hablado usted y yo el día en que usted no acabó
de comprenderme por completo.
Le lancé una mirada sin contestarle y me acerqué a mi anciano maestro, murmurándole
algunas palabras de consuelo y de ánimo. Él puso su mano en mi hombro, como acostumbraba
a hacerlo cuando era yo un chiquillo; pero no le vantó su cabeza gris.
-Como no me comprendió usted, míster Copperfield -repuso Uriah en el mismo tono
oficioso-, me tomaré la libertad de decir humildemente aquí, donde estamos entre
amigos, que he llamado la atención del doctor Strong sobre la conducta de mistress
Strong. Ha sido muy a pesar mío, se lo aseguro, Copperfield, si me encuentro mezclado
en una cosa tan desagradable; pero el caso es que siempre se encuentra uno mezclado en
lo que más desearía evitar. He aquí lo que quería decir, caballero, el día en que usted no
me comprendió.
No sé cómo pude resistir la tentación de estrangularle.
-Yo no debí explicarme bien ni usted tampoco -continuó-. Naturalmente, no teníamos
muchos deseos de extendernos sobre semejante asunto. Sin embargo, por fin me he
decidido a hablar con claridad y le he dicho al doctor Strong que... ¿Decía usted algo,
caballero?
Esto último se dirigía al doctor, que había dejado oír un gemido. Ningún corazón
hubiera podido por lo menos conmoverse, excepto el de Uriah.
-Decía al doctor Strong -prosiguió - que todo el mundo podía ver que entre míster
Maldon y su encantadora prima había demasiada intimidad. Y en realidad ha llegado el
momento (puesto que nos encontramos mezclados en cosas que no debían ser) de que el
doctor Strong sepa lo que estaba ya claro como el día para todo el mundo antes de la
partida de míster Maldon para la India: que míster Maldon no ha vuelto por otra cosa, y
que por eso mismo se pasa aquí la vida. Cuando usted ha entrado, caballero, rogaba a
míster Wickfield, mi asociado, que dijera, bajo su palabra de honor, al doctor Strong si
desde hace mucho tiempo no pensaba lo mismo. Míster Wickfield, ¿quiere usted tener la
bondad de decírnoslo? ¿Sí o no, caballero? ¡Vamos, asociado!
-¡Por amor de Dios, amigo mío --dijo míster Wickfield poniendo de nuevo su mano
indecisa sobre el brazo del doctor-, no dé demasiada importancia a las sospechas que yo
haya podido abrigar!
-¡Ah! -exclamó Uriah sacudiendo la cabeza-. ¡Qué triste confirmación a mis palabras!
¡Un amigo tan antiguo! Pero, Copperfield, ¡yo no era todavía más que un empleadillo en
su despacho cuando ya le veía yo, no una vez, sino veinte, muy disgustado (con razón, en
su calidad de padre, y no seré yo quien le critique) al ver a miss Agnes mezclada en cosas
que no debían ser!
-Mi querido Strong -dijo míster Wickfield con voz temblorosa-, amigo mío, no necesito
decirte que siempre he tenido el defecto de buscar en todo el mundo un móvil dominante
y de juzgar todos los actos de los hombres con esa me dida estrecha. Quizá es eso lo que
también me ha engañado en estas circunstancias, haciéndome tener dudas temerarias.
-¿Ha tenido usted dudas, Wickfield? ¿Ha tenido usted dudas? ---dijo el doctor sin
levantar la cabeza.
-Hable usted, Wickfield --dijo Uriah.
-Sí; las he tenido alguna vez --dijo míster Wickfield-; pero .... ¡que Dios me perdone!,
creía que usted también las tenía.
-No, no, no -respondió el doctor en tono patético.
-Creí -continuó Wickfield- que cuando deseaba us ted enviar a Maldon al extranjero era
con objeto de conseguir una separación deseable.
-No, no, no -respondió el doctor-;era para dar gusto a Annie, buscando un porvenir a su
compañero de infancia. Nada más.
-Ya lo he visto después -contestó míster Wickfield- y no podía dudarlo; pero creía ....
recuerde usted, se lo repito, que siempre he tenido la desgracia de juzgar desde un punto
de vista demasiado estrecho .... creía que en un caso donde había una diferencia tan
grande de edad...
-Así es como hay que considerar la cosa, ¿no es verdad, míster Copperfield? -observó
Uriah con una hipócrita a insolente piedad.
-No me parecía imposible que una persona tan joven y tan bella pudiera, a pesar de todo
su respeto por usted, haberse dejado llevar, al casarse, por consideraciones exclusivamente
mundanas. No pensaba en otra multitud de razones y sentimientos que podían
haberla decidido. ¡Por amor de Dios, no olvide eso!
-¡Qué interpretación caritativa! -exclamó Uriah moviendo la cabeza.
-Es que yo sólo lo consideraba desde mi punto de vista -continuó míster Wickfield-. Por
todo lo que le es que rido, amigo mío, le suplico que reflexione por sí mismo; me veo
obligado a confesarle que no puedo por menos...
-No; es imposible, míster Wickfield. Una vez que ha llegado usted ahí...
-Me veo obligado a confesar -dijo míster Wickfield mirando a su asociado con
expresión lastimosa y desolada- que he dudado de ella, que he creído que faltaba a sus
deberes con usted, y si es necesario decirlo todo, a veces me ha preocupado mucho la
idea de que Agnes le tenía cariño al ver lo que veía, o al menos lo que creía ver mi
imaginación. Nunca se lo he dicho a nadie. Me hubiera guardado muy bien de insinuar
siquiera la idea. Y por terrible que le resulte a usted oírlo -terminó míster Wickfield,
vencido por la emoción-, si supiera lo que me duele decírselo tendría lástima de mí.
El doctor, en su gran bondad, te tendió la mano. Míster Wickfield la retuvo un
momento entre las suyas y bajó tristemente la cabeza.
-Lo que es seguro -dijo Uriah, que durante aquel tiempo se retorcía en silencio como
una anguila- es que para todo el mundo es un asunto muy penoso. Pero puesto que hemos
llegado tan lejos, me tomaré la libertad de hacer observar que Copperfield también se
había percatado.
Me volví hacia él preguntándole cómo se atrevía a mezclarme en ello.
-¡Oh!; es muy suyo, Copperfield; reconocemos toda su bondad; pero usted sabe que la
otra tarde, cuando le he hablado de ello, me ha comprendido enseguida. Lo sabe usted,
Copperfield, no lo niegue. Si lo niega usted, es con las mejores intenciones del mundo;
pero no lo niegue; Copperfield.
Vi detenerse un momento en mi rostro la duke mirada del buen anciano y me di cuenta
de que leería muy claramente en mis ojos la confesión de mis sospechas y de mis dudas.
Era inútil decir lo contrario; no podia hacer nada, no podia contradecirme a mí mismo.
Todo el mundo se había callado. El doctor recorrió dos o tres veces la habitación;
después se acercó al sitio donde estaba su butaca, y apoyándose en el respaldo y
enjugándose de vez en cuando las lágrimas, nos dijo, con una rectitud y sencillez que le
hacían mucho más honor que si hubiera tratado de ocultar su emoción:
-Tengo mucho que reprocharme. Creo sinceramente que tengo mucho que reprocharme.
He expuesto a la persona que más quiero a dificultades y sospechas de que sin mí no hubiera
sido nunca objeto.
Uriah Heep dejó oír una especie de relincho. Supongo que era para expresar su
simpatía.
-Sin mí nunca hubiera estado mi Annie expuesta a semejantes sospechas. Soy viejo,
caballeros, lo saben ustedes, y esta noche siento que ya no tengo lazos que me aten a la
vida. Pero por mi vida respondo, sí, por mi vida, de la felicidad y del honor de la querida
mujer que ha sido el objeto de esta conversación.
No creo que entre los más nobles caballeros ni ent re los tipos más bellos y románticos
inventados por la imaginación de los pintores pudiera encontrarse un anciano capaz de
hablar con una dignidad más conmovedova que el buen doctor.
-Pero -continuo- si antes he podido hacerme ilusiones sobre ello, ahora no puedo
disimular que yo soy el único culpable de que haya caído Annie en los peligros de un matrimonio
imprudente y funesto. No tengo la costumbre de observar lo que pasa a mi
alrededor, y me veo obligado a creer que las observaciones de personas distintas en edad
y posición, cuando todas han creído ver lo mismo, valen, na turalmente, más que mi ciega
confianza.
Yo había admirado a menudo, ya lo he dicho, el cariño con que trataba a su joven
esposa; pero a mis ojos nada podia ser más conmovedor que la ternura respetuosa con
que hablaba de eila en aquellas circunstancias, la noble seguridad con que arrojaba lejos
de sí la más ligera duda sobre su fidelidad.
-Me he casado con esa mujer -continuó el doctor cuando casi era una niña, antes de que
su carácter estuviera formado siquiera. Yo había contribuido a su educación. Conocía
mucho a su padre y también a ella. Le había enseñado todo lo posible, por cariño a sus
grandes dotes. Si la he hecho daño, como creo, abusando sin darme cuenta de su agradecimiento
y de su afecto, le pido que me perdone desde el tondo de mi corazón.
Recorrió de nuevo la habitación y después volvió al mismo lugar; su mano temblorosa
oprimía el sillón; su voz vibraba con una emoción contenida.
-Me consideraba respecto a ella como un refugio contra los peligros de la vida; me
figuraba que a pesar de la desigualdad de nuestras edades podría vivir tranquila y dichosa
a mi lado. Pero no crean que he dejado de pensar en que un día la dejaría fibre, todavía
bella y joven. únicamente esperaba que para entonces la dejaría con un criterio más
formado para hacer su elección. Sí, señores, esta es la verdad, ¡por mi honor!
Su honrado rostro se animaba y rejuvenecía bajo la inspiración de tanta nobleza y
generosidad. Había en cada una de sus palabras una fuerza y una grandeza que sólo la
altura de aquellos sentimientos podía dar.
-Mi vida con ella ha sido muy dichosa. Hasta esta tarde, había bendecido
constantemente el día en que había cometido con ella, sin darme cuenta, una injusticia tan
grande.
So voz temblaba cada vez más. Se detuvo un momento, y después prosiguió:
-Una vez despierto de mi sueño (he sido siempre un po bre soñador, de una manera o de
otra, toda mi vida), comprendo que quizá sea natural que piense con sentimiento en su
antiguo amigo, en su camarada de la infancia. Quizá sea demasiado verdad que piensa en
él con algo de tristeza, que piensa en lo que hubiera podido ser si yo nó me hubiera interpuesto.
Durante esta hora dolorosa que acabo de pasar con ustedes he recordado y
comprendido muchas cosas en las que no me había fijado antes. Pero, caballeros,
recuerden que ni una palabra ni un soplo de duda debe manchar el nombre de esta mujen
Por un instante su mirada se encendió y su voz se aseguró. Después se calló de nuevo, y
por último prosiguió:
-Sólo me queda soportar con la mayor resignación que pueda el sentimiento de
desgracia de que soy culpable. Ella es quien debía acusarme, y no yo a ella. Mi deber
ahora es protegerla contra todo juicio temerario, juicio cruel del que ni mis amigos han
estado libres. Cuanto más lejos vivamos del mundo más fácil me resultará esto. Y cuando
llegue el día (que Dios, con su gran misericordia, hará que no tarde demasiado) en que la
muerte la deje libre, cerraré los ojos después de haber contemplado su querido rostro con
una confianza y un amor sin límites. Entonces la dejaré sin tristeza libre para que viva
más dichosa.
Las lágrimas me impedían verle; tanta bondad, tanta sencillez y fortaleza me
conmovían hasta el fondo del corazón. Se dirigía hacia la puerta cuando añadió:
-Caballeros, les he enseñado mi corazón. Estoy seguro de que lo respetarán. Lo que
hemos hablado esta noche no debe repetirse nunca. Wickfield, amigo mío, dame el brazo
para subir.
Míster Wickfield acudió presuroso, y salieron lentamente sin cambiar una sola palabra.
Uriah los seguía con los ojos.
-Y bien, míster Copperfield -dijo volviéndose hacia mí con benevolencia-. La cosa no
ha resultado del todo como yo esperaba, pues el viejo sabio (¡qué hombre tan excelente!)
es más ciego que un murciélago; pero, lo mismo da: a esta familia ya la he echado fuera
del carro.
El sonido de su voz me hizo sentir tal acceso de rabia, que nunca lo he tenido igual
antes ni después.
-¡Miserable! -exclamé- ¿Por qué pretende usted mezclarme en sus intrigas? ¿Cómo se
ha atrevido hace un momento a acudir a mi testimonio? ¡Vil embustero! ¡Como si
hubiéramos discutido juntos semejante cuestión!
Estábamos uno frente a otro. Leía claramente en su rostro su secreto triunfo; sabía que
me había obligado a oírle úni camente para desesperarme y que me había tendido expresamente
un lazo. Era ya demasiado. Su flaca mejilla estaba a mi alcance, y le di tal
bofetada, que mis dedos se estreme cieron como si los hubiera metido en el fuego.
Él cogió la mano que le había golpeado, y permanecimos mucho rato mirándonos en
silencio, lo bastante para que las huellas blancas que mis dedos habían impreso en su
mejilla se transformaran en rojo violeta.
-Copperfield --dijo, por fin, con voz ahogada-, ¿se ha vuelto usted loco?
-¡Déjeme en paz! -dije arrancando mi mano de la suya- Déjeme en paz, perro; no le
conozco.
-Verdaderamente -dijo poniéndose la mano sobre la mejilla dolorida-, por mucho que
haga usted no podría por menos de reconocerme. ¿Sabe que es usted muy ingrato?
-Le he demostrado ya muchas veces todo lo que le desprecio, y acabo de probárselo
más claramente que nunca. ¿Por qué temer tratarle como se merece por miedo a que
perjudique a los que le rodean? ¿No les hace ya todo el daño que puede?
Comprendió perfectamente esta alusión a los motivos que hasta entonces me habían
obligado a moderarme. Pero creo que no hubiera llegado a hablarle así ni a castigarle con
mi propia mano si no hubiera recibido aquella misma noche la seguridad de Agnes de que
nunca sería suya.
Hubo de nuevo un largo silencio. Mientras me miraba, sus ojos parecían tomar los
matices más repugnantes.
-Copperfield -me dijo separando la mano de su mejilla-,siempre me ha hecho usted la
contra. Sé que en casa de míster Wickfield siempre estaba usted en contra mía.,
-Puede usted creer lo que le parezca -le dije con có lera-. Si no es verdad, peor para
usted.
-Y, sin embargo, yo siempre le he querido, Copperfield -añadió.
No me digné a responderle y cogí mi sombrero para salir de la habitación; pero él vino
a interponerse ante la puerta.
-Copperfield -me dijo-, para querellarse hay que ser dos, y yo no quiero ser uno de
-ellos.
-¡Váyase al diablo!
-¡No diga eso! -contestó-. ¡Después lo sentirá! ¿Cómo puede ponerse tan por debajo de
mí demostrándome un carácter tan malo? Pero le perdono.
-¡Me perdona! -repetí con desdén.
-Sí, y no puede usted impedírmelo -respondió Uriah-. ¡Cuando pienso que me ha
atacado usted a mí, que siempre he sido para usted un amigo verdadero! Pero cuando uno
no quiere dos no regañan, y yo no quiero. Quiero ser su amigo a pesar suyo. Ahora ya
sabe usted mis sentimientos y lo que debe esperar de ellos.
Estábamos obligados a bajar la voz para no turbar el silencio de la casa a aquella hora
avanzada, y su voz era humilde; pero la mía no, y la necesidad de contenerme no me
ayuda nada a mejorar de humor; sin embargo, mi cólera empezaba a calmarse. Le dije
sencillamente que esperaba de él lo que había esperado siempre y que nunca me había
enga ñado. Después abrí la puerta por encima de su hombro, como si hubiera querido
aplastarlo contra la pared, y salí de la casa. Pero él también dormía fuera, en las
habitaciones de su madre, y no había dado cien pasos cuando le oí andar detrás de mí.
-Sabe usted muy bien, Copperfield -me dijo inclinándose hacia mí, pues yo ni siquiera
volví la cabeza-, sabe usted muy bien que se ha puesto en mala situación.
Era verdad, y eso me irritaba todavía más.
-Por mucho que haga, nunca será una acción honrosa, y usted no me puede impedir que
le perdone. No pienso hablar de ello a mi madre ni a nadie en el mundo. Estoy decidido a
perdonarle; pero me sorprende que haya podido levantar usted la mano contra una
persona a quien sabe tan humilde.
Me parecía que yo era casi tan despreciable como él. Me conocía mejor que yo mismo.
Si se hubiera quejado amargamente o si hubiera tratado de exasperarme, me hubiera
tranquilizado y justificado a mis propios ojos; pero me quemaba a fuego lento, y estuve
así en el asador más de la mitad de la noche.
Al día siguiente, cuando salí, la campana llamaba a la iglesia; Uriah se paseaba de
arriba abajo con su madre. Me habló como si no hubiera sucedido nada, y no tuve más remedio
que contestarle. Le había pegado tan fuerte que, según creo, tenía un buen dolor de
muelas. El caso es que llevaba el rostro envuelto en un pañuelo de seda negra y el
sombrero encaramado encima, lo que no le embellecía mucho que digamos. Al día
siguiente por la mañana supe que había tenido que it a Londres a sacarse una muela.
Espero que fuese una de las mayores.
El doctor nos había mandado decir que no se encontraba bien, y permaneció solo
durante la mayor parte del tiempo que duró nuestra estancia. Hacía ya una semana que
habían partido Agnes y su padre cuando reanudamos nuestro trabajo de costumbre. La
víspera del día en que volvimos a ponernos manos a la obra, el doctor me entregó él
mismo una cartita sin cerrar, donde me suplicaba, en los términos más afectuosos, que
nunca hiciera la menor alusión a la conversación que había tenido lugar unos días antes.
Yo se lo había contado a mi tía, pero a nadie más. Era una cuestión que no podía discutir
con Agnes; y ella seguramente no tenía ni la más ligera sospecha de lo que había
sucedido.
Mistress Strong tampoco sospechaba nada, estoy convencido. Muchas semanas
transcurrieron antes de que yo viera en ella el menor cambio. Fue viniendo lentamente,
como una nube cuando no hace viento. En primer lugar pareció sorprenderse de la tierna
compasión con que el doctor le ha blaba y del deseo que expresó de que viniera su madre
a acompañarla, para romper así un poco la monotonía de su vida. A menudo, cuando
estábamos trabajando y ella se sentaba a nuestro lado, la veía detener su mirada en el
doctor con aquella expresión inolvidable. Y algunas veces la veía levantarse y salir de la
habitación con los ojos llenos de lágrimas. Poco a poco una sombra de tristeza se
extendió sobre su bello rostro, y aquella tristeza aumentaba cada día. Mistress Markleham
se había instalado en casa; pero ha blaba tanto, que no tenía tiempo de observar nada.
A medida que Annie cambiaba (ella, que era antes como un rayo de sol en casa del
doctor) el doctor parecía cada vez más viejo y más grave; pero la dulzura de su carácter,
la tranquila bondad de sus modales y su cariñosa solicitud con ella habían aumentado, si
es que era posible. Una vez, la ma ñana del día de cumpleaños de su mujer, acercándose a
la ventana donde ella estaba sentada mientras trabajábamos (antes tenía siempre la
costumbre de ponerse allí; pero ahora, cuando lo hacía, era con una timidez a indecisión
que me apretaba el corazón), cogió la cabeza de Annie con las dos manos, la besó y se
alejó rápidamente para ocultar su emo ción. La vi quedarse inmóvil como una estatua en
el sitio en que la había dejado; después, cruzando las manos, bajó la cabeza y se puso a
llorar con angustia.
Algunos días más tarde me parecía que deseaba hablarme en los momentos en que
estábamos solos; pero nunca me dijo una palabra. El doctor inventaba siempre alguna
nueva diversión para alejarla de casa, y su madre, a quien le gustaba mucho divertirse,
mejor dicho, era lo único que le gustaba en el mundo, se unía a él de todo corazón y no
escatimaba los elogios a su yerno. En cuanto a Annie, se dejaba llevar donde querían, con
expresión triste y abatida ; pero no parecía disfrutar con nada.
Yo no sabía qué pensar. Mi tía, tampoco, y estoy seguro de que aquella incertidumbre
la hizo andar más de treinta leguas en su habitación. Lo más extraño es que la única persona
a quien parecía tranquilizar un poco aquella pena interior y misteriosa era míster
Dick.
Me hubiera sido completamente imposible, y quizá también a él mismo, el explicar lo
que pensaba de todo aquello; pero, como ya he dicho al contar mi vida de colegial, su ve -
neración por el doctor no tenía límites; y hay en un afecto verdadero, aunque sea por
parte de un animal, un instinto sublime y delicado que supera a la inteligencia más
elevada. Míster Dick tenía lo que podríamos llamar inteligencia del corazón, y con ella
percibía algunos rayos de la verdad.
Había recobrado la costumbre, en sus horas de descanso, de recorrer el jardincillo con
el doctor, lo mismo que años antes recorría con él la larga avenida del jardín de Canterbury.
Pero cuando las cosas llegaron a aquel estado, no sólo dedicó sus horas de descanso
completas a los paseos, sino que hasta las aumentó levantándose más temprano. Antes
nunca se consideraba tan dichoso como cuando el doctor le leía su maravillosa obra, el
diccionario; ahora era verdaderamente desgraciado hasta que el doctor no lo sacaba de su
bolsillo para reanudar la lectura. Mientras el doctor y yo trabajábamos había tomado la
costumbre de pasearse con mistress Strong, le ayudaba a cuidar sus flores predilectas y a
limpiar sus macizos. Estoy seguro de que no cruzaban más de doce palabras por hora;
pero su sereno interés, su afectuosa mirada, encontraban un eco dispuesto en los dos corazones;
cada uno de ellos sabía que el otro quería a míster Dick y que él los quería a los
dos; y así llegó a ser lo que nadie podia ser...: un motivo de unión entre ellos.
Cuando lo recuerdo y lo veo con su rostro inteligente, pero impenetrable, arriba y abajo
al lado del doctor, radiante, oyendo las palabras incomprensibles del diccionario, o llevándole
a Annie inmensas regaderas, o a cuatro patas y con guantes fabulosos para
limpiar, con una paciencia de ángel, las plantitas microscópicas, haciendo comprender
delicadamente a mistress Strong con cada uno de sus actos el deseo de serie agradable,
con una bondad que ningún filósofo hubiera podido igualar; haciendo salir por cada
agujerito de su regadera su simpatía, su fidelidad y su afecto; cuando pienso que en
aquellos momentos su alma estaba entregada a la pena de sus amigos y no se extraviaba
en sus antiguas locuras, y que no introdujo ni una sola vez en el jardín al desgraciado rey
Carlos; que no desfalleció un momento en su buena voluntad agradecida; que no olvidaba
ni un momento que allí debía de haber un equívoco que reparar, me siento casi
avergonzado de haber podido creer que no tenía siempre toda la razón, sobre todo si
pienso en el use que yo hacía de la mía, yo, que presumo de no haberla perdido.
-¡Nadie más que yo sabe lo que vale este hombre, Trot! - me decía con orgullo mi tía
cuando hablábamos de él-. ¡Dick se distinguirá algún día!
Es necesario que antes de terminar este capítulo pase a otro asunto. Mientras el doctor
tenía todavía a sus huéspedes en su casa, pude observar que el cartero traía todos los días
dos o tres cartas a Uriah Heep, que permaneció en Highgate tanto tiempo como los
demás, bajo pretexto de que era época de vacaciones; cartas de negocios firmadas por
mister Micawber, que había adoptado la redondilla para los negocios. Y yo había
deducido con gusto, por aquellos indicios, que a míster Micawber le iba bien; por lo
tanto, me sorprendió mucho recibir un día la carta siguiente, de su amable esposa:
«Canterbury, lunes por la noche.
Le sorprenderá mucho, mi querido Copperfield, recibir esta carta. Quizá
le sorprenda todavía más su contenido, y quizá más todavía la súplica de
secreto absoluto que le dirijo; pero, en mi doble calidad de esposa y
madre, tengo necesidad de desahogar mi corazón, y como no quiero
consultar a mi familia (siempre poco favorable a míster Micawber), no
conozco a nadie a quien poder dirigirme con mayor confianza que a mi
amigo y antiguo huésped.
Quizá sepa usted, mi querido míster Copperfield, que había existido
siempre una completa confianza entre míster Micawber y yo (a quien no
abandonaré jamás). No digo que mister Micawber no haya firmado a veces
una letra sin consultarme ni me haya engañado sobre la fecha de su
cumplimiento. Es posible; pero, en general, míster Micawber no ha tenido
nada oculto para el jirón de su afecto (hablo de su mu jer), y siempre a la
hora de nuestro reposo ha recapitulado ante ella los sucesos de la jornada.
Puede usted figurarse, mi querido míster Copperfield, toda la amargura
de mi corazón cuando le diga que mister Micawber ha cambiado por
completo. Se hace el reservado, el discreto. Su vida es un misterio para la
compañera de sus alegrías y de sus penas (es también a su mujer a quien
me refiero), y puedo asegurarle que estoy tan poco al corriente de lo que
hace durante el día en su oficina como de la existencia de ese hombre
milagroso del que se cuenta a los niños que vivía de chupar las paredes. Es
más, de ese se sabe que es una fábula popular, mientras que lo que yo
cuento de míster Micawber es demasiado verdad, desgraciadamente.
Y no es eso todo: míster Micawber está triste, severo; vive alejado de
nuestro hijo mayor, de nuestra hija; ya no habla con orgullo de los
mellizos, y hasta lanza una mirada glacial sobre el inocente extraño que ha
venido últimamente a aumentar el círculo de fami lia. Sólo obtengo de él, a
costa de las mayores dificul tades, los recursos pecuniarios indispensables
para mis gastos, muy reducidos, se lo aseguro; sin cesar me amenaza con
hacerse despedir (es su expresión) y rechaza con barbarie el darme la
menor explicación de una conducta que me desespera.
Es muy duro de soportar; mi corazón se rompe. Si usted quisiera darme
su opinión añadiría un agradecimiento más a todos los que ya le debo.
Usted conoce mis débiles recursos; dígame cómo puedo emplearlos en una
situación tan equívoca. Mis niños me encargan mil ternuras; el pequeño
extraño, que tiene la felicidad, ¡ay!, de ignorarlo todavía todo, le sonríe, y
yo, mi querido míster Copperfield, soy
Su afligida amiga,
EMMA MICAWBER.»
Yo no me creía con derecho para dar a una mujer tan llena de experiencia como
mistress Micawber otro consejo que el de tratar de reconquistar la confianza de mister
Micawber a fuerza de paciencia y de bondad (estoy seguro que no dejaría de hacerlo); sin
embargo, aquella carta me dio que pensar.
CAPÍTULO III
OTRA MIRADA RETROSPECTIVA
Dejadme detenerme de nuevo en un momento tan memorable de mi vida. Dejadme
detenerme para ver desfilar ante mí, en una procesión fantástica, la sombra de lo que fui,
escoltado por los fantasmas de los días que pasaron.
Las semanas, los meses, las estaciones transcurren, y ya no me aparecen más que como
un día de verano y una tarde de invierno. Tan pronto el prado que piso con Dora está todo
en flor y es un tapiz estrellado de oro, como estarnos en una bruma árida, envuelta bajo
montes de nieve. Tan pronto el río que corre a lo largo de nuestro paseo de domingo deslumbra
con los rayos del sol de verano, como se estremece bajo el soplo del viento de
invierno y se endurece al contacto de los bosques de hielo que invaden su curso, y se
lama y se precipita al mar más deprisa que podría hacerlo ningún otro río del mundo.
En la casa de las dos ancianas no ha cambiado nada. El reloj hace tictac encima de la
chimenea y el barómetro está colgado en el vestíbulo. Ni el reloj ni el barómetro van bien
nunca; pero la fe nos salva.
¡Llego a mi mayoría de edad! ¡Tengo veintiún años! Pero es esa una dignidad que está
al alcance de todo el mundo. Veamos antes lo que he hecho por mí mismo. He apresado
el ante salvaje que llaman taquigrafía y saco de ello bastante dinero; hasta he adquirido
una gran reputación en esa especialidad y pertenezco a los dote taquígrafos que recogen
los debates del Parlamento para un periódico de la mañana. To das las noches tomo nota
de predicciones que no se cumplirán nunca; de profesiones de fe a las que nadie es fiel;
de explicaciones que no tienen otro objeto que engañar al público.
Ya sólo veo fuego. Gran Bretaña, esa desgraciada virgen que se pone en tantas salsas,
la veo siempre ante mí como un ave guisada bien desplumada y bien cocida, atravesada
de parte a parte con los hierros y atada con un cordón rojo. Por todo esto soy un
incrédulo, y nadie podrá convertirme.
Mi buen amigo Traddles ha intentado el mismo trabajo; pero no sirve para él. Y toma
su fracaso con el mejor humor del mundo, diciéndome que siempre ha tenido la cabeza
dura. Los editores de mi periódico lo emplean a veces para recoger hechos, que dan
después a otros para que sean reescritos de un modo más hábil. Entra en el foro, y a
fuerza de paciencia y de trabajo llega a reunir las cien libras esterlinas para ofrecerlas a
un procurador cuyo estudio frecuenta. Y se consume buena cantidad de vino de Oporto el
día de su entrada. Creo que los estudiantes del Templo se premiaron bien a su costa aquel
día.
He hecho otra tentativa: he intentado el oficio de escritor. He enviado mi primer ensayo
a una revista, que lo ha publicado. Esto me ha dado valor y he publicado algunos otros
trabajos, que ya empiezan a darme dinero. En todo mis negocios marchan bien, y si
cuento lo que gano con los dedos de mi mano, paso del tercero, deteniéndome a la mitad
del cuarto. Trescientas cincuenta libras esterlinas no son grano de anís.
Hemos abandonado Buckingham Street para instalarnos en una linda casa cercana a la
que me gustaba tanto. Mi tía ha vendido su casa de Dover; pero no piensa vivir con nosotros;
quiere instalarse en una casa de la vecindad más mo desta que la nuestra. ¿Qué
quiere decir esto? ¿Se tratará de mi matrimonio? ¡Sí, seguro!
¡Sí! ¡Me caso con Dora! Miss Lavinia y miss Clarissa han dado su consentimiento, y no
he visto en mi vida canarios más inquietos que ellas. Miss Lavinia es la encargada del
trousseau de mi querida pequeña Dora, y no para de abrir una multitud de paquetes
grises. Hay en la casa a todas horas una costurera que siempre está con el pecho
atravesado por una aguja, come y duerme en la casa, y verdaderamente creo que estará
con el dedal puesto hasta para comer, beber y dormir. Tienen a mi pequeña Dora como un
verdadero ma niquí. Siempre la están llamando para probarse algo. Por la tarde no
podemos estar juntos cinco minutos sin que alguna mujer inoportuna venga a llamar a la
puerta:
-Miss Dora, ¿podría usted hacer el favor de subir un momento?
Miss Clarissa y mi tía se dedican a recorrer todas las tiendas de Londres para nuestro
mobiliario, y después nos llevan a verlo. Pero mejor sería que lo eligieran solas, sin obligarnos
a Dora y a mí a que lo inspeccionemos, pues al it a ver las cacerolas para la
cocina, Dora ve un pabelloncito chino para Jip, con sus campanitas en lo lato, y prefiere
comprarlo. Después Jip no consigue acostumbrarse a su nueva residencia, pues no puede
entrar ni salir en ella sin que las campanitas suenen, lo que le asusta de un modo ho rrible.
Peggotty llega también para ayudar, y enseguida pone manos a la obra. Frota todo lo
frotable hasta que lo ve relucir, quieras que no, como su frente lustrosa. Y de vez en
cuando me encuentro a su hermano vagando solo por las noches a través de las calles
sombrías, deteniéndose a mirar todas las mujeres que pawn. Nunca le hablo cuando me le
encuentro a esas horas, porque sé demasiado, cuando le veo grave y solitario, lo que
busca y lo que teme encontrar.
¿Por qué Traddles se da tanta importancia esta mañana al venir a buscarme al Tribunal
de Doctores, donde voy todavía alguna vez cuando tengo tiempo? Es que mis sueños van
a realizarse; hoy voy a sacar mi licencia de matrimonio.
Nunca un documento tan pequeño ha representado tantas cosas, y Traddles lo
contempla encima de mi pupitre con admiración y con espanto. Los nombres están
dulcemente mezclados: David Copperfield y Dora Spenlow; y en un rincón, el timbre de
aquella paternal institución que se interesa con tanta benevolencia en las ceremonias de la
vida humana, y el arzobispo de Canterbury que nos da su bendición, también impresa, al
precio más barato posible.
Pero todo esto es un sueño para mí, un sueño agitado, dichoso, rápido. No puedo creer
que sea verdad; sin embargo, me parece que todos los que encuentro en la calle deben
darse cuenta de que me caso pasado mañana. El delegado del arzobispo me reconoce
cuando voy a prestar juramento y me trata con tanta familiaridad como si hubiera entre
nosotros algún lazo de masonería. Traddles no me hace ninguna falta; sin embargo, me
acompaña a todas partes como mi sombra.
-Espero, amigo mío - le dije a Traddles-, que la próxima vez vengas aquí por tu propia
cuenta, y que sea muy pronto.
-Gracias por tus buenos deseos, mi querido Copperfield -respondió-; yo también lo
espero. Y por lo menos es una satisfacción el saber que me esperará todo lo que sea
necesario y que es la criatura más encantadora del mundo.
-¿A qué hora vas a esperarla en la diligencia esta tarde?
-Alas siete -dijo Traddles mirando su viejo reloj de plata, aquel reloj al que en la
pensión había quitado una rueda para hacer un molino-. Miss Wickfield llega casi a la
misma hora, ¿no?
-Un poco más tarde: a las ocho y media.
-Te aseguro, querido mío -me dijo Traddles-, que estoy casi tan contento como si me
fuera a casar yo, y además no sé cómo darte las gracias por la bondad con que has asociado
personalmente a Sofía a esta fiesta invitándola a ser dama de honor con miss
Wickfield. ¡Te lo agradezco más!...
Le escucho y le estrecho la mano. Charlamos, nos paseamos y comemos. Pero yo no
creo una palabra de nada; estoy seguro de que es un sueño.
Sofía llega a casa de las tías de Dora a la hora fijada. Tiene un rostro encantador; no es
una belleza, pero es extraordinariamente atractiva; nunca he visto una persona más
natural, más franca, más atrayente. Traddles nos la presenta con orgullo, y durante diez
minutos se restriega las manos delante del reloj, con los cabellos erizados en su cabeza de
lobo, mientras le felicito por su elección.
También Agnes ha llegado de Canterbury, y volvemos a ver entre nosotros su bello y
dulce rostro. Agnes siente mucha simpatía por Traddles, y me da gusto verlos encontrarse
y observar cómo Traddles está orgulloso de presentársela a la chica más encantadora del
mundo.
Pero sigo sin creer una palabra de todo esto. ¡Siempre un sueño! Pasamos una velada
deliciosa; somos dichosos; no me falta más que creer en ello. Ya no sé dónde estoy; no
puedo contener mi alegría. Me encuentro en una especie de somnolencia nebulosa, como
si me hubiera levantado muy temprano hace quince días y no hubiera vuelto a acostarme.
No puedo recordar si hace mucho tiempo que era ayer. Me parece que hace ya meses y
que he dado la vuelta al mundo con una licencia de matrimonio en el bolsillo.
Al día siguiente, cuando vamos todos juntos a ver la casa, la nuestra, la de Dora y mía,
no sé hacerme a la idea de que yo soy el propietario. Me parece que estoy con permiso de
alguien, y espero al verdadero dueño de la casa, que aparecerá dentro de un momento
diciéndome que tiene mucho gusto en recibirme. ¡Una casa tan bonita! ¡Todo tan alegre y
tan nuevo! Las flores del tapiz parece que se abren, y las ho jas del papel parece que
acaban de brotar en las ramas. ¡Y las coronas de muselina blanca y los muebles rosa! ¡Y
el sombrero de jardín de Dora, con lazos azules, ya colgado en la percha! ¡Tenía uno
exactamente igual cuando la vi por primera vez! La guitarra está ya colocada en su sitio,
en un rincón, y todo el mundo tropieza con la pagoda de Jip, que es demasiado grande
para la casa.
Otra velada dichosa, un sueño más, como todo. Me deslizo en el comedor antes de
marcharme, como siempre. Dora no está. Supongo que estará ahora también probándose
algo. Miss Lavinia asoma la cabeza por la puerta y me anuncia con misterio que no
tardará mucho. Sin embargo, tarda; por fin oigo el ruido de una falda en la puerta; llaman.
Digo: «Entre». Vuelven a llamar. Voy a abrir la puerta, sorprendido de que no entren, y
veo dos ojos muy brillantes y una carita ruborosa: es Dora. Miss Lavinia le ha puesto el
traje de novia, con cofia y todo, para que yo lo vea. Estrecho a mi mujercita contra mi
corazón, y miss Lavinia lanza un grito porque lo arrugo. Y Dora ríe y llora a la vez al
verme tan contento; pero cada vez creo menos en todo.
-¿Te parece bonito, mi querido Doady? -me dice Dora.
-¿Bonito? ¡Ya lo creo que me parece bonito!
-¿Y estás seguro de quererme mucho? -dice Dora.
Esta pregunta pone en tal peligro la cofia, que miss Lavinia lanza otro gritito y me
advierte que Dora está allí únicamente para que la mire; pero que bajo ningún pretexto
puedo tocarla. Dora permanece ante mí encantadora y confusa, mientras la admiro.
Después se quita la cofia (¡qué na tural y qué bien está sin ella!) y se escapa; luego vuelve
saltando con su traje de todos los días y le pregunta a Jip si tengo yo una mujercita guapa
y si perdona a su amita el que se case, y por última vez en su vida de muchacha se arrodilla
para hacerle sostenerse en dos patas encima del libro de cocina.
Me voy a acostar, más incrédulo que nunca, en una habitación que tengo allí cerca. Y al
día siguiente, muy temprano, me levanto para it a Highgate a buscar a mi tía.
Nunca la he visto así. Con un traje de seda gris y con un sombrero blanco. Está
soberbia. La ha vestido Janet, y está allí mirándome. Peggotty está ya preparada para la
iglesia y cuenta con verlo todo desde lo alto de las tribunas. Míster Dick, que hará las
veces de padre de Dora y me la dará por mujer al pie del altar, se ha hecho rizar el
cabello. Traddles, que ha venido a buscarme, me deslumbra por la brillante mezcla de
color crema y azul cielo; míster Dick y él me ha cen el efecto de estar enguantados de la
cabeza a los pies.
Sin duda, veo así las cosas porque sé que son siempre así; pero no deja de parecerme un
sueño, y todo lo que veo no tiene nada de real. Sin embar go, mientras nos dirigimos a la
iglesia, en calesa descubierta, este matrimonio fantástico es lo bastante real para llenarme
de una especie de compasión por los desgraciados que no se casan como yo, y que siguen
barriendo delante de sus tiendas o yendo hac ia su trabajo habitual.
Mi tía, durante todo el camino, tiene mi mano entre las suyas. Cuando nos detenemos a
cierta distancia de la iglesia para que baje Peggotty, que ha venido en el pescante, me
abraza muy fuerte.
-¡Que Dios te bendiga, Trot! No podría querer más a mi propio hijo, y hoy por la
mañana estoy recordando mucho a tu madre, la pobrecilla.
-Y yo también, y todo lo que te debo, querida tía.
-¡Bah!, ¡bah! -dijo mi tía.
Y en el exceso de su cariño tendió la mano a Traddles; Traddles se la tendió a míster
Dick, que me la tendió a mí, y yo a mi vez a Traddles; por fin, ya estamos en la puerta de
la iglesia.
La iglesia está muy tranquila; pero para tranquilizarme a mí sería necesaria una
máquina de fuerte presión; estoy demasiado emocionado. Todo lo demás me parece un
sueño más o menos incoherente.
Y sigo soñando que entran con Dora; que la mujer de los bancos nos alinea delante del
altar como un sargento; sueño que me pregunto por qué esas mujeres serán siempre tan
agrias. El buen humor será un peligro tan grande para el sentimiento religioso que serán
necesarias esas copas de hiel y de vinagre en el camino del paraíso.
Sueño que el pastor y su ayudante aparecen, que algunos marineros y otras personas
vienen a vagar por allí, que tengo tras de mí a un marino viejo que perfuma toda la iglesia
con un fuerte olor a ron, que empiezan el servicio con una voz profunda y que todos
estamos muy atentos.
Que miss Lavinia, que hace de dama de honor suplementaria, es la primera que se echa
a llorar, haciendo homenaje con sus sollozos, según pienso, a la memoria de míster Pidger;
que miss Clarissa le acerca a la nariz su frasco de sales; que Agnes cuida de Dora;
que mi tía hace todo lo que puede para tener un aspecto imponente, mientras las lágrimas
corren a lo largo de sus mejillas; que mi pequeña Dora tiembla con todos sus miembros y
que se le oye murmurar muy débilmente sus respuestas.
Que nos arrodillamos uno al lado del otro; que Dora tiembla un poco menos, pero que
no suelta la mano de Agnes; que el ofic io continúa severo y tranquilo; que cuando ha
terminado nos miramos a través de nuestras lágrimas y sonrisas; que en la sacristía mi
querida mujercita solloza, llamando a su querido papá, a su pobre papá.
Que pronto se repone y firmamos en el gran libro uno después de otro; que voy a buscar
a Peggotty a las tribunas para que venga también a firmar, y que me abraza en un rincón,
diciéndome que también vio casarse a mi pobre madre; que todo ha terminado, y que nos
marchamos.
Que salgo de la iglesia radiante de alegría, dando el brazo a mi encantadora esposa; que
veo a través de una nube los rostros amigos, el coro, las tumbas y los bancos, el órgano y
las vidrieras de la iglesia, y que a todo esto viene a mezclarse el recuerdo de la iglesia
donde iba con mi madre cuando era niño, ¡ay!, hace ya tanto tiempo.
Que oigo decir bajito a los curiosos, al vernos pasar: «¡Vaya una parejita joven!».
«¡Qué casadita tan linda!» Que todos estamos contentos y eufóricos mientras volvemos a
Putney; que Sofía nos cuenta cómo ha estado a punto de ponerse mala cuando han pedido
a Traddles la licencia que yo le había confiado, pues estaba convencida de que la habría
perdido o se la habrían robado del bolsillo; que Agnes reía con todo su corazón, y que
Dora la quiere tanto, que no puede separarse de ella y la tiene cogida de la mano.
Que hay preparado un almuerzo apetitoso con una multitud de cosas bonitas y buenas,
que como sin darme cuenta de a qué saben (es natural cuando se sueña); que sólo como y
bebo matrimonio, pues no creo en la realidad de los comestibles más que en la de lo
demás.
Que suelto un discurso en el género de los sueños, sin tener la menor idea de lo que
quiero decir, y hasta estoy convencido de que no he dicho nada; que somos sencilla y
naturalmente todo lo dichosos que se puede ser, en sueños, claro está; que Jip come del
pastel de bodas, lo que al cabo de un rato no le sienta muy bien.
Que la silla de postas nos espera; que Dora va a cambiar de traje; que mi tía y miss
Clarissa se quedan con nosotros; que nos paseamos por el jardín; que mi tía, en el
almuerzo, ha hecho un verdadero discurso sobre las tías de Dora, y que está encantada y
hasta un poco orgullosa de su hazaña.
Que Dora está dispuesta; que miss Lavinia revolotea a su alrededor con sentimiento de
perder el encantador juguete que le ha proporcionado durante algún tiempo una ocupación
tan agradable; que, con gran sorpresa, Dora descubre a cada momento que se le
olvidan una cantidad de pequeñas cosas, y que todo el mundo corre de un lado a otro para
buscárselas.
Que rodean a Dora y ella empieza a despedirse; que parecen todas reunidas una cesta de
flores con sus cintas nuevas y sus colores alegres; que casi ahogan a mi querida esposa en
medio de todas aquellas flores que la abrazan, y que, al fin, viene a lanzarse en mis
brazos celosos riendo y llorando a la vez.
Que yo quiero llevar a Jip, que nos tiene que acompañar, y que Dora dice que no, que
tiene que ser ella quien lo lleve, sin lo cual creerá que ya no le quiere porque está casada,
lo que le rompería el corazón; que salimos del brazo; que Dora se vuelve para decir: «¡Si
alguna vez he sido antipática o ingrata con vosotros, no lo recordéis, os los ruego! », y
que se echa a llorar.
Que dice adiós con la manita, y que por enésima vez vamos a partir; que se detiene de
nuevo, se vuelve y corre hacia Agnes, pues quiere darle sus últimos besos y dirigirle su
última despedida.
Por fin estamos en el coche uno al lado del otro. Ya hemos partido. Salgo de un sueño;
ahora ya creo en ello. Sí; es mi querida, mi querida mujercita la que está a mi lado, ¡y la
quiero tanto!
-¿Eres dichoso ahora, malo -me dice Dora-, y estás seguro de que no te arrepentirás?
Me he retirado a un lado para ver desfilar ante mí los fantasmas de aquellos días que
pasaron. Ahora que han desaparecido, reanudo el viaje de mi vida.
CAPÍTULO IV
NUESTRA CASA
Me parecía una cosa extraña una vez pasada la luna de mil y cuando nos quedamos
solos en nuestra casita Dora y yo, libres ya de la deliciosa ocupación del amor.
¡Me parecía tan extraordinario el tener siempre a Dora a mi lado; me parecía tan
extraño no tener que salir de casa para it a verla, no tener que preocuparme por su causa
ni que escribirle, no tener que devanarme los sesos para encontrar ocasión de estar solo
con ella! A veces, por la noche, cuando dejaba un momento mi trabajo y la veía sentada
frente a mí, me apoyaba en el respaldo de mi silla y empezaba a pensar en lo raro que era
que estuviéramos allí solos, juntos, como si fuera la cosa más natural el que ya nadie
tuviera que mezclarse en nuestros asuntos; que toda la novela de nuestro no viazgo estaría
pronto lejana; que ya no teníamos más que tratar de hacernos felices mutuamente,
gustarnos toda la vida.
Cuando había en la Cámara de los Comunes algún debate que me retrasaba, me parecía
tan extraordinario, al tomar el camino de casa, pensar que Dora me esperaba; me parecía
tan maravilloso verla sentarse con dulzura a mi lado para hacerme compañía mientras
comía. Y saber que se cogía todo el pelo con papelitos, es más, vérselos poner todas las
noches, ¿no era una cosa extraordinaria?
Creo que dos pajarillos hubieran sabido tanto como nosotros sobre cómo llevar una
casa, ¡mi pequeña Dora y yo! Teníamos una criada y, como es natural, ella lo manejaba
todo. Todavía estoy convencido interionnente de que debía de ser alguna hija disfrazada
de mistress Crupp. ¡Cómo nos amargaba la vida Mary Anne!
Se llamaba Paragon. Cuando la tomamos a nuestro servicio nos aseguraron que aquel
nombre sólo expresaba débilmente todas sus cualidades; era el parangón de todas las virtudes.
Tenía un certificado escrito más grande que un cartel, y a dar crédito a aquel
documento sabía hacer todo lo del mundo, y todavía más. Era una mujer en la fuerza de
la edad, de fisonomía repulsiva. Tenía un primo en el regimiento de la Guardia, de tan
largas piernas, que parecía ser la sombra de algún otro visto al sol a las doce del día. Su
traje era tan pequeño para él como él era grande para nuestra casita, y la hacía parecer
diez veces más pequeña de lo que era en realidad. Además, los tabiques eran sencillos, y
siempre que pasaba la tarde en casa lo sabíamos por una especie de gruñido continuo que
oíamos en la cocina.
Nos habían garantizado que nuestro tesoro era sobrio y honrado. Por lo tanto, supongo
que tendría un ataque de nervios el día que la encontré tirada delante del fogón y que sería
el trapero el que no se había apresurado a devolver las cucharillas de té que nos
faltaban.
Además le teníamos un miedo horrible. Sentíamos nuestra inexperiencia y no
estábamos en estado de salir adelante; diría que estábamos a su merced si la palabra
merced no diera la sensación de indulgencia, pues era una mujer sin piedad. Ella fue la
causa de la primera disputa que tuve con Dora.
-Querida mía - le dije un día-, ¿crees que Mary Anne entiende el reloj?
-¿Por qué, Doady? -me preguntó Dora levantando inocentemente la cabeza.
-Amor mío, porque son las cinco, y debíamos comer a las cuatro.
Dora miró al reloj con un airecito de inquietud a insinuó que creía que aquel reloj se
adelantaba.
-Al contrario, querida - le dije mirando mi reloj-, se retrasa unos minutos.
Mi mujercita vino a sentarse encima de mis rodillas para tratar de contentarme y me
hizo una rays con el lápiz en medio de la nariz: era encantador, pero aquello no me daba
de comer.
-¿No crees, vida mía, que debías decirle algo a Mary Anne?
-¡Oh, no!; te lo ruego, Doady -exclamó Dora..
-¿Por qué no, amor mío? -le pregunté con dulzura.
-¡Oh!, porque yo sólo soy una tontuela, y ella lo sabe muy bien.
Como aquellos sentimientos me parecían incompatibles con la necesidad de regañar a
Mary Anne, fruncí las cejas.
-¡Oh, qué arruga tan horrible en la frente, malo! -dijo Dora, todavía sentada en mis
rodillas.
Y señaló aquellas odiosas arrugas con su lápiz, que llevaba a sus labios rosas para que
marcara más negro; después hacía como que trabajaba tan seriamente en mi frente, con
una expresión tan cómica, que me eché a reír, a pesar de todos mis esfuerzos.
-¡Así me gusta, eres un buen muchacho! -dijo Dora-. Estás mucho más guapo cuando te
ríes.
-Pero, amor mío...
-¡Oh, no, no, te lo ruego! -exclamó Dora abrazándome-. No hagas el Barba Azul, no
pongas esa expresión seria.
-Pero, mi querida mujercita - le dije-sin embargo, es necesario ponerse serio alguna vez.
Ven a sentarte en esta silla a mi lado. Dame el lápiz. Vamos a hablar de un modo
razonable. ¿Sabes, querida mía (¡qué manita tan dulce para tener entre las mías y qué
precioso anillo para ver en el dedo de mi recién casada!), sabes, querida: te parece muy
agradable verse obligado a marcharse sin comer? Vamos, ¿qué piensas?
-No -respondió débilmente Dora.
-Pero, querida mía, ¡cómo tiemblas!
-Porque sé que vas a regañarme -exclamó Dora en un tono lamentable.
-Querida mía, sólo voy a tratar de hablarte de un modo razonable.
-¡Oh!, pero eso es peor que regañar-exclamó Dora, desesperada-. Yo no me he casado
para que me hablen razonablemente. Si quieres razonar con una pobre cosita como yo,
hubieras debido avisármelo. ¡Eres malo!
Traté de calmarla; pero se ocultó el rostro, y sacudía de vez en cuando sus bucles
diciendo: «¡Oh, eres malo!». Yo no sabía qué hacer; me puse a recorrer la habitación, y
después me acerqué a ella.
-¡Dora, querida mía!
-No, no me quieres, y estoy segura de que te arrepientes de haberte casado; si no, no me
hablarías así.
Aquel reproche me pareció tan inconsecuente, que tuve valor para decirle:
-Vamos, Dora mía, no seas niña; estás diciendo cosas que no tienen sentido.
Seguramente recordarás que ayer me tuve que marchar a medio comer, y que la víspera el
cordero me hizo daño porque estaba crudo y lo tuve que tomar corriendo; hoy no puedo
comer, en absoluto, y no digo nada del tiempo que hemos esperado el desayuno; y
después, el agua para el té ni siquiera hervía. No es que te haga reproches, querida mía;
pero todo eso no es muy agradable.
-¡Oh, qué malo, qué malo eres! ¿Cómo puedes decirme que soy una mujer
desagradable?
-Querida Dora, ¡sabes que nunca he dicho eso!
-Has dicho que todo esto no era muy agradable.
-He dicho que la manera con que llevábamos la casa no era agradable.
-¡Pues es lo mismo! --exclamó Dora.
Y evidentemente lo creía, pues lloraba con amargura.
Di de nuevo algunos pasos por la habitación, lleno de amor por mi linda mujercita y
dispuesto a romperme la cabeza contra las puertas, tantos remordimientos sentía. Me
volví a sentar y le dije:
-No te acuso, Dora; los dos tenemos mucho que aprender. únicamente quería
demostrarte que es necesario, verdaderamente necesario (estaba decidido a no ceder en
aquel punto), que te acostumbres a vigilar a Mary Anne y también un poco a obrar por ti
misma, en interés tuyo y mío.
-Estoy verdaderamente sorprendida de tu ingratitud -dijo Dora sollozando-. Sabes muy
bien que el otro día dijiste que te gustaría tomar un poco de pescado, y fui yo misma muy
lejos para encargarlo y darte una sorpresa.
-Y fue muy amable por tu parte, querida mía, y te lo he agradecido tanto, que me he
librado muy bien de decirte que habías hecho muy mal comprando un salmón, porque es
demasiado grande para dos personas y porque había costado una libra y seis chelines, y
que es demasiado caro para nosotros.
-Pues te gustó mucho --dijo Dora llorando todavía-, y estabas tan contento que me
llamaste tu ratita.
-Y te lo volveré a llamar cien veces, amor mío --contesté.
Pero había herido su corazoncito, y no había manera de consolarla. Lloraba tanto y
tenía el corazón tan apretado, que me parecía que le había dicho algo horrible que le
había causado mucha pena. Tuve que marcharme corriendo, y volví muy tarde, y durante
toda la noche estuve agobiado por los remordimientos. Tenía la conciencia inquieta como
un asesino, y estaba perseguido por el sentimiento vago de un crimen enorme del que
fuera culpable.
Eran más de las dos de la mañana cuando volví, y encontré en mi casa a mi tía
esperándome.
-¿Ha ocurrido algo, tía? - le pregunté con inquietud.
-No, Trot -respondió-. Siéntate, siéntate. únicamente mi Capullito estaba un poco triste,
y me he quedado para hacerle compañía; eso es todo.
Apoyé la cabeza en mis manos y permanecí con los ojos fijos en el fuego; me sentía
más triste y más abatido de lo que hubiera podido creer; tan pronto, casi en el momento
en que acababan de cumplirse mis más dulces sueños. Por último encontré los ojos de mi
tía fijos en mí. Parecía preocupada; pero su rostro se serenó enseguida.
-Te aseguro, tía -le dije-, que toda la noche me he sentido desgraciado pensando que
Dora tenía pena. Pero mi única intención era hablarle dulce y tiernamente de nuestros
asuntos.
Mi tía movió la cabeza animándome.
-Hay que tener paciencia, Trot --dijo.
-Sí, y Dios sabe que no quiero ser exigente, tía.
-No, no --dijo mi tía-; mi Capullito es muy delicado y es necesario que el viento sople
dulcemente sobre ella.
Di las gracias en el fondo del corazón a mi buena tía por su ternura con mi mujer, y
estoy seguro de que se dio cuenta.
-¿No crees, tía - le dije después de haber contemplado de nuevo el fuego-, que tú podrías
dar de vez en cuando al gún consejo a Dora? Eso nos sería muy útil.
-Trot -repuso mi tía con emoción-, no; no me pidas eso nunca.
Hablaba en un tono tan serio que levanté los ojos con sorpresa.
-¿Sabes, hijo mío? -prosiguió-. Cuando miro mi vida pasada y veo en la tumba personas
con las que hubiera podido vivir en mejores relaciones... Si he juzgado severamente los
errores de otro en cuestiones de matrimonio es quizá porque tenía tristes razones para
juzgarlo así por mi cuenta. No hablemos de ello. He sido durante muchos años una vieja
gruñona a insoportable; todavía lo soy y lo seré siempre. Pero nosotros nos hemos hecho
mutuamente bien, Trot; al menos tú me lo has hecho a mí, y no quiero que ahora nos
pueda separar nada.
-¿Qué nos va a separar? -exclamé.
-Hijo mío, hijo mío --dijo mi tía estirándose el traje con la mano-, no hay que ser
profeta para darse cuenta de lo fácil que sería y de lo desgraciada que podría yo hacer a
mi Capullito si me mezclara en vuestros asuntos; deseo que me quiera y que sea alegre
como una mariposa. Acuérdate de tu madre y de su segundo matrimonio, y no me hagas
una proposición que me trae a la memoria, para ella y para mí, crue les recuerdos.
Comprendí enseguida que mi tía tenía razón, y no comprendí menós toda la extensión
de sus escrúpulos generosos con mi querida esposa.
-Estás muy al principio, Trot -continuó-, y Roma no se construyó en un día ni en un
año. Has elegido tú mismo con toda libertad -aquí me pareció que una nube se extendía
un momento sobre su rostro- y has escogido una cria tura encantadora y que te quiere
mucho. Ella es tu deber, y también será tu felicidad, no lo dudo, pues no quiero que
parezca que te estoy sermoneando; será tu deber y tu felicidad el apreciarla tal como la
has escogido, por las cualidades que tiene y no por las que no tiene. Trata de desarrollar
en ella las que le faltan. Y si no lo consigues, hijo mío -y mi tía se frotó la nariz-, tendrás
que acostumbrarte a pasarte sin ellas. Pero recuerda que vuestro porvenir es un asunto
completamente vuestro. Nadie puede ayudaros; tenéis que ayudaros solos. Es el
matrimonio, Trot, y que Dios os bendiga a uno y a otro, pues sois como dos bebés
perdidos en medio de los bosques.
Mi tía me dijo todo esto en tono alegre, y terminó su bendición con un beso.
-Ahora -dijo- enciende la linterna y acompáñame hasta mi nido por el sendero del
jardín -pues las dos casas comunicaban por allí-. Y dale a Capullito todo el cariño de
Betsey Trotwood, y, suceda lo que suceda, Trot, que no vuelva a pasársete por la
imaginación hacer de Betsey un espantapájaros, pues la he visto muy a menudo en el
espejo para estar segura de que ya lo es bastante por naturaleza y bastante antipática sin
eso.
Entonces mi tía se anudó el pañuelo alrededor de la cabeza, como tenía costumbre, y la
escolté hasta su casa. Cuando se detuvo en el jardín para alumbrarme a la vuelta con su
linterna pude observar que me miraba de nuevo con preocupación; pero no le di
importancia; estaba demasiado ocupado reflexionando sobre lo que me había dicho,
dema siado impresionado, por primera vez, por la idea de que teníamos que hacemos
nosotros solos nuestro porvenir, Dora y yo, y que nadie podría ayudarnos.
Dora descendió dulcemente en camisón a mi encuentro, ahora que estaba solo. Se echó
a llorar en mi hombro y me dijo que había sido muy duro con ella y que ella también había
sido muy mala. Yo le dije, poco más o menos, lo mismo, y todo terminó. Decidimos
que aquella pelea sería la última y que nunca más, nunca más, sucedería, aunque
viviéramos cien años.
¡Qué horror de criadas! De nuevo fueron el origen del disgusto que tuvimos después. El
primo de Mary Anne desertó y se ocultó en nuestra carbonera; de allí le sacó, con gran
sorpresa nuestra, un piquete de compañeros, que le esposaron y se lo llevaron, dejando
nuestro jardín cubierto de oprobio. Esto me dio valor para deshacerme de Mary Anne,
quien se resignó tan dulcemente, que me sorprendió; pero pronto descubrí dónde habían
ido a parar nuestras cucharillas, y además me revelaron que tenía la costumbre de pedir
dinero prestado a mi nombre a nuestros tenderos sin nuestra autorización.
Momentáneamente fue reemplazada por mistress Kidgerbury, una vieja de Kentishtown,
que asistía, pero que era demasiado débil para hacer nada; después encontramos otro
tesoro, de un carácter encantador; pero, desgraciadamente, aquel tesoro no hacía más que
rodar las escaleras con las fuentes en las manos o lanzarse de cabeza en el salón con todo
el servicio de té, como quien se mete en un baño. Los desastres cometidos por aquella
desgraciada nos obligaron a despedirla; fue seguida, con numerosos intermedios de
mistress Kidgerbury, por toda una serie de seres incapaces. Por fin caímos sobre una
chica de muy buen aspecto, que se fue a la feria de Greenwich con el sombrero de Dora.
Después ya sólo recuerdo una multitud de fracasos sucesivos.
Parecíamos destinados a que todo el mundo nos engañara. En cuanto aparecíamos en
una tienda nos ofrecían la mercancía averiada. Si comprábamos una langosta estaba llena
de agua; la carne estaba pasada; nuestros panecillos sólo tenían miga. Con objeto de
estudiar el principio de la cocción de un rosbif para que esté en su punto, tuve yo mismo
que acudir al libro de cocina; pero debíamos ser víctimas de una extraña fatalidad, pues
nunca conseguíamos el justo medio entre la carne sangrando y la carne quemada.
Estaba convencido de que todos aquellos desastres nos costaban mucho más caro que si
hubiéramos ejecutado una serie de triunfos, y estudiando nuestras cuentas veía que
habíamos gastado manteca suficiente para embadurnar el piso bajo de nuestra casa. ¡Qué
consumo! Yo no se si seria que las contribuciones indirectas habían hecho aquel año
encarecer la mostaza; pero al paso que íbamos, iba a ser necesario, para que nosotros
tuviéramos mostaza suficiente, que muchas familias se privaran de ella, cediéndonos su
parte. Y lo más sorprendente de todo aquello es que en casa nunca se encontraba.
También nos sucedió que la lavandera empeñó nuestra ropa, y vino después en un
estado de embriaguez, arrepentida, a implorar nuestro perdón; pero supongo que estas cosas
le habrán ocurrido a todo el mundo. Ta mbién tuvimos que soportar un fuego que se
armó en la chimenea; pero todo esto son desgracias corrientes. Lo que nos era personal
era la cuestión de las criadas. Una de ellas tenía pasión por los licores fuertes, lo que
aumentaba nuestra cuenta de cerveza y de licores en el café que nos los suministraban.
Encontramos en la cuenta artículos inexplicables, como: «Un cuarto de litro de ron
(mistress C.) y medio cuarto de ginebra (mistress C.); un vaso de ron y de menta
(mistress C.).» Los paréntesis se referían siempre a Dora, que pasaba, según supimos
después, por haber ingerido todos aquellos licores.
Una de nuestras primeras hazañas fue dar de comer a Traddles. Le encontré una
mañana y le dije que viniera a vemos por la tarde. Él consintió, y escribí dos letras a Dora
diciéndole que llevaría a nuestro amigo. Era un día muy hermoso, y en el camino
charlarnos todo el tiempo de mi felicidad. Traddles estaba convencido, y me decía que el
día en que él supiera que Sofía le esperaba por la tarde en una casita como la nuestra no
faltaría nada a su dicha.
Yo no podía desear una mujercita más encantadora que la que se sentó aquella tarde
frente a mí; pero lo que sí hubiera deseado es que la habitación fuese un poco menos
pequeña. Yo no sé en qué consistía, pero, aunque no éramos más que los dos, nunca había
sitio, y, sin embargo, la habitación era bastante grande para que nuestros muebles se
perdieran en ella. Sospecho que era porque nada tenía sitio fijo, excepto la pagoda de Jip,
que siempre impedía el paso. Aquella tarde Traddles estaba tan encerrado entre la
pagoda, la caja de la guitara, el caballete de Dora y mi mesa, que yo temía no tuviera
bastante sitio para manejar su cuchillo y su tenedor; pero él protestaba con su buen humor
habitual diciendo: «Tengo un océano de sitio, Copperfield; un océano, te lo aseguro».
También había otra cosa que me hubiera gustado impedir; me hubiera gustado que no
se animara la presencia de Jip encima del mantel durante la comida. Me hubiese parecido
molesto que estuviera allí aunque no hubiera tenido la mala costumbre de meter la pata
en la sal y en la manteca. Aquella vez yo no sé si es que se creía especialmente encargado
de dar caza a Traddles; pero no cesó de ladrarle y de saltar encima de su plato, poniendo
en aquellas maniobras tal obstinación, que no podía hablarse de otra cosa.
Pero como yo sabía lo tierno que tenía Dora el corazón y lo sensible que era en lo que
se refiere a su favorito, no hice ninguna objeción; ni siquiera me permití una alusión a los
platos que Jip destrozaba en el suelo, ni a la falta de simetría en el arreglo de los
cacharros, que parecían estar como habían caído; tampoco quise hacer observar que
Traddles estaba bloqueado por platos de verdura y por jarras. Únicamente no podía por
menos de preguntarme a mí mismo, mientras contemplaba el aspecto del cordero que iba
a partir, cómo sería que nuestros corderos tenían siempre unas formas tan extraordinarias
como si nuestro carnicero nos sirviera corderos contrahechos; pero me guardé para mí
aque llas reflexiones.
-Amor mío -le dije a Dora-, ¿qué tienes en ese plato?
No podía comprender por qué Dora estaba haciendo desde hacía un momento aquellos
mohines, como si quisiera besarme.
-Son ostras, amigo mío -me dijo tímidamente.
-¿Y se te ha ocurrido a ti? --dije encantado.
-Sí, Doady -dijo Dora.
-¡Qué buena idea! --exclamé dejando el gran cuchillo y el tenedor de partir el cordero-.
No hay nada que le guste tanto a Traddles.
-Sí, sí, Doady --dijo Dora-. He comprado un barrilito entero, y el hombre me ha dicho
que eran muy buenas. Pero.... pero temo que les ocurra algo extraordinario.
Y Dora sacudió la cabeza, saltándosele las lágrimas.
-Sólo están abiertas a medias - le dije-; quita la concha de encima, querida.
-No quiere marcharse de ningún modo -dijo Dora, que lo intentaba con todas sus
fuerzas, con expresión desolada.
-¿Sabes, Copperfield? ---dijo Traddles examinando alegremente el plato-. Yo creo que
es porque... estas ostras son perfectas..., pero no las han abierto nunca.
En efecto, no las habían abierto nunca; y nosotros no teníamos cuchillo para ostras;
además no hubiéramos sabido utilizarlo; por lo tanto, miramos las ostras mientras nos comíamos
el cordero; al menos nos comimos todo lo que estaba cocido. Si se lo hubiera
permitido, creo que Traddles, pasando al estado salvaje, se hubiera hecho canibal y alimentado
de carne casi cruda para demostrar lo satisfecho que estaba de la comida; pero
yo estaba decidido a no consentirle que se inmolara así en el altar de la amistad, y en lugar
de aquello comimos un trozo de jamón; afortunadamente había jamón curado en la
despensa.
Mi pobre mujercita estaba tan desesperada al pensar que aquello me iba a contrariar, y
fue tan grande su alegría cuando vio que no ocurría nada, que olvidé enseguida mi
fast idio al momento. La tarde pasó muy bien. Dora estaba sentada a mi lado con su brazo
apoyado en mi sillón, mientras Traddles y yo discutíamos sobre la calidad de mi vino, y a
cada instante se inclinaba hacia mí para darme las gracias por no haber sido gruñón ni
malo. Después nos hizo el té, y yo estaba tan encantado viéndoselo hacer, como si hiciera
las comiditas de la muñeca, que no me hice el difícil sobre la calidad dudosa del brebaje.
Después Traddles y yo estuvimos un rato jugando a las cartas, mientras Dora cantaba
acompañándose con la guitarra, y me pareció que nuestro matrimonio sólo era un
hermoso sueño y que todavía estábamos en la primera tarde en que había oído su dulce
voz.
Cuando Traddles se fue lo acompañé hasta la puerta, y después volví al salón; mi mujer
vino a poner su silla al ladito de la mía.
-¡Estoy tan triste! ¿Quieres enseñarme a hacer algo, Doady?
-Pero en primer lugar tendría que aprenderlo yo, Dora -le dije yo-; no sé más que tú,
pequeña.
-¡Oh, pero tú puedes aprenderlo! -repuso-. ¡Tú tienes tanto talento!
-¡Qué locura, ratita!
-Yo hubiera debido -añadió después de un largo silencio-, yo hubiera debido ir a
establecerme al campo y pasar un año con Agnes.
Tenía las manos juntas, apoyadas en mi hombro; reclinó también la cabeza, y me
miraba dulcemente con sus grandes ojos azules.
-¿Por qué? -pregunté.
-Creo que su trato me hubiera beneficiado y que con ella hubiera podido aprender
muchas cosas.
-Todo llega a su tiempo, amor mío. Desde hace muchos años Agnes ha tenido que
cuidar a su padre: hasta cuando sólo era una niña pequeña, ya era la Agnes que tú
conoces.
-¿Quieres llamarme como yo lo diga? -preguntó Dora sin moverse.
-¿Cómo? -le dije sonriendo.
-Es un nombre estúpido --dijo sacudiendo sus bucles-. Pero lo mismo da; llámame tu «
mujer- niña» .
Pregunté riendo a mi «mujer-niña» que por qué quería que la llamase así, y me
respondió sin moverse; sólo mi brazo, pasado alrededor de su cintura, me acercaba
todavía más sus hermosos ojos azules.
-Pero ¡qué tonto eres! No te pido que me llames siempre así en lugar de Dora;
únicamente quiero que cuando pienses en mí te digas que soy tu « mujer -niña» . Cuando
tengas ga nas de enfadarte conmigo no tienes más que pensar: « ¡Bah, es mi "mujer-niña"!
». Cuando te ponga la cabeza loca, vuélvete a decir: «¿Pero no sabía yo hace mucho
tiempo que nunca sería más que una "mujer-niña"?». Cuando no sea para ti todo lo que
querría ser, y que no lo seré quizá nunca, piensa siempre: «Esto no impide que esta
tontuela de "mujer-niña" me quiera mucho». Pues es la verdad, Doady; ¡te quiero tanto!
Yo no había contestado en serio; hasta entonces tampoco se me había ocurrido que
hablara ella seriamente. Pero se quedó tan contenta con lo que le contesté, que sus ojos no
estaban secos todavía cuando ya estaba riendo. Y pronto vi a mi «mujer-niña» sentada en
el suelo al lado de la pagoda china haciendo sonar todas las campanitas, unas después de
otras, para castigarle, por su mala conducta, a Jip; pero él continuaba perezosamente
tendido en el suelo de su nicho mirándola de reojo como para decirle: « Haz todo lo que
quieras; no conseguirás que me mueva con todas tus cosas; soy demasiado perezoso y no
me molesto por tan poco».
Aquella llamada de Dora me causó una profunda impresión. Vuelvo a aquellos tiempos
lejanos, y me imagino a aquella dulce criatura, a quien amaba tanto, y la invoco para que
salga una vez más de la sombra del pasado, para que vuelva hacia mí su rostro
encantador, y puedo asegurar que su pequeño discurso resuena sin cesar en mi corazón;
quizá no haya sacado de él el mayor partido posible: era joven y sin experiencia; pero
nunca su inocente súplica ha venido en vano a llamar a mis oídos.
Dora me dijo unos días después que iba a hacerse una excelente ama de casa. En
consecuencia, sacó del cajón su bloc, afiló el lápiz, compró un enorme libro de cuentas,
volvió a pegar cuidadosamente todas las hojas del libro de cocina, que Jip había roto, a
hizo un esfuerzo desesperado para «ser buena», como ella decía. Pero los números
continuaban con el defecto de siempre: no querían dejarse sumar. Cuando había llenado
ya dos o tres columnas de su libro de cuentas, lo que no sucedía sin trabajo, Jip iba a
pasearse sobre la página, emborronándolo todo con su cola, y además Dora se empapaba
de tinta sus lindos dedit os; esto era lo más claro de todo.
Algunas tardes, cuando había vuelto y estaba trabajando (pues escribía mucho y
empezaba a ser reconocido como escritor), dejaba la pluma y observaba a mi
«mujer- niña», que trataba de «ser buena» . En primer lugar ponía encima de la mesa su
inmenso libro de cuentas y lanzaba un profundo suspiro; después lo abría en el sitio
emborronado por Jip la tarde anterior y llamaba a Jip para enseñarle las huellas de su
crimen: era la señal de una diversión en favor de Jip. Le ponía tinta en la punta de la nariz
como castigo. Después ella decía a Jip que se echara encima de la mesa « como un león»
(era una de sus hazañas, aunque a mis ojos la analogía no era extraordinaria). Si estaba de
buen humor, Jip obedecía. Entonces ella cogía una pluma y empezaba a escribir; pero
había un pelo en la pluma; cogía otra y empezaba a escribir, pero aquella hacía borrones;
cogía la tercera y empezaba de nuevo, diciendo en voz baja: « ¡Oh!, esta mete ruido y va
a distraer a Doady! ». En una palabra, terminaba por desistir y volvía a colocar el libro de
cuentas en su sitio, después de hacer como que lo lanzaba a la cabeza del león.
Otras veces, cuando se sentía de humor más serio, cogía su bloc y una cestita llena de
cuentas y otros documentos, que parecían más que nada los papelitos con que recogía sus
bucles por la noche, y trataba de sacar algún resultado de ellas. Las comparaba muy
seriamente, escribía cifras, las borraba, contaba en todos sentidos los dedos de su mano
izquierda, y después de esto tenía una expresión tan contrariada, tan desanimada, tan
triste que me daba pena ver ensombrecerse así, por darme gusto, aquella carita
encantadora, y me acercaba a ella con dulzura, diciéndole:
-¿Qué te ocurre, Dora?
Me miraba desolada, contestando:
-Son estas cuentas tan antipáticas, que no quieren salir bien; me duele la cabeza; se
empeñan en no hacer lo que yo quiero.
Entonces yo le decía:
-Vamos a probar juntos; voy a enseñarte, Dora mía.
Y empezaba una demostración práctica; Dora me escuchaba durante cinco minutos con
la más profunda atención; después de lo cual empezaba a sentirse horriblemente cansada
y trataba de divertirse enrollando mis cabellos alrededor de sus dedos o bajándome el
cuello de la camisa para ver si me sentaba bien. Si quería reprimir su alegría y continuar
mis razonamientos ponía una expresión tan triste y tan des consolada, que yo recordaba al
verla, como un reproche, su alegría natural el día en que la conocí, y dejaba caer el lápiz,
repitiéndome que era una «mujer-niña» , y le suplicaba que cogiera la guitarra.
Tenía mucho trabajo y muchas preocupaciones; pero todo lo guardaba para mí solo.
Estoy ahora muy lejos de creer que obrara bien así; pero lo hacía por ternura para mi
«mujer-niña». Examino mi corazón y veo que, sin la menor reserva, confío a estas
páginas mis más secretos pensamientos. Sentía que me faltaba algo; pero aquello no
llegaba a alterar la felicidad de mi vida. Cuando me paseaba solo, con un sol hermoso, y
pensaba en los días de verano en que la tierra entera parecía llena de mi joven pasión,
sentía que mis sueños no se habían realizado del todo; pero creía que aque llo era una
sombra disminuida por la dulce gloria del pasado. A veces pensaba que me hubiera
gustado encontrar en mi mujer un consejero más seguro, más razonable y con más
firmeza de carácter; hubiera deseado que pudiera sostenerme y ayudarme, que poseyera
el poder de llenar los vacíos que sentía en mí; pero también pensaba que semejante
felicidad no es de este mundo y que no debía ni podía existir.
Por la edad era todavía un muchacho más que un marido, y no había conocido, para
formarme con su saludable influencia, más penas que las que se han podido leer en este
relato. Si me equivocaba, lo que podía ocurrirme muy a me nudo, eran mi amor y mi poca
experiencia lo que me extraviaban. Digo la pura verdad. ¿De qué me serviría ahora el
disimulo?
Por lo tanto, sobre mí recaían todas las dificultades y preocupaciones de nuestra vida;
ella no tomaba su parte. Nuestra casa seguía en el mismo desbarajuste que al principio;
únicamente yo me había acostumbrado, y al menos tenía la alegría de ver que Dora no
estaba casi nunca triste. Había recobrado toda su alegría infantil; me quería con todo su
corazón y se divertía como antes, es decir, como una niña.
Cuando los debates del Parlamento habían sido muy cansados (sólo hablo de su
duración, pues en cuanto a su calidad siempre lo eran) y volvía muy tarde, Dora nunca se
acostaba antes de que yo volviera, y bajaba a recibirme. Cuando no tenía que ocuparme
del trabajo que me había costado tanta labor de taquigrafía y podía escribir por mi cuenta,
venía a sentarse tranquilamente a mi lado, por tarde que fuera, y permanecía tan
silenciosa que yo a veces la creía dormida. Pero, en general, cuando levantaba la cabeza
veía sus ojos azules fijos en mí con la atención tranquila de que ya he hablado.
-Este pobre chico, ¡lo cansado que debe de estar! -dijo una noche, en el momento en
que cerraba mi pupitre.
-Esta pobre chiquilla, ¡lo cansada que debe de estar! -respondí yo-.Yo soy el que debo
decírtelo, Dora. Otro día te acuestas, querida mía. Es demasiado tarde para ti.
-¡Oh, no! No me mandes acostar -dijo Dora en tono suplicante-. Te lo ruego, no hagas
eso.
-¡Dora!
Con gran sorpresa mía estaba llorando en mi hombro.
-¿No te encuentras bien, pequeña mía? ¿No eres dichosa?
-Sí; muy bien y muy dichosa -dijo Dora-. Pero prométeme que me dejarás quedarme a
tu lado viéndote escribir
-Bonita cosa para verla esos preciosos ojos, ¡y a media noche! -respondí.
-¿De verdad? ¿De verdad te parecen preciosos? -repuso Dora riendo-. ¡Qué contenta
estoy de que sean preciosos!
-¡Vanidosilla! - le dije.
Pero no, no era vanidad; era una alegría ingenua al sentirse admirada por mí. Ya lo
sabía antes de que me lo dijera.
-Pues si te parece que son bonitos tienes que decirme que me dejarás siempre verte
escribir --dijo Dora-. ¿Te parecen bonitos?
-¡Muy bonitos!
-Entonces me dejas que te mire escribir
-Temo que eso no los embellezca mucho, Dora.
-Sí, ya lo creo. Porque has de saber, señor sabio, que eso te impedirá olvidarme
mientras estás sumergido en tus meditaciones silenciosas. ¿Te enfadarías si te dijera una
cosa muy necia, todavía más necia que de costumbre?
-Veamos esa maravilla.
-Déjame que vaya dándote las plumas a medida que las necesites -me dijo Dora-. Tengo
ganas de poder ayudarte en algo durante esas horas en que tanto trabajas. ¿Me dejas que
las coja para dártelas?
El recuerdo de su alegría cuando le dije que sí, hace que se me salten las lágrimas.
Cuando al día siguiente me puse a escribir, ella se había instalado al lado mío con un gran
paquete de plumas, y así fue siempre. El gusto con que se asociaba de aquel modo a mi
trabajo y su alegría cada vez que necesitaba una pluma, lo que me sucedía sin cesar, me
dio la idea de proporcionarle una satisfacción mayor todavía, y de vez en cuando hacía
como que la necesitaba para copiarme una o dos páginas de mi manuscrito. Entonces se
ponía radiante. Había que verla prepararse para aquella gran empresa, ponerse el delantal,
coger trapos de la cocina para limpiar la pluma, y lo que tardaba, y las veces que leía las
páginas a Jip, como si pudiera comprenderlo; y después firmaba su página, como si la
obra hubiera quedado incompleta sin el nombre del copista, y me la traía, muy alegre de
haber acabado su deber, echándome los brazos al cuello. ¡Recuerdo encantador para mí,
aunque los demás no vean en ello más que niñerías!
Poco tiempo después tomó posesión de las llaves, que paseaba por toda la casa en un
cestito atado a su cintura. En general, los armarios a que pertenecían no estaban cerrados,
y las haves terminaron por no servir más que para divertir a Jip; pero Dora estaba
contenta, y eso era suficiente para mí. Estaba convencida de que aquella determi nación
debía de producir el mejor efecto, y estábamos contentos como dos niños que juegan a las
casas de muñecas para divertirse.
Y así pasaba nuestra vida; Dora demostraba casi tanta ternura a mi tía como a mí, y le
hablaba a menudo de los tiempos en que pensaba en ella como en «una vieja gruñona».
Nunca se había preocupado tanto mi tía por nadie. Hacía la come a Jip, que no le
correspondía; oía tocar todos los días la guitarra a Dora, a ella que no le gustaba la
música; no nombraba nunca a nuestra serie de «incapaces», y, sin embargo, la tentación
debía ser muy grande para ella; hacía a pie caminatas enormes para traer a Dora toda
clase de cosillas de que tenía gana, y cada vez que llegaba por el jardín y Dora no estaba
abajo se la oía decir en la escalera, con una voz que resonaba alegremente en toda la casa:
-Pero ¿dónde está Capullito?
CAPÍTULO V
MÍSTER DICK CUMPLE LA PROFECÍA DE MI TÍA
Hacía ya algún tiempo que había dejado de trabajar con el doctor. Vivíamos muy cerca
de él, y le veía a menudo, y hasta dos o tres veces habíamos ido a comer y a tomar el té a
su casa. El Veterano vivía ya de hecho con él; era siempre la misma, con sus mariposas
inmortales revoloteando alrededor de su cofia.
Como a tantas otras madres que he conocido en mi vida, a mistress Markleham le
gustaba mucho más divertirse que a su hija. Necesitaba divertirse, y como un hábil
«veterano» que era, quería hacer creer, al consultar sus propias inclinaciones, que se
sacrificaba por su hija. Esta excelente madre estaba, por lo tanto, muy dispuesta a
favorecer los deseos del doctor, que quería que Annie se divirtiese, y no dejaba de alabar
la discreción de su yerno.
No dudo de que hacía sangrar la llaga del doctor sin saberlo; y sin poner en ello más
que cierta cantidad de egoísmo y de frivolidad, que se encuentra a veces hasta en
personas de edad madura, le confirmaba, yo creo, en la idea de que era imponente para la
juventud de su mujer y de que no podia hater entre ellos simpatía natural, a fuerza de felicitarle
porque trataba de endulzar a Annie el peso de la vida.
-Amigo mío - le decía un día en mi presencia-, usted sabe muy bien, sin duda, que es un
poco triste para Annie el estar encerrada siempre aquí.
El doctor movió la cabeza con benevolencia.
-Cuando tenga la edad de su madre -prosiguió mistress Markleham, moviendo su
abanico- será otra cosa. A mí ya podrían meterme en una celda; con tal de estar bien
acompañada, no desearía nunca salir; pero ¿sabe usted?, yo no soy Annie, y Annie no es
su madre.
-Ya, ya --dijo el doctor.
-Usted es el hombre mejor del mundo. No; dispénseme usted -continuo, viendo que el
doctor le hacía un signo negativo-; debo decirlo delante de usted como lo digo siempre
por detrás: es usted el hombre mejor del mundo; pero, naturalmente, usted no puede, ¿no
es verdad?, tener los mismos gustos y preocupaciones que Annie.
-¡No! --dijo el doctor con voz triste.
-Es completamente natural -repuso El Veterano-. Vea usted, por ejemplo, su
diccionario. ¿Hay algo más útil que un diccionario, más indispensable? ¡El sentido de las
pala bras! Sin el doctor Johnson y hombres así, ¡quién sabe si en estos momentos no
daríamos a una aguja de zurcir el nombre de un palo de escoba! Pero no podemos pedirle
a Annie que se interese por un diccionario cuando ni siquiera está terminado, ¿no es
cierto?
El doctor sacudió la cabeza.
-Y por eso apruebo tanto sus atenciones delicadas --dijo mistress Markleham, dándole
en el hombro un golpecito con el abanico---. Eso prueba que usted no es como tantos
ancianos que querrían encontrar cabezas viejas sobre hombros jóvenes. Usted ha
estudiado el carácter de Annie y lo ha comprendido. Y eso es lo que me parece
encantador.
El doctor Strong parecía, a pesar de su calma y paciencia habitual, soportar con trabajo
todos aquellos cumplidos.
-Y ya sabe, mi querido doctor --continuo El Veterano, dándole muchos golpecitos
amistosos-, que puede usted disponer de mí en todo momento. Sepa que estoy enteramente
a su disposición. Estoy dispuesta a ir con Annie a los teatros, a los conciertos, a las
exposiciones, a todas partes; y ya verá usted cómo ni siquiera me quejo de cansancio. ¡El
deber, mi querido doctor, el deber ante todo!
Cumplía su palabra. Era de esas personas que pueden soportar una cantidad enorme de
diversiones sin cansarse. Cada vez que leía el periódico (y lo leía todos los días durante
dos horas, sentada en un cómodo sillón) descubría que había que ver algo que divertiría
mucho a Annie. En vano protestaba Annie, que estaba cansada de todo aquello; su madre
le contestaba invariablemente:
-Mi querida Annie, lo creía más razonable, y debo decirte, amor mío, que es agradecer
muy mal la bondad del doctor Strong.
Este reproche se lo dirigía por lo general en presencia del doctor, y me parecía que
aquello era lo que principalmente decidía a Annie a acceder, y se resignaba casi siempre a
it a donde la quería llevar El Veterano.
Muy rara vez las acompañaba míster Maldon. Algunas veces animaban a mi tía para
que se uniera a ellas; otras ve ces era únicamente a Dora. Antes hubiera dudado en dejarla;
pero recordando lo que había sucedido aquella noche en el gabinete del doctor, ya no
tenía la misma desconfianza. Creía que el doctor tenía razón, y no sospechaba más que él.
Algunas veces mi tía se rascaba la nariz cuando estábamos solos, y me decía que no lo
comprendía, pero que que rría verlos más dichosos, y que no creía que su marcial amiga
(así llamaba siempre al Veterano) contribuyera a arreglar las cosas. Decía también que el
primer acto de sensatez de nuestra marcial amiga debía ser el arrancar todas las mariposas
de su cofia y regalárselas a algún deshollinador para que se disfrazara en Carnaval.
Pero sobre todo mi tía contaba con míster Dick. «Era evidente que aquel hombre tenía
una idea -decía-; y si pudiera, aunque solo fuera por algunos días, encerrarla en un rincón
de su cerebro, lo que era para él la mayor dificultad, llegaría a distinguirse de una manera
extraordinaria. »
Ignorante de aquella predicción, míster Dick continuaba siempre en la misma posición,
bis a bis del doctor y de mistress Strong. Parecía no avanzar ni retroceder una pulgada,
inmóvil en su base, como un edificio sólido; y confieso que, en efecto, me hubiera
sorprendido tanto verla avanzar un peso como ver andar una casa.
Pero una noche, algunos meses después de mi matrimonio, mister Dick entreabrió la
puerta de nuestro salón; yo estaba solo, trabajando (Dora y mi tía habían ido a tomar el té
a casa de los dos pajaritos), y me dijo, con una tos significativa:
-Temo que te moleste charlar un rato conmigo, Trotwood.
-De ninguna manera, mister Dick, hágame el favor de entrar.
-Trotwood -me dijo, apoyándose el dedo en la nariz, después de estrecharme la mano -,
antes de sentarme que rria hacerte una observación. ¿Conoces a tu tía?
-Un poco --contesté.
-¡Es la mujer más extraordinaria del mundo, caballero!
Y después de decir esta frase, que lanzó como una bale de cañón, míster Dick se sentó,
con una expresión más grave que de costumbre, y me miró.
-Ahora, hijo mío -añadió-, voy a hacerte una pregunta.
-Puede usted hacerme todas las que quiera.
-¿Qué piensas de mí, caballero? -me preguntó cruzando los brazos.
-Que es usted mi antiguo y buen amigo.
-Gracias, Trotwood -respondió mister Dick riendo y estrechándome la mano con una
alegría expansive-. Pero no es eso lo que quiero decir, hijo mío --continuó en tono más
serio- ¿Qué piensas de mí desde este punto de vista? (y se tocaba la frente).
Yo no sabía cómo contestar; pero vino en mi ayuda.
-Que tengo la inteligencia débil, ¿no es eso? Y -Pero... -le dije en tono indeciso- quizá
un poco.
-¡Precisamente! -exclamó mister Dick, que parecía encantado de mi respuesta-. Y es
que, ¿sabes, Trotwood?, cuando quitaron un poco del desorden que había en la cabeza
de... ya sabes de quién... pare meterlo ya sabes dónde... sucedió...
Y mister Dick hizo muchas veces con las manos el molinete, y después golpeó una con
otra, y volvió al ejercicio del molinete pare expresar una gran confusión. Esto es lo que
me hen hecho; esto es.
Yo le hice un gesto de aprobación, que él me devolvió.
-En una palabra, hijo mío -dijo mister Dick bajando la voz de pronto-, que soy un poco
simple.
Iba a negarlo, pero me detuvo.
-Sí, sí. Ella pretende que no. No quiere que se lo digan; pero es así. Lo sé. Si no la
hubiera tenido de amiga desde hace tantos años, me hubieran encerrado y llevaría la vida
más triste. Pero sabré corresponderla, no temas. Nunca gasto lo que gano haciendo las
copias. Lo meto en una hucha. He hecho mi testamento; ¡y se lo dejo todo! Será rica...
noble.
Mister Dick sacó el pañuelo del bolsillo y se enjugó los ojos. Pero lo volvió a doblar
cuidadosamente y volvió a guardárselo, y pareció que al mismo tiempo hacía desaparecer
a mi tía.
-Tú eres muy instruido, Trotwood -dijo mister Dick-, tú eres muy instruido. Tú sabes lo
sabio que es el doctor; tú sabes el honor que me ha hecho siempre. La ciencia no le ha
vuelto orgulloso. Es humilde, humilde y lleno de transigencia hasta para el pobre Dick,
que tiene una inteligencia tan limitada y que es tan ignorante. He hecho subir su nombre
en un pedacito de papel, a lo largo de la cuerda de la cometa, y ha llegado hasta el cielo,
entre las golondrinas. La cometa ha estado encantada de recibirle, y el cielo se ha
iluminado más.
Yo le encantaba diciéndole con efusión que el doctor merecía todo nuestro respeto y
toda nuestra estima.
-Y su mujer es como una estrella -dijo míster Dick-, una estrella brillante; yo la he visto
en todo su esplendor, caballero. Pero (se acercó y me puso una mano en la rodilla) hay
nubes, caballero, hay nubes.
Yo respondí a la solicitud que expresaba su fisonomía dando a la mía la misma
expresión y moviendo la cabeza.
-¡Y qué nubes! --dijo míster Dick.
Me miraba con una expresión tan preocupada, y parecía tan deseoso de saber o que
serían aquellas nubes, que me tomé el trabajo de contestarle lentamente y claramente,
como si se lo explicara a un niño:
-Hay entre ellos un desgraciado motivo de división -respondí-, alguna triste causa de
desunión. Es un secreto. Quizá es la consecuencia inevitable de la diferencia de edad que
existe entre ellos. Quizá es la cosa más insignificante del mundo.
Míster Dick acompañaba cada una de mis frases con un movimiento de atención.
Cuando terminé, se detuvo, y continuó reflexionando, con los ojos fijos en mí y la mano
en mis rodillas.
-Pero ¿el doctor no está enfadado con ella, Trotwood? --dijo al cabo de un momento.
-No; la quiere con ternura.
-Entonces ya sé lo que es, hijo mío -dijo míster Dick.
En un acceso repentino de alegría me golpeó las rodillas y se echó hacia atrás en su
silla, con las cejas muy levantadas. Le creí completamente loco. Pero pronto recobró su
gravedad, a inclinándose hacia adelante, me dijo, después de ha ber sacado su pañuelo,
con expresión respetuosa, como si realmente representara a mi tía:
-Es la mujer más extraordinaria del mundo, Trotwood. ¿Cómo no habrá hecho nada
para que renazca el orden en esta casa?
-Es un asunto demasiado delicado y demasiado difícil para que pueda nadie mezclarse
en él -dije.
-Y tú, que eres tan instruido -continuó míster Dick, tocándome con la punta del dedo-,
¿por qué no has hecho nada?
-Por la misma razón -respondí.
-Entonces estoy en ello, hijo mío -repuso míster Dick.
Y se enderezó ante mí todavía más triunfante, moviendo la cabeza y dándose golpes en
el pecho. Parecía que había jurado arrancarse el alma del cuerpo.
-Un pobre hombre, ligeramente tocado -continuó mister Dick-, un idiota, una
inteligencia débil, hablo de mí, ¿sabes?, puede hacer lo que no pueden intentar siquiera
las personas más distinguidas del mundo. Yo los reconciliaré, hijo mío; trataré de ello, y
no me guardarán rencor. No podré parecerles indiscreto. Les tiene sin cuidado lo que yo
puedo decir; aunque me equivocase, no soy más que Dick. ¿Y quién se fija en Dick? Dick
no es nadie. ¡Bah!
Y sopló con desprecio hacia su insignificante personalidad, como si lanzara una paja al
viento.
Felizmente, avanzaba en sus explicaciones, cuando oímos detenerse el coche a la puerta
del jardín. Dora y mi tía volvían.
-Ni una palabra, muchacho -continuó en voz baja-; deja toda la responsabilidad a Dick,
a este infeliz de Dick..., ¡al loco de Dick! Ya hace algún tiempo que lo pensaba; ahora es
el momento. Después de lo que me has dicho, estoy seguro; es eso. Todo va bien.
Míster Dick no pronunció ni una palabra más sobre aquel asunto; pero durante media
hora me hizo signos telegráficos, de los que mi tía no sabía qué pensar, para pedirme que
guardara el más profundo secreto.
Con gran sorpresa mía, no volví a oír hablar de nada durante tres semanas, y, sin
embargo, me tomaba un verdadero interés por el resultado de sus esfuerzos; percibía un
extraño resplandor de buen sentido en la conclusión a que había lle gado; en cuanto a su
buen corazón, nunca había dudado de él. Pero terminé por creer que, como era
inconstante y ligero, había olvidado o desistido de su proyecto.
Una noche que Dora no tenía ganas de salir, mi tía y yo nos fuimos a la casa del doctor.
Era en otoño, y no había debates en el Parlamento que me estropearan la fresca brisa de la
tarde y el olor de las hojas secas, iguales a las que yo pisoteaba hacía tanto tiempo en
nuestro jardincito de Bloonderstone, el viento, al gemir, parecía traerme también una
vaga tristeza, como entonces.
Empezaba a ser de noche cuando llegarnos a casa del doctor. Mistress Strong dejaba el
jardín en que mister Dick vagaba todavía, ayudando al jardinero en algunas cosas. El doctor
tenía una visita en su despacho; pero mistress Strong nos dijo que pronto quedaría
libre, y nos rogó que le esperásemos. La seguimos al salón y nos sentamos en la
oscuridad, al lado de la ventana. Nos tratábamos sin ningún cumplido. Vivíamos
libremente juntos, como antiguos amigos y buenos vecinos.
Estábamos así desde hacía un momento, cuando mistress Markleham, que siempre tenía
que complicarlo todo, entró bruscamente, con su periódico en la mano, diciendo con voz
entrecortada:
-Por Dios, Annie, ¿por qué no me has dicho que había alguien en el despacho?
-Pero, mamá -repuso ella tranquilamente-, no podía adivinar que querías saberlo.
-¡Que quería saberlo! --dijo mistress Markleham dejándose caer en el diván-. En mi
vida me he llevado un susto semejante.
-Según eso, ¿has entrado en el despacho, mamá? -preguntó Annie.
-¿Que si he entrado en el despacho, querida mía? -repuso con nueva energía---. ¡Ya lo
creo! Y he caído sobre este excelente hombre. ¡Juzgue usted mi emoción, miss Trotwood,
y usted también, míster David! Precisamente en el momento en que estaba haciendo
testamento.
Su hija se volvió vivamente.
-Precisamente en el momento, mi querida Annie, en que estaba haciendo testamento,
redactando sus últimas voluntades -repitió mistress Markleham extendiendo el periódico
sobre sus rodillas, como una servilleta-. ¡Qué previsión y qué cariño! Tengo que contarles
cómo ha sucedido. De verdad, sí debo contarlo, aunque sólo sea para hacer justicia a este
encanto de hombre, pues es un verdadero encanto este doctor. Quizá sabe usted, miss
Trotwood, que en esta casa tienen la costumbre de no encender las luces hasta que materialmente
se ha destrozado una los ojos leyendo el periódico, y también que únicamente
en el despacho del doctor se encuentra una butaca donde poder leerlo con comodidad. Por
eso iba al despacho del doctor, donde había visto luz. Abro la puerta, y al lado del
querido doctor veo a dos señores vestidos de negro, evidentemente procuradores, los tres
de pie delante de la mesa. El querido doctor tenía la pluma en la mano. «Es únicamente
para expresar...», decía. Annie, amor mío, escucha bien... «Es únicamente para expresar
toda la confianza que tengo en mistress Strong por lo que le dejo mi fortuna entera, sin
condiciones.» Uno de los señores repetía: «Toda su fortuna, sin condiciones». Yo,
conmovida, como pueden ustedes suponer que lo está una madre en semejantes
circunstancias, grito: « ¡Dios mío, perdonadme! ». Y, a punto de caerme en la puerta,
corro por el pasillo que da a la antecocina.
Mistress Strong abrió el balcón y se asomó a él; allí estuvo apoyada contra la
balaustrada.
-¿No les parece un espectáculo edificante, miss Trotwood, y usted, míster Copperfield
-continuó mistress Markleham-, el ver a un hombre de la edad del doctor Strong con la
fuerza de voluntad necesaria para hacer una cosa así? Esto prueba la razón que yo tenía.
Cuando el doctor Strong me hizo una visita de las más halagadoras y me pidió la mano de
Annie, yo dije a mi hija: «No dudo, hija mía, que el doctor Strong te asegurará el porvenir
todavía más de lo que ahora dice y promete».
En aquel momento se oyó llamar, y los visitantes salieron del despacho del doctor.
-Probablemente ha terminado -dijo El Veterano después de escuchar, El buen hombre
ha firmado, sellado y entregado el testamento, y tiene la conciencia tranquila, tiene
derecho. ¡Qué hombre! Annie, amor mío, voy a leer el periódico al despacho, pues no sé
prescindir de las noticias del día. Miss Trotwood, y usted, míster David, vengan a ver al
doctor, se lo ruego.
Vi a míster Dick de pie, en la sombra, cerrando su cortaplumas, cuando seguimos a
mistress Strong al despacho, y a mi tía, que se rascaba violentamente la nariz, como para
distraer un poco su furor contra nuestra marcial amiga; pero lo que no sabría decir, lo he
olvidado sin duda, es quién fue el que entró primero en el despacho, ni cómo mistress
Markleham estaba ya instalada en su sillón. Tampoco podría decir cómo fue que mi tía y
yo nos encontramos al lado de la puerta: quizá sus ojos fueron más listos que los míos y
me retuvo expresamente; no sabría decirlo. Pero lo que sí sé es que vimos al doctor antes
de que nos viera; estaba en medio de los libros grandes, que tanto amaba, con la cabeza
tranquilamente apoyada en la mano. En el mismo instante vimos entrar a mistress Strong,
pálida y temblorosa. Míster Dick la sostenía. Ella puso una mano encima del brazo del
doctor, que levantó la cabeza distraídamente. Entonces Annie cayó de rodillas a sus pies,
con las manos juntas, suplicante, fijando en él una mirada que no olvidaré nunca. Al ver
aque llo, mistress Mark1eham dejó caer el periódico, con una expresión de asombro tal,
que se hubiera podido coger su rostro para ponerle en la proa, a la cabeza, de un navío
llamado La Sorpresa.
En cuanto a la dulzura que demostró el doctor en su extrañeza, y a la dignidad de su
mujer en su actitud suplicante; en cuanto a la emoción de míster Dick y a la seriedad con
que mi tía se repetía a sí misma: « ¡Es te hombre, y dicen que está loco! » (pues triunfaba
en aquel momento de la posición miserable de que le había sacado), me parece que lo
estoy viendo y no que lo recuerdo en el momento en que lo estoy contando.
-Doctor -dijo mister Dick-, pero ¿qué es esto? ¡Mire usted a sus pies!
-¡Annie! -exclamó el doctor-. Levántate, querida mía.
-No -dijo ella-, y suplico a todos que no salgan de la habitación. Esposo mío, padre
mío, rompamos por fin este largo silencio. Sepamos por fin uno y otro lo que nos separa.
Mistress Markleham había recobrado el use de la palabra, y, llena de orgullo por su hija
y de indignación maternal, exclamó:
-Annie, levántate al momento y no avergüences a todos tus amigos humillándote así, si
no quieres que me vuelva loca.
-Mamá -contestó Annie-, haz el favor de no interrumpirme. Me dirijo a mi marido; para
mí sólo él está aquí; es todo para mí.
-¿Es decir -exclamó mistress Markleham-, que yo no soy nada? ¡Esta chica ha perdido
la cabeza! Haced el favor de traerme un vaso de agua.
Estaba demasiado ocupado con el doctor y su mujer para atender a aquel ruego, y como
nadie le prestó la menor atención, mistress Mark1eham se vio obligada a continuar suspirando,
a abanicarse y a abrir mucho los ojos.
-Annie --dijo el doctor, cogiéndola dulceme nte en sus brazos-, querida mía; si ha
sucedido en nuestra vida un cambio inevitable, tú no tienes la culpa. Yo sólo la tengo. Mi
afecto, mi admiración, mi respeto no han cambiado para ti. Deseo hacerte dichosa. Te
amo y te estimo. Levántate, Annie, ¡te lo ruego!
Pero ella no se levantó. Le miró un momento, y después, apretándose todavía más
contra él, puso su brazo en las rodillas de su marido y, apoyando encima la cabeza, dijo:
-Si tengo aquí un amigo que pueda decir una palabra sobre esto, por mi marido o por
mí; si tengo un amigo que pueda decir una sospecha que mi corazón me ha murmurado a
veces; si tengo aquí un amigo que respete a mi marido y que me quiera; si este amigo
sabe algo que pueda sernos una ayuda, le suplico que hable.
Hubo un profundo silencio. Después de unos instantes de penosa indecisión, me decidí
por fm.
-Mistress Strong, yo sé algo que el doctor Strong me había suplicado que callara, y he
guardado silencio hasta ahora. Pero creo que ha llegado el momento en que sería una
falsa delicadeza el continuar ocultándolo; su súplica me libra de la promesa.
Volvió sus ojos hacia mí y vi que hacía bien. No hubiera podido resistir aquella mirada
suplicante, aun cuando mi confianza no hubiese sido inquebrantable.
-Nuestra tranquilidad futura --dijo ella- está quizá en sus manos. Tengo la certeza de
que no se callará nada, y sé de antemano que ni usted ni nadie en el mundo podrá decir
nunca lo más mínimo que perjudique al noble corazón de mi marido. Diga lo que diga,
que me concierna, hable valientemente. Yo también después hablaré delante de él a mi
vez, como tendré que hacerlo ante Dios.
Sin pedirle al doctor su autorización, me puse a contar lo que había ocurrido una noche
en aquel mismo despacho, permitiéndome únicamente dulcificar un poco las groseras
frases de Uriah Heep. Imposible describir los ojos asustados de mistress Markleham
durante todo mi relato ni las interjecciones agudas que se le escapaban.
Cuando hube terminado, Annie permaneció todavía un momento silenciosa, con la
cabeza baja, como ya la he descrito; después cogió la mano del doctor, quien no había
cambiado de actitud desde que habíamos entrado en la habitación; la estrechó contra su
corazón y la besó. Míster Dick le vantó a Annie con dulzura, y ella continuó apoyada en él
y con los ojos fijos en su marido.
-Voy a poner al desnudo ante vosotros -dijo con voz modesta, sumisa y tierna- todo lo
que ha llenado mi corazón desde que me casé. No podría vivir en paz, ahora que lo sé
todo, si quedara la menor oscuridad sobre este punto.
-No, Annie -dijo el doctor con dulzura-; nunca he dudado de ti, hija mía; no es
necesario, querida mía; de verdad no es necesario.
-Es necesario que abra mi corazón ante ti, que eres la verdad, la generosidad misma;
ante ti, que lo he amado y respetado siempre, cada vez más, desde que lo he conocido.
Dios lo sabe.
-En realidad -dijo mistress Markleham-, si tengo toda mi razón...
-Pero no tienes ni sombra de ella, ¡vieja local ---murmuró mi tía con indignación.
- ... debe permitírseme decir que es inútil entrar en todos esos detalles.
-Mi marido es el único que puede ser juez --dijo Annie sin cesar un instante de mirar al
doctor-, y él quiere oírme. Mamá, si digo algo que te moleste, perdónamelo. Yo también
he sufrido mucho, y largo tiempo.
-¡Palabra de honor! -murmuró mistress Markleham.
-Cuando yo era muy joven -dijo Annie-, peque ñita, sólo una niña, las primeras nociones
sobre todas las cosas me las dio un amigo y maestro muy paciente. El amigo de mi padre,
que había muerto, me ha sido siempre querido. No recuerdo haber aprendido nada sin que
se mezcle en ello su recuerdo. Él es quien ha puesto en mi alma sus primeros tesoros, los
grabó con su sello; enseñada por otros, creo que hubiera recibido una influencia menos
saludable.
-No habla de su madre para nada -murmuró mistress Markleham.
-No, mamá; pero a él le pongo en su lugar. Es necesario, A medida que crecía, él
continuaba siendo el mismo para mí. Yo estaba orgullosa del interés que me demostraba,
y le tenía un afecto profundo y sincero. Le consideraba como un padre, como un guía,
cuyos elogios me eran más preciosos que cualquier otro elogio del mundo, como a
alguien a quien me hubiera confiado aunque hubiera dudado del mundo entero. Tú sabes,
mamá, lo joven a inexperta que era cuando de pronto me lo presentaste como marido.
-Eso ya te he dicho más de cincuenta veces a todos los que están aquí --dijo mistress
Markleham.
(-Entonces, ¡por amor de Dios!, cállese y no hable más -murmuró mi tía.)
-Era para mí un cambio tan grande y una pérdida tan grande, según me parecía -dijo
Annie, continuando en el mismo tono-, que en el primer momento me sentí inquieta y
desgraciada. Era una chiquilla todavía, y creo que me entristeció pensar en el cambio que
traería el matrimonio a la naturaleza de los sentimientos que le había profesado hasta
entonces. Pero puesto que nada podía ya dejarle a mis ojos tal como le había conocido
cuando sólo era su discípula, me sentí orgullosa de qué me creyera digna de él, y nos
casamos.
-En la iglesia de San Alphage Canterbury -observó mistress Markleham.
(-Que el diablo se lleve a esa mujer -dijo mi tía---. ¿Es que no quiere callarse?)
-No pensé ni un momento --continuó Annie, enrojeciendo- en los bienes materiales que
mi marido poseía. A mi joven corazón no le preocupaban semejantes cosas. Mamá,
perdóname si lo digo que tú fuiste la primera que me hiciste comprender que en el mundo
podría haber personas bastante injustas hacia él y hacia mí para permitirse esa cruel
sospecha.
-¿Yo? -exclamó mistress Markleham.
(-¡Ah! Ya lo creo que ha sido usted --observó mi tía-; y esta vez, por mucho juego que
des al abanico, no te puedes negar, marcial amiga.)
-Esta fue la primera tristeza en mi nueva vida --dijo Annie-. Fue la primera de mis
penas; pero últimamente han sido tan numerosas, que no podría contarlas; pero no por la
razón que tú supones, amigo mío, pues en mi corazón no hay ni un pensamiento, ni un
recuerdo, ni una esperanza que no esté unida a ti.
Levantó los ojos, juntó las manos, y yo pensé que parecía el espíritu de la belleza y de
la verdad. El doctor la contempló fijamente en silencio, y Annie sostuvo su mirada.
-No le reprocho a mamá que te haya pedido nunca nada para sí misma; sus intenciones
han sido siempre irreprocha bles, ya lo sé; pero no puedo decir lo que he sufrido al ver las
llamadas indirectas que te hacía en mi nombre, el tráfico que se hacía de mi nombre
respecto a ti, cuando he sido tes tigo de tu generosidad y de la pena que sentía míster
Wickfield, que se interesaba tanto por tus asuntos. ¡Cómo decirte lo que sentí la primera
vez que me vi expuesta a la odiosa sospecha de haberte vendido mi amor, a ti, el hombre
que más estimaba en el mundo! Y todo esto me ha ahogado bajo el peso de una
vergüenza inmerecida, de la que te infligía tu parte. ¡Oh, no! Nadie puede saber lo que he
sufrido; mamá, menos que nadie. Piensa en lo que es tener siempre sobre el corazón ese
temor, esa angustia, y saber en conciencia que el día de mi matrimonio no había hecho
más que coronar el amor y el honor de mi vida.
-¡Y esto es lo que se gana --exclamó mistress Markleham llorando- sacrificándose por
los hijos! ¡Querría ser turca!
(-¡Ah! Y entonces quisiera Dios que te hubieras quedado en tu país natal --dijo mi tía.)
-Entonces fue cuando mamá se preocupó tanto de mi primo Maldon. Yo había tenido
-dijo en voz baja, pero sin el menor titubeo- mucha amistad con él. En nuestra infancia
éramos pequeños enamorados. Si las circunstancias no lo hubieran arreglado de otro
modo, quizá hubiera terminado por persuadirme de que realmente le quería, y quizá me
hubiera casado con él, para desgracia mía. No hay matrimonio peor proporcionado que
aquel en que hay tan poca semejanza de ideas y de carácter.
Yo reflexioné sobre aquellas palabras mientras continuaba escuchando atentamente,
como si les encontrara un interés particular, o alguna aplicación secreta que no pudiera
adivinar todavía: «No hay matrimonio peor proporcionado que aquel en que hay tan poca
semejanza de ideas y de carácter».
-No tenemos nada común -dijo Annie-; hace mucho tiempo que lo he visto. Y aunque
no tuviera más razones para amar a mi marido que el reconocimiento, le daría las gracias
con toda mi alma por haberme salvado del primer impulso de un corazón indisciplinado
que iba a extraviarse.
Permanecía inmóvil ante el doctor; su voz vibraba con una emoción que me hizo
estremecer, al mismo tiempo que continuaba completamente firme y tranquila, como
antes.
---Cuando él solicitaba cosas de tu generosidad, que tú le concedías tan generosamente
a causa mía, yo sufría por el aspecto interesado que daban a mi ternura; encontraba que
hubiera sido más honroso para él hacer sólo su camera, y pensaba que si yo hubiera
estado en su lugar, nada me hubiera parecido duro con tal de tener éxito. Pero, en fin, le
perdonaba todavía antes de la noc he en que nos dijo adiós, al partir para la India. Aquella
noche tuve la prueba de que era un ingrato y un pérfido; también me di cuenta de que
míster Wickfield me observaba con desconfianza, y por primera vez me percaté de la
cruel sospecha que había venido a ensombrecer mi vida.
-¿Una sospecha, Annie? --dijo el doctor-. ¡No, no, no!
-En tu corazón no existía, amigo mío, ya lo sé. Y aquella noche fui a buscarte para
verter a tus pies aquella copa de tristeza y de vergüenza, para decirte que habías tenido
bajo tu techo un hombre de mi sangre, a quien habías colmado de beneficios por amor
mío, y que ese hombre se había atrevido a decirme cosas que nunca debía haber dejado
oír, aunque yo hubiera sido, como él creía, un ser débil a interesado; pero mi corazó n se
negó a manchar tus oídos con tal infamia; mis la bios se negaron a contártela, entonces y
después.
Mistress Markleham se desplomó en su sillón, con un sordo gemido, y se ocultó detrás
de su abanico.
-No he vuelto a cambiar una palabra con él desde aquel día, más que en tu presencia y
cuando era necesario para evitar una explicación. Han pasado años desde que él ha sabido
por mí cuál era aquí su situación. El cuidado que tú ponías en hacerle ascender, la alegría
con que me lo anunciabas cuando lo habías conseguido, toda tu bondad con él, eran para
mí mayor causa de dolor, y cada vez se me hacía mi secreto más pesado.
Se dejó caer dulcemente a los pies del doctor, aunque él se esforzaba en impedírselo; y
con los ojos llenos de lágrimas continuó:
-No hables; déjame todavía decirte otra cosa. Que haya tenido razón o no, creo que si
volviera a empezar volvería a hacerlo. No puedes comprender lo que era quererte y saber
que antiguos recuerdos podían hacerte creer lo contrario; saber que me habían podido
suponer infiel y estar rodeada de apariencias que confirmaban semejante sospecha. Yo
era muy joven y no tenía a nadie que me aconsejara; entre mamá y yo siempre ha habido
un abismo respecto a ti. Si me he encerrado en mí misma, si he ocultado el insulto que me
habían hecho, es porque lo respetaba con toda mi alma, porque deseaba ardientemente
que tú también pudieses respetarme.
-¡Annie, corazón mío! -dijo el doctor-. ¡Hija mía querida!
-¡Una palabra, todavía una palabra! Yo me decía a menudo que tú hubieras podido
casarte con una mujer que no lo hubiera causado tantos disgustos y preocupaciones, una
mujer que hubiera sabido estar más en su sitio, en tu hogar; pensaba que hubiese hecho
mucho mejor continuando siendo tu discípula, casi tu hija; pensaba que no estaba a la
altura de tu bondad ni de tu ciencia. Todo esto me hacía guardar silencio; pero era porque
te respetaba, porque esperaba que un día también tú podrías respetarme.
-Ese día llegó hace mucho tiempo, Annie, y no terminará nunca.
-Todavía una palabra. Había resuelto llevar yo sola mi carga, no revelar nunca a nadie
la indignidad de aquel para quien tan bueno eras. Sólo una palabra más, ¡oh, el mejor de
los amigos! Hoy he sabido la causa del cambio que había observado en ti y por el que
tanto he sufrido; tan pronto lo atribuía a mis antiguos temores como estaba a punto de
comprender la verdad; en fin, una casualidad me ha revelado esta noche toda la grandeza
de tu confianza en mí, aun cuando estabas tan equivocado. No creo que todo mi amor ni
todo mi respeto puedan jamás hacerme digna de esa confianza inestimable; pero al menos
puedo levantar los ojos sobre el noble rostro del que he venerado como un padre, amado
como un marido, respetado desde mi infancia como un amigo, y declarar solemnemente
que nunca, ni en los pensamientos más ligeros, te he faltado; que nunca he variado en el
amor y la fidelidad que te debo.
Había echado los brazos alrededor del cuello del doctor; la cabeza del anciano reposaba
en la de su mujer; sus cabellos grises se mezclaban con las trenzas oscuras de Annie.
-Estréchame bien contra tu corazón, esposo mío; no me alejes nunca de ti; no pienses,
no digas que hay demasiada distancia entre nosotros; lo único que nos separa son mis imperfecciones;
cada día estoy más convencida y cada día también te quiero más. ¡Oh,
recógeme en tu corazón, esposo mío, pues mi amor está tallado en la roca y durará eterna -
mente!
Hubo un largo silencio. Mi tía se levantó con gravedad, se acercó lentamente a míster
Dick y le besó en las dos mejillas. Esto fue muy oportuno para él, pues iba a comprometerse;
estaba viendo el momento en que, en el exceso de su alegría ante aquella escena,
iba a saltar a la pata coja o a pie juntillas.
-Eres un hombre muy notable, Dick -le dijo mi tía, en tono muy decidido de
aprobación-, y no finjas nunca lo contrario, pues te conozco bien.
Después mi tía le agarró de una manga, me hizo una seña y nos deslizamos suavemente
fuera de la habitación.
-He aquí lo que tranquilizará a nuestra marcial amiga -dijo mi tía-, y esto me va a
proporcionar una buena noche, aunque no tuviera además otros motivos de satisfacción.
-Estaba completamente trastornada, mucho me temo -dijo míster Dick en tono de gran
conmiseración.
-¡Cómo! ¿Has visto alguna vez a un cocodrilo trastornado`? -exclamó mi tía.
-No creo haber visto nunca un cocodrilo --contestó con dulzura míster Dick.
-No hubiera sucedido nada sin ese viejo animal -dijo mi tía en tono conmovido- ¡Si las
madres pudieran al menos dejar en paz a sus hijas cuando ya están casadas, en lugar de
hacer tanto ruido con su pretendida ternura! Parece que el único auxilio que pueden
prestar a las desgraciadas muchachas que han traído al mundo (y Dios sabe si las desgraciadas
han demostrado nunca ganas de venir) es el hacerlas volver a marcharse cuanto
antes a fuerza de atormentarlas; pero ¿en qué piensas, Trot?
Pensaba en todo lo que acababa de oír. Algunas de las frases que había empleado
mistress Strong me volvían sin cesar a la imaginación. «No hay matrimonio más
desacertado que aquel en que hay tan pocas semejanzas de ideas y de carácter...» . « El
primer movimiento de un corazón indisciplinado ...» «Mi amor está tallado en la roca ...»
Pero llegaba a casa, y las hojas secas sonaban bajo mis pies, y el viento de otoño silbaba.
CAPÍTULO VI
INTELIGENCIA
Si creo a mi memoria, bastante insegura en cuestión de fechas, hacía un año que me
había casado, cuando una tarde, que volvía solo a casa, pensando en el libro que escribía
(pues mi éxito había seguido el progreso de mi aplicación, y ya estaba embarcado en mi
primer trabajo de ficción), detuve el paso al pasar por delante de la casa de mistress
Steerforth. Esto me había ya ocurrido muchas veces desde que vivía en la vecindad,
aunque cuando podía elegía siempre otro camino. Aquello me obligaba a dar un gran
rodeo, y terminé por pasar por allí muy a menudo.
Nunca había hecho más que mirar rápidamente a la casa. Ninguna de las habitaciones
principales daba a la calle, y las ventanas estrechas, anticuadas, no resultaban muy
alegres de mirar, tan cerradas. Había un caminito cubierto que cruzaba un patio
embaldosado que llegaba a la puerta de entrada y a una ventana en arco de la escalera,
muy en armonía con lo demás, que, aunque era la única que no estaba cerrada con
persianas, no dejaba de resultar tan triste y abandonada como las otras. No recuerdo haber
visto nunca una luz en la casa. Si hubiera pasado por allí como cualquier otro indiferente,
hubiera creído que el dueño había muerto sin dejar hijos; y si hubiera tenido la felicidad
de que me interesase aquel lugar y lo hubiera visto siempre en su inmovilidad, mi
imaginación es probable que hubiera forjado sobre ella las más ingeniosas suposiciones.
A pesar de todo, trataba de pensar en ello lo menos posible; pero mi espíritu no podía
pasar por allí, como mi cuerpo, sin detenerse, y no podía substraerme a los pensamientos
que me asaltaban. Aquella tarde en particular, mientras proseguía mi camino, evocaba sin
querer las sombras de mis recuerdos de infancia, sueños más recient es, esperanzas vagas,
penas demasiado reales y demasiado profundas; ha bía en mi alma una mezcla de realidad
y de imaginación que se confundía con el plan del asunto en que acababa de estar
pensando, dando a mis ideas un aspecto singularmente no velesco. Meditaba tristemente
mientras andaba, cuando una voz cercana me hizo estremecer de pronto.
Era voz de mujer, y reconocí la de la doncella de mistress Steerforth, aquella que
llevaba una cofia con cintas azules. Las cintas habían desaparecido, probablemente para
estar más en armonía con el aspecto lamentable de la casa, y no tenía más que un lazo o
dos, de un marrón modesto.
-¿Quiere usted tener la bondad, caballero, de venir a ha blar con miss Dartle?
-¿Miss Dartle me llama?
-Esta tarde no, caballero; pero es lo mismo. Miss Dartle le ha visto a usted pasar hace
uno o dos días, y me ha dicho que me sentara en la escalera a trabajar y le rogara que entrase
a hablarle la primera vez que le viera.
La seguí, y en el camino le pregunté cómo se encontraba mistress Steerforth. Me
contestó que estaba siempre indis puesta y que salía muy poco de su habitación.
Cuando llegamos a la casa me condujeron al jardín, donde encontré a miss Dartle. Me
adelanté solo hacia ella. Estaba sentada en un banco, al final de una especie de terraza,
desde donde se veía Londres. La tarde era oscura, y sólo una claridad rojiza iluminaba el
horizonte; y la gran ciudad, que se percibía a lo lejos gracias a aquella claridad siniestra,
me pareció muy apropiada con el recuerdo de aquella mujer ardiente y altanera.
Me vio acercarme y se levantó para recibirme. La encontré todavía más pálida y más
delgada que en nuestra última entrevista; sus ojos brillaban más y su cicatriz era más
visible.
Nuestro encuentro no fue cordial. La última vez que nos habíamos visto nos habíamos
separado después de una escena bastante violenta, y había en toda su persona un aire de
desdén que no se tomaba el trabajo de disimular.
-Me dicen que desea usted hablarme, miss Dartle - le dije, deteniéndome a su lado, con
la mano apoyada en el respaldo del banco.
-Sí -dijo ella-; haga usted el favor de decirme si han encontrado a esa muchacha.
-No.
-Sin embargo, ¡se ha escapado!
Veía sus labios delgados contraerse al hablarme, como si la ahogaran los deseos de
llenar a Emily de reproches.
-¿Escapado? -repetí yo.
-Sí, le ha dejado -dijo riendo-; si no la han encontrado ahora, quizá no la encuentren
nunca. Quizá haya muerto.
Jamás he visto en ningún rostro semejante expresión de crueldad triunfante.
-La muerte es quizá la mayor felicidad que le pueda desear una mujer - le dije-; me
alegra ver que el tiempo la ha hecho tan indulgente, miss Dartle.
No se dignó a contestarme, y se volvió hacia mí, con una sonrisa de desprecio.
-Los amigos de esa excelente y virtuosa persona son amigos de usted. Usted es su
campeón y defiende sus derechos. ¿Quiere usted que le diga todo lo que se sabe de ella?
-Sí -respondí.
Se levantó con una sonrisa de maldad y gritó:
-¡Venga usted aquí! -como si llamara a algún animal inmundo-. Espero que no se
permitirá usted ningún acto de venganza en este lugar, míster Copperfield -dijo mientras
continuaba mirándome con la misma expresión.
Yo me incliné sin comprender lo que quería decir, y ella repitió por segunda vez:
«Venga usted aquí». Entonces vi aparecer al respetable Littimer, que, siempre tan
respetuoso, me hizo un profundo saludo y se colocó detrás de ella. Miss Dartle se tendió
en el banco y me miró con una expresión triunfante y de malicia, en la que había, sin
embargo, algo extraño, algo de gracia femenina, un atractivo singular: tenía el aspecto de
esas crueles princesas que sólo se encuentran en los cuentos de hadas.
-Y ahora - le dijo en tono imperioso, sin mirarle siquiera y pasándose la mano por la
cicatriz, en aquel instante quizá con más placer que pena ---diga usted a míster Copperfield
todo lo que sabe de la huida.
-Míster James y yo, señora...
-No se dirija usted a mí --dijo, frunciendo las cejas.
-Míster James y yo, caballero...
-Ni a mí; se lo ruego -le dije.
Littimer, sin parecer desconcertarse lo más mínimo, se inclinó ligeramente para
demostrar que todo lo que nos agradara le era igualmente agradable, y prosiguió:
-Míster James y yo hemos viajado con esa joven desde el día en que ella abandonó
Yarmouth bajo la protección de míster James. Hemos estado en una multitud de lugares y
hemos visto muchos países; hemos visitado Suiza, Francia, Italia; en fin, estuvimos en
todas partes.
Fijó los ojos en el respaldo del banco, como si fuera a él a quien se dirigía, y paseó por
él suavemente sus dedos, como si tocara un piano mudo.
-Míster James quería mucho a aquella jovencita, y durante mucho tiempo ha llevado la
vida más regular que yo le he visto hacer desde que estoy a su servicio. La joven hizo
muchos progresos; hablaba ya los idiomas de los países por donde nos establecíamos; ya
no era la campesinita de antes; he observado que la admiraban mucho por todas partes.
Miss Dartle se llevó la mano al costado. La vi lanzarle una mirada y sonreír a medias.
-De verdad, la admiraban mucho. Quizá su modo de vestir, quizá el efecto del sol y del
aire libre en su cutis, quizá las atenciones de que era objeto; que fuera esto o aque llo, la
cuestión es que poseía un encanto que atraía la atención general.
Se detuvo un momento; los ojos de miss Dartle vagaban sin reposo de un punto a otro
del horizonte, y se mordía convulsivamente los labios.
Littimer unió las manos, se puso en equilibrio en una sola pierna y con los ojos bajos
adelantó su respetable cabeza; después continuó:
-La muchacha vivió así durante cierto tiempo, con un poco de depresión de vez en
cuando, hasta que al fin empezó a cansar a míster James con sus gemidos y sus escenas
repetidas. Ya no iba todo tan bien: míster James empezó a desarreglarse como antes.
Cuanto más se alejaba él, más se entristecía ella, y puedo asegurar que no me sentía a
gusto entre los dos. Sin embargo, se reconciliaron muchas veces, y verdaderamente esto
ha durado más tiempo de lo que podía esperarse.
Miss Dartle fijó en mí sus miradas con la misma expresión victoriosa. Littimer tosió
una o dos veces para aclararse la voz, cambió de pierna y prosiguió:
-Por fin, después de muchos reproches y lágrimas de la muchacha, míster James partió
una mañana (estábamos en una casa de huéspedes, en las cercanías de Nápoles, porque a
ella le gustaba mucho el mar), y bajo pretexto de que tenía que marcharse para bastante
tiempo, me encargó que le anunciara que, en el interés de todo el mundo, se... -aquí
Littimer tosió de nuevo- se marchaba. Pero míster James, debo decirlo, se compor tó del
modo más caballeroso, pues propuso a la muchacha que se casara con un hombre muy
respetable, que estaba dispuesto a pasar la esponja por el pasado, y que valía tanto como
cualquier otro al que hubiera pretendido por buen camino, pues ella era de una familia
muy vulgar.
Cambió de nuevo de pierna y se pasó la lengua por los labios. Yo estaba convencido de
que era a él a quien el canalla se refería, y veía que miss Dartle participaba de mi opinión.
-Fui igualmente encargado de aquella comunicación; yo no pedía más que hacer todo lo
posible para sacar a míster James de su apuro y reconciliarle con su buena madre, a quien
tanto ha hecho sufrir-, he aquí por qué me encargué de aquello. La violencia de la
muchacha cuando supo su partida sobrepasó todo lo que podía esperarse. Estaba como
loca, y si no se hubiera empleado la fuerza, se habría apuñalado o tirado al mar, o se
habría destrozado la cabeza contra las paredes.
Miss Dartle se movía en el banco, con expresión de alegría, como si quisiera saborear
mejor las palabras de que se servía el miserable.
-Pero sobre todo cuando llegué al segundo punto -dijo Littimer con cierta turbación- es
cuando la muchacha se mostró tal como era. Se podría creer que por lo menos hubiera
comprendido toda la generosa bondad de la intención; pero nunca he visto furor
semejante. Su conducta excede todo lo que se pudiera expresar. Un palo, una piedra,
hubieran demostrado más agradecimiento, más corazón, más paciencia, más razón. Si no
hubiera estado preparado, estoy seguro de que hubiera atentado contra mi vida.
-¡La estimo todavía más! --dije con indignación.
Littimer inclinó la cabeza, como para decir: «¿Verdaderamente? ¡Pero es usted tan
joven! ». Después continuó su relato:
-En una palabra: me vi obligado durante cier to tiempo a no dejarle a su alcance ninguno
de los objetos con que hubiera podido hacerse daño o hacer daño a los demás y a tenerla
encerrada. Pero, a pesar de todo, una noche rompió los cristales de una ventana que yo
mismo había cerrado con clavos, se dejó caer por una parra, y no he vuelto a oír hablar de
ella.
-¡Puede haber muerto! --dijo miss Dartle con una sonrisa, como si hubiera querido
empujar con el pie el cadáver de la desgraciada muchacha.
-Quizá se haya ahogado, señorita -repuso Littimer, demasiado dichoso de poder
dirigirse a alguien-. Es muy posible. O bien la habrán ayudado los pescadores, o sus
mujeres. Le gustaban mucho las malas compañías, miss Dartle, e iba a sentarse al lado de
los barcos, en la playa, para charlar con los pescador es. La he visto hacerlo durante días
enteros, cuando míster James estaba ausente. Y un día míster James se enfadó mucho
cuando supo que había dicho a los niños que ella también era hija de un pescador y que
de pequeña, en su país, corría, como ellos, descalza por la playa.
¡Oh., Emily! ¡Pobre muchacha! ¡Qué cuadro se presentó a mi imaginación! La veía
sentada en la orilla lejana, en medio de los niños, que le recordaban los días de su
inocencia; escuchando aquellas vocecitas que le hablaban de amor ma ternal, de las puras
y dulces alegrías que habría conocido si hubiera sido la mujer de un honrado marinero, o
bien prestando oído a la voz solemne del océano, que le murmuraría eternamente:
«Nunca más».
-Cuando ya era evidente que no podía hacer nada, miss Dartle...
-Le he dicho que no me hable -respondió miss Dartle con una dureza despreciativa.
-Es porque usted me había hablado, señorita -respondió-. Le pido perdón. Sé muy bien
que mi deber es obedecer.
-En ese caso, cumpla con su deber; termine la historia y márchese.
-Cuando fue evidente ---continuó, en el tono más respetable y haciendo un profundo
saludo- que no se la encontraba en ninguna parte, fui a unirme a míster James al sitio en
que habíamos convenido que le escribiría y le informé de lo que había sucedido. Nos
peleamos, y me pareció mi deber dejarle. Podía soportar, y había soportado, muchas
cosas; pero míster James había llevado sus insultos hasta pegarme: era demasiado.
Sabiendo el desgraciado resentimiento que existía entre él y su madre, y la angustia en
que esta última debía de estar, me tomé la libertad de volver a Inglaterra para contarle...
-No le escuche usted; le he pagado para esto -me dijo miss Dartle.
-Precisamente, señorita... para contarle lo que sabía. No creo -dijo Littimer después de
un momento de reflexióntener nada más que decir Por el momento estoy sin empleo, y
me gustaría encontrar en alguna parte una situación respetable.
Miss Dartle me miró como preguntándome si no tenía ninguna pregunta que hacer... Se
me había ocurrido una, y dije:
-Querría preguntar a... este individuo (me fue imposible pronunciar una palabra más
cortés) si no se ha interceptado una carta escrita a esa desgraciada muchacha por su
familia, o si supone que la ha recibido.
Permaneció tranquilo y silencioso, con los ojos fijos en el suelo y la punta de los dedos
de su mano izquierda delicadamente arqueados sobre la punta de los dedos de su mano
derecha.
Miss Dartle volvió hacia él la cabeza, con aire desdeñoso.
-Dispénseme usted, señorita; pero, a pesar de toda mi obediencia por usted, conozco mi
posición, aunque no sea más que un criado. Míster Copperfield y usted, señorita, no son
lo mismo. Si míster Copperfield desea saber algo de mí, me tomo la libertad de recordarle
que si quiere una respuesta puede dirigirme a mí sus preguntas. Tengo que mantener mi
dignidad.
Hice un violento esfuerzo sobre mi desprecio, y, volviéndome hacia él, le dije:
-¿Ha oído usted mi pregunta? Si quiere, es a usted a quien la dirijo. ¿Qué me contesta?
-Caballero -repuso, uniendo y separando alternativa mente la punta de sus dedos-, no
puedo contestar a la ligera. Traicionar la confianza de míster James para con su madre o
para con usted es muy distinto. No era probable que míster James quisiera facilitar una
correspondencia que propiciara redoblar la depresión y los reproches de la señorita; pero,
caballero, deseo no ir más lejos.
-¿Es eso todo? - me preguntó miss Dartle.
Contesté que no tenía nada más que añadir.
-Únicamente -dije, viéndole alejarse- comprendo el papel que ha representado este
miserable en todo este culpa ble asunto, y voy a contárselo al hombre que ha servido a
Emily de padres desde la infancia. Por lo tanto, sí tengo un consejo que dar a ese tipo: es
que no aparezca mucho en público.
Al oírme hablar, se había detenido con su calma habitual.
-Gracias, señor; pero permítame que le diga que en este país no hay esclavos ni amos, y
que nadie tiene derecho a tomarse la justicia por su mano; y si acaso se llega a hacer, no
creo que se lleve la mejor parte. Es para decirle, caballero, que iré donde me parezca.
Me saludó cortésmente, hizo otro tanto con miss Dartle y salió por el mismo sendero
que había venido. Miss Dartle y yo nos miramos un momento sin decir palabra; parecía
continuar en la misma disposición de espíritu que cuando había hecho aparecer a aquel
hombre ante mí.
-Además dice -observó, apretando lentamente los labios- que su señor viaja por las
costas de España y que probablemente continuará mucho tiempo sus excursiones marítimas.
Pero eso no le interesa a usted. Hay entre estas dos naturalezas orgullosas, entre
esta madre y este hijo, un abismo más profundo que nunca y que no podrá llenarse, pues
son de la misma raza; el tiempo los vuelve más obstinados a imperiosos. Pero eso
tampoco le interesa. He aquí lo que quería decir. Ese demonio al que usted hace un ángel;
esa criatura vil que él ha sacado del lodo (y volvió hacia mí sus ojos negros, llenos de
pasión), quizá viva todavía. A esas criaturas les dura la vida. Si no ha muerto, usted
seguramente tendrá interés en encontrar a esa perla preciosa para encerrarla en un
estuche. También nosotros lo deseamos, para que él no pueda volver a ser su presa. Así
es que tenemos el mismo interés. Por eso, como quisiera encontrarla para hacerle todo el
daño a que puede ser sensible una criatura tan despreciable, le he hecho que viniera a
escuchar lo que ha oído.
Vi, por el cambio de su fisonomía, que alguien se acercaba por detrás de mí. Era
mistress Steerforth, que me tendió la mano, más fríamente que de costumb re, y con una
expresión todavía más solemne que antes. Sin embargo, me di cuenta, no sin emoción, de
que no podía olvidar mi antiguo cariño por su hijo. Había cambiado mucho; su arrogante
estatura se había encorvado; profundas arrugas se marcaban en su bello rostro, y sus
cabellos estaban casi blancos; sin embargo, todavía estaba bella, y reconocí en ella los
ojos brillantes y el aire imponente que producían mi admiración en mis sueños infantiles
del colegio.
-¿Míster Copperfield lo sabe todo, Rose?
-Sí.
-¿Ha visto a Littimer?
-Sí, y ya le he dicho por qué había usted expresado ese deseo.
-Eres una buena chica. Desde que no le he visto he tenido alguna relación con su
antiguo amigo, caballero -dijo dirigiéndose a mí-; pero no ha aceptado todavía sus deberes
para conmigo. En esto no tengo otro objetivo que el que Rose le ha dado a conocer, y
si al mismo tiempo se pueden consolar las penas del buen hombre que usted me trajo
aquí, pues no le quiero mal, lo que ya es bastante de mi parte, y salvar a mi hijo del
peligro de volver a caer en los lazos de esa intrigante.
Se irguió y se sentó, mirando ante ella, a lo lejos, muy a lo lejos.
-Señora -le dije en tono respetuoso-, la comprendo. Y le aseguro que no deseo atribuirle
otros motivos; pero debo decirle, yo que he conocido desde la infancia a esa desgraciada
familia, que se equivoca usted si se figura que esa pobre muchacha, indignamente tratada,
no ha sido engañada cruelmente y que no preferiría hoy morir que aceptar ni un vaso de
agua de la mano de su hijo. ¡Se equivoca usted por completo!
-¡Chis, Rose, chis! -dijo mistress Steerforth al ver que su compañera iba a replicar-. Es
inútil; no hablemos más. ¡He oído decir que se había casado usted!
Respondí que, en efecto, me había casado hacía un año.
-¡Y que tiene usted éxito! Vivo tan lejos del mundo, que no me entero de nada; pero he
oído decir que empieza usted a ser célebre.
-He tenido mucha suerte, y mi nombre empieza a conocerse.
-¿Y no tiene usted madre? -dijo con voz más dulce.
-No.
-¡Es una lástima! Hubiera estado orgullosa de usted. Adiós.
Cogí la mano que me tendía con una dignidad mezclada de dureza; estaba tan tranquila
de rostro como si su alma estuviera en reposo. Su orgullo era lo bastante fuerte para imponer
silencio hasta a los latidos de su corazón y para extender sobre su rostro el velo de
insensibilidad mentirosa a través del cual miraba, desde la silla en que estaba sentado
ante ella, a lo lejos, muy a lo lejos.
Al alejarme de ellas, a lo largo de la terraza, no pude por menos que volverme para ver
a aquellas dos mujeres, cuyos ojos estaban fijos en el horizonte, cada vez más sombrío a
su alrededor. Aquí y allí se veían brillar algunas luces, en la ciudad lejana; una claridad
rojiza iluminaba todavía el oriente con sus reflejos; pero del valle subía una niebla que se
extendía como el mar en las tinieblas, para envolver en sus pliegues aquellas dos estatuas
vivas que acababa de dejar. No lo puedo pensar sin terror, pues cuando volví a verlas un
mar furioso se había verdaderamente abierto bajo sus pies.
Reflexionando sobre lo que acababa de oír, pensé que se lo debía contar a míster
Peggotty. Al día siguiente fui a Londres para verle. Erraba sin cesar de una ciudad a otra,
preocupado únicamente por la misma idea; pero en Londres es donde más estaba.
¡Cuántas veces le he visto, en medio de las sombras de la noche, atravesar las calles para
descubrir, entre las raras sombras que parecían buscar fortuna a aquellas horas
descompasadas, lo que tanto temía encontrar!
Había alquilado una habitación encima de la tiendecita de velas, en Hungerford Market,
de que ya he hablado. De allí fue de donde salió la primera vez, cuando emprendió su peregrinación
piadosa. Fui a buscarle. Me dijeron que no había salido todavía, y le encontré
en su habitación.
Estaba sentado al lado de una ventana, donde cultivaba algunas ílores. La habitación
estaba limpia y bien arreglada. En una ojeada vi que todo estaba preparado para recibirla,
y que nunca salía sin pensar que quizá la traería aquella no che. No me había oído llamar a
la puerta, y no levantó los ojos hasta que puse la mano en su hombro.
-¡Señorito Davy! ¡Gracias, muchas gracias por su visita! Siéntese y sea bienvenido.
-Míster Peggotty -le dije, cogiendo la silla que me ofrecía-, yo no querría darle
demasiadas esperanzas; pero me he enterado de algo.
-¿Sobre Emily?
Se tapó la boca con la mano, con una agitación febril, y, fijando los ojos en mí,
palideció mortalmente.
-Esto no me puede dar ningún indicio sobre el lugar en que se encuentra; pero el caso es
que ya no está con él.
Se sentó sin dejar de mirarme, y escuchó en el más profundo silencio todo lo que tenía
que contarle. No olvidaré nunca la dignidad de aquel rostro grave y paciente; me escuchaba
con los ojos bajos y la cabeza entre las manos; perma neció todo el tiempo inmóvil,
sin interrumpirme ni una sola vez. Parecía que no hubiera en todo ello más que una
figura, que él perseguía a través de mi relato, y dejaba pasar todas las demás como
sombras vulgares, de las que no se preocupaba.
Cuando hube terminado se tapó un momento la cara con las manos, en el mismo
silencio. Yo me volví hacia la ventana, como para mirar las flores.
-¿Qué piensa usted, señorito Davy? -me preguntó por fin.
-Creo que vive -respondí.
-No sé; quizá el primer choque ha sido demasiado fuerte, y en la angustia de su alma...
ese mar azul de que tanto hablaba; ¡quizá pensaba en él desde hacía tanto tiempo porque
tenía que ser su tumba!
Hablaba en voz baja y conmovida, mientras paseaba por la habitación.
-Y, sin embargo, señorito Davy -añadió-, yo estaba seguro de que vivía; día y noche, al
pensarlo, estaba seguro de que la encontraría; esto me ha dado tanta fuerza, tanta
confianza, que no creo haberme equivocado. No, no; Emily vive.
Puso con firmeza la mano encima de la mesa, y su rostro tostado tomó una expresión de
resolución indecible.
-Mi Emily vive, señorito -dijo en tono enérgico-. Yo no sé de dónde proviene, ni en qué
consiste; pero hay algo que me dice que vive.
Parecía casi inspirado al decir esto. Esperé un momento a que estuviera preparado para
escucharme; después traté de sugerirle una idea que se me había ocurrido la víspera por la
noche.
-Amigo mío -le dije.
-Gracias, señorito, gracias -y estrechó mis manos entre las suyas.
-Si viniera a Londres, lo que es probable, pues en ninguna parte puede estar segura de
ocultarse con la facilidad que aquí, en esta gran ciudad... ¿Y qué podrá hacer sino
ocultarse a los ojos de todos, de no volver con usted?...
-A casa no volvería -dijo, sacudiendo tristemente la cabeza -. Si se hubiera marchado
contenta, puede que hubiese vuelto; pero así, no.
-Si viniera a Londres, yo creo que hay una persona que tendría más facilidad de
encontrarla que cualquier otra. ¿Se acuerda usted?... Escúcheme con firmeza, piense en
su gran fin. ¿Se acuerda usted de Martha?
-¿Nuestra paisana?
No necesitaba respuesta; no había más que mirarle.
-¿Sabe usted que está en Londres?
-La he visto por las calles -me contestó estremeciéndose.
-Pero lo que usted no sabe es que Emily estuvo llena de bondad con ella, ayudada por
Ham, mucho tiempo antes de que abandonara su casa. Usted tampoco sabe que la noche
en que yo le encontré, y en que estuvimos charlando en aquella habitación, allá abajo,
Martha estaba escuchando en la puerta.
-Señorito Davy -respondió con sorp resa-, ¿la noche que nevaba tanto?
-Sí. Luego no he vuelto a verla. Después de dejarle a usted traté de buscarla; pero se
había marchado. No quería ha blarle a usted de ella; hoy mismo, si lo hago, es con repugnancia;
pero es que creo que es a ella a quien se debe dirigir usted. ¿Me comprende?
-Comprendo demasiado -respondió. Nos hablábamos en voz baja.
-¿Usted dice que la ha visto? ¿Cree usted que podría volver a encontrarla? Pues yo sólo
podría encontrarla por casualidad.
-Creo, señorito Davy, que sé dónde se la puede buscar.
-Es de noche. Puesto que estamos juntos, ¿quiere usted que tratemos de encontrarla?
Consintió en ello y se preparó a acompañarme. Haciendo como que no me fijaba en lo
que hacía, vi el cuidado con que arreglaba la pequeña habitación. Preparó una vela y puso
cerillas encima de la mesa. Preparó la cama, sacó de un cajón un traje que yo recordaba
haberle visto puesto a Emily, lo dobló cuidadosamente, con alguna otra ropa de mujer,
unió a ello un sombrero y lo puso todo encima de una silla. Pero no hizo la menor alusión
a aquellos preparativos, y yo también guardé silencio. Sin duda hacía mucho tiempo que
aquel traje esperaba cada noche a Emily.
-Antes, señorito Davy -me dijo mientras bajaba la escalera-, yo miraba a esa muchacha,
a esa Martha, como el fango de los zapatos de mi Emily. ¡Que Dios me perdone; pero
hoy ya no es lo mismo!
Mientras andábamos le hablé de Ham; era un modo de obligarle a charlar, y al mismo
tiempo deseaba saber algo de aquel pobre muchacho. Me repitió, casi en los mismos términos
que la vez anterior, que Ham era siempre el mismo, que abusaba de su vida sin
cuidarse de ella; pero que no se quejaba nunca, y que se hacía querer por todo el mundo.
Le pregunté si sabía las disposiciones de Ham respecto al autor de tanto infortunio. ¿No
habría algo que temer por aquel lado?
-¿Qué ocurriría, por ejemplo, si Ham se encontrara por casualidad con Steerforth?
-No lo sé, señorito. He pensado en ello a menudo; pero no sé qué decir.
Yo le recordé la mañana en que habíamos paseado los tres por la playa, al día siguiente
de la partida de Emily.
-¿Se acuerda usted - le dije- de la manera como miraba el mar y como murmuraba entre
dientes: «Ya veremos cómo termina todo esto»?
-Sí, lo recuerdo.
-¿Qué cree usted que quería decir?
-Señorito Davy -me contestó-, me lo he preguntado muchas veces y nunca he
encontrado respuesta satisfactoria. Lo más curioso es que, a pesar de toda su dulzura,
creo que nunca me atreveré a preguntárselo; nunca me ha dicho la menor palabra fuera
del respeto más profundo, y no me parece probable que quiera empezar ahora; pero no es
un agua tranquila donde duermen semejantes pensamientos: es un agua muy profunda, y
no puedo ver lo que hay en el fondo.
-Tiene usted razón, y eso es lo que me inquieta a veces.
-A mí también, señorito Davy -replicó-, y me preocupa todavía más que sus aficiones
aventureras. Sin embargo, todo proviene del mismo manantial. No puedo decir a qué
extremo llegaría en semejante caso; pero quiero creer que esos dos hombres no volverán
a encontrarse nunca.
Atravesábamos Temple Bar, en la City. Ya no hablábamos; andaba a mi lado absorto en
un solo pensamiento, en una preocupación constante, que le hubiera hecho encontrar la
soledad en medio de la multitud más ruidosa. Estábamos cerca del puente de Blackfriars
cuando volvió la cabeza para enseñarme con la mirada a una mujer que iba sola por la
otra acera. Enseguida reconocí a la que buscábamos.
Atravesamos la calle, a íbamos a abordarla, cuando se me ocurrió que quizá estaría más
dispuesta a dejarnos ver su simpatía por la pobre muchacha si le hablábamos en un sitio
más tranquilo y alejado de la multitud. Por lo tanto, aconsejé a mi compañero que la
siguiéramos sin hablarle; además, sin darme yo mismo cuenta, deseaba saber adónde iba.
Consintió, y la seguimos de lejos, sin perderla de vista un momento, pero también sin
acercarnos demasiado; ella a cada momento miraba a un lado y a otro. Una vez se detuvo
para escuchar una banda de música. Nosotros también nos detuvimos.
Continuaba andando, y nosotros siguiéndola. Era evi dente que se dirigía a un lugar
determinado; aquella circuns tancia, unida al cuidado que ponía en seguir las calles más
populosas, y quizá una especie de fascinación extraña que me producía aquella misteriosa
persecución, me confir maron cada vez más en mi resolución de no abordarla. Por fin
entró en una calle sombría y triste; allí no había gente ni ruido. Dije a míster Peggotty:
-Ahora podemos hablarle.
Y apretando el paso la seguimos más de cerca.
CAPÍTULO VII
MARTHA
Habíamos entrado en el barrio de Westminster. Como habíamos encontrado a Martha
llevando dirección opuesta a la nuestra, habíamos tenido que volver atrás para seguirla, y
fue ya cerca de la abadía de Westminster cuando abandonó las calles ruidosas y
frecuentadas. Andaba tan deprisa que, una vez fuera de la gente que atravesaba el puente
en todas las direcciones, no conseguimos alcanzarla hasta una estrecha callejuela, a lo
largo de la orilla por Millbanck. En aquel momento atravesaba la calzada como para
evitar a los que la seguían y, sin perder siquiera tiempo en mirar tras de sí, aceleró el
paso.
El río me apareció a través de un sombrío pasaje, donde estaban algunos carros, y al ver
aquello cambié de idea. To qué el brazo de mi compañero, y en lugar de atravesar la calle,
como había hecho Martha, continuamos por la misma acera, ocultándonos lo más posible,
a la sombra de las casas, pero siempre siguiéndola muy de cerca.
Existía entonces, y existe todavía hoy, al final de aquella calle, un pequeño cobertizo en
ruinas. Está colocado precisamente donde termina la calle y donde la carretera empieza a
extenderse, entre el río y un alineamiento de casas. En cuanto llegó allí y vio el río se
detuvo como si hubiera llegado al punto de su destino; después se puso a bajar
lentamente a lo largo del río, sin dejar de mirar un solo instante.
En el primer momento había creído que se dirigía a alguna casa, y hasta había esperado
vagamente que encontráramos algo que nos pudiera ayudar sobre las huellas de la que
buscábamos. Pero al ver el agua verdosa a través de la callejuela tuve el secreto
presentimiento de que no iría más lejos.
Todo lo que nos rodeaba era triste, solitario y sombrío aquella noche. No había aceras
ni casas en el camino monó tono que rodeaba la vasta extensión de la prisión. Un estancamiento
de agua depositaba su fango a los pies de aquel inmenso edificio. Hierbas
medio podridas cubrían aquel terreno. Por un lado, las casas en ruinas, mal empezadas y
que nunca se habían terminado; por otro, un amontonamiento de cosas de hierro
informes: ruedas, tubos, hornos, áncoras y no sé cuántas cosas más, como avergonzadas
de sí mismas, que parecían vanamente tratar de ocultarse bajo el polvo y el fango de que
estaban cubiertas. En la orilla opuesta, el resplandor deslumbrante y el ruido de las fábricas
parecían complacerse en turbar el reposo de la noche; pero el espeso humo que
vomitaban sus gruesas chimeneas no se conmovía y continuaba elevándose en una
columna incesante. Se decía que allí, en los tiempos de mucha peste, habían cavado una
fosa para arrojar los muertos; y aquella creencia había extendido por las cercanías una
influencia fatal; parecía que la peste hubiera terminado por descompo nerse en aquella
forma nueva y que se hubiera combinado con la espuma del río, manchado por su
contacto, formando aquel barrizal inmundo.
Allí era donde, sin duda creyéndose formada del mismo barro, y creyéndose el desecho
de la naturaleza, reclamada por aquella cloaca, la muchacha que habíamos seguido en su
carrera permanecía sola y triste mirando al agua.
Había algunas barcas aquí y allá, en el fango de la orilla, y escondiéndonos tras de ellas
pudimos deslizamos a su lado sin ser vistos. Hice señas a míster Peggotty de que
permaneciera donde estaba, y me dirigí yo solo a ella. Me acercaba temblando, pues al
verla terminar. tan bruscamente su rápida carrera, y al observarla allí, de pie, bajo la
sombra del puente cavernoso, siempre absorta en el espectáculo de aquella agua ruidosa,
no podía reprimir un secreto temor.
Yo creo que se hablaba a sí misma. La vi quitarse el chal y envolverse en él las manos
con la agitación nerviosa de una sonámbula. Jamás olvidaré que en toda su persona había
una agitación salvaje que me tuvo en angustia mortal, con el temor de verla hundirse ante
mis ojos, hasta el momento en que sentí que tenía su brazo apresado en mi mano.
En el mismo instante exclamé: « ¡Martha!» . Ella lanzó un grito de terror y trató de
escapar; solo no hubiera tenido la fuerza para retenerla; pero un brazo más vigoroso que
el mío la cogió. Y cuando ella, levantando los ojos, vio quién era, ya no hizo el menor
esfuerzo para desasirse antes de caer a nues tros pies. La transportamos fuera del agua, en
un sitio donde había algunas piedras grandes, y la hicimos sentarse; no cesaba de llorar y
de gemir, con la cabeza oculta entre las manos.
-¡El río! ¡El río! --exclamaba apasionadamente.
-Chis, chis -le dije-; tranquilícese.
Pero ella repetía siempre las mismas palabras, clamando: « ¡El río! ».
-Es como yo, lo sé -decía-, y le pertenezco. Es la única compañía que merezco ya.
Como yo, desciende de un lugar campestre y tranquilo, donde sus aguas corrían
inocentes; ahora corre turbia, entre calles sombrías, y se va, como mi vida, hacia un
inmenso océano agitado sin cesar. Debo irme con él.
Nunca he oído una voz ni unas palabras tan llenas de desesperación.
-No puedo resistirlo-, no puedo dejar de pensarlo sin ce sar. Me persigue noche y día. Es
la única cosa en el mundo digna de mí y de que soy digna. ¡Oh, qué horrible río!
Al mirar el rostro de mi compañero pensé que en él hubiera adivinado toda la historia
de su sobrina, si no la hubiera sabido de antemano, al ver la expresión con que observaba
a Martha sin decir una palabra ni moverse. Nunca he visto, ni en la realidad ni en pintura,
el horror y la compasión mezclados de una manera más conmovedora. Temblaba como
una hoja, y su mano estaba fría como el mármol. Su mirada me alarmó.
-Está en un arrebato de locura -murmuré al oído de míster Peggotty-; dentro de un
momento hablará de otro modo.
No sé lo que querría contestarme; movió los labios y creyó sin duda haberme hablado;
pero no había hecho más que señalarla, extendiendo la mano.
Estallaba de nuevo en sollozos, con la cabeza oculta entre las piedras, como una imagen
lamentable de vergüenza y de ruina. Convencido de que debíamos dejarla el tiempo necesario
para tranquilizarse antes de dirigirle la palabra, detuve a míster Peggotty, que la
quería levantar, y esperamos en silencio a que se fuera serenando.
-Martha -le dije entonces, inclinándome para levantarla, pues parecía que quería
alejarse, y, en su debilidad, iba a caer de nuevo al suelo- Martha, ¿sabe usted quién está
aquí conmigo?
-Sí -me dijo débilmente.
-¿Sabe usted que la hemos seguido mucho rato esta noche?
Sacudió la cabeza, sin mirarnos, y continuaba humildemente inclinada, con su
sombrero y su chal en una mano, mientras con la otra se apretaba convulsivamente la
frente.
-¿Está usted lo bastante tranquila -le dije- para hablar conmigo de un asunto que le
interesó tan vivamente (Dios quiera que lo recuerde usted) una noche en que nevaba?
Volvió a sollozar, diciéndome que me daba las gracias por no haberla arrojado aquel
día de la puerta.
-No quiero decir nada para justificarme -repuso al cabo de un momento-; soy culpable,
soy una perdida, no tengo la menor esperanza. Pero dígale, caballero (y se ale jaba de
míster Peggotty), si tiene usted alguna compasión de mí, dígale que yo no he sido la
causa de su desgracia.
-Nunca ha pensado nadie semejante cosa -repuse con emoción.
-Si no me equivoco, es usted quien estaba en la cocina la noche que ella se compadeció
de mí y que fue tan buena conmigo, pues ella no me rechazaba como los demás, y me
socorría. ¿Era usted, caballero?
-Sí -respondí.
-Hace mucho tiempo que estaría en el río -repuso, lanzando al agua una terrible mirada
-si tuviera que reprocharme el haberle hecho nunca el menor daño. Desde la primera
noche de este invierno me hubiese hecho justicia si no me hubiera sentido inocente de su
desgracia.
-Se sabe demasiado la causa de su huida - le dije- y estamos seguros de que usted es
completamente inocente.
-¡Oh! Si no hubiera tenido tan mal corazón -repuso la pobre muchacha, con un
sentimiento angustioso- hubiese debido cambiar con sus consejos. ¡Fue tan buena para
mí! Siempre me hablaba con prudencia y dulzura. ¿Cómo sería posible creer que tuviera
ganas de hacerla como yo, conociéndome como me conozco? ¡Yo, que he perdido todo lo
que podía ligarme a la vida; yo, que mi mayor pena era pensar que con mi conducta me
veía separada de ella para siempre!
Míster Peggotty, que permanecía con los ojos bajos y la mano derecha apoyada en el
borde de una barca, se tapó el rostro con la otra mano.
-Y cuando supe por uno del lugar lo que había ocurrido -exclamó Martha-, mi mayor
angustia fue el pensar que recordarían lo buena que había sido conmigo, y que dirían que
yo la había pervertido. Pero Dios sabe que, por el contrario, hubiese dado mi vida para
devolverle su honor y su nombre.
La pobre muchacha, poco acostumbrada a dominarse, se abandonaba a toda la agonía
de su dolor y de su remordimiento.
-Hubiese dado mi vida. No, hubiese hecho más todavía: hubiese vivido; hubiese vivido
envejecida y abandonada en estas calles miserables; hubiese vagado en las tinieblas; hubiese
visto amanecer el día sobre las murallas blanqueadas; hubiese recordado que, hacía
tiempo, ese mismo sol brillaba en mi habitación y me despertaba joven, y... hubiese
hecho eso por salvarla.
Se dejó caer de nuevo en medio de las piedras, y, cogiéndolas con las dos manos, en su
angustia, parecía querer romperlas. A cada instante cambiaba de postura; tan pronto extendía
sus brazos delgados como los retorcía delante de su cara para ocultarse un poco a
la luz, que la avergonzaba; tan pronto inclinaba la cabeza hacia el suelo, como si fuera
demasiado pesada para ella, bajo el peso de tantos recuerdos dolorosos.
--Qué quiere usted que haga? -dijo por último, luchando con su desesperación---.
¿Cómo podré continuar viviendo así, llevando sobre mí mi propia maldición, yo que no
soy más que una vergüenza viva para todo lo que se me acerca? --
De pronto se volvió hacia mi compañero:
-¡Pisotéeme, máteme! Cuando ella era su orgullo hubiese creído usted que le hacía daño
con tropezarme con ella en la calle. ¿Pero para qué? Usted no me creería... ¿Y por qué
había usted de creer ni una sola de las palabras que salen de la boca de una miserable
como yo? Usted enrojecería de vergüenza aun ahora, si ella cambiase una palabra
conmigo. No me quejo. No digo que seamos iguales; sé muy bien que hay una grande...
muy grande distancia entre nosotras. Digo únicamente, al sentir todo el peso de mi
crimen y de mi miseria, que la quiero con todo mi corazón, y que la quiero. Recháceme,
como todo el mundo me rechaza; máteme por haberla buscado y conocido, criminal como
soy, pero no piense eso de mí.
Mientras le dirigía aquellas súplicas, él la miraba con el alma angustiada. Cuando
guardó silencio la levantó con dul zura.
-Martha -dijo-, ¡Dios me guarde de juzgarla! ¡Dios me libre a mí, más que a cualquier
otro en el mundo! No puedes figurarte cómo he cambiado. ¡En fin!
Se detuvo un momento y después prosiguió:
-¿No comprendes por qué míster Copperfield y yo queremos hablarte? ¿No sabes lo que
queremos? Escucha.
Su influencia sobre ella fue completa. Permaneció ante él sin moverse, como si temiera
encontrarse con su mirada, y su dolor exaltado se volvió mudo.
-Puesto que oyó usted lo que hablábamos míster Davy y yo el día en que nevaba tanto,
sabe que yo he estado (¡ay!, ¿y dónde no habré estado?) buscando por todas partes, muy
lejos, a mi querida sobrina. Mi querida sobrina -repitió con firmeza-, porque ahora es
para mí más querida que nunca, Martha.
Se tapó los ojos con las manos, pero siguió tranquila.
-He oído contar a Emily ---continuó míster Peggottyque usted se quedó huérfana siendo
muy pequeñita y que ningún amigo reemplazó a sus padres. Quizá si hubiera usted tenido
un amigo, por rudo y bruto que hubiera sido, habría terminado por quererle, y quizá
habría usted llegado a ser para él lo que mi sobrina es para mí.
Martha temblaba en silencio; míster Peggotty la envolvió cuidadosamente en su chal,
que había dejado caer
-Estoy convencido de que si me volviera a ver me seguiría hasta el fin del mundo; pero
también sé que huirá al fin del mundo para evitarme. No tiene derecho para dudar de mi
cariño, y no duda; no, no duda -repitió con una tranquila certidumbre de la verdad de sus
palabras-; pero existe la vergüenza entre nosotros, y eso es lo que nos separa.
Era evidente, por la manera firme y clara con que hablaba, que había estudiado a fondo
cada detalle de aquella cuestión, que lo era todo para él.
-A míster Davy y a mí nos parece probable -continuó- que algún día dirija hacia
Londres su pobre peregrinación solitaria. Creemos míster Davy y yo, y todos nosotros,
que usted es inocente como el recién nacido de su desgracia. Decía usted que había sido
buena y dulce con usted. ¡Que Dios la bendiga; ya lo sé! Sé que siempre ha sido buena
con todo el mundo. Usted, que le está agradecida y que la quiere, ayúdenos a encontrarla,
¡y que el Cielo la recompense!
Por primera vez levantó rápidamente sus ojos hacia él, como si no pudiera dar crédito a
sus oídos.
-¿Se fiaría usted de mí? -preguntó con sorpresa y en voz baja.
-De todo corazón --dijo míster Peggotty.
-¿Y me permite usted que le hable si llego a encontrarla? ¿Que le ofrezca un asilo, si es
que lo tengo, para compartirlo con ella? ¿Y que después venga, sin decírselo, a buscarla
para llevarla a su lado? -preguntó vivamente.
Los dos al mismo tiempo contestamos: «Sí».
Martha levantó los ojos al cielo y declaró solemnemente que se consagraba ardiente y
fielmente a aquel objetivo, que no lo abandonaría ni se distraería de ello mientras hubiera
la menor esperanza. Puso al cielo de testigo de que si flaqueaba en su obra consentía en
verse más miserable y más desesperada, si era posible, de lo que lo había estado aquella
noche, al borde de aquel río, y que renunciaba para siempre a implorar el socorro de Dios
ni de los hombres.
Hablaba en voz baja, sin mirarnos, como si se dirigiera al cielo, que estaba por encima
de nosotros; después fijó de nuevo los ojos en el agua sombría...
Creímos necesario decirle cuanto sabíamos, y yo se lo conté todo. Ella escuchaba con la
mayor atención, y su cara cambiaba a cada momento; pero en todas sus expresiones se
leía el mismo designio. A veces sus ojos se llenaban de lá grimas, pero las reprimía al
momento. Parecía como si su exaltación pasada hubiera dado lugar a una calma profunda.
Cuando dejé de hablar me preguntó dónde podría it a bus carnos si se presentaba la
ocasión. Un débil farol iluminaba la carretera, y escribí nuestras dos direcciones en una
hoja de mi agenda, y se la entregué. Martha se la guardó en el pecho. Después le pregunté
dónde vivía. Guardó silencio, y al cabo de un momento me dijo que no vivía mucho
tiempo seguido en el mismo sitio; quizá valía más no saberlo.
El señor Peggotty me sugirió en voz baja una idea que ya se me había ocurrido a mí.
Saqué mi bolsa; pero me fue imposible convencerla de que aceptara nada, ni obtener de
ella la promesa de que consentiría más adelante. Yo le dije que, para un hombre de su
condición, míster Peggotty no era pobre, y que no podíamos resolvemos a verla
emprender semejante empresa solamente con sus recursos. Fue inque brantable, y míster
Peggotty tampoco tuvo más éxito que yo; le dio las gracias con reconocimiento, pero sin
cambiar de resolución.
-Encontraré trabajo -dijo-; lo intentaré.
-Acepte por lo menos entre tanto nuestra ayuda -le dije yo.
-No puedo hacer por dinero lo que les he prometido -respondió-; aunque tuviera que
morirme de hambre no podría aceptarlo. Darme dinero sería como retirarme la confianza,
quitarme el objetivo a que quiero dedicarme, privarme de la única cosa en el mundo que
puede impedirme el tirarme al río.
-En nombre del gran Juez, ante quien apareceremos todos un día, desecha esa terrible
idea. Todos podemos hacer el bien en este mundo únicamente con querer hacerlo.
Martha temblaba, y su rostro estaba todavía más pálido cuando contestó:
---Quizá han recibido ustedes del cielo la misión de salvar a una criatura miserable. No
me atrevo a creerlo; no merezco esa gracia. Si consiguiera hacer un poco de bien, quizá
empezaría a esperar; pero hasta ahora mi conducta ha sido mala. Por primera vez desde
hace mucho tiempo deseo vivir para consagrarme a la obra que ustedes me han
encargado. No sé nada más, y nada más puedo decir.
Trató de retener las lágrimas, que corrían de nuevo por su rostro, y alargando hacia
míster Peggotty su mano temblorosa, le tocó como si poseyera alguna virtud bienhechora;
después se alejó por la calle solitaria. Había estado enferma: se veía en su rostro pálido y
delgado, en sus ojos hundidos, que revelaban grandes sufrimientos y crueles privaciones.
La seguimos de lejos hasta estar de vuelta en los barrios populosos. Yo tenía una
confianza tan absoluta en ella, que insinué a míster Peggotty que quizá sería mejor no
seguirla más tiempo; podría creer que queríamos vigilarla. Fue de mi opinión, y dejando a
Martha que siguiera su camino, nos dirigimos hacia Highgate. Me acompañó todavía un
rato, y cuando nos separarnos, rogando a Dios que bendijera aquel nuevo esfuerzo, había
en su voz una tierna compasión muy comprensible.
Era media noche cuando llegué a casa. Iba a entrar, escuchando las campanadas de
Saint Paul, que llegaban en medio del ruido de los relojes de la ciudad, cuando observé
con sorpresa que la puerta del jardín de mi tía estaba abierta y que se veía una débil luz
delante de la casa.
Pensé si sería presa de uno de sus antiguos terrores y estaría observando a lo lejos los
progresos de algún incendio imaginario, y me acerqué para hablarle. ¡Cuál no sería mi
asombro al ver un hombre en su jardín!
Tenía en las manos una botella y un vaso y se dedicaba a beber. Me detuve en medio de
los árboles y, a la luz de la luna, que aparecía a través de las nubes, reconocí al hombre
que había encontrado una vez, yendo con mi tía, en las calles de Londres, después de
haber creído durante mucho tiempo que era un ser fa ntástico, una alucinación del pobre
cerebro de míster Dick.
Comía y bebía con buen apetito, y al mismo tiempo observaba con curiosidad la casa,
como si fuera la primera vez que la viese. Se inclinó para dejar la botella en el suelo; después
miró a su alrededor con inquietud, corno un hombre que tiene prisa por marcharse.
La luz de la casa se oscureció un momento cuando mi tía pasó por delante. Parecía muy
conmovida, y oí que le ponía dinero en la mano.
-¿Qué quieres que haga con esto? -preguntó el hombre.
-No puedo darte más -respondió mi tía.
-Entonces no me voy, toma; ¡esto no lo quiero!
-¡Malvado! -repuso mi tía con viva emoción, ¿Cómo puedes tratarme así? Pero soy
demasiado buena preguntándotelo. ¡Sabes mi debilidad! Si quisiera desembarazarme para
siempre de tus visitas no tendría más que abandonarte a la suerte que mereces.
-Pues bien, ¿por qué no me abandonas a la suerte que merezco?
-¿Y eres tú quien me hace esa pregunta? -repuso mi tía---. Se necesita tener poco
corazón.
Permaneció un momento sonando el dinero en la mano y. gruñendo, sacudiendo la
cabeza con descontento. Por fin dijo:
-¿Es esto todo lo que quieres darme?
-Es todo lo que puedo darte -dijo mi tía-. Ya sabes que tuve muchas pérdidas; soy
mucho más pobre de lo que era antes, ya te lo he dicho. Ahora que ya tienes lo que buscabas,
¿por qué me atormentas quedándote aquí y demostrándome cómo te has vuelto?
-Me he vuelto muy miserable --dijo-, y vivo como un búho.
-Me has despojado de cuanto poseía --dijo mi tía-, y durante muchos años me has
endurecido el corazón. Me has tratado de la manera más pérfida, más ingrata y más cruel.
Vamos, arrepiéntete; no añadas nuevos pecados a los que ya tienes.
-Sí, todo eso está muy bien, es muy bonito, a fe mía. ¡En fin, puesto que tengo que
conforma rme por el mo mento!...
A pesar suyo pareció avergonzado por las lágrimas de mi tía, y salió con sigilo del
jardín. Yo avancé rápidamente, como si acabara de llegar, y al encontrarnos nos
dirigimos una mirada poco amistosa.
-Tía --dije vivamente-, ¿otra ve z este hombre viene a asustarte? Déjame que le hable.
¿Quién es?
-Hijo mío --dijo, agarrándome del brazo-, entra y no me hables en diez minutos.
Nos sentamos en su salón. Ella se ocultó detrás de su antiguo biombo verde, que estaba
sujeto en el respaldo de una silla, y durante un cuarto de hora, poco más o menos, la vi
enjugarse a cada momento los ojos. Después se levantó y vino a sentarse a mi lado.
-Trot - me dijo con serenidad-, es mi marido.
-¿Tu marido? ¡Si yo creía que había muerto!
-Ha muerto para mí -respondió mi tía-; pero vive.
Yo estaba mudo de asombro.
-Betsey Trotwood no tiene aspecto de dejarse seducir por una tierna pasión -dijo con
tranquilidad-; pero hubo un tiempo, Trot, en que había puesto en ese hombre su confianza
entera; un tiempo, Trot, en que le amaba sinceramente, en que no hubiera retrocedido
ante ningún sacrificio, por afecto a él. Y él la ha recompensado comiéndose su fortuna y
rompiéndole el corazón. Entonces Betsey ha enterrado de una vez para siempre toda su
sensibilidad, en una tumba que ella misma ha cavado y vuelto a cerrar.
-¡Mi querida, mi buena tía!
-He sido generosa con él -continuó, poniendo su mano encima de las mías-. Lo puedo
decir ahora, Trot: he sido generosa con él. Él había sido tan cruel conmigo, que hubiera
podido obtener una separación muy provechosa para mis intereses; pero no he querido.
Ha disipado en un segundo cuanto le había dado, y ha ido cayendo cada día más bajo. No
sé si hasta se ha casado con otra mujer. Se ha hecho un aventurero, un jugador, un
tunante. Le acabas de ver tal como está ahora; pero era un hombre excelente cuando yo
me casé con él --dijo mi tía, cuya voz contenía todavía algo de su admiración pasada-, y
como era una pobre loca, le creía la encarnación del honor.
Me estrechó la mano y movió la cabeza.
-Ahora ya no es nada para mí, Trot; menos que nada. Pero mejor que verle castigar por
sus faltas (lo que le ocurriría infaliblemente si viviera en este país) le doy de vez en
cuando más de lo que puedo, a condición de que se aleje. Estaba loca cuando me casé con
él, y aún soy tan incorregible, que no querría ver maltratado al hombre sobre el que pude
hacerme en aquel tiempo tan absurdas ilusiones, pues creía en él, Trot, con toda mi alma.
Mi tía lanzó un suspiro y se sacudió suavemente la falda.
-Ahora, querido -me dijo-, ya lo sabes todo, desde el principio hasta el fin, y no
necesitamos volver a hablar de ello; y por descontado a nadie dirás una palabra. Es mi
locura, la historia de mi locura, y debemos guardarla entre nosotros.
CAPÍTULO VIII
SUCESO DOMÉSTICO
Trabajaba activamente en mi libro, sin interrumpir mis ocupaciones de taquígrafo, y
cuando lo publiqué obtuvo un gran éxito. Yo no me dejaba aturdir por las alabanzas que
sonaban en mis oídos, y, sin embargo, gozaba vivamente, y estoy seguro de que pensaba
de mi obra mejor que todo el mundo. He observado a menudo que los que tienen razones
legítimas de estimar su talento no lo demuestran a los ojos de los demás, con objeto de
que crean en él. Por esto yo continuaba modesto, por respeto a mí mismo, y cuanto más
me elogiaban, más trataba de merecerlo.
Mi intención no es contar en este relato (por lo demás completo) de mi vida la historia
de los libros que he publicado. Ellos hablan por sí mismos y les dejo ese cuidado; sólo
hago alusión de pasada porque sirven para conocer en parte el desarrollo de mi carrera.
Tenía entonces algunas razones para creer que la naturaleza, ayudada por las
circunstancias, me había destinado a ser escritor, y me dediqué con firmeza a mi
vocación. Sin aque lla confianza seguramente hubiese renunciado, para dar algún otro
objetivo a mi energía, y hubiese tratado de descubrir lo que la naturaleza y las
circunstancias podían realmente hacer de mí, para dedicarme a ello exclusivamente.
Había tenido tanto éxito desde hacía algún tiempo en mis ensayos literarios, que creí
poder razonablemente, después de un nuevo éxito, escapar por fin al aburrimiento de los
terribles debates del Parlamento. Una noche, por lo tanto, ¡qué feliz noche!, enterré bien
hondas aquellas transcripciones musicales de trombones parlamentarios. Desde aquel día
ni siquiera he querido volver a oírles; bastante es verme todavía perseguido, cuando leo el
periódico, por ese runruneo eterno y monótono.
En el momento de que hablo hacía, poco más o menos, un año y medio que nos
habíamos casado. Después de diferentes pruebas, habíamos terminado por decir que no
merecía la pena dirigir nuestra casa. Se dirigía sola, con la ayuda de un muchacho, cuya
principal ocupación era pelearse con la cocinera, y en ese punto era un perfecto
Whitington; la única diferencia es que no había gato, ni la menor esperanza de llegar
nunca a alcalde, como él.
Vivía en medio de una lluvia continua de cacerolas. Su vida era un combate. Se le oía
gritar «¡socorro!» en las ocasiones más molestas; por ejemplo, cuando teníamos gente a
comer, o algunos amigos por la noche; o bien, salía rugiendo de la cocina, y caía bajo el
peso de una parte de nuestros utensilios, que su enemiga le tiraba. Deseábamos desembarazarnos
de él; pero nos quería mucho y no podía dejamos. Lloraba sin cesar, y cuando se
trataba de separarnos de él, lanzaba tales gemidos, que nos veíamos obligados a conservarle
a nuestro lado. No tenía madre, y por toda familia tenía una hermana que se había
embarcado para América iel día que él entró a nuestro servicio; le teníamos, por lo tanto,
encima, como un pequeño idiota a quien la familia se ve obli gada a mantener. Sentía muy
vivamente su desgracia y se enjugaba constantemente los ojos con la manga de su cha -
queta, cuando no estaba ocupado sonándose en una esquinita de su pañuelo, que por nada
del mundo se hubiera atrevido a sacar entero del bolsillo, por economía y por discreción.
Aquel diablo de muchacho, que habíamos tenido la desgracia, en un momento nefasto,
de tomar a nuestro servicio por el precio de seis libras al año, era para mí un objeto
continuo de preocupaciones. Le observaba, le veía crecer, pues, ya se sabe, la mala hierba
.... y pensaba con angustia en la época en que tuviera barba; después, en la época en que
estaría calvo. No veía la menor esperanza de deshacerme de él, y pensando en el
porvenir, pensaba en lo que nos estorba ría cuando fuera viejo.
No me esperaba lo más mínimo el procedimiento que utilizó el infeliz para sacarme del
apuro. Robó el reloj de Dora, que, naturalmente, no estaba nunca en su sitio, como todo
lo que nos pertenecía; lo vendió, y gastó el dinero (¡pobre idiota!) en pasearse sin cesar
en la imperial del ómnibus de Londres a Ubridge. Iba a emprender su viaje número
quince cuando un policía le detuvo. No se le encontraron encima más que cuatro chelines
y una flauta, comprada de segunda mano y que no sonaba.
Aquel descubrimiento y sus consecuencias no me hubiesen sorprendido tan
desagradablemente si no se hubiera arrepe ntido. Pero lo estaba, y de una manera muy
particular..., no en grande..., por decirlo así, sino en detalle. Por ejemplo, al día siguiente,
cuando me vi obligado a declarar contra él, hizo ciertas declaraciones concernientes a una
cesta de botellas de vino que creíamos llena y que ya sólo contenía dos botellas vacías.
Esperábamos que ya sería lo último, que habría descargado su conciencia y que no
tendría nada que contamos so bre la cocinera; pero dos o tres días después tuvo nuevos remordimientos
de conciencia, que le obligaron a confesar que la cocinera tenía una niña,
que venía todos los días muy temprano a llevarse nuestro pan, y que también a él le
habían sobornado para que proveyera de carbón al lechero. Después de cierto tiempo fui
informado por las autoridades de que salió en una dirección penitencial muy distinta, y se
puso a confesar al camarero del café cercano, que pensaba robar en casa. Detuvieron al
camarero. Yo estaba tan confuso del papel de víctima por que me hacía pasar con
aquellas torturas repetidas, que le hubiese dado todo el dinero que me hubiera pedido
porque se callase, o hubiera ofrecido con gusto una suma redonda porque le permitieran
escapar. Y lo peor es que no tenía ni idea de lo que me molestaba; y, por el contrario,
creía que cada nuevo descubrimiento era una reparación. ¡Dios me perdone! Pero no me
sorprendería que se creyera que multiplicaba así sus derechos a mi agradecimiento.
Por fin tomé la decisión de ser yo quien se escapase siempre que veía un enviado de la
policía encargado de transmi tirme alguna nueva revelación, y viví, por decirlo así, de
ocultis hasta que aquel desgraciado muchacho fue juzgado y condenado a la deportación.
Pero ni aun así podía permane cer tranquilo, y nos escribía constantemente. Pidió
porfiada mente ver a Dora antes de marcharse; Dora consintió, fue y se desvaneció al ver
la reja de la prisión cerrarse tras de ella. En una palabra, fui un desgraciado hasta el
momento de su partida; por fin fue expatriado y supe que se había hecho pastor, allá
lejos, en el campo, no sé dónde. Me faltan cono cimientos geográficos.
Todo aquello me hizo reflexionar seriamente y me presentó nuestros errores bajo un
aspecto nuevo; no pude por menos de decírselo a Dora una noche, a pesar de mi ternura
por ella.
-Amor mío - le dije-, me resulta muy penoso pensar que la mala administración de
nuestra casa no solamente nos perjudica a nosotros (ya nos habíamos acostumbrado), sino
también a los demás.
-Hace mucho tiempo que no me decías nada; no vayas otra vez a ser gruñón -me
contestó Dora.
-No; es en serio, Dora; déjame que te explique lo que quiero decir.
-No tengo ganas de saberlo.
-Pero tienes que saberlo, amor mío; suelta a Jip.
Dora puso la nariz de Jip encima de la mía, diciendo «¡Boh!», para tratar de hacerme
reír; pero viendo que no lo conseguía, envió al perro a su pagoda y se sentó delante de mí,
con las manos juntas y la cara resignada.
-El caso es, hija mía -continué-, que nuestra enfer medad se contagia; se la pegamos a
todo el que nos rodea.
Hubiese continuado en aquel estilo figurado si el rostro de Dora no me hubiera
advertido que esperaba que le propusiera alguna nueva vacuna o algún otro remedio
médico para curar aquella enfermedad contagiosa que padecíamos. Por lo tanto me decidí
a decirle sencillamente:
-No sólo, querida mía, perdemos dinero y comodidad por nuestro descuido; no
solamente nuestro carácter también sufre a veces, sino que tenemos la grave
responsabilidad de estropear a todos los que entran a nuestro servicio o que tienen que
ver con nosotros. Empiezo a temer que no esté toda la culpa en un lado sólo, y que si
todos esos individuos se estropean, sea porque tampoco nosotros vamos muy bien.
-¡Oh, qué acusación! ---exclamó Dora, abriendo mucho los ojos- ¡Cómo! ¿Quieres
decir que me has visto alguna vez robar relojes de oro? ¡Oh!
---Querida mía -contesté-, no digamos tonterías. ¿Quién te habla de relojes?
-Tú -repuso Dora-, tu sabes muy bien. Has dicho que yo tampoco voy bien, y me has
comparado con él.
-¿Con quién? -pregunté
-Con nuestro criado -dijo sollozando- ¡Oh, qué malo eres! ¡Comparar a una mujer que
lo quiere con ternura con un muchacho a quien acaban de deportar! ¿Por qué no me
dijiste lo que pensabas de mí antes de casamos? ¿Por qué no me previniste de que lo
parecía peor que un chico a quien acaban de deportar? ¡Oh, qué horrible opinión tienes de
mí, Dios mío!
-Vamos, Dora, amor mío -repuse, tratando de quitarle dulcemente el pañuelo con que
ocultaba los ojos-, no sola mente lo que dices es ridículo, sino que está mal. En primer
lugar no es verdad.
-Eso es. Siempre le habías acusado de decir mentiras (cada vez lloraba más), y ya dices
lo mismo de mí. ¡Oh! ¿Qué va a ser de mí? ¿Qué va a ser de mí?
-Querida mía, te suplico muy en serio que seas más razonable y que escuches lo que
tengo que decirte. Querida Dora, si no cumplimos nuestros deberes con los que nos sirven,
no aprenderán nunca sus deberes con nosotros. Tengo miedo de que les demos
ocasiones de obrar mal. Aunque fuéramos por gusto tan descuidados (y no es así); aunque
nos resultara hasta agradable (y no es nada de eso), estoy convencido de que no tenemos
derecho para obrar así. Corrompemos verdaderamente a los demás. En conciencia estamos
obligados a fijarnos un poco. Yo no puedo por menos de pensar en ello, Dora. Es
un pensamiento que no sabría desechar y que me atormenta mucho. Eso es todo, querida.
¡Ven aquí, no seas niña!
Pero Dora no consintió en mucho tiempo que le levantara el pañuelo. Continuaba
sollozando, y murmurando que, puesto que estaba tan atormentado, hubiese debido no casarme.
¿Por qué no le había dicho, aunque hubiera sido la víspera de la boda, que iba a
estar demasiado atormentado, y que era mejor renunciar a ello? Puesto que no podía
resistirla, ¿por qué no la enviaba con sus tías a Putney, o con Julia Mills a la India? Julia
estaría encantada de verla y no la compararía con un criado deportado; nunca le había
hecho una injuria semejante. En una palabra, Dora estaba tan afligida, y su pena me
entristecía tanto, que sentí que era inútil repetir mis sermo nes, por dulzura que pusiera en
ellos, y que había que probar de otra manera.
Pero ¿qué podía hacer? ¿Tratar de «formar su espíritu»? Son lugares comunes que
prometen, y resolví formar el espíritu de Dora.
Me puse a la tarea inmediatamente. Cuando veía a Dora hacer la niña y tenía muchas
ganas de participar de su humor, trataba de estar grave... y sólo conseguía desconcertarla
y desconcertarme yo. Le hablaba de las cosas que me preocupaban ya en aquella época,
le leía a Shakespeare, y entonces la cansaba hasta más no poder. Trataba de insinuarle,
como por casualidad, algunas nociones útiles o algunas opiniones sensatas, y en cuanto
terminaba se apresuraba a escaparse, como si la hubiera tenido presa. Por mucho que
hacía para estar natural cuando quería «formar el espíritu» de mi mujercita, veía que
adivinaba siempre dónde quería it a parar y que temblaba de antemano. Era evidente que
miraba a Shakespeare como un fastidio terrible. Decidida mente, no se formaba deprisa.
Empleé a Traddles en aquella gran empresa, sin preve nirle, y siempre que nos venía a
ver ensayaba sobre él mis máquinas de guerra para la edificación de Dora por vía indirecta.
Agobiaba a Traddles con una multitud de excelentes máximas; pero toda mi
sabiduría no obtenía más resultado que entristecer a Dora; siempre tenía miedo de que le
tocara la vez. Hacía el papel de un maestro de escuela o de una bruja; me había
convertido en la araña de aquella mosca de Dora, siempre dispuesto a lanzarme sobre ella
desde el fondo de mi tela; la veía muy bien en su infinita turbación.
Sin embargo, perseveré durante meses enteros, esperando siempre que llegara un
momento en que se estableciera entre nosotros una simpatía perfecta y en que hubiera por
fin « for mado su espíritu» a mi entero placer. Por último, creí darme cuenta de que, a
pesar de toda mi resolución, y aunque me había vuelto un erizo, un verdadero
puercoespín, no había adelantado nada, y pensé que quizá el espíritu de Dora estaba
formado del todo ya.
Reflexionando sobre ello, me pareció tan verosímil, que abandoné mi proyecto, que no
había respondido lo más mínimo a mis esperanzas, y decidí contentarme para siempre
con tener una « mujer- niña» , en lugar de tratar de cambiarla sin éxito. Yo mismo estaba
cansado de mi prudencia y de mi razón solitarias, y sufría al ver la violencia habitual a
que había condenado a mi querida esposa. Un día le compré unos bonitos pendientes, y
un collar para Jip, y volví a casa decidido a ser agradable.
Dora se quedó encantada con los regalitos y me abrazó con ternura; pero había entre
nosotros una sombra, y, por ligera que fuese, yo no quería que subsistiera; me había decidido
a cargar yo solo con todos los fastidios de la vida.
Me senté en el sofá, al lado de mi mujer, y le puse sus pendientes; después le dije que
desde hacía algún tiempo no éramos tan buenos amigos, y que era culpa mía; que lo reconocía
sinceramente. Y era la verdad.
-El caso es, Dora mía, que trataba de ser razonable.
-Y también hacerme razonable a mí, ¿no es verdad, Davy?
Le hice un signo afirmativo, mientras ella levantaba hacia mí sus hermosos ojos, y besé
sus labios entreabiertos.
-Es inútil ---dijo Dora, sacudiendo la cabeza para mover los pendientes-; ya sabes lo
que soy y has olvidado el nombre que quería que me dieras desde el principio. Si no puedes
resignarte a ello creo que no me querrás nunca. ¿Estás seguro de que no piensas
alguna vez que... quizá... te hubiera valido más ...?
-¿Valido más qué, querida mía? -pues se había callado.
-Nada -dijo Dora.
-¿Nada? -repetí.
Me rodeó el cuello con los brazos, riéndose y tratándose a sí misma de tontuela, como
de costumbre, y escondió la cabeza en mi hombro, en medio de un verdadero bosque de
bucles que me costó un trabajo infinito separar para mirarle la cara.
-¿Quieres decir que hubie ra sido mejor no hacer nada para tratar de «formar el espíritu»
de mi querida mujer? -dije, riendo yo también de mi feliz invención- ¿No era esa tu
pregunta? ¡Sí, yo creo que sí!
-¡Cómo! ¿Era eso lo que tratabas de hacer? -exclamó Dora-. ¡Oh qué malo!
-Pero ya no volveré a hacerlo, pues la quiero tal como es.
-¿De verdad? ¿De verdad? - me preguntó, apretándose contra mí.
-¿Para qué voy a tratar de cambiar lo que me es tan querido desde hace tanto tiempo?
Nunca estás mejor que cuando eres tú misma, mi querida Dora; por lo tanto, no
volveremos a hacer pruebas temerarias; recobremos nuestras antiguas costumbres para
ser dichosos.
-¿Para ser dichosos? -repuso Dora-. ¡Oh, síl, todo el día. ¿Y me prometes no enfadarte
si las cosas van algo trastomadas?
-No, no; trataremos de hacerlo lo mejor posible.
-Y no volverás a decirme que estropeamos a los que nos rodean --dijo con mimo-, ¿no
es verdad? ¡Está tan mal!
-No, no -dije.
-Más vale todavía que sea estúpida que desagradable, ¿no es verdad? -dijo Dora.
-Más vale ser sencillamente Dora que cualquiera del mundo.
-¡El mundo! ¡Oh mi Davy, el mundo es muy grande!
Y sacudiendo alegremente la cabeza, volvió hacia mí sus ojos encantados, se echó a
reír, me abrazó y saltó para alcanzar a Jip y probarle su nuevo collar.
Así terminó mi último intento de cambiar a Dora. Había sido una equivocación el
intentar cambiarla: no podía soportar mi formalidad solitaria, no podía olvidar cómo me
había pedido que la llamara mi < mujer-niña». En el futuro, pensaba, trataría de mejorar lo más posible las cosas, pero sin ruido; esto no era muy fácil: estaba siempre expuesto a volver a mi papel de araña que espía desde el fondo de su tela. Y ninguna sombra debía volverse a poner entre nosotros; ya sólo debían pesar sobre mi corazón. ¡Van a ver ustedes cómo! El sentimiento penoso que había concebido hacía tiempo se extendió desde entonces sobre mi vida entera, más profundo quizá que en el pasado, pero más vago que nunca, como el acento quejoso de una música triste que oyera vibrar en medio de la noche. Amaba tiernamente a mi mujer y era dichoso; pero la felicidad que gozaba no era la que había yo soñado: siempre me faltaba algo. Decidido a cumplir la promesa que me había hecho a mí mismo de poner en este papel el relato fiel de mi vida, me examino cuidadosamente, sinceramente, para poner a la vista todos los secretos de mi corazón. Lo que me faltaba lo miraba todavía y lo había mirado siempre como un sueño de mi imaginación, un sueño que no podía realizarse. Sufría como sufren, poco más o menos, todos los hombres al sentir que era una quimera imposible. Pero a pesar de todo no podía por menos de decirme que más hubiese valido que mi mujer me ayudara más, que participara de todos mis pensamientos, en lugar de dejarme a mí solo todo el peso. Hubiese podido hacerlo y no lo hacía. Eso estaba obligado a recono cerlo. Dudaba entre dos conclusiones que no podían conciliarse: o bien lo que sentía era general, inevitable, o bien era una cosa particular mía, de la que me hubiese podido librar. Cuando pensaba en aquellos castillos en el aire, en aquellos sueños de mi juventud, que no podían realizarse, reprochaba a la edad madura ser menos rica en felicidad que la adolescencia, y entonces aquellos días de felicidad al lado de Agnes, en su vieja casa, se levantaban ante mí como espectros del tiempo pasado, que podrían resucitar quizá en otro mundo, pero que yo no podía esperar revivir aquí abajo. A veces otro pensamiento me atravesaba el espíritu: ¿Qué hubiese sucedido si Dora y yo no nos hubiéramos conocido nunca? Pero Dora estaba tan mezclada en mi vida, que era una idea fugitiva, que pronto volaba lejos, como el hilo de la Virgen, que flota y desaparece en el aire. La quería siempre. Los sentimientos que describo aquí dormitaban en el fondo de mi corazón; apenas tenía consciencia de ellos. No creo que tuvieran ninguna influencia sobre mis palabras ni sobre mis acciones. Yo llevaba el peso de todas nuestras pequeñas preocupaciones, de nuestros proyectos; Dora seguía dándome las plumas, y los dos sentíamos que las cosas así estaban repartidas lo mejor que podían estarlo. Me quería y estaba orgullosa de mí; y cuando Agnes le escribía que mis antiguos amigos se regocijaban con mis éxitos, cuando le decía que al leerme le parecía oír mi voz, Dora tenía lágrimas de alegría en los ojos, me llamaba su querido, su ilustre, su viejo marido. «El primer movimiento de un corazór. :rdisciplinado.» Aquellas palabras de mistress Strong me volvían sin cesar al espíritu, las tenía siempre presentes. Por la noche las encontraba al despertarme; en mis sueños las leía escritas en las paredes de la casa. Pues ahora sabía que mi corazón no ha bía conocido disciplina cuando se había enamorado de Dora, y que hoy mismo, si estuviera mejor disciplinado, no hubiese sentido, después de nuestro matrimonio, los sentimientos de que hacía secreta experiencia. « No hay matrimonio más desacertado que aquel en que no hay comunión de ideas ni de carácter.» Tampoco había olvidado aquellas palabras. Había tratado de moldear a Dora a mi carácter, y no lo había conseguido. No me quedaba más remedio que hacerme yo al carácter de Dora, compartir con ella lo que pudiera y contentarme, llevando el resto sobre mis hombros. Esa era la disciplina a que tenía que someter mi corazón. Gracias a aquellas resoluciones, mi segundo año de matrimonio fue mucho más dichoso que el primero, y, lo que valía más todavía, la vida de Dora era un rayo de sol. Pero al transcurrir aquel año había disminuido la fuerza de Dora. Yo había esperado que manos más delicadas que las mías vinieran a ayudarme a modelar su alma y que la sonrisa de un nene hiciera de mi «mujer-niña» una mujer. ¡Vana esperanza! El pequeño espíritu que debía bendecir nuestra casa se estremeció un momento en la puerta de su prisión y después voló al cielo, sin conocer siquiera su cautiverio. -Cuando pueda empezar a correr como antes, tía -decía Dora-, haré salir a Jip; se está volviendo muy pesado y muy perezoso. -Sospecho, querida -dijo mi tía, que trabajaba tranquilamente al lado de mi mujer-, que tiene una enfermedad más grave que la pereza: es la edad, Dora. -¡Cree usted que es viejo! ¡Oh qué cosa tan extraña, que Jip sea viejo! -Es una enfermedad a la que estamos expuestos todos, pequeña, a medida que avanzamos en la vida. Yo me resiento de ella más que nunca, te lo aseguro. -Pero Jip -dijo Dora mirándole con compasión-, ¿el pequeño Jip también? ¡Pobrecito mío! -Yo creo que todavía vivirá mucho tiempo, Capullito -dijo mi tía, besando a Dora, que se había inclinado sobre el borde del sofá para mirar a Jip. (El pobre animal respondía a sus caricias sosteniéndose en las patas traseras, y se esforzaba, a pesar de su asma, en subirse encima de su ama.) -Este invierno haré forrar de franela su caseta, y estoy segura de que para la primavera próxima estará mejor que nunca, como las flores. ¡Horroroso animalito! -exclamó mi tía- Si estuviera dotado de tantas vidas como los gatos, y a punto de perderlas todas, creo que verdaderamente utilizaría su último sus piro para ladrar contra mí. Dora le había ayudado a subirse al sofá, desde donde parecía desafiar a mi tía, con tal furia, que no quería estarse quieto y no dejaba de ladrar de medio lado. Cuanto más lo miraba mi tía, más la provocaba él, sin duda porque hacía poco que se había puesto anteojos, y Jip, por razones cono cidas sólo por él, consideraba aquello como un insulto personal. A fuerza de persuasión Dora había conseguido hacerle echarse a su lado y, cuando ya estaba tranquilo, acariciaba con dulzura sus largas orejas, repitiendo con aire pensativo: «Tú también, mi pequeño Jip; ¡pobrecito!». -Todavía está bastante bien -dijo alegremente mi tía-: la vivacidad de sus antipatías demuestra que no ha perdido fuerzas; tiene muchos años ante sí, te lo aseguro; pero si quieres un perro que corra tanto como tú, Capullito, Jip ha vivido ya demasiado para ese oficio. Yo te regalaré otro. -Gracias, tía -dijo débilmente Dora-; pero no lo ha gas, te lo ruego. -¿No? --dijo mi tía quitándose las gafas. -No quiero más perro que Jip -dijo Dora- Sería demasiada crueldad. Además, nunca podría querer a otro perro como quiero a Jip; no me conocería desde mi boda, no sería el que ladraba cuando llegaba Davy a nuestra casa. ¡Temo mucho, tía, que no podría querer a otro perro como a Jip! -Tienes razón -dijo mi tía, acariciando a Dora en la mejilla-, tienes razón. -No se enfada conmigo, ¿verdad? -dijo Dora. -Pero ¡vaya una tontería! --exclamó mi tía, mirándola con ternura-. ¿Cómo puedes suponer que me enfade? -¡Oh, no! No lo creo -respondió Dora-; únicamente estoy un poco cansada, y eso es lo que me pone tan tonta. Siempre soy una tontuela; pero el hablar de Jip me ha puesto todavía más tonta. Me ha conocido toda mi vida; sabe todo lo que me ha sucedido, ¿no es verdad, Jip? Jip se apretaba contra su ama, lamiéndole lánguidamente la mano. -Todavía no eres bastante viejo para abandonar a tu ama, ¿verdad, Jip? -dijo Dora-. Todavía nos haremos compañía durante algún tiempo. ¡Mi pequeña Dora! Cuando bajó a la mesa al domingo siguiente y estuvo tan encantadora con Traddles, que comía con nosotros todos los domingos, pensamos que al cabo de unos días volvería a correr por todas partes como antes. Nos decían: «Esperen todavía algunos días», y después: «Esperen algunos días más»; pero no se ponía a correr, ni siquiera a andar. Estaba muy bonita y muy alegre; pero sus piececitos, que antes danzaban tan alegres alrededor de Jip, seguían débiles a inmóviles. Tomé la costumbre de bajarla en brazos todas las mañanas y de volver a subirla lo mismo todas las noches. Pasaba sus brazos alrededor de mi cuello y reía a lo largo del camino como si hubiera sido una apuesta. Jip nos precedía la drando y se detenía sofocado en el descansillo para ver si llegábamos. Mi tía, la mejor y más alegre de las enfermeras, nos seguía con todo un cargamento de chales y de almohadas. Míster Dick no hubiese cedido a nadie el derecho de abrir la marcha con una luz en la mano. Traddles se quedaba al pie de la escalera, recibiendo todos los mensajes locos que le encargaba Dora para la muchacha más encantadora del mundo. Parecía una alegre procesión, y mi «mujer-niña» era la más alegre de todos. Pero a veces, cuando la cogía en mis brazos y la sentía cada vez más ligera, un vago sentimiento de tristeza se apo deraba de mí; me parecía que iba hacia un país glacial desconocido, y aquella idea ensombrecía mi vida. Trataba de ahogar aquel pensamiento; me lo ocultaba a mí mismo; pero una noche, después de oír gritar a mi tía: « ¡Buenas noches, Capullito!» , me quedé solo ante mi pupitre, y lloré, pensando: « ¡Oh qué nombre fatal! ¡Si fuera a secarse en su tallo, como las flores! ». CAPÍTULO IX ME VEO ENVUELTO EN UN MISTERIO Una mañana recibí por correo la siguiente carta, fechada en Canterbury, y que me habían dirigido a Doctors' Commons. La leí con sorpresa: « Muy señor mío y querido amigo: Circunstancias que no han dependido de mi voluntad han enfriado desde hace tiempo una intimidad que siempre me ha causado las más dulces emociones. Todavía hoy, cuando me es posible en los raros instantes que me deja libre mi profesión, contemplo las escenas del pasado con los colores brillantes del prisma de la memoria y las considero con felicidad. Nunca me atrevería, mi querido amigo, ahora que su talento le ha elevado a un puesto tan distinguido, a dar a mi compañero de la juventud el nombre familiar de Copperfield. Me basta saber que ese nombre a que tengo el honor de hacer alusión quedará eternamente rodeado de afecto y estima en los archivos de nuestra casa (quiero hablar de los archivos concernientes a nuestros antiguos huéspedes, conservados cuidadosamente por mistress Micawber). No me corresponde a mí, que por una serie de errores personales y una combinación fortuita de sucesos nefastos me encuentro en la situación de una barca que ha naufragado (si me está permitido emplear esta comparación náutica); no me corresponde a mí, repito, dirigirle cumplidos ni felicitaciones. Dejo este gusto a manos más puras y más dignas. Si sus importantes ocupaciones (no me atrevo a esperarlo) le permiten recorrer estas líneas imperfectas, seguramente se preguntará usted con qué objeto escribo la presente carta. Permítame que le diga que comprendo toda la justeza de esa pregunta y que voy a demostrárselo, declarándole en primer lugar que no tiene nada que ver con asuntos económicos. Sin aludir directamente al talento que yo pueda tener para dirigir el rayo o la llama vengadora contra quienquiera que sea, puedo permitirme observar de pasada que mis más brillantes esperanzas están destruidas, que mi paz está destrozada y que todas mis alegrías se han agotado; que mi corazón no sé dónde está, y que ya no puedo llevar la cabeza alta ante mis semejantes. La copa de amargura desborda, el gusano trabaja y pronto habrá roído a su víctima. Cuanto antes será mejor. Pero no quiero alejarme de mi asunto. Estando en la más penosa situación de ánimo, demasiado desgraciado para que la influencia de mistress Micawber pueda dulcificar mi sufrimiento, aunque la ejerce en su triple calidad de mujer, de esposa y de madre, tengo la intención de huir durante unos instantes y emplear cuarenta y ocho horas en visitar, en la capital, los lugares que fueron teatro de mi alegría. Entre los puertos tranquilos en que he conocido la paz de mi alma, me dirigiré, naturalmente, a la prisión de King's Bench. Y habré conseguido el objeto de mi comunicación epistolar si le anuncio que estaré (D. m.) al lado exterior del muro de esta prisión pasado mañana a las siete de la tarde. No me atrevo a pedir a mi antiguo amigo míster Copperfield, ni a mi antiguo amigo míster Thomas Traddles, si es que vive todavía, que se dignen venir a encontrarme para reanudar (en lo posible) nuestras relaciones de los buenos tiempos. Me limito a lanzar al viento esta indicación: la hora y el lugar antes dichos, donde podrán encontrarse los vestigios ruinosos que todavía quedan de una torre derrumbada. WILKINS MICAWBER. P. S.-Quizá sea prudente añadir que no he dicho a mistress Micawber el secreto de mis intenciones.» Releí muchas veces aquella carta. A pesar de que recordaba el estilo pomposo de las composiciones de míster Micawber, y cómo le había gustado siempre escribir cartas interminables aprovechando todas las ocasiones posibles e imposibles, me parecía que debía de haber en el fondo de aquel galimatías algo de importancia. Dejé la carta para reflexionar; después la volví a leer, y estaba embebido en su tercera lectura cuando llegó Traddles. -Querido - le dije-, ¡qué oportunidad la tuya viniendo! Vas a ayudarme con tu juicio reflexivo. He recibido, mi querido Traddles, la carta más extravagante de míster Micawber. -¿De verdad! ¡Vamos! Pues yo he recibido una de mistress Micawber. Y Traddles, sofocado por el camino, con los cabellos erizados como si acabara de encontrarse un aparecido, me tendió su carta y cogió la mía. Yo le miraba leer, y vi que sonreía al llegar a «lanzar el rayo o dirigir la llama venga dora». -¡Dios mío, Copperfield! -exclamó. Después me dediqué a la lectura de la epístola de mistress Micawber. Era esta: «Presento todos mis respetos a mistress Thomas Traddles, y si acaso guarda algún recuerdo de una persona que tuvo la felicidad de estar relacionada con él, me atrevo a pedirle que me consagre unos instantes. Le aseguro, míster Thomas Traddles, que no abusaría de su bondad si no estuviera a punto de perder la ra zón. Es muy doloroso para mí el confesar que es la frialdad de míster Micawber para con su mujer y sus hijos (¡él, tan tierno siempre!) la que me obliga a dirigirme hoy a míster Traddles solicitando su ayuda. Míster Traddles no puede hacerse idea del cambio que se ha operado en la conducta de míster Micawber, de su extravagancia y de su violencia. Esto ha ido creciendo y ha llegado a ser una verdadera aberración. Puedo asegurar a míster Traddles que no pasa día sin que tenga que soportar algún paroxismo de ese género. Míster Traddles no necesitará que yo me extienda sobre mi dolor cuando le diga que oigo continuamente a míster Micawber afirmar que se ha vendido al diablo. El misterio y el secreto son desde hace mucho tiempo su carácter habitual, en lugar de su antigua a ilimitada confianza. A la más insignificante provocación; por ejemplo, si yo le pregunto: «¿Qué quieres comer?», me declara que va a pedir la separación de cuerpos y de bienes. Ayer por la tarde, porque le pidieron sus hijos dos peniques para caramelos de limón, amenazó con un cuchillo de ostras a los dos mellizos. Suplico a míster Traddles que me perdone todos estos detalles, que únicamente pueden darle una muy ligera idea de mi horrible situación. ¿Puedo ahora confiar a míster Traddles el objeto de mi carta? ¿Me permite que me abandone a su amistad? ¡Oh, sí! Conozco muy bien su corazón. Los ojos del afecto ven claro, sobre todo en nosotras las mujeres. Míster Micawber va a Londres. Aunque ha tratado de ocultarse, mientras escribía la dirección en la maleta oscura que ha conocido nuestros días dichosos, la mirada de águila de la ansiedad ha sabido leer la última sílaba: «dres». La diligencia para en La Cruz de Oro. ¿Puedo pedir a míster Traddles que haga por ver a mi esposo, que se extravía, y por atraerle al buen camino? ¿Puedo pedir a míster Traddles que ayude a una familia desesperada? ¡Oh, no! ¡Esto sería demasiado! Si míster Copperfield, en su gloria, se acuerda todavía de una persona tan insignificante como yo, ¿querría míster Traddles transmitirle mis saludos y mis súplicas? En todo caso, le ruego que mire esta carta como exclusivamente particular y que no haga alusión a ella, bajo ningún pretexto, en presencia de míster Micawber. Si míster Traddles se digna contestarme (lo que me parece muy poco probable) una carta dirigida a M. E., lista de Correos, Canterbury, tendrá bajo esta dirección consecuencias menos dolorosas, que bajo cualquier otra, para la que ha tenido el honor de ser con la más profunda desesperación su muy respetuosa y suplicante amiga, EMMA MICAWBER.» -¿Qué te parece esta carta? -me dijo Traddles mirándome. -Y tú ¿qué piensas de la otra? - le dije, pues la leía con expresión ansiosa. -Creo, Copperfield, que estas dos camas reunidas son más significativas de lo que son en general las epístolas de míster y de mistress Micawber; pero no acabo de comprender lo que quieren decir. No dudo de que las han escrito con la mejor fe del mundo. ¡Pobre mujer! -dijo mirando la carta de mistress Micawber, mientras comparábamos las dos misivas-. De todos modos, hay que tener compasión de ella y escribirle diciendo que no dejaremos de ver a míster Micawber. Consentí con tanto gusto porque me reprochaba el haber considerado con demasiada ligereza la primera carta de aque lla pobre mujer. Entonces me había hecho reflexionar; pero estaba preocupado con mis propios asuntos, conocía bien a los individuos y poco a poco había terminado por olvidarlos. El recuerdo de los Micawber me preocupaba a menudo; pero era sobre todo preguntándome cuáles serían los «compromisos pecuniarios » que estaban a punto de contraer en Canterbury, y para recordar la confusión con que mister Micawber me había recibido al poco tiempo de ser el empleado de Uriah Heep. Escribí una carta consoladora a mistress Micawber, en nombre de los dos, y la firmamos también los dos. Salimos para echarla al correo, y en el camino nos dedicamos Traddles y yo a hacer una multitud de suposiciones que sería inútil repetir aquí. Pedimos consejo a mi tía; pero el único resultado positivo de la charla fue que no dejaríamos de ir a la cita fijada por mister Micawber. En efecto, llegamos al lugar convenido con un cuarto de hora de anticipación; míster Micawber estaba ya allí. Estaba de pie, con los brazos cruzados y apoyado en la pared; miraba de un modo sentimental las puntas de hierro que coronaban la tapia, como si fueran las ramas enlazadas de los árboles que le habían abrigado los días de su juventud. Cuando estuvimos a su lado nos pareció menos suelto y elegante que en el pasado. Aquel día no se había puesto el traje negro; llevaba su antigua chaqueta y su pantalón ceñido; pero ya no lo llevaba con la misma gracia de entonces. A medida que hablábamos recobraba algo de sus antiguos modales; pero su lente no pendía con la misma elegancia, y el cuello de su camisa estaba menos cuidado. -Caballeros -dijo míster Micawber cuando cambiamos los primeros saludos-, son ustedes verdaderos amigos, los amigos de la adversidad. Permít anme que les pida algunos detalles sobre la salud física de mistress Copperfield, in esse, y de mistress Traddles, in posse; suponiendo que mister Traddles no se haya unido todavía a la razón de su cariño para compartir el bien y el mal de la casa. Le contestamos como era de esperar. Después, señalándonos con el dedo la pared, había ya empezado a componer su discurso con «Les aseguro, caballeros ...», cuando me atreví a oponerme a que nos tratara con tanta ceremonia, y a ro garle que nos considerara como antiguos amigos. -Mi querido Copperfield -repuso estrechándome la mano-, su cordialidad me aturde. Recibiendo con tanta bondad este fragmento ruinoso de un templo al que antes se consideraba como hombre, si puedo expresarme así, da usted pruebas de sentimientos que honran nuestra común naturaleza. Estaba a punto de decir que volvía a ver hoy el lugar tranquilo donde han transcurrido algunos de los años más bellos de mi existencia. -Gracias a mistress Micawber, estoy convencido -contesté-. ¿Y cómo sigue? -Gracias -repuso míster Micawber, cuyo rostro se ha bía ensombrecido-; está regular. Vea usted -continuó mister Micawber, inclinando la cabeza-, vea usted el King's Bench, el lugar donde por primera vez durante muchos años la dolorosa carga de compromisos pecuniarios no ha sido proclamada cada día por voces inoportunas que se negasen a dejarme salir; donde no había a la puerta aldaba que permitiera a los acreedores llamar; donde no exigían ningún servicio personal, y donde aquellos que os detenían en la prisión tenían que esperar en la puerta. Caballeros ---dijo mister Micawber-, cuando la sombra de esos picos de hierro que adornan el muro de ladrillo llegaba a reflejarse en la arena de la pared, he visto a mis hijos jugar, siguiendo con sus pies el laberinto complicado del suelo, tratando de evitar los puntos negros. Todas las piedras de este edificio me son familiares. Si no puedo ocultarles mi debilidad, dispénsenme. -Todos hemos hecho carrera en el mundo desde aquellos tiempos, míster Micawber -le dije. -Míster Copperfield -me respondió con amargura-, cuando yo habitaba este retiro podía mirar de frente a mis prójimos y podía destruirlos si llegaban a ofenderme. Ya no estoy a ese nivel de igualdad con mis semejantes. Míster Micawber se alejó con abatimiento, y cogiendo el brazo de Traddles por un lado, mientras con el otro se apoyaba en el mío, continuó así: -Hay en el camino que lleva a la tumba límites que nunca se querría haber franqueado, si no se pensara que semejante deseo era impío. Eso es para mí el King's Bench en mi vida abigarrada. -Está usted muy triste, míster Micawber -dijo Traddles. -Sí, señor -respondió míster Micawber. -Espero que no sea porque se haya asqueado usted del Derecho, pues yo soy ahogado, como usted sabe. Míster Micawber no contestó una palabra. -¿Cómo está nuestro amigo Heep, míster Micawber? -le pregunté, después de un momento de silencio. -Mi querido Copperfield -respondió míster Micawber, que en el primer momento pareció presa de una violenta emoción, y después se puso muy pálido-, si llama usted su amigo al que me emplea, lo siento; si le llama usted mi amigo, le contestaré con una risa sardónica. Sea cual fuere el nombre que usted dé a ese caballero, le pido permiso para responderle sencillamente que, cualquiera que sea su estado de salud, parece una zorra, por no decir un diablo. Me permitirá usted que no me extienda más, como individuo, sobre un asunto que como hombre público me ha arrastrado casi al borde del abismo. Le expresé mi sentimiento por haber abordado inocente mente un tema de conversación que parecía conmoverle tan vivamente. -¿Puedo preguntarle, sin correr el mismo peligro, cómo están mis queridos amigos míster y miss Wickfield? -Miss Wickfield -dijo míster Micawber, y su rostro enrojeció violentamente-, miss Wickfield es lo que ha sido siempre: un modelo, un ejemplo deslumbrante. Mi querido Copperfield, es la única estrella que brilla en medio de una noche profunda. Mi respeto por esa señorita, mi admiración por su virtud, mi cariño a su persona... tanta bondad, tanta ternura, tanta fidelidad... ¡Llévenme a un sitio solitario -dijo al fin-, porque no soy dueño de mí! Le condujimos a una estrecha callejuela, se apoyó contra la pared y sacó su pañuelo. Si yo le miraba con la seriedad que Traddles, nuestra compañía no era lo más apropiado para devolverle el valor. -Estoy condenado -dijo míster Micawber sollozando, pero sin olvidar al sollozar algo de su elegancia pasada-, estoy condenado, caballeros, a sufrir, a causa de todos los Buenos sentimientos que encierra la naturaleza humana. El homenaje que acabo de hacer a miss Wickfield me traspasa el corazón. Más vale que me dejen vagar por el mundo; les repito que los gusanos no tardarán en arreglar cuentas conmigo. Sin responder a aquella invocación, esperamos a que se volviera a guardar el pañuelo en el bolsillo, estirado el cue llo de la camisa y silbado una canción, con el aire más despreocupado para engañar a los que pasaban y que hubieran podido fijarse en sus lágrimas. Entonces le dije, muy decidido a no perderle de vista (para no perder tampoco lo que queríamos saber), que estaría encantado de presentarle a mi tía, si quería acompañarnos hasta Highgate, donde podíamos ofrecerle una cama. -Nos hará usted un vasito de su excelente ponche, mister Micawber - le dije-, y además los recuerdos agradables le harán olvidar sus actuales preocupaciones. -O si usted encuentra algún descanso confiando a sus amigos las causas de su angustia, míster Micawber, estamos dispuestos a escucharle -añadió prudentemente Traddles. -Caballeros -respondió míster Micawber-, hagan de mí lo que quieran; soy una paja que lleva el océano furioso; estoy empujado en todas las direcciones por los elefantes. Ustedes perdonen, quería decir por los elementos. Reanudamos la marcha, del brazo; tomamos el ómnibus, llegando sin dificultad a Highgate. Yo estaba muy confuso y no sabía qué hacer ni qué decir; a Traddles le ocurría lo mismo. Míster Micawber estaba sombrío. De vez en cuando hacía un esfuerzo para reponerse, y silbaba una cancioncilla; pero pronto volvía a caer en profunda melancolía, y cuanto más abatido estaba, más se retorcía el sombrero y más se es tiraba el cuello de la camisa. Nos dirigimos a casa de mi tía, mejor que a la mía, porque Dora no estaba bien. Mi tía acogió a míster Micawber con graciosa cordialidad. Míster Micawber le besó la mano, se retiró a un rincón de la ventana, y sacando el pañuelo del bolsillo se dedicó a una lucha interior contra sí mismo. Míster Dick estaba en casa. Era naturalmente compasivo con todo el que sufría, y sabía descubrirlo tan pronto, que en cinco minutos lo menos estrechó media docena de veces la mano a míster Micawber. Este afecto, que no esperaba por parte de un extraño, conmovió de tal modo a mister. Micawber, que repetía a cada instante: «Mi querido señor, es demasiado ». Y míster Dick, animado por el éxito, volvía a la carga con nuevo ardor. -La bondad de este caballero, señora -dijo míster Micawber al oído de mi tía ---, si usted me permite que saque una comparación florida del vocabular io de nuestros juegos nacionales, un poco vulgares, me traspasa; semejante recibimiento es una prueba muy sensible para un hombre que lucha, como yo, contra un montón de preocupaciones y dificultades. -Mi amigo míster Dick -repuso mi tía con orgullo - no es un hombre vulgar. -Estoy convencido, señora -dijo míster Micawber-. Caballero -continuó, pues míster Dick le estrechaba de nuevo las manos-, agradezco vivamente su bondad. -¿Cómo está usted? -dijo míster Dick en tono afec tuoso. -Regular, caballero -respondió, suspirando, míster Micawber. -No hay que dejarse abatir -dijo míster Dick-; por el contrario, trate de alegrarse como pueda. Aquellas palabras amistosas conmovieron profundamente a míster Micawber, y míster Dick le estrechó otra vez la mano entre las suyas. -Tengo la suerte de encontrar a veces, en el panorama tan variado de la existencia humana, un oasis en mi camino; pero nunca lo he visto de tal verdor ni tan refrescante como el que ahora se ofrece ante mis ojos. En otro momento me hubiera hecho reír la comparación; pero estábamos todos demasiado preocupados a inquietos, y yo seguía con tanta ansiedad las incertidumbres de míster Micawber, dudando entre el deseo manifiesto de hacernos una revelación y la disposición de no revelar nada, que tenía verdaderamente fiebre. Traddles, sentado en el borde de la silla, con los ojos muy abiertos y los pelos más tiesos que nunca, miraba alternativamente al suelo y a míster Micaw ber, sin decir una palabra. Mi tía, mientras trataba con mucha discreción de comprender a su nuevo huésped, conservaba más presencia de ánimo que ninguno de nosotros, pues charlaba con él y le hacía charlar quisiera o no. -Es usted un antiguo amigo de mi sobrino, míster Micawber --dijo mi tía-, y siento no haber tenido el gusto de conocerle antes. -Señora -dijo míster Micawber-, yo también hubiera sido muy dichoso conociéndola antes, pues no he sido siempre el miserable náufrago que ahora contempla usted. -¿Espero que mistress Micawber y toda su familia se encuentren bien, caballero? -preguntó mi tía. Míster Micawber saludó. -Están todo lo bien que pueden estar unos desgraciados proscritos, señora -dijo en tono desesperado. -¡Oh Dios mío, caballero! -exclamó mi tía con su brusquedad habitual-. ¿Qué me dice usted? -La existencia de mi familia-repuso Micawber- pende de un hilo. El que me emplea... En esto Micawber se detuvo, con gran disgusto mío, y empezó a hablar de los limones, que yo había hecho traer a la mesa con los demás ingredientes que necesitaba para el ponche. -El que le emplea, decía usted... -repuso míster Dick, empujándole suavemente con el codo. -Muchas gracias, caballero -respondió Micawber-, por recordarme lo que quería decir. Pues bien, señora, aquel que me emplea, míster Heep, un día me hizo el honor de decirme que si no cobrara el sueldo del empleo que tengo a su lado no sería probablemente más que un desgraciado saltimbanqui, y que recorrería los pueblos tragándome sables y devorando llamas. Y es muy posible, en efecto, que mis hijos se vean en la necesidad de ganarse la vida haciendo contorsiones, mientras mistress Micawber toca el organillo para acompañar a esas desdichadas criaturas en sus atroces ejercicios. Míster Micawber blandió su cuchillo con aire distraído, pero expresivo, como si quisiera decir que, felizmente, él ya no estaría allí para verlo; después se puso a mondar los limones, con expresión de angustia. Mi tía le miraba atentamente, con el codo apoyado en la mesita. A pesar de mi repugnancia para obtener de él por sorpresa las confidencias que no parecía muy dispuesto a hacernos, quería aprovechar la ocasión para hacerlo hablar, pero no había medio. Estaba demasiado ocupado echando la corteza del limón en el agua hirviendo. Yo me daba cuenta de que estábamos en una crisis, y no se hizo esperar. De pronto lanzó lejos de sí todos sus utensilios, se levantó brus camente y, sacando el pañuelo, se deshizo en lágrimas. -Mi querido Copperfield - me dijo, enjugándose los ojos-, esta ocupación requiere más tranquilidad y respeto de sí mismo. Hoy no soy capaz de encargarme de ella. No hay duda. -Míster Micawber - le dije-, ¿qué es lo que le ocurre? Hable, se lo ruego; aquí todos somos amigos. -¡Amigos! Caballero -repitió míster Micawber, y el secreto que había contenido hasta entonces a duras penas se le escapó de pronto-, ¡Dios mío!, precisámente porque me veo rodeado de amigos estoy en este estado. ¿Lo que ocurre, lo que pasa, señores? Preguntadme más bien lo que no me pasa. Hay maldad, hay bajeza, hay desilusión, fraude, conspiraciones, y el nombre de todo ese conjunto de atrocidades es... ¡Heep! Mi tía golpeó las manos y todos nos estremecimos como poseídos. -No, no, basta de combates; basta de luchas conmigo mismo -dijo míster Micawber gesticulando violentamente con el pañuelo, extendiendo los dos brazos ante sí de vez en cuando, rítmicamente, como si nadara en un océano de dificultades sobrehumanas-; no podría seguir más tiempo con esta vida; soy demasiado miserable. Me han arrebatado todo lo que hace soportable la existencia; me han condenado a la incomunicación del tabú mientras he estado al servicio de ese canalla. Que me devuelvan a mi mujer y a mis hijos; que vuelvan a poner a Micawber en el lugar del desgraciado que anda hoy dentro de mis botas, y que me digan mañana que me trague un sable, y lo haré. ¡Ya veréis con qué apetito! Nunca había visto un hombre tan exaltado. Trataba de tranquilizarle y de sacarle palabras más sensatas; pero él subía como la espuma, sin querer escucharme siquiera. -¡No estrecharé la mano de nadie -continuó, ahogando un sollozo y resoplando como un hombre que se ahoga hasta que haya hecho trizas a esa detestable... serpiente de Heep! ¡No aceptaré de nadie hospitalidad hasta que haya decidido ir al monte Vesubio a que haga salir sus llamas... sobre ese miserable bandido de... Heep! ¡No podré tragar el... menor refresco... bajo este techo..., sobre todo, ponche... antes de haber arrancado los ojos... al ladrón, al embustero Heep! ¡No quiero vera nadie... no quiero decir nada... yo... no quiero habitar en ninguna parte... hasta que haya reducido... a polvo impalpable a ese inmortal hipócrita, a ese eterno perjuro de Heep! Yo empezaba a temer que míster Micawber se muriese de repente. Pronunciaba todas aquellas frases entrecortadas y con voz ahogada; y cuando se acercaba al nombre de Heep redoblaba la prisa y el ardor, y su acento apasionado tenía algo que asustaba; pero cuando volvió a dejarse caer sobre la silla, fuera de sí, mirándonos con ojos extraviados, con las mejillas violetas, la respiración cortada y la frente llena de sudor, parecía estar en el último extremo. Me acerqué a él para ayudarle; pero me apartó con un signo, y prosiguió: -¡No, Copperfield!... ¡Nada de amistad entre nosotros... hasta que miss Wickfield... haya obtenido una reparación... de los perjuicios que le ha causado ese taimado canalla de Heep! -Estoy seguro de que no hubiese tenido fuerzas para pronunciar tres palabras si no hubiera dicho al final el nombre odioso que le devolvía valor...- Que se guarde un secreto inviolable... Nada de excepcione s... de hoy a una semana a la hora del desayuno... que todos los presentes... incluida la tía... y este excelente caballero... se encuentren reunidos en el hotel de Canterbury... Nos encontrarán a mistress Micawber y a mí... Cantaremos a coro, en recuerdo de los hermosos tiempos pasados, y... ¡desenmascararé a ese horrible bandido de Heep! No tengo nada más que decir.. nada más que oír... ¡Me voy inmediatamente... pues la compañía me pesa... sobre las huellas del traidor, del canalla, del bandido de Heep! Y después de esta última repetición de la palabra mágica que le había sostenido hasta el fin, después de haber agotado las fuerzas que le quedaban, míster Micawber se precipitó fuera de la casa, dejándonos en tal estado de inquietud, de espera y de sorpresa, que no estábamos menos palpitantes que él. Pero ni aun entonces pudo resistir a su pasión epistolar, pues todavía estábamos en el paroxismo de la excitación y de la sorpresa, cuando nos entregaron la carta siguiente, que acababa de escribir en un café de los alrededores: «Muy secreta y confidencial. Muy querido amigo: Le ruego me haga el favor de transmitir a su excelente tía todas mis excusas por la inquietud que he dejado aparecer delante de ella. La explosión de un volcán largo tiempo contenido ha sido la consecuencia de una lucha interior que no sabría describir. Ustedes la adivinarán. Espero haberles hecho comprender, sin embargo, que de hoy en una semana cuento con ustedes en el café de Canterbury, allí donde hace tiempo tuvimos el honor, mistress Micawber y yo, de unir nuestras voces a la suya para repetir los acentos del hombre inmortal, alimentado y educado a la otra orilla del Tweed. Una vez cumplido este deber y este acto de repara ción, lo único que puede darme valor para mirar al prójimo de frente, desapareceré para siempre, y sólo pediré ser depositado en ese lugar de asilo universal donde duermen los oscuros antepasados. Con esta sencilla inscripción: WILKINS MICAWBER.» CANTULO X EL SUEÑO DE MÍSTER PEGGOTTY LLEGA A REALIZARSE Habían transcurrido algunos meses desde que tuvo lugar nuestra entrevista con Martha a orillas del Támesis. Yo no la había vuelto a ver; pero ella había tenido en varias ocasiones comunicación con míster Peggotty. Su celo era inútil, y no encontrábamos en nada de lo que nos decía datos que nos pusieran sobre la pista de Emily. Confieso que empezaba a dudar de poder encontrarla y que cada día estaba más convencido de que había muerto. Por lo que yo podía apreciar, míster Peggotty seguía con la misma convicción, y su corazón no tenía nada oculto para mí. No titubeaba ni un momento; no sentía quebrantada su seguridad solemne de que terminaría por encontrarla. Su pa ciencia era infatigable, y aunque a veces yo temblaba ante la idea de que su desesperación fuese fune sta si un día llegaba a convencerse de lo contrario, no podía por menos de estimar y respetar cada día más aquella fe sólida que nacía de su corazón puro y elevado. No era de los que se duermen en una esperanza y en una confianza inactivas. Toda su vida había sido una vida de acción y de energía. Sabía que en todo había que cumplir fielmente el deber y no confiarse en los demás. Yo le he visto salir por la no che, a pie, para Yarmouth, por tcmor de que olvidasen encender la vela que iluminaba el barco. Le he visto, si por casualidad leía en algún periódico algo que pudiera relacionarse con su Emily, coger el bastón de viajero y emprender una nueva peregrinación de treinta o cuarenta leguas. Cuando le hube contado lo que sabía por medio de miss Dartle, se fue a Nápoles por mar. Todos aquellos viajes eran muy penosos, pues economizaba lo que podía por amor a Emily. Pero nunca le oí quejarse; nunca le oí confesar que estuviera cansado o deprimido. Dora lo había visto muchas veces después de casada conmigo y le quería mucho. Le veo todavía de pie, al lado del sofá en que ella descansa; tiene la gorra en la mano; mi «mujer-niña» levanta hacia él sus grandes ojos azules, con una especie de sorpresa tímida. A menudo, por la noche, cuando tenía que hablarme, lo llevaba a fumar su pipa en el jardín; charlábamos paseando, y entonces yo recordaba su casa abandonada y todo lo que había querido a aquel viejo barco que representaba a mis ojos de niño un espectáculo tan sorprendente por la noche, cuando el fuego ardía alegremente y el viento gemía a nuestro alrededor. Un día me dijo que la víspera había encontrado a Martha cerca de su casa y que le había dicho que no abandonara bajo ningún pretexto Londres antes de volver a verla. -¿Y no le ha dicho por qué? -Se lo he preguntado, señorito Davy -me contestó-; pero Martha habla muy poco, y en cuanto se lo he preguntado se ha marchado. -¿Y le ha dicho cuándo volverá? -No, señorito Davy -repuso, pasándose la mano por la frente, con gravedad- Se lo he preguntado; pero me ha dicho que no me lo podía decir. Yo había resuelto desde hacía mucho tiempo no animar aquellas esperanzas, que pendían de un hilo; por lo tanto, no hice el menor comentario; sólo añadí que seguramente la volvería a ver pronto. Y guardé para mí solo las demás reflexiones, aunque tampoco daba demasiada importancia a las palabras de Martha. Quince días después paseaba una tarde solo por el jardín. Recuerdo perfectamente aquella tarde. Era al día siguiente de la visita de míster Micawber. Había llovido todo el día; el aire estaba húmedo; las hojas parecían pesar en las ramas, cargadas de lluvia; el cielo esta todavía oscuro, pero los pájaros empezaban a cantar alegremente. A medida que el crepúsculo avanzaba se iban callando por grados; todo estaba silencioso a mi alrededor; ni un soplo de viento movía los árboles; no oía más que el ruido de las gotas de agua, que corrían lentamente por las ramas verdes mientras paseaba de arriba abajo en el jardín. Había allí, al lado de nuestra casa, un pequeño cobertizo, desde donde se veía el camino. Miraba hacia aquel lado, pensando en una multitud de cosas, cuando vi una persona que parecía llamarme. -¡Martha! -dije, acercándome a ella. -¿Puede usted venir conmigo? -me preguntó con voz conmovida-. He estado en casa de él y no le he encontrado. He escrito en un trozo de papel el sitio donde tiene que bus - carme, y lo he puesto encima de su mesa. Me han dicho que no tardará en volver. Tengo muchas noticias. ¿Puede usted venir enseguida? Le respondí abriendo la verja para seguirla. Me hizo un gesto con la mano, como para pedirme paciencia y silencio, y se dirigió hacia Londres. En el polvo que cubría sus ropas se veía que había venido a pie y a toda prisa. Le pregunté si íbamos a Londres, y me hizo un gesto de que sí. Detuve un coche que pasaba, y subimos los dos en él. Cuando le pregunté la dirección, me respondió: «Hacia Golden Square, y deprisa». Después se hundió en un rincón, ocultándose la cara con una mano temblorosa y pidiéndome que guardara silencio, como si no pudiera soportar el sonido de una voz. Estaba turbado y confuso entre la esperanza y el temor. La miraba para obtener alguna explicación; pero era evidente que no quería dármela, y yo tampoco quería romper el silencio. Avanzábamos sin pronunciar palabra. A veces ella miraba la portezuela, como si le pareciese que íbamos demasiado despacio, aunque en realidad el coche iba a buen paso; pero continuaba callándose. Nos detuvimos en el sitio que había indicado, y dije al cochero que esperase, pensando que quizá volviéramos a necesitarle. Martha me cogió del brazo y me arrastró rápidamente hacia una de esas calles sombrías que antes servían de morada a familias nobles, pero donde ahora se alquilan por separado habitaciones a un precio módico. Entró en una de aquellas grandes casas y, soltándome el brazo, me hizo seña de que la siguiera por la escalera, que servía a muchísimos huéspedes y ponía toda una multitud de habitantes en la calle. La casa estaba llena de gente. Mientras subíamos la esca lera, las puertas se abrían a nuestro paso; otras personas se nos cruzaban a cada instante. Antes de entrar ya había visto yo mujeres y niños asomando sus cabezas a las ventanas, entre tiestos de flores; probablemente habíamos excitado su curiosidad, pues eran los mismos que abrían las puertas para vemos pasar. La escalera era alta y ancha, con una balaus trada de madera maciza y tallada; por encima de las puertas se veían cornisas adornadas de flores y frutas; las ventanas eran grandes; pero todos aquellos restos de antiguas grandezas estaban en ruinas. El tiempo, la humedad y la podredumbre habían atacado el suelo, que temblaba bajo nuestros pasos. Habían tratado de infiltrar algo de sangre nueva en aquel cuerpo viejo, y, en algunos sitios, hermosas esculturas ha bían sido reparadas con material mucho más ordinario; pero aquello era como el matrimonio de un viejo noble arruinado con una pobre hija del pueblo: ninguna de las partes parecía resolverse a aquella unión tan desigual. Se habían tapado muchas de las ventanas de la escalera, y las que quedaban apenas tenían vidrieras, y a través de las maderas apolilla das, que parecían aspirar el mal olor sin devolverlo nunca, veía otras casas en el mismo estado, y un patio interior y oscuro que parecía ser el basurero del viejo castillo. Subimos casi al último piso de la casa. Dos o tres veces me pareció ver en la oscuridad los pliegues de un traje de mujer; alguien nos precedía. Llegábamos al último piso cuando vi a aquella persona detenerse delante de una puerta y entrar. -¿Qué quiere decir esto? -murmuró Martha-. Entra en mi habitación y yo no la conozco. Yo sí la conocía. Con gran sorpresa había visto los rasgos de miss Dartle. Hice comprender en pocas palabras a Martha que era una señora a quien yo había conocido, y apenas había terminado de hablar, cuando oímos su voz en la habitación; pero desde donde estábamos no podíamos oír lo que decía. Martha me miraba con sorpresa. Después me hizo terminar de subir, y empujando una puertecita sin cerradura, que había al lado de la de su cuarto, me metió en una habitacioncita vacía, del tamaño de un armario. Había entre aquel rincón y su alcoba una puerta que comunicaba. Estaba entreabierta. Nos acercamos. Habíamos andado tan deprisa, que yo apenas podía respirar. Martha me puso dulcemente su mano sobre los labios. Yo, desde donde estaba, podía ver el rincón de una ha bitación bastante grande, donde había una cama; sobre las paredes, algunas malas litografías de barcos. No veía a miss Dartle ni a la persona a quien se dirigía. Mi compañera debía de verlas todavía menos que yo. Durante un instante reinó un profundo silencio. Martha continuaba con una mano encima de mis labios y levantaba la otra al inclinarse para escuchar. -Poco me importa que no esté aquí; no la conozco. Es a usted a quien vengo a ver -dijo Rosa Dartle, con altanería. -¿A mí? -respondió una voz dulce. -Sí -repuso miss Dartle-; he venido para mirarla. ¿Cómo no se avergüenza usted de ese rostro que ha hecho tanto daño? El odio implacable y resuelto que animaba su voz, la fría amargura y la rabia contenida de su tono, me la hacían tan presente como si hubiera estado frente a ella. Veía, sin verlos, aquellos ojos negros que despedían llamas; aquel rostro desfigurado por la cólera. Veía la cicatriz blancuzca atrave sar sus labios, temblar y estremecerse mientras hablaba. -He venido a ver -continuó- a la que ha vuelto loco a James Steerforth; la muchacha que ha huido con él, escandalizando a toda su ciudad natal; a la atrevida, a la hábil, a la pérfida querida de un hombre como Ja mes Steerforth. ¡Quiero saber cómo es semejante criatura! Se oyó ruido, como si la desgraciada a quien agobiaba con sus insultos intentara escaparse. Miss Dartle le impidió el paso. Después continuó, con los dientes apretados y golpeando el suelo con el p ie: -¡Estése quieta, o la desenmascaro delante de todos los habitantes de esta casa y de esta calle! Si trata usted de escaparse, la detendré, aunque tenga que agarrarla de los cabellos y levantar contra usted las piedras de la casa. Un murmullo de terror fue la única respuesta que me llegó; después hubo un momento de silencio. No sabía qué hacer. Deseaba ardientemente poner término a la entrevista aquella, pero no me atrevía a presentarme; sólo míster Peggotty tenía el derecho de verla y de reclamarla. ¡Cuándo llegaría! -¡Por fin la veo! -continuó Rosa, con una risa de desprecio-. Nunca hubiese creído que Steerforth se dejase seducir por esa falsa modestia y esa expresión ingenua. -¡Oh, por amor de Dios! ---exclamó Emily-. Sea usted quien sea, si sabe mi triste historia, ¡por amor de Dios, tenga piedad de mí, si quiere que la tengan de usted! -¿Si quiero que tengan piedad de mí? -respondió miss Dartle en tono feroz-. ¿Y qué hay de común entre nosotras, dígame? -Al menos, nuestro sexo -dijo Emily deshaciéndose en lágrimas. -¿Y ese es un lazo tan fuerte cuando lo invoca una criatura tan infame como usted, que si pudiera tener en el corazón otra cosa que no fuese desprecio y odio, la cólera me haría olvidar que es usted mujer? ¡Nuestro sexo! ¡Sí que hace usted honor a nuestro sexo! -Comprendo que es un reproche muy merecido -exclamó Emily-; pero ¡es terrible! ¡Oh señora, piense usted en todo lo que he sufrido y en las circunstancias de mi caída! ¡Oh Martha, vuelve! ¡Oh, cuándo encontraré el abrigo de mi hogar! Miss Dartle se sentó en una silla al lado de la puerta; tenía los ojos fijos en el suelo, como si Emily se arrastrara a sus pies. Ahora podía ver sus labios apretados y sus ojos cruelmente fijos en un solo punto: en la embriaguez de su triunfo. -Escuche lo que voy a decirle, y guárdese sus hipocresías y habilidades. No me conmoverá con sus lágrimas, como no me conquistará con sus sonrisas, esclava despreciada. -¡Oh, tenga piedad de mí! ¡Demuéstreme algo de compasión, o voy a morir loca! -¡Sólo sería un débil castigo de sus crímenes! -dijo Rosa Dartle-. ¿Sabe usted lo que ha hecho? ¿Se atreve usted a invocar el hogar, cuando usted lo ha pisoteado? -¡Oh! -exclamó Emily-. ¡No ha pasado un día ni una noche sin que lo pensara! -Y la vi caer de rodillas, con la cabeza hacia atrás, su pálido rostro levantado al cielo y las manos juntas, con angustia; sus largos cabellos se habían soltado- ¡No ha pasado un solo instante sin que haya pensado en mi querida casa, en los días que pasaron cuando la abandoné para siempre! ¡Oh, tío mío, tío mío; si hubieras podido saber el dolor que me causaba el recuerdo punzante de tu ternura cuando me alejé del buen camino, no me hubieses demostrado tanto amor, habrías hablado, por lo menos, una vez con dureza a tu Emily, y eso le hubiese servido de consuelo! Pero no, no hay consuelo para mí en el mundo. ¡Han sido todos demasiado buenos conmigo! Cayó con la cara contra el suelo, esforzándose en tocar el borde de la falda de su tirano, que permanecía inmóvil ante ella. Rosa Dartle la miraba fríamente; una estatua no hubiera sido más inflexible. Apretaba con fuerza los labios, como si necesitara contenerse para no pisotear a la encantadora criatura que estaba tirada con tanta humildad ante ella. La veía distinta; parecía necesitar toda su energfa para contenerse. ¿Cuándo llegaría míster Peggotty? -¡He ahí la ridícula vanidad que tienen esos gusanos! -dijo cuando se calmó un poco el furor que le impedía hablar-. ¡Su casa, su hogar! ¿Y piensa usted que hago a esas gentes el honor de pensar ni de creer que ha hecho usted el menor daño a semejante hogar que no se pueda pagar larga mente con dinero? ¡Su familia! ¡Sólo era usted para ella un objeto con que negociar, como lo demás; algo que vender y comprar! -¡Oh, no! -exclamó Emily-. Dígame todo lo que quiera; pero no haga caer mi vergüenza (demasiado pesa ya sobre ellos) sobre personas que son tan respetables como usted. Si verdaderamente es usted una señora, hónrelos al me nos a ellos, aunque no tenga piedad de mí. -Hablo -dijo miss Dartle, sin dignarse escuchar aque lla súplica y retirando su falda, como si Emily la hubiera manchado al tocarla-, hablo de la casa de él, la casa en que yo habito. ¡He ahí --dijo con una risa sarcástica, mirando a su pobre víctima-, he ahí una bonita causa de división entre una madre y un hijo! ¡He ahí a la que ha llevado la desesperación a una casa donde no la hubieran querido ni para fregar la vajilla! ¡La que ha llevado la cólera, los reproches, las recriminaciones! ¡Vil criatura, que han recogido a la orilla del agua, para divertirse durante una hora y rechazarla después con el pie hacia el fango donde había nacido! -¡No, no! -exclamó Emily juntando las manos- La primera vez que él se encontró en mi camino (¡Ah! ¡Si Dios hubiera querido que sólo me hubiera encontrado el día que me llevaran a enterrar!) yo había sido educada en ideas tan severas y tan virtuosas como usted o cualquier otra mujer; yo iba a casarme con el mejor de los hombres. Si usted vive a su lado, si le conoce, sabe quizá la influencia que puede ejercer sobre una pobre muchacha, débil y trivial como yo. No me defiendo; pero lo que sé, y él lo sabe también, o al menos lo que sabrá a la hora de su muerte, cuando su alma se turbe, es que ha utilizado todo su poder para engañarme y que yo creía en él, confiaba en él y lo amaba. Rosa Dartle saltó en la silla y retrocedió un paso para pegarla, con tal expresión de maldad y de rabia, que estuve a punto de lanzarme entre las dos. El golpe se perdió en el vacío. Ella continuó de pie, tembla ndo de furor, palpitante de pies a cabeza, como una verdadera furia. No, no había visto nunca, no podré volver a ver rabia semejante. -¿Usted le quiere? ¿Usted? -exclamó, apretando el puño como si hubiera querido tener en él un arma para herir al objeto de su odio. Yo no podía ya ver a Emily, y no se oyó ninguna respuesta. -¿Y eso me lo dice usted a mí -añadió- con su boca depravada? ¡Ah! ¡Cómo me gustaría que azotaran a estas perdidas! ¡Oh! Si dependiera de mí las haría azotar hasta la muerte. Y lo hubiese hecho, estoy seguro. Mientras duró aquella mirada no le hubiera confiado la menor arma de tortura. Después, muy poco a poco, fue echándose a reír, pero con una risa cortante y señalando a Emily con el dedo, como a un objeto de vergüenza a ignominia para Dios y para los hombres. -¡Le quiere! ¡Dice que le quiere! ¡Y querrá hacerme creer que él se ha preocupado nunca lo más mínimo de ella! ¡Ah, ah! ¡Qué embusteras son esta clase de mujeres! Su burla era todavía mayor que su rabia y que su crueldad; era peor que todo: no se desataba de una vez, sino por momentos, exponiéndose a que su pecho estallara; pero contenía su rabia para torturar mejor a su víctima. -He venido aquí, como le decía hace un momento, manantial de amor puro, para ver cómo era usted. Te nía curiosidad; ya la he satisfecho. Quería también aconsejarle que volviera pronto a su casa, a ocultarse entre su excelente fa milia, que la espera, y a quien su dinero consolará de todo. Y cuando se lo hayan gastado, no tendrá más que buscar un nuevo sustituto para creer en él, confiarse a él y amarle. Yo creía encontrar un juguete roto, que ya había dejado de ser vir; una joya falsa estropeada por el use y tirada a un rincón. Pero puesto que me encuentro con oro fino, con una verdadera dama, una inocente a quien se ha engañado, pero que tiene todavía un corazón nuevo, lleno de amor y de sinceridad, pues verdaderamente lo parece usted y está muy en armonía con su historia, todavía tengo algo más que decir. Es cúcheme, y sepa que lo que voy a decirle lo haré. ¿Me oye usted, hada espiritual? Lo que digo lo hago. Por un momento no pudo reprimir su rabia; pero fue sólo un instante, un espasmo que terminó en una sonrisa. -Vaya usted a ocultarse, si no a su antigua casa, a otra parte; ocúltese lo más lejos posible. Vaya a vivir en la oscuridad, o mejor todavía, vaya a morir en cualquier rincón. Me sorprende que no haya encontrado todavía medio de calmar ese tierno corazón, que no quiere romperse. Y, sin embargo, hay medios para ello, y me parece que no es difícil encontrarlos. Se interrumpió un momento, mientras Emily sollozaba. La escuchó como si aquello fuera para ella una música. -Quizá soy una criatura extraña -prosiguió Rosa Dartle-; pero no puedo respirar libremente en el mismo aire que usted; me parece que está corrompido. Tengo que purificarlo, que purgarlo de su presencia. Si está usted todavía aquí mañana, su historia y su conducta se sabrán por todos los que habitan esta casa. He sabido que hay aquí mujeres honradas. Sería lástima que no pudieran apreciar un tesoro como usted. Si una vez fuera de aquí vuelve a buscar refugio en esta ciudad, en cualquier otra condición que en la de mujer perdida (puede estar tranquila, esa no le impediré que la tome), iré a hacerle el mismo servicio por todas partes por donde pase. Estoy segura de conseguirlo con la ayuda de cierto caballero que ha solicitado su bella mano no hace mu cho tiempo. ¿Pero míster Peggotty no llegaría nunca? ¿Cuánto tiempo habría de soportar todavía aquello? ¿Cuánto tiempo estaba yo seguro de contenerme? -¡Oh, Dios mío! -exclamó la desgraciada Emily, en un tono que hubiese conmovido el corazón más duro. Rosa Dartle seguía sonriendo. -¿Qué quiere usted que haga? -¿Lo que quiero que haga? ¿No puede usted vivir dichosa con sus recuerdos? ¡Puede usted pasarse la vida recordando la ternura de James Steerforth! Quería que se casara usted con un criado, ¿no es así? Y también puede usted pensar en el buen hombre que aceptaba el ofrecimiento de su amo; y si todos estos pensamientos, si el recuerdo de su virtud y del puesto honroso que le han hecho adquirir no son suficientes para llenar su corazón, puede casarse con ese excelente hombre y aprovecharse de su condescendencia. Y si esto no es todavía bastante para satisfacerla, ¡mátese usted! No faltarían ríos ni montones de basura buenos para morir en ellos cuando se tienen esas penas ¡Busque usted uno para desde allí volar al cielo! Oí pasos. Estaba seguro de que era él. ¡Bendito sea Dios! Rosa se acercó lentamente a la puerta y desapareció a mi vista. -Pero acuérdese que estoy decidida, y tengo mis razones para ello (y mi odio personal), a perseguirla por todas partes, a menos de que huya lejos de aquí o de que arroje esa máscara de inocencia que quiere tomar. Eso es lo que tenía que decirle, y lo que digo lo haré. Los pasos se acercaban, ya estaban en la puerta, y se precipitaban en la habitación. -¡Tío! Un grito terrible siguió a aquellas palabras. Esperé un momento antes de entrar y le vi sosteniendo en sus brazos a Emily desvanecida. Un instante contempló su rostro; después se inclinó para besarla, ¡oh, con qué ternura!, y le cubrió la cabeza con un pañuelo. -Señorito Davy -dijo en voz baja y trémula cuando hubo cubierto el rostro de la muchacha-, doy gracias a nuestro Padre celestial porque mi sueño se ha realizado; le doy las gracias con todo mi corazón porque me ha guiado hasta encontrar a mi querida niña. Al decir estas palabras la cogió en sus brazos, mientras ella continuaba con el rostro velado. Inclinando la cabeza y estrechando contra la suya la mejilla de su sobrina querida bajó lentamente las escaleras con ella inconsciente. CAPÍTULO XI EL PRINCIPIO DE UN VIAJE MÁS LARGO Era todavía muy de mañana, al día siguiente, mientras me paseaba por el jardín de mi tía (la cual realizaba ahora muy poco ejercicio, teniendo que atender tanto a mi querida Dora), cuando me dijeron que míster Peggotty deseaba hablarme. Vino al jardín, saliéndome al encuentro, y se descubrió al ver a mi tía, a la que profesaba un profundo respeto. Le había estado contando todo lo que había ocurrido la víspera. Sin decir una palabra, se adelantó hacia él cordialmente, le estrechó la mano y le dio un golpecito afectuoso en el brazo. Aquello fue tan expresivo, que no tuvo necesidad de explicarse; míster Peggotty la entendió perfectamente. -Ahora, Trot, voy a entrar -dijo mi tía- para ver lo que hace Capullito, pues es su hora de levantarse. -¡Espero que no sea porque estoy yo aquí, señora! --dijo míster Peggotty-. Y a menos que mi entendimiento haya tomado las de Villariego -míster Peggotty quería decir Villadiego-, me parece que es por mí por lo que usted se marcha. -Tendrá usted algo que decirle a mi sobrino -contestó mi tía-, y estarán más a gusto sin mí. -Señora -respondió míster Peggotty-, si fuera usted tan amable que quisiera quedarse... a no ser que le aturda mi charla... -¿De verdad? -dijo mi tía con afecto- Entonces me quedo. Dio su brazo a míster Peggotty y se dirigió con él a un ce nador cubierto de hojas, que había al final del jardín, donde se sentó en un banco, y yo me senté a su lado. Había también sitio para míster Peggotty; pero prefirió quedar de pie, apoyando su mano en una mesita rústica. Mientras estaba contemplando su gorra, antes de empezar, no pude por menos que observar el carácter enérgico que expresaba aquella mano nervuda, que armonizaba tan bien con su cabello gris acerado. -Ayer tarde llevé a mi niña -empezó míster Peggotty, levantando los ojos hacia nosotros- a mi casa, donde la había estado esperando hacía tanto tiempo y que tenía preparada para ella. Pasaron varias horas antes de que volviera en sí, y después se arrodilló a mis pies como para rezar y me contó cómo había sucedido todo. Créanme ustedes, cuando oí su voz, que había sonado alegre en casa, y la vi humillada en el polvo sobre el que nuestro Redentor escribía con su mano bendita, tuve una sensación de tristeza horrible ante aquellas muestras de su agradecimiento. Se pasó la manga por los ojos, sin saber lo que hacía, y continuó, con la voz más clara: -Pero no me duró mucho. ¡Por fin la había encontrado! Sólo pensaba que la había encontrado, y pronto olvidé todo lo demás; no sé ni para qué se lo he contado. Hacía un momento no pensaba decir nada acerca de mí; pero ha salido tan naturalmente, se me ha escapado sin poderlo evitarlo... -Es usted un alma generosa --dijo mi tía-, y tendrá algún día su recompensa. Míster Peggotty, en cuya cara jugueteaban las sombras de las hojas, inclinó la cabeza, con sorpresa, como para agradecer el cumplido a mi tía, y luego continuó su discurso donde lo había interrumpido. -Cuando mi Emily se marchó -dijo en tono momentáneamente colérico- de la casa en que estaba prisionera por la serpiente de cascabel que el señorito Davy conoce muy bien -lo que me había contado era exacto: ¡que Dios confunda a ese traidor!- era de noche. Era una noche oscura y estrellada. Estaba como loca, y corrió a lo largo de la playa, creyendo que el viejo barco estaría allí, gritándonos que nos ocultáramos porque iba a pasar ella. Al oír sus propios gritos creía oír llorar a otra persona, y se cortaba los pies corriendo entre las rocas, sin preocuparse, como si ella también fuese de piedra. Cuanto más corría, más le ardían los ojos y le zumbaban los oídos. Súbitamente, o por lo menos así le pareció a ella, rompió el día, húmedo y tormentoso, y se encontró echada al pie de un montón de piedras, al lado de una mujer que le hablaba, preguntándole, en el lenguaje del país, qué le había sucedido. Míster Peggotty parecía ver lo que contaba como si pasara ante él mientras hablaba; lo relataba muy vivamente y con una precision que no puedo expresar. Al escribirlo yo ahora, largo tiempo después, apenas puedo creer que no presenciara tales escenas; tal es la impresión de realidad que estos relatos de míster Peggotty me daban. -Cuando los ojos de Emily se fueron despejando -continuó míster Peggotty- reconoció a aquella mujer como una de las que con frecuencia había tratado en la playa. Pues aunque había corrido mucho durante la noche, como ya he dicho, conocía muy bien aquella comarca, en muchas millas de extensión, por haber paseado parte a pie, parte en barco y en coche. Aquella mujer no tenía hijos, era recién casada; pero parecía que iba a tener pronto uno. ¡Dios quiera que sea para ella una felicidad y un apoyo toda su vida! ¡Dios haga que la ame y respete en la vejez y que sea para ella un ángel aquí y en la otra vida! -Amén ---dijo mi tía. -Al principio estaba intimidada y amedrentada, y solía sentarse un poco lejos, hilando o haciendo no sé qué otra labor, mientras Emily hablaba con los niños. Pero Emily se fijó en ella y fue a hablarle, y como a la joven le gustaban mucho los chiquillos, pronto se hicieron muy amigos; tanto, que cuando Emily pasaba por allí le daba siempre flores. Y esta fue la mujer que le preguntó lo que le sucedía, y, al decírselo Emily, se la llevó a su casa. Sí, es cierto; se la llevó a su casa --dijo míster Peggotty tapándose la cara. Desde que Emily se había marchado nada le había conmovido tanto como aquel acto de bondad. Mi tía y yo no quisimos distraerle. -Era una casa pequeña, como ustedes pueden suponerse -prosiguió -; pero encontró sitio para Emily. Su marido estaba en el mar, y ella guardó el secreto y consiguió que sus vecinos (los pocos que había alrededor) se lo guardaran también. Emily estaba muy mala, con fiebre; y lo que me pareció muy extraño (pueda ser que no lo sea para los entendidos) es que se le olvidó por completo la lengua del país y no podía hablar más que en la suya propia, que nadie entendía. Ella se acuerda, como de un sueño, de que estaba echada allí, hablando siempre en su idioma y creyendo siempre que el viejo barco estaba muy cerca, en la bahía, y pedía a imploraba que fueran a decimos que se estaba muriendo y que le mandáramos una misiva de perdón, aunque sólo fuera una palabra. A cada momento se figuraba que el individuo que he nombrado antes estaba debajo de su ventana o que entraba en su cuarto para raptarla, y rogaba a la buena mujer que no le permitiesen que se la llevara; pero al mismo tiempo sabía que no la comprendían, y tenía miedo. Parecía que le ardía la cabeza y le zumbaban los oídos; no conocía ni el hoy, ni el ayer, ni el mañana, y, sin embargo, todo lo que había pasado en su vida y lo que podría pasar, y todo lo que no había pasado nunca y nunca pasaría, acudía en tropel a su imaginación, y en medio de aquella terrible angustia reía y cantaba. El tiempo que duró no lo sé, pues luego se durmió, y en vez de salir reconfortada de aquel sueño, se despertó débil como un niño chiquito. Aquí se interrumpió como para descansar de los horrores que describía. Después de un momento de silencio continuó su historia. -Era un hermoso atardecer cuando se despertó, y tan tranquilo, que el único ruido que se oía era el murmullo de aquel mar azul, sin olas, sobre la playa. Al principio creyó que estaba en su casa, en una mañana de domingo; pero los viñedos que vio por la ventana y las colinas que se veían en el horizonte no eran de su país y la desengañaron. Después entró su amiga y se acercó a la cama, y entonces comprendió que el viejo barco no estaba allí cerca, en la bahía, sino muy lejos, y se acordó de dónde estaba, y por qué, y prorrumpió en sollozos sobre el pecho de su amiga. Espero que ahora reposará allí su niño, alegrándola con sus lindos ojitos. No podía hablar de aquella buena amiga de Emily sin llorar. Era inútil. De nuevo se puso a llorar y a bendecirla. -Le hizo mucho bien a mi Emily -dijo con una emoción tan grande que yo mismo compartía su pena; en cuanto a mi tía, lloraba de todo corazón-. Eso hizo mucho bien a mi Emily y empezó a mejorar. Pero como la lengua del país se le había olvidado por completo, tenía que entenderse por señas. Y así fue mejorando poco a poco y aprendiendo los nombres de las cosas usuales (nombres que le parecía no haber oído nunca en su vida), hasta que una noche, estando en la ventana, viendo jugar a una niña en la playa, de pronto la chiquilla, extendiendo la mano, le dijo: «¡Hija de pescador, mira una concha! ». Porque sabrán ustedes que la solían llamar « señorita» , como era la costumbre del país, hasta que ella les enseñó a que la llamaran « Hija de pescador». Y aquella niña, de repente, le dijo: « ¡Hija de pescador, mira esta concha»; y entonces Emily la entendió y le contestó, anegándose en lágrimas; y desde aquel momento recordó la lengua del país. -Cuando Emily recobró sus fuerzas -continuó míster Peggotty, después de un intervalo de silencio- decidió dejar a aquella buena mujer y volver a su país. El marido había vuelto ya, y los dos la embarcaron en un barco de carga de Leghorn para que fuera a Francia. Tenía algún dinero; pero no quisieron aceptar nada por lo que habían hecho. Me alegro de ello, a pesar de que eran tan pobres. Lo que hicieron está depositado allí donde los gusanos de la roña no puedan roerlo y donde los ladrones no pueden robarlo, señorito Davy, y ese tesoro vale más que todos los tesoros del mundo. Emily llegó a Francia y se puso a servir en un hotel a las señoras que se detenían en el puerto. Pero allí llegó un día la serpiente. ¡Que no se me acerque nunca, porque no sé lo que haría!.. Tan pronto como se percató (él no la había visto) se volvió a apoderar de ella el miedo y huyó. Vino a Inglaterra y desembarcó en Dover. » No sé bien cuándo empezó a desfallecer -dijo míster Peggotty-; pero durante el camino pensó volver a casa. Y tan pronto como llegó a Inglaterra se dirigió hacia Yarmouth; pero luego, temiendo que no la hubiéramos perdonado, o que le apuntarían con el dedo; temiendo que alguno de nosotros hubiera muerto ya; temiendo muchas otras cosas, se volvió a mitad de camino. "Tío, tío -me ha dicho después-, lo que temía más era no sentirme digna de cumplir lo que mi pobre corazón deseaba ardientemente." Me volvía con el corazón lleno de deseos de arrastrarme hasta la puerta, y besarla en la noche, y apoyar mi cabeza pecadora y que me encontraran a la mañana siguiente muerta en sus peldaños. » Y vino a Londres -siguió míster Peggotty, bajando la voz hasta hacerla un murmullo- Ella, que no había visto nunca Londres, vino a Londres, sola, sin dinero, joven... guapa... Había apenas llegado cuando, en su desesperación, creyó que había encontrado una amiga: una mujer decente que vino a ofrecerle trabajo de costura; era en lo que ella ha bía trabajado antes. Le dio una habitación para pasar la noche y le prometió enterarse a la mañana siguiente de todo lo que pudiera interesarle. Cuando mi hija querida ---dijo con un estremecimiento de pies a cabeza- estaba al borde del abismo, Martha, fiel a su promesa, llegó para salvarla.» No pude reprimir un grito de alegría. -Señorito Davy -dijo, apretándome la mano en la suya rugosa-, usted fue el primero que me habló de ella. Gracias, señorito. Era formal. La amarga experiencia le enseñó dónde tenía que vigilar y lo que tenía que hacer. Lo cumplió, y que Dios la bendiga. Llegó apresurada y pálida, mientras Emily dormía. Le dijo: « Aléjate de este antro y sígueme». Los que pertenecían a la casa quisieron detenerlas; pero era lo mismo que si hubieran intentado detener el mar. « ¡Ale jaos de mí --dijo-; soy el fantasma que vengo a arrancarla del sepulcro que tiene abierto a sus pies!». Le dijo a Emily que me había visto y que sabía que la quería y que la había perdonado. La envolvió rápidamente en sus vestidos y la cogió, desmayada y temblorosa, en sus brazos. No hacía ningún caso de lo que le decían, como si no hubiese tenido oídos. Pasó por entre ellos, sosteniendo a mi hija y sin pensar más que en ella, y la sacó sana y salva de aquel antro en me dio de la noche. »Cuidó a mi Emily -prosiguió míster Peggotty, que había soltado mi mano y colocado la suya en su pecho oprimido-, cuidó a mi Emily con afán, y por ella corrió de un lado a otro hasta la tarde siguiente. Luego fue a buscarme, y luego a buscarle a usted, señorito Davy. No dijo a Emily para qué había salido, por temor a que le faltara valor y se escondiera. No sé cómo esa mujer cruel supo que estaba allí. Quizá el individuo de que tanto he hablado las vio entrar, o quizá (lo que me parece más probable) lo había sabido por aquella mujen Pero ¡qué importa, si he encontrado a mi sobrina! »Toda la noche ---continuó míster Peggotty- hemos estado juntos Emily y yo. No me ha dicho gran cosa, a causa de sus lágrimas; apenas si he podido ver la faz querida de la que ha crecido en mi hogar. Pero toda la noche he sentido sus brazos alrededor de mi cuello; su cabeza ha reposado en mi hombro, y ahora sabemos que podemos tener mutua y eterna confianza.» Cesó de hablar, y apoyó su mano en la mesa, con una energía capaz de dominar leones. -Para mí fue como un rayo de luz, Trot --dijo mi tía secándose los ojos-, cuando pensé ser madrina de tu hermana Betsey Trotwood, la cual luego no me lo agradeció. Pero ahora ya nada me daría tanto gusto como ser la madrina del hijo de esa buena mujer. Míster Peggotty asintió, comprend iendo los sentimientos de mi tía; pero no se atrevió a pronunciar de nuevo el nombre de quien mi tía hacía el elogio. Nos quedamos todos silenciosos, absortos en nuestras reflexiones (mi tía secándose los ojos, y tan pronto sollozando convulsivamente como riéndose y llamándose loca), hasta que hablé yo. -¿Ha tomado usted una decisión para el futuro, amigo mío? - le dije-. Aunque es una tontería preguntárselo. -Sí, señorito Davy -contestó-, y se la he comunicado a Emily. Hay grandes países lejos de aquí. Nuestra vida futura está más allá del mar. -Van a emigrar, tía --dije. -Sí -dijo míster Peggotty, con una sonrisa, llena de esperanza-. En Austral ¡a nada podrán reprochar a mi querida niña, y allá empezaremos una vida nueva. Le pregunté si había decidido la fecha de la marcha. -He ido esta mañana temprano a los Docks -dijo para enterarme de la salida de barcos. Dentro de seis semanas o dos meses habrá uno; lo he visto esta mañana, he estado a bordo y tomaremos pasaje en él. -¿Solos? -pregunté. -¡Ah! ¡Ya ve usted, señorito Davy, mi hermana le quiere tanto a usted y a los suyos, que está acostumbrada a pensar únicamente en esta tierra! Por lo tanto, no me parecería bien hacerle ir, además tiene que cuidar de una persona a la que no debemos olvidar. -¡Pobre Ham! -dije yo. -Mi hermana, ya ve usted señora, cuida de su casa, y él la quiere mucho. -Míster Peggotty dio esta explicación para que se enterase mejor mi tía -. Le habla y está con ella con toda confianza. Delante de otra persona no sería capaz de despegar los labios. ¡Pobre chico! --dijo míster Peggotty moviendo la cabeza- Le quedaba tan poca cosa, que no es justo quitárselo. -¿Y mistress Gudmige? -pregunté. -¡Ah! -dijo míster Peggotty con una mirada perpleja, que se disipaba a medida que iba hablando- Les diré a ustedes. Mistress Gudmige me ha dado mucho que pensar. Ya ven ustedes. Cuando mistress Gudmige se pone a pensar en sus antiguos recuerdos no hay quien pare a su lado, y no resulta una compañía agradable. Entre usted y yo, señorito Davy, y usted, señora, cuando mistress Gudmige se pone mañosa, la persona que no la haya conocido antes puede creer que es muy gruñona. Yo, como la conozco de siempre -dijo míster Peggotty- y sé todos sus méritos, por eso la comprendo; pero no le pasa lo mismo a todo el mundo, como es natural. Mi tía y yo asentimos. -Puede ser que mi hermana -dijo míster Peggotty-, no estoy seguro, pero puede ser que a veces encuentre a mis tress Gudmige un tanto molesta; así, pues, no es mi intención que mistress Gudmige viva siempre con ellos, sino encontrarle un sitio donde se las arregle como pueda. Para cuyo fin -continuó míster Peggotty- tengo intención de dejarle antes de marcharme una pequeña renta que le permita vivir a su gusto. Es la más fiel de todas las mujeres. Naturalmente, no se puede esperar que a su edad, y estando tan sola y triste como lo está la pobre vieja, se embarque para venir a vivir entre bosques y salvajes de un nuevo y lejano país. Así es que eso es lo que pienso hacer con ella. No se olvidaba de nadie y se acordaba de las necesidades y súplicas de todos, menos de las suyas. -Emily se quedará conmigo --continuó-. A la pobre infeliz buena falta le hace reposo y descanso hasta que llegue el día del viaje. Trabajará en hacerse ropa, que le hace mucha falta, y espero que los disgustos que ha tenido le parecerán más lejanos de lo que son en realidad encontrándose al lado de su tío. Mi tía confirmó aquella esperanza con un movimiento de cabeza, lo que causó gran satisfacción a míster Peggotty. -Hay todavía una cosa, señorito Davy -dijo, metiendo la mano en el bolsillo de su chaleco y sacando gravemente de él un paquetito de papeles que había visto anteriormente y que desenrolló encima de la mesa-. He aquí estos billetes de banco (50 libras y 10 chelines). A estos quiero añadir el dinero que ella ha gastado. Le he preguntado a cuánto ascendía (sin decirle el porqué) y lo he sumado. No soy muy experto. ¿Quiere usted tener la bondad de decirme si está bien? Me alargó humildemente un pedazo de papel, observándome mientras examinaba la suma. Estaba muy bien. -Gracias --dijo al devolvérselo- Este dinero, si no ve usted inconveniente, señorito Davy, lo pondré antes de marcharme en un sobre a la dirección de él, y todo ello a las señas de su madre. Se lo diré con las mismas palabras que a usted se lo he dicho, y como me habré marchado no podrá devolvérmelo. Le dije que me parecía que hacía bien obrando de aquel modo, pues estaba plenamente convencido que así sería desde el momento en que a él le parecía justo. -Le he dicho a usted antes que había una cosa más -prosiguió con sonrisa grave cuando hubo arreglado y guardado en su bolsillo el paquetito de papeles -; pero hay dos. No estaba muy seguro esta mañana, cuando he salido, si podría ir yo mismo a comunicarle a Ham todo lo sucedido. Así que le he escrito una carta mientras he estado fuera, y la he puesto en el correo, contándole cómo había pasado todo y diciéndole que iría a verle mañana para desahogar mi corazón de todas las cosas que no tenía necesidad de reservar, y que además así me despediría ya de Yarmouth. -¿Y quiere usted que le acompañe? -dije yo, viendo que dejaba algo sin decir. -¡Si pudiera usted hacerme ese favor, señorito Davy! -contestó- Sé que el verle a usted le sentará muy bien. Como mi pequeña Dora estaba de buen humor y deseaba que fuera, según me lo dijo al hablar después con ella, me preparé inmediatamente a acompañarle según su deseo. En consecuencia, a la mañana siguiente estábamos en la diligencia de Yarmouth y viajando otra vez a través de aque lla vieja tierra. Al cruzar por la noche las conocidas calles (míster Peggotty, a pesar de todas mis amonestaciones, se empeñaba en llevar mi maleta) eché una ojeada en la tienda de Omer y Joram, y vi allí a mi viejo amigo Omer fumando su pipa. Me molestaba estar presente en la primera entrevista de míster Peggotty con su hermana y Ham y me disculpé con mister Omer para quedarme rezagado. -¿Cómo está usted, míster Omer, después de tanto tiempo? ---dije al entrar. Dispersó el humo de su pipa para verme mejor y pronto me reconoció, con sumo gusto. -Me debía levantar para agradecer el honor de esta visita --dijo-; pero mis miembros están casi imposibilitados y tienen que arrastrarme en mi butaca. Excepto las piernas y la respiración, todo lo demás está de lo mejor; me agrada decirlo. Le di la enhorabuena por su buen aspecto y su buen humor, y me fijé entonces en que su butacón tenía ruedas. -Es una idea ingeniosa, ¿verdad? -dijo siguiendo la dirección de mi mirada y frotando la madera con el codo-, Rueda tan ligeramente como si fuera una pluma, y es tan segura como una diligencia. Mi pequeña Minnie (mi nieta, ya sabe usted, la hija de Minnie) se apoya contra el respaldo, le da un empujón, y así vamos más contentos y alegres que todas las cosas. Y además, ¿sabe usted?, es la silla más cómoda para fumar en pipa. Nunca he visto una persona igual para acomodarse y divertirse con cualquier cosa como el viejo de míster Omer. Estaba tan radiante como si su sillón, su asma y sus piernas imposibilitadas fueran las diversas ramas de un gran invento para disfrutar más con su pipa. -Le aseguro a usted que veo más gente, desde que estoy en esta silla, -dijo mister Omerque la que veía antes. Se sorprendería usted de la cantidad de personas que vienen aquí a echar una parrafada. De verdad se asombraría. Y desde que ocupo esta silla encuentro que los periódicos traen diez veces más noticias que las que traían antes. En cuanto a la lectura en general, ¡no sabe usted todo lo que leo! Eso es lo que me conforta, ¿sabe usted? Si hubieran sido mis ojos, ¿qué hubiese hecho?... O si llegan a ser mis oídos, ¿qué habría sido de mí? Pero siendo las piernas, ¡qué importa! No servían nada más que para agitar mi respiración cuando las usaba. Y ahora, cuando quiero salir a la cane o quiero it a la playa, no tengo más que llamar a Dick, el aprendiz más joven de casa de Joram, y voy en mi carruaje propio como un lord mayor de Londres. Casi se ahogaba de risa. -¡Dios mío! -dijo mister Omer volviendo a coger su pipa---. Hay que tomar las cosas como vienen; eso es lo que tenemos que hacer en esta vida. Joram está haciendo buenos negocios. ¡Excelentes negocios! -Me alegra saberlo --dije. -Estaba seguro -dijo Omer-, y Joram y Minnie siguen como dos tórtolos. ¡Qué más puede desear un hombre! Y ante todo esto ¡qué importan las piernas! El profundo desprecio que le inspiraban sus piernas era una de las cosas más graciosas que vi jamás. -Y mientras a mí me ha dado por leer, a usted le ha dado por escribir, ¿eh? -dijo mister Omer examinándome con admiración-. ¡Qué hermosa obra ha escrito usted! ¡Qué expresión hay en ella! ¡La he leído toda, sin saltarme ni una palabra! Y en cuanto a quedarme dormido, ¡nada de eso! Expresé mi satisfacción riéndome; pero tengo que confesar que aquella asociación de ideas me pareció muy significativa. -Le doy a usted mi palabra de honor -dijo mister Omer- de que cuando dejo el libro sobre la mesa y miro por fuera los tres tomos, uno, dos, tres, me siento muy orgulloso de pensar que tuve el honor de conocer íntimame nte a su familia. Y, querido mío, ya hace tiempo de esto, ¿verdad? Allí, en Bloonderstone, donde hacíamos juntos tan bonitas excursiones. ¡Lo que son las cosas! Cambié de asunto hablando de Emily. Después de asegurarle que no olvidaba cómo se había interesado siempre por ella, y con cuánta bondad la había tratado, le conté de una manera general cómo la habían vuelto a encontrar, con la ayuda de Martha, lo cual sabía que agradaría al viejo. Me es cuchó con gran atención y dijo con sentimiento cuando hube terminado: -Me alegro mucho. Es la mejor noticia que me han dado desde hace tiempo. ¡Ay Dios mío, Dios mío! ¿Y qué va a ser de esa buena de Martha? -Toca usted un punto en el cual he estado pensando desde ayer -dije-, pero sobre el que no puedo darle todavía ninguna información, míster Omer. Míster Peggotty no ha hecho ninguna alusión, y me parece más delicado no preguntárselo. Estoy seguro de que no se le ha olvidado. No se le olvida nada que sea desinteresado y bueno. -Porque, ¿sabe usted? -dijo míster Omer siguiendo el párrafo que había interrumpido-, me gustaría tomar parte en lo que se hiciera. Apúnteme para cualquier cosa que considere usted justa y avísemelo. Nunca se me ha ocurrido pensar que la chica fuera mala, y me alegro de ver que no me he equivocado. También se alegrará mi hija Minnie. Las mujeres jóvenes son a veces criaturas contradictorias en muchos casos (su madre era igual); pero sus corazones son buenos y tiernos. Eso se nota en Minnie cuando habla de Martha. ¿Por qué se comporta de esa manera al hablar de Martha? No pretendo demostrárselo; pero no es todo apariencia; al contrario, haría cualquier cosa en privado por serle útil. Así que no deje de escribirme para lo que usted crea justo; me hará usted ese favor, y envíeme una líneas para que sepa dónde debo dirigir mi dádiva. ¡Dios mío! -dijo Omer-. Cuando un hombre llega a esta edad en que los dos extremos de la vida se tocan; cuando se ve uno obligado, por muy robusto que haya sido, de hacerse transportar por una segunda mano en una especie de carrito, se considera uno dichoso, pudiendo ser útil a cualquiera. ¡Se tiene tanta necesidad de los demás! Y no hablo de mí mismo -dijo míster Omer-, porque pienso que todos bajamos la cuesta, sea cualquiera la edad que tengamos; el tiempo no se queda nunca impasible. Así que hagamos el bien y alegrémonos de ello. Esta es mi opinion. Sacudió la ceniza de su pipa en un recipiente dispuesto en el respaldo de su sillón. -Ahí está el primo de Emily, el que debía haberse casado con ella -dijo míster Omer frotándose débilmente las manos-, el mejor chico de Yarmouth. Vendrá esta noche a charlar conmigo o a leerme durante una o dos horas. A eso llamo yo bondad, y toda su vida no es más que bondad. -Voy a verle ahora -dije. -¿Va usted? -dijo míster Omer-. Dígale que me encuentro bien y que le mando mis recuerdos. Minnie y Joram están en un baile. Estarían tan orgullosos como yo de verle a usted si estuvieran en casa. Minnie no sale casi nada, ya ve us ted, a causa de su padre, como ella dice. Así es que juré hoy que si no se iba me acostaría a las seis. Por lo cual -dijo míster Omer, agitándose en su sillón a fuerza de reír por el éxito de su estratagemaella y Joram están en el baile. Le estreché la mano y le deseé las buenas noches. -Un minuto -dijo míster Omer-. Si se marchara usted sin ver a mi pequeño elefante se perdería usted uno de los mejores espectáculos. ¡Nunca habrá visto nada parecido! ¡Minnie! Una vocecita musical contestó desde arriba: «Voy, abuelo»; y una monísima chiquilla, con larga, sedosa y rizada cabellera, entró corriendo en la tienda. -Este es mi elefantito -dijo míster Omer acariciando a la niña-. Pura raza siamesa, caballero. ¡Vamos elefantito! El elefantito dejó la puerta del gabinete abierta, de ma nera que pude ver que en aquellos últimos tiempos lo habían convertido en el dormitorio de míster Omer, pues ya no le podían subir con facilidad; después apoyó su linda frente y dejó caer sus hennosos rizos contra el respaldo del sillón de míster Omer. -El elefante embiste cuando se dirige hacia un objeto -dijo míster Omer guiñándome un ojo-. ¡A la una, elefante, a las dos y a las tres!.. A esta señal, el pequeño elefante, con una agilidad que era maravillosa en un animal tan pequeño, dio la vuelta entera al sillón de míster Omer, lo empujó y lo metió dentro del gabinete, sin tocar la puerta. Míster Omer, indescriptiblemente regocijado por esta maniobra, me miraba, al pasar, como si fuera una salida triunfante de los esfuerzos de su vida. Después de haber dado una vuelta por la ciudad fui a casa de Ham. Peggotty se había trasladado allí para estar mejor y había alquilado la suya al sucesor en los negocios de Barkis, que le había pagado muy bien el traspaso, quedándose con el carro y el caballo. Me parece que era el mismo caballo lento que Barkis solía conducir. Los encontré en una cocina muy limpia, acompañados de mistress Gudmige, a quien había sacado del viejo barco el mismo míster Peggotty. Dudo que cualquier otro hubiera podido inducirla a abandonar su puesto. Indudablemente les había contado ya todo. Peggotty y mistress Gudmige se secaban los ojos con el delantal, y Ham acababa de salir para dar una vuelta por la playa. Volvió enseguida y pareció muy contento de verme. Creo que todos estaban más a gusto de verme a mí allí. Hablamos con una fingida alegría de lo rico que míster Peggotty se iba a hacer en el nuevo país y de las maravillas que nos describiría en sus cartas. No menciona mos a Emily; pero más de una vez hicimos alusión a ella. Ham era el más sereno de toda la reunión. Pero Peggotty me dijo, cuando me fue alumbrando hasta un cuartito donde el libro de los cocodrilos me aguardaba encima de una mesa, que Ham era siempre el mismo. Ella creía (me lo dijo llorando) que estaba desconsoladísimo, aunque estaba tan lleno de ánimo como de dulzura y hacía un trabajo más duro y mejor que todos los constructores de barcos en una yarda a la redonda. A veces, me dijo, había tardes en que hablaban de Emily; pero siempre la mencionaba como niña, nunca como mujer. Me pareció leer en la cara del joven que quería hablarme a solas, y decidió encontrarme en su camino a la tarde siguiente cuando volviera del trabajo. Habiendo resuelto esto, me quedé dormido. Aquella noche, por primera vez desde hacía mucho tiempo, apagaron la luz que iluminaba la ventana; míster Peggotty se balanceó en su vieja hamaca, y el viento gemía como otras veces alrededor de su cabeza. Todo el día siguiente estuvo ocupado en arreglar su bote de pesca y las redes, en empaquetar y mandar a Londres todos los pequeños efectos domésticos que creía necesarios y en deshacerse de lo demás o regalárselo a mistress Gudmige. Esta estuvo con él todo el día. Como tenía un triste deseo de volver a ver el antiguo lugar antes de que lo cerraran, les propuse ir allí por la tarde; pero lo arreglé de modo para po der estar antes con Ham. Era fácil encontrarlo, pues sabía dónde trabajaba; me lo encontré en un sitio solitario del arena, que yo sabía que tenía que atravesar, y volví con él para que tuviera ocasión de hablarme si realmente quería hacerlo. No me engañó la expresión de su cara. No habíamos andado apenas cuando dijo sin mirarme: -Señorito Davy, ¿la ha visto usted? -Sólo un momento, mientras estaba desvanecida -le respondí suavemente. Anduvimos un poco más y dijo: -Señorito Davy, ¿cree usted que la volverá a ver? -Quizá sea demasiado doloroso para ella -dije. -Ya lo había pensado -añadió-; es probable, sí, señor; es probable. -Pero, Ham - le dije dulcemente-, si hay algo que yo pueda escribirle de tu parte, en el caso de que no se lo pueda decir; si hay algo que quieras hacerle saber, lo consideraré como un deber sagrado. -Lo sé, y se lo agradezco muchísimo. En efecto, hay algo que yo quisiera que le dijeran o le escribieran. -¿Qué es? Anduvimos un rato en silencio y continuó: -No se trata de decirle que la perdono; de eso no hay por qué hablar. Lo que quiero es pedirle que me perdone a mí por haberle impuesto mi cariño. Muchas veces pienso que si no me hubiera prometido su mano hubiese tenido la bastante confianza, por amistad, para contarme lo que luchaba interiormente, y me habría consultado, y quizá hubiese podido salvarla. Le estreché la mano. -¿Es eso todo? -Aún hay algo -añadió-, si es que puedo decirlo. Seguimos andando un poco antes de que volviera a ha blar. No es que llorase durante las pausas, que expresaré por puntos. Solamente se concentraba en sí mismo para hablar con mayor sencillez. -La amaba (y amo su memoria) muy profundamente para hacerle creer que soy dichoso... Yo no podría ser dichoso más que olvidándola, y no creo que pueda soportar que le dijeran semejante cosa. Pero si usted que es tan discreto, señorito Davy, pudiera pensar algo para hacerla creer que no estoy enfadado... que la sigo queriendo... y que la compadezco...; algo para hacerla creer que no estoy hastiado de mi vida... y que, por el contrario, espero verla un día, sin reproches, allí donde los malos dejan descansar a los buenos y se encuentra el reposo... Algo que pudiera tranquilizar su pena sin hacerla creer que yo pueda llegar nunca a casarme, ni que otra pueda ocupar jamás el lugar que ella ocupaba... Yo le pediría... le dijese que no dejo de rogar por ella, que tan querida me era... Estreché de nuevo su mano de hombre y le dije que me encargaba de hacer lo mejor posible o que él quería. -Muchas gracias, señorito -respondió-. Ha sido muy amable por su parte al venir a buscarme, como también al acompañar a mi tío hasta aquí. Señorito Davy, sé muy bien que no le volveré a ver, aunque mi tía quiere it a Londres, antes de que partan, para despedirlos. Estoy seguro; no lo decimos, pero así sera, y más vale que así sea. Cuando la vea por última vez (la última), ¿querrá darle las gracias del huérfano para el que fue más que un padre? También le prometí cumplir esto fielmente. -Muchas gracias una vez más --dijo, dándome cordialmente la mano-; ya sé dónde va usted. ¡Adiós! Agitando las manos, como para explicarme que no podía entrar en aquel sitio, dio media vuelta. Al seguirle con la vista, cruzando aquel desierto a la luz de la luna, le vi volver la cara hacia una faja de luz plateada, que brillaba en el mar, y pasar mirándola hasta que no fue más que una sombra en la distancia. La puerta de la casa-barco estaba abierta cuando me acerqué, y al entrar la encontré vacía de mobiliario, salvo un viejo cofre sobre el que estaba sentada mistress Gudmige, con una cesta en las rodillas y mirando a míster Peggotty. Este apoyaba un codo en la chimenea, mirando algunas brasas mortecinas; pero levantó la cabeza al entrar yo y habló de un modo jovial. -¡Ah! ¿Viene usted a despedimos, como prometió? -dijo levantando la vela-. Está esto muy desnudo, ¿verdad? -Efectivamente, han aprovechado ustedes el tiempo -respondí. -Sí; no hemos estado ociosos. Mistress Gudmige ha trabajado como un... no sé como quién ha trabajado mistress Gudmige -dijo míster Peggotty mirándola, sin haber podido encontrar un símil satisfactorio. Mistress Gudmige, inclinada sobre su cesta, no hizo ninguna observación. -Ahí tiene usted el mismo cofre sobre el que se sentaba usted al lado de Emily -dijo míster Peggotty en un murmullo-. Lo voy a llevar conmigo a última hora; y ahí está su cuartito, señorito Davy, tan vacío que no puede estar más. El viento, aunque flojo, sonaba solemnemente, rodeando la casa desierta de un murmullo de tristeza. Todo había desaparecido, incluso el espejito con marco de conchas. Me acordé de cuando me acosté allí mientras se hizo el primer cambio grande en mi casa. Pensé en la criatura de ojos azules que me había encantado. Pensé en Steerforth, y una loca y deliciosa ilusión me hizo creer que estaba allí mismo y que se le podría encontrar en cuanto quisiera, -Pasará tiempo -dijo míster Peggotty en voz baja hasta que el barco tenga nuevos inquilinos. Lo miran como cosa maldita. -¿Pertenece a alguien de la vecindad? -pregunté. -A un constructor de mástiles del pueblo -dijo míster Peggotty-. Voy a darle la llave esta noche. Miramos en el otro cuartito y volvimos al lado de mistress Gudmige, que continuaba sentada en el cofre. Míster Peggotty puso la luz en la chimenea y le rogó que se levantara para sacar el cofre antes de que se apagara la vela. -Daniel --dijo de repente mistress Gudmige, dejando el cesto y colgándose de su brazo-, mi querido Daniel, las palabras de despedida que se me ocurren es que no quiero separarme de vosotros. No me dejéis aquí. ¡Por Dios, no me dejéis! Míster Peggotty, asustado, miraba a mistress Gudmige, y luego a mí, y después de mí a mistress Gudmige, como si despertase de un sueño. -No me dejéis, querido Daniel, no me dejéis -repetía mistress Gudmige con fervor-. Llévame contigo, Daniel, llévame con Emily. Seré vuestra criada fiel y leal. Si hay esclavos en la tierra donde vais, seré yo una de vuestras esclavas, y muy dichosa de serlo; pero no me dejéis, Daniel, por favor. -Amiga mía -dijo míster Peggotty moviendo la cabeza-, no sabe usted lo largo que es el viaje y lo penosa que será allí la vida. -Sí, ya lo sé, Daniel, me lo figuro -gritaba mistress Gudmige-; pero mis últimas palabras bajo este techo son que me volveré a esta casa y aquí me moriré si no me lleváis con vosotros. Sé labrar, Daniel, puedo trabajar; puedo vivir una vida penosa, y puedo ser cariñosa y paciente más de lo que te figuras, Daniel. Si quisieras probar. No tocaré tu renta aunque me esté muriendo de necesidad, Daniel Peggo tty; pero iré contigo y con Emily aunque me llevéis al fin del mundo. Sé muy bien lo que es. Sé que pensáis que soy tacituma y gruñona; pero, querido mío, ya no soy como antes. No en balde he estado aquí pensando y meditando en vuestras desgracias. Señorito Davy, ¡háblele usted por mí! Conozco sus costumbres y las de Emily, y sé sus penas, y podré consolarlos algunas veces y trabajar siempre por ellos. Da niel, querido Daniel, ¡déjame it contigo! Y mistress Gudmige cogía su mano y la besaba con una familiaridad cariñosa y afectuosa, en un arrebato de devo ción y gratitud que bien se lo merecía. Sacamos el cofre, apagamos la vela, cerrarnos por fuera la puerta y abandonamos el barco, que quedó como un espectro negro en la noche tormentosa. Al día siguiente, cuando volvíamos a Londres en la baca de la diligencia, mistress Gudmige y su cesta estaban instaladas en el asiento trasero, y mistress Gudmige se sentía tan dichosa... CAPÍTULO XII ASISTO A UNA EXPLOSION Cuando llegó la víspera del día para el cual míster Micawber nos había dado una cita tan misteriosa, consultamos mi tía y yo la manera de proceder, pues mi tía no tenía ganas de separarse de Dora. ¡Oh con qué facilidad transportaba ya a Dora en mis brazos de un lado a otro! A pesar del deseo expresado por míster Micawber, estábamos decididos a que mi tía se quedara en casa y que le representara míster Dick. En una palabra, lo teníamos ya decidido así, cuando Dora nos lo trastornó de nuevo, declarando que nunca se perdonaría a sí misma ni a la mala persona de su marido, si mi tía, bajo cualquier pretexto, se quedaba allí. -No le dirigiré la palabra -dijo Dora a mi tía sacudiendo los rizos-. Estaré insoportable. Haré que Jip le esté ladrando todo el día. Si no va usted, me convenceré de que es una vieja gruñona. -¡Bah, bah, Capullito! -dijo mi tía riéndose-. ¡Ya sabes que no puedes hacer nada sin mí!.. -Sí que puedo -contestó Dora-. Y no me hace usted ninguna falta. Durante todo el día no sube ni baja una vez por verme. Nunca se sienta a mi lado, ni me cuenta cuentos de Doady, de cómo tenía los zapatos rotos y cómo estaba cubierto de polvo el pobrecito. Nunca hace usted nada por darme gusto, ¿verdad? Dora se apresuró a besar a mi tía, y dijo: -Sí, sí que lo hace; lo digo en broma. (Por temor de que mi tía tomara la cosa en serio.) -Pero, tía -continuó Dora en tono mimoso-, escúcheme usted bien. Tiene usted que ir; le atormentaré hasta que haga lo que yo quiero, y le haré pasar muy malos ratos a ese chico si no la convence. Me pondré insoportable, y Jip lo mismo. Y si no se va, no la dejaré un momento tranquila, para que le pese el no haberse marchado. Además -dijo Dora echándose el pelo hacia atrás y mirándonos con inquietud-, ¿por qué no han de ir ustedes? ¿Es que estoy muy enferma? ¿Verdad? -¡ Vaya una pregunta! --exclamó mi tía. -¡Qué idea! --dije yo. -Sí; ya sé que soy una tontuela -dijo Dora mirándonos fijamente a uno y a otro y ofreciéndonos sus labios para que la besáramos, mientras se tendía en la cama-. Bueno; si es así, tenéis que marcharos los dos, y si no, no les creeré, y eso me hará llorar. Vi en la expresión de mi tía que empezaba a ceder, y Dora también lo vio y se puso muy contenta. -Volverán con tantas cosas que contarme, que me hará falta lo menos una semana para comprenderlas -dijo Dora-. Porque ya sé que no lo entenderé en mucho tiempo si hay negocios en ello. Y seguramente habrá algún negocio. Y si además hay algo que sumar, no sé cómo me las voy a arreglar; y este malo estará todo el tiempo fastidiando. Así, pues, se marcharán ustedes, ¿verdad? No estarán fuera más que una noche, y entre tanto Jip me cuidará. Doady me subirá antes de que se marchen, y no bajaré hasta que vuelvan. Llevarán a Agnes una carta mía llena de reproches porque no viene a vernos. Sin más comentarios decidimos que nos marcharíamos los dos y que Dora era una impostora infantil que fingía estar muy mala para que la mimasen. Estaba muy contenta, y mi tía, míster Dick, Traddles y yo nos fuimos aquella noche a Canterbury, en la diligencia de Dover. En el hotel en que míster Micawber nos rogó que le esperásemos, y al que llegamos a media noche, después de algunas molestias; encontré una carta suya diciéndome que aparecería a la mañana siguiente, a las nueve y media en punto. Después de eso fuimos todos, tiritando, a esa hora intempestiva, a acostarnos en nuestras respectivas camas, pasando a través de estrechos pasillos que olían como si durante años enteros hubieran estado metidos en una disolución de sopa y estiércol. A la mañana siguiente, muy temprano, vagaba yo por aquellas viejas calles tranquilas, confundido otra vez con las sombras de los claustros venerables y de las iglesias. Los cuervos seguían planeando sobre las torres de la catedral, y las torres mismas, que dominaban toda la rica región de los contornos, con sus graciosos arroyos, parecían hendir el aire matinal como si nada hubiera cambiado en la tierra. Sin embargo, las campanas al sonar me decían tristemente el cambio de todas las cows de este mundo, y me recordaban su propia vejez y la juventud de mi querida Dora; me contaban la vida de todos los que habían pasado cerca de ellas, que jamás envejecieron, que vivieron, amaron, murieron mientras que el sonido plañidero resonaba en la armadura enmohecida del Príncipe Negro, para perderse después en el espacio, como un círculo que se forma y desaparece en la superficie de las aguas. Miré la vieja casa desde la esquina de la calle sin atreverme a acercarme, por no perjudicar involuntariamente, si acaso era observado, el motivo por el que había venido. El sol de la mañana doraba con sus rayos el tejado y las ventanas, y sus resplandores conmovían mi corazón. Me paseé por los contornos durante una hora o dos, y regresé por la calle principal, que en el intervalo había sacudido su último sueño. Entre los que abrían las tiendas vi a mi antiguo enemigo, el carnicero, que ahora parecía un personaje importante, meciendo a un niño. Al sentarnos a desayunar estábamos todos muy inquietos e impacientes. A medida que se acercaban las nueve y me dia, nuestra agitación esperando a míster Micawber iba creciendo. Al fin, sin hacer caso del desayuno, el cual, excepto para míster Dick, había sido desde el primer momento una pura fórmula, mi tía empezó a pasearse de un lado a otro de la habitación. Traddles se sentó en un sofá, haciendo como que leía el periódico, pero con los ojos fijos en el techo; y yo miraba por la ventana para avisar la llegada de míster Micawber. No tuve que esperar mucho, pues a la primera campanada de la media apareció en la calle. -¡Aquí está! --dije- ¡Y no trae su traje negro! Mi tía se ató las cintas de su cofia (había bajado a desayunar con ella) y se puso su chal, como preparándose para cualquier asunto que requiriese toda su energía. Traddles se abrochó con resolución la chaqueta. Míster Dick, aturdido con aquellos formidables preparativos, pero juzgando necesario imitarlos, se encasquetó el sombrero hasta las orejas, con las dos manos, con toda la energía que pudo, a instantáneamente se lo volvió a quitar para saludar a míster Micawber. -Señores y señora -dijo míster Micawber-, ¡buenos días! Mi querido señor -dijo a míster Dick, que le estrechaba la mano violentamente-, es usted extraordinariamente amable. -¿,Ha desayunado usted? -dijo míster Dick-. Tome usted algo. -Por nada del mundo, amigo mío --exclamó míster Micawber impidiéndole que tocara el timbre-; el apetito y yo, míster Dixon, hace tiempo que somos extraños el uno al otro. Míster Dixon estaba tan contento con su nuevo nombre, y le parecía tan amable que míster Micawber se lo hubiera dado, que volvió a estrecharle la mano y a reírse como un chiquillo. -Dick -dijo mi tía-, ten cuidado. Dick se recobró enrojeciendo. -Ahora, caballero -dijo mi tía a míster Micawber, mientras se ponía los guantes-, estamos dispuestos para ir al Vesubio o a cualquier otro sitio en cuanto usted guste. -Señora ---contestó míster Micawber-, creo que efectivamente asistirá usted pronto a una explosión. Míster Traddles, creo que tengo su permiso para mencionar aquí que usted y yo hemos tenido algunas confidencias. -Es indudablemente un hecho, Copperfield -dijo Traddles, al cual yo miraba sorprendido- Míster Micawber me ha consultado sobre lo que pensaba hacer, y yo le he dado mi opinión lo mejor que he podido. -A menos de equivocarme, míster Traddles -siguió diciendo míster Micawber-, lo que tengo intención de descubrir es muy importante. -Extremadamente -dijo Traddles. -Quizá en esas circunstancias, señora y señores -dijo míster Micawber-, me harán ustedes el favor de someterse por un momento a la dirección de un hombre que, aunque indigno de considerarse de otra manera que como una frágil barca naufragada sobre la playa de la vida humana, es todavía un hombre como ustedes, aunque aplastado por errores individuales y por una total combinación de circunstancias que le han obligado a cambiar su forma primitiva. -Tenemos plena confianza en usted, míster Micawber -dije yo-, y haremos lo que usted quiera. -Míster Copperfield -contestó míster Micawber-, no está, por ahora, mal colocada su confianza. Les ruego me permitan adelantarme cinco minutos, y luego recibiré a todos los presentes, que deben preguntar por miss Wickfield, en la oficina de Wickfield-Heep, de la cual soy empleado. Mi tía y yo miramos a Traddles, que hacía una señal de asentimiento. -No tengo nada más que decir por ahora -añadió míster Micawber. Y, con gran sorpresa mía, nos saludó a todos ceremoniosamente y desapareció. Sus modales eran muy extraños y su cara estaba extraordinariamente pálida. Traddles fue el único que sonrió, moviendo la cabeza, con su pelo más tieso que nunca, al mirarle yo pidiéndole una explicación; como último recurso saqué mi reloj y estuve contando cinco minutos. Mi tía, con su reloj en mano, hizo lo propio. Cuando transcurrió el tiempo fijado, Traddles le dio el brazo, y nos dirigimos todos juntos a la vieja mansión, sin decir una sola palabra por el camino. Encontramos a míster Micawber en el pupitre de su despacho, en la planta baja de la torre, escribiendo, o haciendo como que escribía, con la mayor actividad. La larga regla de oficinista atravesaba su chaleco, y no muy bien disimulada, pues un palmo o más del instrumento se dejaba ver como una nueva especie de chorrera. Como me pareció que yo era el que debía hablar, dije en voz alta: -¿Cómo está usted, míster Micawber? -Míster Copperfield -dijo míster Micawber grave mente-, ¿supongo que se encuentra usted bien? -¿Está miss Wickfield en casa? --dije yo. -Míster Wickfield está en la cama, algo indispuesto, con una fiebre reumática -contestó él-; pero estoy seguro de que miss Wickfield se alegrará mucho de ver a sus antiguos amigos. ¿Quieren ustedes pasar, señores? Nos precedió al comedor (la primera habitación que había pisado cuando entré por primera vez en aquella casa), y empujando la puerta de lo que antes era el despacho de míster Wickfield, dijo con voz sonora: -¡Miss Trotwood, míster David Copperfield, míster Thomas Traddles y míster Dixon! No había visto a Uriah Heep desde el día en que le pegué. Evidentemente nuestra visita le chocaba casi tanto como nos extrañaba a nosotros mismos. No frunció el entrecejo, porque no tenía cejas; pero nos miró con tal ceño, que parecía que tenía los ojos cerrados, mientras la precipitación con que llevaba su mano cartilaginosa a la barbilla mostraba miedo y sorpresa. Esto fue cosa de un segundo, en el momento de entrar en su cuarto, cuando le vislumbré por encima del hombro de mi tía. Inmediatamente después se puso tan humilde y servil como siempre. -¡Realmente -dijo- es un placer inesperado, una suerte, tener tantos amigos a un tiempo alrededor de uno!.. Míster Copperfield, espero que esté usted bien... Y, si humildemente puedo expresarme así, ¿seguirá siendo tan amable con sus amigos? mistress Copperfield, espero que siga mejorando... Le aseguro que hemos estado muy inquietos por las malas noticias que hemos tenido de su salud. Me sentía avergonzado dejándole estrechar mi mano; pero no sabía qué hacer. -Las cosas han variado mucho, miss Trotwood, desde que yo no era más que un humilde empleado y cuidaba de su poney, ¿no le parece? --dijo Uriah con su sonrisa enfermiza-. Pero yo no he cambiado, miss Trotwood. -A decir verdad, caballero --contestó mi tía-, y si puede ser una satisfacción para usted, encuentro que ha cumplido usted todo lo que prometía en su juventud. -Gracias por su buena opinión, miss Trotwood -dijo Uriah con sus artificiosas y burdas maneras de costumbre-. Micawber, avise usted a miss Agnes y a mi madre. Mi madre estará encantada de verlos a todos ustedes -dijo Uriah ofreciéndonos sillas. -¿No está usted ocupado, míster Heep? --dijo Traddles, cuyos ojos encontraron su mirada astuta, que nos exami naba. -No, míster Traddles -replicó Uriah volviendo a ocupar su asiento oficial, apretando la una contra la otra sus huesudas manos entre sus huesudas rodillas-. No tanto corno yo quisiera, pues jueces tiburones y sanguijuelas no se conforman fácilmente, ¿sabe usted? Esto no quiere decir que míster Micawber y yo no tengamos que hacer suficiente, pues míster Wickfield apenas si puede ocuparse ya de ningún trabajo. Pero es para nosotros un gusto, así como un deber, el trabajar para él. ¿No ha tratado usted a míster Wickfield, creo, míster Traddles? Me parece que yo mismo sólo he tenido el honor de verle a usted una vez. -No; no he tratado íntimamente a míster Wickfield-contestó Traddles-; de ser así quizá hubiese tenido ocasión de visitarle a usted hace ya tiempo, míster Heep. Había algo en el tono de esta contestación que hizo a Uriah mirar al que hablaba con una expresión siniestra y suspicaz; pero vi endo la cara bonachona de Traddles, sus modales sencillos, y sus cabellos erizados, siguió hablando con una sacudida en todo su cuerpo, pero especialmente en su garganta. -Lo siento mucho, míster Traddles. Le hubiese usted admirado tanto como le admiramos todos; sus pequeños defectos habrían servido para que le apreciara más. Pero si quiere usted oír el elogio de mi asociado, diríjase a Copperfield. Está muy enterado de todo lo concerniente a esta familia, si es que todavía no le ha oído nunca. No tuve tiempo de declinar el elogio (aun cuando hubiera estado dispuesto a hacerlo) porque Agnes entraba en aquel momento, escudada por míster Micawber. Me pareció que no estaba tan tranquila como de costumbre; era evidente que había pasado mucha ansiedad y fatiga; pero esto hacía resaltar más su serena belleza y su brillante amabilidad. Vi que Uriah la observaba mientras nos saludaba, y me pareció un espíritu maligno acechando a un hada buena. Entre tanto, míster Micawber hizo una seña discreta a Traddles, al cual no le observaba nadie más que yo, y salió. -No tiene usted necesidad de esperar -dijo Uriah. Míster Micawber, con la mano puesta sobre la regla, seguía de pie delante de la puerta, contemplando a uno de los que estábamos allí; y ese individuo era, sin duda alguna, su patrón. -¿Qué aguarda usted? -dijo Uriah-. Micawber, ¿no me ha oído usted decirle que se marche? -Sí --dijo míster Micawber sin moverse. -Entonces, ¿por qué espera usted? --dijo Uriah. -Porque... me da la gana -contestó en un estallido míster Micawber. Las mejillas de Uriah perdieron el color, sólo sus párpados estaban enrojecidos. Miró atentamente a míster Micawber, con la respiración entrecortada. -No es usted más que un hombre intratable, como todo el mundo sabe -dijo con una sonrisa forzada-, y me temo que me obligue a que le despache. Salga usted. Luego hablaremos. -Si hay en el mundo algún bribón -dijo míster Micawber estallando con la mayor vehemencia- con el cual he hablado ya demasiado, ese bribón es... Heep... Uriah se echó hacia atrás como si le hubieran dado un golpe. Mirándonos lentamente, con la expresión más sombría y malvada que su cara podía expresar, dijo en voz baja: -¡Oh! ¡Esto es una conspiración! Se han citado ustedes aquí. Se entienden ustedes con mi empleado, ¿no es cierto, Copperfield? Pero tengan ustedes cuidado, porque no les ha de salir bien. Ya nos conocemos ustedes y yo. No existe ca riño entre nosotros. Desde que vino usted aquí no ha sido más que un intrigante, y ahora envidia usted mi posición; pero les advierto que no conspiren contra mí, porque yo sabré defenderme. Micawber, salga usted. Le hablaré en seguida. -Míster Micawber -dije yo-, se ha efectuado un cambio rápido en este individuo en algunos aspectos; entre otros el muy extraordinario de decir la verdad sobre un punto, lo cual me demuestra que se halla rodeado de enemigos. ¡Trátele como se merece! -Son ustedes gente muy amable -dijo Uriah, siempre en el mismo tono, secándose con su mano flaca y larga unas gotas de sudor que resbalaban por su frente- que viene a comprar a un empleado, la verdadera escoria de la sociedad (como usted mismo lo era, Copperfield, antes de que nadie tuviera compasión de usted) y a pagarle para que me calumnie. Miss Trotwood, mejor haría usted interrumpiendo esto antes de que haga yo detener a su marido, que sería en menos tiempo del que usted desea. ¡Para algo me he enterado de su historia privada, mi buena señora! Y usted, miss Wickfield, si tiene algún cariño a su padre, mejor haría no uniéndose con esta gentuza, si no quiere usted que lo arruine. Y ahora venga. Le tengo a usted bajo mis garras, Micawber; piénselo usted bien antes de obrar, si no quiere que le aplaste. Le recomiendo que se aleje mientras pueda. Pero, ¿dónde está mi madre? -dijo de repente, notando con alarma la ausencia de Traddles y tirando con fuerza de la campanilla-. ¡Bonito modo de comportarse en casa extraña! -Míster Heep, está aquí --dijo Traddles volviendo con la digna madre de tan digno hijo- Me he tomado la libertad de presentarme a ella yo mismo. -¿Y quién es usted para presentarse? -preguntó Uriah-. ¿Qué es lo que quiere usted aquí? -Soy el agente y amigo de míster Wickfield, caballero -dijo Traddles con tono tranquilo, como de hombre de negocios-, y tengo en mi bolsillo plenos poderes para actuar como procurador en su nombre en cualquier circunstancia. -Ese viejo asno habrá bebido hasta perder el sentido -dijo Uriah, que cada vez iba poniéndose más feo-, y le habrán sonsacado ese acta por medios fraudulentos. -Ya sabemos que le han sonsacado bastantes cosas por medios fraudulentos -contestó Traddles tranquilamente-. Y usted también lo sabe, míster Heep. Pero si usted quiere vamos a dejar este asunto para que lo trate míster Micawber. -¡Ury! -empezó mistress Heep con inquietud. -Detén tu lengua, madre; contestó él: «cuanto menos se habla, menos se yerra». -¡Pero Ury! -¿Quieres callarte, madre? ¡Déjame hablar! A pesar de que sabía desde hace mucho que su servilismo era falso y que todo en él era mentira y simulación, no tenía ni idea de su hipocresía hasta que vi cómo se quitaba la careta. La rapidez con que se desprendió de ella cuando vio que era inútil; la malicia, la insolencia y el rencor que demostró; el placer que experimentaba aún en aquel momento por el daño cometido, me llenó de sorpresa a pesar de que por intuición creía ya detestarlo. No digo nada de la mirada que me lanzó mientras estaba de pie, mirándonos a unos des pués de otros, pues hacía tiempo que sabía que me odiaba y me acordaba de las marcas que mi mano le dejaron en la cara. Pero cuando sus ojos se fijaron en Agnes tenían una expresión de rabia que me hizo temblar; se veía que sentía cómo se le escapaba: ya no podía satisfacer su odiosa pasión, que le había hecho esperar el poseer una mujer cuyas virtudes era incapaz de apreciar. ¿Cómo podía ser posible que ella hubiera vivido ni una hora en compañía de semejante hombre? Después de rascarse la barbilla y de miramos, con los ojos llenos de odio, a través de sus flacos dedos, se volvió hacia mí y me dijo en tono medio burlón, medio insolente: -¿Le parece a usted bonito, míster Copperfield, usted, que siempre ha estado orgulloso de su honor y de todo lo demás, el venir a espiarme y sobornar a mi empleado? Si hubiera sido yo, no tendría nada de extraño, porque no me tildo de caballero (aunque nunca he vagado por las calles, como usted lo hacía, según cuenta Micawber); pero siendo usted, ¿no le da vergüenza hacerlo? ¿No supone usted lo que yo puedo hacer a cambio? Hacerle perseguir por complot, etcétera, etcétera. Muy bien. Ya veremos. Y usted, caballero, no sé cómo iba usted a hacer unas preguntas a Micawber. Aquí tiene a su interlocutor. ¿Por qué no le hace usted hablar? Por lo que veo, se sabe la lección de memoria. Viendo que lo que decía no me causaba ningún efecto, ni a ninguno de nosotros, se sentó en el borde de la mesa, con las manos en los bolsillos y las piernas cruzadas, y esperó con expresión resuelta los acontecimientos. Míster Micawber, cuyo ímpetu me costó trabajo dominar, y que ya había varias veces pronunciado la primera sílaba de la palabra « bribón» , sin que yo se la dejase terminar, estalló al fin, sacó del chaleco la larga regla (probablemente destinada a servirle de arma defensiva) y del bolsillo un documento voluminoso, plegado en forma de carta. Abrió aquel paquete con expresión dramática, lo contempló con admiración, como si estuviese encantado de su talento de autor, y empezó a leer lo que sigue: «Querida miss Trotwood y señores: » -¡Válgame Dios! --exclamó mi tía en voz baja- Si se tratara de un recurso en gracia por un crimen capital gastaría toda una resma de papel en su petición. Míster Micawber, sin oírla, continuó: «Aparezco ante ustedes para denunciar al mayor sinvergüenza que ha existido -míster Micawber, sin levantar la vista de la carta, apuntó con la regla, como si fuese la cachiporra de un aparecido, a Uriah Heep-, y les pido consideraciones para mí. Víctima desde mi cuna de deficiencias pecuniarias, a las cuales me ha sido imposible responder siempre, he sido el juguete de las más tristes circunstancias. Ignominia, desesperación y locura han sido, juntas o por separado, las compañeras de mi triste vida.» La satisfacción con que míster Micawber se describía a sí mismo como una presa de aquellas viles calumnias se podrá únicamente igualar con el énfasis con que leía su carta y la clase de homenaje que le rendía con un movimiento de cabeza cuando creía llegar a una frase enérgica. « En una acumulación de ignominia, miseria, desesperación y locura, entré en esta oficina (o, como dirían nuestros vecinos los galos, en este bureau), cuya firma nominal es Wickfield y Heep; pero, en realidad, dirigida por Heep únicamente. Heep y solamente Heep es el gran resorte de esta máquina. Heep y solamente Heep es el falsificador y el chantajista.» Uriah, más azul que blanco a estas palabras, se abalanzó sobre la carta como para hacerla pedazos. Míster Micawber, por un milagro de destreza o de suerte, cogió al vuelo sus dedos con la regla y le inutilizó la mano derecha. Él se agarró el puño como si se lo hubieran roto. El golpe sonó como si hubiera caído sobre madera. -¡Que el diablo lo lleve! ---dijo Uriah retorciéndose de dolor-. ¡Ya me las pagarás! -Intente usted acercarse otra vez... infame Heep -exclamó míster Micawber-, y si su cabeza es humana, la hago astillas. ¡Acérquese! ¡Acérquese! Creo que nunca he visto cosa más ridícula (me daba perfecta cuenta aun entonces) que míster Micawber haciendo molinetes con la regla y gritando «¡acérquese!», mientras que Traddles y yo le empujábamos a un rincón, de donde trataba de salir en cuanto podía, haciendo unos esfuerzos sobrehumanos. Su enemigo, murmurando para sí, después de frotarse la mano dolorida, sacó lentamente el pañuelo y se la vendó; luego la apoyó en la otra mano y se sentó encima de la mesa, con aire taciturno y mirando al suelo. Cuando míster Micawber se apaciguó lo suficiente prosiguió la lectura de la carta: «Los honorarios, en consideración de los cuales entré al servicio de Heep -continuó, parándose siempre antes de esta palabra para proferirla con más vigor-, no habían sido fijados, aparte del jornal de veintidós chelines y seis peni ques por semana. El resto fue dejado al contingente de mis facultades profesionales o, dicho de otra manera más expresiva, a la bajeza de mi naturaleza, a los apetitos de mis de seos, a la pobreza de mi familia, y, en general, al parecido moral o, mejor dicho, inmoral entre Heep y yo. No necesito decir que pronto me fue necesario solicitar de Heep adelantos pecuniarios para ayudar a las necesidades de mistress Micawber y de nuestra desdichada y creciente familia. ¿Debo decir que esas necesidades habían sido previstas por Heep? ¿Que esos adelantos eran asegurados por letras y otros reconocimientos semejantes, dadas las instituciones legales de este país? ¿Y que de ese modo me cogió en la tela raña que había tejido para mi admisión?» La satisfacción que sentía míster Micawber por sus facultades epistolares al describir este estado de cosas desagradables parecía aligerar la tristeza y ansiedad que la realidad le causaba. Continuó leyendo: «Entonces fue cuando Heep empezó a favorecerme con las confidencias necesarias para que le ayudara en las combinaciones infernales. Entonces fue cuando empecé (para expresarme como Shakespeare) a decaer, a languidecer y desfallecer. Me utilizaba constantemente para cooperar en falsificaciones de negocios y para engañar a un individuo, al cual le designaré como míster W. Se le engañaba por todos los medios imaginables. Entre tanto, el ladrón de Heep demostraba una amistad y gratitud infinitas al engañado caballero. Esto estaba bastante mal; pero, como observa el filó sofo danés, con esa universal oportunidad que distingue el ilustre ornato de la Era de Elisabeth, « lo malo siempre queda atrás». Míster Micawber se quedó tan entusiasmado con aquella cita feliz, que, bajo pretexto de haberse perdido, se obsequió y nos obsequió con una segunda lectura del párrafo: « No es mi intención -continuó leyendo- el entrar en una lista detallada en la presente epístola (aunque ya está anotado en otro lugar) de los diferentes fraudes de menor cuantía que afectan al individuo a quien he designado con el nombre de míster W. y que he consentido tácitamente. Mi objetivo cuando dejé de discutir conmigo mismo la dolorosa alternativa en que me encontraba de aceptar o no sus honorarios, de comer o morirme, de vivir o dejar de existir, fue aprovecharme de toda oportunidad para descubrir y exponer todas las fechorías cometidas por Heep en detrimento de ese desgraciado señor. Estimulado por una silenciosa voz interior y por la no menos conmovedora voz exterior que nombraré como miss W., me metí en una labor no muy fácil de investigación clandestina, prolongada ahora, a mi entender, sobre un período pasado de doce meses.» Leyó este párrafo como si hubiera sido un acta del Parlamento, y pareció agradablemente refrescado por el sonido de sus palabras. «Mis cargos contra Heep -dijo mirando a Uriah y colo cando la regla en una posición conveniente debajo del brazo izquierdo, para caso de necesidad- son los siguientes.» Todos contuvimos la respiración, y me parece que Uriah más que los demás. « Primero ---dijo míster Micawber- : Cuando las facultades intelectuales y la memoria de míster W. se tomaron, por causas que no es necesario mencionar, débiles y confusas, Heep, con toda intención, embrolló y complicó las transacciones oficiales. Cuando míster W se encontraba incapacitado para los negocios, Heep le obligaba a que se ocupara de ellos. Consiguió la firma de míster W para documentos de gran importanc ia, haciéndole ver que no tenían ninguna. Indujo a míster W a darle poder para emplear una suma importante, ascendiendo a doce mil quinientas catorce libras, dos chelines y nueve peniques, en unos pretextados negocios a su cargo y unas deficiencias que estaban ya liquidadas. »En todo ello hizo aparecer intenciones que no habían existido nunca. Empleó el procedimiento de poner todos los actos poco honorables a cargo de míster W, y luego, con la menor delicadeza, se aprovechó de ello para torturar y obligar a míster W a cederle en todo. » -Tendrá usted que demostrar todo eso, Micawber -dijo Uriah, sacudiendo la cabeza con aire amenazador-; a todos les llegará su hora. -Míster Traddles, pregunte usted a Heep quién ha vivido en esta casa además de él -dijo míster Micawber interrumpiendo su lectura---. ¿Quiere usted? -Un tonto, y sigue viviendo todavía -dijo Uriah desdeñosamente. -Pregunte usted a Heep si por casualidad no ha tenido cierto memorándum en esta casa ---dijo Micawber-. ¿Quiere usted? Vi cómo Uriah cesó de repente de rascarse la barbilla. -O si no, pregúntele usted -dijo Micawber- si no ha quemado uno en esta casa. Si dice que sí y le pregunta usted dónde están las cenizas, diríjase usted a Wilkins Micawber, y entonces oirá algo que no le agradará mucho. El tono triunfante con que dijo míster Micawber estas palabras tuvo un efecto poderoso para alarmar a la madre, que gritó agitadamente: -¡Ury, Ury! ¡Sé humilde y trata de arreglar el asunto, hijo mío! -Madre -replicó él-, ¿quiere usted callarse? Es tá us ted asustada y no sabe lo que se dice. ¡Humilde! -repitió, mirándome con maldad-. ¡He humillado a muchos durante mucho tiempo, a pesar de «mi humildad» ! Míster Micawber, metiendo lentamente su barbilla en la corbata, continuó leyendo su composición: «Segundo: Heep, en muchas ocasiones, según me he informado, sabido y creído ...» -¡Vaya unas pruebas! -dijo Uriah tranquilizándose-. Madre, esté usted tranquila. -Ya pensaremos en encontrar dentro de muy poco algunas que valgan y que le aniquilen, caballero --contestó míster Micawber. « Segundo: Heep, en muchas ocasiones, según me he informado, sabido y creído, ha falsificado, en diversos escri tos, libros y documentos, la firma de míster W., y particularmente en una circunstancia que puedo atestiguar. Por ejemplo, del modo siguiente, a saber.» De nuevo míster Micawber saboreó este amontonamiento de palabras, cosa que generalmente le era muy peculiar. Lo he observado en el transcurso de mi vida en muchos hombres. Me parece que es una regla general. Tomando por ejemplo un asunto puramente legal, los declarantes parecen regocijarse muchísimo cuando logran reunir unas cuantas palabras rimbombantes para expresar una idea, y dicen, por ejemplo, que odian, aborrecen y abjuran, etc., etc. Los antiguos anatemas estaban basados en el mismo principio. Hablamos de la tiranía de las palabras, pero también nos gusta tiranizarlas, nos gusta tener una colección de palabras superfluas para recurrir a ellas en las grandes ocasiones; nos parece que causan efecto y que suenan bien. Así como en las grandes ocasiones somos muy meticulosos en la elección de criados, con tal de que sean suficientemente numerosos y vistosos, así, en este sentido, la justeza de las palabras es una cuestión secundaria con tal de que haya gran cantidad de ellas y de mucho efecto. Y del mismo modo que las gentes se crean disgustos por presentar un gran número de figurantes, como los esclavos, que cuando son demasiado numerosos se levantan contra sus amos, así podría citar yo una nación que se ha acarreado grandes disgustos, y que se los acarreara aun mayores, por conservar un repertorio demasiado rico en vocabulario na - cional. Míster Micawber continuó su lectura, poco menos que la miéndose los labios: « Por ejemplo, del modo siguiente, a saber: estando míster W. muy enfermo, y siendo lo más probable que su muerte trajera algunos descubrimientos propios para destruir la influencia de Heep sobre la familia W (a menos que el amor filial de su hija nos impidiera hacer una investigación en los negocios de su padre), yo, Wilkins Micawber, abajo firmante, afirmo que el susodicho Heep juzgó prudente tener un documento de míster W, en el que se establecía que las sumas antes mencionadas habían sido adelantadas por Heep a míster W para salvarle a este de la deshonra, aunque realmente la suma no fue nunca adelantada por él y había sido liquidada hacía tiempo. Este documento, firmado por míster W y atestiguado por Wilkins Micawber, era combinación de Heep. Tengo en mi poder su agenda, con algunas imitacio nes de la firma de míster W., un poco borradas por el fuego, pero todavía legibles. Y yo jamás he atestiguado ese documento. Es más, tengo el mismo documento en mi poder. » Uriah Heep, sobresaltado, sacó de su bolsillo un manojo de llaves y abrió cierto cajón; pero, cambiando repentina mente de idea, se volvió hacia nosotros, sin mirar dentro. «Y tengo el documento -leyó de nuevo míster Micawber, mirándonos como si fuera el texto de un sermón- en mi poder; es decir, lo tenía esta mañana temprano, cuando he escrito esto; pero desde entonces lo he transmitido a míster Traddles.» -Es completamente cierto -asintió Traddles. -¡Ury, Ury! - gritó la madre-. Sé humilde y arréglate con estos señores. Yo sé que mi hijo será humilde, caballeros, si le dan ustedes tiempo para que lo piense. Míster Copperfield, estoy segura de que usted sabe que ha sido siempre muy humilde. Era curioso ver cómo la madre usaba las antiguas artimañas, después de que el hijo las había abandonado como inútiles. -Madre -dijo él mordiendo con impaciencia el pañuelo en que tenía envuelta la mano- Mejor harías cogiendo un fusil y descargándolo contra mí. -Pero yo lo quiero, Uriah -exclamó mistress Heep; y no dudo de que así fuera, por muy extraño que esto pueda parecer, pues eran tal para cual-, y no puedo soportar el oírte provocar a esos señores y ponerte todavía más en peli gro. enseguida he dicho a los señores, cuando me han dicho arriba que todo se había descubierto, que yo respondía de que tú serías humilde y que cederías. ¡Oh, señores; miren cuán humilde soy y no hagan caso de él! -Pero ¡madre; ahí está Copperfield --contestó furioso, apuntándome con su flaco dedo; todo su odio lo dirigía contra mí, como si fuera yo el promotor del descubrimiento, y no le desengañé-, ahí está Copperfield, que te hubiera dado cien libras por decir menos de todo lo que estás soltando. -¡No lo puedo remediar, Ury! -gritó su madre-. No puedo verte correr un peligro así llevando la cabeza tan alta. Es mucho mejor que seas humilde, como siempre lo has sido. Uriah permaneció un momento mordiendo su pañuelo, y luego me dijo, mirándome con ceño: -¿Qué más tienen ustedes que añadir, si es que hay algo más? ¿Qué quieren ustedes de mí? Míster Micawber empezó nuevamente con su carta, contento de representar un papel de que estaba altamente satisfecho: «Tercero y último: Estoy ahora en condición de demos trar, por los libros falsos de Heep y por el memorándum auténtico de Heep, que durante muchos años Heep se ha aprovechado de las debilidades y defectos de míster W. Para llegar a sus infames propósitos. Con este fin ha sabido también aprovechar las virtudes, los sentimientos de honor y de afecto paternal del infortunado míster W Todo esto lo demostraré gracias al cuaderno quemado en parte (que al principio no entendí, cuando mistress Micawber lo descubrió accidentalmente en nuestro domicilio, en el fondo de un cofre destinado a contener las cenizas que se consumían en nuestro hogar doméstico). Durante muchos años míster W ha sido engañado y robado, de todas las maneras imaginables, por el avaro, el falso, el pérfido Heep. El fin principal de Heep, después de su pasión por el lucro, era tener un poder absoluto sobre míster y miss W.. (no diré nada acerca de sus intenciones ulteriores sobre esta). Su última acción, acaecida hace algunos meses, fue inducir a míster W a abandonar su parte de la asociación y vender el mobiliario de su casa con la condición de que recibiría de Heep, exacta y fielmente, una renta vitalicia, pagadera cada tres meses. Estos enredos empezaban con las cuentas falsas sobre el estado financiero de míster W., en un período en que se había lanzado a especulaciones aventuradas y no podía tener entremanos el dinero de que era moral y legalmente responsable; continuaban con pretendidos préstamos de dinero a interés enorme, efectuados en realidad por Heep, y seguían, por último, con una serie de trampas, siempre crecientes, hasta que míster W creyó que había quebrado su fortuna, sus es peranzas terrestres, su honor, y ya no vio más salvación posible que el monstruo en forma humana que había sabido hacerse el indispensable y le había conducido a la ruina (míster Micawbér gustaba de emplear la expresión «monstruo de figura humana», que le parecía nueva y original). Puedo probar esto y muchas otras cosas más. » Murmuré unas palabras al oído de Agnes, quien lloraba de gozo y de pena a mi lado, y hubo un movimiento entre nosotros, como si míster Micawber hubiera terminado. Dijo con un tono grave: «Perdónenme ustedes», y siguió, con una mezcla de decaimiento y de intensa alegría, la peroración de su carta: « Ya he terminado. Ahora sólo me queda demostrar palpablemente estas acusaciones y desaparecer con mi desgraciada familia de este lugar, en el cual parece que estamos de más y somos una carga para todos. Esto se hará pronto. Podemos figuramos que nuestro hijito será el primero en morirse de inanición, por ser el miembro más frágil de nuestro círculo, y que nuestros mellizos le seguirán. ¡Que así sea! En cuanto a mí, mi estancia en Canterbury ha hecho ya mucho; la prisión por deudas y la miseria harán pronto lo demás. Confío que el feliz resultado de una investigación larga y laboriosa, ejecutada entre incesantes trabajos y dolorosos temores desde el amanecer hasta el atardecer y durante las sombras de la noche, bajo la mirada vigilante de un individuo que es superfluo llamarle demonio, y las angustias que me causaba la situación de mis infortunados herederos, derramará sobre mi fúnebre hogar unas gotas de misericordia. Que me ha gan únicamente justicia y que digan de mí, como de ese eminente héroe naval, al cual no tengo la pretensión de compararme, que lo que he hecho lo he hecho a despecho de intereses egoístas y mercenarios. Por Inglaterra, por el hogar y por la Belleza. Queda suyo afectísimo, etc., Muy afectado, pero con una viva satisfacción, mister Micawber dobló su carta y se la entregó a mi tía con un saludo, como si fuera un documento que le agradase guardar. Había allí, como ya lo había notado en mi primera visita, una caja de caudales, de hierro. Tenía la have puesta. De repente, una sospecha pareció apoderarse de Uriah; echó una mirada sobre mister Micawber, se abalanzó a la caja y abrió con estrépito las puertas. Estaba vacía. -¿Dónde están los libros? -gritó con una expresión espantosa-. ¡Algún ladrón ha robado los libros! Mister Micawber se dio un golpecito con la regla. -Yo he sido. Me ha entregado la llave como de costumbre, un poco más temprano que otras veces, y la he abierto. -No esté usted inquieto -dijo Traddles-; han llegado a mi poder. Tendré cuidado de ellos bajo la autoridad que represento. -¿Es que admite usted cosas robadas? - gritó Uriah. -En estas circunstancias, sí --- contestó Traddles. Cuál sería mi asombro cuando vi a mi tía, que había estado muy tranquila y atenta, dar un salto hacia Uriah Heep y agarrarle del cuello con las dos manos. -¿Sabe usted lo que necesito? -dijo mi tía. -Una camisa de fuerza -dijo él. -No; mi fortuna -contestó mi tía-. Agnes, querida mía, mientras he creído que era tu padre el que la había perdido, no he dicho ni una sílaba (ni al mismo Trot) de que la había depositado aquí. Pero ahora que sé que es este individuo el responsable, quiero que me la devuelvan. ¡Trot, ven y quítasela! No sé si mi tía creía en aquel momento que su fortuna estaba en la corbata de Uriah Heep; pero lo parecía, por el modo como le empujaba. Me apresuré a ponerme entre ellos y a asegurarle que tendríamos cuidado de que devolviera todo lo que había adquirido indebidamente. Esto y unos momentos de reflexión la apaciguaron; pero no estaba nada desconcertada por lo que acababa de hacer (no podría decir otro tanto de su gorro) y volvió a sentarse tranquilamente. Durante los últimos minutos, mistress Heep había estado vociferando a su hijo que se humillara, y fue arrastrándose sobre las rodillas hacia cada uno de nosotros, haciéndonos las promesas más extravagantes. Su hijo la sentó en la silla, permaneciendo de pie a su lado con aire descontento, sosteniéndole el brazo con su mano, pero sin brutalidad, y me dijo, con una mirada feroz: -¿Qué quiere usted que se haga? -Ya le diré yo lo que hay que hacer -dijo Traddles. -¿Es que no tiene lengua Copperfield? -murmuró Uriah-. Haría cualquier cosa por usted si pudiera usted decirme sin mentir que se la habían cortado. -Mister Uriah va a humillarse -exclamó su madre-. ¡No hagan ustedes caso de lo que diga, buenos señores! -Lo que hay que hacer es esto -dijo Traddles-: Primero me va usted a devolver aquí mismo el acta por la cual mister Wickfield le abandonaba sus bienes. -¿Y si no la tuviere? - interrumpió él. -La tiene usted -dijo Traddles-; así que no tenemos que hacer esa suposición. No puedo dejar de decir que esta era la primera ocasión en la cual hice verdadera justicia al entendimiento claro y al sentido común práctico y paciente de mi condiscípulo. -Así, pues --dijo Traddles-, tiene usted que prepararse a devolver por fuerza todo lo que su rapacidad ha acaparado, hasta el último céntimo. Todos los libros y papeles de la sociedad quedarán en nuestro poder; todos los libros y todos sus documentos; todas las cuentas y recibos de ambas clases; en una palabra, todo lo que hay aquí. -¿De verdad? No estoy dispuesto a ello -dijo Uriah-. Me hace falta tiempo para pensarlo. -Sí ---dijo Traddles-; pero entre tanto, y hasta que todo se arregle a nuestro gusto, tenemos que apoderarnos de todas estas cosas, y le rogamos (o si es necesario le obligamos) a quedarse en su cuarto, sin comunicarse con nadie. -No lo haré --dijo Uriah con un juramento. -La cárcel de Maidstone es un sitio más seguro de arresto --observó Traddles-, y aunque la ley tardará más en arreglar las cosas y no las arreglará tan completamente como usted puede hacerlo, no hay duda que ha de castigarle a usted. ¡Querido: esto lo sabe usted tan bien como yo! Copperfield, ¿quiere usted ir a Guildhall y traer dos guardias? Aquí mistress Heep estalló otra vez, y llorando y arrastrándose de rodillas se dirigió a Agnes para rogarle que la ayudara, diciendo que su hijo era muy humilde, y que todo era verdad, y que si no hacía lo que nosotros queríamos lo haría ella, y otras muchas cosas por el estilo. Estaba casi frenética de miedo por su querido hijo. En cuanto a él, al preguntarse lo que hubiese podido hacer si hubiera sido más valiente, sería lo mismo que preguntarse qué podría hacer un perro con la audacia de un tigre. Era un cobarde de pies a cabeza, y en este momento, más que en ningún otro de su vida miserable, mostraba su baja naturaleza por su desesperación y su aspecto sombrío. -Espere -me gruñó, y se secó con su mano sudorosa---. Madre, cállate; dales ese papel; ve y tráelo. -¿Quiere usted hacer el favor de ayudarla, míster Dick? --dijo Traddles. Orgulloso de esta misión, cuya importancia comprendía, míster Dick la acompañó como un perro acompaña al rebaño. Pero mistress Heep le dio algún quehacer, pues no solamente volvió con el papel, sino también con la caja que lo contenía y donde encontramos una libreta y algunos otros papeles que utilizamos más tarde. -Bien -dijo Traddles cuando lo hubo traído- Ahora, míster Heep, puede usted retirarse a pensar; pero haciendo el favor de observar detenidamente que le declaro, en nombre de todos los presentes, que no hay nada más que una sola cosa que hacer: esto es, lo que he explicado anteriormente, y hay que ejecutarlo sin dilación. Uriah, sin levantar los ojos del suelo, atravesó bruscamente el cuarto, con su mano puesta en la barbilla; y parándose en la puerta, dijo: -Copperfield, siempre le he odiado. Ha sido usted siempre un hombre de suerte; siempre ha estado usted contra mí. -Como ya le dije en otra ocasión --contesté yo-, usted ha sido el que ha estado en contra de todo el mundo, por su astucia y su codicia. En lo sucesivo, piense que no ha habido todavía en el mundo codicia y astucia que no se extralimitasen, aun en contra de sus propios intereses. Esto es tan cierto como la muerte. -O quizá tan cierto como lo que nos enseñaban en el colegio (en el mismo colegio donde he aprendido a ser tan humilde). De nueve a once nos decían que el trabajo era una lata; de once a una, que era una bendición, un encanto, una dignidad, y qué sé yo cuántas cosas más, ¿eh? -dijo con una mirada de desprecio- Predica usted cosas tan consecuentes como ellos lo hacían. La humildad vale más que todo eso; es un sistema excelente. Me parece que sin ella no hubiese arrollado tan fácilmente a mi señor socio. ¡Y tú, Micawber, animal, ya me las pagarás! Míster Micawber le miró con desprecio olímpico hasta que abandonó el cuarto; luego se volvió hacia mí y me propuso darme el gusto de presenciar cómo se volvía a establecer la confianza entre mistress Micawber y él. Después de lo cual invitó al resto de la compañía a que contemplaran un espectáculo tan conmovedor. -El velo que largo tiempo nos había separado a mistress Micawber y a mí ha caído al fin --dijo míster Micawber-. Mis hijos y el autor de sus días pueden una vez más ponerse en contacto, en los mismos términos de antes. Como todos le estábamos muy agradecidos y todos deseábamos demostrárselo, tanto como nos lo podía permitir la precipitación y desorden de nuestro espíritu, todos hubiésemos aceptado su ofrecimiento si Agnes no hubiera tenido que volver al lado de su padre, al cual no le habían hecho entrever más que una pequeña esperanza. Hacía falta, además, que alguno se ocupara de hacer guardia a Uriah. Traddles se quedó con esa misión, en la cual lo relevaría míster Dick, y míster Dick, mi tía y yo acompañamos a míster Micawber. Al separarme precipitadamente de mi querida Agnes, a la cual debía tanto, y pensando en los peligros de que la habíamos salvado quizá aquella mañana, a pesar de su resolución, me sentía lleno de agradecimiento hacia las desventuras de mi juventud, que me habían hecho conocer a míster Micawber. Su casa no estaba lejos, y como la puerta de la sala daba a la calle, entró con su precipitación acostumbrada y enseguida nos encontramos todos en el seno de la familia. Míster Micawber, exclamando: «¡Emma, vida mía!» , se precipitó en los brazos de mistress Micawber. Mistress Micawber lanzó un grito y estrechó a su marido contra su corazón. Miss Micawber, que estaba acunando al inocente extraño, del cual me hablaba mistress Micawber en su última carta, estaba visiblemente emocionada. El pequeñito saltó de alegría. Los mellizos manifestaron su júbilo por varias demostraciones inconvenientes a inocentes. Míster Micawber, cuyo humor parecía agriado por decepciones prematuras, y cuya cara era algo adusta, cediendo a sus mejores sentimientos, lloriqueó. -Emma -dijo míster Micawber-, la nube que cubría mi alma se ha desvanecido; la confianza mutua que existía entre nosotros vuelve otra vez para no interrumpirse jamás. Ahora, ¡bienvenida seas, miseria! --exclamó míster Micawber derramando lágrimas-. ¡Bienvenidos seáis, pobreza, hambre, harapos, tempestad y mendicidad! ¡La confianza recíproca nos sostendrá hasta el fin! Hablando de esta manera, míster Micawber hizo sentar a su mujer y abrazó a toda la familia, continuando con entusiasmo la bienvenida a una serie de calamidades que no me parecían muy deseables, y despué s los invitó a todos a cantar en coro por las calles de Canterbury, ya que no les que daba otro recurso para vivir. Pero habiéndose desmayado mistress Micawber por la fuerza de las emociones, lo primero que había que hacer antes de completar el coro era volverla en sí. De esto se encargaron mi tía y míster Micawber. Después le presentaron a mi tía, y mistress Micawber me reconoció. -Dispénseme usted, mi querido Copperfield -dijo la pobre señora dándome la mano-; pero no estoy fuerte, y el ver desaparecer de pronto todas las incomprensiones entre míster Micawber y yo ha sido una emoción demasiado fuerte. -¿Es esta toda la familia, señora? -dijo mi tía. -No tengo más por ahora -contestó mistress Micawber. -¡Dios mío! No quería decir eso --dijo mi tía-. Quería decir si todos estos chicos eran de usted. -Señora, todos estos son míos, es la cuenta exacta. -Y este joven -dijo mi tía con aire pensativo-, ¿qué hace? -Cuando vine aquí era mi esperanza -dijo míster Micawber- hacerle entrar a Wilkins en la Iglesia o, para expresar mi idea con más exactitud, en el coro. Pero no había plaza vacante de tenor en este venerable edificio, que es la gloria de esta ciudad, y... en una palabra, se ha acostumbrado a cantar en cafés y lugares públicos, en vez de ejercitarse en los edificios sagrados. -Pero es con buena intención -dijo tiernamente mistress Micawber. -Estoy segura, amor mío --contestó míster Micawber-, que lo hace con la mejor intención del mundo; pero hasta ahora no ves demasiado para qué le ha servido. El aspecto negativo le volvió a míster Micawber, y preguntó, un poco enfadado, qué querían que hiciese. Si creían que podía improvisarse un carpintero, o un herrero, sin aprendizaje. Eso era lo mismo que pedirle que volara sin ser pájaro. Si querían que abriera una botica en la calle de al lado, o si querían que se presentara en la Audiencia y que se proclamase él mismo abogado. ¿O querían que cantase en la ópera y obtuviera éxito a fuerza de violencia? ¿Qué querían que hiciera, si no le habían enseñado nada? Mi tía reflexionó un momento, y dijo luego: -Míster Micawber, me sorprende que no haya usted pensado nunca en emigrar. -Señora -contestó míster Micawber-, ha sido el sueño dorado de mi juventud y la aspiración feliz de mi edad madura. (Estoy plenamente conve ncido de que jamás había pensado semejante cosa.) -¡Ay! -dijo mi tía, lanzándome una mirada-, ¡qué cosa más buena sería para ustedes y su familia, míster y mistress Micawber, que emigraran ahora! -Sí; pero... ¿y el capital, señora? -exclamó míster Micawber tétricamente. -Esta es la principal, y puedo decir la única, dificultad, mi querido míster Copperfield -asintió su mujer. -¿Capital? -exclamó mi tía-. ¡Pero nos están haciendo y nos han hecho ya un gran servicio, y puedo decir que seguramente saldrían todavía muchas cosas de este fuego! ¿Qué mejor cosa podríamos hacer por ustedes que procurarles el capital para ese objetivo?... -No lo recibiría como donativo --dijo míster Micawber con fuego y animación-; pero si pudieran adelantarme una suma suficiente, al cinco por ciento de interés anual, bajo mi responsabilidad personal, podría reembolsarlo poco a poco; por ejemplo, en una fecha de doce, dieciocho o veinticuatro meses, para darme tiempo. -¿Si se pudiera? Sí que se puede, y se hará -dijo mi tía---, si a ustedes les conviene. Piénsenlo bien ahora los dos. David tiene amigos que marcharán dentro de poco a Australia. Si ustedes se deciden a irse, ¿por qué no aprovechar el mismo barco? Podían ayudarse mutuamente. Piénsenlo bien, míster y mistress Micawber; piénsenlo con tiempo. -Una sola pregunta quisiera hacer, mi querida señora -dijo mistress Micawber-: ¿Es sano el clima? -Es el mejor clima del mundo --contestó mi tía. -Muy bien -dijo mistress Micawber-. Entonces mi pregunta es la siguiente: ¿Son las circunstancias de ese país tales que un hombre como míster Micawber pudiera elevarse en la escala social? No quiero decir que por ahora aspire a ser gobernador o algo por el estilo; pero ¿encontraría él un campo de acción amplio para el desenvolvimiento de sus facultades? -¡En ningún sitio lo encontraría más amplio! -dijo mi tía-; para un hombre que sabe comportarse y es trabajador. -«Para un hombre que sabe comportarse y es trabajador» -repitió lentamente mistress Micawber-. Muy bien. Es evidente que Australia es la esfera de acción adecuada a míster Micawber. -Estoy convencido, mi querida señora --dijo míster Micawber-, que es, en las circunstancias actuales, el único país propio para mí y para mi familia, y que algo extraordinario nos está reservado en esa costa desconocida. No hay distancia, relativamente; y aunque conviene pensar en su proposición, le aseguro que es sólo cuestión de forma. No olvidaré nunca cómo en un momento se transformó en un hombre temerario, ardiente y lleno de locas esperanzas; y cómo al instante mistress Micawber empezó a hablar de las costumbres del canguro. Jamás pensaré en era cane de Canterbury, en día de feria, sin recordar el aire resuelto con que andaba a nuestro lado, adoptando ya los modales bruscos y despreocupados de un colono de aquellas tierras y mirando a las reses que pastaban como si ya fuera un labrador aus traliano. CAPÍTULO XIII OTRA MIRADA RETROSPECTIVA Aún me detendré otra vez a mirarte, ¡oh, mi «mujer-niña»! Veo delante de mí, entre el tropel de gentes que se agitan en mi memoria, una figura tranquila y quieta que me dice, con su amor inocente y con su infantil belleza: «Detente a pensar en mí; vuélvete a mirar al "Capullito" que va a marchitarse». Me vuelvo, y todo lo demás se bona y desaparece. Estoy otra vez con Dora, en nuestra casa. No sé cuánto tiempo lleva enferma. Me he acostumbrado de tal modo a compadecerla, que no puedo calcular el tiempo. No es que hayan pasado muchos mews ni muchas semanas; pero para mí ha sido una época muy triste y muy larga. Ya no me dicen: «Espera todavía unos cuantos días más». He empezado a temer que puede no llegar a brillar el día en que vuelva a ver a mi mujercita corriendo al sol, con su viejo amigo Jip. Se ha vuelto muy viejo de repente el pobre Jip. Puede que la eche de menos; tenía algo de su ama, que le animaba, rejuveneciéndole; ya no ve apenas, y se arrastra débilmente. A mi tía le entristece que no le gruña ya cuando se acerca a la cama de Dora, donde él está tumbado; ahora se acerca, y suavemente le lame las manor. Dora, acostada, nor sonríe con su encantadora carita, y no deja escapar ni una palabra de queja ni de desagrado. Dice que somos muy buenos con ella; que su querido niño y enfermero se agota por mimarla; que lo sabe muy bien; que mi tía no duerme, y que, sin embargo, siempre está dispuesta, activa y servicial. Algunas veces sus dos tías vienen a verla, y entonces charlamos del día de nuestra body y de todo aquel tiempo feliz. ¡Qué extraño reposo en mi existencia de entonces, tanto interior como exteriorme nte, mientras estoy sentado en la habitación, ordenada y tranquila, con los ojos azules de mi «mujer- niña» vueltos hacia mí, y sus deditos jugando alrededor de mi mano! Muchas y muchas horas he pasado así; pero de todo aquel tiempo hay tres episodios que todavía tengo presenter en la imaginación. Es por la mañana, y Dora, a quien las manor de mi tía acaban de arreglar, me enseña cómo sus preciosos cabellos se rizan todavía sobre la almohada, y lo largos y brillantes que son, y cómo le gusta tenerlos flojos en su redecilla. --No es que esté orgullosa de ellos ahora, burlón -me dice al verme sonreír-, sino que me acuerdo de que a ti te parecían preciosos, y cuando empecé a pensar en ti me miraba al espejo y me figuraba que te gustaría mucho que te diera un rizo. ¡Oh cuántas tonterías hiciste, Doady, cuando te lo di! -Fue el día que estabas pintando las flores que te había dado yo, Dora, y cuando te dije todo lo enamorado que estaba. -¡Ah! Pero yo no guise decírtelo entonces, Doady. ¡Cómo llore, creyendo que de veras me querías! Cuando pueda correr como antes, Doady, iremos a ver los sitios donde hacíamos una pareja tan tonta, ¿verdad? Y pasearemos por los paseos viejos. Y no nor olvidaremos del pobre papá. -Sí; pasaremos unos días muy felices. Pero date pr isa para ponerte buena, querida. -Sí; muy pronto me curaré, ¿lo sabes? Estoy ya mucho mejor. Es por la tarde; estoy sentado en la misma silla, junto a la misma cama, con la misma carita vuelta hacia mí. Hemos estado callados, y una sonrisa vaga por sus lab ios. Ya he dejado de subir y bajar de un piso a otro mi ligera carga. Está acostada arriba todo el día. -¡Doady! -¡Dora querida! -¿Te parecerá muy disparatado que después de haberme contado hace tan poco que mister Wickfield no está bueno, quiera yo que venga Agnes? Porque, si supieras, ¡tengo tantas, tantas, ganas de verla! -Le escribiré, querida mía. -¿De verdad? -enseguida. -¡Qué bueno eres, Doady; abrázame! No es un capricho. No es un deseo tonto. Es que necesito verla. -Estoy seguro de ello, y con só lo decírselo vendrá seguramente. -¿Estás muy solo ahora cuando bajas al despacho? -murmura Dora, echándome los brazos al cuello. -¿Cómo podría ser de otro modo, cariño mío, cuando veo tu silla vacía? -¡Mi silla vacía! -dice, estrechándose contra mí todavía más-. ¿De verdad me echas de menos, Doady? -repite, mirándome y sonriéndome con alegría, ¡A mí, a una personita tonta y estúpida! -¿Quién hay en el mundo a quien pudiera echar de menos como a ti? -¡Oh, Doady! ¡Estoy tan contenta y tan... tan triste! -dice, abrazándome más fuerte y envolviéndome con sus dos brazos. Se ríe, llora, se tranquiliza y por fin se pone del todo contenta. -Del todo -dice-; sólo que tienes que mandarle mi cariño a Agnes y decirle que quiero verla; y que ya no desearé nada más. -Excepto curarte, Dora. -¡Ah Doady! Algunas veces pienso (ya sabes que siempre he sido una cosa tan tonta) que eso no sucederá jamás. -¡No digas eso, Dora! ¡No lo pienses, querida mía! -Si puedo, no lo pensaré, Doady. Pero soy muy feliz, a pesar de que mi querido Doady está tan solo frente a la silla vacía de su «mujer- niña». Es de noche y sigo con ella; Agnes ha llegado, y ha estado con nosotros toda la mañana y la tarde. Ella, mi tía y yo hemos estado con Dora desde por la mañana. No hemos charlado mucho; pero Dora ha estado muy contenta y alegre. Ahora estamos solos. Sé que mi mujercita-niña me abandonará muy pronto. Me lo han dicho; no me han contado nada nuevo; lo sabía; pero estoy muy lejos de haber convencido a mi corazón de esta triste verdad. No lo puedo dominar. Me he escondido hoy varias veces para llorar a solas. Me he acordado del que lloraba antes de la separación entre la vida y la muerte. He pensado en toda esta historia de compasión y de gracia. He intentado resignarme y consolarme; pero lo que no puedo creer es que el fin tiene que llegar pronto. Tengo su mano en la mía; tengo su corazón en el mío; veo su cariño hacia mí, vivo, con toda su fuerza. No puedo borrar una débil, pálida, desvanecida esperanza de que viva. -Voy a hablarte, Doady. Te voy a decir una cosa que estaba pensando decirte desde hace mucho tiempo. No te importa, ¿verdad? - me dice con mirada cariñosa. -¿Importarme, querida mía? -Porque yo no sé lo que puedes pensar o lo que habrás pensado algunas veces. Quizá hayas pensado muchas veces lo mismo. Doady querido, temo haber sido demasiado chiquilla. Apoyo mi cabeza junto a la suya, en su almohada. Ella me mira dentro de los ojos y me habla muy suavemente. Poco a poco, mientras sigue hablando, me voy dando cuenta, con el corazón dolorido, de que habla en pasado. -Temo, querido, haber sido demasiado chiquilla; no quiero decir sólo por los años, sino en experiencia, ideas, en todo. Era una criaturita tan tonta, que quizá habría sido mejor que sólo nos hubiéramos querido como niño y niña que se quieren y se olvidan. He empezado a pensar que no era digna de ser una mujer casada. Intenté aguantar mis lágrimas para contestarle. -¡Oh Dora querida mía! ¡Tan digna como yo de ser marido! -No sé -dice, sacudiendo sus tirabuzones como antiguamente-. Puede ser. Pero si yo hubiera sido mejor, puede que lo hubiese hecho serio a ti también. Además, tú eres muy inteligente, y yo nunca lo he sido. -Hemos sido muy felices, mi dulce Dora. -He sido muy feliz; pero cuando hubieran pasado unos años, mi pobre Doady se hubiese aburrido de su «mujer-niña». Cada vez habría sido ella menos su compañera, y él se hubiese dado más cuenta de lo que faltaba en su hogar. Ella no habría adelantado nada. Es mejor que sea lo que es. -¡Oh Dora querida, querida Dora; no me hables así! ¡Cada palabra tuya me parece un reproche! -No, ni una sílaba -me contesta besándome-. ¡Oh, querido mío!, nunca los has merecido, y te quiero demasiado para dirigirte una sola palabra de reproche, de veras. Era el único mérito que tenía, excepto el ser bonita, o que tú me creyeras bonita. ¿Estás muy solo abajo, Doady? -¡Mucho, mucho! -No llores. ¿Está mi silla allí? -En su sitio de siempre. -¡Oh cómo llora mi pobre Doady! ¡Huch! ¡Huch! Ahora prométeme una cosa. Quiero hablar con Agnes. Cuando bajes, díselo y mándamela; y mientras le hablo no dejes entrar a nadie, ni tan siquiera a la tía; quiero hablar con Agnes a solas. Le prometo que enseguida subirá Agnes; pero no puedo dejarla, de pena que tengo. -He dicho que es mejor que sea lo que ha de ser -murmura mientras me estrecha en sus brazos- ¡Oh Doady!, des~ pués de unos años no hubieses podido creer más que ahora a tu pobre «mujer-niña», y después de unos años te habría impacientado tanto y desilusionado tanto, que no hubieses podido quererla ni la mitad. Sé que era demasiado chiquilla y tonta. ¡Es mejor que sea lo que ha de ser! Agnes está abajo cuando entro en la sala y le doy el recado. Desaparece, dejándome solo con Jip. Su caseta está junto al fuego, y él está tumbado dentro, en su cama de franela, intentando dormir. La luna, brillante, está muy clara y muy alta. Mientras miro la noche, mis lágrimas corren y mi indisciplinado corazón sufre. Estoy junto al fuego, pensando con remordimiento en todos los secretos sentimientos que he alimentado desde mi boda. Pienso en todas las cosas pequeñas que ha habido entre Dora y yo, y veo que tienen razón los que dicen que las cosas pequeñas hacen la suma de la vida. Para siempre, levantándose del mar de mis recuerdos, está la imagen de mi querida niña como la conocí al principio, agraciada por mi amor joven y por el suyo y rica de todos los encantos que llenaban aquel amor. « ¿Habría sido mejor que nos hubiéramos querido como un niño y una niña que se quieren y se olvidan?» ¡Corazón indisciplinado, contesta! No sé cómo pasa el tiempo, hasta que me hace volver a la realidad el viejo compañero de mi «mujercita-niña». Está muy intranquilo, se arrastra fuera de su caseta, me mira y va hacia la puerta, y llora para que le deje subir. -No, Jip. ¡Esta noche no! Vuelve hacia mí muy despacito, me lame las manos, levanta sus húmedos ojos hacia mi cara. -¡Oh Jip; puede que ya nunca más! Se echa a mis pies, se estira como para dormirse y con un gemido se queda muerto. -¡Oh Agnes! ¡Mira! ¡Mira! ¡Ven! ¡Pero esa cara tan llena de compasión, de dolor; esa lluvia de lágrimas, ese horrible llamamiento, esa mano solemnemente levantada hacia el cielo! -¿Agnes? Se acabó. La oscuridad llega a mis ojos, y durante algún tiempo todo se borra de mi memoria. CAPÍTULO XIV LAS OPERACIONES DE MÍSTER MICAWBER No voy ahora a describir mi estado de ánimo bajo el peso de aquella desgracia. Pensaba que el porvenir no existía para mí; que la energía y la acción se me habían terminado, y que no podría encontrar mejor refugio que la tumba. Digo que llegué a pensar en todo esto; pero no fue en el primer mo mento de mi pena. Aquellas ideas fueron germinando poco a poco en mí. Si los acontecimientos que voy a narrar ahora no me hubieran envuelto desde el primer instante, distrayendo mi aflicción, y más tarde aumentándola, es posible (aunque no lo creo probable) que hubiese caído enseguida en aquel estado. Pero hubo un intervalo antes de que me diera cuenta bien de toda mi desgracia; un intervalo durante el cual hasta supuse que sus más agudos sufrimientos habían pasado ya y en el que pude consolar mi memoria, descansándola en todo lo más hermoso a inocente de la tiema his toria que se me había cerrado para siempre. Todavía hoy no sé cuándo se habló por primera vez de que yo debía ir al continente, ni cómo llegamos a estar todos de acuerdo en que debía buscar el restablecimiento de mi calma en el cambio y los viajes. El espíritu de Agnes dominaba de tal modo todo lo que pensamos, dijimos a hicimos en aquella época de tristeza, que puedo achacar el proyecto a su influencia. Pero aquella influencia era tan serena, que Ya no sé más. Y ahora pienso que mi modo de asociarla en la infancia con la vidriera de la iglesia era como una visión profética de lo que iba a ser para mí en la desgracia que debía ago biarme un día. En efecto; desde el momento inolvidable en que se presentó ante mí, con la mano levantada, su presencia fue como la de una santa en mi solitaria morada: y cuando el ángel de la muerte entró en ella, mi «mujer- niña» se durmió con una sonrisa sobre su pecho. Me lo contaron cuando ya pude soportar el oírlo. De mi inconsciencia desperté para ver sus lágrimas de compasión, para oír sus palabras de esperanza y de paz, para ver su dulce rostro inclinado, como desde una región más pura y más cercana al cielo, sobre mi indisciplinado corazón, dulcificando sus dolores. Pero voy a proseguir mi relato. Iba a marcharme para el continente. Esto parecía cosa decidida desde el primer momento. La tierra cubría ya los restos mortales de mi mujercita, y sólo esperaba por lo que míster Micawber llamaba la «pulverización final de Heep» y «la marcha de los emigrantes». Volvimos a Canterbury, llamados por Traddles (el más cariñoso y mejor de los amigos en mi desgracia), mi tía, Agnes y yo, y nos citamos todos en casa de míster Micawber; allí y en casa de míster Wickfield había estado trabajando sin cesar mi amigo desde nuestra reunión « explosiva» . Cuando la pobre mistress Micawber me vio entrar de luto, lo sintió muy sinceramente. Había mucha bondad en el corazón de mistress Micawber que no le había sido arrancada en el trans curso de los años. -Muy bien, míster y mistress Micawber -saludó mi tía en cuanto nos sentamos-. ¿Hacen ustedes el favor de decirme si han pensado bien en mi proposición de emigrar'? -Querida señora -contestó míster Micawber-, quizá no pueda expresar mejor la conclusión a la que mistress Micawber, su humilde servidora, y puedo añadir nuestros hijos, hemos junta y separadamente llegado, sino, adoptando el lenguaje de un ilustre poeta, contestando que nuestro bote está en la playa y nuestra barca está en el mar. -Eso está muy bien -dijo mi tía-. Auguro toda clase de cosas buenas por esta decisión tan sensata. -Señora, nos honra usted mucho -afirmó. Y enseguida, consultando el memorándum, dijo: -Respecto a la ayuda pecuniaria que nos permita lanzar nuestra frágil canoa sobre el océano de las empresas, he vuelto a considerar detenidamente este punto importante del negocio, y me atrevo a proponer mis notas de mano, hechas (no necesito decirlo) en papel timbrado, como lo requieren varios actos del Parlamento relativos a estas garantías. Ofrezco el reembolso a dieciocho, veinticuatro y treinta meses. La proposición que primeramente expuse era doce, dieciocho y veinticuatro meses; pero temí no tener tiempo suficiente para reunir la cantidad necesaria. Podría suceder -dijo míster Micawber, mirando alrededor de la habitación, como si representara varios cientos de áreas de tierra cultivada- que al primer vencimiento no hubiéramos tenido éxito en nuestra cosecha, o no la hubiéramos recogido aún. Creo que la labor es difícil en esa parte de nuestras posesiones coloniales, donde nos será forzoso luchar contra la tierra inculta. -Arréglelo usted como quiera -dijo mi tía. -Señora -contestó él-, mistress Micawber y yo estamos profundamente agradecidos por la consideración y bondad de nuestros amigos y patronos. Lo que deseo es poder ser exactamente puntual y un perfecto negociante. Volviendo, como estamos a punto de volver, una hoja completamente nueva, y retrocediendo, como estamos ahora en el acto de retroceder, hacia una primavera de tranquilidad no común, es importante para mi sentido de la dignidad, además de ser un ejemplo para mi hijo, que estos arreglos se hagan entre nosotros como de hombre a hombre. No sé qué sentido prestaría míster Micawber a esta última frase; no creo que ninguno de los que la emplearon se lo haya dado nunca; pero a él le gustó mucho y la repitió, con una tos expresiva: «como de hombre a hombre» . -Propongo -continuó míster Micawber- pagarés; están muy en uso en el mundo comercial, y creo que debemos su origen a los judíos, que me parece han tenido mucho que ver con ello desde entonces, y los propongo porque son ne gociables. Pero si una letra o cualquier otra garantía es preferida, me sentiré dichoso conformándome a lo que ustedes decidan sobre ello, « como de hombre a hombre». Mi tía observó que en el caso en que estaban las dos partes, de convenir en cualquiera cosa que fuera, estaba segura de que no habría dificultades para resolver aquel punto. Míster Micawber fue de su misma opinión. -En cuanto a nuestras preparaciones domésticas, señora -dijo míster Micawber con alguna vanidad-, para hacer frente al destino a que debemos consagramos, pido permiso para referirlas. Mi hija mayor va todas las mañanas, a las cinco, a un establecimiento cercano para adquirir el talento (si se puede llamar así) de ordeñar vacas. Mis hijos más pequeños tienen instrucciones para que observen, tan de cerca como la s circunstancias se lo permitan, las costumbres de los cerdos y aves de corral que hay en los barrios más pobres de esta ciudad; persiguiendo este objetivo, los han traído a casa en dos ocasiones a punto de ser atropellados. Yo mismo he prestado alguna atención, durante la semana pasada, al arte de fabricar pan; y mi hijo Wilkins se ha dedicado a conducir, con un cayado, el ganado, cuando se lo permiten los zafios que lo cuidan. Los ayudaba voluntariamente; pero siento decir que no era muy a menudo, porque generalmente le insultaban con palabrotas, para que desistiera. -Muy bien, muy bien -dijo mi tía para animar-. No dudo que mistress Micawber también habrá tenido algo que hacer... -Querida señora -contestó mistress Micawber con su expresión atareada-, le confieso que no me he dedicado activamente a nada que se relacione directamente con el cultivo y el almacenaje, a pesar de estar enterada de que ello ha de reclamar mi atención en playas extrañas. Todas las oportunidades que he podido restar a mis quehaceres domésticos las he consagrado a una correspondencia algo extensa con mi familia; porque me parece a mí, mi querido míster Copperfield -dijo mistress Micawber, que siempre se volvía hacia mí (supongo que por su antigua costumbre de pronunciar mi nombre al empezar sus discursos)-, que ha llegado el momento de enterrar el pasado en el olvido, y que mi familia debe dar a míster Micawber la mano, y míster Micawber dársela a mi familia. Ya es hora de que el león se acueste con el cordero y de que mi familia se reconcilie con míster Micawber. Dije que pensaba lo mismo. -Ese es, por lo menos, el modo como yo considero el asunto. Mi querido míster Copperfield -continuo mistress Micawber-, cuando vivía en mi casa con mi papá y mi mamá, mi papá tenía la costumbre de consultarme cuando se discutía cualquier punto en nuestro estrecho círculo: «¿Desde qué aspecto ves tú el asunto, Emma mía?». Ya sé que papá era demasiado parcial-, sin embargo, respecto a la frialdad que ha existido siempre entre míster Micawber y mi familia, me he formado necesariamente una opinion, por falsa que sea. -Sin duda. Claro que la tiene usted que habérsela formado, señora -dijo mi tía. -Precisamente -asintió mistress Micawber-. Sin embargo, puedo estar equivocada en mis conclusiones; es muy probable que lo esté; pero mi impresión individual es que el abismo que hay entre mi familia y míster Micawber puede haberse abierto por el temor, por parte de mi familia, de que míster Micawber necesitara algún auxilio pecuniario. No puedo por menos de pensar -dijo mistress Micawber con expresión de profunda sagacidad- que hay miembros de mi familia que han temido que míster Micawber les pidiera el nombre para algo. Y no me refiero para el caso de bautizar a nuestros hijos, sino para inscribirlo en letras de cambio y ne gociarlo en la Banca. La mirada penetrante con que mistress Micawber enunció aquel descubrimiento, como si nadie hubiera pensado en ello, pareció extrañar mucho a mi tía, quien contestó de repente: -Bien, señora; en el fondo, no me chocaría que tuviera usted razón. -Como míster Micawber está en vísperas de soltar las cadenas que le han atado durante tanto tiempo -continuo mistress Micawber- y de empezar una nueva carrera, en una tierra donde hay campo abierto para sus habilidades (lo que, en mi opinion, es muy importante, porque las habilidades de míster Micawber requieren mucho espacio), me parece a mí que mi familia debía señalar esta ocasión adelantándose la primera. Lo que yo desearía es ver reunidos a míster Micawber y a mi familia en una fiesta dada y costeada por mi familia; donde, al proponer algún miembro importante de mi familia un brindis a la salud de míster Micawber, míster Micawber pudiera tener ocasión de desarrollar sus puntos de vista. -Querida mía -dijo míster Micawber con cierta pasión-, quizá sea mejor que yo declare ahorra mismo aquí que si desarrollara mis puntos de vista ante esta reunion, probablemente los encontrarían ofensivos, porque mi impresión es que todos los miembros de tu familia son, en general, unos impertinentes snobs, y en detalle, unos bribones sin paliativo. -Micawber -dijo mistress Micawber, sacudiendo la cabeza-, nunca les has comprendido, y ellos nunca lo han comprendido a ti. Míster Micawber tosió. -Nunca lo han comprendido -dijo su mujer-. Puede que sean incapaces de ello. Si es así, esa es su desgracia, y soy muy dueña de compadecerlos. -Siento mucho, mi querida Emma -dijo, con mayor lentitud míster Micawber-, el haberme traicionado en expresiones que puedan, aunque sea remotamente, tener la apariencia de ofensivas. Todo lo que digo es que puedo irme al continente sin que tu familia se adelante a favorecerme; en resumen, con una última sacudida de sus hombros; y que prefiero dejar Inglaterra con el ímpetu que poseo, que deberles la menor ayuda. Eso no quita, querida mía, que si llega ran a contestar a tus comunicaciones (lo que nuestra experiencia hace muy improbable), lejos de mí está el ser una barrera para tus deseos. Habiendo arreglado este asunto amigablemente, míster Micawber dio su brazo a mistress Micawber, y mirando al montón de libros y papeles que había encima de la mesa, ante Traddles, dijo que nos dejaban solos, lo que ceremoniosamente llevaron a cabo. -Mi querido Copperfield --dijo Traddles, apoyándose en su silla, cuando se fueron, y mirándome con tanto carmo que se le enrojecieron los ojos y el pelo se le puso de mil formas raras-, no me disculpo por molestarte con negocios, porque sé que lo interesan profundamente y que hasta podrán distraerte. Y espero, amigo mío, que no estés cansado. -Estoy completamente repuesto - le dije después de una pausa-. Tenemos que pensar en mi tía antes que en nadie. ¡Ya sabes todo lo que ha hecho! -¡Claro, claro! -contestó Traddles-. ¿Quién puede olvidarlo? -Pero no es eso todo -dije-. Durante estos últimos días le atormentaban preocupaciones nuevas, y ha ido y vuelto a Londres todos los días. Varias veces ha salido temprano y no ha vuelto hasta el anochecer. Anoche, Traddles, sabiendo que tenía que hacer este viaje y todo, era casi media noche cuando volvió a casa. Ya sabes hasta qué punto es considerada con los demás, y por eso no quiere decirme lo que ha ocurrido ni lo que le hace sufrir. Mi tía, muy pálida y con arrugas profundas en su frente, permanecía inmóvil escuchándome; algunas lágrimas extraviadas corrían por sus mejillas, y puso su mano en la mía. -No es nada, Trot; no es nada. Ya ha terminado todo, y lo sabrás un día de estos. Ahora, Agnes, querida mía, vamos a dedicamos a estos asuntos. -Tengo que hacer justicia a míster Micawber -empezó Traddles- diciendo que, aunque parece que para sí mismo no ha conseguido trabajar con éxito, es el hombre más incansable cuando trabaja para los demás. Nunca he visto cosa semejante. Si siempre ha hecho lo mismo, a mi juicio, es como si tuviera ya doscientos años. El calor con que lo ha hecho todo y el modo impetuoso con que ha estado excavando noche y día entre papeles y libros, sin contar el inmenso número de cartas suyas que han venido a esta casa desde la de míster Wickfield; y a veces hasta de un lado a otro de la mesa en que estábamos sentados, cuando le hubiera sido más cómodo hablar, es extraordinario. -¿Cartas? --exclamó mi tía-. ¡Yo creo que sueña con cartas! -También míster Dick ---dijo Traddles- ha hecho maravillas. Tan pronto co mo le descargamos de observar a Uriah Heep, cosa que hizo con un celo que nunca vi excedido, empezó a dedicarse a míster Wickfield; y realmente, su ansia de ser útil en nuestras investigaciones, y su verdadera utilidad en extraer y copiar, y traer y llevar, han sido un estímulo para nosotros. -Dick es un hombre muy notable -exclamó mi tía-; yo siempre lo he dicho. Trot, tú lo sabes. -Me alegra mucho decirle, miss Wickfield -continuó Traddles, con una delicadeza y seriedad conmovedoras-, que, en su ausencia, míster Wickfield ha mejorado considerablemente. Libertado del peso que le agobiaba desde hacía tanto tiempo, y de los horribles temores bajo los que ha vivido, ahora no es el mismo de antes. A veces hasta recobraba su fuerza mental para concentrar su me moria y atención en algunos puntos del asunto; y ha podido ayudamos a esclarecer algunas cosas que sin su ayuda habrían sido muy difíciles, si no imposibles, de desenredar. Pero quiero llegar cuanto antes al resultado, en lugar de charlar de todas las circunstancias que he observado, pues si no, no acabaría nunca. Su sencillez dejaba traslucir que decía todo aquello para ponernos contentos y preparar a Agnes a oír nombrar a su padre en cosas más confidenciales; pero no por eso era menos agradable su naturalidad. -Ahora vamos a ver -continuó Traddles mirando entre los papeles de la mesa-. Después de saber con lo que contamos, y de haber contado en primer lugar con una cantidad grande de confusión involuntaria, y en segundo con una confusión y falsificación voluntarias, queda demostrado que míster Wickfield puede cerrar ahora su negocio y su notaría sin ningún déficit ni desfalco. -¡Oh, gracias, Dios mío! --exclamó Agnes con fervor. -Pero -dijo Traddles- lo que quedaría entonces para subvenir a sus necesidades (y al decir esto supongo la casa ya vendida) sería tan exiguo, que probablemente no excedería a unos cientos de libras. Por lo tanto, miss Wickfield, convendría reflexionar si no se podría conservar la notaría abierta. Sus amigos podrían aconsejarle, ya sabe usted, ahora que está libre. Usted misma, miss Wickfield, Copperfield, yo. -Ya lo he pensado, Trotwood -dijo Agnes mirándome-, y siento que no debe ser, y que no será, aunque me lo aconseje un amigo a quien agradezco y debo tanto. -No diré que te he aconsejado -observó Traddles-. Me parecía bien sugerirlo nada más. -Me alegra el oírselo decir --contestó Agnes con tranquilidad-; esto me hace esperar, casi me da la seguridad de que opinamos del mismo modo. Querido míster Traddles y querido Trotwood, papá libre y con honra, ¡qué más puedo desear! Siempre he aspirado, de poder ser, a disminuir los embrollos en que se había metido, a devolverle un poco de los cuidados y cariños que le debo, y dedicarle mi vida. Esta ha sido durante muchos años mi mejor esperanza. Tener la responsabilidad de nuestro porvenir sobre mí será mi segunda gran alegría des pués de librarle de toda preocupación y responsabilidad. -¿Has pensado cómo, Agnes? -Muchas veces. No tengo miedo, querido Trotwood. Es toy segura del éxito. Tanta gente me conoce aquí y me aprecia, que estoy segura. No dudes de mí. Nuestras necesidades no son muchas. Si alquilo nuestra querida y vieja casa, y pongo una escuela, seré útil y feliz. El fervor tranquilo de su alegre voz me trajo a la memoria tan vivamente la querida casa vieja primero, y luego mi hogar solitario, que mi corazón estaba demasiado lleno para poder hablar. Traddles hizo como que estaba muy ocupado, buscando entre los papeles durante un rato. -Ahora, miss Trotwood -dijo Traddles-, esa propiedad es suya. -¡Bueno! Lo que tengo que decir es que si desapareció puedo sobrellevarlo, y que si aun existe, me alegraré mucho de recobrarla. -En su origen creo que eran ocho mil libras -dijo Traddles. -Eso era ---contestó mi tía. -No he conseguido encontrar más de cinco -dijo Traddles, perplejo. -¿Miles quiere usted decir -inquirió mi tía con compostura nada vulgar-, libras? -Cinco mil libras -dijo Traddles. -Eso es lo que quedaba --contestó mi tía-. Yo misma vendí tres mil; pagué mil por tus cosas, Trot querido, y llevo conmigo las otras dos mil. Cuando perdí lo demás me pareció prudente no hablar de esta cantidad y guardarla en secreto para algún día de apuro. Quería ver cómo saldrías de la prueba, Trot; saliste de ella noblemente, con perseverancia, abnegación, confiando en ti mismo. ¡Lo mismo se ha portado Dick! ¡No me hablen, porque tengo los nervios alterados! Nadie lo hubiera creído viéndola tan tiesa, sentada, con los brazos cruzados; pero es que se dominaba maravillosamente. -Pues no saben lo que me alegro decirles -exclamó Traddles radiante de alegría- que hemos recobrado todo el dinero. -Que nadie me dé la enhorabuena --exclamó mi tía---. ¿Y cómo es eso, caballero? -¿Usted creía que míster Wickfield lo había malversado? --dijo Traddles. -Claro que lo creía -dijo mi tía-, y por eso me lo callaba. Agnes, ni una palabra. -Y se vendió --dijo Traddles-, ¡vaya si se vendió!, en virtud de un poder suyo que él tenía; pero no necesito decir por quién fue vendido o bajo qué firma. Luego el vendedor lo fingió a míster Wickfield (y probó con números el muy canalla) que él mismo se había apoderado del dinero (dándole instrucciones generales, decía) para ocultar otros defi cits y deudas. Míster Wickfield, desamparado, fue tan débil en sus manos, que llegó a pagarle a usted varias cantidades de intereses de un capital que sabía que no existía, haciéndose así, desgraciadamente, cómplice del fraude. -Y por fin cargó con toda la culpa -añadió mi tía---, y me escribió una carta loca, culpándose de robo y maldades que nadie puede imaginar. Entonces fui a visitarle una mañana temprano, pedí una vela, quemé la carta y le dije que si alguna vez podía justificarse ante mí y ante sí mismo, que lo hiciera, y que si no podía, se callara por amor a su hija. Si alguien me habla, me marcho ahora mismo. Todos nos quedamos silenciosos; Agnes se tapaba la cara. -Bien, amigo mío --dijo mi tía después de una pausa-, ¿y por fin le ha vuelto usted a sacar el dinero? -El hecho es --contestó Traddles- que míster Micawber le había cercado de tal modo, que tenía siempre preparados argumentos nuevos por si alguno fallaba, y no se nos pudo escapar. Una de las circunstancias más notables es que no creo que se apoderara de la cantidad por satisfacer su ava ricia desordenada, sino más bien por el odio que sentía contra Copperfield. Me lo dijo claramente. Dijo que hubiese gastado otro tanto por hacer daño a Copperfield. -¡Ah! -exclamó mi tía frunciendo su entrecejo y mirando hacia Agnes-. ¿Y qué ha sido de él? -No lo sé -dijo Traddles-. Se marchó de aquí con su madre, que no había cesado de clamar, descubrirse y amena zarnos. Se marcharon en una de las diligencias de la noche, y ya no he vuelto a saber de él, excepto que su odio hacia mí al despedimos fue inmenso. Se considera poco más o menos tan deudor contra mí como contra míster Micawber, lo que considero (como se lo dije) un cumplido. -¿Supones que tendrá algún dinero, Traddles? -pregunté. -Creo que sí, querido --contestó, sacudiendo muy serio la cabeza- Estoy seguro de que, de un modo o de otro, se ha metido en el bolsillo buenas cantidades. Pero, Copperfield, creo que si pudieras observar a ese hombre en el trans curso de su vida, verías que el dinero no le impedirá que sea dañino. Es tan profundamente hipócrita, que cualquier fin que persiga tiene que perseguirlo por caminos torcidos. Es su única compensación, por lo que se domina exteriormente. Como siempre se arrastra para conseguir cualquier fin pequeño, siempre le parece monstruoso cualquier obstáculo que halle en su camino; en consecuencia, odiará y sospechará de todo el mundo que se coloque, del modo más inocente, entre él y su objetivo. Así, los caminos tortuosos se volverán más torcidos en cualquier momento y por cualquier razón o por ninguna. No hay más que fijarse en su historia de aquí -dijo Traddles- para saberlo. -Es un monstruo de mezquindad -dijo mi tía. -Realmente, no sé -observó Traddles pensativo-. Cualquiera puede ser un monstruo de mezquindad proponiéndoselo. -Y ahora, respecto a míster Micawber... --dijo mi tía. -Bien -dijo Traddles alegremente-. Debo una vez más alabar a míster Micawber, pues si no hubiera sido por su paciencia y perseverancia durante todo este tiempo nunca hubiese conseguido nada que mereciese la pena; y creo que debemos considerar que mister Micawber ha hecho el bien por amor a la justicia, si consideramos las condiciones que podía haberle propuesto a Uriah Heep por su silencio. -Lo mismo pienso yo --dije. -Y usted ¿qué le daría? -insistió mi tía. -¡Oh! Antes de tratar de esto ---dijo Traddles, un poco desconcertado- temo haber omitido (como no podía exponer todo a un tiempo) dos puntos al hacer este arreglo ilegal (porque es perfectamente ilegal desde el principio hasta el fin) de un negocio difícil. Las letras y demás que mister Micawber le dio por los adelantos a Uriah... -Bien. Hay que pagarlos -dijo mi tía. -Sí; pero no sé cuándo se podrán encontrar, no sé dónde estarán -contestó Traddles abriendo los ojos-; y les advierto que desde ahora hasta su marcha se verá arrestado constantemente y puesto en la prisión por deudas. -Pues habrá que ponerlo en libertad cada vez y pagar lo que sea -dijo mi tía-. ¿A cuánto asciende el total? -Mister Micawber tiene apuntadas en un libro, con el mayor orden, todas las operaciones (las llama operaciones) -comentó Traddles sonriendo-, y la suma total asciende a ciento tres libras y cinco chelines. -¿Y qué le daríamos además, incluyendo esa suma? -dijo mi tía- Agnes, querida mía, tú y yo hablaremos después de repartírnoslo. ¿Cuánto le daremos? ¿Quinientas libras? A esto Traddles y yo contestamos a un tiempo. Los dos recomendábamos una pequeña cantidad en dinero, y el pago, sin condiciones, de las reclamaciones de Uriah según fueran viniendo. Propusimos que se pagara a la familia el pasaje y los gastos y que se les diera cien libras, y también que se de bía atender con seriedad a los arreglos de míster Micawber para el pago de los adelantos, ya que el suponerse bajo una responsabilidad así podia ser beneficioso para él. A esto añadí la idea de dar explicaciones de su carácter a historia a mister Peggotty, en quien yo sabía que se podía confiar, y dejar a su discreción el poderle adelantar otras cien libras. Luego propusimos interesar a míster Micawber por mister Peggotty, contando a aquel parte de la historia de este, lo que yo creyera justo y conveniente, a intentar que cada uno de ellos ayudara al otro para su beneficio común. Todos estábamos de acuerdo en ello, y también los interesados lo hicieron poco después, con una muy buena voluntad y en perfecta armonía. Viendo que Traddles volvía a mirar con ansiedad a mi tía, le recordé el segundo y último punto que había prometido. -Tú y tu tía me disculparéis, Copperfield, si toco, como temo, un asunto doloroso --dijo Traddles vacilando--; pero creo necesario recordároslo. El día de la memorable denuncia de míster Micawber, Uriah Heep hizo una alusión amenazadora al marido de tu tía. Mi tía, manteniéndose en su tiesa postura y aparente serenidad, asintió con la cabeza. -Quizá -observó Traddles- fuera sólo una impertinencia voluntaria. -No -contestó mi tía. -¿Existía, perdóneme, de verdad esa persona y estaba en su poder? - insinuó Traddles. -Sí, amigo mío --dijo mi tía. A Traddles se le alargó la cara perceptiblemente y explicó que no había podido tocar aquel asunto; que había compartido la suerte de las habilidades de míster Micawber al no ser comprendido en cuantos términos había usado; que ya no teníamos ninguna autoridad sobre Uriah Heep, y que si nos podía hacer a cualquiera de nosotros algún daño o causarnos alguna molestia, nos lo haría seguramente. Mi tía permaneció inmóvil hasta que otra vez algunas lá grimas rebeldes rodaron por sus mejillas. -Tiene usted razón --dijo, Estaba bien pensado el aludir a ello. -¿Podernos Copperfield o yo hacer algo? -preguntó Traddles suavemente. -Nada -dijo mi tía-. Muchísimas gracias, Trot, querido mío. ¡Era una amenaza vana! ¡Que vuelvan míster y mistress Micawber, y que ninguno de vosotros me hable! Al decir esto se arregló su traje y se sentó, con su porte erguido, mirando hacia la puerta. -Bien, míster y mistress Micawber --dijo mi tía cuando entraron-. Hemos estado discutiendo su emigración, y les pedimos mil perdones por haberlos tenido fuera durante tanto rato; y ahora les diré las condiciones que les proponemos. Les explicó todo, para satisfacción indudable de toda la familia; y como los niños estaban presentes, se despertaron en míster Micawber sus costumbres puntillosas en cuestiones de deudas, y no pudimos disuadirle de salir corriendo, con alegría, a comprar pólizas para sus pagarés. Pero su alegría recibió un gran golpe. A los cinco minutos volvió, cus todiado por un oficial del sheriff, informándonos, con un diluvio de lágrimas, de que todo se había perdido. Nosotros, que estábamos preparados a esto, que era, naturalmente, un procedimiento de Uriah Heep, pagamos enseguida, y al momento ya estaba míster Micawber, sentado ante la mesa, llenando el papel sellado con esa expresión de perfecta alegría que sólo esta ocupación y el hacer ponche podían prestar a su reluciente cara. Era graciosísimo verle trabajar en sus pólizas con la delicadeza de un artista, retocándolas como si fueran estampas, mirándolas de lado y recogiendo en su cuaderno de bolsilo apuntes de fechas y cantidades y contemplándolas al terminar, muy convencido de su precioso valor. -Ahora, lo mejor que puede usted hacer, caballero, si me penmite aconsejarle ---dijo mi tía después de observarle en silencio-, es renunciar para siempre a esta clase de ocupaciones. -Señora -contestó míster Micawber-, mi intención es consultar este voto en la página virgen del futuro. Mistress Micawber lo atestiguará. Confío ---dijo míster Micawber solemnemente- en que mi hijo Wilkins se acordará siempre de que es infinitamente mejor poner el puño en el fuego que usarlo para manejar las serpientes que han envenenado la sangre y la vida de su desgraciado padre. Profundamente afectado y transformado en un momento en la imagen de la desesperación, míster Micawber miraba a las serpientes con una cara de aborrecimiento horroroso (en el que no se dejaba traslucir su no muy antigua admiración); después dobló el papel y se lo metió en el bolsillo. Esto terminó los asuntos de la tarde. Estábamos cansados y tristes, y mi tía y yo teníamos que volver a Londres al día siguiente. Se había decidido que los Micawber nos seguirían después de efectuar la venta de sus cosas a algún corredor-, que los negocios de míster Wickfield debían llegar a un arreglo con la prisa conveniente y bajo la dirección de Traddles, y que mientras estos negocios estaban pendientes Agnes vendría también con nosotros a Londres. Pasamos la noche en la casa vieja, que, libre de la presencia de los Heeps, parecía curada de una enfermedad. Dormí en mi antigua habitación como un náufrago aventurero que vuelve a su hogar. Al día siguiente volvimos a casa de mi tía (no a la mía), y cuando estábamos sentados solos, como antiguamente, antes de acostamos, me dijo: -Trot, ¿quieres de veras saber lo que últimamente me ha preocupado? -Ya lo creo, tía. Si ha habido algún tiempo en que he querido compartir tus penas y tus ansiedades, es ahora. -Bastantes penas has tenido ya, niño -me contestó cariñosamente-,sin necesidad de aumentarlas con las mías. No había más motivo que este para que te las ocultara. -Lo sé -dije-; pero, cuéntamelas ahora. -¿Quieres acompañarme mañana? Saldremos en coche - me dijo mi tía. -¡Claro que sí! -¡A las nueve! --dijo ella-. Y entonces te lo contaré, hijo mío. A la mañana siguiente, a las nueve, salimos en el coche y nos dirigimos a Londres. Paseamos en coche entre calles mucho rato hasta que llegamos a una en que están los grandes hospitales. Junto al edificio había un coche fúnebre sencillo. El cochero reconoció a mi tía, y obedeciendo a una seña que por la ventanilla le hizo mi tía, echó a andar despacio. Nosotros le seguíamos. -¿Lo comprendes ahora, Trot? -dijo mi tía-. ¡Se fue! -¿Murió en el hospital? -Sí. Estaba inmóvil a mi lado; pero otra vez volví a ver las lágrimas rebeldes correr por sus mejillas. -Primero volvió a verme -dijo mi tía---. Llevaba bas tante tiempo enfermo; era un hombre destrozado, roto, estos últimos años. Cuando supo el estado en que estaba pidió que me llamaran. Estaba arrepentido, muy arrepentido. -¡Y tú fuiste, tía; lo sé! . -Fui. Y estuve con él varias veces. -¿Y se murió la noche anterior a nuestro viaje a Canterbury? -le dije. Mi tía afirmó con la cabeza. -Nadie le puede hacer daño ahora -dijo-. Era una amenaza vana. Salimos de la ciudad, y llegamos al cementerio de Homsey. -Mejor aquí que entre calles -dijo mi tía---. Aquí na ció. Bajamos, y seguimos al féretro sencillo a un rincón que recuerdo muy bien, donde leyeron las oraciones del ritual y le cubrieron de tierra. -Hoy hace treinta y seis años, querido mío --dijo mi tía cuando volvíamos al coche-, que me casé. ¡Dios nos perdone a todos! Nos sentamos en silencio, y así seguimos mucho rato, con su mano en la mía. Por fin se echó a llorar y dijo: -Era un hombre muy guapo cuando me casé con él, Trot. ¡Ahora había cambiado tanto! Después del alivio de las lágrimas, se serenó pronto y hasta estuvo alegre. -Estoy mal de los nervios -me dijo-; por eso me he dejado llevar por mi pena. ¡Que Dios nos perdone a todos! Volvimos a su casa de Highgate, donde encontramos la siguiente carta, de míster Micawber, que había llegado en el correo de la mañana: «Canterbury. Mi querida señora, y Copperfield: La tierra prometida que brillaba hace poco en el horizonte está otra vez envuelta en niebla impenetrable y desaparece para siempre a los ojos de un infeliz que va a la deriva y cuya sentencia está sellada. Una nueva orden ha sido dada (en el Tribunal Supremo de Su Majestad, en King's Bench Westminster) sobre la causa de Heep y Micawber, y el demandado de esta causa es la presa del sheriff, que tiene legal jurisdicción en esta bailía. Ahora es el día, y ahora es la hora; ved el frente de la batalla más bajo, ved acercarse el poder de Eduardo el vanidoso. ¡Cadenas y esclavitud! Por consiguiente, y para un fin rápido (porque la tortura mental sólo se puede soportar hasta cierto punto, al que siento que he llegado) mi carrera durará poco. ¡Los bendigo, los bendigo! Algún viajero futuro, que visite por curiosidad, y espero que también por simpatía, el sitio que dedican en esta ciudad a los deudores, confío en que reflexionará cuando vea en sus muros, inscritas con un clavo mo hoso, Las oscuras iniciales W M. P S. -Vuelvo a abrir esta carta para decirles que nuestro común amigo míster Thomas Traddles (que aún no nos ha dejado y que sigue muy bien) ha pagado la deuda y costes en nombre de la noble miss Trotwood, y que yo mismo y mi familia estamos en la cúspide de la felicidad humana. » CAPÍTULO XV LA TEMPESTAD Me acerco ahora a un suceso de mi vida, tan horrible, tan inolvidable, tan ligado a todo lo que llevo relatado en estas páginas, que desde el principio de mi narración lo he visto irse levantando como una torre gigantesca en la llanura, y dar sontbra anticipada hasta a los menores incidentes de mi niñez. Muchos años después de ocurrido todavía soñaba con ello. Me impresionó tan vivamente, que aún ahora me parece que atruena mi tranquila habitación, en noches de calma, y sueno con ello, aunque cada vez con intervalos inseguros y más largos. Lo asocio en mi memoria con el viento tormentoso y con la playa, tan íntimamente, que no puedo oírlos mencionar sin acordarme de ello. Lo vi tan claramente como intentaré describirlo. No necesito hacer memoria; lo tengo presente como si lo viera, como si volviera a suceder de nuevo ante mí. Como se acercaba la fecha de la salida del barco, mi buena y vieja Peggotty vino a Londres a verme y a despedirse. Era nuestra primera entrevista después de mi desgra cia, y la pobre tenía el corazón destrozado. Estuve constantemente a su lado, con su hermano y con los Micawber (pues estaban casi siempre reunidos), pero nunca vi a Emily. Una tarde, muy próxima ya su marcha, estando yo solo con Peggotty, y su hermano, nuestra conversación recayó sobre Ham. Peggotty nos contó la ternura con que se había despedido de ella y la tranquila virilidad, cada vez mayor, con que se había portado últimamente cuando a ella le parecía más puesto a prueba. Era un asunto sobre el que nunca se cansaba de hablar, y nuestro interés al oír los muchos ejemplos que podía relatar, pues estaba constantemente a su lado, igualaba al que ella tenía por contárnoslos. Mi tía y yo habíamos abandonado las dos casas de Highgate; yo, porque me marchaba fuera, y ella, porque volvía a su casa de Dover; y teníamos una habitación provisional en Covent Garden. Cuando volvía hacia casa después de aque lla conversación, reflexionando sobre lo que había pasado entre Ham y yo la última vez que estuve en Yarmouth, dudé entre mi primer proyecto de dejar una carta para Emily, a su tío, cuando me despidiera de él a bordo, o si sería mejor es cribirla en aquel mismo momento. Pensaba que ella podía desear, después de recibida mi carta, mandar conmigo algunas palabras de despedida a su desgraciado enamorado, y en ese caso yo debía proporcionarle la ocasión. Así es que antes de acostarme le escribí. Le decía que ha bía estado con él y que me había pedido que le dijera lo que ya he escrito, en su lugar correspondiente, en estas páginas. Todo se lo contaba fielmente. Aunque hubiera tenido dere cho para hacerlo, no veía la necesidad de aumentarlo. Su bondad profunda y su constante fidelidad no las podían adornar ni yo ni ningún otro hombre. Dejé la carta fuera, para que se la llevaran a la mañana siguiente, con unas letras para míster Peggotty, en las que le rogaba entregara la carta a Emily, y me metí en la cama, al amanecer Estaba entonces más débil de lo que yo creía; y no pudiendo conciliar el sueño sino hasta que el sol estuvo muy alto, seguí en la cama hasta muy tarde. Me despertó la presencia silenciosa de mi tía al lado de mi cama. La presentía en mi sueño, como supongo que todos presentimos estas cosas. -Trot, querido mío - me dijo cuando abrí los ojos-. No me podía decidir a molestarte. Pero míster Peggotty está aquí. ¿Le digo que suba? Le contesté que sí y apareció enseguida. -Señorito Davy ---dijo después de darme la mano-, le he dado su carta a Emily, y ella ha escrito esta y me ha pedido que le diga a usted que la lea, y que si no ve ningún mal en ello, tenga la bondad de entregársela a Ham. -¿La ha leído usted? - le dije. Asintió tristemente. Abrí la carta y leí lo que sigue: «He recibido tu mensaje. ¡Oh! ¿Qué podría yo escribir para agradecer tu inmensa bondad conmigo? He puesto esas palabras junto a mi corazón. Las guardaré hasta que me muera. Son como espinas agudas, pero que reconfortan. He rezado sobre ellas; ¡he rezado tanto! Cuando veo tu que eres tú y lo que es el tío, pienso en lo que debe ser Dios, y me atrevo a llorar ante Él. Adiós para siempre. Ahora, amigo mío, adiós para siempre en este mundo. En el otro, si Dios me perdona, podré despertarme como un niño a ir hacia ti. Gracias, y bendito seas otra vez, ¡adiós!» Estaba emborronada con lágrimas. -¿Puedo decir a Emily que, como no ve usted ningún mal en ello, tendrá la bondad de encargarse de ella, señorito Davy? --dijo míster Peggotty cuando terminé de leerla. -Naturalmente --dije-; pero estoy pensando... -¿Qué, señorito Davy? -Estoy pensando -dije- que voy a volver a Yarmouth. Hay tiempo de sobra para ir y volver antes de que salga el barco. No hago más que acordarme de él en su soledad. Así, le pongo ahora en las manos esta carta, y usted puede decirle que la ha recibido; será una buena acción para los dos. Estoy intranquilo; el movimiento me distraerá. Iré esta misma noche. A pesar de que trató de disuadirme, vi que era de mi opinión, y si hubiera necesitado que afirmaran mi intención, lo hubiese conseguido. Le encargué que fuera a la oficina de la diligencia y tomase un asiento en el pescante, para mí. Al anochecer salí por la carretera que había recorrido bajo tantas vicisitudes. -¿No cree usted -pregunté al cochero en cuanto salimos de Londres- que el cielo está muy extraño? No me acuerdo haberlo visto nunca así. -Ni yo -contestó-. Eso es viento, señor. Habrá desgracias en el mar, me parece... Estaba el cielo en una sombría confusión, manchado aquí y allí de un color parecido al del humo de un combustible como fuel; las nubes, que, volando, se amontonaban en las montañas más altas, fingían alturas mayores en las nubes, y bajo ellas una profundidad que llegaba a lo más hondo de la tierra; la luna salvaje parecía tirarse de cabeza desde la altura como si en aquel disturbio terrible de las leyes de la na turaleza hubiera perdido su camino y tuviera miedo. Había hecho aire durante todo el día; pero entonces empezó a arreciar, con un ruido horrible. Aumentaba por momentos, y el cielo también estaba cada vez más cargado. Según avanzaba la noche, las nubes se cerraban y se extendían densas sobre el cielo, ya muy oscuro, y el viento soplaba cada vez con más fuerza. Los caballos apenas si podían seguir. Muchas veces, en la oscuridad de la noche (era a fines de septiembre, cuando las noches son largas), los que iban a la cabeza se volvían o se paraban, y temíamos que el coche fuera derribado por el viento. Ráfagas de lluvia llegaron antes que la tormenta, azotándonos como si fueran chaparrones de acero; y en aquellos momentos no había ni árboles ni muros donde guarecerse, y nos vimos forzados a detenernos, en la imposibilidad de continuar la lucha. Cuando amaneció, el viento seguía arreciando. Yo había estado en Yarmouth cuando los marinos decían que «soplaban los cañones»; pero nunca había visto nada semejante ni que se le acercara. Llegamos a Ipswich tardísimo, habiendo tenido que luchar por cada pulgada de terreno que ganábamos, desde diez millas fuera de Londres, y encontramos en la plaza un grupo de gente que se había levantado de la cama por miedo a que se derrumbasen las chimeneas. Algunas de estas gentes se reunieron en el patio de la posada mientras camb iábamos de caballos, y nos contaron que el viento había arrancado grandes láminas de plomo de la torre de una iglesia, y que habían caído en una cane cercana, cerrando el paso por completo. Otros contaban que unos aldeanos que venían de pueblos cercanos habían visto árboles grandes arrancados de raíz y cuyas ramas cubrían los caminos y el campo. Pero la tormenta no amainaba, sino que cada vez era más fuerte. Según íbamos avanzando hacia el mar, de donde venía el viento, su fuerza era cada vez más terrible. Mucho antes de ver el mar nos mojamos con su agua salada y con su espuma. El agua había invadido kilómetros y kilómetros del terreno llano que rodea Yarmouth, y cada arroyuelo se salía de su cauce y se unía a otros un poco mayores. Cuando llegamos a ver el mar, las olas en el horizonte, vistas de vez en cuando sobre los abismos que se ahondaban, parecían las torres y las construcciones de otra costa cercana. Cuando por fin llegamos a la ciudad, la gente salía a las puertas de las casas, con los cabellos erizados por el viento, y se maravillaba de que la diligencia hubiera podido llegar con semejante noche. Bajé en la posada vieja, y enseguida, dando tropezones por la calle, que estaba sembrada de arena y algas y volanderos copos de espuma, temiendo que me cayeran encima tejas o pizarras, y agarrándome a la gente que encontraba, me fui a ver el mar. Al llegar a la playa vi no sólo a los marineros, sino a medio pueblo, que estaba allí, refugiado detrás de unas construcciones; algunos, desafiando la furia de la tormenta, miraban mar adentro; pero al momento tenían que volver a guarecerse haciendo verdaderos zigzag para que el viento no los empujara. Uniéndome a aquellos grupos vi mujeres que se asustaban y lloraban porque sus maridos estaban en la pesca del arenque y de ostras, y pensaban, con razón, que los botes podían haberse ido a pique antes de encontrar puerto. Entre la gente había marinos viejos, curtidos en su oficio, que sa cudían la cabeza mirando al mar y al cielo, y hablándome entre dientes; amos de barcos, excitados y violentos; hasta lobos de mar preocupados mirando con ansiedad desde sus cobijos y fijando en el horizonte sus anteojos como si observaran las maniobras de un enemigo. Cuando ya no me confundió ni el ruido horroroso de la tormenta, ni las piedras y la arena que volaban, y me fui acostumbrando al viento cegador, pude mirar al mar, que estaba grandioso. Cuando se levantaban las enormes montañas de agua para derrumbarse desde lo más alto, parecía que la más pequeña podría tragarse la ciudad entera. Las olas, al retroceder con un ronco rugido, socavaban profundas cavernas en la arena, como si se propusieran minar la tierra para su destrucción. Y cuando, coronadas de espuma, se rompían antes de llegar a la orilla, cada fragmento parecía poseído por toda su cólera y se precipitaba a componer otro nuevo monstruo. Colinas ondulantes se transformaban en valles; de valles ondulantes (con alguna gaviota posada entre ellos) surgían colinas; enormes masas de agua hacían retemblar la playa con su horroroso zumbido; cada ola, tan pronto como estaba hecha, tumultuosamente cambiaba de sitio y de forma, para tomar al lugar y la forma de otra a la que vencía; la otra costa, imaginada en el horizonte, con sus grandes torres y construcciones, subía y bajaba sin cesar; las nubes bailaban vertiginosas danzas; me parecía que presenciaba una rebelión de la naturaleza. Al no encontrar a Ham entre las gentes que había reunido aquel vendaval memorable (porque aún lo recuerdan por allí como el viento más fuerte que soplara nunca en la costa) me fui a su casa. Estaba cerrada, y como nadie contestó a mi llamada, me fui por los caminos de detrás al astillero donde trabajaba. Allí me dijeron que se había ido a Lowestoft para hacer algunas reparaciones que habían requerido su talento, pero que volvería a la mañana siguiente. Volví a la posada, y después de lavarme y arreglarme traté de dormir; pero era en vano. Eran las cinco de la tarde. No había estado sentado ni cinco minutos junto al fuego, cuando el camarero que vino a atizarlo (una disculpa para charlar) me dijo que dos barcos carboneros se habían ido a pique con toda su gente a unas pocas millas, y que otros barcos estaban luchando contra el temporal en gran peligro de estrellarse contra las rocas. «Que Dios los perdone -dijo---, si tenemos otra noche como la última. » Estaba muy deprimido, muy solo, y me turbaba la idea de que Ham no estuviera en su casa. Los últimos sucesos me habían afectado seriamente, sin que yo supiera hasta qué punto, y el haber estado expuesto a la tormenta durante tanto tiempo me había atontado la cabeza. Estaban tan embrolladas mis ideas, que había perdido la norma del tiempo y la distancia. De modo que no me hubiera sorprendido nada encontrarme por aquellas calles con personas que yo sabía que tenían que estar en Londres. Había en mi mente un vacío extraño respecto a estas ideas; pero mi memoria estaba muy ocupada con los recuerdos claros y vivos que este lugar despertaba en mí. Estando en aquel estado, sin ningún esfuerzo de voluntad, combiné lo que me acababa de contar el camarero con mis extraños temores acerca de Ham. Me temía su vuelta de Lowestoft por mar, y su naufragio. Esta idea creció en mí de tal manera que resolví volver al astillero antes de comer y preguntar al botero si creía que había alguna probabilidad de que Ham volviera por mar, y, si me dejaba alguna duda, obligarle a venir por tierra yendo a buscarle. Ordené aprisa la comida y volví al astillero con toda oportunidad, porque el botero, con una lintema en la mano, estaba cerrando la entrada. Casi se rio cuando le hice mi pregunta, y me contestó que no había miedo de que ningún hombre en sus cabales saliera a la mar con semejante galerna, y menos que nadie Ham Peggotty, que había nacido para marino. Tranquilizado con esto y casi avergonzado de haberlo pre guntado, volví a la posada. Si un vendaval como aquel podía aumentar, creo que entonces estaba aumentando. El rechinar de ventanas y puertas, el aullido del viento dentro de las chimeneas, el aparente temblor de la casa misma que me cobijaba y el prodigioso tumulto del mar eran más tremendos que por la mañana. Además, había que añadir la oscuridad, que invadía todo con nuevos terrores, reales a imaginarios. No podía comer, no podía estar sentado, no podía presta r una atención continuada a nada. Algo dentro de mí, contestando débilmente a la tormenta exterior, revolvía lo más profundo de mi memoria, confundiéndola. Sin embargo, en el atropello de mis pensamientos, que corrían, como salvajes, al compás del mar, la tormenta y mi preocupación por Ham me angustiaban de un modo latente. Se llevaron la comida sin que casi la probara. Intenté refrescarme con un vaso o dos de vino; pero fue inútil. Me amodorré junto al fuego, sin perder del todo la consciencia ni de los ruidos de fuera ni de donde me encontraba. Pronto se oscurecieron por un nuevo a indefinible horror, y cuando desperté (o mejor dicho, cuando sacudí la modorra que me sujetaba en mi silla) todo mi ser temblaba de un miedo sin objeto a inexplicable. Me paseé de arriba abajo; intenté leer un periódico viejo; escuché los ruidos horribles de fuera; me entretuve viendo escenas, casas y cosas en el fuego. Por fin, el tranquilo tictac de un reloj que había en la pared me atormentó de tal modo que resolví irme a la cama. Me tranquilizó un poco el oír decir que algunos de los criados de la posada habían decidido no acostarse aquella noche. Me fui a la cama excesivamente cansado y aburrido; pero en el momento que me acosté todas estas sensaciones desaparecieron como por encanto, y estaba perfectamente despierto y con todos los sentidos aguzados. Horas y horas estuve oyendo al viento y al agua, imaginándome que oía gritos en el mar; tan pronto disparaban cañonazos como oía derrumbarse las caws de la ciudad. Me leva nté varias veces y miré fuera; pero nada podía ver, excepto el reflejo de la vela que había dejado encendida, y mi propia cara hosca, que me miraba reflejándose en lo negro del cristal de la ventana. Por último, mi nerviosidad llegó a tal punto, que me vestí precipitadamente y bajé. En la gran cocina, donde distinguía las ristras de ajos y los jamones colgando de las vigas, los que estaban de guardia se habían reunido en varias actitudes alrededor de una mesa que habían corrido a propósito hacia la puerta. Una muchachita muy bonita, que tenía los ojos tapados con el delantal y los ojos fijos en la puerta, se puso a chillar cuando entré, creyendo que era un espíritu; pero los demás, que tenían más sangre fría, se alegraron de que me uniera a su compañía. Uno de ellos, refiriéndose a lo que habían estado discutiendo, me preguntó que si creía que las almas de la tripulación de los carboneros que se habían ido a pique estarían en la tormenta. Estuve allí unas dos horas. Una vez abrí la puerta del patio y miré a la calle, vacía. Las algas, la arena y los copos de espuma seguían arrastrándose, y tuve que pedir ayuda para conseguir cerrar la puerta contra el viento. Cuando por fin volví a mi cuarto oscuro y solitario estaba tan cansado que me metí en la cama y me quedé profundamente dormido. Sentí como si me cayera de una alta torre a un precipicio, y aunque soñé que estaba en sitios muy distintos y veía otras escenas, en mi sueño oía soplar al vendaval. Por fin perdí este pequeño lazo que me unía con la realidad y soñé que estaba con dos amigos míos muy queridos, pero que no sé quienes eran, en el sitio de una ciudad rodeada de cañonazos. El ruido del cañón era tan fuerte a incesante, que no podía oír una cosa que estaba deseando oír, hasta que, haciendo un gran esfuerzo, me desperté. Estábamos en pleno día, entre ocho y nueve de la mañana; la tormenta atronaba en lugar de las baterías, y alguien me llamaba dando golpes en la puerta. -¿Qué pasa? -grité. -¡Un naufragio muy cerca! Salté de la cama y pregunté: -¿Qué naufragio? -Una goleta española o portuguesa, cargada con fruta y vinos. Dése prisa si quiere verlo. Creo que está cerca de la playa y que se hará pedazos muy pronto. La voz excitada se alejaba alborotando por la escalera; me vestí lo más aprisa que pude y corn a la calle. Un público numeroso estaba allí antes de que yo llegara, todos corriendo en la misma dirección a la playa. Corrí yo también, adelantando a muchos, y pronto llegué frente al mar enfurecido. Puede que el viento hubiera amainado un poco, pero tan poco como si en el cañoneo con que yo soñaba, que era de cientos de cañones, hubieran callado una media docena de ellos. Pero el mar, que tenía sumada toda la agitación de la noche, estaba infinitamente más terrible que cuando yo lo había dejado de ver. Parecía como si se hubiera hinchado, y la altura donde llegaban las olas, y cómo se rompían sin cesar, aumentando de un modo espantoso. Entre la dificultad de oír nada que no fuera viento y olas, y la inenarrable confusión de las gentes, y mis primeros esfuerzos para mantenerme contra el huracán, estaba tan aturdido que miré al mar para ver el naufragio, y no vi más que las crestas de espuma de las enormes olas. Un marinero a medio vestir, que estaba a mi lado, me apuntaba hacia la izquierda con su brazo desnudo (que tenía el tatuaje de una flecha en esa misma dirección). Entonces; ¡cielo santo!, lo vi muy cerca, casi encima de nosotros. Tenía la goleta uno de los palos rotos a unos seis a ocho pies del puente, tumbado por encima de uno de los lados, enredado en un laberinto de cuerdas y velas; y toda esta ruina, con el balanceo y el cabeceo del barco, que eran de una violencia inconcebible, golpeaba el flanco del barco como si quisiera destrozarlo. Como que estaban haciendo esfuerzos aún entonces para cortarlos, y al volverse la goleta, con el balance, hacía nosotros vi claramente a su tripulación, que trabajaba a hachazos, especialmente un muchacho muy activo, con el pelo muy largo y rizado, que sobresalía entre todos los demás. Pero en aquel momento un grito enorme, que se oyó por encima del ruido de la tormenta, salió de la playa; el mar ha bía barrido el puente, llevándose hombres, maderas, toneles, tablones, armaduras y montones de esas bagatelas dentro de sus olas bullientes. El otro palo seguía en pie, con los trapos de su rasgada vela y un tremendo enredo de cordajes que le golpeaban en todos los sentidos. «La ha cabeceado por primera vez», me dijo roncamente al oído el marinero que estaba a mi lado; pero se alzó y volvió a cabecear. Me pareció que añadía que se estaba hundiendo, como era de suponer, porque los golpes de mar y el balanceo eran tan tremendos que ninguna obra humana podría soportarlos durante mucho tiempo. Mientras hablaba se oyó otro grito de compasión, que salía de la playa; cuatro hombres salieron a flote con los restos del barco, trepando por los aparejos del último mástil que quedaba; iba el primero el activo muchacho de cabellos rizados. Había una campana a bordo; y mientras la goleta, como una criatura que se hubiera vuelto loca, furiosa cabeceaba y se bamboleaba, enseñándonos tan pronto la quilla como el puente desierto, la campana parecía tocar a muerte. Volvió a desaparecer y volvió a alzarse. Faltaban otros dos hombres. La angustia de las gentes de la playa aumentó. Los hombres gemían y se apretaban las manos; las mujeres gritaban volviendo la cabeza. Algunos corrían de arriba abajo en la playa, pidiendo socorro, cuando no se podía socorrer. Yo me encontraba entre ellos, implorando como loco, a un grupo de marineros que conocía, que no dejasen perecer a aquellas dos criaturas delante de nuestros ojos. Ellos me explicaban con mucha agitación (no sé cómo, pues lo poco que oía no estaba casi en disposición de entenderlo) que el bote salvavidas había intentado con valentía socorrerlos hacía una hora, pero que no pudo hacer nada; y como ningún hombre estaba tan desesperado como para arriesgarse a llegar nadando con una cuerda y establecer una comunicación con la playa, nada quedaba por intentar. Entonces noté que se armaba un revuelo entre la gente, y vi adelantarse a Ham, abriéndose paso por entre los grupos. Corrí hacia él (puede que a repetir mi demanda de socorro); pero aunque estaba muy aturdido por un espectáculo tan terrible y tan nuevo para mí, la determinación pintada en su rostro y en su mirada fija en el mar (exactamente la misma mirada que tenía la mañana después de la fuga de Emily) me hicieron comprender el peligro que corría. Le sujeté con los dos brazos, implorando a los hombres con quienes había estado hablando que no le escucharan, que no cometieran un asesinato, que no le dejaran moverse de la playa. Otro grito se elevó de entre la multitud, y al mirar a los restos de la goleta vimos que la vela cruel, a fuerza de golpes, había arrancado al hombre que estaba más bajo, de los dos que quedaban, y envolvía de nuevo la figura activa que quedaba ya sola en el mástil. Contra aquel espectáculo y contra la determinación de un hombre tranquilo, acostumbrado a imponerse a la mitad de la gente allí reunida, todo era inútil; lo mismo podía amenazar al viento. -Señorito Davy -me dijo apretándome las dos manos-, si mi día ha llegado, es que ha llegado, y si no, pronto nos veremos. ¡Que Dios le bendiga y nos bendiga a todos! ¡Compañeros, preparadme, porque voy a salir! Me arrastraron suavemente a alguna distancia, donde la gente me rodeó para no dejarme marchar, argumentándome que, puesto que se había propuesto socorrerle, lo haría con o sin ayuda de nadie, y que ya no hacía más que dificultar las precauciones que estaban tomando para su seguridad. No sé lo que les dije ni lo que me contestaron; pero vi hombres que trajinaban en la playa, y otros que corrían con las cuerdas de un cabrestante cercano, y se metían en un círculo de gentes que me lo escondían. Luego lo vi, en pie, solo, vestido con su traje de mar: con una cuerda en la mano o arrollada a la muñeca, otra alrededor de la cintura, que él mismo iba soltando al andar y en el extremo varios de los hombres más fuertes la sujetaban. La goleta se hundía delante de nuestros ojos. Vi que se abría por el centro y que la vida del hombre sujeto al mástil pendía de un hilo nada más; pero él se agarraba fuertemente. Tenía puesto un extraño gorro rojo (no de mejor color que el de los marineros), y mientras las pocas tablas que le separaban del abismo se balanceaban y se doblaban, y la campana se anticipaba a tocar a muerto, todos le vimos hacemos señas con su gorro, y yo creí que me volvía loco, porque aquel gesto me trajo a la memoria el recuerdo de un amigo que me fue muy querido. Ham, en pie, miraba al mar, solo, con el silencio de la respiración contenida; detrás de él, y ante él, la tormenta. Por fin, aprovechando una gran ola que se retiraba, miró a los que sujetaban la cuerda, para que la largasen, y se precipitó en el agua; en un momento se puso a luchar fieramente, subiendo con las colinas, bajando con los valles, perdido en la espuma y arrastrado a tierra por la resaca. Pronto le arriaron con la cuerda. Se había herido. Desde donde estaba le vi la cara ensangrentada; pero él no se fijaba en semejante cosa. Me pareció que daba algunas órdenes para que le dejaran los movimientos más libres (o por lo menos así lo juzgué yo al ver cómo accionaba) y otra vez volvió a lanzarse al agua. Ahora se acercaba a la goleta, sub iendo con las colinas, cayendo a los valles, perdido bajo la ruda espuma, traído hacia la playa, llevado hacia el barco, en una lucha muy dura y muy valiente. La distancia no era nada, pero la fuerza del mar y del viento hacían la contienda mortal. Por fin se acercó a la goleta. Estaba tan cerca ya, que con una de sus brazadas vigorosas hubiera podido llegar y agarrarse; pero una montaña de agua verde altísima se abalanzó sobre él y el barco desapareció. Vi algunos fragmentos arremolinados, como si sólo un tonel se hubiera roto al ser rodado para cargarlo en algún barco. La consternación se pintaba en todos los semblantes. Lo sacaron del agua y lo trajeron hasta mis mismos pies insensible, muerto. Se lo llevaron a la casa más cercana, y como ya nadie me prohibía que me acercase a él, me quedé probando todos los medios posibles para hacerle volver en sí; pero aquella ola terrible le había dado un golpe mortal, y su generoso corazón se había parado para siempre. Cuando, después de haberlo intentado todo y perdida la última esperanza, estaba sentado junto a la cama, un pescador que me conocía desde que Emily y yo éramos niños, murmuró mi nombre desde la puerta. -Señorito Davy -me dijo, temblándole los labios y con lágrimas en su cara curtida, que entonces estaba de color ceniza-, ¿quiere usted venir conmigo? El antiguo recuerdo que había vuelto a mi memoria estaba en su mirada. Me apoyé en el brazo que me tendía para sostenerme y le pregunté lleno de terror: -¿Ha traído el mar algún cadáver a la playa? -Sí -me contestó. -¿Le conozco yo? - le pregunté entonces. No me contestó; pero me llevó a la playa, y en la parte donde ella y yo, cuando niños, buscábamos conchas (en la parte donde había algunos fragmentos del viejo barco, que había sido destrozado la noche anterior por el vendaval, entre las ruinas del hogar que había deshonrado) le vi a «él», con la cabeza descansando encima de su brazo, como le había visto tantas veces dormir en el colegio. CAPITULO XVI LA NUEVA Y LA ANTIGUA HERIDA No había necesidad; ¡oh, Steerforth!, de que me dijeras, el día que hablamos por última vez, aquel día que yo nunca hubiera creído que era el de nuestra despedida; no necesitabas decirme: «Piensa de mí lo mejor que puedas» ; lo había hecho siempre, y no era la vista de semejante espectáculo la que podia hacerme cambiar. Trajeron una parihuela, le tendieron encima, la cubrieron con una bandera y lo llevaron al pueblo. Todos los hombres que cumplían aquel triste deber le habían conocido, habían navegado con él, le habían visto alegre y valiente. Lo transportaron, entre el ruido de las olas y de los gritos tumultuosos que se oían a su paso, hasta la cabaña donde el otro cuerpo descansaba ya. Pero después de depositar la carga en el dintel, se miraron y se volvieron hacia mí, hablando en voz baja. Y comprendí que sentían que no podia colocárseles uno al lado de otro, en el mismo lugar de reposo. Entramos en el pueblo para llevarle al hotel. Tan pronto como pude reflexionar envié a buscar a Joram para rogarle que me proporcionara un coche fúnebre donde llevarle a Londres aquella misma noche. Sabiendo que era yo el único que podia tomarme aquel cuidado y cumplir el doloroso deber de anunciar a su madre la horrible noticia, quería cumplir aquel enojoso deber fielmente. Preferí viajar de noche, para así escapar a la curiosidad del pueblo en el momento de la partida. Pero a pesar de que era casi media noche cuando salí del hotel en mi silla de postas, seguido por mi carga, había mucha gente esperándome. Por las calles, y hasta a cierta distancia por la carretera, me seguían grupos numerosos; después ya sólo vi la noche oscura, el campo tranquilo y las cenizas de una amistad que había hecho las delicias de mi infancia. En un hermoso día de otoño, a eso de mediodía, cuando el suelo está ya perfumado por las hojas secas, y mientras las que quedan en los árboles son numerosas todavía, con sus matices amarillo, rojo y violeta, a través de las cuales bri llaba el sol, llegué a Highgate. Terminaba la última milla a pie, reflexionando en el camino en lo que debería hacer y dejando tras de mí el coche, que me había seguido toda la noche. Cuando llegué delante de la casa, la encontré tal como la había dejado. Todas las persianas estaban echadas; ni un signo de vida en el patio adoquinado, con su galería cubierta, que conducía a aquella puerta hacía tanto tiempo inútil. El viento se había apaciguado y todo estaba silencioso a inmóvil. Al principio no tenía valor para llamar a la puerta, y cuando me decidí me pareció que hasta la campanilla, con su ruido lamentable, debía anunciar el triste mensaje de que era portador. La joven criada vino a abrirme, mirándome con expresión inquieta. Mientras me hacía pasar ante ella me dijo: -Perdón, señorito, ¿está usted enfermo? -No; es que estoy preocupado y cansado. -¿Ha sucedido algo, caballero? ¿Míster James...? -¡Chis! - le dije-. Sí; ha sucedido algo, y tengo que anunciárselo a mistress Steerforth. ¿Está en casa? La muchacha respondió con inquietud que su señora no salía casi nunca, ni aun en coche; que estaba siempre en su habitación y no veía a nadie, pero que me recibiría. También me dijo que miss Dartle estaba con su señora. -¿Qué quiere usted que les diga? Le recomendé que no las asustara; que no hiciera más que entregar mi tarjeta y decir que estaba esperando abajo. Después entré en el salón y me senté en una butaca. El salón había perdido su aspecto animado, y los postigos de las ventanas estaban medio cerrados. El arpa no se había tocado desde hacía mucho tiempo. El retrato de Steerforth niño seguía allí. A su lado, el escritorio donde la madre guardaba las cartas de su hijo. ¿Las releía alguna vez? ¿Las volvería a leer? La casa estaba tan tranquila, que oí en la escalera los pa sos de la doncella. Venía a decirme que mistress Steerforth estaba demasiado delicada para bajar, pero que si quería dispensarla y molestarme en subir, tendría mucho gusto en verme. En un instante estuve a su lado. Estaba en la habitación de Steerforth, y no en la suya. Comprendí que la ocupaba en recuerdo de él, y que por la misma razón había dejado allí, en su sitio habitual, una multitud de objetos de los que estaba rodeada, recuerdos vivos de los gustos y habilidades de su hijo. Al darme los buenos días murmuró que había abandonado su habitación porque, en su estado de salud, no le resultaba cómoda, y tomó una expresión imponente, que parecía rechazar toda sospecha de la verdad. Rose Dartle estaba, como siempre, al lado de su sillón. En el momento en que fijó sus ojos en mí me di cuenta de que comprendía que llevaba malas noticias. La cicatriz apareció al instante. Retrocedió un paso, como para escapar a la vista de mistress Steerforth, y me espió con una mirada penetrante y obstinada, que ya no me abandonó. -Siento mucho que esté usted de luto, caballero - me dijo mistress Steerforth. -He tenido la desgracia de perder a mi mujer - le dije. -Es usted muy joven para haber experimentado ya una pena tan grande, y lo siento, lo siento mucho. Espero que el tiempo le traiga algún consuelo. -Espero -dije mirándola- que el tiempo nos traiga a todos consuelo... Querida mistress Steerforth, es una esperanza que hay que alimentar siempre, aun en medio de las más dolorosas pruebas. La gravedad de mis palabras y las lágrimas que llenaban mis ojos la alarmaron. Sus ideas parecieron de pronto detenerse y tomar otro curso. Traté de dominar mi emoción y pronunciar con dulzura el nombre de su hijo; pero mi voz temblaba. Ella se lo repitió dos o tres veces a sí misma en voz baja. Después, volviéndose hacia mí, me preguntó con una tranquilidad afectada: -¿Está enfermo mi hijo? -Sí; muy enfermo. -¿Le ha visto usted? -Le he visto. -¿Y se han reconciliado ustedes? No podía decir que sí, ni podía decir que no. Ella volvió ligeramente la cabeza hacia el sitio en que creía encontrar a Rose Dartle, y yo aproveché el momento para decir a Rose, con el movimiento de los labios: «¡ Ha muerto! ». Para que mistress Steerforth no la mirase y leyera en el rostro conmovido de Rose la verdad, para la que no estaba preparada, me apresuré a buscar su mirada; pues había visto a Rose levantar los brazos al cielo, con violenta expresión de horror y desesperación, y después cubrirse la cara con las manos, angustiada. La hermosa señora (tan parecida, tan parecida a él) fijó en mí una mirada y se llevó la mano a la frente. Le supliqué que se tranquilizara y que se preparase a oír lo que tenía que decirle; mejor hubiera hecho rogándole que llorase, pues es taba como una estatua de piedra. -La última vez que vine aquí -balbució miss Dartle me dijo que navegaba de un lado a otro. La noche de hace dos días ha sido terrible en el mar. Si estaba en el mar aquella noche, y cerca de alguna costa peligrosa, como dicen; si el barco que han visto era el que... -Rose -dijo mistress Steerforth-, venga aquí. Rose se acercó de mala gana, sin simpatía. Sus ojos brillaban y lanzaban llamas; dejó oír una risa que asustaba. -Por fin --dijo- se ha apaciguado su orgullo, mujer insensata, ahora que le ha dado satisfacción... con su muerte. ¿Me oye? ¡Con su muerte!... Mistress Steerforth había caído insensible en su sillón, dejando oír un largo gemido y fijando en ella sus ojos muy abier tos. -Sí --exclamó Rose, golpeándose con violencia el pecho-; míreme, llore y gima y míreme. ¡Mira! -dijo tocando con el dedo su cicatriz-. ¡Mire la obra maestra de su hijo muerto! Los gemidos que lanzaba de vez en cuando la pobre madre me llegaban al corazón. Siempre igual, siempre inarticulados y ahogados, siempre acompañados de un débil movimiento de cabeza, pero sin ninguna alteración en los rasgos, saliendo de unos dientes apretados, como si las mandíbulas se hubieran cerrado con llave y el rostro se hubiera helado por el dolor. -¿Recuerda usted el día en que hizo esto? -continuó Rose-. ¿Recuerda usted el día en que, demasiado fiel a la sangre que usted le ha puesto en las venas, en un arrebato de orgullo demasiado acariciado por su madre, me hizo esto y me desfiguró para toda la vida? ¡Míreme! ¡Toda la vida tendré la huella de su antipatía! ¡Ya puede llorar y gemir sobre su obra! -Miss Dartle -dije en tono suplicante-, ¡en nombre del cielo!... ---Quiero hablar -dijo, mirándome con sus ojos luminosos-. ¡Cállese! ¡Le digo que me mire, orgullosa madre de un hijo pérfido y orgulloso! Llore, pues usted le has criado, llora, pues usted le has corrompido; llore sobre él por us ted y por mí. Se estrechaba convulsivamente las manos; la pasión parecía consumir a fuego lento a aquella criatura diminuta. -¿Y es usted quien no ha podido perdonarle su espíritu voluntario? --exclamó-. ¿Usted quien se ha ofendido por su carácter altanero, usted, que lo combatía (con los cabellos blancos ya) con las mismas armas que le había dado el día de su nacimiento? ¿Es usted quien, después de haberle educado desde la infancia para que fuera lo que ha llegado a ser, ha querido ahogar en germen lo que había cultivado? ¡Ahora está usted bien pagada por el trabajo que se ha tomado durante tantos años! -¡Oh, miss Dartle, qué vergüenza, qué crueldad! -Le repito que quiero hablar con ella. Nada en el mundo podrá impedírmelo mientras permanezca aquí. ¿Acaso he guardado silencio durante años enteros para no decir nada ahora? Le he querido como nunca le ha querido usted -dijo, mirándola con ferocidad-. Yo hubiera podido amarle sin pedirle que me correspondiera. Si hubiera sido su mujer, ha - bría sabido hacerme la esclava de sus caprichos por una sola palabra de amor, aunque fuese una vez al año. Sí, ¿quién lo sabe mejor que yo? Pero usted era exigente, orgullosa, insensible, egoísta. Mi amor hubiera sido abnegado... hubiera pisoteado sus miserables rencores. Con los ojos ardientes de cólera, simulaba el gesto de aplastar con el pie. -Mire usted -dijo volviendo a golpearse la cicatriz-. Cuando tuvo ya edad de comprender lo que había hecho, lo vio y se arrepintió. He sabido cantar para darle gusto, charlar con él, demostrarle el ardor con que me interesaba por todo lo que hacía; he podido, con mi perseverancia, llegar a ser lo bastante instruida para agradarle, pues he tratado de agradarle y lo he conseguido. Cuando su corazón era todavía jove n y fiel, me ha amado, sí, me ha amado. ¡Cuántas veces, cuando acababa de humillarla a usted con una palabra de desprecio, me ha estrechado a mí contra su corazón! Hablaba con un orgullo insultante, frenético, pero también con un recuerdo ardiente y apasionado, de un amor cuyas cenizas dormidas dejaban escapar alguna llama de fuego más dulce. -Después he tenido la humillación... hubiera debido esperármelo, si no me hubiera fascinado con sus ardores de niño..., después he sido para él un juguete, una muñeca, que servía de pasatiempo a su ocio; la cogía y la dejaba, para divertirse, según el inconstante humor del momento. Cuando se ha cansado de mí, yo también me he cansado. Cuando ya no ha pensado en mí, yo no he tratado de recobrar mi poder sobre él; tampoco me hubiese casado con él aunque me hubieran obligado a ello. Nos hemos separado uno de otro sin una palabra. Usted quizá lo ha visto, y no le ha disgustado. Desde aquel día sólo he sido para ustedes dos un mueble insensible, que no tenía ojos ni oídos, ni sentimientos ni recuerdos. ¡Ah! ¿Llora usted? ¿Llora por lo que ha hecho de él? No llore por su amor. Ya le digo que hubo un tiempo en que yo le amé más de lo que usted le ha amado nunca... Lanzó una mirada de cólera sobre aquella figura inmóvil, cuyos ojos no parpadeaban, y no se conmovía con los gemidos repetidos de la madre, que parecían salir de la boca de una pintura. -Miss Dartle - le dije-, ¿es posible que tenga el corazón tan duro como para no compadecer a esta madre afligida...? -¿Y a mí quién me compadecerá? -repuso con amargura-. Ella ha sembrado lo que recoge hoy. -Y si los defectos de su hijo... -empecé. -¡Los defectos! --exclamó con lágrimas apasionadas-. ¿Quién se atreve a juzgarle mal? Valía mil veces más que todos los amigos con quienes se encontraba. -Nadie le ha querido más que yo; nadie conserva de él un recuerdo como el mío. Lo que quería decir es que, aunque no tuviera usted compasión de su madre; que aun cuando los defectos del hijo, pues usted tampoco lo ha cuidado mucho... -Es falso -exclamó, arrancándose sus cabellos negros...-, yo le quería. -Aun cuando -proseguí- sus defectos no pudieran ser en este momento arrojados de su recuerdo, al menos debía usted considerar a esta pobre mujer como si no la conociera, y socorrerla. Mistress Steerforth no se había movido, no había hecho un gesto. Estaba inmóvil, fría, con la mirada fija, y continuaba gimiendo de vez en cuando, con un ligero movimiento de cabeza; pero no daba ninguna otra señal de vida. De pronto, miss Dartle se arrodilló a su lado y empezó a aflojarle la ropa. -¡Maldito sea! -dijo, mirándome con una expresión mezclada de rabia y de dolor-. ¡Maldita sea la hora en que vino usted por primera vez aquí! ¡Maldito sea! ¡Váyase! Después de salir volví a entrar para llamar y avisar a los criados. Tenía en sus brazos la figura insensible de mistress Steerforth, la abrazaba llorando, la llamaba, la estrechaba contra su pecho como si hubiera sido su hijo. Y cada vez redoblaba la ternura para atraer a la vida aquel ser inanimado. Ya no temí dejarlas solas. Volví a bajar sin ruido y avisé a toda la casa al salir. Volví por la tarde. Acostamos al hijo en un lecho, en la habitación de su madre. Me dijeron que ella seguía lo mismo. Miss Dartle no la abandonaba. Los médicos también estaban a su lado. Habían intentado todos los remedios, pero continuaba en el mismo estado, siempre como una estatua, dejando oír sólo de vez en cuando el gemido monótono. Recorrí aquella casa funesta; cerré todas las ventanas, terminando por las de la habitación donde «él» descansaba. Levanté su mano helada y la puse sobre mi corazón. El mundo entero me parecía muerte y silencio, sólo interrumpido por el gemido doloroso de la madre. CAPÍTULO XVII LOS EMIGRANTES Todavía tenía una cosa más que hacer antes de ceder al choque de aquellas emociones, y era ocultar, a los que iban a partir, lo que había sucedido, y dejarles emprender el viaje en una feliz ignorancia. Para esto no había tiempo que perder. Cogí a míster Micawber aparte aquella noche y le confié el cuidado de impedir que aquella terrible noticia llegara a míster Peggotty. Se encargó con gusto de ello y me prometió interceptar todos los periódicos, que sin aquella precaución pudieran revelárselo. -Antes de llegar a él -dijo míster Micawber, golpeándose el pecho- sería necesario que esa triste historia pasara por encima de mi cadáver. Míster Micawber, desde que trataba de adaptarse a su nuevo estado de sociedad, había tomado aires de cazador aventurero, si no precisamente en contra de las leyes, al menos a la defensiva. Hubiera podido tomársele por un hijo del desierto, acostumbrado desde hacía mucho tiempo a vivir fuera de los confines de la civilización y a punto de volver a sus desiertos nativos. Se había provisto, entre otras cosas, de un traje completo de hule, y de un sombrero de paja, de copa muy baja y untado por fuera de alquitrán. Con aquel traje grosero, y un telescopio común de marinero debajo del brazo, dirigiendo a cada instante al cielo una mirada de entendido, como si esperase mal tiempo, tenía un aspecto mucho más náutico que míster Peggotty. Si puedo expresarme así, había preparado para la acción a toda su familia. Encontré a mistress Micawber con el sombrero más hermético, más cerrado y más discreto, sólidamente atado bajo la barbilla, y cubierta con un chal que la empaquetaba como me habían empaquetado a mí en casa de mi tía el día en que había ido a verla por primera vez. Mistress Micawber, por lo que pude ver, también se había preparado para hacer frente al mal tiempo, aunque no había nada superfluo en su vestimenta. A Micawber hijo apenas si se le veía, perdido bajo el traje de marinero más peludo que he visto en mi vida. En cuanto a los niños, los habían embalado, como conservas, en estuches impermeables. Míster Micawber y su hijo mayor tenían las mangas subidas para demostrar que estaban dispuestos a echar una mano en cualquier parte o a subir al puente y cantar en coro al subir el ancla KYeo... yeo... yeo», a la voz de mando. Con este aparejo los encontramos reunidos por la noche, bajo la escalera de madera, que llamaban entonces «Hungerford Stairs». Vigilaban la salida de una barca que llevaba parte de su equipaje. Yo había contado a Traddles el cruel suceso, que le había conmovido dolorosamente; pero se daba cuenta como yo de que convenía guardar el secreto, y venía a ayudarme en este último servicio. Allí mismo fue donde me llevé a míster Micawber a solas y obtuve de él aquella promesa. La familia Micawber se alojaba en un sucio tabernucho, completamente al pie de « Hungerford Stairs», cuyas habitaciones, de tabiques de madera, avanzaban sobre el río. La familia de emigrantes excitaba bastante la curiosidad en el barrio, y estuvimos encantados de poder refugiamos en su habitación. Era precisamente una de esas habitaciones de madera, por debajo de las cuales sube la marea. Mi tía y Agnes estaban allí, muy ocupadas, confeccionando algunos vestidos suplementarios para los niños. Peggotty las ayudaba; tenía delante de sí su vieja caja de labor, con su metro y el pedacito de cera, que había atravesado sano y salvo tantas vicisitudes. Me costó mucho trabajo eludir sus preguntas, y todavía más el insinuar en voz baja, y sin ser observado, a míster Peggotty, que acababa de entrar, que había entregado la carta y que todo iba bien. Pero por fin lo conseguí, y los pobres eran dichosos. Yo no debía de estar muy alegre; pero había sufrido bastante personalmente para que a nadie pudiera extrañarle. -¿Y cuándo se pone el barco a la vela, míster Micawber? -preguntó mi tía. Míster Micawber juzgo necesario prepárar poco a poco a mi tía o a su mujer para lo que iba a decirles, y les dijo que sería antes de lo que se esperaba la víspera. -¡El barco lo habrá avisado, supongo! --dijo mi tía. -Sí, señora -respondió. -Y bien --dijo mi tía-, ¿se echa a la mar? -Señora -respondió él-, estoy informado de que tene mos que estar a bordo mañana, a las siete de la mañana. -¿Eh? -dijo mi tía-. ¡Qué pronto! ¿Es eso cierto, mís ter Peggotty! -Sí, señora; el barco bajará el río con la próxima marea. Si el señorito Davy y mi hermana vienen a Gravesen con no sotros, mañana a mediodía nos despediremos. -Puede usted estar seguro -le dije. -Hasta entonces, y hasta el momento en que estemos en el mar -dijo míster Micawber lanzándome una mirada de inteligencia-, míster Peggotty y yo vigilaremos juntos nuestros equipajes. Emma, amor mío -continuó míster Micawber, tosiendo con la majestad de costumbre para aclararse la voz-, mi amigo míster Thomas Traddles tiene la bondad de proponerme en voz baja que le permita encargar todos los ingredientes necesarios para la composición de cierta bebida, que se asocia naturalmente en nuestros corazones, al rosbif de la vieja Inglaterra; quiero decir.. ponche. En otras circunstancias yo no me atrevería a pedir a miss Trotwood y a miss Wickfield... pero... -Todo lo que puedo decir ---contestó mi tía- es que, en cuanto a mí, beberé a su salud y a su éxito con el mayor gusto, míster Micawber. -Y yo también -dijo Agnes sonriendo. Míster Micawber bajó inmediatamente al mostrador y volvió cargado con una olla humeante. No pude por menos de observar que pelaba los limones con un cuchillo que tenía, como conviene a un plantador consumado, de lo menos un pie de largo, y que lo limpiaba con ostentación sanguinaria en la manga de su traje. Mistress Micawber y los dos hijos mayores estaban también provistos de aquellos formidables instrumentos; en cuanto a los más pequeños, les habían atado a cada uno, a lo largo del cuerpo, una cuchara de madera, pendiente de un fuerte cordón. También, para gustar de antemano la vida de a bordo o de su existencia futura en medio de los bosques, míster Micawber se complació en ofrecer el ponche a mistress Micawber y a su hija en horribles tacitas de estaño, en lugar de emplear los vasos que llenaban una mesa. En cuanto a él, nunca había estado más encantado que aquella noche, bebiendo en su pinta de estaño y volviendo a guardarla cuidadosamente en el bolsillo al fin de la velada. -Abandonamos -dijo míster Micawber- el lujo de nuestra antigua patria- y parecía renunciar a él con la más viva satisfacción, Los ciudadanos de los bosques no pueden esperar encontrar allí los refinamientos de esta tierra de libertad. En esto, un chico vino a decir que esperaban abajo a míster Micawber. -Tengo el presentimiento -dijo mistress Micawber, dejando encima de la mesa su tacita de estaño- de que debe de ser algún miembro de mi familia. -Si es así, querida -observó míster Micawber, con su viveza habitual, cuando se trataba aquel asunto---, como el miembro de tu familia, sea el que sea, hombre o mujer, nos ha hecho esperar durante mucho tiempo, quizá no le moleste ahora esperar a que yo esté dispuesto a recibirle. -Micawber -dijo su mujer en voz baja-, en un momento como este... -¡No habría generosidad --dijo míster Micawber levantándose-en vengarse de las ofensas! Emma, reconozco mis culpas. -Y además no eres tú quien ha sufrido por ello, sino mi familia. Si mi familia se da cuenta por fin del bien de que se ha privado voluntariamente; si quiere tendernos ahora la mano de amigos, ¡no la rechacemos! -Querida mía, que así sea. -Si no lo haces por ellos, Micawber, hazlo por mí -Emma -respondió él-, yo no sabría resistir a semejante llamamiento. No puedo prometerte que saltaré al cuello de los de tu familia; pero el miembro de ella que me espera abajo no verá enfriarse su ardor por una acogida glacial. Míster Micawber desapareció y tardaba en volver. Mistress Micawber tenía aprensión de que hubiera surgido alguna discusión entre él y el miembro de su familia. Por fin, el mismo chico reapareció, y me presentó una carta escrita con lápiz, con el encabezamiento oficial: «Heep contra Micawber». Por aquel documento supe que míster Micawber, al verse detenido de nuevo, había caído en la más violenta desesperación; me rogaba que le enviase con el muchacho su cuchillo y su trozo de estaño, que podrían serle útiles en la prisión durante los cortos momentos que le quedaban de vida. Me pedía también, como última prueba de amistad, que llevara a su familia al Hospicio de Caridad de la Parroquia y que olvidara que había existido nunca una criatura con su nombre. Como es natural, le contesté apresurándome a bajar con el chico para pagar su deuda. Le encontré sentado en un rincón, mirando con expresión siniestra al agente de policía que le había detenido. Una vez en libertad, me abrazó con la mayor ternura y se apresuró a inscribir aquello en su libreta, con algunas notas, donde tuvo buen cuidado, lo recuerdo, de añadir medio penique, que yo había omitido, por olvido, en el total. Aquel memorable cuaderno le recordó precisamente otra transacción, como él lo llamaba. Cuando subimos dijo que su ausencia había sido causada por circunstancias independientes de su voluntad; después sacó de su bolsillo una gran hoja de papel, cuidadosamente doblada y cubierta con una larga suma. A la primera ojeada me di cuenta de que nunca había visto nada tan monstruoso en ningún cuademo de aritmética. Era, según parece, un cálculo de intereses compues tos sobre lo que él llamaba « el total principal de cuarenta y una libras, diez chelines, once peniques y medio», para épocas diferentes. Después de haber estudiado cuidadosamente sus recursos y comparado las cifras, había llegado a deter minar la suma que representaba el todo, interés y principal, por dos años, quince meses y catorce días, desde esa fecha. Había preparado con su mejor escritura una nota que entregó a Traddles, dando miles de gracias por encargarse de su deuda íntegra, como debe hacerse de hombre a hombre. -Sigo teniendo el presentimiento --dijo míster Micawber moviendo la cabeza con expresión pensativa- de que encontraremos a nuestra familia a bordo antes de nuestra partida definitiva. Míster Micawber, evidentemente, tenía otro presentimiento sobre el mismo asunto; pero lo metió en su taza de estaño, y se lo tragó todo. -Si durante el viaje tiene usted alguna ocasión de escribir a Inglaterra, mistress Micawber -dijo mi tía---, no deje de damos noticias suyas. -Mi querida miss Trotwood -respondió ella-, seré demasiado dichosa pensando que hay alguien a quien le interesa saber de nosotros, y no dejaré de escribirle. Míster Copperfield, que es desde hace tanto tiempo nuestro amigo, es pero que no tenga inconveniente en recibir de vez en cuando algún recuerdo de una persona que le ha conocido antes de que los mellizos fueran conscientes de su existencia. Respondí que tendría mucho gusto en tener noticias suyas siempre que tuviera ocasión de escribirnos. -Las facilidades no nos faltaran, gracias a Dios -dijo míster Micawber-. El océano ya es sólo una gran flota, y seguramente encontraremos más de un barco durante la travesía. Es una diversión este viaje -continuó, cogiendo su telescopio-, una verdadera diversión. La distancia es imaginaria. Cuando lo recuerdo no puedo por menos que sonreír. Aquello era muy de míster Micawber... Antes, cuando iba de Londres a Canterbury, hablaba corno de un viaje al fin del mundo, y ahora que dejaba Inglaterra para ir a Australia, le parecía que partía para atravesar la Mancha. -Durante el viaje probaré a hacerles tener paciencia desgranando mi rosario, y confío que durante las largas veladas no les molestará oír las melodías de mi hijo Wilkins, alrededor del fuego. Cuando mistress Micawber tenga ya el pie seguro y no se maree (perdón por la expresión), ella también les cantará su cancioncita. A cada instante veremos pasar a nuestro lado tiburones y delfines; a babor como a estribor descubriremos todo el tiempo cosas llenas de interés. En una palabra -dijo míster Micawber con su antigua elegancia-, es probable que tengamos a nuestro alrededor tantos motivos de distracción, que cuando oigamos gritar «¡Tierra!» desde lo alto del gran mástil, nos quedemos muy sorprendidos. Y blandió victoriosamente su tacita de estaño, como si ya hubiera efectuado el viaje y acabara de sufrir un examen de primera clase ante las autoridades marítimas más competentes. -En cuanto a mí, yo espero sobre todo, mi querido míster Copperfield --dijo mistress Micawber-, que un día revivamos en nuestra antigua patria la persona de algún miembro de nuestra familia. No frunzas el ceño, Micawber; no me refiero ahora a mi familia, sino a los hijos de nuestros hijos. Por vigorosa que pueda ser la rama trasplantada, yo no podré olvidar el árbol de donde ha salido; y cuando nuestra raza haya llegado a la grandeza y a la fortuna, confieso que me gustaría que esa fortuna viniera a las arcas de la Gran Bretaña. -Querida mía -dijo míster Micawber-, que la Gran Bretaña busque su suerte donde pueda; yo me veo obligado a decir que, como ella no ha hecho nunca gran cosa por mí, no me preocupa mucho su suerte. -Micawber -continuó mistress Micawber-, haces mal. Cuando se parte para un país lejano, no es para debilitar, sino para fortalecer los lazos que le unen a uno con Albión. -Los lazos en cuestión, querida mía -repuso míster Micawber-, no me han cargado, lo repito, de obligaciones personales, para que yo tema lo más mínimo formar otros. -Micawber -insistió mistress Micawber-, insisto en que estás equivocado; tú mismo no sabes de lo que eres capaz, Micawber; y por eso yo cuento con fortalecer, aun alejándote de tu patria, los lazos que lo unen con Albión. Míster Micawber se sentó en su butaca, con las cejas ligeramente fruncidas; parecía no admitir más que a medias las ideas de mistress Micawber a medida que las enunciaba, aunque estuviera profundamente marcado por la perspectiva que abrían ante él. -Mi querido míster Copperfield --dijo mistress Micawber-, deseo que míster Micawber comprenda su situación. Me parece extraordinariamente importante que, desde el momento de nuestro embarque, míster Micawber comprenda su situación. Usted me conoce lo bastante, míster Copperfield, para saber que yo no tengo la viveza de carácter de míster Micawber. Yo soy, si se me permite decirlo, una mujer eminentemente práctica. Sé que vamos a emprender un largo viaje; sé que tendremos que sufrir muchas dificultades y privaciones; es una verdad demasiado clara. Pero también sé lo que es míster Micawber; sé mejor que él de todo lo que es capaz. Y por eso considero como de mucha importancia el que míster Micawber comprenda su situación. -Querida mía ---contestó él-, permíteme que te haga observar que me resulta imposible darme cuenta de mi situación en el momento actual. -No soy de esa opinión, Micawber --contestó ella-; al menos, no lo soy por completo. Mi querido míster Copperfield, la situación de míster Micawber no es como la de todo el mundo: míster Micawber se va a un país lejano precisamente para hacerse conocer y apreciar por primera vez en su vida. Yo quiero que míster Micawber se ponga a la proa del barco y diga con voz segura: «Vengo a conquistar este país. ¿Tenéis honores? ¿Tenéis riquezas? ¿Tenéis empleos espléndidamente retribuidos? ¡Que me los traigan! ¡Sois míos!». Míster Micawber nos lanzó una mirada que quería decir: «Verdaderamente hay mucho sentido en lo que está diciendo». -En resumen -dijo mistress Micawber en tono decisivo -, quiero que míster Micawber sea el César de su fortuna. Así es como yo considero la verdadera situación de míster Micawber, mi querido míster Copperfield. Deseo que desde el primer día de viaje míster Micawber se ponga en la proa del barco, diciendo: «¡Basta de retrasos, basta de desconciertos, basta de apuros! Eso pasaba en nuestra antigua patria; pero esta es nuestra patria nueva y me debe una reparación; ¡que nos la dé! ». Míster Micawber cruzó los brazos con resolución, como si ya estuviera de pie, dominando la figura que adorna la proa del navío. -Y si comprende su situación, ¿no tengo razones para decir que fortificará el lazo que le une con la Gran Bretaña en lugar de debilitarle? ¿Habrá quien pretenda que no llegue hasta la madre patria la influencia del hombre importante cuyo astro se levantará en otro hemisferio? ¿Tendré la debilidad de creer que, una vez en posesión del cetro de la fortuna y del genio en Australia, míster Micawber no será nada en Inglaterra? Yo sólo soy una mujer; pero sería indigna de mí misma y de papá si tuviera que reprocharme esta absurda debilidad. En su profunda convicción de que no había nada que contestar a aquellos argumentos, mistress Micawber había dado a su tono una elevación moral que yo no le había conocido antes. -Y por eso deseo más todavía que podamos volver un día a habitar en la tierra natal. Míster Micawber llegará a tener (no puedo por menos de creerlo muy probable), míster Micawber llegará a tener un gran nombre en la historia, y entonces será el momento de que reaparezca glorioso en el país que le ha visto nacer y que no había sabido apreciar sus grandes facultades. -Amor mío -repuso míster Micawber-, no puede por menos que conmoverme tu afecto, y estoy siempre dispuesto a acatar tu buen juicio. ¡Será lo que tenga que ser! ¡Dios me libre de querer arrebatar a mi tierra natal la menor parte de las riquezas que podrán un día acumularse en nuestros descendientes! -Está bien -dijo mi tía, volviéndose hacia míster Peggotty-; bebo a la salud de todos. ¡Que toda clase de bendiciones y de éxitos los acompañen! Míster Peggotty soltó a los dos niños, que tenía sobre sus rodillas, y se unió a míster y mistress Micawber para brindar a nuestra salud; después, los Micawber y él se estrecharon cordialmente la mano, y al ver la sonrisa que iluminaba el rostro brillante de míster Peggotty, pensé que él sí que sabría vivir, tener un buen nombre y hacerse querer por todas, par tes donde fuera. Los niños también tuvieron permiso para meter sus cucharas de palo en la taza de míster Micawber y unirse al brindis general; después de esto, mi tía y Agnes se levantaron y se despidieron de los emigrantes. Fue un momento doloroso. Todo el mundo lloraba; los niños se agarraban a la falda de Agnes, y dejamos al pobre míster Micawber en un arrebato de violenta desesperación, llorando y sollozando, a la luz de una sola vela, cuya claridad, vista desde el Táme sis, debía de dar a la habitación el aspecto de una pobre casa. Al día siguiente por la mañana fui a asegurarme de que habían partido. Habían subido a la chalupa a las cinco de la mañana, y al ver la pobre casa donde sólo los había visto una vez, y encontrarle un aspecto triste y desierto, porque se ha bían ido, comprendí el vacío que dejan semejantes despedidas. Por la tarde de aquel día nos dirigimos a Gravesen Peggotty y yo. Encontramos el barco, rodeado de una multitud de barcas, en medio del río... El viento era bueno; la bandera de partida flotaba en lo alto del mástil. Alquilé inmediatamente una barca y subimos a bordo, a través del laberinto confuso del navío. Míster Peggotty nos esperaba en el puente. Me dijo que míster Micawber acababa de ser detenido d e nuevo (y por última vez) a petición de Heep, y que, según mis instrucciones, había pagado el total de la deuda, que yo le entregué al momento. Después nos hizo bajar al entrepuente, y allí se disiparon los temores que yo había podido concebir de que llegara a saber lo ocurrido en Yarmouth. Míster Micawber se acercó a él, le agarró del brazo amistosamente y me dijo en voz baja que desde la antevíspera no le había dejado ni un momento. Era para mí un espectáculo tan extraño, la oscuridad me parecía tan grande y el espacio tan angosto. que en el primer momento no me daba cuenta de nada; sin embargo, poco a poco mis ojos se acostumbraron a aquellas tinieblas, y me creí en el centro de un cuadro de Ostade. En medio de las vigas y cuerdas del barco se veían las hamacas, las maletas, los baúles, los barriles, que componían el equipaje de los emigrantes; algunas linternas iluminaban la escena; más lejos, la pálida luz del día entraba por una escotilla o una manga de viento. Grupos muy diferentes se apiñaban; hacían nuevas amistades, se despedían de las antiguas, se ha blaba, se reía, se lloraba, se comía, se bebía; algunos estaban ya instalados en el pedazo de suelo que les correspondía, y se ocupaban en arreglar sus efectos, colocando a los niños en taburetes o sillitas; otros, no sabiendo dónde meterse, vagaban de un lado para otro desolados. Había niños que sólo conocían la vida hacía una semana o dos, y viejos encorva dos que parecían no tener más que una semana o dos de vida por delante. Labradores que llevaban en sus botas tierra del suelo natal, y herreros cuya piel iba a dar al nuevo mundo una muestra del humo de Inglaterra; en el poco espacio del entrepuente habían encontrado medio de amontonarse muestras de todas las edades y estados. Lanzando una mirada a mú alrededor, me pareció ver, sentada al lado de uno de los pequeños Micawber, una mujer cuyo aspecto me recordaba a Emily. Otra mujer se inclinó hacia ella, abrazándola, y después se alejó rápidamente a través de la multitud, dejándome un vago recuerdo de Agnes. Pero en medio de la confusión general y del desorden de mis pensamientos, la perdí de vista, y ya sólo vi una cosa: que daban la señal de dejar el puente a todos los que no partían; que mi buena Peggotty lloraba a mi lado, y que mistress Gudmige se ocupaba activamente en arreglar las cosas de míster Peggotty, con la ayuda de una joven vestida de negro, que me volvía la espalda. -¿Tiene usted algo más que decirme, señorito Davy? -me preguntó míster Peggotty-. ¿No tiene ninguna pregunta que hacerme mientras estamos aquí todavía? -Una sola - le dije- ¿Martha?... Tocó el brazo de la joven que había visto a su lado. Se volvió, y era Martha. -¡Que Dios le bendiga! ¡Es usted el hombre más bueno de la tierra! ¿Se va con ustedes? Ella me contestó por él deshaciéndose en lágrimas. No pude decir una palabra; pero estreché la mano de mister Peggotty; y si alguna vez he estimado y querido a un hombre en el mundo, ha sido a él. Los que no partían abandonaban el navío. Yo tenía todavía que cumplir mi deber más penoso. Le dije lo que me ha bía encargado que le repitiera, en el momento de su partida, el noble corazón que había dejado de latir. Se conmovió profundamente. Pero cuando, a su vez, me encargó sus afectos y sentimientos para el que ya no podia oírles, estaba yo más conmovido que él. Había llegado el momento. Le abracé, cogí del brazo a mi antigua niñera, que lloraba, y subimos al puente. Me despedí de la pobre mistress Micawber, que continuaba esperando a su familia con inquietud, y sus últimas palabras fueron para decirme que no abandonaría nunca a mister Micawber. Volvimos a bajar a nuestra barca, y a cierta distancia nos, detuvimos para ver al barco tomar su impulso. El sol se ponía. El navío flotaba entre nosotros y el cielo rojizo; se veía el menor de sus cables y cuerdas en aquel fondo deslumbrante. Resultaba tan hello, tan triste, y al mismo tiempo tan alentador, el ver al glorioso barco, inmóvil todavía sobre el agua débilmente agitada, con todo su cargamento, con todos sus pasajeros reunidos en multitud en el puente, silenciosos, con las cabezas desnudas. Nunca había visto nada seme jante. El silencio sólo duró un momento. El viento levantaba las velas; el barco empezó a moverse; resonaron tres ¡hurras!, salidas de todas las barcas, y, repetidas a bordo, fueron de eco en eco a morir en la orilla. El corazón se desfallecía a la vista de los pañuelos y de los sombreros que se movían en señal de adiós, y entonces fue cuando la vi. La vi, al lado de su tío, todavía temblorosa, estrechándose contra él. Y él nos la enseñaba. Nos vio, y me envió con la mano un último adiós. ¡Adiós, pobre Emily, bella y frágil planta arrastrada por la tormenta! ¡Agárrate a él con toda la confianza que lo deje tu corazón roto, pues él te agarra a ti con toda la fuerza de su inmenso amor!... Entre los matices sonrosados del cielo, Emily, apoyada en su tío, y él sosteniéndola en su brazo, pasaron majestuosa mente y desaparecieron. Cuando llegamos a la orilla, la noche había caído sobre las colinas de Kent... y también, tenebrosa, sobre mí. CAPÍTULO XVIII AUSENCIA Fue una noche muy larga y muy tenebrosa, turbada por tantas esperanzas perdidas, por tantos recuerdos queridos, por tantos errores, por tantas penas. Dejé Inglaterra sin comprender bien todavía la fuerza del golpe que había sufrido. Dejé todo lo que me era querido, y me fui. Creía que todo terminaría así. Como cuando un soldado acaba de recibir un balazo mortal, y todavía no se da cuenta siquiera de que está herido, yo, solo con mi corazón indisciplinado, tampoco me daba cuenta de la profunda herida contra la que tenía que luchar. Por fin fui percatándome, pero poco a poco, lentamente. El sentimiento de desolación que llevaba al alejarme se ha cía a cada instante más profundo. Al principio sólo era un sentimiento vago y penoso de tristeza y de soledad; pero después fue transformándose por grados imperceptibles en una pena sin esperanzas por todo lo que había perdido: amor, amistad, interés; por todo lo que el amor había roto en mis manos: la primera fe, el primer afecto, el sueño entero de mi vida. Ya no me quedaba nada más que un vasto desierto, que se extendía a mi alrededor irrompible, hacia el horizonte oscuro. Si mi dolor era egoísta, yo no me daba cuenta. Lloraba por mi «mujer-niña», arrebatada tan joven. Lloraba por el que hubiera podido ganar la amistad y la admiración de todos, igual que había sabido ganarse la mía. Lloraba por el pobre corazón roto que había encontrado descanso en el mar enfurecido, y por los restos diseminados de aquella casa donde había oído sonar el viento de la noche cuando yo era niño. No veía ninguna esperanza de salida a la tristeza, acumulada donde había caído. Iba de un lado a otro llevando mi pena conmigo. Sentía todo el peso de aquel fardo que me doblaba, y mi corazón pensaba que nunca podría verse libre de él. En aquellos momentos de depresión creía que iba a morir. A veces pensaba que por lo menos quería morir al lado de los míos, y volvía hacia atrás, para estar más cerca. Otras veces continuaba mi camino a iba de pueblo en pueblo, persiguiendo no sé qué ante mí y queriendo dejar detrás tampoco sé el qué. Me sería imposible describir una a una todas las fases de tristeza por las que pasé en mi desesperación. Hay sueños de esos que no podrían describirse más que de una manera vaga e imperfecta, y cuando trato de recordar aquella época de mi vida, me parece que es un sueño de esos, que me viene a la memoria. Veo de pasada ciudades desconocidas, palacios, catedrales, templos, cuadros, castillos y tumbas; calles fantásticas, todos los viejos monumentos de la historia y de la imaginación. Pero no los veo, los sueño, llevando siempre mi penosa carga y dándome cuenta apenas de los objetos que pasan y desaparecen. No ver nada, no oír nada, únicamente absorto en mi dolor, esa fue la noche que cayó sobre mi corazón indisciplinado. Pero salgamos de ello, como yo terminé por salir, a Dios gracias... Ya es hora de sacudir este largo y triste sueño. Durante muchos meses viaje así, con una nube oscura en el espíritu. Razones misteriosas parecían impedirme tomar el camino de mi casa y animarme a proseguir mi peregrina ción. Tan pronto iba de un sitio a otro, sin detenerme en ninguna parte, como permanecía mucho tiempo en el mismo lugar, sin saber por qué. No tenía sentido. Mi espíritu no encontraba sostén en ninguna parte. Estaba en Suiza; había salido de Italia atravesando los Alpes, y erraba con un guía por los senderos apartados de las montañas. No sé si aquellas soledades majestuosas hablaban a mi corazón; pero había algo maravilloso y sublime para mí en aquellas alturas prodigiosas, en aquellos precipicios ho rribles, en aquellos torrentes que rugían, en aquellos caos de nieve y de hielo... Fue lo único de que me di cuenta. Una tarde, antes de la puesta de sol, bajaba al fondo de un valle, donde pensaba pasar la noche. A medida que seguía el sendero alrededor de la montaña desde donde acababa de ver al sol muy por encima de mí, creí sentir el placer de lo bello y el instinto de una felicidad tranquila despertarse en mí bajo la dulce influencia de aquella paz y reanimar en mi corazón una llama de aquellas emociones desde hacía tanto tiempo olvidadas. Recuerdo que me detuve con una especie de tristeza en el alma, que ya no se parecía al agotamiento de la desesperación. Recuerdo que estuve a punto de creer que podía operarse en mí algún cambio feliz. Bajé al valle en el momento en que el sol doraba las cimas, cubiertas de nieve, que iban a ocultarle como una nube eterna. La base de las montañas que formaban la garganta donde se encontraba el pueblo era de fresca vegetación, y por encima de aquel alegre verdor crecían los sombríos bos ques de pinos, que cortaban la nieve, sosteniendo las avalanchas. Más arriba se veían las rocas grisáceas, los senderos, los hielos, y pequeños oasis de pastos, que se perdían en la nieve que coronaba la cima de los montes. Aquí y allí, en las laderas, se veían puntos en la nieve, y cada punto era una casa. Todos aquellos hoteles solitarios, aplastados por la grandeza sublime de las cimas gigantescas que los dominaban, parecían de juguete. Lo mismo ocurría con el pueblo, agrupado en el valle, con su puente de madera sobre el arroyo, que caía en cascada y corría con ruido en medio de los árboles. A lo lejos, en la calma de la tarde, se oía una especie de canto: eran las voces de los pastores; y viendo una nube, deslumbrante con el fuego del sol, que se ponía, casi me pareció que salían de ella los acentos de aquella música serena que no es de la tierra. De pronto, en medio de aquella grandeza imponente, la voz, la gran voz de la naturaleza me habló. Dócil a su influencia secreta, apoyé en el musgo mi cabeza fatigada y lloré, pero como no había llorado desde la muerte de Dora. Algunos momentos antes había encontrado un paquete de cartas que me esperaban, y había salido del pueblo para leerlas mientras me preparaban la comida. Otros paquetes se habían perdido, y no había recibido nada hacía mucho tiempo. Aparte de alguna línea diciendo que estaba bien y que había llegado aquí o allá, yo no había tenido fuerzas para escribir ni una sola carta desde mi partida. Tenía el paquete en las manos y lo abrí. La letra era de Agnes. Era dichosa, como nos había asegurado, al sentirse útil. Y tenía éxito sin esfuerzo, como había esperado. Era todo lo que me hablaba de ella. Después hablaba de mí. No me daba consejos, no me hablaba de mis deberes; me decía únicamente, con su fervor acostumbrado, que tenía confianza en mí. Me decía que sabía que con mi carácter no dejaría de sacar una lección saludable de la pena que me ha bía tocado. Que sabía que las pruebas y el dolor no harían más que elevar y fortificar mi alma. Estaba segura de que ahora daría a mis trabajos un fin más noble y más firme. Se alegraba de la fama que ya tenía mi nombre, y esperaba con impaciencia los éxitos que todavía lo ilustrarían, pues estaba segura de que continuaría trabajando. Sabía que a mi corazón, como a todos los corazones buenos y elevados, la aflicción les da fuerzas. Del mismo modo que las desgracias de mi infancia habían hecho de mí lo que ya era, las desgracias mayores, agudizando mi valor, me harían todavía mejor para que pudiera transmitir a los demás, en mis libros, todo lo que yo había aprendido. Me encomendaba a Dios, que había acogido en su reposo a mi inocente tesoro; me repetía que me quería siempre como una hermana y que su pensamiento me seguía por todas partes, orgullosa de lo que había hecho e infinitamente más orgullosa todavía de lo que estaba destinado a hacer. Guardé la carta en mi pecho, y pensé en lo que era una hora antes. Cuando escuchaba las voces lejanas, y veía las nubes de la tarde tomar un tinte más sombrío, y todos los matices del valle borrarse, la nieve dorada de las cumbres se confundía con el cielo pálido de la noche, y sentí la noche de mi alma pasar, y desvanecerse con aquellas sombras y aque llas tinieblas. El amor que sentía por ella no tenía nombre; más querida para mí de lo que lo había sido nunca... Releí muchas veces su carta, y le escribí antes de acostarme. Le dije que había necesitado mucho su ayuda; que sin ella no sería ni hubiera sido nunca lo que me decía, pero que ella me daba la ambición de serlo y el valor de intentarlo. Lo intenté, en efecto. Faltaban tres meses para que hiciera un año de mi desgracia. Decidí no tomar ninguna resolución antes de que expirase aquel plazo, y, en cambio, tratar de responder a la estimación de Agnes. Aquel tiempo lo pasé todo en el valle en que estaba y en sus alrededores. Transcurridos los tres meses decidí permanecer todavía durante cierto tiempo lejos de mi país, y establecerme por de pronto en Suiza, que se me había hecho querida por el recuerdo de aquella tarde. Después volví a tomar la pluma y a ponerme al trabajo. Seguía humildemente los consejos de Agnes; interrogaba a la naturaleza, a quien nunca se la interroga en vano; ya no rechazaba lejos de mí los afectos humanos. Pronto tuve casi tantos amigos en el valle como los había tenido en Yarmouth, y cuando los dejé, en el otoño, para ir a Ginebra, y cuando volví a encontrarlos en la primavera, su sentimiento y su acogida me llegaban al corazón, como si me lo dijeran en mi lengua. Trabajé mucho y con paciencia. Me ponía temprano y me quitaba tarde. Escribí una historia triste, con un asunto no muy alejado de mi desgracia, y la envié a Traddles, que gestionó su publicación, de una manera muy ventajosa para mis intereses; y el ruido de mi reputación creciente llegó hasta mí con los viajeros que encontraba en mi camino. Después de haberme distraído y descansado un poco, volví a ponerme al trabajo con mi antiguo ardor sobre un nuevo asunto de ficción. A medida que avanzaba en aquella tarea me apasionaba más y ponía en ella toda mi energía. Era mi tercer trabajo de ficción. Había escrito, poco más o menos, la mitad cuando en un intervalo de reposo pensé en volver a Inglaterra. Desde hacía mucho tiempo, sin perjudicar a mi trabajo paciente, me había dedicado a ejercicios robustos. Mi salud, gravemente alterada cuando dejé Inglaterra, se había restablecido por completo. Había visto mucho, había viajado mucho, y creo que había aprendido algo en mis viajes. Ahora ya he contado todo lo que me parecía necesario decir sobre esta larga ausencia... Sin embargo, he hecho una reserva. La he hecho; pero no porque tuviera intención de callar ni uno solo de mis pensamientos, pues, ya lo he dicho, estas son mis memorias; pero he querido guardar para el fm este secreto envuelto en el fondo de mi alma. Ahora llego a él. No consigo entrar por completo en este misterio de mi propio corazón, y, por lo tanto, no puedo decir en qué momento empecé a pensar que hubiera podido hacer a Agnes el objeto de mis primeras y más queridas esperanzas. No puedo decir en qué época de mi pena empecé a pensar que en mi despreocupada juventud había arrojado lejos de mí el tesoro de su amor. Quizás había cogido algún murmullo de este lejano pensamiento cada vez que había tenido la desgracia de sentir la pérdida o la necesidad de ese algo que no debía nunca realizarse y que faltaba a mi felicidad. Pero era un pensamiento que no había querido acoger, cuando se había presentado, más que como un sentimiento mezclado de reproches para mí mismo, cuando la muerte de Dora me dejo triste y solo en el mundo. Si en aquella época hubiera estado yo cerca de Agnes, quizá, en mi debilidad, hubiese traicionado aquel sentimiento íntimo. Y ese fue al principio el temor vago que me empujaba lejos de mi país. No me hubiera resignado a per der la menor parte de su afecto de hermana, y mi secreto, una vez escapado, hubiera puesto entre nosotros una barrera hasta entonces desconocida. Yo no podía olvidar la clase de afecto que ella tenía ahora por mí y que era obra mía; pues si ella me había querido de otro modo, y a veces pensaba que quizá fuera así, yo la había rechazado. Cuando éramos niños me había acostumbrado a considerarla como una quimera, y había dado todo mi amor a otra mujer. No había hecho lo que hubiese podido hacer; y si Agnes hoy era para mí lo que era, una hermana y no una amante, yo lo había querido, y su noble corazón había hecho lo demás. Al principio del cambio que gradualmente se operaba en mí, cuando ya empezaba a reconocerme y observarme, pensaba que quizá algún día, después de una larga espera, podría reparar las fuerzas del pasado; que podría tener la felicidad indecible de casarme con ella. Pero, al transc urrir, el tiempo se llevaba aquella lejana esperanza. Si me había amado, ¿no debía ser todavía más sagrada para mí recordando que había recibido todas mis confidencias? ¿No se había sacrificado para llegar a ser mi hermana y mi amiga? Y si, por el contrario, nunca me había amado, ¿podría esperar que me quisiera ahora? ¡Me había sentido siempre tan débil en comparación con su constancia y su valor! Y ahora lo sentía todavía más, Y aunque antes hubiera sido digno de ella, ya había pasado aquel tiempo. La había dejado huir lejos de mí, y me merecía el castigo de perderla. Sufrí mucho en aquella lucha; mi corazón estaba lleno de tristeza y de remordimientos, y, sin embargo, sentía que el honor y el deber me obligaban a no it a ofrecer a una persona tan querida mis esperanzas desvanecidas, después de que por un capricho frívolo las había llevado a otro lado cuando estaban en toda su frescura y juventud. No trataba de ocultarme que la quería, que la quería para siempre; pero me repetía que era demasiado tarde para poder cambiar en nada nuestras relaciones mutuas. Había reflexionado mucho en lo que me decía mi Dora, cuando me hablaba en sus últimos momentos, de lo que nos hubiese ocurrido si hubiéramos tenido que pasar más tiempo juntos; había comprendido que a veces las cosas que no suceden producen sobre nosotros tanto efecto como las que suceden en realidad. Aquel porvenir de que ella se asustaba por mí era ahora una realidad que el cielo me enviaba para castigarme, como lo hubiese hecho antes o después, aun al lado suyo, si la muerte no nos hubiera separado antes. Traté de pensar en todos los resultados felices que hubiera producido en mí la influencia de Agnes para ser más animoso y menos egoísta, más atento a velar sobre mis defectos y a corregir mis errores. Y así, a fuerza que pensar en lo que hubiera podido ser, llegué a la convicción sincera de que aquello no sería nunca. Esta era la arena movediza de mis pensamientos, las perplejidades y dudas en que pasé los tres años transcurridos desde mi partida hasta el día en que emprendí mi regreso a la patria. Sí; hacía tres años que el barco cargado de emi grantes se había echado a la mar, y tres años después, a la misma hora, en el mismo sitio, a la puesta de sol, estaba yo de pie en el puente del barco que me traía a Inglaterra, con los ojos fijos en el agua matizada de rosa, donde había visto reflejarse la imagen de aquel barco. Tres años. Es mucho tiempo en un sentido, aunque sea corto en otro. Y mi país me resultaba muy querido, y Agnes también... pero no era mía... nunca sería mía... Eso hubiese podido ser; pero ya había pasado el tiempo... CAPÍTULO XIX REGRESO Desembarqué en Londres, en una tarde fría de otoño. Estaba oscuro y lluvioso, y en un momento vi más niebla y barro que los que había visto en un año. Por no encontrar coche, fui a pie desde Custom House hasta el Monument; y mirando las fachadas de las casas y las hinchadas goteras, que eran como viejas amigas mías, no podía por menos que pensar que eran unas amigas algo sucias. He notado a menudo (y supongo que a mucha gente le ha brá ocurrido otro tanto) que el marcharse uno de un sitio que le es familiar parece ser la señal para que ocurran en él muchos cambios. Mirando por la ventanilla del coche observé que una vieja casa de Fish-Street Hill, que seguramente no había visto, desde hacía un siglo, pintores, carpinteros ni albañiles, la habían derribado durante mi ausencia, y que una calle cercana, célebre por su insalubridad y mal estado, ha bía sido dragada y ensanchada. ¡Casi esperaba encontrarme la catedral de Saint Paul envejecida! También estaba preparado para encontrar cambios de fortuna en mis amigos. Hacía tiempo que mi tía había vuelto a establecerse en Dover, y Traddles había empezado a tener, poco tiempo después de mi marcha, cierto nombre como abogado. Ahora ocupaba unas habitaciones en Gray's Inn, y me había dicho en sus últimas cartas que tenía ciertas esperanzas de unirse en breve a la chica más encantadora del mundo. Me esperaban en casa antes de Navidad; pero no creían que vo lviera tan pronto. Los había engañado a propósito, para tener el gusto de sorprenderlos. Y, sin embargo, era tan injusto, que sentía un escalofrío de disgusto al no verme esperado por nadie, y rodaba solo y silencioso entre las sombrías calles. Las tiendas tan conocidas, con sus alegres luces, me animaron algo, y cuando me apeé en la puerta del café de Gray's Inn recobré mi buen humor. Al principio recordé aquellos tiempos tan diferentes, cuando dejé Golden Cross, y los cambios que habían acaecido desde entonces; pero aquello era natural. -¿Sabe usted dónde vive míster Traddles? -le pregunté al camarero, mientras me calentaba en la chimenea del café. -Holtom Court, señor, número dos. -¿Creo que míster Traddles empieza a tener una fama cada vez mayor entre los abogados? -dije. -Es posible -contestó el camarero-; pero yo no estoy enterado. Este camarero, de edad madura y flaco, pidió ayuda a otro de más autoridad (hombre fuerte, con gran papada, vestido de calzón corto negro), que se levantaba de un sitio que parecía un banco de sacristía, en el fondo del café, donde estaba en compañía de la caja, del libro de direcciones y de otros libros y papeles. -Míster Traddles -dijo el camarero flaco-, número dos en la Court. El majestuoso camarero le hizo seña con la mano de que podía retirarse, y se volvió gravemente hacia mí. -Preguntaba -dije yo- si míster Traddles, que vive en el número dos, en Court, no tiene una fama cada vez mayor entre los abogados. -Nunca he oído su nombre -dijo el camarero, con una hermosa voz de bajo. Me sentí humillado, por Traddles. -Será muy joven seguramente -dijo el portentoso camarero fijando sus ojos severamente en mí-. ¿Cuánto tiempo hace que ejerce? -No más de tres años --dije yo. El camarero, que yo suponía que hacía cuarenta años que vivía en su banco de sacristía, no podía interesarse por un asunto tan insignificante, y me preguntó qué quería para comer. Me sentía en Inglaterra otra vez, y estaba realmente triste por lo que había oído de Traddles. No tenía suerte. Pedí con timidez un poco de pescado y un bistec, y me quedé de pie delante del fuego, meditando sobre la oscuridad de mi pobre amigo. Seguía al camarero con mis ojos, y no podía dejar de pensar que el jardín en que había florecido aquella planta era un sitio difícil para crecen Tenía un aire tan tieso, tan antiguo, tan ceremonioso, tan solemne. Miré alrededor de la habitación, cuyo suelo habían cubierto de arena, sin duda del mismo modo que se hacía cuando el camarero mayor era un niño, si alguna vez lo fue, lo cual me parecía dudoso. Y miré a las mesas relucientes, en las que me veía reflejado en el mismo fondo de la antigua caoba; y a las lámparas, sin una sola raja en sus colgajos tan limpios; y a los confortables cortinajes verdes, con sus pulimentadas anillas de cobre, cerrando cuidadosamente cada departamento; y a las dos grandes chimeneas de carbón que ardían resplandecientes; y a las filas de jarras jactanciosas, como demostrando que en la cueva no costaba trabajo encontrar viejas barricas poseedoras de buen vino de Oporto; y me decía que, en Inglaterra, tanto la fama como el foro eran muy difíciles de ser tomados por asalto. Subí a mi dormitorio para mudar mis ropas húmedas, y la espaciosa habitación de viejo entarimado (que recuerdo que estaba encima del paseo de arcos que daba a Inn), y la apacible inmensidad del lecho de cuatro columnas, y la indomable gravedad de los ventrudos cajones, todo, parecía cernirse austeramente sobre la fortuna de Traddles o de cualquier aventurada juventud. Bajé otra vez a comer, y la misma solemnidad de la comida y el ordenado silencio del establecimiento, vacío de clientes, pues no habían terminado aún las vacaciones, parecía condenar con elocuencia la audacia de Traddles y de sus pequeñas esperanzas, que todavía tendrían que esperar lo menos veinte años. No había visto nada parecido desde que me fui, y mis esperanzas por mi amigo se desvanecieron. El camarero mayor se había cansado de mí, y se puso a las órdenes de un viejo caballero de altas polairias, para el cual pareció surgir de la bodega una botella especial de Oporto, pues él no había dado ninguna orden. El camarero segundo me confirmó, en un susurro, que aquel señor estaba retirado de los negocios, que vivía en el Square y que tenía una gran fortuna, que esperaban dejaría a una hija de su lavandera; se murmuraba también que tenía en su oficina un servicio de plata muy estropeado por el desuso, aunque jamás ojos humanos vieron en su casa más que una cuchara y un tenedor desparejados. Entonces pensé que Traddles estaba perdido y que no había esperanza para él. Sin embargo, como tenía muchas ganas de ver a mi viejo y querido amigo, despaché mi comida de manera nada apropiada, para confirmar la opinión del camarero mayor, y me apresuré a salir por la puerta trasera. Pronto llegué al número dos de Court. Una inscripción en la puerta de entrada me informó de que míster Traddles ocupaba varias habitaciones en el último piso. Subí la escalera. Una escalera destartalada, débilmente iluminada en cada descansillo por un quinqué ahumado, que se moría en una jaula de cristal sucio. En mi ascensión precipitada me pareció oír el sonido agradable de una risa, y no la risa de un procurador o abogado, ni de un estudiante de procurador ni de abogado, sino la risa de dos o tres alegres muchachas. Al paranne a escuchar puse el pie en un agujero donde la Honorable Sociedad de Gray's Inn había olvidado poner madera, y me caí, con bastante estrépito; al levantarme había cesado el ruido. El resto de mi ascensión la hice con más cuidado; y mi corazón palpitaba con fuerza, cuando encontré abierta una puerta exterior en que se leía: «Míster Traddles». Llamé. Se oyó un gran alboroto en el interior, pero nada más. Llamé otra vez. Un chico de mirada viva, medio recadero y medio empleado, que estaba muy sofocado, pero que me miró como para desafiarme legalmente con arrogancia, se presentó: -¿Está míster Traddles en casa? --dije yo. -Sí, señor; pero está ocupado. -Deseo verle. Después de un momento de inspección, el chiquillo de mirada viva decidió dejarme entrar, y abriendo más la puerta, me introdujo primero en un pequeño vestíbulo y después en un gabinete, donde me encontré en presencia de mi viejo amigo (igualmente sofocado), sentado delanté de una mesa a inclinado sobre unos papeles. -¡Cielos! -exclamó Traddles levantando los ojos, ¡Si es Copperfiedl! Y se precipitó en mis brazos, donde le estreché fuertemente. -¿Va todo bien, mi querido Traddles? -Todo va bien, mi queridísimo Copperfield, y sólo tengo buenas noticias que darle. Los dos llorábamos de placer. -Mi querido amigo -dijo Traddles mesándose los cabellos en su excitación, cosa completamente innecesaria-; mi queridísimo Copperfield, ¡cuánto tiempo que no lo había visto! Y bien, amigo mío, ¡cuánto me alegra verte! ¡Qué mo reno estás! ¡Qué feliz soy! Te juro por mi honor y por mi vida que nunca me he regocijado tanto, mi querido Copperfield, ¡nunca!, ¡nunca! Por mi parte, tampoco podía expresar mi emoción. Al principio era incapaz de hablar. -¡Mi querido Copperfield, que ha adquirido una fama tan grande! -continuó Traddles-. ¡Mi glorioso Copperfield! ¡Cielo santo! Pero ¿cuándo has venido? ¿De dónde sales? ¿Qué has estado haciendo? Sin esperar contestación a nada de lo que decía, Traddles, que me había instalado en un butacón, avivaba el fuego con una mano y me tiraba de la corbata con la otra, creyendo, sin duda, que era el abrigo. Sin soltar la tenaza, me abrazaba, y yo le abrazaba también; y ambos, riéndonos y secándonos los ojos, nos sentamos y nos estrechamos las manos por encima de la chimenea. -¡Pensar -dijo Traddles- que estaba tan cercana tu vuelta y que no has asistido a la ceremonia! -¿A qué ceremonia, mi querido Traddles? -Pero ¡cómo! --dijo Traddles abriendo los ojos, segun su costumbre-, ¿no has recibido mi última carta? -Desde luego que no, si se refería a una ceremonia. -¡Cómo, mi querido Copperfield! --dijo Traddles agarrándose el pelo con las dos manos y apoyándolas luego en mis rodillas-. ¡Me he casado! -¡Casado! --exclamé alegremente. -Dios me bendiga, sí --dijo Traddles-. El reverendo Horace me casó con Sofía, en Devonshire. Pero, chico, ¡si la tienes ahí detrás de la cortina de la ventana! ¡Mira! Con gran sorpresa mía, «la chica más encantadora del mundo» salió de su escondite, riéndose y enrojeciendo. La más deliciosa, amable, dichosa; la más resplandeciente no via que jamás vio el mundo, según creo que le dije a Traddles. La besé como un antiguo amigo, y le deseé felicidades con todo mi corazón. -¡Dios mío! -dijo Traddles-. ¡Qué reunión más encantadora! Estás morenísimo, querido Copperfield. ¡Bendito sea Dios, qué contento estoy! -Y yo también --dije. -Lo mismo digo -exclamó Sofía enrojeciendo y riendo. -Somos todo lo felices que se puede ser -dijo Traddles-. Hasta las chicas son dichosas; por cierto que me olvidaba de ellas. -¿Olvidado? -dije. -Sí; las chicas --dijo Traddles-, las hermanas de Sofía. Están con nosotros; han venido a dar una vuelta por Londres. El hecho es que cuando... ¿Eras tú el que dabas traspiés por las escaleras, Copperfield? -Sí, yo era -dije riendo. -Pues entonces, cuando ibas dando tumbos por las escaleras -dijo Traddles-, yo estaba jugando con las chicas; especifiquemos: jugábamos al escondite. Pero como esto no se debe hacer en Westminster Hall, pues no parecería correcto si lo viera un cliente, se marcharon, y ahora, sin duda, están escuchando --dijo Traddles, echando una mirada a la puerta de otro cuarto. -Siento mucho -dije riéndome de nuevo- el haber ocasionado esa dispersión. -Ni una palabra -añadió Traddles encantado-; si las hubieras visto escaparse y volver otra vez, después de que llamaste, a coger las peinetas, que se les habían caído del pelo, y marcharse como locas, no hubieses dicho eso. Que rida mía, ¿quieres ir a buscarlas? Sofía salió corriendo, y oímos que en el cuarto contiguo la recibían con risotadas. -Verdaderamente musical, ¿no te parece, mi querido Copperfield? -dijo Traddles-. Es muy agradable de oír. Ilumina por completo estas habitaciones, ¿sabes? Para un desdichado bachiller, que ha vivido solo toda su vida, es ver daderamente delicioso; es encantador. ¡Pobres chicas! Han tenido una pérdida tan grande con Sofía, la cual, te lo aseguro Copperfield, es y será siempre la muchacha más encantadora; y me alegro mucho más de lo que puedo expresar al verlas de tan buen humor. La compañía de muchachas es una cosa deliciosa, Copperfield. No es propio de la profesión; pero es realmente delicioso. Viendo que tartamudeaba, y comprendiendo que, en la bondad de su corazón, temía haberme ocasionado alguna pena con lo que había dic ho, me apresuré a tranquilizarle con una sinceridad que evidentemente le alivió y le agradó mucho. -Pero, a decir verdad --dijo Traddles-, nuestros arreglos domésticos están por completo en desacuerdo, mi que rido Copperfield. Hasta la estancia de Sofía aquí está en desacuerdo con el decoro de la profesión; pero no tenemos otro domicilio. Nos hemos embarcado en un bote y estamos dis puestos a no quejamos. Y Sofía es una extraordinaria administradora. Te asombraría ver cómo ha instalado a estas chicas. Apenas si yo mismo sé cómo lo ha hecho. -¿Y cuántas tienes aquí? -pregunté. -La mayor, la Belleza, está --dijo Traddles en tono confidencial-; Carolina y Sarah están, ¿sabes?, aquella que lo decía que tenía algo en la espina dorsal; está muchísimo mejor; y las dos más jóvenes, que Sofía educó, también están con nosotros. ¡Ah!, también Luisa está aquí. -¿De verdad? --exclamé. -Sí --dijo Traddles-. Ahora bien; toda la casa (quiero decir las habitaciones) no son más que tres; pero Sofía las ha arreglado, las ha instalado del modo más maravilloso, y duermen lo más cómodamente posible. Tres en ese cuarto --dijo Traddles señalando- y tres en este otro. No pude por menos que lanzar una mirada a mi alrededor buscando dónde podrían acomodarse míster y mistress Traddles. Traddles me comprendió. -Como acabo de decirte, estamos dispuestos a no quejarnos de nada -dijo Traddles-, y así, la semana pasada improvisamos una cama aquí, en el suelo. Pero hay un cuartito debajo del tejado, un cuarto muy mono una vez que se ha llegado a él, que la misma Sofía ha acondicionado para darme una sorpresa y que es ahora nuestro dormitorio. Es como un cuchitril de gitanos, pero tiene unas vistas muy hermosas. -Por fin, mi querido Traddles, estás casado -dije'. ¡Cómo me regocija! -Gracias, gracias, Copperfield --dijo Traddles, mientras nos estrechábamos una vez más la mano-; soy tan feliz como no se puede ser más. Aquí tienes a tu antiguo amigo, ya ves -me dijo Traddles mostrándome con aire triunfante el florero y el velador-, y ahí tienes la mesa de mármol; todos los demás muebles son sencillos y útiles, como pue des ver. Y en cuanto a plata, no tenemos ni siquiera una cucharilla. -¡Ya irá ganándose todo! --dije alegremente. -Eso es --contestó Traddles-: hay que ganarlo. -Cucharillas para mover el té no nos faltan; pero son de metal inglés. -Así la plata brillará más cuando la tengáis --dije. -Eso mismo decimos nosotros --exclamó Traddles-. Ya ves, mi querido Copperfield -prosiguió hablándome otra vez en tono confidencial-; después de aquel proceso en el Tribunal de Doctores, que fue muy provechoso para mi carrera, fui a Devonshire y tuve algunas serias conversaciones en privado con el reverendo Horace. Me apoyaba en el hecho de que Sofía, que, como aseguro, Copperfield, es la muchacha más encantadora... -Estoy convencido de ello -interrumpí. -Lo es, ya lo creo -repitió Traddles-. Pero temo ha berme alejado del asunto. Creo que te estaba hablando del reverendo Horace. -Has dicho que lo apoyabas en el hecho... -¡Ah, sí! En el hecho de que Sofía y yo habíamos estado en relaciones mucho tiempo y en que, en una palabra, Sofía, con el permiso de sus padres, estaba muy contenta de casarse conmigo --dijo Traddles con su franca sonrisa de siempre-. Esto es, dispuesta a casarse con el metal inglés corriente. Muy bien. Entonces propuse al reverendo Horace (que es un hombre excelente, Copperfield, y merecía ser obispo, o, por lo menos, debiera tener lo suficiente para vivir sin verse en apuros) que si podía reunir doscientas cincuenta libras en un año, con la esperanza para el año siguiente de hacer alguna cosa más, y además amueblar un sitio pequeño como este, nos uniera a Sofía y a mí. Me tomé la libertad de demostrarle que habíamos sido pacientes durante muchos años y que la circunstancia de que Sofía era extraordinariamente útil en su casa no tenía que ser una razón para que sus queridos padres se opusieran a que su hija se estableciera en la vida. ¿Comprendes? -Claro que no debían oponerse -dije. -Me alegro de que pienses así, Copperfield -prosiguió Traddles-; porque sin hacer el menor reproche al reverendo Horace, yo creo que padres, hermanos y demás son a veces muy egoístas en estos casos. También hice notar que mi mayor deseo era ser útil a la familia, y que si tenía éxito en el mundo y, por desgracia, le ocurriera alguna cosa (me refiero al reverendo Horace)... -Ya entiendo -dije. -O a mistress Crewler... mis deseos eran ser un padre para sus hijas. Me contestó de un modo admirable, halagando mucho mis sentimientos, y me prometió obtener el consentimiento de mistress Crewler para este arreglo, Les costó mucho trabajo convencerla. Le subía desde las piernas hasta el pecho y de ahí a la cabeza... -¿Qué es lo que le subía? -pregunté. -La pena ---contestó Traddles seriamente-. Sus sentimientos en general. Como ya te dije en cierta ocasión, es una mujer muy superior; pero ha perdido el use de sus miembros. Cualquier cosa que le preocupe le ataca generalmente a las piernas; pero en esta ocasión le subió al pecho y luego a la cabeza; de manera que se le alteró todo el sistema de un modo muy alarmante. Sin embargo, consiguieron curarla, colmándola de atenciones cariñosas, y nos casamos hace seis semanas. No puedes figurarte, Copperfield, qué monstruo me sentí cuando vi llorar y desmayarse a toda la familia. Mistress Crewler me pudo ver antes de partir; no me perdonaba el haberle arrebatado a su hija; pero como es una buena persona, por fin se le ha pasado. He tenido de ella una carta encantadora esta mañana. -Y, en resumidas cuentas, mi querido amigo ---dije-, te sientes tan dichoso como merecías serlo. -¡Oh! En eso eres muy parcial -dijo Traddles riéndose-; pero, en realidad, no me cambio por nadie. Trabajo mucho y leo Derecho sin saciarme. Me levanto a las cinco todas las mañanas, y no me cuesta trabajo. Durante el día tengo escondidas a las chicas, y por las noches nos divertimos juntos. Te aseguro que me da mucha pena que se marchen el jueves, que es la víspera del primer día de Michaelmas Term. Pero aquí están las muchachas --dijo Traddles, dejando el tono confidencial y hablando alto-. Míster Copperfield: miss Crewler, miss Sarah, miss Louisa, Margaret, Lucy. Parecían un ramo de rosas, tan frescas y tan sanas estaban. Eran todas muy monas, y miss Caroline, muy guapa; pero en la mirada brillante de Sofía había una expresión tan tierna, tan alegre y tan serena, que valía más que todo y que me aseguraba que mi amigo había elegido bien. Nos sentamos alrededor de la chimenea, mientras el chico, de aire travieso, cuya sofocación adivinaba yo ahora que había sido ocasionada por el arreglo precipitado de los papeles, se apresuraba a quitarlos de encima de la mesa para reemplazarlos por el té. Después de esto, se retiró, cerrando la puerta de un portazo. Mistress Traddles, cuyos ojos brillaban de contenta, después de hacer el té se puso tranquilamente a tostar el pan, sentada en un rincón, al lado de la chimenea. Mientras se dedicaba a aquella operación me dijo que había visto a Agnes. «Tom» la había llevado a Kent, a una boda, y allí había visto también a mi tía; las dos estaban muy bien y no hablaron más que de mí. Me dijo que «Tom» me había tenido presente en sus pensamientos todo el tiempo que estuve fuera. «Tom» era una autoridad en todo. «Tom» era evidentemente el ídolo de su vida, y ninguna conmoción podría hacerle vacilar en su pedestal, siempre creyendo en él y reverenciándole con toda la fe de su corazón, sucediera lo que sucediera. La deferencia que ambos, ella y Traddles, profesaban a la Belleza me gustaba mucho. No creo que fuera muy razonable; pero me parecía encantadora y una parte esencial de su carácten Si en algún momento Traddles echaba de menos las cucharillas de plata, no me cabe duda que era al ofrecer el té a la Belleza. Si su dulce mujercita se vanagloriaba de algo, era únicamente de ser hermana de la Belleza. Las más leves indicaciones y caprichos eran considerados por Traddles y su mujer como cosas naturales y legítimas. Si ella hubiera nacido reina de las abejas, y ellos fueran abejas obreras, no hubiesen podido estar más satisfechos. Pero su abnegación me encantaba. El mejor elogio que podía hacerse de ellos era el orgullo que tenían por aquellas muchachas y la sumisión a todas sus fantasías. Si alguna vez se dirigían a él, llamándole querido, era para rogarle que les trajera algo o les llevara algo, les levantara algo, les bajara algo, les buscara algo, les cogiera algo, y era interpelado así por una a otra de sus cuñadas lo menos doce veces en una hora. Del mismo modo, no sabían hacer nada sin Sofía. Si el pelo de alguna se desarreglaba, nadie más que Sofía podía arreglarlo. Si alguna había olvidado la tonadilla de alguna canción, nadie más que Sofía la encontraba. Si otra quería recordar el nombre de una plaza en Devonshire, únicamente ella lo sabía. Si se quería escribir alguna noticia a casa, sólo se confiaba en Sofía, para que te escribiera por la mañana, antes de desayunar. Si a alguna se le soltaba un punto en la media, nadie más que Sofía era capaz de corregir el defecto. Eran por completo las amas de la casa, y Sofí a y Traddles les servían. No sé cuántos chiquillos hubiera podido cuidar Sofía en aquel tiempo; pero tenía fama de saber toda clase de canciones de niños, y las cantaba por docenas, apropiadas a su vocecita clara, una después de otra (a petición de cada he rmana, que quería tener la suya, sin olvidar a la Belleza, que no se quedaba atrás). Yo estaba entusiasmado. Lo mejor de todo era que, en medio de sus exigencias todas las herma nas tenían gran ternura y respeto por Sofía y Traddles. Al despedirme, y cuando Traddles me acompañó hasta el café, estoy seguro de que nunca vi una cabellera tan rebelde (ni ninguna otra menos rebelde) ir de mano en mano para recibir semejante chaparrón de besos. Era una escena en la que pensaba con gusto aun después de mucho rato de haberles dado las buenas noches. Un millar de rosas que hubieran florecido en aquellas habitaciones de la deslucida Gray's Inn no hubiesen resplandecido ni la mitad. La idea de aquellas muchachas de Devonshire entre aquellos viejos jurisconsultos y en aquellos graves estudios de procuradores, preparando el té y las tostadas y cantando las canciones de niños en aquella atmósfera sucia de grasilla y pergamino, de lacre, de obleas polvorientas, de botellas de tinta, de papel sellado, de procesos, escritos, declaraciones y recibos, me parecía una cosa tan fantástica como si hubiera soñado que la fabulosa familia del sultán era admitida en la lista de abogados, con el pájaro que habla, el árbol que canta y el agua dorada en Gray's Inn Hall. Sin embargo, noté que después de haberme despedido de Traddles, de vuelta en el café, se había operado un gran cambio en mi desaliento acerca de él. Empecé a pensar que saldría adelante, a pesar de todos los camareros-jefes de Inglaterra. Sentado en una silla delante de una de las chimeneas del café, para pensar en ellos más a gusto, caí gradualmente desde las consideraciones de su felicidad en la contemplación del rastro que iban dejando los carbones ardientes, y pensado, al verlos despedazarse y cambiar, en las principa les vicisitudes y separaciones que habían sucedido desde que yo había dejado Inglaterra, hacía tres años, y pensaba también en los muchos fuegos de leña que había percibido y que, al consumirse en ardientes cenizas y confundirse en plumado montón sobre la tierra, me parecían la imagen de mis esperanzas muertas. Ahora podía pensar en el pasado gravemente, pero sin amargura, y podía contemplar el futuro con ánimo sereno. El hogar ya no existía para mí. A la mujer a quien yo podía haber inspirado un amor profundo, le había enseñado a que rerme como una hermana. Se casaría y tendría nuevos derechos en su ternura, y, cumpliéndolos, no sabría nunca el amor que por ella había crecido en su corazón. Era justo que pagase con mi tristeza mi temeraria pasión. Recogía lo que había sembrado. Pensaba en todo esto, preguntándome si mi corazón podría soportarlo y continuar tranquilo en el lugar que ocupaba en el suyo y que ella ocupaba en mí, cuando me di cuenta de que mis ojos se fijaban en una figura que parecía haber surgido del fuego, en asociación con mis antiguos recuerdos. El pequeño míster Chillip, el doctor a cuyos buenos servi cios fui deudor en el primer capítulo de esta historia, estaba sentado, leyendo un periódico, en el rincón opuesto de la chimenea. Se le notaba visiblemente envejecido por los años; pero como era un hombre blando, apacible y sereno, los Ile vaba tan bien, que en aquel momento me pareció que estaba igual que cuando esperaba en nuestro saloncito mi nacimiento. Míster Chillip había dejado Bloonderstone hacía seis o siete años y desde entonces no le había vuelto a ver. Estaba sentado plácidamente, leyendo el periódico, con su cabecita inclinada hacia un lado, y un vaso de jerez caliente al lado del codo. Parecía tan conciliador en sus modales, que daba la impresión de presentar sus excusas al periódico por tomarse la libertad de leerlo. Me adelanté hacia donde estaba y le dije: -¿Cómo está usted, míster Chillip? Pareció asustarle aquella inesperada interpelación por parte de un extraño, y contestó suavemente, según su costumbre: -Muchas gracias, caballero, es usted muy amable. Se lo agradezco mucho. Y espero que esté usted bien... -¿No se acuerda usted de mí? - le dije. -Pues verá usted, caballero -me contestó míster Chillip, sonriendo amablemente y moviendo la cabeza mientras me observaba-. Hay algo en su expresión y su presencia que me parece familiar; pero, en realidad, no puedo dar con su nombre. -Y, a pesar de todo, lo sabe usted mucho antes de que yo mismo lo supiera ---contesté. -¿De verdad, caballero? -dijo míster Chillip-. ¿Es posible entonces que tuviera yo el honor de asistirle cuando ...? -Sí --contesté. -Pues entonces -exclamó míster Chillip-, no hay duda que ha cambiado mucho desde entonces. -Probablemente --dije. -Pues bien -observó míster Chillip-; espero que us ted me disculpe si me veo obligado a preguntarle, por favor, su nombre. Al decirle cómo me llamaba se emocionó visiblemente. Me estrechó las manos (lo cual para él era un proceder violento, pues acostumbraba deslizar tímidamente, a unas dos pulgadas de su cadera, uno o dos dedos, y parecía desconcertado cuando alguien le agarraba con fuerza). Aun ahora metió la mano en el bolsillo de su abrigo tan pronto como le fue posible soltarla, y pareció tranquilizarse cuando vio que estaba sana y salva. -Querido mío --exclamó, observándome, con su cabeza inclinada hacia un lado-. ¿Y es usted míster Copperfield de verdad? ¡Bueno! Creo que le hubiera reconocido mirándole más detenidamente. Hay un gran parecido entre usted y su pobre padre. -No tuve la dicha de conocerle -observé. -Es verdad, caballero -dijo míster Chillip en tono muy suave-. Y es deplorable bajo todos los sentidos. Pues aun en nuestro recuerdo no ignoramos su fama -dijo míster Chillip, moviendo suavemente su cabecita-. Debe de tener usted una gran excitación aquí dentro -dijo míster Chillip señalándose la frente con el índice-. Y será una ocupación muy fatigosa, ¿verdad? -¿Dónde vive usted ahora? - le pregunté, sentándome a su lado. -Estoy establecido a algunas millas de Bury Saint-Edmund -dijo mister Chillip-. Mistress Chillip heredó de su padre una pequeña finca en los alrededores, nos instalamos allí, donde (le agradará saberlo) nos va bastante bien. Mi hijo es ya un gran personaje -dijo míster Chillip, sacudiendo un poquito su cabecita-. Su madre ha tenido que soltar dos pliegues a su ropa la semana pasada. ¡Así pasa el tiempo, como puede usted ver! Al hacer aquella reflexión, el hombrecillo se llevó la copa vacía a los labios. Le propuse que se la llenaran de nuevo, haciéndole compañía mientras la terminaba. -Muy bien -contestó despacito, como siempre -, es más de lo que estoy acostumbrado; pero no puedo privarme del placer que me ocasiona su conversación. Me parece que fue ayer el día que tuve el honor de asistirle en el sarampión. Salió usted perfectamente de aquella enfermedad. Le agradecí el elogio y pedí otro vaso, que trajeron enseguida. -Esto es un exceso -dijo míster Chillip moviéndolo--; pero no puedo resistir a una ocasión tan extraordinaria. ¿No tiene usted familia? Sacudí de un lado a otro la cabeza. -Sabía que había usted tenido una pérdida hace algún tiempo --dijo míster Chillip-; me lo dijo la hermana de su padrastro. Un carácter muy decidido, ¿verdad? -Sí, bastante decidido -dije-. ¿Dónde la vio usted, míster Chillip? -¿No está usted enterado ---contestó míster Chillip con su plácida sonrisa- de que su padrastro es otra vez uno de mis vecinos? -No sabía nada --dije. -Pues lo es -dijo míster Chillip-. Se casó con una señorita de aquellos contornos que poseía una pequeña fortuna la pobre infeliz. ¿Y cómo se siente? ¿No siente usted fatiga? -preguntó míster Chillip mirándome con atención. No cóntesté a esta pregunta, y volví a los Murdstone. -Ya sabía que se había casado de nuevo. ¿Asiste usted a la familia? -pregunté. -Normalmente no; pero me han llamado algunas veces -contestó-. Los órganos frenológicos de la firmeza están poderosamente desarrollados en míster Murdstone y su hermana. Contesté con una mirada tan expresiva, que míster Chillip, envalentonado con ella y con la segunda copa, movió varias veces la cabeza y exclamó, en tono pensativo: -¡Ay querido! Nos acordamos de otros tiempos, míster Copperfield. -¿Y el hermano y la hermana siguen el mismo estilo de vida? --dije. -Verá usted -contestó míster Chillip-. Un médico no debía tener oídos y ojos nada más que para su profesión. Pero, sin embargo, tengo que decirle que son muy severos, lo mismo para esta vida que para la otra. -Espero que en la otra sepan arreglarse sin su ayuda --repliqué-. ¿Qué es lo que hace ahora? Míster Chillip agitó la cabeza, revolvió la bebida y echó un traguito. -Era una mujer encantadora --observó en tono plañidero. -¿La presente mistress Murdstone? -Una mujer encantadora de verdad --dijo míster Chillip-. Estoy seguro de que era tan amable como es posible serlo. La opinión de mistress Chillip es que ha cambiado completamente de humor desde que se ha casado, y que está casi loca de melancolía. Hay que convenir que las señoras -observó míster Chillip temerosamente- tienen un gran espíritu de observación. -Supongo que habrán querido someterla o romperla en su detestable molde, ¿que el Cielo la ayude!, y lo habrán conseguido --dije. -Verá usted. Al principio había violentos altercados, se lo aseguro -dijo míster Chillip-; pero ahora no es más que una sombra. Me atrevería, señor, a decirle con confianza que, desde que la hermana vino en ayuda del hermano, los dos le han reducido casi a un estado de imbecilidad. Le dije que lo creía fácilmente. -No vacilo en decir --continuó míster Chillip, tomando un nuevo traguito de su bebida-, entre usted y yo, que su pobre madre murió a causa de ello, y que la tiranía, el humor sombrío y las persecuciones han hecho de mistress Murdstone casi un ser idiota. Antes de casarse era una mujer muy alegre; pero su austeridad la ha destrozado. Ahora la tratan más como si fueran sus guardianes que marido y cuñada. Esta era la observación que me hizo mistress Chillip no hace aún una semana. Y le aseguro a usted que las señoras son muy observadoras. La misma mistress Chillip es una gran observadora. -Yes que sigue teniendo la pretensión de dar a este carácter sombrío (me avergüenza usar tal palabra para esta idea) el nombre de religión. -No se anticipe usted -dijo míster Chillip, cuyos pár pados iban tomándose cada vez más rojos con el estímulo inacostumbrado de que sacaba su valor-. Una de las observaciones más acertadas de mistress Chillip, una observación que me ha electrizado -siguió diciendo despacio-, es que míster Murdstone se eleva sobre un pedesta l y se llama a sí mismo Naturaleza Divina. Cuando mistress Chillip me dijo esto me hubiera podido usted tirar al suelo sólo con el contacto de una pluma. ¡Las señoras son muy observadoras! -Instintivamente ---dije yo. -Me alegro encontrar tal respaldo a mi opinión -replicó-. No me ocurre a menudo el dar opiniones que no sean profesionales, se lo aseguro. Míster Murdstone echa discursos en público algunas veces, y se dice, en una palabra, lo dice mistress Chillip: que cuanto más tirano ha sido más feroces son sus doctrinas. ---Creo que mistress Chillip tiene mucha razón --dije. -Mistress Chillip llega a decir ---continuó diciendo el más suave de los hombres, con mucha animación- que lo que el pueblo llama equivocadamente su religión es un pretexto para sus malos humores y arrogancias; y ¿sabe usted -continuó, inclinando suavemente la cabeza hacia un lado- que no encuentro autoridad para míster y mistress Murdstone en el Nuevo Testamento? -Yo tampoco la he encontrado nunca -dije. ---Entre tanto -dijo míster Chillip-, nadie los puede ver; y como se otorgan la autoridad de condenar a la gente que los detesta, tenemos un buen número de condenados entre nuestros vecinos. Sin embargo, como dice mistress Chillip, sufren un continuo castigo. Padecen el suplicio de Prometeo, de devorar su propio corazón, y el propio corazón es mal alimento. Y ahora, caballero, si usted me permite insistir sobre su estado, no se excite usted demasiado. No me costó trabajo, dada la excitación de míster Chillip por la influencia de la poción, distraer su atención de este tópico y llevarle a sus propios asuntos, sobre los cuales fue muy locuaz durante otra media hora, dándome a entender, entre otras cosas, que si estaba en aquel momento en el café de Gray's Inn era para declarar ante una comisión investigadora tocante al estado de un paciente que había enfermado del cerebro por abuso de bebidas alcohólicas. -Le aseguro a usted -dijo- que en estas ocasiones me pongo extremadamente nervioso. No puedo soportar que se me engañe. Esto me deshace. ¿Sabe usted que me hizo falta tiempo para reponerme de aquella alarmante señora, la no che de su nacimiento, míster Copperfield? Le dije que iba a ver a mi tía, el dragón de aquella noche, a la mañana siguiente, y que hubiese podido ver que era una de las mujeres más cariñosas y más excelentes si hubiera llegado a conocerla con más intimidad. La mera posibilidad de volverla a ver parecía aterrarle. Contestó con una pálida sonrisa: «¿De verdad? ¿Realmente?»; a inmediatamente pidió una vela y se fue a la cama, como si no se encontrara seguro en ningún sitio. No subió precisamente dando tumbos; pero me parece que su plácido pulso debía de dar dos o tres pulsaciones más por minuto que la noche aquella en que mi tía, en el paroxismo de su desencanto, le pegó con su cofia. Extraordinariamente cansado me acosté, y al día siguiente me metí en la diligencia de Dover, y llegué sano y salvo al salón de mi tía, en el momento en que preparaba el té (ahora tenía lentes), y fui recibido, con los brazos abiertos, por ella, por míster Dick y por mi querida vieja Peggotty, que hacía las veces de ama de llaves. Mi tía se divirtió mucho cuando empecé a contarle mi entrevista con míster Chillip y el recuerdo tan terrible que conservaba de ella. Ella y Peggotty dijeron muchas cosas del segundo marido de mi pobre ma dre, y de la «asesina» de su hermana. Ningún castigo ni tormento hubiera obligado a mi tía a llamarla por su nombre de pila o a designarla de otra manera. CAPÍTULO XX AGNES Cuando nos dejaron solos, mi tía y yo estuvimos charlando hasta muy entrada la noche. Me contó que todas las cartas de los emigrantes respiraban esperanza y alegría; que míster Micawber había enviado ya muchas veces pequeñas sumas de dinero para saldar sus deudas, « como debe hacerse de hombre a hombre; que Janet había vuelto al servicio de mi tía al establecerse esta de nuevo en Dover, y que, por último, había renunciado a su antipatía por el sexo masculino, casándose con un rico tabernero, y habiendo confirmado mi tía aquel gran principio ayudando y asistiendo a la novia y hasta honrando la ceremonia con su presencia. He aquí alguno de los puntos sobre los que versó nuestra conversación, aunque ya me había hablado de ello en sus cartas, con más o menos detalles. Míster Dick tampoco fue olvidado. Mi tía me dijo que se dedicaba a copiar todo lo que le caía en las manos, y que con aquel trabajo había conseguido que el rey Carlos I se mantuviera a una distancia respetuosa; que estaba muy contenta de verle libre y satisfecho, y que, en fin (conclusión que no era nueva), sólo ella sabía todo lo que valía. -Y ahora, Trot -me dijo, acariciándome la mano mientras estábamos sentados al lado del fuego, siguiendo nuestra antigua costumbre-, ¿cuándo vas a it a Canterbury? -Buscaré un caballo a iré mañana por la mañana, a menos de que quieras venir conmigo. -No -dijo mi tía en tono breve-; pienso quedarme aquí. -En ese caso iré a caballo. No hubiese atravesado hoy Canterbury sin detenerme si hubiera sido para ver a otra persona que no fueras tú. En el fondo estaba encantada; pero me contestó: «¡Bah, Trot! Mis viejos huesos hubieran podido esperar hasta mañana». Y volvió a acariciarme la mano mientras yo miraba al fuego, soñando. Soñando. No podía saberme tan cerca de Agnes sin sentir en toda su fuerza los sentimientos que me habían preocupado tanto tiempo. Quizá ahora estaban dulcificados por el pensamiento de que aquella lección me estaba merecida por no haberlo previsto cuando tenía todo el porvenir ante mí; pero no por eso dejaba de sentirlo. Todavía oía yo la voz de mi tía repetirme lo que ahora comprendía mejor: « ¡Oh Trot! ¡Ciego!, ¡ciego!, ¡ciego!». Guardamos silencio durante unos minutos. Cuando levanté los ojos vi que me observaba atentamente. Quizá había seguido el hilo de mis pensamientos, menos difícil de seguir ahora que cuando mi espíritu se obstinaba en mi ceguera. -Quizá te parezca que a su padre se le han blanqueado mucho los cabellos; pero en lo demás está mucho mejor: es un hombre nuevo. Ya no aplica su medida limitada a todas las alegrías y a todas las penas de la vida humana. Créeme, hijo mío; es necesario que todos los sentimientos se hayan empequeñecido mucho en un hombre para que se pueda medir con semejante medida. -Es cierto - le respondí. -En cuanto a ella, la encontrarás ---dijo mi tía- tan bella y tan buena, tan tierna y tan desinteresada como siempre. Si supiera un elogio mayor, Trot, no dudaría en dárselo. Y, en efecto, no había mejor elogio para ella, ni más amargo reproche para mí. ¡Oh! ¿Por qué fatalidad me había extraviado de aquel modo? -Si enseña a las niñas que la rodean a ser como ella ---continuó mi tía, y sus ojos se llenaron de lágrimas-, Dios sabe que será una vida bien empleada. «Dichosa de ser útil», como decía ella. ¿Y cómo podría ser de otra manera? -Tiene Agnes algún- -pensaba alto, más bien que ha blaba. -¿Algún qué? --dijo vivamente mi tía. -Algún enamorado -dije. -Por docenas --exclamó mi tía, con una especie de orgullo indignado-. Hubiera podido casarse veinte veces, amigo mío, desde que te has marchado. -No lo dudo -dije-; pero ¿ha encontrado un hombre digno de ella? Pues de no ser así, ella no le querría. Mi tía permaneció silenciosa un momento, con la barbilla apoyada en la mano. Después, levantando lentamente los ojos: -Sospecho ---dijo- que está enamorada de uno, Trot. -¿Y es correspondida? -pregunté. -Trot -repuso gravemente mi tía-, no tengo derecho para decirte más. Ella no se ha confiado nunca a mí, y sólo son suposiciones mías. Me miraba atentamente, con inquietud (hasta la vi temblar), y me di cuenta, más que nunca, de que seguía mis íntirnos pensamientos. Hice una llamada a todas las resoluciones que había tomado durante tantos días y noches de lucha -on mi corazón. -Si es así -proseguí---, creo que lo será... -No digo que lo sea -dijo bruscamente mi tía-; no debes fiarte de mis sospechas. Al contrario, has de guardar secreto. A lo mejor es una idea mía, y no tengo derecho a decir nada. -Si fuera así -continué-, Agnes me lo dirá algún día. Una hermana, a la que he demostrado tanta confianza, tía, no me negará la suya. Mi tía separó su mirada de mí, tan lentamente como la había fijado, y, pensativa, se tapó la cara con una mano. Poco a poco puso la otra mano encima de mi hombro, y permanecimos así, uno al lado de otro, pensando en el pasado, sin cambiar una palabra hasta el momento de acostarnos. Al día siguiente, temprano, salí para el lugar donde había pasado el tiempo lejano de mis estudios. No puedo decir que me sintiera completamente dichoso con la esperanza de ganar una batalla conmigo mismo, ni con la perspectiva de ver pronto su rostro querido. Pronto recorrí, en efecto, aquel camino, que conocía tan bien, y atravesé aquellas calles tranquilas, donde cada piedra me era tan familiar corno un libro de clase a un colegial. Fui a pie hasta la vieja casa; después me alejé; tenía el corazón demasiado lleno para decidirme a entrar. Volví, y vi al pasar la ventana baja de la torrecilla donde Uriah Heep y después míster Micawber trabajaban: ahora era un saloncito; ya no había oficinas. Y la casa tenía el mismo aspecto limpio y cuidado que cuando la había visto por primera vez. Rogué a la criada que vino a abrirme que dijera a mistress Wickfield que un caballero deseaba verla de parte de un amigo que volvía del extranjero. Me hizo subir por la vieja escalera, advirtiéndome que tuviera cuidado con los escalones (los conocía yo mejor que ella), y entré en el salón. Nada había cambiado. Los libros que leíamos juntos Agnes y yo estaban en el mismo sitio; volví a ver en el mismo rincón el pupit re en que tantas veces había trabajado. Todos los pequeños cambios que los Heep habían introducido en la casa habían sido deshechos. Todo estaba lo mismo que en los tiempos felices. Me asomé a una ventana, y miraba las casas de la otra acera recordando cuántas veces las había contemplado los días de lluvia, cuando vine a estudiar a Canterbury, y todas las suposiciones que me divertía hacer sobre la gente que se asomaba a sus ventanas, y la curiosidad con que los seguía subiendo y bajando las escaleras, mientras la lluvia golpeaba el empedrado. Recordaba que compadecía con toda mi alma a los que llegaban a pie, por la noche, en la oscuridad, empapados y arrastrando las piernas, con su envoltorio al hombro, en la punta de un palo. Todos aquellos recuerdos estaban todavía tan frescos en mi memoria; sentía el mismo olor de la tierra húmeda y de hojas mojadas; hasta me parecía el mismo viento que me había desesperado durante mi penoso viaje. El ruido de la puertecita que se abría en el zócalo de madera tallada me hizo estremecer. Me volví. La bella y serena mirada de Agnes encontró la mía. Se detuvo, poniéndose la mano en el pecho; yo la cogí en mis brazos. -Agnes, querida mía, ¡he llegado demasiado de improviso! -No, no; ¡estoy tan contenta de verte, Trotwood! -Querida Agnes; yo sí que soy dichoso volviéndote a ver La estrechaba contra mi corazón, y durante un momento nos miramos en silencio. Después nos sentamos uno al lado del otro, y vi en su rostro angelical la expresión de alegría y de afecto con que soñaba día y noche desde hacía años. Estaba tan ingenua, tan bella, tan buena; le debía tanto y la quería tanto, que no podía expresar lo que sentía. Traté de bendecirla, traté de darle las gracias, traté de decirle (como lo había hecho a menudo en mis cartas) toda la influencia que ejercía sobre mí; pero mis esfuerzos eran vanos. Mi ale gría y mi amor parecían mudos. Con su dulce tranquilidad calmó mi inquietud; me recordó el momento de nuestra separación; me habló de Emily, a quien había ido a ver en secreto muchas veces; me habló, de una manera conmovedora, de la tumba de Dora. Con el instinto siempre justo que le daba su noble corazón tocó tan dulce y delicadamente las cuerdas dolorosas de mi memoria, que ni una de ellas dejó de responder a su llamamiento armonioso, y yo prestaba oído a aquella triste y lejana melo día, sin que me hicieran sufrir los recuerdos que despertaba en mi alma. ¿Cómo hubiera podido sufrir, cuando todo lo dominaba ella, como las alas del ángel bueno de mi vida? -¿Y tú, Agnes? -dije por fin-. Háblame de ti. No me has dicho todavía nada de lo que haces. -¿Y qué podría decirte? -repuso con su radiante sonrisa-. Mi padre está bien. Nos encuentras muy tranquilos en nuestra vieja casa, que nos ha sido devuelta; nuestras inquietudes se han disipado; sabiendo eso, Trotwood, lo sabes todo. -¿Todo, Agnes? --dije. Me miró no sin un poco de sorpresa y de emoción. -¿No hay nada más, hermana mía? -dije. Palideció; después enrojeció y palideció de nuevo. Me pareció que sonreía con serena tristeza, y movió la cabeza. Había intentado hacerle hablar del asunto de que me había hablado mi tía, pues, por dolorosa que fuera para mí aquella confidencia, quería someter mi corazón y cumplir con mi deber hacia Agnes. Pero al ver que se turbaba no insistí. -¿Tienes mucho que hacer, querida Agnes? -¿Con mis discípulas? --dijo levantando la cabeza; ya había recobrado su serenidad habitual. -Sí. ¿Te darán mucho trabajo, no? -Es un trabajo tan dulce -repuso-, que sería casi ingrata si le diera ese nombre. -Nada de lo que es bueno lo parece difícil -repliqué. Palideció de nuevo, y otra vez, al bajar la cabeza, vi la triste sonrisa. -¿Te esperarás para ver a mi padre --dijo alegremente-, y pasarás el día con nosotros? ¿Quizá hasta quieras dormir en tu antigua habitación? La seguimos llamando tuya. Aquello era imposible, porque había prometido a mi tía volver por la noche; pero me gustaría mucho pasar el día con ellos. -Ahora tengo que hacer --dijo Agnes-. Te dejo con tus antiguos libros y nuestra antigua música. -Si hasta me parecen las antiguas flores --dije mirando a mi alrededor-; o, por lo menos, las mismas que te gustaban antes. -Es que me gusta -repuso Agnes sonriendo- conservarlo todo durante tu ausencia, lo mismo que cuando éramos niños. ¡Éramos tan felices entonces! -Sí. ¡Dios lo sabe! --dije. -Y todo lo que me recuerda a mi hermano --dijo Agnes volviendo hacia mí sus ojos cariñosos- me hace compañía. Hasta esta miniatura de cestito -dijo, enseñándome el que llevaba a la cintura, lleno de llaves- me parece, cuando lo oigo sonar, que me canta una canción de nuestra juventud. Sonrió y salió por la puerta, que había abierto al entrar. Estaba decidido: conservaría con cuidado religioso aquel afecto de hermana. Era todo lo que me quedaba, y era un tesoro. Si quebrantaba aquella confianza queriendo desnaturalizarla, la perdería para siempre y ya no podría renacer. Tomé la firme resolución de no exponerme; cuanto más la amaba, más interés tenía en no traicionarme ni un momento. Me dediqué a pasear por las calles, y volví a ver a mi antiguo enemigo, el carnicero (ahora comisario, con el bastón colgado en su tienda). Fui a ver el sitio donde habíamos combatido, y allí estuve recordando a miss Shepherd, y a la mayor miss Larkins, y todas mis pasiones, amores y odios de aquella época. Lo único que había sobrevivido era Agnes, mi estrella siempre brillante y cada vez más alta en el cielo. Cuando volví, míster Wickfield estaba ya en casa; había alquilado, a unas dos millas de la ciudad, un jardín, donde iba a trabajar casi todos los días, y le encontré tal como mi tía me le había descrito. Comimos con cinco o seis niñas, discípulas de Agnes. Míster Wickfield ya no era más que la sombra del retrato que había en la pared. La tranquilidad y la paz que reinaban en aquella apacible morada, y de las que guardaba un recuerdo tan profundo, ha bían renacido. Cuando terminó la comida, míster Wickfield no tomó vino, subimos todos. Agnes y sus discípulas se pusieron a cantar, a jugar y a trabajar juntas. Después del té las niñas nos dejaron y nos quedamos los tres solos hablando del pasado. -Tengo muchos asuntos de los que arrepentirme, Trotwood -dijo míster Wickfield, moviendo su cabeza blanca-; lo sabes muy bien; pero así y todo, aunque estuviera en mi mano, no me gustaría borrar tu recuerdo. Lo creía, pues Agnes estaba a su lado. -No me gustaría, pues sería destruir al mismo tiempo el de la paciencia, la abnegación, la fidelidad, el amor de mi hija, y eso no lo quiero olvidar, no; ni aun para llegar a olvidarme de mí mismo. -Le comprendo -le dije con dulzura-. Siempre he pensado en ello... siempre... con veneración. -Pero nadie sabe, ni siquiera tú -añadió-, todo lo que ha hecho, todo lo que ha soportado, todo lo que ha sufrido mi Agnes. Agnes puso su mano sobre el brazo de su padre, como para detenerle, y estaba pálida, muy pálida. -Vamos, vamos --dijo con un suspiro, rechazando evidentemente el recuerdo de una pena que su hija había tenido que soportar, que quizá soportaba todavía (pensé en lo que me había dicho mi tía). Trotwood, nunca te he hablado de su madre. ¿Te ha hablado alguien de ella? -No, señor. -No hay mucho que decir... aunque sufrió muchísimo. Se casó contra la voluntad de su padre, que renegó de ella. Antes de que naciera mi Agnes le suplicó que la perdonase. Era un hombre muy duro, y su madre había muerto hacía mucho tiempo. La rechazó, y destrozó su corazón. Agnes se apoyó en el hombro de su padre y le pasó un brazo alrededor del cuello. -Era un corazón dulce y tierno --dijo-, y lo hizo pedazos. Yo sabía cómo era de frágil y delicada. Nadie podía saberlo como yo. Me amaba mucho, pero nunca fue dichosa. Sufría siempre por aquel golpe doloroso, y cuando su padre la rechazó por última vez, estaba enferma, débil... empeoró y murió. Me dejó con Agnes, que sólo tenía entonces quince días, y con los cabellos grises que me has visto desde el primer día que viniste aquí. Abrazó a su hija. -Mi cariño por mi hija era un amor lleno de tristeza, pues mi alma estaba enferma. Pero ¿para qué seguirte hablando de mí? Es de su madre de quien quería hablarte, Trotwood. No necesito decirte lo que he sido ni lo que soy, lo adivinas, lo sé. En cuanto a Agnes, no necesito decirte lo que es, siempre he encontrado en ella algo de la triste historia de su pobre madre; por eso lo he hablado esta noche, ahora que estamos reunidos de nuevo, después de tantos cambios. Ya te lo he dicho todo. Bajó la cabeza. Agnes inclinó hacia él la suya de ángel, que tomó con sus caricias filiales un carácter más patético todavía después de aquel relato. Una escena tan conmove dora venía a propósito para fijar de un modo muy especial en mi memoria el recuerdo de aquella tarde, la primera de nuestra reunión. Agnes se levantó y, acercándose suavemente al piano, se puso a tocar una de las cosas que tocaba antes y que habíamos escuchado tantas veces en aquel mismo sitio. -¿Tienes intención de seguir viajando? - me preguntó, mientras yo estaba de pie a su lado. -¿Qué opina mi hermana? -Espero que no. -Entonces no pienso hacerlo, Agnes. -Puesto que me consultas, Trotwood, lo diré que tu re putación creciente y tus éxitos deben animarte a seguir, y aunque yo pudiera pasarme sin mi hermano --continuó, fijando sus ojos en mí-, quizá el éxito lo reclame. -Lo que soy es obra tuya, Agnes, y tú debes juzgarlo. -¿Mi obra, Trotwood? -Sí, Agnes, mi querida muchacha -le dije, inclinándome hacia ella-; he querido decirte hoy, al volverte a ver, algo que tengo en el corazón desde la muerte de Dora. ¿Recuerdas que fuiste a buscarme al gabinete y me enseñaste el cielo, Agnes? -¡Oh, Trotwood! -repuso ella, con los ojos llenos de lágrimas, ¡Era tan amante, tan ingenua, tan joven! ¡Nunca podré olvidarla! -Tal corno te apareciste entonces, hermana mía, eso has sido siempre para mí. Lo he pensado muchas veces desde aquel día. Siempre me has enseñado el cielo, Agnes; siempre me has conducido hacia un fin mejor; siempre me has guiado hacia un mundo más elevado. Ella movió la cabeza en silencio; a través de sus lágrimas volví a ver la dulce y triste sonrisa. -Y te estoy tan agradecido, Agnes, tan agradecido eternamente, que no sé nombrar el afecto que me inspiras. Quiero que sepas, y sin embargo no sé cómo decírtelo, que toda mi vida creeré en ti, y me dejaré guiar por ti, como lo he hecho en medio de las tinieblas, que ya pasaron. Suceda lo que suceda, a pesar de los nuevos lazos que puedas formar y de los cambios que puedan ocurrir entre nosotros, yo te seguiré siempre con los ojos, creeré en ti y te querré como hoy y como siempre. Seguirás siendo mi consuelo y mi apoyo. Hasta el día de mi muerte, hermana mía, lo veré siempre ante mí señalándome el cielo. Agnes puso su mano en la mía, y me dijo que estaba orgullosa de mí y de lo que le decía, pero que no merecía aque llas alabanzas. Después continuó tocando dulcemente, pero sin dejar de mirarme. -¿Sabes, Agnes? Lo que he sabido esta tarde por tu padre responde maravillosamente al sentimiento que me habías inspirado cuando te conocí, cuando sólo era un colegial. -Sabías que no tenía madre -contestó con una sonrisa- y eso te predisponía a quererme un poco. -No era eso sólo, Agnes. Sentía, casi tanto como si hubiera sabido esa historia, que había en la atmósfera que nos rodeaba algo dulce y tierno que no podía explicarme; algo que en otra me hubiera parecido tristeza (y ahora sé que tenía razón), pero que en ti no me lo parecía. Agnes tocaba algunas notas y seguía mirándome. -¿No te ríes de las ideas que acariciaba entonces? ¿Esas ideas locas, Agnes? -No. -Y si eo dijera que aun entonces comprendía que podrías amar fielmente, a pesar de toda decepción, amar hasta tu última hora, ¿no te reirías tampoco de ese sueño? -¡Oh no, no! Por un instante su rostro tomó una expresión de tristeza, que me hizo estremecer; pero un momento después seguía tocando dulcemente y mirándome con su serena y dulc e sonrisa. Mientras volvía por la noche a Dover, perseguido por el viento, como por un recuerdo inflexible, pensaba en ella y temía que no fuera dichosa. Yo no era feliz; pero había conseguido hasta entonces encerrar en mí mismo al pasado; y pensando en ello mientras miraba el cielo, pensaba en la morada eterna donde podría un día quererla con un amor desconocido para la tierra y decirle la lucha que se había li brado en mi corazón... CAPiTULO XXI VOY A VER A DOS INTERESANTES PRESIDIARIOS Provisionalmente (por lo menos hasta que terminara mi libro, y tenía trabajo para varios meses) me instalé en Dover, en casa de mi tía, y allí, sentado al lado de aquella ventana desde donde había contemplado la luna reflejada en el mar, la primera noche, cuando llegué buscando un refugio, proseguí tranquilamente mi tarea. Fiel a mi proyecto de no aludir a mis obras más que cuando se mezclan por casualidad con la historia de mi vida, no diré las esperanzas, las alegrías, las ansiedades y los triunfos de mi vida de escritor. Ya he dicho que me dedicaba al trabajo con todo el ardor de mi alma, y que ponía en él toda mi energía. Si mis libros tienen algún valor, ¿qué necesito añadir? Y si mi trabajo no vale nada, lo demás tampoco interesa a nadie. A veces iba a Londres para perderme en aquel torbellino vivo del mundo o para consultar a Traddles sobre algún asunto. Durante mi ausencia había manejado mi fortuna con el juicio más sólido, y gracias a él estaba en la mayor prosperidad. Como mi fama creciente empezaba a atraerme una multitud de cartas de personas que yo no conocía, cartas a veces muy insignificantes, a las que no sabía qué contestar, convine con Traddles en escribir mi nombre en su puerta; allí los carteros, infatigables, llevaban montones de cartas dirigidas a mí, y yo de vez en cuando me sumergía en ellas como un secretario de estado, sólo que sin sueldo. En mi correspondencia encontraba a veces un ofrecimiento de agradecer; por ejemplo, alguno de los individuos que vagaban por Doctors's Commons me proponían practicar bajo mi nombre (sólo con que comprara el cargo de procurador) y darme el tanto por ciento de los beneficios. Pero yo declinaba aquellos ofrecimientos; había allí demasiadas cosas de aquel estilo, y persuadido como estaba de que aquello era muy malo, no quería contribuir a empeorarlo todavía más. Las hermanas de Sofía se habían vuelto a Devonshire cuando mi nombre apareció en la puerta de Traddles. El muchacho avispado era el encargado de abrirla, y lo hacía con cara de no conocer ni de vista a Sofía, quien, confinada en una habitación del interior, podía, levantando los ojos de su labor, echar una mirada hacia un rinconcito del jardín, con su bomba y todo. Siempre la encontraba allí, encantadora y dulce, tarareando una canción de Devonshire, cuando no oía pasos desconocidos, y teniendo quieto, con sus cantos melodiosos, al criado en la antesala oficial. Al principio yo no comprendía por qué encontraba tan a menudo a Sofía escribiendo en un gran libro, ni por qué en cuanto me veía se apresuraba a meterlo en el cajón de su mesa. Pero pronto me fue revelado el secreto. Un día, Traddles (que acababa de entrar, con una lluvia tremenda) sacó un papel de su pupitre y me preguntó qué me parecía aquella letra. -¡Oh, no, Tom! --exclamó Sofía, que estaba calentando las zapatillas de su marido. -¿Por qué no, querida? -repuso Tom radiante-. ¿Qué te parece esta letra, Copperfield? -Es magnífica; una escritura completamente de negocios. Creo que no he visto nunca una mano más firme. -¿Verdad que no parece letra de mujer? -dijo Traddles. -¿De mujer? De ninguna manera. Traddles, encantado de mi equivocación, se echó a reír, y me dijo que era la letra de Sofía; que Sofía le había dicho que muy pronto necesitaría un escribiente, y que ella quería hacer aquel oficio; que había conseguido aquella letra a fuerza de copiar un modelo, y que ahora copiaba no sé cuántas páginas por hora. Sofía estaba muy confusa de que me lo contase. -Cuando Tom sea juez no lo irá contando así a todo el mundo. Pero Tom no pensaba así, y, por el contrario, declaraba que siempre estaría igual de orgulloso, fueran las que fuesen las circunstancias. -¡Qué mujer tan encantadora tienes, mi querido Traddles! - le dije cuando ella se marchó, riendo. -Mi querido Copperfield -dijo Traddles-, es, sin excepción, la muchacha más encantadora del mundo. ¡Si supieras cómo lo lleva todo, con qué exactitud, con qué habilidad, con qué economía, con qué orden y buen humor! -Tienes mucha razón para elogiarla -repuse-. Eres un mortal dichoso. Y estáis hechos para comunicaros uno a otro la felicidad que cada uno lleva dentro. -Es cierto que somos las personas más felices del mundo -repuso Traddles-; es una cosa que no puedo negar. Mira, Copperfield, cuando la veo levantarse con la luz, para ponerlo todo en orden; ir a hacer la compra, sin preocuparse nunca del tiempo, aun antes de que los empleados lleguen a la oficina; hacerme no sé cómo las comidas más sabrosas con los manjares más vulgares; hacerme puddings y pastas; volver a poner cada cosa en su sitio, y, siempre tan limpia y arreglada; esperarme por la noche, por tarde que sea, y siempre de buen humor, siempre dispuesta a animarme, y todo esto para darme gusto, no, verdaderamente es algo que no acabo de creer, Copperfield. Contemplaba con ternura hasta las zapatillas que le había calentado, al meter sus pies en ellas. -No puedo creerlo -repetía-. Y si supieras cuántas diversiones tenemos. No son caras, pero son admirables. Cuando estamos por la noche en casa y cerramos la puerta, después de haber echado las cortinas... que ha hecho ella... ¿dónde podríamos estar mejor? Cuando hace buen tiempo y vamos a pasearnos por las calles, tenemos también mil diversiones. Miramos los escaparates de las joyerías, y yo le enseño la serpiente con ojos de diamantes que le regalaría si pudiera; y ella me enseña el reloj de oro que me compraría si pudiese; después escogemos las cucharas y los tenedores, y los cuchillos y las pinzas para el azúcar, que más nos gustarían si tuviéramos medios, y, en realidad, nos vamos tan contentos como si nos los hubiéramos comprado. Otras veces vamos a pasear por las calles principales y vemos una casa que se alquila, y pensamos si nos convendría para cuando yo sea juez. Y ya nos la imaginamos. Esta habitación será para nosotros; esta otra, para una de las hermanas, etc., etc., hasta que decidimos si nos conviene o no. Algunas veces también vamos al teatro cuando es a mitad de precio y nos divertimos en grande. Sofía, al principio, cree todo lo que oye en la escena, y yo también. Y a la vuelta, a veces compramos algo en la tienda,,o algún cangrejo en la pescadería, y volvemos y hacemos una cena espléndida, mientras charlamos de lo que acabamos de ver. Y bien, Copperfield, ¿no es verdad que si fuera lord canciller no podríamos hacer eso nunca? -Llegues a lo que llegues, mi querido Traddles -pensaba yo-, todo lo que hagas será bueno. A propósito - le dije en voz alta-, ¿supongo que ya no dibujarás esquele tos? -No -respondió Traddles riendo y enrojeciendo-, bueno, no me atrevería a asegurarlo, mi querido Copperfield, pues el otro día estaba con una pluma en la mano y se me ocurrió pensar si habría conservado mi antiguo talento, y temo que haya un esqueleto con peluca... en el pupitre del Tribunal. Nos reímos con ganas. Después Traddles se puso a decir con indulgencia: « ¡Ese viejo Creakle! ». -He recibido una carta de ese viejo... canalla - le dije, pues nunca me había sentido menos dispuesto a perdonarle la costumbre de pegar a Traddles como cuando veía a Traddles dispuesto a perdonarle a él. -¿De Creakle, el director del colegio? --exclamó Traddles-. ¡Oh, no es posible! -Entre las personas a quienes atrae mi fama reciente - le dije lanzando una mirada a mis cartas- y que descubren de pronto que siempre me han querido mucho, se encuentra él. Ya no es director de colegio, Traddles. Se ha retirado, y es director de la prisión de Middlesex. Gozaba de antemano pensando en la sorpresa de Traddles; pero no demostró ninguna. -¿Cómo supones que puede haber llegado a director de la prisión de Middlesex? -continué. -¡Oh, amigo mío! -respondió Traddles-. Es una cuestión a la que sería muy difícil contestar. Quizá ha votado a alguien, o prestado dinero a alguien, o comprado algo a alguien que conocía a alguien y que ha obtenido el nombramiento. -Sea como sea, lo es -dije-, y me ha escrito que tendría mucho gusto en enseñarme en pleno vigor el único verdadero «sistema» de disciplina para las prisiones; el único medio infalible de obtener un arrepentimiento sólido y verdadero. Ya sabes, lo último en sistemas penitenciarios: confinamientos solitarios. ¿Qué te parece? -¿El sistema? - me preguntó Traddles con gravedad. -No. ¿Crees que debo aceptar su ofrecimiento y anunciarle que iremos los dos? -No tengo inconveniente -dijo Traddles. -Entonces voy a escribirle avisándole. ¿Recuerdas (sin hablar del modo como lo trataba) que ese mismo Creakle ha bía arrojado a sus hijos de su casa, y recuerdas la vida que hacía llevar a su mujer y a su hija? -Perfectamente -dijo Traddles. -Pues bien; si leyeras su carta, verías que es el más tierno de los hombres para los condenados cargados con todos los crímenes. Únicamente no estoy muy seguro de que esa ternura de corazón se extienda a las demás criaturas humanas. Traddles se encogió de hombros sin ninguna sorpresa. Yo tampoco estaba sorprendido; había visto en acción demasia das parodias de aquella clase. Fijamos el día de nuestra visita y escribí aquella misma tarde a Creakle. El día señalado, que creo que fue el siguiente, nos dirigimos Traddles y yo a la prisión donde míster Creakle ejercía su autoridad. Era un inmenso edificio, cuya construcción había costado mucho dinero. Conforme nos acercábamos a la puerta, no podía por menos que pensar en el revuelo que ha bría armado en el país el ingenuo que hubiera propuesto que se gastara la mitad de la suma para construir una escuela industrial para los pobres o un asilo para ancianos dignos de protección. Nos llevaron a un despacho que hubiera podido servir de cimiento para una Torre de Babel, tan sólidamente estaba construido. Allí nos presentaron al antiguo director de nuestra pensión, en medio de un grupo que se componía de dos o tres de aquellos infatigables funcionarios, sus colegas, y de algunos visitantes. Me recibió como un hombre que hubiera formado mi espíritu y mi corazón y que me hubiera amado tiernamente. Cuando le presenté a Traddles, míster Creakle declaró, aunque con menos énfasis, que también había sido el guía, el amigo, el maestro de Traddles. Nuestro venerable pedagogo había envejecido mucho, lo que no le favorecía. Su rostro seguía tan malvado, sus ojos tan pequeños, y todavía un poco más hundidos; sus raros cabellos grises, con los que siempre le recordaba, habían desaparecido casi en absoluto, y las abultadas venas de su cráneo calvo eran muy desagradables de ver. Después de hablar un momento con aquellos señores, cuya conversación hubiera podido hacer creer que no había en el mundo nada tan importante como el supremo bienestar de los prisioneros, ni nada que hacer en la tierra fuera de las rejas de una prisión, empezamos nuestra visita de inspección. Era precisamente la hora de comer, y en primer lugar nos condujeron a la gran cocina, donde se preparaba la comida de cada prisionero, que se le llevaba a la celda con la regularidad y precisión de un reloj. Le dije en voz baja a Traddles que me parecía un contraste muy chocante el de aquellas comidas tan abundantes y tan cuidadas, y las comidas, no digo de los po bres, pero de los soldados y marineros, de los campesinos; en fin, de la masa honrada y laboriosa de la nación, entre los que no había ni un cinco por ciento que comieran la mitad de bien. Supe que el «sistema» requería una alimentación fuerte; en una palabra, descubrí que sobre este punto, como sobre todos los demás, el « sistema» quitaba todas las dudas y zanjaba todas las dificultades.,Nadie parecía tener la menor idea de que pudiera haber otro sistema mejor que el « sistema» ni que mereciese la pena discutirlo... Mientras atravesábamos un magnífico corredor pregunté a míster Creakle y a sus amigos cuáles eran las ventajas principales de aquel todopoderoso, de aquel incomparable «sis tema» . Supe que era el aislamiento completo de los prisio neros, gracias al cual un hombre no podía saber nada del que estaba encerrado a su lado, y se encontraba reducido a un estado de espíritu saludable, que le llevaba por fin al arrepentimiento y a la contrición sincera. Cuando hubimos visitado a algunos individuos en sus celdas y atravesado los corredores a que daban estas; cuando nos explicaron la manera de ir a la capilla, y todo lo demás, pensé que era muy probable que los prisioneros supieran unos de otros más de lo que se creía, y que evidentemente habrían encontrado un buen medio de correspondencia. Eso creo que ha sido demostrado después; pero sabiendo que semejante sospecha sería rechazada como una abominable blasfemia contra el «sistema», esperé a examinar más de cerca las huellas de aquella penitenciaría tan alabada. Pero fui de nuevo asaltado por grandes dudas. Me encontré con que la penitenciaría estaba trazada sobre un patrón uniforme, con los trajes y chalecos que se ven en los escaparates de las sastrerías. Me encontré con que hacían ostentosas profesiones de fe, muy semejantes unas a otras, en fondo y forma, lo que me pareció sospechoso. Y encontré, sobre todo, que los que más hablaban eran los que despertaban mayor interés, y que su amor propio, su vanidad, la necesidad que tenían de llamar la atención y de contar sus historias, sentimientos estos bien demostrados por sus antecedentes, les hacían pronunciar largas profesiones de fe, en las cuales se complacían. Sin embargo, oí hablar tanto en el curso de nuestra visita de cierto número Veintisiete, que estaba en olor de santidad, que decidí suspender mi juicio hasta haber visto al Veintisiete. El Veintiocho le hacía la competencia, y era también, según me dijeron, un astro muy brillante; pero, desgraciadamente para él, su mérito estaba ligeramente eclipsado por el brillo extraordinario del Veintisiete. A fuerza de oír hablar del Veintisiete, de las piadosas exhortaciones que dirigía a todos los que le rodeaban, de las hermosas cartas que escribía constantemente a su madre, inquieta por no verle en buen camino, llegué a estar impaciente por conocerle. Tuve que dominar bastante tiempo mi impaciencia, pues reservaban el Veintisiete para final. Por fin llegamos a la puerta de su celda, y allí míster Creakle, aplicando su ojo a un agujerito de la pared, nos dijo, con la mayor admiración, que estaba leyendo un libro de salmos. Imnediatamente se precipitaron tantas cabezas para ver al número Veintisiete leer su libro de salmos, que el agujerito se vio bloqueado. Para remediar aquel inconveniente y para damos ocasión de hablar con el Veintisiete en toda su pureza, míster Creakle dio orden de abrir la puerta de la celda y de invitar al Veintisiete a que saliera al corredor. Lo hicieron así, y ¡cuál no sería la sorpresa de Traddles y la mía al descubrir que el número Veintisiete era Uriah Heep! Inmediatamente nos reconoció y nos dijo, saliendo de su celda, con sus antiguas contorsiones: -¿Cómo está usted, míster Copperfield? ¿Cómo está us ted, míster Traddle? Aquel reconocimiento causó entre los asistentes una sor presa general, que no puedo explicarme más que suponiendo que se maravillaban de que no fuera orgulloso y nos hiciera el honor de reconocemos. -Y bien, Veintisiete --dijo míster Creakle, admirándole con expresión sentimental-, ¿cómo se encuentra usted hoy? -Soy muy humilde, caballero -respondió Uriah Heep. -Lo es usted siempre, Veintisiete -dijo míster Creakle. En esto, otro caballero le preguntó con expresión de profundo interés: -¿Pero se encuentra usted completamente bien? -Sí, caballero, gracias -dijo Uriah Heep, mirando de soslayo a su interlocutor-; estoy aquí mucho mejor de lo que he estado en ninguna parte. Ahora reconozco mis locuras, caballero, y eso es lo que hace que me encuentre tan bien en mi nuevo estado. Muchos de los presentes estaban profundamente conmovidos. Uno de ellos se adelantó hacia él y le preguntó, con extremada sensibilidad, qué le parecía la carne. -Gracias, caballero -respondió Uriah Heep, mirando hacia donde había salido la pregunta-; ayer estaba más dura de lo que hubiera deseado, pero mi deber es resignarme. He hecho tonterías, caballeros --dijo Uriah, mirando a su alrededor con una sonrisa indulgente-, y debo soportar las consecuencias sin quejarme. Se elevó un murmullo combinado, donde se mezclaba por una parte la satisfacción de ver al Veintisiete en un estado de espíritu tan celestial, y, por el otro, un sentimiento de indignación contra el cocinero por haber dado motivo de queja. (Míster Creakle tomó nota inmediatamente.) Veintisiete continuaba de pie entre nosotros, como si se diera cuenta de que representaba el objeto curioso de un museo, de lo más interesante. Para darnos a los neófitos el golpe de gracia y deslumbrarnos, redoblando a nuestros ojos aquellas deslumbrantes maravillas, dieron orden de traemos también al Veintiocho. Me había sorprendido ya tanto, que sólo sentí una especie de sorpresa resignada cuando vi acercarse a Littimer leyendo un libro. -Veintiocho --dijo un caballero con lentes que no había hablado todavía-. La semana pasada se quejó usted del chocolate, amigo mío; ¿ha sido mejor esta semana? ---Gracias, caballero -dijo Littimer-; estaba mejor hecho. Si me atreviera a hacer una observación, caballero, creo que la leche con que lo hacen no está completamente pura; pero ya sé que en Londres se adultera mucho la leche, y es un artículo muy difícil de procurarse al natural. Me pareció que el caballero de los lentes hacía competencia, con su Veintiocho, al Veintisiete de míster Creakle, pues cada uno de ellos se encargaba de hacer valer a su protegido. -¿Y cómo se encuentra usted, Veintiocho? --dijo el de los lentes. -Muchas gracias, caballero -respondió Littimer-; reconozco mis locuras, caballero, y siento mucho, cuando pienso en los pecados de mis antiguos compañeros; pero espero que obtendrán perdón. -¿Y es usted dichoso? -continuó el mismo caballero en tono animador. -Muy agradecido, caballero; muy dichoso --dijo Littimer. -¿Y hay algo que le preocupe? Dígalo francamente, Veintiocho. -Caballero -dijo Littimer sin levantar la cabeza-, si mis ojos no me han engañado, hay aquí un señor que me conoció hace tiempo. Puede serle útil a ese caballero el saber que atribuyo todas mis locuras pasadas a haber llevado una vida frívola, al servicio de jóvenes, y haberme dejado arrastrar por ellos a debilidades a las cuales no tuve la fuerza de resistir. Espero que ese caballero, que es joven, aprovechará la advertencia y no se ofenderá de la libertad que me tomo, pues es por su bien. Reconozco todas mis locuras pasadas y espero que él también se arrepentirá de todas las faltas y pecados en que ha tomado parte. Observé que muchos de aquellos señores se tapaban la cara con las manos como si meditaran en la iglesia. -Eso le hace honor, Veintiocho; no esperaba menos de usted... ¿Tiene usted algo más que decir? -Caballero -dijo Littimer, levantando ligeramente, no los ojos, sino únicamente las cejas-, había una joven de mala conducta a quien he tratado en vano de salvar. Ruego a ese caballero, si le es posible, que informe a esa joven, de mi parte, de que la perdono y la invito al arrepentimiento. Es pero que tenga esa bondad. -No dudo, caballero --continuó su interlocutor-, que el caballero a quien usted alude no sienta muy vivamente, como lo hacemos todos, lo que usted acaba de decir de una manera tan conmovedora. Pero no queremos detenerle más tiempo. -Muchas gracias -dijo Littimer-. Caballeros, les deseo buenos días, y espero que también ustedes y sus familias llegarán a reconocer sus pecados y a enmendarse. El Veintiocho se retiró, después de lanzar una mirada de inteligencia a Uriah. Vi que no eran desconocidos uno para el otro y que habían encontrado medio de entenderse. Cuando se cerró la puerta de su celda se oyó murmurar en todo el grupo que era un preso muy respetable, un caso magnífico. -Ahora, Veintisiete -dijo míster Creakle, volviendo a entrar en escena con su campeón-, ¿hay algo que podamos hacer por usted? No tiene más que decirlo. -Le pido humildemente, caballero -repuso Uriah, sacudiendo su cabeza odiosa---, la autorización de escribir otra vez a mi madre. -Le será acordada -dijo míster Creakle. -Muchas gracias; me preocupa mucho mi madre. Temo que esté en peligro. Alguien tuvo la imprudencia de preguntar qué peligro podía correr; pero un « ¡chis! » escandalizado fue la respuesta general. -Temo por su seguridad eterna, caballero -respondió Uriah, torciéndose hacia donde había salido la voz-. Me gustaría encontrar a mi madre en el mismo estado de ánimo que yo. Yo nunca hubiese llegado a este estado de espíritu si no hubiera venido aquí. Querría que mi madre estuviera aquí. ¡Qué felicidad sería para todos que se pudiera traer aquí a todo el mundo! Aquello fue recibido con una satisfacción sin límites, la mayor satisfacción que habían tenido nunca aquellos señores. -Antes de venir aquí -dijo Uriah, lanzándonos una mirada de soslayo, como si hubiera querido poder envenenar con una mirada al mundo exterior, a que pertenecíamos-, antes de venir aquí he cometido faltas; pero, ahora puedo recono cerlo, hay mucho pecado en el mundo; hay mucho pecado en mi madre; hay mucho pecado en todas partes, menos aquí. -Está usted completamente cambiado -dijo míster Creakle. -¡Oh Dios mío! Ya lo creo -gritó aquel esperanzado. -¿Y usted no recaería si le pusieran en libertad? -preguntó otra persona. -¡Oh Dios mío; no, caballero! -Bien --dijo míster Creakle-; todo eso es muy satis factorio. Antes se ha dirigido usted a míster Copperfield, Veintisiete. ¿Tiene usted algo más que decirle? -Usted me ha conocido mucho tiempo antes de mi entrada aquí y de mi gran cambio, míster Copperfield -dijo Uriah mirándome con una mirada feroz, como nunca he visto otra, ni aun en su rostro...- Usted me ha conocido en los tiempos en que, a pesar de todas mis faltas, era humilde con los orgullosos y dulce con los violentos. Usted ha sido violento una vez conmigo, míster Copperfield; usted me dio una bofetada, ya lo sabe usted. Cuadro de conmiseración general; me lanzan miradas indignadas. -Pero yo le perdono, míster Copperfield -dijo Uriah, haciendo de su clemencia un paralelo impío, que me parecería blasfemar el repetirlo-; yo perdono a todo el mundo. Yo no conservo rencor a nadie. Le perdono de todo corazón, y espero que en el futuro dominará usted mejor sus pasiones. Espero que míster Wickfield y mistress Wickfield se arrepentirán, como todos los demás pecadores. Usted ha sido visitado por la aflicción, y eso le aprovechará; pero todavía le hubiera aprovechado más el venir aquí. Míster Wickfield y mistress Wickfield también hubieran hecho mejor viniendo aquí. Lo mejor que puedo desearle, míster Copperfield, como a todos ustedes, caballeros, es que sean detenidos y conducidos aquí. Cuando pienso en mis locuras pasadas y en mi estado presente me doy cuenta de lo ventajoso que les sería esto. Y compadezco a todos los que no están aquí. Se deslizó en su celda, en medio de un coro de aprobaciones. Traddles y yo descansamos cuando le vimos bajo llave. Una consecuencia notable de todo aquel hermoso arre pentimiento fue que me dio ganas de preguntar lo que habían hecho aquellos dos hombres para ser encarcelados. Era evidentemente lo único que no estaban dispuestos a confesar. Y me dir igí a uno de los dos guardianes que, por la expresión de su rostro, parecía saber muy bien a qué atenerse sobre toda aquella comedia. -¿Sabe usted - le dije, mientras seguíamos el corredor- cuál ha sido el último error del número Veintisiete? Me dijo que era un caso de banca. -¿Un fraude a la banca de Inglaterra? -pregunté. -Sí, caballero, un caso de fraude, falsificación y conspiración, entre él y otros; él era el jefe de la banda. Se trataba de una suma enorme. Los condenaron a perpetua. Veintisiete era el más hábil de la tropa y había sabido permanecer en la sombra. Sin embargo, no lo consiguió del todo. -¿Y el crimen del Veintiocho, lo sabe usted? -Veintiocho -repuso el guardián, hablando en voz baja y por encima del hombro, sin volver la cabeza, como si temiese que Creakle y sus acompañantes le oyesen hablar con aquella culpable irreverencia de las dos criaturas inmaculadas-, Veintiocho, igualmente condenado, entró al servicio de un joven a quien la víspera de su partida para el extranjero robó doscientas cincuenta libras en dinero y en valores. Lo que me recuerda muy particularmente su asunto fue que le detuvo una enana. -¿Quién? -Una mujercita, de la que he olvidado el nombre. -¿No será Mowcher? -Pues, sí; había escapado a todas las pesquisas, y se iba a América con una peluca y patillas rubias (nunca he visto un disfraz semejante), cuando esa mujer, que se encontraba en Southampton, se le tropezó en la calle, lo reconoció con su mirada perspicaz y corrió a meterse entre sus piernas para hacerle caer, y le sujetó con fuerza. -¡Excelente miss Mowcher! -exclamé. -Ya lo creo que merece la pena decirlo, si la hubiera usted visto, como yo, de pie en el banco de los testigos, el día del juicio -dijo mi amigo-. Cuando lo detuvo le hizo una gran herida en la cara y la maltrató del modo más brutal; pero ella no le soltó hasta verle bajo llave. Es más, le sujetaba con tal ahínco, que los agentes de policía tuvieron que llevárselos juntos. Ella lo puso en evidencia. Recibió cumplidos de todo el Tribunal y la llevaron a su casa en triunfo. Dijo delante del Tribunal que, conociéndole como le conocía, le hubiese detenido aunque hubiera sido manca y él fuerte como Sansón. Y yo creo que lo habría hecho como decía. También era esta mi opinión, y me hacía estimar cada vez más a miss Mowcher. Habíamos visto todo lo que había que ver. Habría sido en vano tratar de convencer a un hombre como el «venerable» míster Creakle de que el Veintisiete y el Veintiocho eran personas cuyo carácter no había cambiado en absoluto; que se guían siendo lo que habían sido siempre: unos hipócritas que ni hechos de encargo para aquellas confesiones públicas; que sabían tan bien como nosotros que todo aquello se coti zába por el lado de la filantropía, y que se los tendría en cuenta en cuanto estuvieran lejos de su patria; en una pala bra, que era todo cálculo a impostura. Pero los dejamos allí con su «sistema» y emprendimos el regreso, todavía aturdidos con lo que acabábamos de ver. ---Quizá sea mejor así, Traddles, « pues no hay corno ha cerle correr a un mal caballo para que reviente». -Esperémoslo así -replicó Traddles. CAPÍTULO XXII UNA LUZ BRILLA EN MI CAMINO Se acercaba la Navidad y ya hacía dos meses que había vuelto a casa. Había visto muy a menudo a Agnes, y a pesar del placer que sentía oyéndome alabar públicamente, voz poderosa para animar a redoblar los esfuerzos, la menor palabra de elogio salida de la boca de Agnes valía para mí mil veces más que todo. Iba a Canterbury por lo menos una vez a la semana, y a veces más, y me pasaba la tarde con ella. Volvía por la noche, a caballo, pues había recaído en mi humor melancólico... sobre todo cuando la dejaba... y me gustaba verme obligado a hacer ejercicio para escapar a los recuerdos del pasado, que me perseguían en mis penosas vigilias y en mis sueños, más penosos todavía. Pasaba, por lo tanto, a caballo la mayor parte de mis largas y tristes noches, evocando durante el camino el mismo sentimiento doloroso que me ha bía preocupado en mi larga ausencia. Mejor dicho, escuchaba como el eco de aquellos sentimientos. Los sentía yo mismo, pero como desterrados lejos de mí; no tenía más remedio que aceptar el papel inevitable que me había adjudicado a mí mismo. Cuando leía a Agnes las páginas que acababa de escribir; cuando la veía escuchanne con tanta atención, echarse a reír o deshacerse en lágrimas; cuando su voz cariñosa se mezclaba con tanto interés al mundo ideal en que yo vivía, pensaba en lo que hubiera podido ser mi vida; pero lo pensaba, como antes, después de haberme casado con Dora, sabiendo que ya era demasiado tarde. Mis deberes con Agnes me obligaban a no turbar la ter nura con que me quería, sin hacerme culpable de un egoísmo miserable. Mi impotencia para reparar el daño; la seguridad en que estaba, después de una madura reflexión, de que, ha biendo estropeado voluntariamente y por mí mismo mi destino, y habiendo obtenido la clase de cariño que mi corazón impetuoso le había pedido, no me daba derecho a quejarme y sólo me quedaba sufrir. Eso era todo lo que llenaba mi alma y mis pensamientos; pero la quería y me consolaba al pensar que quizá llegaría un día en que podría confesarme con ella sin remordimientos; un día muy lejano en que podría decirle: «Agnes, mira cómo estaba cuando volví a tu lado, y ahora soy viejo, y no he podido volver a querer a nadie desde entonces». En cuanto a ella, no demostraba el menor cambio en sus sentimientos ni en su modo de tratarme. Era lo que había sido siempre para mí, ni más ni menos. Entre mi tía y yo este asunto parecía haber sido desechado de las conversaciones, no porque nos hubiéramos propuesto evitarlo, sino porque, por una especie de compromiso tácito, pensábamos cada uno por su lado, pero sin decir en alto nuestro pensamiento. Cuando, siguiendo nuestra antigua costumbre, estábamos por la noche sentados al lado del fuego, a veces nos quedábamos absortos en aquellos sueños; pero con toda naturalidad, como si hubiéramos hablado de ello siempre sin reservas. Y, sin embargo, guardábamos silencio. Yo creo que ella había leído en mi corazón y comprendía por qué me condenaba al silencio. Navidad se acercaba y Agnes nada me decía. Empezaba a temer que se hubiera dado cuenta del estado de mi alma y que guardara su secreto por no hacerme sufrir. Si era así, mi sacrificio había sido inútil y no había cumplido ni el menor de mis deberes con ella. Por fin me decidí a zanjar la dificul tad; si existía entre nuestra confianza semejante barrera, había que romperla con mano enérgica. Era un día de invierno, frío y oscuro. ¡Cuántas razones tengo para recordarlo! Había caído algunas horas antes una nevada que, sin ser demasiado espesa, se había helado en el suelo, cubriéndolo. A través de los cristales de mi ventana veía los efectos del viento, que soplaba con violencia. Acababa de pensar en las ráfagas que debían de barrer en aquel momento las soledades de nieve de Suiza, y sus montañas, inaccesibles a los hombres en aquella estación, y me preguntaba qué era más solitario, si aquellas regiones aisladas o aquel océano desierto. -¿Sales hoy a caballo, Trot? -dijo mi tía entreabriendo la puerta. -Sí -le dije-; voy a Canterbury. Es un día hermoso para montar. -¡Ojalá tu caballo sea de la misma opinión -dijo mi tía-, pues está delante de la puerta, con las orejas gachas y la cabeza inclinada, como si prefiriera la cuadra al paseo! Yo creo que mi tía olvidaba que mi caballo atravesaba el césped, pero sin flaquear en su severidad con los asnos. -Ya se animará, no temas. -En todo caso, el paseo le sentará bien a su amo --dijo mi tía, mirando los papeles amontonados encima de la mesa-. ¡Ay, hijo mío!; trabajas demasiadas horas. Antes, cuando leía un libro, nunca me hubiera figurado que le cos taba tanto trabajo a su autor. -A veces, leer cuesta trabajo -le contesté, Y el trabajo de autor no deja de tener encantos, tía. -¡Ah, sí! La ambición, el afán de gloria, la simpatía, y otras muchas cosas, supongo. ¡Bah! ¡Buen viaje! -¿Sabes algo más -le dije, con tranquilidad, mientras se sentaba en mi sillón, después de haberme dado un golpecito en la espalda-, sabes algo más sobre el enamoramiento de Agnes, de que me hablaste? Me miró fijamente antes de contestarme. -Creo que sí, Trot. Me miraba de frente, con una especie de duda, de compasión, de desconfianza en sí misma, y viendo que yo trataba de demostrarle una ale gría perfecta: -Y lo que es más, Trot... - me dijo -¡Y bien! -Es que creo que va a casarse. -¿Que Dios la bendiga! --dije alegremente. -¡Que Dios la bendiga -dijo mi tía-, y a su marido también! Me uní a sus deseos mientras le decía adiós; bajé rápidamente la escalera, me subí al caballo y partí. «Razón de más -pensé- para adelantar la explicación.» ¡Cómo recuerdo aquel viaje triste y frío! Los trozos de hielo barridos por el viento venían a golpearme el rostro; las herraduras de mi caballo llevaban el compás sobre el suelo endurecido; la nieve, arrastrada por la brisa, se arremolinaba. Los caballos, humeantes, se detenían en lo alto de las colinas, para resoplar, con sus carros cargados de heno y sacudiendo sus cascabeles armoniosos. Los valles que se veían al pie de las montañas se dibujaban en el horizonte negruzco como líneas inmensas trazadas con tiza sobre una pizarra gigantesca. Encontré a Agnes sola. Sus discípulas habían vuelto a sus casas. Leía al lado de la chimenea. Dejó el libro al verme entrar y me acogió con su cordialidad acostumbrada; tomó la labor y se sentó al lado de una de las ventanas. Yo me senté a su lado y nos pusimos a hablar de lo que yo hacía, del tiempo que necesitaba todavía para terminar mi obra, de lo que había hecho desde mi última visita. Agnes estaba muy alegre; me dijo que pronto me haría demasiado famoso para que se me pudiera hablar de semejantes cosas. -Por eso verás que me aprovecho del presente -me dijo y que no dejo de hacer preguntas mientras está permitido. Miré su rostro, inclinado sobre la labor. Ella levantó los ojos y vio que la miraba. -Parece que hoy estás preocupado, Trot - me dijo. -Agnes, ¿puedo decirte por qué? He venido para decírtelo. Dejó su labor, como acostumbraba a hacerlo cuando discutíamos seriamente, y me dedicó toda su atención. -Querida Agnes, ¿dudas de mi sinceridad contigo? -No -respondió, mirándome sorprendida. -¿Dudas de que pueda yo dejar de ser lo que he sido siempre para ti? -No -respondió como la primera vez. -¿Recuerdas lo que he tratado de decirte a mi vuelta, que rida Agnes, de la deuda de reconocimiento que tengo contigo y del cariño que me inspiras? -Lo recuerdo muy bien --dijo con dulzura. -Tienes un secreto, Agnes; permíteme que lo comparta contigo. Bajó los ojos; temblaba. -No podía ignorarlo siempre, Agnes, aunque te haya sabido antes por otros labios que no son los tuyos (lo que me parece extraño); sé que hay alguien a quien has dado el tesoro de tu amor. No me ocultes una cosa que toca tan de cerca a tu felicidad. ¡Si tienes confianza en mí, trátame como amigo, como hermano, en esta ocasión sobre todo! Me lanzó una mirada suplicante, casi de reproche; después, levantándose, atravesó rápidamente la habitación, como si no supiera dónde ir, y ocultando la cara entre las manos, se echó a llorar.. Sus lágrimas me conmovieron hasta el fondo del alma, pero despertaron en mí algo que me dio valor. Sin que supiera cómo, se unían en mi espíritu a la dulce y triste sonrisa que había quedado grabada en mi memoria, y me causaban una sensación de esperanza más que de tristeza. -Agnes, hermana mía, amiga mía, ¿qué he hecho? -Déjame salir, Trotwood; no me encuentro bien; estoy fuera de mí; ya te contaré... en otra ocasión... te escribiré. Ahora no; te lo ruego; ¡te lo suplico! Yo trataba de recordar lo que me había dicho la tarde en que habíamos hablado de la naturaleza de su afecto, que no necesitaba correspondencia, y me parecía que acababa de atravesar todo un mundo en un momento. -Agnes, no puedo soportar el verte así, y sobre todo por mi culpa. Amiga mía, tú, que eres lo que más quiero en el mundo, si eres desgraciada, déjame que comparta tu pena; si necesitas ayuda o consejo, déjame que trate de ayudarte; si tienes un peso en el corazón, déjame que trate de dulcificártelo. ¿Por qué crees que soporto la vida, Agnes, sino por ti? -¡Oh!, déjame ahora... estoy fuera de mí... En otra ocasión. Sólo podía distinguir aquellas palabras entrecortadas. ¿Me equivocaba? ¿Me arrastraba mi amor propio a mi pesar? ¿O sería verdad que tenía derecho para esperar, para so ñar que percibía una felicidad en la que nunca me había atrevido ni a pensar? -Tengo que hablarte, no puedo dejarlo así. ¡Por amor de Dios, Agnes, no nos engañemos el uno al otro después de tantos años, después de todo lo que ha pasado! Quiero hablarte sinceramente. Si crees que puedo estar celoso de la felicidad que tú puedes dar; si crees que no me resignaría a verte en manos de un protector más querido y elegido por ti; que en mi aislamiento no vería con satisfacción tu felicidad, desecha ese pensamiento, porque no es hacerme justicia. ¡De algo me ha servido el sufrir! Y no se han desperdiciado tus lecciones. ¡No hay el menor egoísmo en mis sentimientos hacia ti, Agnes! Se había tranquilizado. Al cabo de un momento volvió hacia mí su rostro, pálido todavía, y me dijo en voz baja, entrecortada por la emoción, pero muy clara: -Le debo a tu amistad por mí, Trotwood, el declararte que te equivocas. No puedo decirte más. Si he necesitado a veces apoyo y consuelo, nunca me han faltado. Si alguna vez he sido desgraciada, mi pena pasó ya. Si he tenido que llevar una carga, se ha ido haciendo ligera. Si tengo un secreto, no es nuevo... y no es lo que supones. No puedo ni revelarlo ni compartirlo con nadie; debo guardarlo para mí sola. -Agnes, espera todavía un momento. Se alejó, pero la retuve. Pasé mi brazo alrededor de su talle. «Si alguna vez he sido desgraciada... mi secreto no es nuevo.» Pensamientos y esperanzas desconocidas asaltaron mi alma; los colores de mi vida cambiaban. -Agnes, querida mía, tú, a quien respeto y honro... a quien amo tan tiernamente... cuando he venido aquí hoy creía que nadie podría arrancarme semejante confesión. Creía que mi secreto continuaría enterrado en el fondo de mi alma hasta el día de nuestra vejez. Pero, Agnes, si veo en este momento la esperanza de que un día quizá me permitas que te dé otro nombre, un nombre mil veces más dulce que el de hermana... Lloraba; pero ya no eran las mismas lágrimas; brillaba en ellas mi esperanza. -Agnes, tú, que has sido siempre mi guía y mi mayor apoyo. Si hubieras pensado un poco más en ti misma y un poco menos en mí, cuando crecíamos juntos, creo que mi imaginación vagabunda no se hubiese dejado arrastrar lejos de tu lado. Pero estabas tan por encima de mí, me eras tan necesaria en mis penas y en mis alegrías de niño, que tomé la costumbre de confiarme a ti, de apoyarme en ti para todo; y esta costumbre ha llegado a ser en mí una segunda naturaleza, que tomó el lugar de mis primeros sentimientos, el de la felicidad de quererte como te quiero. Agnes seguía llorando; pero ya no eran lágrimas de tristeza: ¡eran lágrimas de alegría! Y yo la tenía en mis brazos como no la había tenido nunca, como nunca había soñado en tenerla. -Cuando quería a Dora, Agnes y ya sabes si la quería tiernamente... -Sí -exclamó con viveza-; y soy dichosa sabiéndolo. -Cuando la quería, aun entonces mi amor habría sido incompleto sin tu simpatía. La tenía, y por eso no me faltaba nada. Pero al perder a Dora, Agnes, ¿qué hubiera hecho sin ti? Y la estrechaba en mis brazos, contra mi corazón. Su cabeza descansaba, temblando, en mi hombro; sus ojos, tan dulces, buscaban los míos, brillando de alegría a través de sus lágrimas. -Cuando me fui, Agnes, te quería. Desde lejos no he dejado de quererte... y de vuelta aquí, te quiero. Entonces traté de contarle la lucha que había tenido que sostener conmigo mismo y la conclusión a que había llegado. Traté de revelarle toda mi alma. Traté de hacerle comprender cómo había intentado conocerla más y conocerme a mí mismo; cómo me había resignado a lo que había creído descubrir, y cómo aquel mismo día había venido a verla, fiel a mi resolución. Si me quería lo bastante para casarse conmigo, ya sabía yo que no era por mis méritos, pues el único que tenía era el haberla amado fielmente y el haber sufrido mucho, y eso último era lo que me había decidido a confesárselo todo. ¡Oh Agnes! En este momento vi brillar en sus ojos el alma de mi «mujer-niña», y me dijo: < Está bien», y encontré en ella el más precioso recuerdo de la florecita que se había deshojado en todo su esplendor. -¡Soy tan dichosa, Trotwood! Mi corazón está tan lleno; pero tengo que decirte una cosa. -¿Qué, vida mía? Puso con dulzura sus manos en mis hombros, y mirándome serenamente al rostro, me dijo: -¿No sabes lo que es? -No me atrevo a pensarlo; dímelo tú, querida. -¡Que te he querido toda mi vida! ¡Oh, qué dichosos éramos, qué dichosos éramos! Ya no llorábamos por nuestras penas pasadas (las suyas eran mayores que las mías); llorábamos de alegría al vemos así, el uno junto al otro, para no separamos nunca. Estuvimos paseando por el campo en aquella tarde de invierno, y la naturaleza parecía compartir la alegría tranquila de nuestras almas. Las estrellas brillaban por encima de no - sotros, y, con los ojos en el cielo, bendecíamos a Dios por habernos llevado a aquella tranquila dicha. De pie, juntos ante la ventana abierta, contemplábamos la luna, que brillaba. Agnes fijó sus ojos tranquilos en ella; yo seguí su mirada. Un gran espacio se abría en tomo mío; me parecía ver a lo lejos, por aquella carretera, un pobre chico, solo y abandonado, que ahora podía decir, del corazón que latía contra el suyo: « ¡Es mío! ». La hora de la comida se acercaba cuando aparecimos al día siguiente en casa de mi tía. Peggotty me dijo que estaba en mi cuarto. Ponía su orgullo en tenerlo muy en orden y preparado para recibirme. La encontramos leyendo, con los lentes puestos, al lado de la chimenea. -¡Dios mío! ---dijo al vemos entrar---. ¿Qué me traes a casa? -¡Es Agnes! - le dije. Habíamos acordado empezar con mucha discreción, y mi tía se desconcertó al decir yo: «Es Agnes»; me había lanzado una mirada llena de esperanza; pero viendo que estaba tan tranquilo como de costumbre, se quitó las gafas, con desesperación, y se frotó vigorosamente la punta de la nariz. Sin embargo, acogió a Agnes con todo su corazón, y pronto bajamos a comer. Dos o tres veces mi tía se puso las gafas para mirarme; pero se las quitaba enseguida, desconcertada, y volvía a frotarse la nariz. Todo con gran disgusto de míster Dick, que sabía que era mala señal. -A propósito, tía - le dije después de comer- : he hablado con Agnes de lo que me habías dicho. -Entonces, Trot -dijo mi tía, poniéndose muy colorada-, has hecho muy mal; debías haber cumplido tu promesa. -No te enfadarás, tía, cuando sepas que Agnes no tiene ningún cariño que la haga desgraciada. -¡Qué absurdo! ---dijo mi tía. Y viéndola muy molesta pensé que mejor era terminar de una vez. Cogí la mano de Agnes y fuimos los dos a arrodillarnos delante de su butaca. Mi tía nos miró, juntó las manos y, por la primera y última vez de su vida, tuvo un ataque de nervios. Peggotty acudió. En cuanto mi tía se repuso se arrojó a su cuello, la llamó vieja loca y la abrazó. Después abrazó a míster Dick (que se consideró muy honrado y no menos sorprendido) y se lo explicó todo. La alegría fue desbordante. Nunca he podido descubrir si en su última conversación conmigo mi tía se permitió una mentira piadosa, o si se ha bía engañado sobre el estado de mi alma. Todo lo que me había dicho, según me repetía, es que Agnes se iba a casar, y ahora yo sabía mejor que nadie si era verdad. Nuestra boda tuvo lugar quince días después. Traddles y Sofía, el doctor y mistress Strong fueron los únicos invitados a nuestra tranq uila unión. Los dejamos con el corazón lleno de alegría, para irnos en coche. Tenía en mis brazos a la que había sido para mí el manantial de todas las nobles emociones que había sentido, la que había sido el centro de mi alma, el círculo de mi vida... ¡Mi mujer! Y mi cariño por ella estaba tallado en la roca. -Esposo mío -dijo Agnes-; ahora que puedo darte este nombre, tengo todavía algo que decirte. -Dilo, amor mío. -Es un recuerdo de la noche en que Dora murió. -Ya sabes que te rogó que fueras a buscarme. -Sí. -Me dijo que me dejaba una cosa; y ¿sabes lo que era? Creí adivinarlo, y estreché más fuerte contra mi corazón a la mujer que me amaba desde hacía tanto tiempo. -Me dijo que me hacía una última súplica y que me encargaba un último deber que cumplir. -¿Y era? -Nada más que ocupara el sitio que ella dejaba vacío. Y Agnes, apoyando su cabeza en mi pecho, lloraba, y yo lloraba con ella, aunque éramos muy dichosos. CAPÍTULO XXIII UN VISITANTE Llego al fin de lo que me había propuesto relatar; pero hay todavía un incidente en el que mi recuerdo se detiene a menudo con gusto, y sin el cual faltaría algo. Mi nombre y mi fortuna habían crecido, y mi felicidad doméstica era perfecta, llevaba casado diez años. Una tarde de primavera estábamos sentados al lado del fuego, en nuestra casa de Londres, Agnes y yo. Tres de nuestros niños jugaban en la habitación, cuando vinieron a decirme que un desconocido quería venue. Le habían preguntado si venía para negocios, y había contestado que no, que venía para tener el gusto de verme, y que llegaba de un largo viaje. Mi criado decía que era un hombre de edad y que tenía un aspecto colonial. Aquella noticia me produjo cierta emoción; tenía algo misterioso que recordaba a los niños el principio de una historia favorita que a su madre le gustaba contarles, y donde se veía llegar, disfrazada así, bajo una capa, a un hada vieja y mala que detestaba a todo el mundo. Uno de nuestros niños escondió la cabeza en las rodillas de su madre, para estar a salvo de todo peligro, y la pequeña Agnes (la mayor de nuestros hijos) sentó a la muñeca en su silla para que figurase en su lugar, y corrió a esconderse detrás de las cortinas de la ventana, por donde dejaba asomar el bosque de bucles dorados de su cabecita rubia, curiosa de ver lo que sucedería. -Díganle que pase -dije yo. Y vimos aparecer y detenerse en la sombra de la puerta a un anciano de aspecto saludable y robusto, con cabellos grises. La pequeña Agnes, atraída por su aspecto bondadoso, corrió a su encuentro; yo no había reconocido todavía bien sus rasgos, cuando mi mujer, levantándose de pronto, me dijo con voz conmovida que era míster Peggotty. ¡Era míster Peggotty! Estaba viejo; pero de esa vejez bermeja viva y vigorosa. Cuando se calmó nuestra primera emoción y estuvo sentado, con los niños encima de las rodillas, delante del fuego, cuya llama iluminaba su rostro, me pareció más fuerte, más robusto, y hasta ¿lo diré? más guapo que nunca. -Señorito Davy -dijo, y aquel nombre de otro tiempo, pronunciado en el tono de otro tiempo, halagaba mi oído-. Señorito Davy, ¡es un hermoso día para mí este en que vuelvo a verle con su excelente esposa! -¡Sí, amigo mío; es verdaderamente un hermoso día! -exclamé. -Y estos preciosos niños -dijo míster Peggotty- parecen florecillas. Señorito Davy, no era usted mayor que el más pequeño de estos tres cuando le vi por primera vez. Emily era lo mismo, y nuestro pobre muchacho también era un chiquillo. -He cambiado mucho desde entonces - le dije, Pero dejemos a los niños que vayan a acostarse, y como en toda Inglaterra no puede haber para usted por esta noche más albergue que esta casa, dígame dónde puedo enviar a buscar su equipaje, y después, mientras bebemos un vaso de aguardiente de Yarmouth, charlaremos de lo sucedido en estos diez años. -¿Ha venido usted solo? -preguntó Agnes. -Sí, señora -dijo, besándole la mano-; he venido solo. Se sentó a nuestro lado. No sabíamos cómo demostrarle nuestra alegría; y escuchando aquella voz, que me era tan familiar, estaba a punto de creer que vivíamos todavía en los tiempos en que emprendía su largo viaje en busca de su sobrina querida. -Es un buen charco que atravesar para tan poco tiempo. Pero el agua nos conoce (sobre todo cuando es salada), y los amigos son los amigos, ¡y ya estarnos reunidos! Casi me ha salido en verso -dijo míster Peggotty, sorprendido de aquel descubrimiento--; pero ha sido sin querer. -¿Y piensa usted volver a recorrer toda esas millas muy pronto? -preguntó Agnes. -Sí, señora -respondió-; se lo he prometido a Emily antes de partir. Pero, ¿saben ustedes?, los años no me rejuve necen, y si no hubiera venido ahora es probable que no lo hubiese hecho nunca. Y tenía demasiadas ganas de verlos, señorito Davy, en su casa feliz, antes de hacerme demasiado viejo. Nos miraba como si no pudiera saciar sus ojos. Agnes le retiró de la frente, con alegría,- los largos mechones de sus cabellos grises para que pudiera vemos mejor. -Y ahora, cuéntenos usted -le dije- todo lo sucedido. -No es muy largo, señorito Davy. No hemos hecho fortuna, pero hemos prosperado bastante. Claro que hemos trabajado mucho; y al principio era una vida un poco dura. Sin embargo, hemos prosperado. Hemos criado corderos, hemos cultivado la tierra, hemos hecho un poco de todo, y hemos terminado por estar todo lo bien que podíamos desear. Dios nos ha protegido siempre -dijo, inclinando respetuosamente la cabeza-, y hemos tenido éxito; es decir, a la larga, no en el primer momento; si no era ayer, era hoy, y si no era hoy, era mañana. -¿Y Emily? ---dijimos a la vez Agnes y yo. -Emily, señora, desde nuestra partida no ha dicho ni una vez su oración de la noche, al irse a acostar, allá en los bos ques del otro lado del sol, sin pronunciar su nombre. Cuando usted la dejó y perdimos de vista al señorito Davy, aquella famosa tarde en que partimos, al principio estaba muy abatida, y estoy seguro de que si hubiera sabido entonces lo que el señorito Davy tuvo la prudencia y la bondad de ocultar nos, no hubiese podido resistir el golpe. Pero había a bordo buenas gentes, y había enfermos, y se dedicó a cuidarlos; también había niños en quienes ocuparse, y eso la distraía; y haciendo el bien a su alrededor, se lo hacía a sí misma. -¿Y cuándo supo la desgracia? -le pregunté. -Se la he ocultado aun después de saberlo yo --dijo míster Peggotty-. Vivíamos en un lugar solitario, pero en medio de los árboles más hermosos y de rosales que subían hasta nuestro tejado. Un día, mientras yo trabajaba en el campo, llegó un viajero inglés, de nuestro Norfolk o Suffolk (no sé bien cuál de los dos), y, como es natural, le hicimos entrar para darle de comer y de beber; lo recibimos lo mejor que pudimos. Es lo que hacemos todos en la colonia. Llevaba consigo un periódico viejo, donde estaba el relato de la tempestad. Así se enteró. Cuando volví por la noche vi que lo sabía. Bajó la voz al decir aquello, y su rostro tomó la expresión de gravedad que tan bien le conocía. -¿Y eso la ha cambiado mucho? -Sí; durante mucho tiempo, quizá aún ahora mismo. Pero creo que la soledad le ha hecho mucho bien. Tiene mucho que hacer en la granja; tiene que cuidar las aves y muchas cosas más. El trabajo le ha hecho bien. No sé -dijo pensativo -si ahora reconocería usted a nuestra Emily, señorito Davy. -¿Tanto ha cambiado? -No lo sé; como la veo todos los días, no puedo saberlo; pero hay momentos en que me parece que está tan delgada -dijo míster Peggotty mirando el fuego- y tan decaída, con sus tristes ojos azules; tiene el aspecto delicado, y su linda cabecita, un poco inclinada, la voz tranquila... casi tímida. ¡Así es mi Emily! Le observábamos en silencio; él seguía mirando al fuego, pensativo. -Unos creen que es un amor mal correspondido; otros, que su matrimonio ha sido roto por la muerte. Nadie sabe lo que es. Hubiese podido casarse; no le han faltado ocasiones; pero me ha dicho siempre: «No, tío; eso ha terminado para mí». Conmigo está alegre; pero es muy reservada cuando hay extraños; y le gusta ir lejos, para dar una lección a un niño, o cuidar un enfermo, o para hacer un regalo a alguna chica que se va a casar: pues ella ha hecho muchas bodas, pero sin querer asistir nunca a ninguna. Quiere con ternura a su tío; es paciente; todo el mundo la adora, jóvenes y viejos. Todos los que sufren la buscan. ¡Esa es mi Emily! Se pasó la mano por los ojos, con un suspiro, y levantó la cabeza. -¿Y Martha, está todavía con usted? -pregunté. -Martha se casó al segundo año, señorito Davy. Un muchacho, un joven labrador, que pasaba por delante de casa al ir al mercado con las reses de su amo... el viaje es de quinientas millas para ir y volver.. la pidió en matrimonio (las mujeres escasean por allí) para ir a establecerse por su cuenta en los grandes bosques. Ella me pidió que le contara su historia a aquel hombre, sin ocultarle nada. Yo lo hice; se casaron, y viven a cuatrocientas millas de toda voz humana. No oyen más voz que la suya y la de los pajaritos... -¿Y mistress Gudmige? - le pregunté. Hay que creer que habíamos tocado una cuerda sensible, pues míster Peggotty se echó a reír y se frotó las piernas con las manos, de arriba abajo, como hacía antes en el viejo barco cuando estaba de buen humor. -Me creerán si quieren; pero también la han pedido en matrimonio. ¡Si el cocinero de un barco, que ha ido a establecerse allí, señorito Davy, no ha pedido a mistress Gudmige en matrimonio, que me ahorquen! ¿Qué más puedo decirles? Nunca he visto a Agnes reír de tan buena gana. El entusiasmo súbito de míster Peggotty la divertía de tal modo, que no podía contenerse, y cuanto más reía, más me hacía reír, y más crecía el entus iasmo de míster Peggotty, y más se frotaba este las piernas. -¿Y qué le ha contestado mistress Gudmige? -pregunté cuando recobré un poco de serenidad. -Pues bien; en lugar de contestarle: « Muchas gracias, se lo agradezco mucho, pero no quiero cambiar de estado a mi edad», mistress Gudmige cogió una jarra llena de agua, que tenía a su lado, y se la vació en la cabeza. El desgraciado cocinero empezó a pedir socorro con todas sus fuerzas. Y míster Peggotty se echó a reír, y nosotros con él. -Pero debo decir, para hacer justicia a esa excelente criatura -prosiguió, enjugándose los ojos, que le lloraban de tanto reír ---, que ha cumplido todo lo prometido, y más todavía. Es la mujer más amable, más fiel y más honrada que existe, señorito Davy. No se ha quejado ni una sola vez de estar sola y abandonada, ni siquiera cuando hemos tenido que trabajar tanto al desembarcar. En cuanto al «viejo», ya no piensa en él, se lo aseguro, desde su salida de Inglaterra. -Ahora --dije-, hablemos de míster Micawber. ¿Sabe usted que ha pagado todo lo que debía aquí, hasta el pagaré de Traddles? ¿Lo recuerdas, mi querida Agnes? Por consecuencia, debemos suponer que ha tenido éxito en sus empresas. Pero denos usted noticias suyas. Míster Peggotty metió, sonriendo, la mano en el bolsillo de su chaleco y, sacando un paquete muy bien doblado, desplegó con el mayor cuidado un periódico chiquito, de aspecto muy cómico. -Tengo que decirle, señorito Davy, que hemos dejado el bosque y que ahora vivimos cerca del puerto de Middlebay, donde hay lo que podríamos llamar una ciudad. -¿Y míster Micawber, estuvo con ustedes en el bosque? -Ya lo creo -dijo míster Peggotty-, y de muy buena gana. Nunca he visto nada semejante. Le veo todavía, con su cabeza calva, inundada de sudor de tal modo, bajo un sol ardiente, que me parecía que se iba a derretin Ahora es magistrado. -¿Magistrado? -dije. Míster Peggotty señaló con el dedo un párrafo del periódico, donde leí lo que sigue, del Port Middlebay Times: « El banquete ofrecido a nuestro eminente colono y conciudadano Wilkins Micawber, magistrado del distrito de Port Middlebay, ha tenido lugar ayer, en la gran sala del hotel, donde había una multitud aho gante. Se calcula que no había menos de cuarenta y seis personas en la mesa, sin contar a todos los que llenaban corredores y escaleras. La sociedad más escogida de Middlebay se había dado cita para honrar a este hombre tan notable, tan estimado y tan popular. El doctor Mell (de la Escuela Normal de Salem House Port Middlebay) presidía el banquete; a su derecha estaba sentado nuestro ilustre huésped. Cuando, después de quitar los manteles y de ejecutar de una manera admirable nuestro himno nacional de Non nobis, en el cual se ha distinguido principalmente la voz metálica del célebre aficionado Wilkins Micawber, hijo, se ha brindado, según costumbre de todo fiel ciudadano, entre las aclamaciones de la asamblea, de asentimiento, el doctor Mell lo ha hecho por la salud de nuestro ilustre huésped, ornato de nuestra ciudad: «¡Ojalá no nos abandone, si no es para engrandecerse todavía mas, y ojalá su éxito entre nosotros sea tal que resulte imposible elevarle más alto! ». Nada podrá describir el entusiasmo con que fue recibido este brindis. Los aplausos crecían, rodando con impetuosidad, como las olas en el océano. Por fin se consiguió el silencio, y Wilkins Micawber se levantó para dar las gracias. No trataremos, dadas las malas condiciones acústicas del local, de seguir a nuestro elocuente conciudadano en los diferentes períodos de su respuesta, adornada con las flores más elegantes de la oratoria. Nos bastará decir que era una obra maestra de elocuencia, y que las lágrimas llenaron los ojos de todos los asistentes cuando, aludiendo al principio de su feliz carrera, ha suplicado a los jóvenes presentes entre el auditorio que nunca se dejasen arrastrar a contraer compromisos pecuniarios que les fuera imposible cumplir. Se ha vuelto a brindar por el doctor Mell y por mistress Micawber, que ha dado las gracias, con un gracioso saludo, desde la gran puerta, donde una gran cantidad de jóvenes bellezas estaban subidas en las sillas para admirar y embellecer a la vez el conmovedor espectáculo. También se brindó por mistress Pidger Begs (antes, miss Micawber), por mistress Mell, por Wilkins Micawber, hijo (que ha hecho reír a toda la asamblea al pedir permiso para expresar su agradecimiento con una canción mejor que con un discurso), por la familia entera de míster Micawber (bien conocido en su madre patria, es inútil nombrarla, por lo tanto), etc., etc. Al fin de la sesión, las mesas desaparecieron como por encanto, para dejar sitio a los aficionados al baile. Entre los discípulos de Terpsícore, que no han dejado de bailar hasta que el sol les ha recordado la hora de retirarse, se ha podido observar a Wilkins Micawber, hijo, y a la encantadora miss Helena, la cuarta hija del doctor Mell.» Leí con gusto el nombre del doctor Mell, y estaba encantado de descubrir en tan brillante situación a míster Mell, el maestro, el antiguo sufrelotodo del funcionario de Middlesex, cuando míster Peggotty me indicó otra página del mismo periódico, donde leí «A DAVID COPPERFIELD EL EMINENTE AUTOR Mi querido amigo: Han pasado muchos años desde que podía contemplar con mis ojos los rasgos, ahora familiares a la imaginación, de una considerable porción del mundo civilizado. Pero, amigo mío, aunque esté privado, por un concurso de circunstancias que no dependen de mí, de la compañía del compañero de mi juventud, no he dejado de seguirle con el pensamiento en el rápido im pulso que ha tomado su vuelo. Nada ha podido impedirme, ni aun el océano, que nos separa tempestuoso (BURNS.) el que participara de las fiestas intelectuales que nos ha prodigado. No puedo dejar salir de aquí a un hombre que estimamos y respetamos los dos, mi querido amigo, sin aprovechar esta ocasión pública de darle las gracias en mi nombre, y, no temo decirlo, en el de todos los habitantes de Port Middlebay, por el placer de la ciudad de que es usted poderoso agente. Adelante, amigo mío. Usted no es desconocido aquí; su talento es apreciado. Aunque relegado en un país lejano, no hay que creernos por eso, como dicen nuestros detractores, ni indiferentes ni melancólicos. ¡Adelante, amigo mío; continúe su vuelo de águila! Los habitantes de Port Middlebay le seguirán a través de las nubes, con delicia y con afán de instruirse. Y entre los ojos que se levantarán hacia usted desde esta región del globo, mientras tengan luz y vida, estarán los pertenecientes a WILKINS MICAWBER, Magistrado.» Recorriendo las otras páginas del periódico descubrí que míster Micawber era uno de los corresponsales más activos y más estimados. Había otra carta suya relativa a la cons - trucción de un puente. Había también el anuncio de una nueva edición de la colección de sus obras maestras epistolares, en un bonito volumen, considerablemente aumentado; y, o mucho me equivoco, o el artículo de fondo era también de su mano. Mientras míster Peggotty estuvo en Londres hablamos muchas veces de míster Micawber; pero sólo estuvo un mes. Su hermana y mi tía vinieron a Londres para verle, y Agnes y yo fuimos a decirle adiós, a bordo del navío, cuando se embarcó. Ya no volveremos a decirle adiós en la tierra. Pero antes de dejar Inglaterra, fue conmigo a Yarmouth para ver la lápida que yo había hecho colocar en el cemente rio, en recuerdo de Ham. Mientras que, a petición suya, copiaba yo la corta inscripción que estaba grabada en ella, le vi inclinarse y coger de la tumba un poco de musgo. -Es para Emily -me dijo, guardándoselo en el pecho-; se lo he prometido, señorito Davy. CAPÍTULO XXIV ÚLTIMA MIRADA RETROSPECTIVA Y ahora que ha terminado mi historia, vuelvo por última vez mi vista atrás, antes de cerrar estas páginas. Me veo con Agnes a mi lado, continuando nuestro viaje por la vida. Nos rodean nuestros hijos y amigos, y a veces, a lo largo del camino me parece oír voces que me son queridas. ¿Cuáles serán los rostros que más me atraen entre esa multitud de voces? Aquí están, se me acercan para contestar a mi pregunta. Primero, mi tía, con sus gafas, un poco más gordas. Tiene ya más de ochenta años; pero sigue tan tiesa como un huso, y aun en invierno anda sus seis millas a pie, de un tirón. Con ella está siempre mi querida y vieja Peggotty, que también lleva gafas; y por la noche se pone al lado de la lámpara, con la aguja en la mano, y no coge nunca la labor sin poner encima de la mesa su pedacito de cera, su metro dentro de la casita y su caja de labor, cuya tapa tiene pintada la catedral de Saint Paul. Las mejillas y los brazos de Peggotty, antes tan duros, que en mi infancia me sorprendía el que los pájaros no los picasen mejor que a las manzanas, se han empequeñecido; y sus ojos, que oscurecían con su brillo todo el resto de la cara, se han empañado algo (aunque brillan todavía). Sólo su dedo índice, tan áspero, es siempre el mismo, y cuando veo al más pequeño de mis hijos agarrarse a él, tambaleándose, para it de mi tía a ella, recuerdo nuestro gabinete de Bloonderstone y los tiempos en que apenas yo mismo sabía andar. Mi tía, por fin, se ha consolado de su desilusión; es madrina de una verdadera Betsey Trotwood de carne y hueso, y Dora (la que viene después) pretende que la tía la mime. Hay algo que abulta mucho en el bolsillo de Peggotty. Es nada menos que el libro de los cocodrilos; está en bastante mal estado; muchas hojas están arrancadas y vueltas a sujetar con un alfiler; pero Peggotty se lo enseña todavía a los niños como una preciosa reliquia. Nada me divierte tanto como ver en la segunda generación mi rostro de niño, levantando hacia mí sus ojos maravillados con las historias de los cocodrilos. Eso me hace acordarme de mi antiguo amigo Brooks de Shefield. En medio de mis hijos, en un hermoso día de verano, veo a un anciano que lanza cometas, y las sigue con la mirada, con una alegría que no se puede expresar. Me acoge radiante y me hace una multitud de señas misteriosas: -Trotwood, sabrás que cuando no tenga otra cosa que hacer acabaré la Memoria, y que tu tía es la mujer más admirable del mundo. ¿Quién es esa señora que anda encorvada apoyándose en un bastón? Reconozco en su rostro las huellas de una belleza altiva que ya pasó, y que trata de luchar todavía contra la debilidad de su inteligencia extraviada. Está en un jardín. A su lado hay una mujer brusca, sombría, ajada, con una cicatriz en los labios. Oigamos lo que dicen: -Rosa, he olvidado el nombre de este caballero. Rosa se inclina hacia ella y le anuncia a míster Copper field. -Me alegro mucho de verle, caballero, y siento mucho observar que está usted de luto. Espero que el tiempo le traerá algún consuelo. La persona que la acompaña la regaña por su distracción -No está de luto; fíjese usted -y trata de sacarla de sus sueños. -¿Ha visto usted a mi hijo, caballero? ¿Se han reconciliado ustedes? Después, mirándome con fijeza, lanza un gemido y se lleva la mano a la frente; exclama con voz terrible: -¡Rosa, ven aquí; ha muerto! Y Rosa, arrodillada delante de ella, le prodiga a la vez sus caricias y sus reproches; o bien exclama, con amargura: «Yo le amaba más de lo que usted le amaba»; o se esfuerza en hacerla dormir sobre su pecho, como a un niño enfermo. As ílas he dejado, y así las encuentro siempre; así de año en año transcurre sus vidas. Un barco vuelve de la India. ¿Quién es esa señora inglesa casada con un viejo creso escocés? ¿Será, por casualidad, Julia Mills? Sí; es Julia Mills, siempre esbelta, con un hombre negro que le entrega las cartas en un platillo dorado, y una mulata vestida de blanco, con un pañuelo brillante en la cabeza, que le sirve su Tiffin en su sala de estar. Pero Julia no escribe ya su diario, no canta ya el funeral del amor; no hace más que pelearse sin cesar con su viejo creso escocés, una especie de oso amarillo. Julia está sumergida en dinero hasta el cuello; nunca habla ni sueña con otra cosa. Me gustaba más «en el desierto de Sahara». Mejor dicho, ahora es cuando está en el desierto de Sa hara. Pues Julia, aunque tiene una casa preciosa, aunque tiene escogidas amistades y da todos los días magníficas comidas, no ve a su alrededor retoños verdeantes ni el más pequeño capullo que prometa para un día flores o fruto. Sólo ve lo que llama « su sociedad». Míster Jack Maldon, que desde lo alto de su grandeza pone en ridículo la mano que le ha elevado y me habla del doctor como de una antigualla muy divertida. ¡Ah, Julia! Si la sociedad sólo se compone para ti de caballeros y damas semejantes; si el principio so bre el que reposa es ante todo una indiferencia confesada por todo lo que puede avanzar o retrasar el progreso de la humanidad, hubieses hecho mejor, yo creo, perdiéndote «en el desierto de Sahara»; al menos habrías tenido la esperanza de salir de él. Pero aquí está el buen doctor, nuestro anciano amigo; trabaja en su Diccionario (está en la letra d). ¡Qué dichoso es entre su mujer y sus libros! También está con él el Veterano; pero ha perdido poder y está muy lejos de tener la influencia de antes. Y este otro hombre atareado, que trabaja en el Templo, con los cabellos (por lo menos los que le quedan) más recalcitrantes que nunca, gracias al roce constante de su peluca de abogado, es mi buen, mi antiguo amigo Traddles. Tiene la mesa cubierta de papeles, y le digo, mirando a mi alrededor: -Si Sofía fuera todavía tu escribiente, Traddles, tendría un trabajo terrible. -Es verdad, mi querido Copperfield; pero ¡qué buenos días los de Holtorn Court!, ¿no es cierto? -Cuando ella lo aseguraba que un día serías juez, aunque no fuera aquella la opinión más general. -De todos modos, si eso llegara a suceder... -Ya sabes que no has de tardar mucho. -Pues bien, querido Copperfield, cuando sea juez traicionaré el secreto de Sofía, como le he prometido. Salimos del brazo; voy a comer a casa de Traddles, en familia. Es el cumpleaños de Sofía, y en el camino Traddles me habla de su felicidad presente y pasada. -He conseguido, mi querido Copperfield, todo lo que deseaba. En primer lugar, el reverendo Horace ha sido elevado a un cargo donde tiene cuatrocientas cincuenta libras. Además, nuestros dos hijos reciben una excelente educación y se distinguen en sus estudios por su trabajo y su éxito. Hemos casado muy bien a tres hermanas de Sofía; todavía hay otras tres, que viven con nosotros; las otras tres están con su padre desde la muerte de mistress Crewler, y son felices como reinas. -Excepto... --dije. -Excepto la Belleza -dijo Traddles-, sí. Es una desgracia que se haya casado con tan mala persona. Tenía cierto brillo que la sedujo; pero, después de todo, ahora que está en casa y que nos hemos desembarazado de él, espero que recobre su alegr ía. La casa de Traddles es una de aquellas que Sofía y él examinaban y hacían mentalmente su distribución en sus paseos de la tarde. Es una casa grande; pero Traddles guarda sus papeles en el tocador, con las botas. Sofía y él viven en la buhardilla para dejar las habitaciones bonitas a la Belleza y a las otras hermanas. No hay nunca una habitación de más en la casa, pues no sé cómo siempre, por una razón o por otra, hay una infinidad de hermanitas a quienes alojar, y no ponemos el pie en una habitación sin que se precipiten todas a un tiempo hacia la puerta, y ahoguen, por decirlo así, a Traddles con sus besos. La pobre.Belleza está ya para siempre con ellos, viuda, con una niña. En honor del cumpleaños de Sofía han ido a comer las tres hermanas casadas, con sus tres maridos; además, el hermano de uno de los maridos, el primo de otro, y la hermana de otro, que me parece muy dispuesta a casarse con el primo. A la cabecera está sentado Traddles como un patriarca, bueno y sencillo como siempre. Frente a él, Sofía lo mira radiante, a través de la mesa, con un servicio que brilla lo bastante para no confundirlo tomándolo por metal inglés. Y ahora ha llegado el momento de terminar mi tarea. Me cuesta trabajo arrancarme a mis recuerdos; pero las figuras se borran y desaparecen. Sin embargo, hay una que brilla como una luz celestial y que ilumina todos los demás objetos que me rodean, dominándolos, y que permanece. Vuelvo la cabeza y la veo a mi lado, con su belleza serena. Mi lámpara va a apagarse, ¡he trabajado hasta tan tarde esta noche!; pero la presencia querida, sin la que no soy nada, me acompaña. ¡Oh Agnes, alma mía! ¡Ojalá tu rostro esté así presente cuando llegue el verdadero fin de mi vida! ¡Quiera Dios que cuando la realidad se desvanezca ante mis ojos como sombras, lo encuentre todavía a mi lado, señalándome el cielo! FIN




Pesquisar este blog

Carregando...
arte (407) pintura (248) filosofia (102) fotografia (89) literatura (84) psicanálise (57) morte (37) HQ (28) freud (28) peanuts (27) skull (27) antropologia (26) comic (24) poesia (23) lacan (22) PSYCHOANALYSIS (20) Desenho (17) Picasso (15) o seminário (15) Bresson (13) cat (12) oriente (12) borges (11) kant (11) psicologia (11) foucault (10) levi-strauss (10) platão (10) SONHOS (9) religião (9) Kirchner (8) biografia (8) kafka (8) love (8) Ernest Max (7) Guimaraes Rosa (7) Ken Rosenthal (7) Mark Eshbaugh (7) NIETZSCHE (6) Salvador Dali (6) aristóteles (6) manet (6) snoopy (6) sociologia (6) Animais (5) Aristotle (5) Escher (5) Geertz (5) Hundertwasser (5) Lauren Simonutti (5) Sommer (5) medicina (5) munch (5) Arthur DOVE (4) CINEMA (4) Carl LARSSON (4) Cézanne (4) DICIONARIO (4) Descartes (4) Doré (4) Ernest Jones (4) Ernst HAAS (4) Guido Crepax (4) H. Bergson (4) Julio Cortázar (4) Kacere (4) Locke (4) Mucha (4) Richter (4) Van Gogh (4) Will Barnet (4) alexandre koyrè (4) caveira (4) drummond (4) gravura (4) hegel (4) história (4) linguística (4) monet (4) música (4) sartre (4) teatro (4) televisão (4) universo (4) verdade (4) Abbas (3) Arthur Rackham (3) Avigdor (3) Blake (3) CORINTH (3) Cambon (3) Connie Imboden (3) David Hockney (3) F. Hodler (3) Frida KAHLO (3) GEORGES BATAILLE (3) James Joyce (3) Kojeve (3) Konrad LORENZ (3) Lori Nix (3) M. J. A. Eguiño (3) Marcel MAUSS (3) Marqués de Sade (3) Marx (3) Memling (3) Pierre Bourdieu (3) Psychiatry (3) SENECA (3) Schopenhauer (3) Tom Chambers (3) Winnicott (3) arroyo (3) autobiografia (3) baby (3) caravaggio (3) cristianismo (3) dickens (3) einstein (3) erwitt (3) etologia (3) fisica (3) magia (3) planetas (3) B. F. Skinner (2) BACHELARD (2) Birman J. (2) CERVANTES (2) Castillo (2) Dix (2) Dulac (2) E. HOPPER (2) E. Nodel (2) ETNOLOGÍA (2) Ernest HAAS (2) Ferenczi (2) G. JOHN (2) GEORGE CANGUILHEM (2) Gustav Caillebotte (2) Hipocrates (2) J. Ensor (2) J. J. Tissot (2) JUNG (2) John Donne (2) KARL JASPERS (2) KIERKEGAARD (2) Kandinsky (2) Klimt (2) L. da VINCI (2) LOUIS ALTHUSSER (2) Lewis Carroll (2) M. Dzama (2) MAUGHAM (2) MERLEAU - PONTY (2) Mann (2) Melanie Klein (2) Neil Welliver (2) Norman Rockwell (2) Pascal (2) Piaget (2) Pollock (2) Quino (2) Roland Barthes (2) Sahlins (2) Serge Leclaire (2) St. Agostinho (2) Stratton (2) Vinicus de Moraes (2) Vuillard (2) WITTGENSTEIN (2) amor (2) beauvoir (2) biology (2) cogito (2) critica (2) cultura (2) diabo (2) erotic (2) estruturalismo (2) gide (2) guerra (2) loucura (2) lua (2) mind (2) mitologia (2) mitos (2) rilke (2) salomão (2) saturno (2) sono (2) sócrates (2) vida (2) ética (2) A. Comte (1) A. Warhol (1) Alix Malka (1) Andreas Gursky (1) Anticristo (1) Arcimboldo (1) Aristófanes (1) Augusto dos Anjos (1) B. Barbey (1) B. Jacklin (1) Bagheria (1) Barbara Morgan (1) Basquiat (1) Berkeley (1) Bhagavad-Gita (1) Bhopal (1) Bocklin (1) Bouguereau (1) Brauner (1) Bruegel (1) Brueghel (1) Brueguel (1) Burt GLINN (1) CALOUSTE GULBENKIAN (1) CAZOTTE (1) CRVANTES (1) Charles S. Peirce (1) Chavannes (1) China (1) Claesz (1) Confucius (1) Confúncio (1) D. (1) DAVIS Stuart (1) DEGAS (1) DELACROIX (1) Dalton Trevisan (1) Deleuze (1) Denis (1) Design (1) Diebenkorn (1) Diógenes (1) E. (1) ERNST CASSIRER (1) Emile Durkheim (1) Empédocles (1) Epimenides (1) F. Vallotton (1) FERDINAND DE SAUSSURE (1) Feuerbach (1) Feyerabend (1) Florbela Espanca (1) Franceco Clemente (1) Franz Marc (1) GROOT (1) GUSTON (1) Galileu (1) Gestalt (1) Graham (1) Grécia (1) Guercino (1) H. Arendt (1) H. MARCUSE (1) Hals (1) Helmut Newton (1) Holbien (1) Hume (1) J. Derrida (1) J.-F. Millet (1) Jan Van KESSEL (1) Jean Laplanche (1) KROYER (1) Kandel E. (1) Keane (1) Kim (1) Kitaoka (1) Klee (1) Knight (1) Korand Von SOEST (1) Kôhler (1) Liev Tolstói (1) M. Mead (1) Malinowski (1) Mantegna (1) Mark Petrick (1) Max Weber (1) Mário Quintana (1) Münter (1) N. Chomsky (1) NEIL GAIMAN (1) Nasio (1) Otto Rank (1) Ovídio (1) Palencia (1) Parmênides (1) Paul DELVAUX (1) Peter HILLE (1) Raduan Nassar (1) Ron Van Dongen (1) S. Franklin (1) Sandman (1) Satrapi (1) Schiele (1) Shakespeare (1) Silvers (1) Siqueiros (1) Spinoza (1) St. T. de Aquino (1) TELEPATIA (1) TODOROV (1) Tarsila do Amaral (1) Taschen (1) Thomas HOPKER (1) Truffaut (1) Tycho (1) Uccello (1) Velvet underground Nico (1) Verne (1) Victor Brochard (1) W. Metcalf (1) Web (1) Weinberg (1) William Bailey (1) Woody Allen (1) Xenofonte (1) Y. Utagawa (1) Yoshitoshi (1) alessandro gottardo (1) arcoiris (1) armour (1) arquitetura (1) asselyn (1) ate (1) bassano (1) biblia (1) breton (1) cartoon (1) ceticismo (1) cocaina (1) conto (1) criança (1) dança (1) direito (1) dor (1) eclesiastes (1) economia (1) edgar allan poe (1) edgar morin (1) ego (1) ensaio (1) epicurus (1) espelho (1) estações (1) eu (1) fala (1) feed (1) foto (1) frr (1) física (1) game (1) gato (1) giger (1) girafa (1) goya (1) hamlet (1) hoffmann (1) humor (1) identificação (1) impressionismo (1) intuição (1) jakobson (1) japan (1) krsna (1) kundera (1) lacn (1) leminski (1) lévi-strauss (1) mafalda (1) magritte (1) miró (1) moda (1) moral (1) mundo (1) mãe (1) narrativa (1) nausea (1) neruda (1) nokides (1) ocultismo (1) perguntas (1) poeso (1) poker (1) política (1) praia (1) sabedoria (1) sapatos (1) saramago (1) semina (1) semiótica (1) shopenhauer (1) soutine (1) suicidio (1) swan (1) sêneca (1) tatoo (1) tatuagem (1) tese (1) titã (1) touro (1) umberto eco (1) valentina (1) venus (1) virtude (1) war (1) weeks (1)
 

sobrefulanos by nokides