La Verdad / La Vérité | Marqués de Sade

| quarta-feira, 21 de outubro de 2009
Para llevarnos diariamente y paso a paso a los crímenes.
Después de los mejores años, si su voz nos llama,
Regresemos junto a ella burlándonos de los dioses;
Su crisol nos aguarda para recompensarnos;


Traducido por Ricardo Zelarayan
Atuel – Anáfora, Buenos Aires, 1995
Serie Impar dirigida por Germán L. García
Título original:
La Vérité, 1777
La paginación se corresponde
con la edición impresa. Se han
eliminado las páginas en blanco.
Prefacio
LA VÉRITÉ, pieza encontrada entre los papeles de La Mettrie: tal
es el título exacto del opúsculo en verso y en prosa que hoy tenemos
la gran fortuna de publicar por primera vez a partir del manuscrito
autográfico inédito del marqués de Sade. Ese manuscrito, que antiguamente
formaba parte de la colección “La Sicotiere”, está compuesto
de cuatro hojas sin refilar de papel vergé azulado, cosido a un
cuaderno de 15,5 por 19,5 centímetros. Esta es la breve descripción
de su contenido: páginas 1 a 4 y comienzo de la página 5: un poema
de ciento treinta y seis versos alejandrinos de rima plana, con
abundantes tachaduras y correcciones, una variante obscena de cinco
versos en el margen de la página 2 y un proyecto de frontispicio
en el margen de la página 4; páginas 5 a 7: ocho Notas, que corresponden
a otras tantas llamadas en el cuerpo del poema; la página
8 está en blanco.
En una rápida lectura de este poema filosófico y de las notas que
lo acompañan, aparece inmediatamente lo específicamente Sadista,
tanto la expresión como la doctrina de las que el marqués es autor,
a pesar del nombre de La Mettrie bajo el que, por prudencia, creyó
tener que esconderse. Pero el solo aspecto del manuscrito, tachado y
corregido, bastaría para identificarlo como una obra personal.
En cuanto a la fecha de composición de La Vérité, no hay ninguna
observación decisiva que nos permita establecerla con certeza.
El examen de la escritura y del papel nos inclinaría a pensar que el
poema vio la luz en La Bastilla, alrededor de 1777.
Debemos señalar que en la elección del nombre de La Mettrie
9
—citado en Juliette— Sade ha tenido sin duda más en cuenta las
interpretaciones difamatorias de las que había sido objeto por parte
de los mismos filósofos que se habían inspirado en ellas que el contenido
real de la teoría de este precursor. D’Holbach, levantándose
contra los ateos en el Sistema de la Naturaleza, “quienes han negado
la distinción del vicio y de la virtud”, no había dicho que el autor
del Hombre–máquina “ha razonado sobre las costumbres como
un frenético”. De hecho si La Mettrie, verdadero “burro de carga” de
la filosofía de las luces, reivindicó para el individuo el derecho a gozar
sin ninguna traba y si ha pretendido aliviarlo de remordimientos,
“esa pesada carga de la vida”, lejos de tener el propósito de asegurar
la suerte, como lo acusa Diderot, “la inmortalidad del malvado”,
sostuvo por el contrario que la embriaguez de la voluptuosidad,
además de sernos “inmediatamente dada” es la que “nos hace mejores”,
porque “un ser satisfecho y feliz es un ser dulce y benévolo”.1 Sade,
a lo largo de toda su obra, se convertirá en el campeón de la teoría
opuesta, no pudiendo admitir describir la conjunción erótica de
otra manera que a la luz de las perversiones más laboriosas al mismo
tiempo que las más crueles.2
El poema que vamos a leer con una diversificación mucho más
consistente y armoniosa que la de la tragedia de Jeanne Laisné—
nos da cuenta, en una forma lapidaria, a menudo provista de lirismo,
de los principales aspectos de la doctrina de Sade. En efecto La
Vérité aparece ante todo como una sátira antireligiosa, más de un
tercio de su contenido es una apología del desencadenamiento inte-
1 Esas tres expresiones no pertenecen a Le Mettrie, sino a uno de sus comentaristas
modernos, Maurice Solovine, pero que traducen sin embargo exactamente
el pensamiento del moralista.
2 A Pierre Naville se le debe el atinado cuadro de tres filosofías comparadas:
“Las antinomias de la física materialista y de la moral utilitarista quedan irresoluble
en La Mettrie”. En D’Holbach y Diderot, éstas son abolidas en la
búsqueda de un nuevo equilibrio social. En Sade, explotan en provecho de la
sensibilidad individual, la única naturalidad y el enemigo de las Leyes de la
Sociedad.
10
gral de los instintos inmorales. Agreguemos que seis notas de cada
ocho (las otras dos corresponden a la religión) refuerzan esta apología,
y que una imagen liminar proyectada por el autor, debía revestirla
de un brillo supremo, sobre los géneros conjugados del homicidio
y de la predicación heterosexual. Pero el crimen no es sólo el más
poderoso de los afrodisíacos: conforme a las intenciones sagradas de
la Naturaleza, que no destruye más que para transmutar y multiplicar,
lo que engendra es una embriaguez metafísica. Así, según Sade,
a la idea de Dios, se opone un panteísmo bárbaro3 Aquí entonces
La Vérité, que podría servir de oriflama a la doble epopeya de Justine
y de Juliette. Si todos los trabajos de Sade hubiesen perecido, exceptuando
este poema, sin duda los más ávidos movimientos de su
lenguaje nos habrían sido robados a nuestra admiración, pero al menos
lo que resuena como el mandamiento inaugural de su papado
demoníaco hubiera llegado hasta nosotros. 4
G. Lely
Traducción del francés
SUSANA LAURO
3 Del cual el frontispicio de Jacques Hérold (junto a los ejemplares sobre Japón)
nos ofrece una sorprendente alegoría. Esta plancha, grabada en 1945 e
inédita, esperaba desde hacía quince años su perfecto destino.
11
4 Elaboración del texto. Hemos normalizado la ortografía y la puntuación, muchas
veces caprichosas del autor. Se encontrará in fine, con las lecciones primitivas
rayadas en el manuscrito, la indicación de algunos versos restablecidos
cuidadosamente por nosotros.
La vérité
Quelle est cette chimère impuissante et stérile,
Cette divinité que prêche à l’imbécile
Un ramas odieux de prêtres imposteurs?
Veulent–ils me placer parmi leurs sectateurs?
Ah! jamais, je le jure, et je tiendrai parole,
Jamais cette bizarre et dégoûtante idole,
Cet enfant de délire et de dérision
Ne fera sur mon cieur la moindre impression.
Content et glorieux de mon épicurisme,
Je prétends expirer au sein de l’athéisme
Et que l’infâme Dieu dont on veut m’alarmer
Ne soit conçu par moi que pour le blasphémer.
Oui, vaine illusion, mon âme te déteste,
Et pour t’en mieux convaincre ici je le proteste,
Je voudrais qu’un moment tu pusses exister
Pour jouir du plaisir de te mieux insulter.
Quel est–il en effet ce fantôme exécrable,
Ce jean–foutre de Dieu, cet être épouvantable
Que rien n’offre aux regards ni ne montre à l’esprit,
Que l’insensé redoute et dont le sage rit,
Que rien ne peint aux sens, que nul ne petit comprendre,
Dont le culte sauvage en tous temps fit répandre
Plus de sang que la guerre ou Thémis en corroux
Ne purent en mille ans en verser parmi nous1?
12
(1) On évalue à plus de cinquante millions d’individus les pertes occasionnées par
les guerres ou massacres de religion. En est–il une seule d’entre elles qui vaillent
seulement le sang d’un oiseau? et la philosophie ne doit–elle pas s’armer de toutes
D.A.F. DE SADE
La verdad
¿Qué es este monstruo, esta quimera impotente y estéril,
Esta divinidad que una odiosa corte
De curas impostores predica a los imbéciles?
¿Quieren acaso incluirme entre sus seguidores?
¡Ah no! Juro y mantendré mi palabra,
Jamás este ídolo ridículo y repugnante,
Este hijo de delirio y la irrisión
Dejará huella alguna en mi corazón.
Contento y orgulloso de mi epicureísmo
Quiero expirar en el seno del ateísmo
Y que al Dios infame con que quieren asustarme
Sólo lo conciba para blasfemarlo.
Sí, vana ilusión, mi alma te aborrece,
Y para convencerte más aquí lo reafirmo,
Yo quisiera que pudieses existir por un momento
Para gozar del placer de insultarte mejor.
¿Qué es realmente este fantasma execrable
Ese Don nadie de Dios, ser lamentable
Que nada ofrece a la mirada ni nada dice a la mente,
De quien teme el loco y ríe el sabio,
Que nada dice a los sentidos, que nadie puede comprender,
Cuyo culto salvaje derramó en todos los tiempos
Más sangre que la guerra o la furia de Temis
Pudieron derramar en mil años en la Tierra?1
(1) Se calcu a, en más de c ncuenta mi lones el número de l i l muertos en las guerras
o matanzas de religión. ¿Acaso una sola de ellas vale la sangre de un pájaro? ¿Y la
filosofía no debe armarse toda para aniquilar a un Dios en nombre del cual se in-
13
J’ai beau l’analyser, ce gredin déifique,
J’ai beau l’étudier, mon æil philosophique
Ne voit dans ce motif de vos religions
Qu’un assemblage impur de contradictions
Qui cède à l’examen sitôt qu’on l’envisage,
Qu’on insulte à plaisir, qu’on brave, qu’on outrage,
Produit par la frayeur, enfanté par l’espoir (2),
Que jamais notre esprit ne saurait concevoir,
Devenant tour à tour, aux mains de qui l’érigé,
Un objet de terreur, de joie ou de vertige
Que l’adroit imposteur qui l’annonce aux humains
Fait régner comme il veut sur nos tristes destins,
Qu’il peint tantôt méchant et tantôt débonnaire,
Tantôt nous massacrant, ou nous servant de père,
En lui prêtant toujours, d’après ses passions,
Ses mæurs, son caractère et ses opinions:
Ou la main qui pardonne ou celle qui nous perce.
Le voilà, ce sot Dieu dont le prêtre nous berce.
Mais de quel droit celui que le mensonge astreint
Prétend–il me soumettre à l’erreur qui l’atteint?
Ai–je besoin du Dieu que ma sagesse abjure
pièces pour exterminer un Dieu en faveur duquel on immole tant d’êtres qui
valent mieux que lui, n’y ayant assurément rien de plus détestable qu’un Dieu,
aucune idée plus bête, plus dangereuse et plus extravagante?
14
(2) L’idée d’un Dieu ne naquit jamais chez les hommes que quand ils craignirent
ou qu’ils espérèrent; c’est à cela seul qu’il faut attribuer la presque unanimité des
hommes sur cette chimère. L’homme, universellement malheureux, eut dans tous
le lieux et dans tous les temps des motifs de creainte et d’espiir, et partout il invoquia
la cause qui le tourmentait, comme partout il espéra la fin de ses maux. En
invoquant l’être qu’il en supposait la cause, trop ignorant ou trop crédule pour
sentir que le malheur inévitablement annexé à son existence n’avait d’autre cause
que lanature même de cette existence, il créa des chimères auxquelles il renonça,
dès que l’étude et l’expérience lui en eurent fait sentir l’inutilité.
Me place analizar a este bribón divinizado,
Me place estudiarlo, mi ojo filosófico
Sólo ve en vuestras religiones
Una mezcla impura de contradicciones
Que no resiste un examen si se la considera,
Que se insulta con placer, se injuria y se ultraja,
Producto del miedo, creación de la esperanza,2
Que nuestra mente nunca podría concebir,
Convertido alternativamente, según quien lo exalte,
En objeto de terror, de alegría o de vértigo
Que el astuto impostor que lo anuncia a los hombres
Hace reinar a su gusto sobre nuestros tristes destinos,
Pintándolo como malvado o como bondadoso
Ora matándonos, ora haciendo de padre,
Adjudicándole siempre, según sus pasiones,
Sus costumbres, su carácter y sus opiniones:
La mano que perdona o que nos asesina.
He ahí el Dios tonto con que nos adormece el cura.
Pero, ¿con qué derecho el condenado por mentiroso
Pretende someterme al error que lo aqueja?
¿Acaso necesito del Dios abjurado por mi saber
molan tantos seres que valen más que él, no habiendo seguramente nada más detestable
que un Dios, ninguna idea más torpe, más peligrosa y extravagante?
15
(2) La idea, de un Dios siempre surgió, entre los hombres, del miedo o de la esperanza.
Sólo a ello hay que atribuir la casi unanimidad de los hombres con respecto
a esta monstruosa quimera. Universalmente desdichado, el hombre tuvo en todos
los tiempos y en todas partes motivos de temor y de esperanza, e invocó en todas
partes la causa de su tormento, así como la espera del fin de sus males. Al invocar
a quien supuestamente era la causa de ellos, el hombre, por demás ignorante
o demasiado crédulo para sentir que la desgracia inevitablemente ligada con su
existencia, no encontró otra causa que la naturaleza misma de su existencia, y entonces
creó fantasmas, quimeras, y desde ese momento impidió que el estudio y la
experiencia le hicieran sentir la inutilidad de ellos.
Pour me rendre raison des lois de la nature?
En elle tout se meut, et son sein créateur
Agit à tout instant sans l’aide d’un moteur3.
A ce double embarras gagne–je quelque chose?
Ce Dieu, de l’univers démontre–t–il la cause
S’il crée, il est créé, et me voilà toujours
Incertain, comme avant, d’adopter son recours.
Fuis, fuis loin de mon cæur, infernale imposture;
Cède, en disparaissant, aux lois de la nature:
Elle seule a tout fait, tu n’es que le néant
Dont sa main nous sortit un jour en nous créant.
Evanouis–toi donc, exécrable chimère!
Fui loin de ces climats, abandonne la terre
Où tu ne verras plus que des cæurs endurcis
Au jargon mensonger de tes piteux amis!
Quant à moi, j’en conviens, l’horreur que je te porte
Est à la fois si juste, et si grande, et si forte,
Qu’avec plaisir. Dieu vil, avec tranquillité,
Que dis–je? avec transport, même avec volupté,
Je serais ton bourreau, si ta frêle existence
Pouvait offrir un point à ma sombre vengeance,
Et mon bras avec charme irait jusqu’a ton cæur
De mon aversion te prouver la rigueur.
Mais ce serait en vain que l’on voudrait t’atteindre,
16
(3) La plus légère étude de la nature nous convainc de l’éternité du mouvement
chez elle, et cet examen attentif de ses lois nous fait voir que rien ne périt dans elle
et que le se régénère l sans cesse par le seul effet de ce que nous croyons qui l’offense
ou qui paraît détruire ses ouvrages. Or si les destructions lui sont nécessaires, la
mort devient un mot vide de sens: il n’y a plus que des transmutations et point
d’extinction. Or la perpétuité du mouvement dans elle anéantit toute idée d’un
moteur.
Para comprender las leyes de la naturaleza?
En ella todo se estremece, y su seno creador
Actúa a cada instante sin ayuda de motor.3
¿Acaso gano algo con esa doble confusión?
¿Acaso este Dios explica el origen del universo?
Si él crea, ha sido creado, y así siempre
Me siento impedido, como antes, de adoptar su prédica.
Huye, huye lejos de mi corazón, infernal impostura;
Sométete, al desaparecer, a las leyes de la naturaleza;
Sólo ella ha hecho todo, tú sólo eres la nada
De donde ella nos sacó un día creándonos!
¡Desvanécete pues, execrable quimera!
¡Huye lejos de estos climas, abandona la Tierra
Donde sólo encontrarás corazones endurecidos
Por la jerga mentirosa de tus piadosos amigos!
En cuanto a mí, confieso que el horror que me produces
Es a la vez tan justo, grande y fuerte,
Que con placer, vil Dios, y con tranquilidad,
¿Qué digo?, y también con transporte y voluptuosidad.
Yo sería tu verdugo, si tu frágil existencia
Pudiera ofrecerme un punto de referencia
Para mi sombría venganza, y mi brazo
Pudiera llegar encantado hasta tu corazón
Para probarte el rigor de mi aversión.
Pero sería inútil querer alcanzarte
(3) El más somero estudio de la naturaleza, basta, para convencernos de la eternidad
del movimiento en ella, y este examen minucioso de sus leyes nos permite ver
que nada de ella muere, que la naturaleza se regenera sin cesar por el solo efecto
de lo que nosotros creemos que la ofende o que parece destruir sus obras. Pero al
mismo tiempo que necesita las destrucciones, la palabra muerte se vacía de sentido:
ya sólo hay transmutaciones y nada de extinción, aunque la perpetuidad del
movimiento elimina en ella toda idea de motor.
17
Et ton essence échappe à qui veut le contraindre.
Ne pouvant t’écraser, du moins, chez le mortels,
Je voudrais renverser tes dangereux autels
Et démontrer à ceux qu’un Dieu captive encore
Que ce lâche avorton que leur faiblesse adore
N’est pas fait pour poser un terme aux passions.
O mouvements sacrés, fières impressions,
Soyez à tout jamais l’objet de nos hommages,
Les seuls qu’on puisse offir au culte des vrais sages,
Les seuls en tous le temps qui délectent leur cæur,
Les seuls que la nature offre à notre bonheur!
Cédons à leur empire, et que leur violence,
Subjuguant nos esprits sans nulle résistance,
Nous fasse impunément des lois de nos plaisirs:
Ce que leur voix prescrit suffit à nos désirs4.
Quel que soit le désordre où leur organe entraîne,
Nous devons leur céder sans remords et sans peine,
Et, sans scruter nos lois ni consulter nos mæurs,
18
(4) Rendons–nous indistinctement à tout ce que les passions nous inspirent, et
nous serons toujours heureux. Méprisons l’opinion des hommes: elle n’est que le
fruit de leurs préjugés. Et quant à notre conscience, ne redoutons jamais sa voix
lorsque nous avons pu l’assouplir: l’habitude aisément la réduit au silence et métamorphose
bientôt en plaisir les plus fâcheux souvenirs. La conscience n’est pas l’organe
de la nature; ne nous y trompons pas, elle n’est que celui des préjugés: vainquons–
les, et la conscience sera bientôt à nos ordres. Interrogeons celle du sauvage,
demandons–lui si elle lui reproche quelque chose. Quand il tue son semblable et
qu’il Le dévore, la nature semble parler en lui; la conscience est muette; il conçoit
ce que les sots appelent le crime, il l’exécute; tout se tait, tout est tranquille, et il a
servi la nature par l’action qui plaît le mieux à cette nature sanguinaire dont le
crime entretient l’énergie et qui ne se nourrit que des crimes.
Tu esencia elude a quien quiere cercarla.
Por no poder aplastarte entre los mortales,
Quisiera al menos destruir tus peligrosos altares
Y mostrar a quienes se sienten aún cautivados por Dios
Que ese cobarde aborto que adora la debilidad de ellos
No está hecho para limitar las pasiones.
¡Oh movimientos sagrados, audaces impresiones,
Sed para siempre el objeto de nuestros honores,
Los únicos que pueden ofrecerse en el culto de los
verdaderos sabios,
Los únicos en todos los tiempos que deleitan su corazón,
Los únicos que ofrece la naturaleza a nuestra felicidad.
Aceptemos su imperio, y que su violencia,
Subyugando nuestras mentes sin la menor resistencia,
Convierta impunemente nuestros placeres en leyes:
Lo que prescribe su voz basta para nuestros deseos.4
Sea cual fuere el desorden donde nos conduzca
Debemos aceptarlo sin pena ni remordimientos,
Y, sin consultar nuestras leyes ni nuestras costumbres,
19
(4) Volvamos indistintamente a todo lo que nos inspiran las pasiones y así seremos
siempre felices. Despreciemos la opinión de los hombres que es sólo el fruto de
sus prejuicios. Y en cuanto a nuestra conciencia, nunca temamos su voz si hemos
logrado dominarla: la costumbre la reduce fácilmente al silencio y muy pronto
convierte en placenteros a los recuerdos más desagradables. La conciencia no es el
órgano de la naturaleza; no nos engañemos, es el órgano de los prejuicios. Venzámoslos
y enseguida la conciencia se pondrá a nuestras órdenes. Interroguemos la
conciencia del salvaje, preguntémosle si tiene algo que reprocharse. Cuando mata
a un semejante y lo devora, la naturaleza parece hablar en él; la naturaleza es muda,
él concibe lo que los tontos llaman crimen y lo realiza. Todo calla, todo está
tranquilo, y él ha servido a la naturaleza a través de la acción que más le place a
esta naturaleza sanguinaria en la cual el crimen mantiene la energía, y que sólo
se alimenta de crímenes.
Nous livrer ardemment à toutes les erreurs
Que toujours par leurs mains nous dicta la nature.
Ne respectons jamais que son divin murmure;
Ce que nos vaines lois frappent en tous pays
Est ce qui pour ses plans eut toujours plus de prix.
Ce qui paraît à l’homme une affreuse injustice
N’est sur nous que l’effet de sa main corruptrice,
Et quand, d’après nos mæurs, nous craignons de faillir,
Nous ne réussissons qu’à a la mieux accueillir5.
Ces douces actions que vous nommez des crimes,
Ces excès que les sots croyent illégitimes,
Ne sont que les écarts qui plaisent à ses yeux,
Les vices, les penchants qui la délectent mieux;
Ce qu’elle grave en nous n’est jamais que sublime;
En conseillant l’horreur, elle offre la vitime:
Frappons–la sans frémir, et ne craignons jamais
D’avoir, en lui cédant, commis quelques forfaits.
Examinons la foudre en ses mains sanguinaires:
Elle éclate au hassard, et le fils, et les pères,
Les temples, les bordels, les dévots, les bandits,
Tout plaît à la nature: il lui faut des délits.
Nous la servons de même en commettant le crime:
Plus notre main l’étend et plus elle l’estime6.
(5) Et comment pourrions–nous être coupables quand nous ne faisan qu’obéir aux
impressions de la nature? Les hommes, et les lois qui sont l’ouvrage des hommes,
peuvent nous considérer comme tels, mais la nature jamais. Ce ne serait qu’en lui
résistant que nous pourrions être coupables à ses yeux. Tel est le seul crime possible,
le seul dont nous devions nous abstenir.
(6) Aussi ôt qu’il est dé t montré que le crime lui plaît, l’homme qui la servira la
mieux sera nécessairement celui qui donnera le plus d’extension ou de gravité à ses
crimes, en observant que l’extension lui plaît mieux encore que la gravité, car le
meurtre ou le parricide, quelque différence qu’y établissent les hommes, sont absol-
20
Entregarnos ardientemente a todos los excesos
Que siempre nos indica la naturaleza con sus manos.
Respetemos siempre su susurro divino.
Lo más preciado para sus planes
Es lo que inútiles leyes castigan en todos los países.
Lo que parece al hombre una terrible injusticia
No es más, para nosotros, que el efecto de
su mano corruptora,
Y cuando, según nuestras costumbres, tememos infringirla
En realidad logramos honrarla mejor.5
Esas bellas acciones que vos llamáis crímenes,
Esos excesos que los tontos creen ilegítimos,
Son sólo las desviaciones que agradan a sus ojos,
Los vicios, las inclinaciones que le agradan más.
Lo que graba en nosotros es siempre sublime;
Aconsejando el terror, ella ofrece la víctima:
Golpeemos sin vacilar y nunca temamos
Por haber cometido crímenes cediendo a sus impulsos.
Pensemos en el rayo en sus manos sanguinarias,
Que estalla al azar, y los hijos, y los padres,
Los templos, los burdeles, los devotos, los bandidos,
Todo agrada a la naturaleza: necesita delitos.
También la servimos cometiendo crímenes.
Cuando nuestra mano ataca ella la estima más.6
(5) ¿Cómo podríamos ser culpables si no hacemos mas que obedecer a los impulsos
de la naturaleza? Los hombres y las leyes que son obra de ellos, pueden considerarnos
como tales, pero jamás la naturaleza. Sólo seríamos culpables para ella si
la resistiéramos. Ese sería el único crimen posible, el único que no debemos cometer.
21
(6) Una vez demostrado que el crimen le agrada, el hombre más útil para ella
será necesariamente el que dé mayor extensión e importancia a sus crímenes, aclarando
que la extensión le agrada más que la gravedad, pues el asesinato o el parricidio,
sea cual fuere la diferencia que establezcan los hombres, son exactamenUsons
des droits puissants qu’ella excerce sur nous
En nous livrant sans cesse aux plus monstrueux goûts7:
Aucun n’est défendu par ses lois homicides,
Et l’inceste, et le viol, le vol, les parricides,
Les plaisirs de Sodome et le jeux de Sapho,
Tout ce qui nuit à l’homme ou le plonge au tombeau,
N’est, soyons–en certains, qu’un moyen de lui plaire.
En renversant les deiux, dérobons leur tonnerre
Et détruisons avec ce foudre étincelant
Tout ce qui nous déplaît dans un monde effrayant.
N’épargnons rien surtout: que ses scélératesses
Servent d’exemple en tout à nos noires prouesses.
Il n’est rien de sacré: tout dans cet univers
Doit plier sous le joug de nos fougueux travers8.
Plus nous multiplierons, varierons l’infâmie,
ument le même chose à ses yeux. Mais celui qui aura commis le plus de désordres
dans l’univers lui plaira toujours bien davantage que celui qui se sera arrêté au
premier pas. Que cette vérité mette bien à l’aise ceux qui lâchent la bride à leurs
passions, et qu’ils se convainquent bien qu’ils ne servent jamais mieux la nature
qu’en multipliant leurs forfaits.
(7) Ces goûts ne sont vraiment utiles et chers à la nature qu’autant qu’ils propagent,
qu’ils étendent ce que les hommes appellent le désordre. Plus ils coupent,
sapent, détériorent, détruisent, plus ils lui sont précieux. L’éternel besoin quelle a
de destruction sert de preuve à cette assertion; détruisons donc ou empêchons de
naître, si nous voulons être utiles à ses plans. Ainsi le masturbateur, le meurtrier,
l’infanticide, l’incendiaire, le sodomite, sont des hommes selon ses désirs et ceux
que nous devosn par conséquent imiter.
(8) S’imposer des freins ou des barrières dans la route du crime serait visiblement
outrager le lois de la nature qui nous livre indistinctement tous le êtres dont elle
nous entoure sans jamais motiver d’exception, parce qu’elle méconnaît nos chaînes
et nos liens, que toutes ces prétendues destructions sont nulles à ses yeux, que la
frère qui couche avec sa saur ne fait pas plus de mal que l’amant qui couche avec
sa maîtresse et que le père qui immole son fils n’outrage pas davantage lanature
que le particulier qui assassine un inconnu sur le grand chemin. Aucune de ces
différences n’existe à ses yeux: ce quelle veut, c’est le crime; n’importe la main qui
le commet ou le sein sur lequel il est commis.
22
Usemos los poderosos derechos que ejerce sobre nosotros
Entregándonos sin cesara las más monstruosas aberraciones.7
Nada está prohibido por sus leyes homicidas,
Y el incesto, la violación, los parricidios,
Los placeres de Sodoma y los juegos de Safo,
Todo lo daña al hombre o lo lleva a la tumba,
Sólo son, estemos seguros, maneras de complacerla.
Al acabar con los dioses, robémosles el trueno
Y con el rayo incandescente destruyamos
Todo lo que nos desagrada en un mundo abominable.
Sobre todo, no ahorremos nada: que sus maldades
Sirvan de ejemplo para nuestras proezas.
Nada es sagrado: todo en este universo
Debe ceder al yugo de nuestras fogosas tendencias.8
Cuanto más nos multipliquemos, variaremos la infamia,
te lo mismo para, la naturaleza. Pero aquel que hubiera cometido el mayor número
de desórdenes siempre le agradará más que el que se detiene en el primer paso.
Que esta verdad satisfaga plenamente a quienes dan rienda suelta a sus pasiones,
para que se convenzan que nunca servirán mejor a la naturaleza que multiplicando
sus crímenes.
(7) Estas tendencias sólo serán útiles y apreciadas por la naturaleza en la medida
en que propaguen y extiendan lo que los hombres llaman desorden. Cuanto
más corten, hundan, deterioren y destruyan, tanto más valiosos serán. La eterna
necesidad de destrucción que tiene la naturaleza prueba esta afirmación. Destruyamos
pues o impidamos nacer, si queremos ser útiles para, sus planes. Así, el masturbador,
el asesino, el infanticida, el incendiario y el sodomita son hombres que
responden a sus deseos y son, por consiguiente, los que debamos imitar.
(8) Imponerse frenos o poner barreras en el camino del crimen sería evidentemente
ultrajar las leyes de la naturaleza, que nos libera por igual a los seres que rodea
sin ninguna excepción, porque ella desconoce nuestras cadenas y vínculos. Todas
esas presuntas destrucciones no existen para ella: el hermano que se acuesta con la
hermana no hace más mal que el amante que se acuesta con su querida, y el padre
que inmola a su hijo no ultraja más que quien asesina a un desconocido en
una ruta. Para la naturaleza no existe ninguna de esas diferencias. Ella desea el
crimen y no importa, la mano que lo cometa ni el cuerpo en el cual es cometido.
23
Mieux nous la sentirons dans notre âme affermie,
Doublant, encourageant nos cyniques essais,
Pas à pas chaque jour nous conduire aux forfaits.
Après les plus beaux ans si sa voix nous rappelle,
En nous moquant des dieux retournons auprès d’elle:
Pour nous récompenser son creuset nous attend;
Ce que prit son pouvoir, son besoin nous le rend.
Là tout se reproduit, là tout se régénère;
Des grands et des petits la putain est la mère,
Et nous sommes toujours aussi chers à ses yeux,
Monstres et scélérats que bons et vertueux.
24
La sentiremos mejor en nuestra alma obstinada
En repetir, en alentar nuestros cínicos intentos
Para llevarnos diariamente y paso a paso a los crímenes.
Después de los mejores años, si su voz nos llama,
Regresemos junto a ella burlándonos de los dioses;
Su crisol nos aguarda para recompensarnos;
Lo que adquiere su poder, nos lo devuelve su necesidad.
Allá todo se reproduce, todo se regenera;
La puta es la madre de los grandes y de los pequeños,
Y todos nosotros siempre somos muy queridos para ella,
Monstruos y malvados como buenos y virtuosos.
25
[Projet de frontispice]
En nous livrant sans cesse aux plus monstrueux goûts.
CE VERS sera au bas de l’estampe, laquelle représente un beau
jeune homme nu enculant une fille également nue. D’une main
il la saisit par le cheveux et le retourne vers lui, de l’autre il lui
enfonce un poignard dans le sein. Sous ses pieds sont le trois personnes
de la Trinité et tous le hochets de la religion. Au–dessus,
la Nature, dans une gloire, le couronne de fleurs.
26
(Proyecto de frontiscipio)
Librándonos sin cesar a los gustos más monstruosos
ESTE VERSO estará debajo de la estampa, que representa un hombre
desnudo, joven y bello, penetrando a una joven también desnuda.
Con una mano la agarra de los cabellos y la atrae hacia él,
con la otra le hunde un puñal en un seno. A sus pies están las
personas de la Trinidad y los chirimbolos de la religión. Esta escena
está coronada por las flores de una Naturaleza en toda su
gloria.
Traducción del francés
RICARDO ZELARAYAN
27
LEÇONS PRIMITIVES
rayées dans le manuscrit et Notes.
Page II, vers 3: Un ramas dégoûtant...
Id., v. 8: aucune impression...
Id., v. 9: Heureux et glorieux...
Id., v. 10: Je veux vivre et mourir...
P. 12, v. 2: a) Oui, chimère odieuse, oui, oui, je te déteste...
b) Oui, vaine illusion, oui, oui, je te déteste...
Id., v. 3: hélas, je le proteste...
Id., v. 4: Vers rétabli par nous. Le ms. contient: Je voudrais un
momento que tu pusses exister...
Id., v. 6: a) Quel est–il, ce Dieu vain, cet être épouvantable...
b) Ce méprisable Dieu, cet être épouvantable...
P. 13, v. 2: Qu’on insulte sans peur...
Id., v. 8: sur nos sombres destins...
Id., v. 12: ou ses opinions...
P. 14, v. 12: détestable chimère...
P. 15, v. 2–6: En marge, une variante non rayée: Je me masturberais
sur ta divinité, // Ou je t’enculerais, si ta frêle existence
// Pouvait offrir un cul à mon incontinence, // Puis d’un bras
vigoureux j’arracherais ton cæur // Pour te mieux pénétrer de ma
profondo horreur.
Id., v. 10: Renversons à jamais tes...
Id., v. 11: Et démontrons à ceux qui te craignent encore...
Id., v. 17–18 et p. 16, v. 1: Vers rétablis par nous. Le ms. contient:
Le seul qu’on puisse..., Le seul en tous le temps..., Le seul
que la nature...
P. 16, v. 2: Cédons aux passions et que leur violence...
Id., v. 3: Subjuguent tous nos sens...
Id., v. 9: à toutes les horreurs...
Id., v. 6: où leurs organes...
28
ld., v. 13: Forment ce qui convient le mieux... Le reste est
indéchiffrable sous les ratures.
P. 17, v. 9: Elle éclate aus hasard sur le filles, le pères...
ld., v. 18: Les écarts de Sodome...
P. 18, v. 1: Où tout ce qui conduit l’homme... Le reste est
indéchiffrable sous les ratures.
ld., v. 4: Et foudroyant avec, impitoyablement...
ld., v. 10: Vers rétabli par nous. Le ms. contient: Plus nous multiplions,
varions...
ld., v. 14: Après les plus beaux jours...
P. 19, v. 2: la friponne est la mère...
ld., v. 3: Vers rétabli par nous. Le ms. contient: aussi cher à nos
yeux...
Note 2, p. 22, ligne 6: Membre de phrase rétabli par nous. Le
ms. contient: quand il invoquait l’être qu’il en supposa la cause...
N. 8, p. 26, l. 9–10: Membre de phrase rétabli par nous. Le ms.
contient: le père qui immole son fils ne l’outrage pas davantage...
29
Sade en la actualidad
A los 50 años, cuando Sade deja una cárcel, escribe: “En
una palabra: he perdido la vista, el pecho; por falta de ejercicio
he adquirido una corpulencia tan enorme que apenas
si soy capaz de moverme; todas mis sensaciones se han apagado;
ya no me satisface nada, no me gusta nada; el mundo,
que tenía la locura de hechar tanto de menos, me parece
tan aburrido... tan triste... Hay momentos en los que me
dan ganas de entrar en la Trapa (...)” (Carta a Gaufridy,
París, comienzos de mayo de 1790).
31
Y cada tanto, Sade
EN 1968 LA EDITORIAL JORGE ALVAREZ, cuya historia está por
hacerse, había creado la versión local de Ed. du Cercle du Livre
Précieux, editora francesa de Sade que rechazó el prólogo para
La filosofía del tocador de Jacques Lacan, publicado con el título
“Kant con Sade” en la revista Critique (núm. 191, abril de
1963). Por entonces la revista Adán y la izquierda norteamericana
se difundían en los mismos lugares que los primeros ecos del
estructuralismo y los últimos consumidores del happening.
Sade, en ese momento, era lo que decían de sus libros gente
como Blanchot, Klossowski, Sollers, Barthes.
La revista Antropos, dirigida por Horacio González Trejo, publicó
un artículo mío titulado “Justine, el círculo vicioso”, donde
resumía esta novela —de poca circulación entonces— y concluía
con citas de Sollers, afirmando que escribir era una virtud
contra el crimen y contra la virtud.
Sade era la escritura —eso decíamos—, la imposibilidad referencial
y la potencia combinatoria. Pero también un “subversivo”,
alguien que sumaba su voz.
33
Aldo Pellegrini había editado en 1964 en Ediciones Insurrexit
el Diálogo entre un sacerdote y un moribundo, donde podíamos
leer que el sacerdote escuchaba —seguramente más asombrado
que nosotros— lo siguiente: “He sido creado por la naturaleza
con inclinaciones muy vivas y pasiones muy fuertes; me hallo en
este mundo sólo para entregarme a ellas y satisfacerlas. Como estas
peculiaridades de mi ser obedecen a los designios primarios
de la naturaleza o, si lo prefieres, son derivaciones esenciales de
las intenciones que, en razón de sus leyes, ellas proyectan sobre
mí, sólo me arrepiento de no haber valorado suficientemente su
omnipotencia. Mis únicos remordimientos se fundan en el mezquino
uso que hice de mis facultades (criminales para ti, para mí
más simples) que la naturaleza me había otorgado para servirla.
La he resistido a veces y me arrepiento”.
Nadie leía en aquel momento que el que habla es un moribundo,
que el sujeto de enunciación proclama a la vez la potencia
de la naturaleza y su vocación de sirvienta contrariada por los
decires de un noble preso. Se leía entonces el ataque al sistema,
más cuando el mismo moribundo continuaba: “Cegado por la
absurdidad de tus sistemas, en su nombre he combatido contra
la violencia de los deseos, que había recibido por una inspiración
mucho más divina, y me arrepiento”.
La “naturaleza” de Sade ya es el anuncio de los deberes de la
estructura, del misterio del código, de la muerte que antecede en
el lenguaje y se presentifica en el silencio.
Blanchot, razones blancas para estrategias negras. La subversión
vino desde donde nadie la esperaba y el llamado terrorismo
de Estado hizo retornar el referente excluido por la “escritura”.
34
Sade, enviado a prisión por Luis XV, por Luis XVI, por la
Convención y por Napoleón, escribe: “Dos cosas muy distintas
son amar y gozar, con mayor frecuencia se goza sin amar (...)
Los goces aislados pueden tener ciertos atractivos, pueden quizá
tener más que los otros goces. Si no fuera así, ¿cómo gozarían
tantos viejos?... Están convencidos de que no son amados, de
que es imposible que se comparta lo que ellos experimentan...
¿tienen por eso menos voluptuosidad? (...) Pedantes, verdugos,
carceleros, legisladores, canalla tonsurada, ¿qué haréis cuando alcancemos
eso? ¿Qué será de vuestras leyes, de vuestra moral, de
vuestra religión, de vuestros patíbulos, de vuestros paraísos, de
vuestros Dioses, de vuestro infierno, cuando quede demostrado
que tal o cual flujo de humores, que cierta clase de fibras, que
cierto grado de acritud en la sangre o en los fluidos animales bastan
para hacer de un hombre el objeto de vuestras penas o de
vuestras recompensas?”.
El cuerpo, sustancia gozante que no puede sufrir más de lo
que soporta, se somete al imperativo de una naturaleza sin el deseo
y el amor como diferente del goce.
Jacques Lacan compara el “tocador sadiano” con las escuelas
de filosofía antigua (Academia, Liceo, Stoa), esos lugares donde
“se prepara la ciencia rectificando la posición de la ética”. Después
de esta “provocación”, Jacques Lacan afirma que “Kant es
el punto de viraje, y nunca detectado, que sepamos, como tal”.
El argumento comienza así: “La filosofía en el tocador viene
ocho años después que la Crítica de la razón práctica. Si, después
de haber visto que encuadra con ella, demostramos que la
completa, diremos que da la verdad de la Crítica. Con esto, los
postulados en que ésta se acaba: la coartada de la inmortalidad
adonde rechaza progreso, santidad y aun amor, todo lo que podría
provenir de satisfactorio de la ley, la garantía que necesita de
una voluntad para quien el sujeto al que se refiere la ley fuese inteligible,
perdiendo incluso el chato apoyo de la función de la
utilidad en la que Kant los confinaba, devuelven la obra a su diamante
de subversión. Con lo cual se explica la increíble exaltación
que recibe de ella todo lector no prevenido por la piedad
académica”.
35
El método, que parece de literatura comparada, supone la diferencia
entre un saber (Kant) y una verdad (Sade) que se completan
(Hegel), sin ignorar por eso que Sade argumenta (saber)
sobre acontecimientos que son pasiones (verdad) y que en Kant
el fenómeno (saber) difiere de lo noumenal (verdad). La cascada
de estos clivajes se beneficia de una diferencia articulada por la
lengua elemental: el bienestar (wohl) y el bien (des Gute). El bienestar
particular sacrifica su objeto al bien, al imperativo. Kant
excluye lo que llama “objeto patológico” para instaurar su racionalidad,
mientras que Sade en un movimiento de Kantkant mete
en el baile una racionalidad transubjetiva que tiene como causa
eficiente ese goce excluido.
Dejemos aquí el complejo texto de Jacques Lacan, texto que
ha producido muchos otros y sobre el que se sigue escribiendo.
La conexión Kant–Sade es un viraje (“...nunca detectado,
que sepamos, como tal”) también analizado en otra perspectiva
por Max Horkheimer y Theodor W. Adorno en su Dialéctica del
iluminismo. Este libro, publicado en 1944, quizá no fuera ignorado
por Jacques Lacan. De cualquier manera, por un camino
diferente, el extenso capítulo llamado “Juliette o el iluminismo
moral” llega a la conclusión de que existe una convergencia entre
el “objeto patológico” excluido por Kant y la explotación exhaustiva
del cuerpo como sustancia gozante que Sade expone.
Recordemos que Sade hace que sus personajes especulen a
partir del racionalismo de los enciclopedistas, así como el materialismo
de d’Holbach y de La Mettrie.
Sade no se interesa por las contradicciones que encuentra en
cada filosofía o por las contradicciones que existen entre ellas,
puesto que las pone al servicio de un temperamento iluminista
que ha terminado con la minoridad que, en palabras de Kant, “es
la incapacidad de valerse del propio intelecto sin la guía del
otro”.
Al igual que Leibniz y Descartes, la racionalidad es para Kant
la “conexión sistemática” que produce un orden unitario del que
se puede deducir el conocimiento de los hechos. Las leyes lógicas
instauran y definen las conexiones de este orden: “El conocimiento
se identifica con el juicio, que incorpora lo particular al
36
sistema. Todo pensamiento que no tienda al sistema carece de dirección
o es autoritario... La homogeneidad de lo universal y lo
particular se halla garantizado, según Kant, por el esquematismo
del intelecto puro, que es como él llama al obrar inconsciente del
mecanismo intelectual que estructura desde el comienzo la percepción
en conformidad con el intelecto. El intelecto imprime a
la cosa, como cualidad objetiva, aun antes de que ésta entre en
el yo, esa inteligibilidad que el juicio subjetivo reencontrará en
ella”. (Dialéctica del Iluminismo, pág. 103).
Como dicen los autores, el sistema debe ser mantenido en armonía
con la naturaleza y los hechos pronosticados por el sistema
deben, a su vez, confirmarlo. Pero lo hechos pertenecen a la
praxis.: aprender y experimentar es siempre un obrar y un padecer
en la realidad.
El sistema se prueba en su dominio de los hechos, en su validez
para someter la naturaleza. Se trata de autoconservación: “El
burgués —dicen los autores—, en las formas sucesivas de propietario
de esclavos, de comerciante y de administrador, es el sujeto
lógico del iluminismo”.
¿Qué tiene que hacer Sade en esta historia? Es aquí donde
nuestros autores encuentran una clave que explicaría la actualidad
de Sade: “Los conceptos de Kant son equívocos. La razón,
como yo trascendental supraindividual, implica la idea de una libre
convivencia de los hombres, en la cual, éstos logren constituirse
como sujeto universal y superar la discordia entre razón
pura y razón empírica en la consciente solidaridad del todo...
Pero al mismo tiempo la razón presenta la instancia del pensamiento
calculador, que organiza el mundo para los fines de la autoconservación
y no conoce otra función que no sea la de la preparación
del objeto para convertirlo, de mero contenido sensible,
en material de usufructo.”.
Es la certeza de Sade: la autoconservación exige la destrucción
37
y regeneración perpetua. El moribundo le aconseja al sacerdote:
“Perfecciona tu física y comprenderás mejor la naturaleza; depura
tu corazón, desecha tus prejuicios, y ya no tendrás necesidad
de tu Dios”.
Sade, entonces, puede ser el antecedente del que conocemos
el consecuente: “El orden totalitario ha cumplido todo esto al
pie de la letra. Sustraído el control de su propia clase, que imponía
al hombre de negocios del siglo XIX el respeto y el amor mutuo
kantiano, el fascismo, que ahorra a sus súbditos los sentimientos
morales para someterlos en cambio a una disciplina de
hierro, no tiene más necesidad de ninguna disciplina (...) La
obra del Marqués de Sade muestra el intelecto sin la guía del
otro, es decir, al sujeto burgués liberado de tutela”.
Y cada tanto Sade vuelve y nos recuerda que lo que suprimimos
en el “discurso” causa desde la exclusión, ese discurso mismo.
Germán L. García
Revista Babel, N° 19
Bs. As., sept. 1990
38
Vida de Sade
1
HE AQUÍ la cadena etimológica: Sade, Sado, Sudome, Sazo, Sauza
(la aldea de Saze). Lo que se perdió en esta filiación es una vez
más la mala letra. Para venir a parar al nombre maldito, deslumbrante
como fórmula (ya que pudo engendrar un apellido común),
la Z que raya y fustiga se perdió en el camino, cediéndole
el puesto a la más suave de las dentales.
2
QUIEN VIVA hoy en Saint–Germain–des–Prés debe recordar que
está habitando un espacio sadiano degenerado. Sade nació en
una alcoba del hotel de Conde, es decir en alguna parte situada
entre la calle Monsieur–le–Prince y la calle de Conde; fue bautizado
en Saint–Sulpice; en 1777, por orden del rey, fue en el hotel
de Dinamarca, calle Jacob (la misma calle donde se publicó
la edición francesa de este libro), donde detuvieron a Sade; de
allí lo condujeron al torreón de Vincennes.
3
39
EN LA PRIMAVERA de 1779, estando Sade prisionero en Vincennes,
le escriben que el huerto de La Coste está deslumbrante: cerezos
florecidos, manzanos y perales, lúpulo, viña, sin hablar de
cipreses y encinas, en pleno desarrollo. La Coste fue para Sade
un lugar múltiple, un lugar total; primero que todo, lugar provenzal,
lugar original, lugar del Retorno (durante toda la primera
parte de su vida, Sade, aunque fugitivo, buscado, no dejó de
volver a él, sin tener en cuenta prudencia alguna); y además: espacio
autárquico, pequeña sociedad completa de la que él era patrón,
fuente única de sus ingresos, lugar de estudio (allí tenía su
biblioteca) y lugar teatral (allí se representaban comedias) y lugar
de intemperancias (Sade hacía que le llevaran domésticas,
campesinas, jóvenes secretarias, para sesiones en las que la marquesa
no estuvo ausente). Si Sade, pues, volvía incesantemente a
La Coste, al salir de agitadas correrías, no era debido al hermoso
gesto de purificación aldeana que impulsa al gangster de Asphalt
Jungle a morir junto a las puertas de su granja natal; era, como
siempre, de acuerdo con un sentido plural, sobredeterminado
y probablemente contradictorio.
4
EL DOMINGO de pascua de 1768, a las 9 de la mañana, en la plaza
de las Victorias, al abordar a la mendiga Rose Keller (a la que
azotará unas horas más tarde en su casa de Arcueil), el joven Sade
(tiene veintiocho años) anda vestido con una levita gris, lleva
un bastón, un cuchillo de caza —y un manguito blanco—. (Así, en
una época en la que no existe la fotografía de identidad, es paradójicamente
la relación de policía, obligada a describir la vestimenta
del sospechoso, la que libera el significante: tal ese delicioso
manguito blanco, objeto puesto allí sin duda para satisfacer
el principio de delicadeza que parece haber regido siempre la
actividad sádica del marqués (pero no forzosamente la de los sádicos).
40
5
A SADE le gustan los trajes del teatro (esas formas que determinan
el papel); los utiliza en su propia vida. Para azotar a Rose Keller
se disfraza de azotador (chaleco sin mangas sobre el torso
desnudo; pañuelo alrededor de la cabeza, como el que llevan los
jóvenes cocineros japoneses para trinchar prestamente las anguilas
vivas); más tarde, le prescribe a su mujer el traje de duelo que
debe ponerse para visitar a un marido cautivo y desgraciado: bata
de cuarto de un color demasiado sombrío, pecho cubierto,
“gorra grande, muy grande, sin ninguna clase de tocado debajo:
los cabellos lisa y llanamente peinados, un moño y nada de trenzas”.
6
SADISMO DOMÉSTICO.: en Marsella, Sade quiere que Marianne
Lavergne lo azote con un martinete de pergamino provisto de alfileres
dorados que él saca de su bolsillo. Como la voluntad le flaquea
a la muchacha frente a un objeto tan exclusivamente funcional
(tal un instrumento quirúrgico), Sade hace que la sirvienta
compre una escoba de brezo.; ese utensilio le es más familiar a
Marianne; ella no vacila ya para golpear con él a Sade sobre el
trasero.
7
41
LA PRESIDENTA de Montreuil fue objetivamente responsable de
las persecuciones de que su yerno fue objeto durante toda la primera
parte de su vida (¿acaso lo amaba? Alguien le dijo un día a
la marquesa que la presidenta “amaba con locura al señor de Sade”).
Sin embargo, la impresión que deja este personaje es la de
un miedo continuo: el miedo del escándalo, de la “complicación”.
Sade aparece como una víctima triunfante, inoportuna:
como un niño terrible, no cesa de “bromear” (la broma es una
pasión sádica) con sus padres respetuosos y conformistas; por
dondequiera que pasa, provoca el enloquecimiento de los guardianes
del orden: todos los responsables de su encierro en el fuerte
de Miolans (rey de Cerdeña, ministro, embajador, gobernador)
están obsedidos por su posible evasión —que por consiguiente
no deja de producirse—. La pareja que forma con sus perseguidores
es estética: es el espectáculo malicioso de un animal
vivo, elegante, a la vez obsedido e inventivo, móvil y tenaz, que
se evade incesantemente y vuelve incesantemente al mismo punto
de su espacio, a pesar de que grandes peleles rígidos, miedosos,
pomposos, tratan simplemente de contenerlo (no de castigarlo
.: esto sólo vendrá más tarde).
8
BASTA LEER la biografía del Marqués después de haber leído su
obra para convencerse de que fue un poco de su obra lo que él
puso en su vida —y no lo contrario, como la presunta ciencia literaria
quería hacérnoslo creer—. Los “escándalos” de la vida de
Sade no son los “modelos” de las situaciones análogas que encontramos
en sus novelas. Las escenas reales y las escenas fantasmizadas
no están dentro de una relación de filiación; todas ellas no
son más que duplicaciones paralelas, más o menos fuertes (más
fuertes en la obra que en la vida), de una escena ausente, no figurada,
pero no inarticulada, cuyo lugar de no figuración y de articulación
no puede ser más que la escritura: la obra y la vida de
Sade atraviesan por partes iguales tal región de escritura.
42
9
AL VOLVER de Italia a Francia, Sade hace que le envíen de Napoles
a La Coste dos grandes cajas; la segunda, que pesa seis quintales,
viaja sobre la tartana La Amable María; contiene: “mármoles,
piedras, un vaso o ánfora para conservar los vinos griegos impregnados
con raíz de coral, lámparas antiguas, urnas lacrimatorias,
todo a la manera de Griegos y Romanos, medallas, ídolos,
piedras brutas y piedras trabajadas del Vesubio, una bella urna
sepulcral bien conservada, vasos etruscos, medallas, un pedazo
esculpido de piedra fina, un pedazo de nitro de la solfatara, siete
esponjas, una colección de conchas de moluscos, un pequeño
hermafrodita y un jarro de flores, ...un plato de mármol adornado
con toda clase de frutas singularmente bien imitadas, dos
arquillas del mármol del Vesubio, un bouquerini o taza de sarracenos,
un cuchillo a la napolitana, ropa vieja, estampas, ... las
Pruebas de la Religión, un tratado sobre la existencia de Dios,
...el Diezmo rehusado, un almanaque de espectáculos, la Sajonia
galante, un calendario militar, cartas de la Pompadour, ...un diccionario
de rimas” (citado por Lély, I. p. 568). Tal desembalaje
es digno, en todos los sentidos, de Bouvard y Pécuchet: bastarían
algunas elipses, algunos asindetones para leer aquí un morceau de
bravoure de Flaubert. Sin embargo, no fue el Marqués quien escribió
ese inventario; pero fue él quien formó tal colección, cuya
heterogeneidad cultural se vuelve irrisoria frente a la cultura
misma. Doble demostración: de la energía barroca de que Sade
era capaz y de la energía de escritura que ponía en sus propios
actos.
10
43
SADE TUVO varios jóvenes secretarios (Reillanne, el pequeño Malatié
o Lamalatié, Rolland, Lefèvre, de quien estuvo celoso y cuyo
retrato atravesó con un cortaplumas), ellos forman parte del
juego sadiano en que son a la vez sirvientes de escritura y sirvientes
de intemperancia.
11
44
LA SERIE de detenciones de Sade comenzó en 1763 (tenía veintitrés
años) y terminó con su muerte en 1814. Esta detención casi
ininterrumpida recubre todo el final del antiguo régimen, la
crisis revolucionaria y el Imperio; en resumen, franquea la enorme
mutación llevada a cabo por la Francia moderna. De allí es
fácil acusar, más allá de los muy diversos regímenes que encerraron
al Marqués, a una entidad superior, una esencia inalterable
de represión (gobierno o Estado), que se habría enfrentado, a
través de Sade, a una esencia simétrica de Inmortalidad y Subversión:
Sade sería el héroe ejemplar de un conflicto eterno: menos
ciego (¿pero acaso no eran burgueses ellos mismos?), Michelet
y Hugo habrían podido celebrar en él el destino de un mártir
de la Libertad. Contra esa imagen fácil, conviene recordar que
las detenciones de Sade fueron históricas, que recibieron su sentido
de la Historia que se hacía, y como esa Historia fue precisamente
la de una mutación social, hubo, en el encierro de Sade,
al menos dos determinaciones sucesivas y diferentes, y, para hablar
genéricamente, dos prisiones. La primera (Vincennes, la
Bastilla, hasta la liberación de Sade por la Revolución naciente)
no fue un acto de justicia. Aunque Sade hubiese sido juzgado y
condenado a muerte por el parlamento de Aix debido a la sodomía
(caso de Marbella), si se lo detuvo en 1788, en la calle Jacob,
después de años de huida y de retornos más o menos clandestinos
a La Coste, fue bajo el efecto de una orden del rey (emitida
por instigación de la presidenta de Montreuil); retirada la
acusación de sodomía y anulada la sentencia, independiente de
la sentencia de casación, persistía; y si fue liberado, ello se debió
a que las órdenes del rey fueron abolidas en 1790 por la Constituyente;
a partir de allí, es fácil comprender que la primera prisión
de Sade no tuvo ninguna significación penal y, para decirlo
todo, moral; ella aspiraba esencialmente a preservar el honor de
la familia Sade–Montreuil de las calaveradas del Marqués; en Sade
se discriminaba un individuo libertino, al que se “reprimía”,
y una esencia familiar, que se preservaba; el contexto de este primer
encierro es feudal; es la estirpe la que manda, no las costumbres;
el rey, dispensador de la orden, no es aquí más que el relevo
de la gens. Muy distinta es la segunda prisión de Sade (de
1801 a su muerte: en Sainte–Pélagie, Bicêtre y Charenton); la Familia
ha desaparecido, es el Estado burgués el que gobierna, es él
(y no ya una suegra prudente) quien hace encerrar a Sade (por lo
demás, sin más juicio que la primera vez) por haber escrito libros
infames. Se establece una confusión (bajo la cual seguimos viviendo)
entre lo moral y lo político (cuya sanción, siempre fatal,
conocemos), que contaba entre los enemigos del pueblo a “los
individuos que buscan pervertir las costumbres”; continuó a través
del discurso jacobino (“Él se jacta, dicen de un Sade detenido
como sospechoso sus buenos camaradas de la sección de Picas,
de haber sido encerrado en la Bastilla bajo el antiguo régimen
por haber hecho valer su patriotismo, cuando lo cierto es
que él habría sufrido necesariamente otro castigo ejemplar si no
hubiera pertenecido a la casta nobiliaria”; dicho de otro modo,
la igualdad burguesa hacía ya de él, en forma retroactiva, un criminal
inmoral); luego por medio del discurso republicano (“Justine,
dijo en 1799 un periodista, es una obra tan peligrosa como
el diario realista intitulado Le Nécessaire, porque si la valentía
funda las repúblicas, las buenas costumbres las conservan; su ruina
acarrea siempre la de los imperios”); y por último, más allá de
45
la muerte de Sade, por el discurso burgués (Royer–Collard, Jules
Jain, etc.). La segunda prisión de Sade (dentro de la cual está todavía,
ya que sus libros no son vendidos libremente) no es ya el
acto de una familia que se defiende, sino de una completa maquinaria
estatal (justicia, enseñanza, prensa, crítica) que, desfalleciente
la Iglesia, censura las costumbres y regla la producción
literaria. La primera detención de Sade fue segregativa (cínica);
la segunda fue (sigue siendo) penal, moral; la primera provenía
de una práctica, la segunda de una ideología; la prueba de ello
está en que, para encerrar a Sade, fue necesario la segunda vez
movilizar una filosofía del sujeto, mudada enteramente sobre la
norma y la infracción: Sade fue encerrado como loco por haber
escrito libros.
12
46
EN ALGUNAS de las cartas que recibe o escribe en Vincennes o en
la Bastilla, Sade ve o coloca enunciados de cifras que él llama señales.
Tales señales le sirven para imaginar o inclusive leer (cuando
supone que, puestas allí intencionadamente por su corresponsal,
escaparon a la censura) el número de días que lo separan
de la visita de su mujer, de una autorización para pasear o de su
liberación; tales señales son más bien maléficas (“Se hace uso
contra mí del sistema cifrado...”). La manía de la cifra se lee a
varios niveles; primero que todo, el del redán neurótico: en su
obra novelesca, Sade no cesa de contabilizar: las clases de sujetos,
los orgasmos, las víctimas; y sobre todo, como Ignacio de Loyola,
por medio de una vuelta obsesiva propiamente dicha, contabiliza
sus propios olvidos, las faltas cometidas en la numeración;
y además la cifra, por trastornar una racionalidad (digamos más
bien que está hecha a propósito para trastornarla), tiene el poder
de determinar un sacudimiento surrealista: “El 18, a las 9, el reloj
suena 26 veces”, anota Sade en su Diario; por último, la cifra
es la vía triunfal de acceso al significante (aquí, bajo las especies
del juego de palabras): “El otro día, porque usted necesitaba un
24, un bergante enviado para falsificar al señor Le Noir —era un
lugarteniente de policía—, y para que yo le escribiera al señor Le
Noir, vino el 4: y he allí el 24.” Lo cifral es el comienzo de la escritura,
su puesta en situación liberatoria: relación, al parecer,
censurada en la historia de la ideografía, si creemos los trabajos
actuales de J.–L. Schefer sobre los jeroglíficos y las cuneiformas;
la teoría fonológica del lenguaje (Jakobson) aleja indebidamente
al lingüista de la escritura; el cálculo determinaría que volviera a
ella.
13
SADE TENÍA una fobia: el mar. ¿Qué daremos a leer a los escolares:
el poema de Baudelaire (“Hombre libre, siempre amarás el
mar...”) o la confidencia de Sade (“Siempre he temido y detestado
prodigiosamente el mar...”)?
14
47
UNO DE LOS PRINCIPALES perseguidores de Sade, el lugarteniente
de policía Sartine, padecía de una afección psicopatológica
que en una sociedad justa (igualadadora de los delitos) habría determinado
su prisión, en la misma calidad que su víctima: era un
fetichista de la peluca: “su biblioteca guardaba toda clase de pelucas,
y de todos los tamaños, se las ponía según las circunstancias”;
tenía, entre otras, la peluca de la buena suerte (con cinco
ricitos flotantes) y la peluca de interrogar criminales, suerte de
tocado con serpientes que llamaban la inexorable (Lély, II, 90).
Cuando conocemos el valor fálico de la trenza, imaginamos hasta
qué punto Sade debió sentir ganas de cortar los postizos del
policía aborrecido.
15
EN EL JUEGO SOCIAL de su tiempo, doblemente complicado ya
que, cosa extraña en el curso de la historia, fue a la vez sincrónico
y diacrónico, escenificando el cuadro (aparentemente inmóvil)
de las clases bajo el antiguo régimen y el cambio de esas clases
(por la Revolución), Sade es de una extrema movilidad: es un
verdadero joker social, apto para ocupar cualquier casilla del sistema
de clases; señor triunfante en La Coste, se deja por otro lado
suplantar junto a la señorita Colet por un burgués, tesorero
de ingresos casuales, que ofrece a la actriz un magnífico sultán
(cestillo de tocador); más tarde miembro de la sección de Picas,
adquiere la fisonomía socialmente neutra del literato, del autor
dramático; a la vez tachado de la lista de emigrados y, como resultado
de una confusión de nombres, figurando en ella siempre,
puede jugar, de acuerdo con los variados momentos de la Historia
(o al menos su familia lo hace en su lugar), con ese torniquete
de pertenencia social. Él honra la noción sociológica de movilidad
social, pero en un sentido lúdico: es móvil, a lo largo de la
escala de las clases, como un ludión; es un reflejo, pero aligerando
incluso aquí el alcance socio–económico del término, hace de
tal reflejo, no una imitación o el producto de una determinación,
sino el juego desenvuelto de un espejo. En ese carrusel de
papeles representados, una sola fijeza: la de las maneras, del género
de vida, que fueron continuamente aristocráticos.
16
48
A SADE le gustaban mucho los perros, de aguas y rastreros; los
tuvo en Miolans, los pidió en Vincennes. ¿Por cuál ley (o lo que
sería peor: viril) la mayor de las subversiones iba a excluir la pequeña
afectividad, la que se apega a los animales?
17
EN 1783, EN VINCENNES, la administración penitenciaria rehusó
dejar pasar al prisionero las Confesiones de Rousseau. Sade comentaba:
“Mucho me honran creyendo que un autor deísta puede
ser un mal libro para mí; yo bien quisiera estar en eso todavía...
Sabed que es el punto en que se está respecto a ella el que
vuelve mala o buena a una cosa determinada, y no la cosa en sí
misma... Partid de allí, Señores, y tened el sentido común de
comprender, el enviarme el libro que os pido, que Rousseau puede
ser un autor peligroso para toscos santurrones de vuestra especie,
pero se que convierte en un excelente libro para mí. Jean–
Jacques es para conmigo lo que es para vosotros una Imitación de
Cristo...”. La censura es detestable a dos niveles: por ser represiva,
por ser necia; de modo que siempre dan ganas, contradictoriamente,
de combatirla y aleccionarla.
18
TRANSFERIDO BRUSCAMENTE de Vincennes a La Bastille, Sade escandaliza
porque no le dejaron llevarse su gran almohadón, sin el
cual no puede dormir pues necesita estar acostado con la cabeza
extraordinariamente alta: “¡Ah! ¡Los bárbaros!”.
19
49
DURANTE TODA SU VIDA, la pasión del marqués de Sade no fue
de ningún modo la erótica (la erótica es algo muy distinto a una
pasión): fue el teatro: relaciones juveniles con varias señoritas de
la Opera, contratación del comediante Bourdais para actuar en
La Coste durante seis meses: y a lo largo de la tormenta, una idea
única: hacer representar sus piezas: en cuanto salió de prisión
(1790), reiterados mensajes a los Comediantes franceses; y para
terminar, como esa sabido, teatro en Charenton.
20
PLURALIDAD DE LA QUE SADE es muy consciente, ya que lo hace
sonreír: en 1793, el ciudadano Sade es propuesto como jurado
acusador en un crimen de derecho común (asunto de falsificación
de papel moneda): tal es la doble escucha del texto sadiano
(de la que forma parte la vida de Sade): el apologista y el juez del
crimen se reúnen dentro del mismo individuo, como el anagrama
saussuriano está inscrito en el verso védico (¿pero qué queda
de un sujeto que se somete alegremente a la doble inscripción?).
21
LA PHILOSOPHIE DANS LE COULOIR: encerrado en Sainte–Pélagie
(tiene sesenta y tres años), Sade, se dice, empleó “todos los medios
que le sugirió la imaginación... para seducir y corromper a
los jóvenes (saciar su lubricidad a base de jóvenes atolondrados)
que desgraciadas circunstancias hacían encerrar en Sainte–Pélagie
y que el azar hacía colocar en su mismo corredor”.
22
50
TODA DETENCIÓN es un sistema; en el interior de tal sistema se
establece una lucha encarnizada, no para liberarse de él (esto escapaba
al poder de Sade), sino para adecentar sus molestias. Prisionero
durante unos veinticinco años de su vida, Sade tuvo dos
fijaciones en el interior de su prisión: el paseo y la escritura, que
gobernadores y ministros no cesaron de concederle y retirarle como
un chupete a un niño. La necesidad y el deseo de pasear se
comprenden solos (aunque Sade haya vinculado siempre su privación
a un tema simbólico, el de la obesidad). La represión de
la escritura equivale sin duda, como todo el mundo lo ve, a la
censura del libro; pero lo que aquí acongoja es que la escritura
sea reprimida en su materialidad.; a Sade se le prohibe “todo uso
de lápiz, tinta, pluma y papel”. Lo que se censura es la mano, el
músculo, la sangre, el dedo que apunta a la palabra por encima
de la pluma. La castración es circunscrita, la esperma escritural
no puede correr más; la detención se convierte en retención; sin
paseo ni pluma, Sade se atasca, se vuelve eunuco.
Roland Barthes
Sade, Loyola, Fourier
Ed. Monte Ávila, Caracas, 1977
51
El filósofo malvado
En lo que precede he tratado de examinar el carácter interpretativo
de la descripción que da Sade de su propia experiencia. Esta
parecía abarcar una doble experimentación: la de la representación
de lo sensible en un acto aberrante y la de la representación
descrita. A partir de aquí conviene volver al hecho de que
Sade escribe una obra: ¿cuál es su carácter literario y en qué la
distingue su singularidad no sólo de su contexto literario contemporáneo,
sino de todo lo que se define como literatura? ¿Es
esencialmente moderna, o escapa también a esa definición? Concretemos
aun más la pregunta hecha anteriormente: ¿Qué sucede
con la actualización por la escritura de lo sensible en un acto
aberrante y de la relación de esta actualización con la ejecución del
acto independientemente de su descripción?
53
Tratándose de una experiencia personal que su naturaleza
misma condenaba a permanecer incomunicable, Sade eligió traducirla
bajo la forma convencional de toda comunicación: al
mismo tiempo la comunicación convencional se vuelve “ilegible”
cada vez que la experiencia incomunicable se afirma; pero
tanto más legible cuanto que la misma experiencia desaparece
nuevamente. Entonces ¿en qué la experiencia de Sade vuelve ilegible
su forma convencional de comunicación? En que está enteramente
fundada en la reiteración. La reiteración tiene por objeto
provocar un éxtasis y este éxtasis mismo no puede ser expresado
por el lenguaje; lo que el lenguaje describe son las vías, las
disposiciones que lo preparan. Pero lo que no trasciende es que
el éxtasis y la reiteración son una misma cosa. En la descripción,
el hecho de reiterar y el de sufrir el éxtasis son dos aspectos. Para
el lector no queda más que la reiteración descrita y el aspecto exterior
del éxtasis, que es su imitación, el orgasmo descrito.
Sade parece representarse un lector al cual debe mantener
constantemente alerta con la promesa de un nuevo aturdimiento,
pero lo que el lector halla finalmente a expensas de su lectura
es ese desgano, ese decaimiento de la atención, cuando el conjunto
del texto quisiera que fuese sostenida, ese decaimiento del
pensamiento proseguido de modo tan laborioso. Se impone aquí
una comparación entre el hecho de escribir y el principio de la
reiteración apática de los actos. Este principio afecta inmediatamente
la expresión literaria de Sade y concierne a lo que ella misma
contiene de aparentemente no literario, es decir, de ilegible
en el sentido amplio de la palabra. La reiteración apática traduce
la propia lucha de Sade por recobrar su experiencia irreductible.
Define el fondo de esta experiencia: la actualización del acto
aberrante por la escritura corresponde a la reiteración apática
de ese acto, ejecutada independientemente de su descripción. Al
actualizar el acto, la escritura procura el éxtasis del pensamiento;
reiterada a nivel del lenguaje, coincide con la transgresión reiterada
por personas ficticias, en el sentido de que el lenguaje lógicamente
estructurado con el cual Sade se expresa se transforma
para él en el terreno del ultraje, en el mismo sentido que las normas.
54
Si Sade se expresa en ese lenguaje, es porque ese lenguaje ha
estructurado de antemano el propio fondo de su experiencia, de
tal modo que para explicarse a sí mismo por la escritura sólo podía
aprehenderlo según las leyes de ese lenguaje, o sea violándolas,
nunca sino reproduciendo esas mismas leyes en su transgresión.
En adelante ¿la estructura lógica del lenguaje es la que exige
la reiteración del ultraje, o es el fondo mismo de la experiencia?
Sin duda ese fondo mismo ya estructurado por el lenguaje,
pero reestructurando su lógica a partir del acto aberrante.
El lenguaje tradicional que Sade mismo utiliza con una fuerza
prestigiosa puede soportar todo lo que se ajusta a su estructura
lógica: se encarga de corregir, de censurar, de excluir, de callar
todo lo que destruiría esta estructura, es decir, el no–sentido.
Describir la aberración es enunciar positivamente la ausencia de
elementos que hacen que una cosa, un estado, un ser no sean viables.
Sin embargo, esta estructura lógica es la que Sade acepta y
conserva sin discusión; aun más, la desarrolla, la sistematiza, hasta
ultrajarla. La ultraja conservándola sólo para hacer de ella una
dimensión de la aberración, no porque se describa la aberración
sino porque reproduce el acto aberrante.
Reproducir así el acto aberrante equivale a dar el lenguaje como
posibilidad del acto; de ahí la irrupción del no–lenguaje en el
lenguaje.
Cuando Suetonio describe los actos aberrantes de Calígula o
de Nerón, no es para mantener más allá de esos hombres la posibilidad
de esos actos por su texto. Ni para identificar su texto con
el mantenimiento de esa posibilidad.
El texto de Sade mantiene y conserva la posibilidad del acto
aberrante, en la medida en que la escritura lo actualiza. De todos
modos esa actualización por la escritura equivale a una censura
que Sade inflige a sí mismo, en consideración al acto ejecutable,
aislado de su descripción: la imagen del acto aberrante se ha
vuelto ante todo aberración lógicamente estructurada. Ahora
bien, así estructurada en el discurso, la aberración agota la reflexión:
las palabras vuelven a ser lo que el discurso les había impedido
ser por un instante, o sea propensión al acto mismo que restablece
la imagen de su ejecución en su mutismo. ¿Por qué en su
mutismo? Porque el motivo del acto por realizar, el ultraje, no se
55
ha reconocido en esta suerte de monumentalización de la posibilidad
del acto por la palabra, los términos, la frase del discurso.
El discurso sepultaba el acto por cometer, en tanto que exaltaba
su imagen. He aquí que la propensión al acto aberrante destruye
esa imagen funeraria y exige una vez más la obediencia a su
motivo. Así precipita nuevamente la descripción del acto que vale
aquí por su ejecución real, pero no puede valer por tal sino recomenzada.
El paralelismo entre la reiteración apática de los actos y la reiteración
descriptiva de Sade, confirma una vez más que la imagen
del acto por cometer vuelve, a presentarse cada vez no sólo como
si no hubiese sido ejecutado nunca sino como si nunca hubiese
sido descrito. Reversibilidad de un mismo proceso que inscribe
la presencia del no–lenguaje en el lenguaje, es decir, la proscripción
del lenguaje por si mismo.
“Proscripción” quiere decir que algo queda afuera. Ese algo
que queda afuera una vez más, es el acto por realizar que cuanto
menos se cumple, más llama a la puerta: a qué puerta, sino a la de
la vacuidad literaria. Los golpes dados a la puerta son las palabras
de Sade que, si repercuten actualmente en la literatura, no dejan
de ser golpes dados desde afuera. Lo exterior es precisamente
aquello que por sí mismo prescinde de comentario. Que para Sade
ese afuera venga a comentarse como produciéndose en el interior
de su pensamiento, es lo que da al texto su originalidad inquietante.
En efecto, ¿leemos a Sade como leemos a Laclos, Stendhal,
Balzac? ¡Evidentemente no! Es inútil buscar al pie de las páginas
de Splendeurs et misères des courtisanes notas que pudieran ser fórmulas
o recetas prescribiendo procedimientos o modos de actuar
en la alcoba.
En cambio encontramos ese tipo de notas perfectamente
pragmáticas al pie de las páginas de Juliette. Quizás algunas de
56
ellas fueron agregadas con un fin comercial. Quizás ni siquiera
sean de Sade. Pero figuran en las ediciones hechas mientras vivía.
Sería falso pudor querer quitarlas del texto. Por el contrario,
se identifican con el propósito del libro. Decir que están desprovistos
de interés literario equivaldría a no entender nada de la
originalidad de Sade. Esas advertencias pragmáticas emanan de
su más pura ironía. Pero la ironía sólo tiene sentido si esas notas
son efectivamente de valor pragmático. En todo caso son el indicio
del fuera y ese fuera no es en absoluto el interior del “boudoir”
donde se podría filosofar, sino el interior mismos del pensamiento,
al que nada separa del “boudoir”.
En todo caso ese término es zumbón porque designa en Sade
el antro sangriento del Cíclope cuyo ojo único es el del pensamiento
voraz.
Así la prescripción del pensamiento por sí mismo da a la obra
de Sade su configuración singular, ante todo como conjunto de
relatos, de discursos y de cuadros que no valen sino por la invitación
engañosa de ir a ver afuera lo que parece no caber en el texto,
mientras que nada se ve sino en el texto; tal un vasto terreno de
exposición urbana en el seno de una ciudad, confundido con la
ciudad, donde se pasa insensiblemente de los objetos expuestos a
los objetos que se exponen fortuitamente sin ser exponibles, en último
término uno se percata de que hacia éstos llevan los pasillos
de la exposición.
Pierre Klossowski
Sade, mi prójimo
Ed. Sudamericana, Bs. As., 1970
57
La razón de Sade
59
Uno de los aspectos sorprendentes de Sade y su destino es
que, a pesar de que el escándalo no tiene mejor símbolo que su
nombre todo lo que hay de audacia escandalosa en su pensamiento
haya permanecido desconocido tanto tiempo. No es necesario
llevar la cuenta de los temas que descubrió y que los espíritus
más atrevidos de los siglos venideros pondrán toda su audacia
en reafirmar: se los ha reconocido al pasar y sólo nos hemos
limitado a reencontrar el movimiento de este pensamiento
considerando únicamente los puntos esenciales. Hubiéramos
podido muy bien consignar su concepción del sueño, donde descubre
el trabajo del espíritu vuelto instinto y alejado de la moral
del momento —o todas las reflexiones por las que se anticipa a
Freud, por ejemplo ésta: “Es en el seno materno donde se fabrican
los órganos que deben hacernos susceptibles a tal o a tal otra
fantasía; los primeros objetos presentados, las primeras voces oídas
acaban de determinar los límites: por mucho que haga la
educación nada podrá cambiar”. Hay en Sade un moralista de la
más pura tradición y le resultaría cómodo reunir una selección
de máximas junto a las cuales las de La Rochefoucauld parecerían
endebles e inseguras. Se le reprocha que escribe mal, y en
efecto, a menudo escribe a la ligera y con una prolijidad que fatiga;
pero también es capaz de un humor extraño, su estilo afecta
una helada jovialidad, una suerte de inocencia fría en los excesos,
que se puede preferir a toda la ironía de Voltaire, y que no
se encuentra en ningún otro escritor francés. Todos sus méritos
son excepcionales, pero fueron inútiles: hasta el día en que Apollinaire,
Maurice Heine o André Bretón, con ese sentido adivinador
de las potencias escondidas de la historia, nos abrieron los
ojos a su respecto, incluso más tarde, hasta los últimos estudios
de Georges Bataille, de Jean Paulhan y de P. Klossowski, Sade,
dueño de grandes temas del pensamiento y de la sensibilidad
modernos, continuó brillando como un nombre vacío. ¿Por qué?
Porque este pensamiento es obra de locura que tuvo por molde
una depravación ante la cual el mundo se sustrajo. Además se
presenta como teoría de esta tendencia lo que solo es un calco,
pretende transformar en una completa visión del mundo la anomalía
más repugnante. Por primera vez la filosofía se concibe notoriamente
como producto de una enfermedad, y ha afirmado
desvergonzadamente como pensamiento lógico universal el sistema
cuya única garantía es la preferencia de un individuo aberrante.
60
También aquí se revela uno de los rasgos vigorosos de Sade.
Se puede decir que produjo su propia explicación escribiendo un
texto en el cual consigna todo lo relacionado con lo que lo obsede
y donde indaga de qué coherencia y de qué lógica dan testimonio
sus observaciones obsesivas. Por otra parte él, antes que
nadie, ha probado orgullosamente que de cierto modo personal
e incluso monstruoso de conducirse se podía extraer legítimamente
una visión del mundo muy significativa como para que
los grandes espíritus preocupados únicamente en buscar el sentido
de la condición humana, no hayan hecho más que reafirmar
sus principales perspectivas y apoyar su validez. Sade tuvo el atrevimiento
de afirmar que aceptando intrépidamente los gustos
singulares que tenía, y tomándolos como punto de partida y
principio de toda razón, daba a la filosofía el fundamento más
sólido que pudo hallar, y se encontraba en condiciones de interpretar
de manera profunda la suerte humana en su conjunto. Sin
duda tal pretensión no ha sido formulada sólo para espantarnos,
pero reconozcámoslo, empezamos solamente ahora a tomarla en
serio y, durante mucho tiempo, bastó para alejar del pensamiento
de Sade incluso a aquellos que se interesaban en él.
61
¿Qué tal al comienzo? Una excepción monstruosa, completamente
fuera de la humanidad. “La singularidad de Sade, decía
Nodier, es haber cometido un delito tan monstruoso que no se
lo podía caracterizar sin peligro.” (Lo que, de alguna manera, fue
efectivamente una de las ambiciones de Sade: ser inocente a fuerza
de culpabilidad; quebrar para siempre, por sus excesos, la norma,
la ley que hubiera podido juzgarlo). Otro contemporáneo,
Pitou, escribe de manera bastante terrible: “La justicia lo había
relegado a un rincón de la prisión, dando a todo detenido permiso
para desembarazarse de ese fardo.” Cuando, enseguida, se
reconoció en él el ejemplo de una anomalía propia de algunos seres,
se apresuraron a encasillarlo en esa aberración innombrable
a la que justamente no podía convenir más que tal nombre único.
Incluso más tarde, cuando esta anomalía se convirtió en mérito
de Sade, cuando se vio en él a un hombre lo bastante libre
como para haber inventado una nueva sabiduría, y de todas maneras,
un hombre excepcional tanto por su destino como por sus
preocupaciones, cuando, por último, se vio en el sadismo una
posibilidad que concernía a toda la humanidad, se siguió desatendiendo
el pensamiento propio de Sade como si se hubiera estado
seguro de que había más originalidad y autenticidad en el
sadismo que en la manera en que el mismo Sade había podido
interpretarlo. Ahora bien, examinándolo más de cerca se encuentra
que este pensamiento es esencial, y que en medio de las contradicciones
en que se mueve, nos aporta, sobre el problema que
ilustra el nombre de Sade, aspectos más significativos que todos
aquellos que la reflexión más ejercitada y esclarecida nos haya
permitido concebir hasta ahora. No decimos que este pensamiento
sea viable. Pero nos muestra que entre el hombre normal
que encierra al hombre sádico en un callejón sin salida y el sádico
que hace del callejón una salida, es este quien más sabe sobre
la verdad y la lógica de su situación, y quien tiene la inteligencia
más profunda, al punto de poder ayudar al hombre normal a
comprenderse a sí mismo, ayudándole a modificar las condiciones
de toda comprensión.
Maurice Blanchot
Sade y Lautreamont
Ediciones del Mediodía, Bs. As., 1967
62
El emparejamiento estéril
Todo sucede como si el cuerpo para Sade fuese un extraordinario
transformador erótico. Si el excremento se convierte en
esa sustancia sexualmente más sobredeterminada que el alimento,
mucho más aún, si es afirmada como infinitamente deseable
(hasta el punto que verla o comerla sea suficiente para determinar
el orgasmo) es porque aparece como el puro producto
del propio cuerpo como cuerpo erótico. El alimento, por
esencial que sea presentado como condición de reconstitución
de las energías sexuales, guarda un valor esencialmente funcional.
Es su paso al cuerpo y su transformación en desperdicio lo
que lo glorifica; está del lado del goce porque está del lado de
la no función, del puro gasto, de la plétora, del lujo. Pero sobre
todo, se sobrecarga del valor transgresivo con el que lo señala el
interdicto que lo afecta, tanto como objeto obsceno (cf. el interdicto
excremencial) como en tanto que emitido por el orificio
vergonzoso (cf. interdicto anal). Allí donde la ley era implacable
y el interdicto riguroso, el goce es extremo. El cuerpo sólo
es ese erotizador de las sustancias que fabrica, ese transformador
mágico, esa máquina de glorificar los desperdicios, en la
medida en que es un volumen marcado con lugares interdictos
y por tanto sagrados: lo que sale de él, siendo lo más repugnante,
se convierte en lo más deseable.
63
Es necesario pues toda la simpleza de una lectura estetizante
y moralizadora (remítanse a las indignaciones citadas al comienzo...)
para permanecer ciego ante la realidad de un texto
como el de Les 120 Journées, es decir, ante su trabajo de escenificación
de un proceso de simbolización y para agotarse pidiendo
excusas ante la exposición de tanta “mierda” y para no ver
que de lo que se trata (o lo que se agita) aquí es la lógica del deseo
que, dándose en esa figuración demencial del valor, se ve
empujada a sus más extremas consecuencias, y exhibe así radicalmente
sus efectos menos confesables. Es cierto, podemos señalar,
como Barthes, que “escrita, la mierda no huele” para designar
la separación que se opera entre el orden, del referente y
el de la ficción, pero además hay que ver de qué modo —aquí lo
hemos intentado— si es escrita, sólo puede sucederle que forme
discurso y que sea objeto de un riesgo significante, económicamente
determinado.
64
Riegos que hay que leer como la operación de emparejamiento
en un mismo dispositivo de los dos términos de “semen”
y de “mierda”. Limitado al primer término, el gasto, por
excesivo que fuese, permanecería en el registro del cuerpo reconocido,
de la sexualidad con norma; normalidad de los órganos
y bipolaridad heterosexual: hombre/mujer, pene/vagina, teniendo
como horizonte la legitimidad reproductora. Pero vincular
de manera necesaria y constante ese gasto con el goce
anal, hacer del excremento un objeto de deseo, es introducir el
poder de lo intransitivo en el esquema del goce. Hacer de la excitación
debida al excremento la causa de la “descarga” es vincular
el elemento noble al elemento degradado, lo fecundo a lo
estéril, es poner en corto circuito a la organización fálica por la
asimbolia anal, es demostrar que el cuerpo libertino permanece
radicalmente refractario a toda determinación sublimadora y
que el sistema que realiza se queda obstinadamente en un sistema
de improducción, en una machine célibataire, en estado de
disfunción acabada en relación a las instancias de la producción
y en relación a los códigos de la reproducción (familia, cultura,
poder...). Goces libertinos: gastos del cuerpo a cuerpo perdido.
Marcel Hénaff
Sade, la invención del cuerpo libertino
Ed. Destino, Barcelona, 1980
65
Un lenguaje para nadie
POR MUCHO TIEMPO —desde la aparición de los dioses homéricos
hasta el alejamiento de lo divino en el fragmento de Empédocles—
hablar para no morir ha tenido un sentido que hoy nos es
extraño. Hablar del héroe o como héroe, querer hacer algo como
una obra, hablar para que los otros hablen al infinito, hablar para
la “gloria”, era avanzar hacia y contra esa muerte que sostiene
el lenguaje; hablar como los oradores sagrados para anunciar la
muerte, para amenazar a los hombres con este fin que marchita
toda gloria, era todavía conjurarla y prometerle una inmortalidad.
O sea que, para decirlo de otro modo, toda obra estaba hecha
para acabarse, para callarse en un silencio donde la Palabra
infinita iría a recobrar su soberanía. En la obra, el lenguaje se
protegió de la muerte por esta palabra infinita, esta palabra de
antes y después de todos los tiempos, de la que ella se hacía solamente
el reflejo rápidamente cerrado sobre sí mismo. La obra
no manifestaba el espejo al infinito que todo lenguaje hace nacer
desde que se yergue verticalmente contra la muerte sin esquivarlo:
ella colocaba al infinito fuera de sí misma —infinito majestuoso
y real del que se hacía el espejo virtual, circular, terminado
en una bella forma cerrada.
67
Escribir, en nuestros días, se ha aproximado infinitamente a
su origen. Es decir, a ese sonido inquietante que, al fondo del
lenguaje, anuncia, tan pronto como se estira un poco la oreja,
aquello contra lo que uno se resguarda y, al mismo tiempo, hacia
lo que uno se dirige. Como la bestia de Kafka, el lenguaje escucha
ahora, en el fondo de su madriguera, ese rumor inevitable
y creciente. Y para defenderse es necesario que siga los movimientos,
que se convierta en su fiel enemigo, que no deje entre
ellos más que la delgadez contradictoria de un tabique transparente
e irrompible. Es preciso hablar sin cesar durante tanto
tiempo y tan alto como ese ruido indefinido y ensordecedor
—más largo tiempo y más alto para que al mezclar su voz con él
se llegue si no a hacerlo callar, si no a dominarlo, al menos a modular
su inutilidad en ese murmullo sin término que se llama literatura.
Desde ese momento no es ya posible una obra cuyo
sentido sería cerrarse sobre sí misma para que sólo hable su gloria.
La aparición simultánea, en los últimos años del siglo XVIII,
de la obra de Sade y de los relatos de terror marca aproximadamente
esta fecha. No es un parentesco en la crueldad lo que está
en cuestión; ni el descubrimiento de un lazo entre la literatura
y el mal. Sino algo más oscuro y paradojal a primera vista: esos
lenguajes, constantemente sacados de sí mismos por lo incontable,
lo indecible, el escalofrío, el estupor, el éxtasis, el mutismo,
la pura violencia, el gesto sin palabras, y que son calculados con
la mayor economía y la mayor precisión, por el efecto (al punto
que ellos se hacen transparentes tanto como es posible en este límite
del lenguaje hacia el cual se apresuran, anulándose en su escritura
por la sola soberanía de lo que ellos quieren decir y que
está fuera de las palabras), son, muy curiosamente, lenguajes que
a sí mismos se representan en una ceremonia lenta, meticulosa y
prolongada al infinito. Estos lenguajes simples, que nombran y
que hacen ver, son lenguajes curiosamente dobles.
68
Sin dudas, será necesario todavía mucho tiempo para saber lo
que es el lenguaje de Sade, tal como permanece para nuestra lectura:
no hablo de lo que ha podido significar para este hombre
69
encerrado el acto de escribir al infinito textos que no pudieron
ser leídos (un poco como el personaje de Borges prolongando
desmesuradamente el segundo de su muerte por el lenguaje de
una repetición que no se dirigía a nadie), sino de lo que son actualmente
esas palabras y de la existencia dentro de la cual ellas
se prolongan hasta nosotros. En ese lenguaje la pretensión de decir
todo no es solamente la de franquear las prohibiciones, sino
la de ir hasta el fondo de lo posible; la colocación de todas las
configuraciones eventuales, el dibujo, en una red sistemáticamente
transformada, de todas las conexiones, inserciones y ajustes
que permite el cristal humano para el nacimiento de grandes
formaciones centelleantes, móviles, indefinidamente prolongables,
el largo encaminamiento por los subterráneos de la naturaleza
hasta el doble relámpago del Espíritu (aquel, irrisorio y dramático
que fulmina a Justine, y aquel invisible, absolutamente
lento, que, dejándola sin huesos, hace desaparecer a Juliette en
una suerte de eternidad asintónica a la muerte), designan el proyecto
de reconducir todo lenguaje posible, todo lenguaje futuro,
a la soberanía actual de este Discurso único que quizá nadie podrá
escuchar. A través de tantos cuerpos consumidos en su existencia
actual, todas las palabras eventuales, todas las palabras aún
por nacer, son devoradas por ese lenguaje saturniano. Y si cada
escena (en lo que ella muestra) es doblada por una demostración
que la repite o la hace valer en el elemento universal, es que en
este discurso segundo se encuentra consumado, y de un modo
distinto, no ya todo lenguaje futuro, sino todo lenguaje efectivamente
pronunciado: todo lo que ha podido ser, antes de Sade y
alrededor de él, pensado, dicho, practicado, deseado, honrado,
escarnecido, condenado a propósito del hombre, de Dios, del alma,
del cuerpo, del sexo, de la naturaleza, del sacerdote, de la
mujer, se encuentra meticulosamente repetido (de allí esas enumeraciones
sin fin en el orden histórico o etnográfico, que no
sostienen el razonamiento de Sade sino que dibujan el espacio de
su razón) —repetido, combinado, disociado, invertido, luego invertido
nuevamente, no hacia una recompensa dialéctica sino
hacia un agotamiento radical. La maravillosa epistemología negativa
de Saint–Fond, el castigo que la reduce al silencio, Clairville
arrojado al volcán y a la apoteosis sin palabra de Juliette
marcan los momentos de esta calcinación de todo lenguaje. El libro
imposible de Sade hace las veces de todos los libros —de todos
esos libros que él vuelve imposibles desde el comienzo hasta
el fin de los tiempos: y bajo el evidente pastiche de todas las filosofías
y de todos los relatos del siglo XVIII, bajo ese doble gigantesco
que no carece de analogía con Don Quijote, es el lenguaje
en su integridad el que se encuentra esterilizado en un único
y mismo movimiento cuyas dos figuras indisociables son la
repetición estricta y que invierte lo ya dicho y la nominación
desnuda de lo que se halla en el extremo de lo que se puede
decir.
70
El objeto exacto del “sadismo” no es el otro, ni su cuerpo, ni
su soberanía: es todo lo que ha podido ser dicho. Más lejos y todavía
hacia atrás, es el círculo mudo donde el lenguaje se despliega:
a todo ese mundo de lectores cautivos, Sade, el cautivo, le reitera
la posibilidad de leer. La pregunta acerca de saber a quién se
dirigía (y se dirige en nuestros días) la obra de Sade no tiene más
que una respuesta: nadie. La obra de Sade se sitúa en un extraño
límite, que ella no cesa sin embargo (o antes bien por la misma
razón por la que ella habla) de transgredir: se quita a sí misma
—pero confiscándolo en un gesto de apropiación repetitiva— el espacio
de su lenguaje; y esquiva no solamente su sentido (lo que
no deja de hacer a cada instante), sino su ser: en ella el juego indescifrable
del equívoco no es sino el signo, grave, de este cuestionamiento
que la fuerza a ser el doble de todo lenguaje (que repite
quemándolo) y de su propia ausencia (que no cesa de manifestar).
Podría y, en sentido estricto, debería continuar sin interrupción,
en un murmullo que no tiene otro estatuto ontológico
que el de un cuestionamiento semejante.
Michel Foucault
El lenguaje infinito
Las ediciones de Diana, 1986
71
El crimen
73
Este “pasaje” exige al héroe sadiano que nunca le falten las
fuerzas necesarias “para pasar los últimos límites”. Afirmado por
la teoría y el ejemplo de los más endurecidos, debe superar de una
manera práctica todas sus repugnancias (y no contentarse con
una aceptación intelectual que dejaría intacto el rechazo), debe
comprender que el gozo supremo es a la vez conciencia y pérdida
de la conciencia. Encontramos el enigma de Sade, evidente y
secreto, en esta frase de Juliette.: “La situación de la conciencia, en
relación con las otras impresiones del alma, se caracteriza por el
hecho de anonadarse en razón de aquello que la engrandece”. Este
trabajo es asimilable a ese otro trabajo que consiste en volver a tomar
contacto con una fuerza elemental de lenguaje, de manera tal
que ni la muerte —esta muerte de la cual la neurosis representa el
punto de huida— pueda hacerla retroceder. Identificado durante
un tiempo con la “naturaleza”, de la cual Sade señala que “es por
la muerte que ella vive”, habiendo dado de la sensación un juicio
decisivo (“yo todo lo juzgo por las sensaciones”), el gesto del héroe
sadiano se convierte en la figura voluntaria de la repetición,
del pasaje incesante de lo inconsciente a lo consciente a través de
un principio de placer constantemente opuesto al principio de
realidad de la causa. En efecto, el fin es alcanzar en el curso de “la
cadena invisible que liga a todos los seres” el corazón indiferente
del movimiento perpetuo sexo–lenguaje. El reino de la causa
siempre es desnudado y destruido. Este reino es el de la repetición
inconsciente que, bajo la forma de la propagación de la especie,
impide a la “naturaleza” crear “nuevas figuras”, y que desconociendo
el poder creador del fondo, se mantiene indefinidamente
en las mismas formas. Para Sade, quien de esta forma se
une al atomismo más radical, las combinaciones de las cuales somos
el resultado fueron simplemente “arrojadas” y “lanzadas”, y
las figuras que somos, a partir del momento en que ellas fueron
figuradas, están separadas en su fondo y son distintas de él. El
hombre “figurado” por un cultura está absolutamente separado
de la naturaleza, y lo que trata de conservar es una figuración arbitraria
que hace de él una simple comparsa del teatro universal
del que, inmediatamente, niega la existencia inventándose una
causalidad, imaginándose que ha sido “querido” y que, en consecuencia,
hecha abstracción de la sexualidad, su existencia es un
bien y su muerte un mal:
“Nunca perdáis de vista, dice el Papa, que no hay destrucción
real: que visto desde un punto de vista físico y filosófico, la muerte
misma sólo es una diferente modificación de la materia, en la
cual el principio activo, o, si se quiere, el principio del movimiento,
no deja nunca de actuar, aun cuando lo haga de una manera
menos aparente. Entonces el nacimiento del hombre ya no es el
comienzo de su existencia, así como la muerte no es la cesación,
y la madre que lo engendra no le da la vida, así como la asesina
que lo mata no le da la muerte. Una produce una especie de materia
organizada en un determinado sentido, la otra brinda la ocasión
para el renacimiento de una materia diferente, y las dos
crean.
Nada nace, nada aparece esencialmente, todo es acción y reacción
de la materia, son las olas del mar que se elevan o descienden
a cada instante sin que haya pérdida ni aumento en las masa
de las aguas. Es un movimiento perpetuo que ha sido y que será
siempre, y del cual, sin lugar a dudas, devenimos los principales
agentes a causa de nuestros vicios y nuestras virtudes.”
74
Aquí tocamos, en el texto de Sade, aquello que al comienzo
denominamos el nivel cosmogónico, del que precisamente nuestra
cultura ha querido ser la abolición y el olvido. Este nivel es el que
recuerda, de una manera cíclica, el caos de donde ha salido todo
orden, la anarquía que precede fatalmente a toda ley, la programación
de todo sistema que enraíza en el desorden inicial, la
irresponsabilidad misma del juego del mundo. Es aquí, en principio,
donde una cultura vuelve a encontrar su sentido arbitrario,
su balbuceo creador. Pensamiento insostenible para nuestro pensamiento,
aparece, entonces, como una profanación absoluta. Pero
es preciso ver con claridad que la profanación de Sade no
apunta a lo sagrado sino a lo sagrado ya profanado por la sacralización
antropomórfica, a lo sagrado instituido y por esto mismo
destituido (Ser, Dios, Ley, Razón: mayúsculas). De esta manera la
profanación constituye el acto sagrado por excelencia, el volver a
poner en duda todo lo que se presenta como causa y se instala en
ella, la destrucción de esta detención de los signos que pretende
coincidir consigo misma en términos de identidad, detención y
torpeza con las cuales hemos partido ligados constitutivamente
por nuestra existencia. A lo sagrado vaciado por el Bien, se opone
la afirmación del mal divino, y es esto lo que Saint–Fond tiene
por tarea de recordarle al ateísmo un poco inmaduro, demasiado
confortable, de Juliette. No obstante, esta divinización del
mal sólo es un momento necesario del acto ateológico que apunta
a ser lo sagrado imposible de sacralizar. El acto sagrado, al existir
sólo a condición de nunca ofrecerse como tal , al atravesar lo sagrado
por una especie de arqueología semántica, de reminiscencia
que consiste en recrear las condiciones de la sacralización para
transgredirlas (y es por esa razón que el ateísmo debe mantenerse
cercano a la posibilidad que ofrece “Dios” en lugar de limitarse
a una negación total), es ambivalente, y tendremos por una
parte los infortunios de la expresión (de la causalidad) y por la
75
otra las propiedades de la escritura (del efecto sin causa). Si en todas
partes donde establecemos la causa, desconocemos el deseo,
debemos elegir entre la buena conciencia de la realidad que es
una ficción, y la existencia de una contaminación que esté actuando
y se evidencie, para hacer ficción la realidad consciente.
En relación a la codificación virtuosa e infortunada, el vicio es el
índice de una metamorfosis del significante, el signo sin voz en el
mundo de la Ley, el que debe ser portador de su energía subversiva.
Si la mujer, en efecto, no fuere la figura de esta subversión, esta
última no estaría inscripta en el orden de las cosas, y es precisamente
en lo más profundo de este orden, en su corazón, donde
la operación debe ser descubierta. El juicio del rayo que al final
de Juliette , mata la neurosis, es decir a Justine, termina la narración
sadiana y la fija en una intemporalidad mítica. Este relámpago
es la rúbrica de una intemporalidad mítica. Este relámpago
es la rúbrica de la escritura que pone un término sin fin a la
dualidad del bien y del mal, es el que anuncia la resolución de
“decir todo” que la Perversión reconoce, finalmente, como su tarea.
Pues Sade escribe. Si pone en escena la división de la virtud y
el vicio, dando la victoria al vicio, llega a un punto en que esta
victoria ha compensado tan bien la represión inevitable del discurso
virtuoso, que el crimen mayor, el texto, remite a una culpabilidad
tan intensa que se convierte en inocente y “divina”. Sólo
el texto (crimen contra la causa) es, finalmente, la resolución
no–simétrica que escapa tanto a la dualidad como a la contradicción.
En resumen, tenemos el siguiente recorrido:
– la virtud asigna al discurso un papel representativo,
– el vicio niega este papel, pero puede todavía representar como
compensación.
76
– la transgresión sólo es tocada por la escritura, que se convierte
en el lugar de una afirmación sin limites, vale decir que no remite
(como el deseo) sino a ella misma y realiza ese crimen mayor
(superior al crimen que, de alguna manera, reconocía la ley) de
cambiar la realidad en una ficción activa cuya virulencia desnuda
sin descanso el mundo del bien y del mal.
“Querría encontrar, dice Clairwil, un crimen cuyo perpetuo
efecto actuase aún cuando yo no actuara más, de manera tal que
no hubiese un sólo instante de vida, ni siquiera durmiendo, en
que no fuese la causa de algún desorden, y que este desorden pudiera
propagarse hasta el punto de entrañar una corrupción tan
general, o un desarreglo tan formal, que hasta más allá de mi vida
todavía se propagara el efecto”.
Uno de los raros principios estéticos que Sade parece aprobar
es el que extrae, corrigiéndolo, de Aristóteles:
“Aristóteles, en su Arte Poética, quiere que el fin y el trabajo
del poeta nos curen del temor y de la piedad que él considera como
la fuente de todos los males del hombre; también, podría
agregarse, de todos sus vicios”.
Escribir con el único objetivo de destruir incesantemente las
reglas, las creencias que ocultan la escritura del deseo, describir
no para expresar o representar, pues sería la cadena de la superstición,
de las “causas”, de la “literatura” en el sentido neurótico,
es decir, de aquella que siempre pretende referirse a un mundo
real o imaginario que la precedería, sino para destruir simultáneamente
la virtud y el vicio, su complicidad, por medio de un crimen
hasta tal punto causa y efecto de sí mismo que no pueda ser
caracterizado; escribir es un crimen tanto para la virtud como para
el crimen.
Philippe Sollers
Rev. Tel Quel
París, 1966
77
La poesía del destino de Sade
NO PODEMOS EXTRAÑARNOS DE que una verdad tan extraña, y
tan difícil, se haya revelado, en principio, bajo una forma tan
brillante. La posibilidad de la conciencia es el valor fundamental
de esta verdad, pero no podía dejarse de referir al último plano
del que ella es signo. ¿Cómo el clima poético podía faltar en esta
verdad naciente? Esta verdad, sin climax poético, no tendría la
humanidad que tiene en su alcance. Para nosotros es emocionante
que una fabulación mítica se ligue a lo que desvela finalmente
el fondo último de los mitos. Fue necesaria una revolución
—con el ruido de las puertas de la Bastilla derribadas— para entregarnos,
al azar del desorden, el secreto de Sade: al que la desgracia
permitió vivir sus sueños, y cuya obsesión es el alma de la filosofía,
la unidad del sujeto y del objeto; sólo en este caso la
identidad se da en la trascendencia de los límites de los seres, del
objeto del deseo y del sujeto que desea. Maurice Blanchot ha dicho
con justicia con Sade que había sabido “hacer de su prisión
la imagen de la soledad del universo”, pero que esta prisión, este
mundo, no le impedía nada, puesto que había destruido y excluido
de ese mundo a todas las criaturas. De esta manera, la
Bastilla donde Sade escribía fue la fosa donde los límites conscientes
de los seres fueron lentamente destruidos por el fuego de
una pasión que la impotencia prolongó.
79
Es necesario decir, en primer lugar, que el reconocimiento del
genio, del valor significativo y de la belleza literaria de las obras
de Sade es reciente: los escritos de Jean Paulhan, de Pierre Klossowski
y de Maurice Blanchot, le han consagrado; es cierto que
una manifestación clara, sin insistencia, no había tenido lugar
antes, manifestación que hicieron posible hombres eminentes y
que se ha hecho decisiva lentamente.
Hay que citar los nombres de Swinburne, de Baudelaire, de
Apollinaire, de Breton, de Eluard. Las investigaciones pacientes
y la obstinación de Maurice Heine (que murió en 1940) merecen
una atención particular: este personaje seductor, extraño y
sagaz, consagró su vida a la memoria de Sade. Por eso conviene
recordar aquí los rasgos de su carácter. Este bibliófilo y este erudito
escrupuloso (tan escrupuloso que desgraciadamente no ha
publicado casi nada), al tomar la palabra en el Congreso de
Tours (donde se consumó, después de la guerra del ‘14, la escisión
entre comunistas y socialistas franceses), sacó un revólver,
disparó al azar e hirió a su mujer ligeramente en un brazo. Heine
era, sin embargo, uno de los hombres más dulces y mejor
educados que yo he conocido. Este encarnizado defensor de Sade,
tan intratable como su ídolo, llevaba su pacifismo a sus consecuencias
extremas. Decidiéndose por Lenin en 1919, abandonó
el partido comunista en 1921, por la represión ordenada por
Trotsky de los marineros amotinados del “Cronstadt”. Derrochó
su fortuna investigando sobre Sade y murió en la desgracia incómoda,
comiendo poco para alimentar a innumerables gatos. Llevaba
su aversión a la pena de muerte —lo que era igual en Sade—
hasta condenar gravemente las corridas de toros. A pesar de todo,
es uno de los hombres que han honrado más auténticamente,
más discretamente, su tiempo. Estoy orgulloso de haber sido
su amigo.
Georges Bataille
La literatura y el mal
Ed. Taurus, Madrid, 1959
80
Ni pornógrafo, ni literato
Sólo puede llamárselo el atractivo literario. El mérito de más
de una obra célebre —y en todo caso su éxito— depende de un ingenioso
sistema de alusiones. Voltaire en sus tragedias, Delille en
sus poemas evocan a cada verso, y se complacen en evocar, a Racine
o a Corneille, a Virgilio, Homero y compañía, pero sólo con
citar al rival inmediato de Sade (y que en el Mal, en cierto modo,
le hace competencia), bien se ve que Laclos está podrido de
literatura —de la cual saca, por otra parte, el partido más hábil: el
más inteligente—. Las relaciones peligrosas es la justa del amor cortés
(todo el problema estriba en saber si Valmont sabrá merecer
a Mme. de Merteuil), conducida por heroínas racinianas (no faltan
Fedra, ni Andrómaca), en la sociedad fácil de los Crébillon,
Nerciat y Vivant–Denon (pues, al final, todo termina bastante
pronto en la alcoba; por lo menos, todo se considera desde el
punto de vista de la alcoba). Tal es la clave del misterio: las Relaciones
encierran, discretamente, un cursillo de historia literaria
para personas mayores. Porque los autores más misteriosos son
en general los más literarios; su extrañeza reside justamente en
sus incongruencias: en este encuentro de personajes venidos de
los ambientes —de las obras— más alejados, llenos de sorpresa al
encontrarse. Por otra parte, Laclos nunca pudo repetir ese esfuerzo
sobrehumano.
81
Pero Sade, con sus glaciares y sus abismos y sus castillos terroríficos,
con el proceso sin fin que sigue contra Dios —contra el
hombre mismo—, con su insistencia y sus repeticiones y sus espantosos
lugares comunes, con su espíritu sistemático y sus raciocinios
sin límite, con esa persecución testaruda de una acción
sensacional pero de análisis exhaustivo, con esa presencia constante
de todas las partes del cuerpo (ni una hay que no sirva), de
toda las ideas del espíritu (ha leído tantos libros como Marx),
con ese desdén extraño por los artificios literarios y a la vez, y en
todo momento, esa exigencia de la verdad, con ese aire de un
hombre que no cesará de moverse y al mismo tiempo de soñar
uno de esos sueños indefinidos que a veces suscita el instinto,
con esa gran dilapidación de fuerzas y esos gastos de vida que
evocan temibles fiestas primitivas —o esas fiestas de otra especie
que son, quién sabe, las grandes guerras—, con esas vastas tomas
de posesión del universo o, mejor, con esa simple toma que es el
primero en operar sobre el hombre (y que debemos llamar, sin
juego de palabras, una toma de sangre), Sade nada tiene que ver
con análisis y selecciones, con imágenes y efectos de teatro, con
elegancia y amplificaciones. No distingue ni separa. Se repite y
machaca de continuo. Hace pensar en los libros sagrados de las
grandes religiones. Sigue creciendo, apenas detenido por instantes
en alguna máxima:
Hay momentos peligrosos en que lo físico se abrasa en los errores
de lo moral...
No hay medio mejor de familiarizarse con la muerte que asociarla
a una idea libertina.
Declamamos contra las pasiones, sin pensar que en su antorcha
la filosofía enciende la suya...
¡Y qué máximas! Ese murmullo gigantesco y obsesionante
que sube a veces de la literatura, y quizá la justifica: Amiel1,
1 Ya se sabe que la obra publicada de Amiel representa alrededor de la vigésima
parte de su obra real.
82
Montaigne, el Kalevala, el Ratnayana. Si me objetáis que al menos
se trata de un libro sagrado que no ha tenido su religión ni
sus fieles, diré ante todo que tan feliz circunstancia sólo puede
regocijarnos (pues nos deja en libertad para juzgar por sí mismo,
no por sus efectos). Pensándolo bien, agregaré después que no
estoy tan seguro de ello: que la religión de que se trata estaba
condenada, por su naturaleza misma, al secreto y desde ese secreto
dispuesta a lanzar de vez en cuando una queja hacia nosotros;
tres versos de Baudelaire:
Et qui, cachant un fouet sons leurs longs vêtements,
Mêlent dans le bois sombre et les nuits solitaires
L’écume du plaisir aux larmes des tourments. 1
Una salida de Joseph de Maistre:
Desdichada la nación que suprimiera la tortura..? 2
Una frase afortunada de Swinburne: El marqués mártir..., un
grito de Lautréamont: ¡Delicias de la crueldad! Delicias que no pasan...,
una reflexión de Puchkin: ...la alegría que nos da todo
aquello que se acerca a la muerte. Más aún: desconfío del placer
un poco turbio que siente Chateaubriand —entre otros— ante la
agonía de las mujeres que lo amaron, los regímenes que defendió,
la religión que cree verdadera. Y no sin razón —aunque sea
una razón difícil de esclarecer— Sade ha sido llamado el divino
marqués. Por otra parte, no tenemos la certeza de que fuera mar-
1 Y que, ocultando un látigo bajo sus largos ropajes,
Mezclan, en el bosque sombrío y las noches solitarias
La espuma del placer con las lágrimas de los tormentos.
83
2 Cf. “La sumisión del pueblo sólo se debe a la violencia y la extensión de los
suplicios...” (La Nueva Justina, IV.).
qués. Pero no cabe duda de que cierto número de personas (y de
apariencia respetable) lo ha tenido por divino —o por verdaderamente
diabólico, lo cual es del mismo orden.
Y hasta siento una inquietud al respecto. Me pregunto, cuando
veo tantos escritores de hoy empeñados conscientemente en
rechazar el artificio y el juego literario en beneficio de un acontecimiento
inexpresable que se nos presenta a la vez como erótico
y espantoso; preocupados en toda circunstancia de llevar la
contra a la Creación; afanosos por buscar lo sublime en lo infame,
lo grande en lo subversivo, y exigiendo además que una obra
comprometa y defina para siempre a su autor según una especie
de eficacia (que no deja de evocar la eficacia, puramente fisiológica
y local, a la cual he aludido), me pregunto si en ese terror
extremo no deberíamos reconocer un recuerdo más que una invención,
un renacer más que un ideal; es resumen: si la literatura
moderna, en su parte que nos parece más viva —en todo caso,
la más agresiva— no se encuentra toda ella vuelta hacia el pasado
y determinada precisamente por Sade, como lo estaban por Racine
las tragedias del siglo XVIII.
Jean Paulhan
Introducción a Sade
Rev. Sur. N° 162. Bs. As., 1948
84
LA OBRA
1769 El viaje a Holanda, en forma de cartas.
1776 Disertaciones críticas, históricas y filosóficas sobre las ciudades
de Florencia, Roma, Nápoles, etc.
1781 El inconstante (teatro)
1782 Diálogo entre un sacerdote y un moribundo (1° edición
1926)
1783 Jeanne Laisne o El sitio de Beauvais (teatro)
El Prevaricador o El Magistrado de otros tiempos (teatro)
La Prueba Insensata o El Marido Crédulo (teatro)
1785 Las Ciento Veinte Jornadas de Sodoma o La Escuela del libertinaje
(novela)
1786 Empieza Aline y Valcour o La Novela Filosófica, publicada
en 1795.
1788 Los Infortunios de la Virtud (primera versión de Justina),
publicada en 1930 por Maurice Heine.
1790 Justina o los Infortunios de la Virtud (publicada en 1791)
Eugénie de Franval (novela corta)
Catálogo razonado de las obras del señor de S...
1790 El sobornador (teatro).
El misántropo por Amor o Sofia y Desfranes (teatro).
85
1791 Petición de un ciudadano de París al rey de los franceses.
El Conde Oxtiern o Los Efectos del Libertinaje (teatro).
1792 Observaciones presentadas a la Asamblea administrativa de
los hospitales.
Ideal sobre el modo de la sanción de las Leyes.
1793 Petición de las Secciones de París a la Convención Nacional.
Discurso a los Manes de Marat y de Le Pelletier.
Petición de la Sección de Piques a los representantes del pueblo
francés.
1795 Publicación de La Filosofía en el Tocador, obra póstuma
del autor de Justine. En Londres, a cargo de La Compañía.
1797 Publicación de La nueva Justina o Los Infortunios de la.
Virtud, seguida de la Historia de Julieta, su hermana.
1799 Los Crímenes del Amor, novelas heroicas y trágicas, precedidas
de una Idea sobre las novelas y adornadas con grabados,
por D. A. F. Sade, autor de Aline y Valcour, París, Massé.
1801 El Autor de los Crímenes del Amor a Villeterque, foliculario,
París, Massé.
1803 Notas Literarias.
1807 Las Jornadas de Florbelle o La Naturaleza desvelada (novela).
1812 Adelaida de Brunswick, princesa de Sajorna, acontecimiento
del siglo XI.
1813 Historia secreta de Isabel de Baviera, reina de Francia.
La marquesa de Gange.
86
Lo primero que hay que decir es que Sade sólo confiesa ser el
autor de Aline y Valcour y de Los Crímenes del Amor. Sin embargo,
en el Catálogo Razonado de 1788 aparecen ya el Diálogo en87
tre un Sacerdote y un Moribundo, las dos primeras versiones de
Justine, Alive y Valcour, Cuentos y Fábulas de un Trovador provenzal,
La Carpeta de un hombre de letras (obras conservadas en parte
en las novelas cortas que componen Los Crímenes del Amor.) y
Las Ciento Veinte Jornadas de Sodoma.

Pesquisar este blog

Carregando...
arte (407) pintura (248) filosofia (102) fotografia (89) literatura (84) psicanálise (57) morte (37) HQ (28) freud (28) peanuts (27) skull (27) antropologia (26) comic (24) poesia (23) lacan (22) PSYCHOANALYSIS (20) Desenho (17) Picasso (15) o seminário (15) Bresson (13) cat (12) oriente (12) borges (11) kant (11) psicologia (11) foucault (10) levi-strauss (10) platão (10) SONHOS (9) religião (9) Kirchner (8) biografia (8) kafka (8) love (8) Ernest Max (7) Guimaraes Rosa (7) Ken Rosenthal (7) Mark Eshbaugh (7) NIETZSCHE (6) Salvador Dali (6) aristóteles (6) manet (6) snoopy (6) sociologia (6) Animais (5) Aristotle (5) Escher (5) Geertz (5) Hundertwasser (5) Lauren Simonutti (5) Sommer (5) medicina (5) munch (5) Arthur DOVE (4) CINEMA (4) Carl LARSSON (4) Cézanne (4) DICIONARIO (4) Descartes (4) Doré (4) Ernest Jones (4) Ernst HAAS (4) Guido Crepax (4) H. Bergson (4) Julio Cortázar (4) Kacere (4) Locke (4) Mucha (4) Richter (4) Van Gogh (4) Will Barnet (4) alexandre koyrè (4) caveira (4) drummond (4) gravura (4) hegel (4) história (4) linguística (4) monet (4) música (4) sartre (4) teatro (4) televisão (4) universo (4) verdade (4) Abbas (3) Arthur Rackham (3) Avigdor (3) Blake (3) CORINTH (3) Cambon (3) Connie Imboden (3) David Hockney (3) F. Hodler (3) Frida KAHLO (3) GEORGES BATAILLE (3) James Joyce (3) Kojeve (3) Konrad LORENZ (3) Lori Nix (3) M. J. A. Eguiño (3) Marcel MAUSS (3) Marqués de Sade (3) Marx (3) Memling (3) Pierre Bourdieu (3) Psychiatry (3) SENECA (3) Schopenhauer (3) Tom Chambers (3) Winnicott (3) arroyo (3) autobiografia (3) baby (3) caravaggio (3) cristianismo (3) dickens (3) einstein (3) erwitt (3) etologia (3) fisica (3) magia (3) planetas (3) B. F. Skinner (2) BACHELARD (2) Birman J. (2) CERVANTES (2) Castillo (2) Dix (2) Dulac (2) E. HOPPER (2) E. Nodel (2) ETNOLOGÍA (2) Ernest HAAS (2) Ferenczi (2) G. JOHN (2) GEORGE CANGUILHEM (2) Gustav Caillebotte (2) Hipocrates (2) J. Ensor (2) J. J. Tissot (2) JUNG (2) John Donne (2) KARL JASPERS (2) KIERKEGAARD (2) Kandinsky (2) Klimt (2) L. da VINCI (2) LOUIS ALTHUSSER (2) Lewis Carroll (2) M. Dzama (2) MAUGHAM (2) MERLEAU - PONTY (2) Mann (2) Melanie Klein (2) Neil Welliver (2) Norman Rockwell (2) Pascal (2) Piaget (2) Pollock (2) Quino (2) Roland Barthes (2) Sahlins (2) Serge Leclaire (2) St. Agostinho (2) Stratton (2) Vinicus de Moraes (2) Vuillard (2) WITTGENSTEIN (2) amor (2) beauvoir (2) biology (2) cogito (2) critica (2) cultura (2) diabo (2) erotic (2) estruturalismo (2) gide (2) guerra (2) loucura (2) lua (2) mind (2) mitologia (2) mitos (2) rilke (2) salomão (2) saturno (2) sono (2) sócrates (2) vida (2) ética (2) A. Comte (1) A. Warhol (1) Alix Malka (1) Andreas Gursky (1) Anticristo (1) Arcimboldo (1) Aristófanes (1) Augusto dos Anjos (1) B. Barbey (1) B. Jacklin (1) Bagheria (1) Barbara Morgan (1) Basquiat (1) Berkeley (1) Bhagavad-Gita (1) Bhopal (1) Bocklin (1) Bouguereau (1) Brauner (1) Bruegel (1) Brueghel (1) Brueguel (1) Burt GLINN (1) CALOUSTE GULBENKIAN (1) CAZOTTE (1) CRVANTES (1) Charles S. Peirce (1) Chavannes (1) China (1) Claesz (1) Confucius (1) Confúncio (1) D. (1) DAVIS Stuart (1) DEGAS (1) DELACROIX (1) Dalton Trevisan (1) Deleuze (1) Denis (1) Design (1) Diebenkorn (1) Diógenes (1) E. (1) ERNST CASSIRER (1) Emile Durkheim (1) Empédocles (1) Epimenides (1) F. Vallotton (1) FERDINAND DE SAUSSURE (1) Feuerbach (1) Feyerabend (1) Florbela Espanca (1) Franceco Clemente (1) Franz Marc (1) GROOT (1) GUSTON (1) Galileu (1) Gestalt (1) Graham (1) Grécia (1) Guercino (1) H. Arendt (1) H. MARCUSE (1) Hals (1) Helmut Newton (1) Holbien (1) Hume (1) J. Derrida (1) J.-F. Millet (1) Jan Van KESSEL (1) Jean Laplanche (1) KROYER (1) Kandel E. (1) Keane (1) Kim (1) Kitaoka (1) Klee (1) Knight (1) Korand Von SOEST (1) Kôhler (1) Liev Tolstói (1) M. Mead (1) Malinowski (1) Mantegna (1) Mark Petrick (1) Max Weber (1) Mário Quintana (1) Münter (1) N. Chomsky (1) NEIL GAIMAN (1) Nasio (1) Otto Rank (1) Ovídio (1) Palencia (1) Parmênides (1) Paul DELVAUX (1) Peter HILLE (1) Raduan Nassar (1) Ron Van Dongen (1) S. Franklin (1) Sandman (1) Satrapi (1) Schiele (1) Shakespeare (1) Silvers (1) Siqueiros (1) Spinoza (1) St. T. de Aquino (1) TELEPATIA (1) TODOROV (1) Tarsila do Amaral (1) Taschen (1) Thomas HOPKER (1) Truffaut (1) Tycho (1) Uccello (1) Velvet underground Nico (1) Verne (1) Victor Brochard (1) W. Metcalf (1) Web (1) Weinberg (1) William Bailey (1) Woody Allen (1) Xenofonte (1) Y. Utagawa (1) Yoshitoshi (1) alessandro gottardo (1) arcoiris (1) armour (1) arquitetura (1) asselyn (1) ate (1) bassano (1) biblia (1) breton (1) cartoon (1) ceticismo (1) cocaina (1) conto (1) criança (1) dança (1) direito (1) dor (1) eclesiastes (1) economia (1) edgar allan poe (1) edgar morin (1) ego (1) ensaio (1) epicurus (1) espelho (1) estações (1) eu (1) fala (1) feed (1) foto (1) frr (1) física (1) game (1) gato (1) giger (1) girafa (1) goya (1) hamlet (1) hoffmann (1) humor (1) identificação (1) impressionismo (1) intuição (1) jakobson (1) japan (1) krsna (1) kundera (1) lacn (1) leminski (1) lévi-strauss (1) mafalda (1) magritte (1) miró (1) moda (1) moral (1) mundo (1) mãe (1) narrativa (1) nausea (1) neruda (1) nokides (1) ocultismo (1) perguntas (1) poeso (1) poker (1) política (1) praia (1) sabedoria (1) sapatos (1) saramago (1) semina (1) semiótica (1) shopenhauer (1) soutine (1) suicidio (1) swan (1) sêneca (1) tatoo (1) tatuagem (1) tese (1) titã (1) touro (1) umberto eco (1) valentina (1) venus (1) virtude (1) war (1) weeks (1)
 

sobrefulanos by nokides